Sie sind auf Seite 1von 12

ABSTRACT

Las evaluaciones de impacto ambiental (EIAs) son una herramienta analítica


importante para identificar y mitigar potencialmente los riesgos del proyecto y los
impactos ambientales y sociales negativos. Sin embargo, su utilidad
depende de cómo se apliquen y de si se utilizan hallazgos en
la toma de decisiones públicas. Dada la notoria
vulnerabilidad de las interacciones público-privadas con las
prácticas corruptas, examinamos los riesgos potenciales y
reales de corrupción en cuatro etapas de un proceso de EIA
genérico. En combinación con el análisis de casos del
proceso de EIA en Albania, un contexto de Europa
sudoriental que experimenta serios problemas de
gobernanza, reflexionamos sobre las vulnerabilidades de las
AIE a diversas formas de corrupción desde una perspectiva
de agente principal. Estamos de acuerdo con investigaciones
anteriores que sugieren que el enfoque fundamentalmente
racionalista detrás de las AIE no necesariamente coinciden
con las realidades empíricas de la toma de decisiones
ambientales públicas, particularmente en sistemas EIA
menos maduros. Concluimos con sugerencias para
enmarcar un futuro programa de investigación en esta área
y tocar en remedios de políticas tentativas.
INTRODUCCIÓN
Las evaluaciones de impacto ambiental (EIAs) son una herramienta analítica importante para
identificar y mitigar potencialmente los riesgos del proyecto y los impactos ambientales y
sociales negativos. Sin embargo, su utilidad depende de cómo se apliquen y de si se utilizan
hallazgos en la toma de decisiones públicas. Dada la notoria vulnerabilidad de las interacciones
público-privadas con las prácticas corruptas, examinamos los riesgos potenciales y reales de
corrupción en cuatro etapas de un proceso de EIA genérico. En combinación con el análisis de
casos del proceso de EIA en Albania, un contexto de Europa sudoriental que experimenta serios
problemas de gobernanza, reflexionamos sobre las vulnerabilidades de las AIE a diversas formas
de corrupción desde una perspectiva de agente principal. Estamos de acuerdo con
investigaciones anteriores que sugieren que el enfoque fundamentalmente racionalista detrás
de las AIE no necesariamente coinciden con las realidades empíricas de la toma de decisiones
ambientales públicas, particularmente en sistemas EIA menos maduros. Concluimos con
sugerencias para enmarcar un futuro programa de investigación en esta área y tocar en
remedios de políticas tentativas.

METODOLOGÍA

En 2015 nos acercamos a la oficina país de Albania de la Agencia alemana de cooperación para
el desarrollo GIZ para desarrollar un estudio sobre el proceso de EIA en el país, dadas las
recientes evidencias anecdóticas, la media publicidad y las preocupaciones de la sociedad civil
con respecto a la dudosa naturaleza de toma de decisiones medioambientales y, en particular,
el proceso de EIA. Los datos recientes sobre la percepción de la corrupción entre países
(transparencia internacional, 2014) y un informe de la Comisión Europea (2015) confirmaron
que Albania experimenta serios problemas de corrupción contemporánea y, a pesar de las
mejoras en algunas políticas y ámbitos legislativos, sigue siendo un mal intérprete en los
indicadores de gobernanza. Nuestro método de análisis fue el siguiente. Primero revisamos la
base de conocimientos académicos existente sobre corrupción y EIAs, los resultados de los
cuales describimos en la siguiente sección. Para llevar a cabo esta revisión, desarrollamos una
lista de términos clave asociados con la corrupción y la toma de decisiones medioambientales
se insertó cada uno de estos términos (y combinaciones de, así como alternativas a los términos)
en los siguientes motores de búsqueda académica: Google Académico, Web of Science, JSTOR y
búsqueda académica completa. Nuestra lista de términos se encuentra en el apéndice 1.
Basándonos en esta revisión de la literatura, desarrollamos una lista de posibles riesgos de
corrupción en un proceso de EIA genérico, que describimos en la siguiente sección. En segundo
lugar, realizamos un estudio de caso exploratorio con el fin de probar la prominencia de los
riesgos de corrupción que identificamos en la revisión de la literatura, así como para identificar
nuevos riesgos. Un estudio exploratorio es particularmente apropiado cuando existe una
investigación limitada sobre un tema, ya que puede ayudar a generar hipótesis para futuras
investigaciones. Nuestra revisión de la literatura nos permitió generar un conjunto de hipótesis
en la forma de la lista de posibles riesgos de corrupción en el proceso de EIA, y para luego
participar en una sonda de plausibilidad a través de un estudio pequeño-n para desarrollar y
probar preliminarmente en estas hipótesis. Esto nos permitió determinar si se justifica la
investigación futura sobre este tema (véase Eckstein, 1975).Recolectamos evidencia empírica a
través del análisis de casos de estudio del proceso de EIA en Albania. La recolección de datos
consistió en llevar a cabo entrevistas cualitativas semiestructuradas, cada una con una duración
de alrededor de 1 h, con 16 actores clave de EIA en Tirana durante noviembre 2015:

Representantes nacionales de las autoridades ambientales/energéticas públicas: × 5


• Representantes de las autoridades ambientales públicas regionales: × 4
• Representantes de organizaciones no gubernamentales nacionales: × 2
• Expertos del sector privado de EIA acreditados a nivel nacional: × 4
• Representantes de agencias públicas extranjeras: × 1

Si bien los datos cuantitativos a menudo son deseables para comprender los patrones generales
y las tendencias de un comportamiento social, así como sus causas y consecuencias, la
disponibilidad y calidad de los datos numéricos es extremadamente limitada y notoriamente
poco fiable en los estudios de corrupción. Basarse en datos cuantitativos (por ejemplo, de
sanciones administrativas o penales) generalmente no se considera un medio adecuado de
"probar la corrupción" porque la corrupción es generalmente secreta y es imposible conocer la
verdadera incidencia de la corrupción basada en casos judiciales u otros tipos de mecanismos
sancionadores. Por esta razón, los datos cualitativos basados en percepciones suelen ser más
útiles para comprender los tipos y el alcance de los comportamientos corruptos en un sector
determinado, especialmente en un estudio exploratorio como el nuestro. Durante nuestra
recopilación de datos, varias fuentes gubernamentales y no gubernamentales informaron que
ha habido cero (o muy cerca de cero) casos de sanciones formales contra expertos privados que
han presentado consistentemente informes deficientes de EIA. Una conclusión lógica para
extraer de esta falta de casos de sanciones es que Albania no tiene ningún problema con la
corrupción en su sistema EIA. Pero nuestros datos cualitativos, así como la mayoría de las
investigaciones publicadas sobre la gobernanza albanesa, cuentan una historia muy diferente,
una que hasta la fecha no ha sido examinada en gran medida. Para asegurarnos de que llevamos
a cabo nuestra recopilación de datos de acuerdo con los más altos estándares éticos
(particularmente dada la naturaleza sensible del tema de nuestra investigación), obtuvimos el
consentimiento informado presentando a cada entrevistado con una hoja informativa del
participante y Formulario de consentimiento previo a la entrevista. Estos documentos cubiertos:
el propósito de nuestro estudio; las razones para elegir al entrevistado; afirmó el carácter
voluntario de la entrevista; proporcionó detalles de lo que la entrevista cubriría; afirmó la
naturaleza confidencial de la entrevista y los medios por los que se asegurarían los datos de la
entrevista; lo que ocurriría con los resultados del estudio; y cómo se revisaría el estudio por
pares. Cada entrevistado firmó un consentimiento Forma afirmando que: habían leído y
entendido la hoja informativa del participante y tuvieron la oportunidad de hacer preguntas;
que habían entendido que su participación era voluntaria y que eran libres de retirarse de la
entrevista en cualquier momento, y sin dar una razón; que acordaron ser referidos por un
número aleatorio en el investigación y estudio publicado; que entendieran que podría haber
limitaciones a su anonimato dado que se debían realizar relativamente pocas entrevistas para
el estudio. Con el fin de garantizar el anonimato de todas las identidades de los encuestados,
hemos guardado detalles identificativos de todos los entrevistados en un lugar seguro, y
asignamos un número aleatorio a cada entrevista Transcripción. Usamos una guía para la
entrevista para estructurar las entrevistas y preguntamos a cada entrevistada preguntas
similares, con preguntas de seguimiento a comentarios específicos. Nuestras preguntas se
centraron en las experiencias del entrevistado sobre el desempeño de la EIA en Albania, y sus
ideas para las reformas positivas para mitigar y prevenir comportamientos no éticos. Nuestra
guía de entrevistas se puede encontrar en el Apéndice 2; Esta guía fue formulada en
colaboración con los profesionales de la Agencia de desarrollo preocupados por los problemas
de corrupción en las AIE en Albania. Teníamos varios objetivos en las entrevistas. Dada la falta
de estudios publicados sobre la corrupción en el sistema de EIA albanés, nuestro primer objetivo
fue comprender las leyes y normas vigentes que rigen las AIE, y los procesos administrativos y
las sanciones aplicables. Nuestro segundo objetivo era investigar en cuanto a la adhesión real a
estos objetivos, reglas, leyes, procesos, regímenes de sanciones y los resultados del proceso de
EIA. El tema de la corrupción se planteó con cautela y con el intento de no llevar a los
entrevistados a describir ciertas prácticas como "corruptas". En tercer lugar, también nos
comprometamos a comprender los beneficios de las formas actuales de trabajar en las AIE en
Albania. Las entrevistas fueron sistemáticas y reflexivas en el sentido de que hicimos un intento
consciente de consultar con una amplia gama de partes interesadas de la EIA, incluidos los
involucrados directamente (como los expertos privados de EIA, y los funcionarios públicos de
Ministerio y agencia ambiental), y aquellos que supervisan los procesos y los resultados de la
EIA a distancia (académicos, representantes de ONGs medioambientales).Finalmente, con el fin
de validar nuestros hallazgos de la revisión de la literatura y las entrevistas, presentamos los
hallazgos procesados y anónimos iniciales de las entrevistas a un grupo de enfoque de 30 partes
interesadas de la EIA en un taller celebrado en Tirana algunas semanas después de nuestro
trabajo de campo. Esto se hizo para proporcionar una oportunidad para que nuestros hallazgos
iniciales de trabajo de campo sean desafiados, corregidos y añadidos. Hemos revisado nuestra
descripción del sistema formal para la administración de EIA en Albania como resultado de los
comentarios recibidos de los participantes del grupo de enfoque.

3. UNA BREVE RESEÑA DE LA LITERATURA SOBRE CORRUPCIÓN Y EIAS


3.1. Corrupción: definiciones, causas y consecuencias medioambientales
Después de una visión ampliamente aceptada, definimos la corrupción como el abuso
del poder confiado para el beneficio privado. Hay varias perspectivas teóricas de por
qué se produce la corrupción; nuestro análisis se guía por la perspectiva teórica
actualmente dominante (ampliamente conocida como "teoría del agente principal"). Esta
perspectiva sugiere que la corrupción es particularmente probable que ocurra en
contextos donde algunas personas tienen demasiado poder sobre la toma de
decisiones, donde no hay suficiente información públicamente disponible sobre cómo
se toman esas decisiones, y dónde hay no hay forma de responsabilizar a los
encargados de la toma de decisiones por sus acciones (Klitgaard, 1988). En otras
palabras, los comportamientos corruptos prosperan en condiciones de secreto y
desequilibrios de poder. Las instituciones débiles aumentan la probabilidad de
corrupción porque los actores no tienen incentivos para actuar limpiamente y no están
obligados a comportarse de forma corruptamente, ya que faltan mecanismos que
garanticen la transparencia, la participación, la rendición de cuentas y la integridad
(Mehlum et al., 2006).La corrupción es un problema particularmente grave para el medio
ambiente y está integrada en la economía política de muchos sectores de recursos
naturales en todo el mundo. Las pruebas demuestran que la corrupción conduce, por
ejemplo, a tasas más rápidas de agotamiento de los recursos naturales y mayores tasas
de contaminación, creando la tragedia clásica de los comunes (ManagementSystems
International, 2002, Cole, 2007). La corrupción también puede reducir el rigor y la
observancia de las regulaciones ambientales (Welsch, 2004, Pellegrini y Gerlagh, 2006).
Es probable que los países considerados más corruptos tengan menos pautas
medioambientales gubernamentales en su lugar, que tengan menores cantidades de
tierra protegidas, que participen en menos acuerdos internacionales sobre medio
ambiente y tener un número menor de firmas certificadas ISO 140001 operando dentro
de sus fronteras que los países menos corruptos (Morse, 2006).

3.2. LA TOMA DE DECISIONES MEDIOAMBIENTALES Y LAS EVALUACIONES DE IMPACTO


La toma de decisiones medioambientales implica los procesos por los que se hacen elecciones
sobre las actividades que utilizan los recursos naturales o alteran el paisaje de alguna manera.
Estas decisiones tienen consecuencias para el medio ambiente y para la sociedad. Inherentes a
cualquier proceso de toma de decisiones, incluir en relación con el medio ambiente, son
preguntas sobre las reglas por las cuales se toman decisiones, a qué individuos se les concede la
autoridad para tomar decisiones, las compensaciones inherentes a las diversas opciones, y las
cuestiones distributivas de quién soportará los costos y cosechar los beneficios de las decisiones
(Gregory y McDaniels, 2005).Las evaluaciones de impacto ambiental (EIAs) son una parte
fundamental del proceso de toma de decisiones medioambientales. Emergiendo en los Estados
Unidos con la adopción de la ley nacional de política ambiental en 1969, su uso se ha extendido
a nivel mundial ya que muchos países han adoptado los requisitos de la EIA en su legislación
medioambiental (Glassonet al., 2013). Los EIAs identifican, predicen, estiman, mitigan,
minimizan y comunican al público las consecuencias biofísicas (medioambientales) y sociales de
los proyectos propuestos, y se realizan antes de la implementación de dichos proyectos
(Ebisemiju, 1993, Asociación Internacional para la evaluación de impacto 2016). Las AIE son
críticas para tomar decisiones informadas con respecto al medio ambiente, ya que determinan
si un proyecto propuesto cumple con las normas legislativas y de otro tipo y, por tanto, si el
proyecto debe proceder y cómo. Desde finales de la década de 1960, han surgido varios
términos asociados con el proceso de identificación de impactos ambientales en la toma de
decisiones ambientales, incluyendo evaluaciones ambientales estratégicas y evaluaciones
ambientales integradas. Si bien reconocemos la existencia de estos otros tipos de evaluación
medioambiental, el enfoque de este documento permanece en las AIE. Los pasos genéricos
típicos involucrados en la realización de una EIA son los siguientes, aunque los pasos reales
varían según el contexto y los requisitos legislativos (Glasson et al., 2013):

1. cribado: determina si un proyecto tendrá impactos ambientales adversos y, por tanto, si se


necesita una EIA;
2. Scoping: determina el alcance de la EIA – qué impactos y cuestiones deben tenerse en cuenta
en la evaluación y redacción de los términos de referencia de la evaluación;
3. preparación del informe: datos recopilados para identificar impactos, evaluar alternativas y
proponer o diseñar medidas de mitigación;
4. presentación y revisión del informe: el informe se presenta al proponente del proyecto y a las
autoridades gubernamentales pertinentes para su revisión.

3,3. los riesgos teóricos de corrupción en EIAs

Si bien las EIAs son una herramienta importante para


identificar y mitigar potencialmente los riesgos de losproyectos y los impa
ctos ambientales y sociales negativos,
esto depende de cómo se implementen las AIE y de si lasconclusiones de la EIA se
utilizan realmente en la toma dedecisiones. En teoría, las AIE deben ser transpare
ntes, responsables y participativas con el fin de identificar
correctamente los impactos y las medidas de mitigación yasí permitir decisiones que
reduzcan los costos sociales y
ambientales que los individuos deben soportar. Sinembargo, existe evidencia de que la
corrupción plantea desafíos en la realización de las AIE debido al monopolio y el
poder discrecional ejercido por los gobiernos en el procesode EIA, la naturaleza
de alto riesgo de la EIA y la incertidumbre de sus resultados, y los conflictos de interés
inherentes a los procesos de EIA (Dougherty, 2015, Paliwal,2006, Branis, 1994, HRW,
2012, Momtaz, 2002, TransparencyInternational, 2011).
La tabla 1 presenta riesgos teóricos decorrupción en cuatro etapas de un proceso de
EIA genérico.Algunos de los mayores riesgos de corrupción identificados
a través de nuestra revisión de la literatura incluyen lainfluencia indebida y los
conflictos de interés entre los
actores públicos y privados involucrados en un proceso deEIA.

TABLA 1:
Cribado
• el proponente del proyecto puede sobornar a los funcionarios del gobierno para
determinar que un proyecto propuesto no necesita una EIA, o los funcionarios del
gobierno pueden solicitar sobornos a los proponentes del proyecto por la misma razón;
Esto está respaldado por una legislación medioambiental poco clara
• Expertos o proponentes de proyectos sobornan a los funcionarios del gobierno para
que se les conceda el derecho de llevar a cabo una EIA
• Conflictos de intereses entre el proponente del proyecto y el experto seleccionado para
llevar a cabo la EIA
Ámbito
• El proponente del proyecto puede sobornar a los individuos responsables de llevar a
cabo una EIA para considerar o ignorar ciertos problemas e impactos, o expertos puede
sobornar o extorsionar a los proponentes del proyecto por la misma razón
• Conflictos de intereses entre el proponente del proyecto y el experto seleccionado para
llevar a cabo la EIA
Preparación de informes
• conflictos de interés entre el proponente del proyecto y el experto seleccionado para
llevar a cabo la EIA
• Recogida de datos fraudulenta y falsificada
• Recopilación y presentación de datos manipulados (fraude)
• Sobornos, extorsión o sobornos con el fin de recopilar los datos necesarios
• Sobornos, extorsión o sobornos para incluir determinados tipos de datos o
interpretarlos favorablemente
• Fraude, sobornos y malversación de fondos en adquisiciones, contrataciones,
facturación, salarios
• Los públicos (es decir, las comunidades locales) son sobornos para dar su
consentimiento a los proyectos, o para proporcionar datos falsos
Presentación y revisión del informe
• el proponente del proyecto puede sobornar a los funcionarios gubernamentales para
autorizar una EIA y, por lo tanto, un proyecto, o los funcionarios del gobierno pueden
sobornar al proponente del proyecto por la misma razón

Las EIAs representan un lugar importante para elejercicio del poder sobr
e el medio ambiente (Cashmore yRichardson, 2013), pero los desequilibrios de poder
en elproceso de EIA aumentan los riesgos de que los individuosse comporten de ma
nera unética para el beneficio personal.Las EIAs pueden ser económicamente costo
sas y tardar
mucho tiempo en emprender, elevando los costos globalesde un proyecto potencial.
También existe el riesgo de queuna EIA pueda dar lugar al rechazo o retraso grave de
unproyecto propuesto si sus impactos se considerandemasiado graves. Los actores
clave involucrados en la realización de EIAs – proponentes de proyectos, autoridades
gubernamentales, y las personas que realmente llevan acabo EIAs ("expertos"), por
lo tanto, tienen incentivos parasocavar los procesos de EIA y las decisiones relaciona
daspara el beneficio personal y de la empresa. Las decisionessobre si se requiere una
EIA pueden, en teoría, serinfluenciadas indebidamente por los proponentes del
proyecto o funcionarios públicos. Kakonge (2013) sugiere,por ejemplo, que la
corrupción ha dado lugar a que elMinisterio de medio ambiente nigeriano destenga
abiertamente las regulaciones de EIA del país. En variospaíses, entre ellos Guatemala
, Bangladesh, Sri Lanka, laRepública Checa y la India, las empresas mineras
contratan aconsultores expertos privados para que realicen EIAs, lo que
crea un conflicto de intereses directo (Dougherty, 2015,Paliwal, 2006, Branis 199
4, HRW, 2012, Momtaz, 2002,transparencia internacional, 2011).
En Guatemala, el pago de
estos consultores expertos se divide en un primer pago
inicial para cubrir los costos de la realización de la EIA, y un
segundo pago a la conclusión del informe para los salarios.
Dougherty (2015) reporta que las empresas a menudo
retrasan u omiten el segundo pago, y como resultado,
ejercen un considerable apalancamiento sobre los
consultores en términos de los hallazgos que se presentan.Al igual que en Guatemala,
los proponentes de proyectos
contratan consultores expertos privados para llevar a caboEIAs en la India. La falta de
certificación para los consultoressignifica que la calidad de los informes de EIA es a
menudo_baja, un problema empeorado por el fracaso del gobierno
para implementar sus propias pautas de EIA. Paliwal (2006)argumenta que esta falta
de certificación da lugar a unaescasez de interpretación y análisis de datos en los
informes_de EIA. Sin embargo, la certificación experta no es garantía
de éxito, como Branis (1994) argumenta en el caso de la
República Checa en sus días inmediatamente posteriores a
la independencia. Por el contrario, autorizar y depender de personas con estate
certificadas (en lugar de empresas u
organizaciones certificadas) para llevar a cabo y evaluar los
informes de EIA puede crear oportunidades para que las
empresas, por ejemplo, paguen a expertos para usar su
buen nombre. Si bien los códigos de conducta son una
posible solución para el comportamiento corrupto de los
expertos de la EIA, que Momtaz (2002) argumenta en el caso
de Bangladesh ayudaría a mejorar la gobernanza sobre los
consultores allí – como la mayoría de los mecanismos de
gobernanza voluntaria, la observancia puede ser Problemático.

Otros dos riesgos de corrupción importantes identificados son la falta de transparencia y la toma
de decisiones no responsables en el proceso de EIA. Si los funcionarios gubernamentales
responsables de la aprobación de la EIA no se adhieren a los procedimientos de consulta pública
y revisión, o si estos procedimientos no se llevan a cabo de forma transparente, esto abre EIAs
"para capturar por poderosos intereses gubernamentales si aquí no hay oportunidades para
revisar o cuestionar el análisis y la evaluación "(Horberry, 1984, citado en Ebisemiju, 1993). En
la etapa de presentación y revisión, se puede ejercer una influencia indebida con el fin de recibir
una revisión favorable de la EIA y, por lo tanto, la aprobación del proyecto. En China, las
empresas de informes Huang y Liu (2014) han proporcionado sobornos a las agencias
ambientales locales a cambio de recomendaciones positivas de las AIE. Las empresas también
utilizan otros medios para influir favorablemente en la aprobación de la EIA: Dougherty (2015)
informa que en Perú, "las empresas mineras rutinariamente se colaron en el Ministerio con
memorias flash y ayudaron a los trabajadores del gobierno a editar estudios de impacto
ambiental". Un informe sobre los derechos humanos destaca otra forma en que altos niveles de
monopolio gubernamental y poder discrecional sobre la EIA crean oportunidades para el
comportamiento corrupto en la India (HRW, 2012): comités de expertos establecidos por la
revisión del Ministerio ambiental y aprobar las AIE y otorgar autorizaciones medioambientales.
Aunque las regulaciones de evaluación de impacto ambiental afirman que los miembros del
Comité deben llevar a cabo visitas al sitio para confirmar los datos presentados en los informes
de EIA, esto es rara vez o nunca se hace. Como resultado, se han notificado casos de EIAs que
incluían datos falsos, así como texto y datos copiados y pegados desde informes de EIA para
proyectos completamente diferentes. Basándonos en nuestra revisión de la bibliografía
existente, esperamos que un mayor probabilidad de comportamiento corrupto en procesos de
EIA que demuestran una falta de transparencia, participación y rendición de cuentas para los
actores involucrados. Además, esperamos que los conflictos de interés por parte de los expertos
de la EIA los hagan particularmente propensos a abusar del sistema EIA.

4. CASO DE ESTUDIO DEL SISTEMA EIA EN ALBANIA


Nos ponemos a analizar un sistema de EIA desafiado por la corrupción basado en nuestro propio
trabajo de campo en Tirana, Albania. Albania, una economía de renta media-alta del sudeste de
Europa y un estado independiente desde que dejó el Imperio Otomano en 1912, anota
pobremente los indicadores de percepción de la corrupción entre países (transparencia
internacional, 2014). La Comisión Europea (2015) confirma que Albania enfrenta serios
problemas de corrupción. No nos centramos aquí en los amplios orígenes históricos o
sociopolíticos de la corrupción y los medios para su control en Albania, sino que ofrecemos un
análisis de caso centrado en las experiencias recientes del sistema EIA del país. 7 después de
esbozar el proceso formal de EIA en el país, debatimos el papel de los expertos privados en la
producción de EIAs, el sistema de acreditación de los expertos y los procedimientos para revisar,
aprobar y monitorear las AIE. A continuación, consideramos diversas prácticas deficientes en la
realización de EIAs en Albania y sus causas notificadas, incluidas las formas de corrupción. Las
entrevistas que realizamos confirmaron una de nuestras principales expectativas teóricas con
respecto al mayor riesgo de corrupción ligada al papel de asesores expertos que llevan a cabo
EIAs.

4,1. RESEÑA DEL PROCESO FORMAL DE EIA EN ALBANIA


Desde 2015, los proponentes de proyectos deben presentar una solicitud de evaluación de
impacto ambiental (EIA) al Ministerio de medio ambiente. El proponente del proyecto, desde
las etapas iniciales de planificación del proyecto, debe presentar una solicitud por escrito al
Ministerio de medio ambiente y, entre otros documentos prescritos por la ley, presentar un
informe preliminar, que incluye: (i) una descripción de la flora donde el proyecto se propone ser
implementado, acompañado de imágenes; (II) información sobre la presencia de recursos
hídricos, relacionados con la superficie requerida por el proyecto y sus alrededores; (III)
información sobre la identificación de posibles impactos negativos en el entorno del proyecto,
incluidos los impactos sobre la biodiversidad, el agua, la tierra y el aire; (IV) una descripción de
las posibles emisiones medioambientales, como las aguas residuales, los gases y el polvo, el
ruido, las vibraciones y la producción de desechos; (v) información sobre la probable duración
de los impactos negativos identificados; (VI) datos sobre la posible magnitud espacial de los
impactos negativos sobre el medio ambiente, incluyendo la distancia física desde la ubicación
del proyecto, y los valores influenciados involucrados; (VII) la posibilidad de remediar las
influencias negativas sobre el medio ambiente y la posibilidad de devolver la zona afectada a su
estado anterior, así como los costes financieros relacionados con la rehabilitación; (VIII) posibles
medidas para evitar y mitigar los impactos negativos sobre el medio ambiente; (IX) posibles
impactos en entornos transfronterizos. El Ministerio de medio ambiente verifica en primer lugar
la solicitud de exhaustividad y proporciona un dictamen jurídico-técnico preliminar que
transmite a la Agencia Nacional de medio ambiente (NEA). A continuación, la solicitud de EIA va
a las autoridades regionales de medio ambiente pertinentes y a los ministerios sectoriales
nacionales que dan su opinión sobre el proyecto. Esto incluye el asesoramiento de la autoridad
nacional de áreas protegidas (NAPA) si el proyecto podría implicar tales áreas. Basándose en
este Consejo, la NEA determina si el proyecto debe ser objeto de una EIA "preliminar" o
"profunda", informa al proponente del proyecto de esta decisión y, en el caso de las EIAs
profundas, proporciona una lista de los elementos que se incluirán en la EIA. En un plazo de
treinta días naturales a partir de la fecha de recepción de la solicitud de EIA, la NEA decidirá
basándose en la EIA preliminar o decidirá si el proyecto debe someterse a una EIA profunda.
Esta decisión se remite al Ministerio que la publica en su sitio Web. Se aplican diferentes
requisitos para los dos tipos de EIA: la EIA profunda requiere la participación de tres expertos
con cualificaciones relevantes, mientras que las EIAs preliminares pueden implicar a un solo
experto.
Desde 2015, los proponentes de proyectos deben presentar una solicitud de evaluación de
impacto ambiental (EIA) al Ministerio de medio ambiente. El proponente del proyecto, desde
las etapas iniciales de planificación del proyecto, debe presentar una solicitud por escrito al
Ministerio de medio ambiente y, entre otros documentos prescritos por la ley, presentar un
informe preliminar, que incluye: (i) una descripción de la flora donde el proyecto se propone ser
implementado, acompañado de imágenes; (II) información sobre la presencia de recursos
hídricos, relacionados con la superficie requerida por el proyecto y sus alrededores; (III)
información sobre la identificación de posibles impactos negativos en el entorno del proyecto,
incluidos los impactos sobre la biodiversidad, el agua, la tierra y el aire; (IV) una descripción de
las posibles emisiones medioambientales, como las aguas residuales, los gases y el polvo, el
ruido, las vibraciones y la producción de desechos; (v) información sobre la probable duración
de los impactos negativos identificados; (VI) datos sobre la posible magnitud espacial de los
impactos negativos sobre el medio ambiente, incluyendo la distancia física desde la ubicación
del proyecto, y los valores influenciados involucrados; (VII) la posibilidad de remediar las
influencias negativas sobre el medio ambiente y la posibilidad de devolver la zona afectada a su
estado anterior, así como los costes financieros relacionados con la rehabilitación; (VIII) posibles
medidas para evitar y mitigar los impactos negativos sobre el medio ambiente; (IX) posibles
impactos en entornos transfronterizos. El Ministerio de medio ambiente verifica en primer lugar
la solicitud de exhaustividad y proporciona un dictamen jurídico-técnico preliminar que
transmite a la Agencia Nacional de medio ambiente (NEA). A continuación, la solicitud de EIA va
a las autoridades regionales de medio ambiente pertinentes y a los ministerios sectoriales
nacionales que dan su opinión sobre el proyecto. Esto incluye el asesoramiento de la autoridad
nacional de áreas protegidas (NAPA) si el proyecto podría implicar tales áreas. Basándose en
este Consejo, la NEA determina si el proyecto debe ser objeto de una EIA "preliminar" o
"profunda", informa al proponente del proyecto de esta decisión y, en el caso de las EIAs
profundas, proporciona una lista de los elementos que se incluirán en la EIA. En un plazo de
treinta días naturales a partir de la fecha de recepción de la solicitud de EIA, la NEA decidirá
basándose en la EIA preliminar o decidirá si el proyecto debe someterse a una EIA profunda.
Esta decisión se remite al Ministerio que la publica en su sitio Web. Se aplican diferentes
requisitos para los dos tipos de EIA: la EIA profunda requiere la participación de tres expertos
con cualificaciones relevantes, mientras que las EIAs preliminares pueden implicar a un solo
experto.
El proponente del proyecto trabaja con un experto de EIA, o grupo de expertos, para completar
el primer borrador de la EIA. Cuando se prepara este primer borrador, el proponente del
proyecto notifica a la NEA y comienza un proceso de audiencias públicas, organizada en
colaboración entre el proponente del proyecto, la autoridad regional del medio ambiente (o las
autoridades) y los gobiernos locales. La NEA informa al público, de acuerdo con la legislación
vigente para informar e involucrar al público en la toma de decisiones. Para estas audiencias, el
proponente del proyecto debe definir la fecha y la hora, y hace que las copias del proyecto de
EIA estén disponibles para el público. La autoridad regional de medio ambiente Contacta a otras
partes interesadas relevantes que varían según el tipo de proyecto (por ejemplo, ONGs,
universidades). Los medios locales deben anunciar audiencias públicas durante tres días, de
acuerdo con la ley. Después de la consulta pública, el experto o los expertos completan una EIA
completa y la someten a la NEA. Después de que se ha presentado la EIA, la NEA entonces
proporciona una declaración ambiental para el proyecto, para lo cual hay tres opciones: (i)
acuerdo de que el proyecto es respetuoso con el medio ambiente y puede proceder, (II) acuerdo
que el proyecto puede proceder si se cumplen ciertas condiciones medioambientales y (III) la
desaprobación del proyecto. La NEA envía su decisión al Ministerio de medio ambiente, que
luego firma una declaración medioambiental, excepto en el caso de las EIAs profundas donde el
proponente del proyecto debe recibir la aprobación directamente del Ministerio de medio
ambiente. La inspección del Ministerio supervisa la implementación del proyecto y la aplicación
de cualquier medida correctiva estipulada por la NEA o el propio Ministerio. El cuadro 2 ilustra
los componentes principales de este proceso formal de EIA.
4,2. FONDOS, CALIFICACIONES Y RENDICIÓN DE CUENTAS DE EXPERTOS PRIVADOS DE EIA
Aunque el número exacto es difícil de determinar (porque no son rastreados por las
autoridades), hay miles de expertos privados que actualmente tienen licencia para llevar a cabo
EIAs en Albania. Estos expertos trabajan para los proponentes de proyectos y dirigen el proceso
de la EIA en su nombre, incluyendo el trabajo técnico-legal y la coordinación con las autoridades
públicas pertinentes. El Ministerio de medio ambiente certifica a expertos privados para llevar
a cabo EIAs, y la ley 2015 de EIA establece requisitos para las áreas de especialización de los
expertos, cualificaciones profesionales y la formación de equipos de expertos. Un experto
certificado principal es típicamente responsable de una EIA, aunque pueden trabajar con otros
expertos, que también firmará el documento de EIA. Los antecedentes y calificaciones de los
expertos varían, en parte dependiendo de Cuándo recibieron su licencia por primera vez. Los
expertos con licencia antes de 2015 estaban obligados sólo a proporcionar un diploma educativo
en un campo relevante, una copia de su currículum vitae y comprobante de pago de una tarifa
de licencia (todos 10.000, o alrededor de USD 75 a los tipos de cambio de hoy). Sin embargo, los
expertos deben someterse ahora a un breve curso de formación en la Universidad de Tirana
centrado en el marco jurídico de las AIE, en los procedimientos prácticos de EIA y en la forma de
encontrar otros expertos con los que trabajar. Si se juzga que una EIA enviada a la NEA o al
Ministerio de medio ambiente es de mala calidad, no será rechazada inmediatamente. Primero
se proporcionará un conjunto de observaciones al experto para guiar la mejora de la EIA. La ley
2015 de EIA estipula que, si un experto presenta tres EIAs pobres en una fila, pueden tener su
licencia revocada por el Ministerio de medio ambiente. Sin embargo, las suspensiones o
revocaciones de licencias de expertos privados, según se informa, ocurren con poca frecuencia,
si es que.
4,3. "COPIAR Y PEGAR" Y OTRAS PRÁCTICAS DE EIA DEFICIENTES
La calidad variable de las AIE era una preocupación para muchos (aunque no todos) los
entrevistados, y fue planteada por separado por representantes de las autoridades públicas, las
ONG medioambientales y los propios expertos. Ejemplos de prácticas deficientes de EIA que los
entrevistados nombraron incluyen "copiar-pegar" (donde las secciones de texto de antiguas EIAs
se copian y pegan en "nuevos" informes para proyectos completamente diferentes), la ausencia
de datos técnicos clave (por ejemplo, hidrológicos, hábitat y datos sobre biodiversidad), la
inclusión de información irrelevante o falsa, y un trabajo técnico y analítico deficiente. También
se dieron ejemplos de términos de lenguas extranjeras que estaban mal traducidos al idioma
albanés, de modo que su significado real se volvió poco claro. Algunos expertos privados utilizan
EIAs más antiguas como al menos una base parcial para nuevos estudios, probablemente dando
lugar a inexactitudes: un ejemplo fue la inclusión en una EIA de una especie de ave en particular
que no podía estar presente en el sitio del proyecto. Los entrevistados mencionaron las
siguientes razones para las EIAs de mala calidad: i) la falta de conocimientos y cualificaciones
adecuados o apropiados entre los expertos privados; (II) la falta de concienciación entre los
expertos sobre los requisitos formales de las AIE (incluidas las metodologías apropiadas); (III) la
falta de una estrategia nacional sobre las AIE; (IV) metodologías de EIA subdesarrolladas; (v)
participación pública limitada en el escrutinio de los proyectos de EIAs; (VI) recursos humanos
inadecuados dentro de los organismos públicos para evaluar los proyectos de EIAs; (VII) la falta
de sanciones formales para los expertos privados que sometan sistemáticamente A los pobres
EIAs.
4,4. EL POTENCIAL DE CORRUPCIÓN, CONFLICTOS DE INTERESES Y COLUSIÓN EN LAS AIE
Varios entrevistados informaron de que las prácticas corruptas en relación con la producción de
EIAs habían sido motivo de preocupación durante muchos años, y se observó que las EIAs eran
históricamente vistas como "trozos de papel" que debían obtenerse tras el pago en el plazo de
un mes. Las preocupaciones generalizadas sobre las prácticas irregulares de EIA se centraron en
dos aspectos particulares del sistema actual de EIA: el papel de los expertos en la realización de
las EIAs y las consultas públicas. El primer motivo de preocupación entre los entrevistados fue
el potencial de conflictos de intereses en las obligaciones contractuales de los expertos privados
con el proponente del proyecto, por una parte, y, por otro, su papel como proveedores de
información técnico-jurídica sobre propuestas proyectos a la NEA y al Ministerio de medio
ambiente. Dados los limitados recursos humanos dentro de estas agencias públicas, los
funcionarios podrían depender excesivamente de los datos proporcionados por expertos
privados de la EIA para informar su toma de decisiones. La implicación es que los expertos
privados de la EIA pueden rendir cuentas más a los proponentes de proyectos que a las
autoridades pertinentes, similar a la situación reportada por Dougherty (2015) en Guatemala.
Una segunda área de la corrupción se refieren a los entrevistados en torno al marco de rendición
de cuentas y sanciones para los expertos privados de la EIA y, en relación con esto, el proceso
de aprobación de las AIE. Alrededor del 70% de todos los proyectos propuestos son aprobados
y hay pocos, si los hay, ejemplos reportados de expertos de la EIA que son sancionados por los
pobres EIAs. Algunos entrevistados argumentaron que tales problemas podrían reducirse a
través del empoderamiento de la NEA (y no sólo del Ministerio de medio ambiente) para
desacreditar a expertos privados para un desempeño consistentemente deficiente,
posiblemente en combinación con la introducción de un código profesional de conducta para
expertos de EIA. Una tercera área de la inquietud entrevistada se centró en las consultas públicas
para las AIE. Algunos entrevistados reclamaron que los procesos de consulta pública sobre los
proyectos de EIAs eran a menudo insuficientemente transparentes y que en la práctica resultaba
difícil para los miembros del público oponerse a determinados proyectos, especialmente cuando
se les da información falsa. Según los informes, algunas consultas públicas habían sido
manipuladas por funcionarios locales, y sólo se invitó a la consulta a las personas amistosas de
un determinado proyecto. Algunos entrevistados no estaban de acuerdo en que las consultas
públicas implicaban procesos opacos, citando la publicación de EIAs en el sitio web de la NEA.
5. UN FUTURO PROGRAMA DE INVESTIGACIÓN Y POSIBLES REMEDIOS DE POLÍTICAS
Nuestros hallazgos en Albania nos llevan a estar de acuerdo con Jay y otros (2007) que el
enfoque fundamentalmente racionalista detrás de las AIE no coincide necesariamente con las
realidades empíricas de la toma de decisiones ambientales públicas, particularmente en los
sistemas EIA menos maduros. Al menos en el caso de Albania, las partes interesadas informaron
de una variación considerable de las normas de aplicación de las AIE, incluidos los abusos que
se encuentran dentro de definiciones comunes de corrupción. A la afirmación de que muchos
estudios han examinado, en los últimos años, las EIAs individuales, los elementos de los sistemas
de EIA, y analizado las AIE en perspectiva comparativa (Jay et al., 2007), añadiremos una
advertencia de que los estudios de control de corrupción y corrupción de EIAs permanecen
delgados en el suelo. Esta brecha apunta a una rica agenda de investigación futura para
examinar los fundamentos de las contribuciones de EIAs a los objetivos de desarrollo sostenible.
Los estudios comparativos de la economía política de la implementación de la EIA en contextos
con características de corrupción variables podrían, por ejemplo, dar más información empírica
sobre cómo las diversas formas de corrupción afectan a las EIAs, así como cómo diferentes
métodos de control de la corrupción sirven para proteger las prioridades medioambientales en
la toma de decisiones públicas. Los estudios también podrían comparar las características de los
sistemas EIA a través de ubicaciones geográficas desde una perspectiva de corrupción y
vulnerabilidad con el fin de identificar posibles innovaciones contra la corrupción en el diseño
del sistema EIA. Aquí, los estudiosos pueden desear apartarse de la perspectiva de corrupción
principal-agente que se adopta en este estudio, para explorar si, por ejemplo, los resultados
problemáticos de la EIA son productos más precisos de los problemas de acción colectiva en el
medio ambiente Esfera. Volver a nuestra perspectiva de agente principal sobre las causas de la
corrupción en Albania, reducir la autoridad discrecional por parte de los funcionarios públicos y
mejorar la transparencia de los datos puede ser útil para reducir algunos desafíos de
implementación de la EIA. Otro enfoque de la reforma podría ser reforzar el marco formal para
garantizar la rendición de cuentas sancionando sistemáticamente a los pobres EIAs. Si los
expertos privados de EIA conjeturan que pueden presentar trabajo consistentemente de mala
calidad con impunidad, el sistema más amplio de EIA se basará casi enteramente en la
profesionalidad individual de los expertos privados. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que
las sanciones reglamentarias y basadas en la aplicación de la ley como remedios de política
anticorrupción también se basan en la existencia de principios de principio en las posiciones de
autoridad, cuya existencia puede estar en duda.Los estudios longitudinales que rastrean la
evolución de los regímenes de sanción de EIA pueden ofrecer oportunidades para evaluar el
desempeño de dichos mecanismos de control.