Sie sind auf Seite 1von 8

PROCEDIMIENTOS DE FISIOTERAPIA

LÁMPARA O LUZ
INFRARROJA

La luz infrarroja es un
tipo de radiación
electromagnética y
térmica de mayor
longitud de onda que
la luz visible pero
menor que las
microondas. Esta es
precisamente el tipo
de luz que irradian las
lámparas de
infrarrojos y entraría
dentro del ámbito de
la termoterapia, un
conocido método de
tratamiento de dolencias y enfermedades a través de la aplicación de calor.
Dentro de esta disciplina existen almohadillas eléctricas, mantas, sacos
térmicos, etc que pueden paliar los dolores de forma puntual, pero sin duda la
aplicación de luz infrarroja consigue ir más allá y ofrecer resultados más
duraderos. Y como todas las aplicaciones de calor en seco se centran en el
foco del dolor a nivel reumático, muscular y dolencias crónicas así como en
lumbalgias, dorsalgias y cervicalgias. Además de servir como un método de
terapia en sí mismo, es idóneo como paso previo a la aplicación de otros
métodos rehabilitadores como masajes, electroterapia, ejercicios de
potenciación muscular.

Aplicación de lámpara de infrarrojos para eliminar dolencias musculares

¿Cómo actúa la luz infrarroja?

El calor que irradia la lámpara produce la dilatación de los vasos sanguíneos y


en consecuencia aumenta el flujo de sangre en las áreas perjudicadas. Esta luz
puede traspasar la capa de la piel hasta 3 centímetros y con esto consigue
actuar de forma directa sobre músculos, arterias y venas. Estos efectos
inmediatos permiten a su vez que se apliquen pomadas o cremas con efecto
analgésico y alivien de forma más rápida.

Uso y aplicación
El uso de la lámpara es bastante sencillo por lo que no hay mayor riesgo para
utilizarlo en casa. Hay que colocar el dispositivo a unos 40 cm de la piel
aproximadamente, enfocando la luz hacia el área a tratar y cubriendo el resto
de áreas que no queramos exponer a la luz. En cuanto a la duración, podemos
estar expuestos de 5 hasta un máximo de 15 minutos y se puede aplicar hasta
2 veces al día. En cualquier caso, si tienes algún tipo de duda sobre la
aplicación lo mejor es consultar con un profesional para evitar riesgos al 100 %.
Beneficios
La aplicación de la luz infrarroja es muy variada y beneficia a numerosos
aspectos de nuestra salud. A continuación señalamos algunos de los más
destacados:

Ayuda a la pérdida de grasa y toxinas: Gracias a la estimulación del


metabolismo celular contribuye a regenerar el cuerpo y se eliminan los ácidos
grasos y lácticos que se quedan en nuestro cuerpo tras el consumo de ciertos
alimentos.
Combate la fatiga crónica: El calor infrarrojo contribuye a mejorar la
circulación y la oxigenación celular, eliminando metales pesados de nuestro
cuerpo y haciéndonos sentir más vitalidad. Todo esto acaba incidiendo en el
estado de ánimo del paciente.
Elimina el exceso de piel muerta: Con el uso de este tipo de dispositivos, se
regenera la piel dañada y se elimina el exceso de piel muerta. Esto también
afecta a infecciones tan extendidas como el acné, pues elimina las bacterias de
los poros de la piel. Los resultados en este tipo de afecciones pueden
comprobarse fácilmente en casos de eliminación de puntos negros o espinillas.
Rebaja el dolor muscular: Es su ventaja más conocida. Aquí la lámpara de
infrarrojos actúa de forma muy efectiva y da resultados prácticamente
inmediatos. Es muy recomendable para tratar dolores de cuello y cervicales,
tensión muscular o artritis y también en lesiones deportivas, pues se estimula la
liberación de endorfinas.
Mejora la circulación sanguínea: La luz infrarroja ayuda a estimular los vasos
sanguíneos hasta el punto de que se dilaten y esto se traduce en una notable
mejora del flujo sanguíneo, lo que permite la circulación de una sangre más
fluida y una disminución del riesgo de formación de coágulos.
Beneficio para el corazón: Estrechamente relacionado con el punto anterior,
la circulación y fluidez sanguínea mejora tras el aplique de calor infrarrojo, lo
que permite que el bombeo de sangre sea correcto y el corazón no tenga que
realizar un sobreesfuerzo.
Recomendable para diabéticos: Ayuda a regular los niveles de sangre.
Gracias a la mejora de la circulación sanguínea las células rejuvenecen y por
tanto, tendrán un mejor funcionamiento y paliarán ciertos síntomas de la
persona que padece diabetes.
PARAFINA
La parafina es una sustancia blanca, en
forma de cera, que se obtiene de la
destilación del petróleo. Por sus
características físicas, es ampliamente
empleada como un medio de generación
de calor.

Para que la parafina pueda ser empleada


en termoterapia, es calentada hasta
alcanzar el punto de fusión. Para ello, se
emplean aparatos de uso profesional.

Beneficios del baño de parafina

El baño de parafina ayuda a relajar la musculatura, aliviar los espasmos y las


contracturas. Es el método de aplicación de termoterapia de elección en caso
de reumatismos y de traumatismos en las manos o pies. El efecto terapéutico
del baño de parafina es seis veces superior al del agua y la analgesia obtenida
es superior y más duradera.

El primer paso consiste en introducir la mano, cubierta por una manopla, en un


recipiente con parafina durante unos segundos, para luego retirar la mano del
baño y esperar entre 15 y 20 minutos, hasta que la parafina se enfríe y forme
una capa sólida.

Al enfriarse la parafina, se retira de la zona tratada y se frota la zona con


alcohol.

Indicaciones

Artritis, Edema. Artrosis. Alteraciones vasculares, especialmente las de origen


postraumático. Espasmos musculares. Inflamación localizada y dolor. Rigidez
muscular.

Contraindicaciones

Alteraciones varicosas. Flebitis. Diabetes. Heridas o úlceras. Estado


cardiovascular inapropiado. Alteraciones de la sensibilidad. Pérdida de
conciencia.
CRIOTERAPIA
La crioterapia es una técnica que
consiste en la congelación
terapéutica con nitrito líquido, es
decir, aplicación de bajas
temperaturas sobre la piel con el
objetivo de producir una destrucción
local de tejido de forma eficaz, segura
y poco traumática utilizada para el
tratamiento de determinadas lesiones
de la piel. Mediante criógenos o
sustancias gaseosas que al
evaporarse producen frio.

INDICACIONES:

Verruga vulgar, verrugas planas, verruga seborreica, lentigo simple, queratosis


actínica, queratosis seborreicas

VENTAJAS:

No requiere anestesia local, la técnica produce mínimo dolor, la cicatrización


final tiene buenos resultados estéticos, es una técnica rápida.

COMPLICACIONES

Nos encontramos con complicaciones agudas, a corto plazo y a largo plazo:

Agudas: dolor y quemazón durante la congelación, a pocas horas de la


aplicación puede presentar edema de la zona y posteriormente formación de
ampollas de contenido hemorrágico o claro.

A corto plazo: hemorragia retardada, infección.

A largo plazo: recidiva de la lesión, daño nervioso, alteración de la


pigmentación., cicatrices atróficas o hipertróficas.

CONTRAINDICACIONES:

Absolutas:

Lesiones malignas o sospecha de malignidad, Duda diagnóstica, Insuficiencia


vascular periférica, Enfermedades del colágeno y autoinmunes, Discrasias
sanguíneas de origen desconocido, Diálisis renal, Mieloma múltiple,
Enfermedades por déficit de plaquetas y pioderma gangrenoso

Relativas:
Intolerancia al frío, Enfermedad de Raynaud, Criofibrogenemia,
Crioglubulinemia

MATERIAL NECESARIO

Guantes estériles, gasas estériles, bisturí nº10 o 15, povidona yodada,


apósitos, campo estéril, fenestrado, criógeno.

TÉCNICA A REALIZAR:

La aplicación de la crioterapia se puede llevar a cabo a través de la torunda de


algodón, de pulverización(es la técnica más empleada por su comodidad y
efectividad y el más utilizado en Atención Primaria) y aplicación con pinza.

La técnica de pulverización consiste en pulverizar de forma intermitente sobre


la lesión, con un pulverizador portátil a una distancia aproximada de 1 cm y en
posición vertical siguiente los mismos pasos que en el caso de la torunda de
algodón (dejar que la lesión vuelva a su coloración normal, dos o tres
aplicaciones cada sesión y repetir de 3 a 4 semanas). Este método puede ser
central (el más utilizado en atención primaria), en espiral. Entre sus ventajas se
encuentra el procedimiento sencillo y con mínimo equipo de fácil trasporte y
alta eficacia en todo tipo de lesiones ya que la congelación es muy rápida.

Desinfectar zona que vamos a tratar

 Retirar, por medio del bisturí, las capas queratósicas de la verruga hasta
observar los primeros signos de hemorragia.
 Aplicar el criógeno hasta que la superficie tratada este blanquecina y
haya un halo, también blanco. de 1 o 3 mm alrededor de la lesión.
 Una vez que desaparezca el halo se repetirá la operación.
 Se puede realizar de 2 a 4 ciclos de congelación- descongelación
dependiendo del tamaño de la verruga.
 Desinfectar de nuevo la zona y colocar apósito, si precisa.

ULTRASONIDO
Las ondas sonoras son ondas longitudinales que
presentan áreas de compresión y rarefacción (disminuyen
la densidad de un cuerpo gaseoso). Por lo tanto, cuando
las partículas de un material se exponen a una onda
sonora, estas partículas oscilarán generando calor; esto
explica los cambios térmicos producidos en los tejidos por
el ultrasonido terapéutico. Cuando la onda del ultrasonido
pasa a través de los tejidos, los niveles de energía dentro
de la onda disminuirán a medida que la energía se
transfiere al material.
Ondas del ultrasonido terapéutico

Las características de las ondas del ultrasonido terapéutico:

Frecuencia: se refiere al número de veces que una partícula experimenta un


ciclo completo de compresión/refracción durante 1 segundo.
Longitud de onda: es la distancia que alcanza la onda en un medio en
particular. En un tejido promedio, la frecuencia de 1 MHz alcanzará 1,5 mm de
profundidad y la frecuencia de 3 MHz alcanzará 0,5 mm de profundidad.
Velocidad: se refiere a la velocidad a la que la onda viaja a través del medio.
En una solución salina, la velocidad del ultrasonido terapéutico es de
aproximadamente 1500 metros por segundo, comparado con una velocidad de
350 metros por segundo en el aire (las ondas sonoras pueden viajar más
rápido en un medio más denso). Se cree que en la mayoría de los tejidos, la
velocidad del ultrasonido es similar a la de la solución salina.
Aplicación de ultrasonido terapéutico en relación con la reparación de
tejidos

El proceso de reparación tisular es una cascada compleja de eventos –


mediados químicamente– que conducen a la producción de tejido cicatricial,
material eficaz para restaurar la continuidad del tejido dañado. Las diversas
fases de la reparación tisular pueden ser divididas en: sangrado, inflamación,
proliferación y remodelación.

Fase de inflamación:

Durante la fase inflamatoria, el ultrasonido terapéutico tiene un efecto


estimulante sobre los mastocitos, plaquetas, macrófagos y glóbulos blancos
con funciones fagocíticas. Por ejemplo, en esta fase la aplicación de
ultrasonido induce la desgranulación de los mastocitos provocando la liberación
de ácido araquidónico, que en sí mismo es un precursor para la síntesis de
prostaglandinas y leucotreina –que actúan como mediadores inflamatorios.

Al incrementar la actividad de estas células, la influencia global del ultrasonido


terapéutico es ciertamente proinflamatorio en lugar de antiinflamatorio. Sin
embargo, el beneficio de este modo de acción no es “aumentar” la respuesta
inflamatoria como tal (aunque si se aplica con una intensidad demasiado alta
en esta etapa, es un posible resultado), sino más bien actuar como un
"optimizador inflamatorio" ya que la respuesta inflamatoria es esencial para la
reparación eficaz del tejido y cuanto más eficientemente pueda completarse
este proceso, más eficazmente el tejido puede progresar a la siguiente fase
(proliferación).
Fase de proliferación:

Durante la fase proliferativa (producción de cicatrices), el ultrasonido


terapéutico también tiene un efecto estimulante celular en los fibroblastos, las
células endoteliales y los miofibroblastos. Estas células están normalmente
activas durante la producción de cicatrices, por lo tanto, el ultrasonido es no
cambia la fase proliferativa normal, pero maximiza su eficacia produciendo el
tejido cicatricial requerido de una manera óptima. Diversos estudios
demostraron que dosis bajas de ultrasonido pulsado aumentan la síntesis de
proteínas y colágeno.

Fase de remodelación:

Durante la fase de remodelación la cicatriz –un tanto genérica que se produce


en las etapas iniciales– es refinada de tal manera que adopta las
características funcionales del tejido que se está reparando. Una cicatriz en un
ligamento no se convertirá en ligamento, pero se comportará más como un
tejido ligamentoso.

Contraindicaciones del ultrasonido terapéutico

Como todo agente físico y técnica terapéutica, el ultrasonido también tiene sus
contraindicaciones:

Durante el embarazo no aplique ultrasonido cerca del útero.


No coloque ultrasonido sobre tejido canceroso.
Evite aplicar ultrasonido en tejidos en fase de sangrado o en los cuales podría
esperarse esta fase.
No coloque ultrasonido sobre anomalías vasculares significativas incluyendo
trombosis venosa profunda, embolia y arteriosclerosis severa.
Pacientes con hemofilia.
Aplicaciones sobre los ojos, sobre el ganglio cervicotorácico, en el área
cardíaca en pacientes con enfermedad cardíaca avanzada o con marcapasos,
en las gónadas o en las epífisis de crecimiento activas en los niños.
Precauciones del ultrasonido terapéutico

Para evitar cualquier efecto adverso:

Utilice siempre la intensidad más baja que produzca una respuesta terapéutica.
Asegúrese de mover el cabezal o transducer durante todo el tratamiento.
Sé precavido al momento de aplicar el ultrasonido en las proximidades de un
marcapasos u otro dispositivo electrónico implantado.
Evita colocar ultrasonido continuo sobre los implantes metálicos.
HIDROTERAPIA

La hidroterapia es la utilización terapéutica del agua por sus propiedades


físicas; podemos definirla también como la rama de la hidrología que estudia la
aplicación externa del agua sobre el cuerpo humano, siempre que sea con
fines terapéuticos y principalmente como vector mecánico y térmico.
. INDICACIONES Y CONTRAINDICACIONES
Aparte de las indicaciones particulares que pueden tener cada tipo de agua o
cada técnica hidroterápica que veremos a continuación, relatamos las
indicaciones y contraindicaciones generales para todas estas técnicas:
Indicaciones
• Todas aquellas que quedaron indicadas en termoterapia /crioterapia cuando
el agente físico utilizado es el agua: artritis, artrosis, hipotonía, paresias,
parálisis, columna y reeducación de la marcha.
• Afecciones del sistema nervioso: neuralgias, neuritis, poliomielitis, insomnio y
cuadros de agitación neuromotriz.
Contraindicaciones
• Artritis infecciosa (en piscinas)
• Cardiopatías descompensadas
• Bronquitis crónica descompensada
• Dermatología: micosis y dermatitis piógena
• Cirrosis y diarreas
• Epilépticos no controlados y síndromes coréicos
• Cualquier herida abierta
• Hipertensión arterial y varices.