Sie sind auf Seite 1von 3

CARRERA PROFESIONAL:

ADMINISTRACIÓN

CURSO:

ADMINISTRACIÓN PÚBLICA

DOCENTE:

JESSICA ALVÁN SAENZ

CICLO/SECCIÓN:

VIII / B

ALUMNO:

 AGUIRRE RUIZ MILLER


CONOCIENDO MAS SOBRE ADMINISTRACIÓN PÚBLICA

1. ¿Qué es para ti la función administrativa del Estado?

La función administrativa es la que el Estado realiza bajo un orden jurídico, y que consiste
en la ejecución de actos que determinan situaciones jurídicas para casos individuales,
además se ocupa de la satisfacción de los intereses comunitarios impostergables. Es la
función más amplia que se utiliza en la esfera estatal y es la función principal
del Poder Ejecutivo, donde encontramos el derecho administrativo puro.

2. ¿Comenta brevemente que es la Gestión por Proceso?

Los procesos son definidos como una secuencia de actividades que trasforman una
entrada o insumo (una solicitud de un bien o un servicio) en una salida (la entrega del bien
o el servicio), añadiéndole un valor en cada etapa de la cadena (mejores condiciones de
calidad/precio, rapidez, facilidad, comodidad, entre otros).

Las organizaciones modernas estudian rigurosamente cómo optimizar, formalizar y


automatizar cada uno de sus procesos internos, como parte de la “cadena de valor”. Los
recursos (insumos) esenciales para optimizar la cadena de valor son el personal
(conocimiento), la infraestructura (instalaciones), los equipos, las técnicas y métodos, y
las finanzas.

3. Adicionalmente, investiga brevemente que es el Procedimiento


Administrativo General, según la Ley 27444

La importancia que puede tener el procedimiento administrativo dentro de la función pública, se


justifica porque es una de las manifestaciones del ejercicio de las porciones de poder-
responsabilidad (competencia) otorgadas a las diversas entidades que conforman la Administración
Pública y, además, importa (y mucho) porque es la vía que deben seguir los ciudadanos para acceder
a determinados derechos necesarios para llevar a cabo actividades (no todas) dentro del entramado
social.

Por ello, los principios que lo deben guiar el diseño y la ejecución de los procedimientos
administrativos están orientados para que estos sean simples, y no se constituyan en una exigencia
extra legal o extremadamente rígida para los ciudadanos.
Los principios que enumera la ley, son los de legalidad, por el cual las administraciones públicas no
pueden hacer más allá de los que constitucional y legalmente está conferido; el debido
procedimiento, es una extensión del derecho constitucional reconocido al debido proceso, para
poder exponer sus argumentaciones, ofrecer y producir pruebas y obtener una decisión motivada
en el derecho; de impulso de oficio, en virtud del cual las autoridades de las entidades públicas no
pueden permanecer inactivas frente a un procedimiento administrativo; el de razonabilidad,
cuando la potestad de restringir derechos, establecer obligaciones, o calificar infracciones y
determinar las sanciones, se haga respetando las competencias atribuidas y la debida proporción
entre los medios a emplear y los fines públicos que se tutelan; el de imparcialidad, actuando con
igualdad sin discriminación alguna; el de informalismo o indubio pro actione , en virtud del cual las
normas deben ser interpretadas favorablemente a la admisión de la acción y la obtención de una
decisión final; el de presunción de veracidad de todos los documentos y declaraciones presentado
por los administrados; el de conducta procedimental de las partes guiados por la buena fe; el
de celeridad por el cual quienes participan en el procedimiento deben facilitar la continuación del
mismo; el de eficacia por el cual se debe actuar en el procedimiento haciendo prevalecer el
cumplimiento de la finalidad del acto procedimental sobre cualquier formalismo; el de la verdad
material por el que se busca verificar plenamente los hechos que sirven de sustento a las decisiones;
el de participación para que los ciudadanos accedan a la información de sus expedientes; el
de simplicidad, para que los trámites sean sencillos y sin mayores complicaciones y confusiones; el
de uniformidad, que se refiere a un tratamiento igualitario a trámites similares en cuanto al
establecimiento de los requisitos; el de predictibilidad, por el cual se debe brindar una información
veraz completa y confiable sobre cada trámite al administrado, de tal manera que al inicio del
procedimiento el ciudadano pueda tener una conciencia de cual será el resultado del mismo; el
de privilegio de controles posteriores, por el que se puede comprobar la veracidad de las
declaraciones o documentos a través de la fiscalización posterior.