Sie sind auf Seite 1von 9

UNIVERSIDAD DE LOS ANDES

FACULTAD DE CIENCIAS ECONÓMICAS Y SOCIALES

CENTRO DE INVESTIGACIONES Y DESARROLLO EMPRESARIAL

MAESTRÍA EN ADMINISTRACIÓN

MENCIÓN FINANZAS

ESTRÉS LABORAL

Autor: Enrique José Torres Roque

Asignatura: Teoría Administrativa de las Organización

Prof. Ángel Rodríguez

Mérida, 6 de Noviembre de 2017


INTRODUCCIÓN

En la actualidad el mundo está sometido a una serie de situaciones que


generan un estado de ansiedad, frustración y angustia dada la presión que
ejercen factores sociales sobre el individuo y que lo atribuimos al estrés. Sea
cual fuera el ámbito donde se encuentre la persona persiste este escenario y el
estrés surge desde el momento en que la presión se sale del control y suele
transformarse en un estado de desequilibrio con consecuencias negativas para
la salud.

Los espacios laborales no escapan de esta realidad, ya que los mismos son
hechos por personas para que desempeñen sus funciones en pro de un objetivo
idealmente común y con mayor grado de complejidad de hoy en día en el que
los sistemas sociales de producción que participan en el mundo globalizado
cambiante y volátil en el cual los desafíos son crecientes y exigentes cada vez
más, sin embargo, cuando tales propósitos no se ven alcanzados, por cualquier
circunstancia, generan las situaciones estresantes que en mayor o menor nivel
repercuten en la eficacia organizacional y de todos los miembros que forman
parte de dicha organización.

2
ESTRÉS LABORAL

Hay diversas conceptualizaciones sobre el estado denominado estrés laboral,


una versión clásica lo define como “una experiencia subjetiva de una persona,
producida por la percepción de que existen demandas excesivas o
amenazantes difíciles de controlar y que pueden tener consecuencias negativas
para ella.” (Peiró y Rodríguez, 2008), del mismo modo la Organización Mundial
de la Salud en su rol de liderar la prevención de enfermedades lo cataloga
como uno de los principales problemas en las entidades sociales y lo define
como “…la reacción que puede tener el individuo ante exigencias y presiones
laborales que no se ajustan a sus conocimientos y capacidades, y que ponen a
prueba su capacidad para afrontar la situación” (Leka, Griffiths y Cox, 2004). En
todo caso la persona percibe la ausencia de recursos, por lo menos suficientes,
para afrontar la problemática en su puesto de trabajo surgiendo la experiencia
del estrés. A pesar del estigma que representa la definición del estrés por los
individuos que lo padecen o que alguna vez lo han sentido, los expertos hacen
una distinción en algunos niveles del estrés:

EUSTRESS o estrés bueno, y es el que sugieren los especialistas como


necesario para la vida cotidiana y como el motor que impulsa para el progreso
personal en cualquier ámbito;

DISTRESS o estrés negativo, cuando son excesivas exposiciones y reacciones


al estrés dado a un estado de alta y prolongada demanda para el desempeño
de labores o actividades por parte de la persona; Éste último es el de mayor
preocupación para los líderes de las organizaciones dada la marcada influencia
en el desenvolvimiento de las entidades de trabajo, y el que ha generado gran
preocupación en los últimos años para autoridades y organismos
especializados en el área. Del mismo modo, hay que discriminar que ciertas
situaciones no se pueden referenciar como estrés, tales como la presión y los
retos, aunque los mismos suponen estados de hiperactividad y en cierto modo

3
ansiedad, no se considera estrés hasta que la presión deje de ser controlada o
supere los límites de la capacidad de la persona.

¿Cuáles son las causas del estrés laboral?

Según la OMS “una mala organización del trabajo, es decir, el modo en que se
definen los puestos y los sistemas de trabajo, y la manera en que se gestionan”
(Leka, Griffiths y Cox, 2004), por ello es pertinente destacar la importancia del
diseño de la estructura organizacional que contemple la existencia de este mal
que aqueja a gran parte de las empresas en el mundo y en concordancia con
un óptimo diseño para de alguna forma evitar los contratiempos que se puedan
generar. Asimismo, el estrés se produce por una serie de agentes a los que
especialistas han denominado estresores a los que se deben tener en cuenta
en todas las relaciones laborales a las que se sospeche la existencia del mal en
cuestión. Peiró, J. M. (1999) estudió los estresores y propuso 8 categorías: 1)
incluye aquellos relacionados con el ambiente físico, los riesgos ambientales y
las condiciones laborales (ruido, temperatura, espacio disponible, etc.); 2)
dedicada a la organización laboral (turnos, carga de trabajo); 3) se centra en los
contenidos del puesto tales como el control, la complejidad, las oportunidades
para el uso de habilidades, la identidad y el significado de la tarea, el feedback
de la tarea, etc.; 4) dedicada a los estresores de rol (conflicto de rol,
ambigüedad de rol, sobrecarga de rol, etc.); 5) incluye todos los estresores
derivados de las relaciones y las interacciones sociales (relaciones con los
supervisores, los compañeros, los subordinados, los clientes, etc.); 6) dedicada
a los aspectos de desarrollo laboral, tales como el cambio de puesto, las
promociones, y el desarrollo y las transiciones de carrera; 7) toma en
consideración las características de la organización tales como la tecnología
que se tiene que usar, la estructura y el clima social de la organización; y 8)
aborda la relación entre el trabajo y otras facetas de la vida como fuentes de
estrés (los conflictos trabajo-familia y familia-trabajo, etc.). Por todo lo anterior,

4
la categorización realizada por Peiró ilustra los factores generadores de estrés
que se deben tomar en cuenta en todo momento para fortalecer la salud
organizacional como una de las bases solidas para el éxito empresarial, aunque
existan otros modelos para explicar e identificar a los estresores con amplitud
tal y como hace el modelo AMIGO (Análisis Multifacético para la Intervención y
la Gestión Organizacional) (Peiró, 1999b; 2000; Peiró y Martínez Tur, 2008) es
un modelo conceptual para analizar, intervenir, gestionar los cambios
organizacionales a través de la comprensión de las facetas de la Organización,
las cuales se dividen en 5 bloques:

Facetas paradigmáticas y estratégicas, relacionada con el paradigma de la


organización, misión, cultura, visión y es un tema sensible ya que es el que
delinea la forma y los objetivos de la misma;

Facetas duras (“hard”), que corresponde a los recursos económicos,


infraestructura, estructuras, tecnología y el sistema de trabajo; considera al
sistema de trabajo como elemento crítico porque va a delimitar las capacidades
necesarias para cada una de las tareas a realizar por el personal, así como la
tecnología será el soporte para lograr los objetivos con mayor precisión;

Facetas blandas (“soft”), están divididas en 4 facetas: la comunicación y el


clima, las políticas y prácticas de la dirección de recursos humanos, la gestión
organizacional y el capital humano, siendo ésta última el punto central y las
demás son necesarias para contribuir con el desarrollo del capital humano;

Facetas de integración, que comprende el ajuste entre el capital humano y el


sistema de trabajo, y el ajuste del contrato psicológico como muestras de las
satisfacciones de las promesas cumplidas o no entre los relacionados que son
evidentemente los líderes y sus equipos de trabajo;

Resultados organizacionales, divididos en 3 categorías: resultados para el


suprasistema, es decir a la sociedad, clientes o el macroambiente, resultados

5
para el sistema, considerado útil para la supervivencia y cumplimiento de los
objetivos organizacionales y por último resultados para el subsistema, que se
pueden ver en los resultados transaccionales y compensatorios para personas
o grupos de personas.

El Modelo AMIGO ha demostrado su utilidad para el reconocimiento del estrés


laboral, siendo una de las herramientas a disponibilidad de los líderes de las
organizaciones y hacerle frente a los efectos generados por el estrés.

Los efectos o consecuencias del estrés laboral han sido detallados por los
Organismos internacionales orientados a la protección de los trabajadores así
como los dedicados a la salud pública para controlarlo. Según la OMS “El estrés
laboral puede dar lugar a comportamientos disfuncionales y no habituales en el
trabajo y contribuir a la mala salud física y mental del individuo” (Leka, Griffiths y
Cox, 2004).

A continuación se detallan algunos efectos cuando el individuo está sometido a


estrés laboral:

 Angustia e irritabilidad constante


 Incapacidad para concentrase o relajarse
 Tener dificultades para pensar con lógica y tomar decisiones
 Reducción o desaparición del sentido de pertenencia
 Cansancio, depresión e intranquilidad
 Dificultades para conciliar el sueño
 Aparición de problemas físicos graves como: cardiopatías, trastornos
digestivos, aumento de la tensión arterial, jaquecas, trastornos musculo-
esqueléticos
 Disminución de la capacidad inmunológica

6
En Venezuela estos efectos son enunciados en el artículo 73 de la Ley
Orgánica de Prevención, Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo
(LOPCYMAT), como las causas del estrés laboral como una enfermedad
ocupacional y que son objeto de derecho en cualquier acusación provenientes
tanto del El Instituto Nacional de Prevención, Salud y Seguridad Laborales
(INPSASEL) como del propio trabajador ante INPSASEL con consecuencias
como multas, cierres y procesos contenciosos contra los responsables de la
entidad del trabajo. Aunque es irónico que en Venezuela las peores condiciones
de trabajo y estrés laboral se producen con mayor impacto en el sector público
nacional y regional.

En consecuencia, al presentarse alguno o varios de estos síntomas en las


personas del entorno laboral, la organización comienza a producir cambios
negativos como:

 Aumento del ausentismo


 Disminución de la dedicación al trabajo
 Deterioro del rendimiento y la productividad
 Incremento de la tasa de rotación de personal
 Mayor nivel de quejas de usuarios y clientes
 Prácticas laborales pocos seguras y aumento en la tasa de accidentes.

Finalmente, los efectos en las organizaciones van alcanzando progresivamente


todos los espacios de las empresas cuando no se plantean soluciones para su
erradicación o simplemente se deja pasar por alto asociando el problema a
otros factores derivando así estrategias desacertadas que ponen en riesgos en
el mediano plazo la existencia de la organización.

7
CONCLUSIONES

El estrés laboral está catalogado como un problema de salud con


consecuencias importante para los individuos que están sometidos a dicho
estado y que perjudican al mismo tiempo al entorno al cual están circunscritos,
sus causas surgen en los ambientes laborales y es allí en donde sus efectos
pueden ser bastantes perjudiciales ya que hoy en día el tema laboral está
viéndose desde otro perspectiva, más humana, provista de una serie de
complejos elementos personales en las que se requiere un óptimo estado de
salud física y mental, por lo que se debe contemplar y vigilar de que las
presiones no sean excesivas y nocivas para lo cual se requieren revisiones
frecuentes de las estructuras organizacionales y de todo el sistema social de
producción, donde los líderes son una pieza fundamental para la prevención,
control o erradicación del estrés laboral, a través de acciones estratégicas e
integrales orientadas al bienestar empresarial.

8
REFERENCIAS

Arias, F. El proyecto de investigación. Introducción a la metodología


científica. https://es.slideshare.net/vcorreabalza/fidias-g-arias-el-proyecto-de-
investigacin-5ta-edicin-edicin-edicin

Delgado, María. Estrés Laboral. Documentos Divulgativos, Instituto Nacional


de Seguridad e Higiene en el Trabajo. Madrid, España. 2004

Leka, Stavroula; Griffiths, Amanda; Cox, Tom. La Organización del Trabajo y


el estrés. Serie Protección de la Salud de los Trabajadores, N° 2. Publicado por
la Organización de la Salud. 2004.

Ley Orgánica de Prevención, Condiciones y Medio ambiente de Trabajo.


República Bolivariana de Venezuela. Julio 2005.

Hernández Sampieri, Roberto; Fernández Collado, Carlos; Baptista Lucio,


Pilar. Metodología de la investigación.
https://es.scribd.com/doc/38757804/Metodologia-de-La-Investigacion-

Peiro, José M.; Rodríguez, Isabel. Estrés laboral, liderazgo y salud


organizacional. Papeles del Psicólogo, vol. 29, núm. 1, enero-abril, 2008, pp.
68-82. Consejo General de Colegios Oficiales de Psicólogos Madrid, España