Sie sind auf Seite 1von 7

"Año de la lucha contra la corrupción e impunidad"

FACULTAD:
Ingeniería
CARRERA:
Ingeniería Mecánica Eléctrica
CURSO:
Tesis I
TEMA:
La Ciencia, su método y su Filosofía - Mario Bunge

CICLO:
VIIII
DOCENTE:
LLACZA HUANUCO, AYDEE ESTHER

INTEGRANTE:

 Gonzales Quezada Behimer


La ciencia, su método y su filosofía
RESUMEN:
Mario Bunge hace una introducción en su libro La Ciencia su método y su
filosofía diciendo, mientras los animales inferiores solo están en el mundo, el
hombre trata de entenderlo y hacerlo más confortable. En este proceso,
construye un mundo artificial: ese creciente cuerpo de ideas llamado “ciencia”,
que puede caracterizarse como conocimiento racional, sistemático, exacto,
verificable y por consiguiente falible.
Ciencia Formal y Ciencia Fáctica
La lógica y la matemática son racionales, sistemáticos y verificables, pero no
son objetivos, no nos dan informaciones acerca de la realidad: simplemente no
se ocupan de los hechos. Ambos tratan sobre entes ideales, entes que tanto los
abstractos como los interpretados, solo existen en la mente humana. A los
lógicos y los matemáticos no se les da objetos de estudio: ellos construyen sus
propios objetos. La materia prima que emplean no es fáctica, sino que es ideal.
Los números no existen por fuera de nuestro cerebro. La lógica y la matemática
se llaman Ciencias Formales, precisamente porque sus objetos no son cosas ni
procesos, sino que son formas en las que se puede verter un surtido ilimitado de
contenidos, tanto fácticos como empíricos. Esto es, podemos establecer
correspondencias entre esas formas, por una parte, y cosas y procesos
pertenecientes a cualquier nivel de la realidad, por la otra. La física, la química,
la fisiología, la psicología, la economía y demás ciencias, recurren a la
matemática empleándola como herramienta para representar las complejas
relaciones que se encuentran entre los hechos, entre los diversos aspectos de los
hechos. Estas ciencias interpretan las formas ideales en términos de hechos y de
experiencias.
El significado fáctico o empírico que se les asigna a objetos formales, no es una
propiedad intrínseca de los mismos. De esta manera, las ciencias formales jamás
entran en conflicto con la realidad. Esto explica la paradoja que, siendo formales
se “aplican” a la realidad. En rigor, no se aplican, sino que se emplean en la vida
cotidiana y en las ciencias fácticas a condición de que se les superpongan reglas
de correspondencia adecuadas. La lógica y la matemática establecen contacto
con la realidad a través del puente del lenguaje, tanto el ordinario como el
científico.
En consecuencia, tenemos así una primera gran división de las ciencias: en
formales (o ideales) y fácticas (o materiales). Esta ramificación preliminar tiene
en cuenta el objeto o tema de las respectivas disciplinas; también da cuenta de
la diferencia de especie entre los enunciados que se proponen establecer las
ciencias formales y las fácticas: Mientras que los enunciados formales consisten
en relaciones entre signos, los enunciados de las ciencias fácticas se refieren (en
su mayoría) a entes extracientíficos, a sucesos y procesos. La división también
tiene en cuenta el método por el cual se ponen a prueba los enunciados
verificables: las ciencias formales se contentan con la lógica para demostrar sus
teoremas; en cambio las ciencias fácticas necesitan de la observación y o el
experimento. Las ciencias fácticas tienen que mirar las cosas y deben procurar
cambiarlas deliberadamente para intentar descubrir en cierta medida sus
hipótesis que se adecuan a los hechos.
Las ramas de la matemática y la lógica son ciencias deductivas. El proceso
constructivo se limita a la formación de los puntos de partida (axiomas). En
matemática la verdad consiste en la coherencia del enunciado dado con un
sistema de ideas admitido previamente; por esto, la verdad matemática no es
absoluta, sino que es relativa a ese sistema (una proposición que es válida en
una teoría puede dejar de ser lógicamente verdadera en otra teoría). Aun así, tan
solo las conclusiones (teoremas) tendrán que ser verdaderas: los axiomas
mismos pueden elegirse a voluntad. Se debe respetar la coherencia lógica, es
decir no violar las leyes del sistema de lógica que se ha convenido usar.
En las ciencias fácticas, es diferente. En primer lugar, no emplean símbolos
vacíos (variables lógicas), sino tan sólo símbolos interpretados. En segundo
lugar, la racionalidad (es decir, la coherencia con un sistema de ideas aceptado
previamente) es necesaria pero no suficiente para los enunciados fácticos.
Además de la racionalidad, los enunciados de las ciencias fácticas deben ser
verificables en la experiencia; ya sea indirectamente (en el caso de las hipótesis
generales) como directamente (en el caso de las consecuencias singulares de las
hipótesis). Únicamente después que haya pasado las pruebas de la verificación
empírica podrá considerarse que un enunciado es adecuado a su objeto, o sea,
que es verdadero y, aun así, hasta nuevo aviso. Por esto es ue el conocimiento
fáctico verificable se llama a menudo ciencia empírica.
La coherencia es necesaria pero no suficiente en el campo de las ciencias de
hechos: para afirmar que un enunciado es verdadero, se requieren datos
empírica. En última instancia, solo la experiencia puede decirnos si una
hipótesis es adecuada o no. Esto es porque si se busca la comprensión y el
control de los hechos, debe partirse de la experiencia. Pero la experiencia no
garantizará que la hipótesis en cuestión sea la única verdadera: sólo nos dirá que
es probablemente adecuada (sin por eso excluir la posibilidad de que un estudio
ulterior pueda dar mejores aproximaciones). El conocimiento fáctico, aunque
es racional, es esencialmente probable.
Las ciencias formales demuestran o prueban, las ciencias fácticas verifican. La
demostración es completa y final, la verificación es incompleta y por ello
temporaria. La naturaleza misma del método científico impide la confirmación
final de las hipótesis fácticas. Mientras las teorías formales pueden ser llevadas
a un estado de perfección (o estancamiento), los sistemas teóricos relativos a
los hechos son esencialmente defectuosos, cumplen así la condición necesaria
para ser perfectibles. El estudio de las ciencias fácticas puede inducirnos a
considerar el mundo como inagotable, y al hombre como una empresa
inconclusa e interminable. Las diferencias de método, de tipo de enunciados y
referentes entre las ciencias formales y las fácticas impiden que se las examine
en conjunto.
En lo que sigue nos concentraremos en la ciencia fáctica (ciencias de la
naturaleza y de la sociedad en su estado actual). Los rasgos esenciales del tipo
de conocimiento que alcanzan las ciencias de la naturaleza y de la sociedad son
la racionalidad y la objetividad. Por conocimiento racional se entiende: a) que
está constituido por conceptos, juicios y raciocinios (y no por sensaciones,
imágenes, pautas de conducta, etc.); b) que esas ideas pueden combinarse de
acuerdo con algún conjunto de reglas lógicas, con el fin de producir nuevas
ideas (inferencia deductiva); y c) que esas ideas no se amontonan caóticamente
o simplemente en forma cronológica, sino que se organizan en sistemas de
ideas, es decir en conjuntos ordenados de proposiciones (teorías). Por
conocimiento objetivo se entiende: a) que concuerda aproximadamente con su
objeto, es decir que busca alcanzar la verdad fáctica; y b) que verifica la
adaptación de las ideas a los hechos recurriendo a un intercambio con los hechos
(observación y experimento), intercambio que es controlable y hasta cierto
punto reproducible. La racionalidad y la objetividad están íntimamente
soldados.
Principales características de la ciencia fáctica:
1) El conocimiento científico es fáctico: Parte de los hechos. Intenta describir
los hechos tal cual son, independientemente de su valor emocional o comercial.
Los enunciados fácticos confirmados se llaman usualmente “datos empíricos”:
se obtienen con ayuda de teorías y son materia prima de la elaboración teórica.

2) El conocimiento científico trasciende los hechos: Descarta hechos, produce


nuevos hechos y los explica. La investigación científica no se limita a los hechos
observados, rechaza el grueso de los hechos percibidos por ser un montón de
accidentes. Los científicos seleccionan los que consideran que son relevantes,
controlan hechos y en lo posible los reproducen.
3) La ciencia es analítica: La investigación científica aborda problemas
circunscriptos, uno a uno y trata de componerlo todo en elementos. La
investigación científica trata de entender toda situación total en términos de sus
componentes, intenta descubrir los elementos que componen cada totalidad, y
las interconexiones que explican su integración.

4) La investigación científica es especializada: Una consecuencia del enfoque


analítico de los problemas es la especialización. No obstante, la unidad del
método científico, su aplicación depende del asunto. La especialización no ha
impedido la formación de campos interdisciplinarios, tales como la biofísica, la
psicología social, la cibernética, etc.

5) El conocimiento científico es claro y preciso: Sus problemas son distintos,


sus resultados son claros. El conocimiento ordinario, en cambio usualmente es
vago e inexacto. El conocimiento científico procura la precisión, nunca está
enteramente libre de vaguedades, pero se las ingenia para mejorar la exactitud;
nunca está libre de errores, pero posee una técnica para encontrar errores y sacar
provecho de ellos

6) El conocimiento científico es comunicable: No es inefable, sino que es


expresable, no es privado, sino que es público. La comunicabilidad es posible
gracias a la precisión, y es a su vez una condición necesaria para la verificación
de los datos empíricos y de las hipótesis científicas.
7) El conocimiento científico es verificable: Debe aprobar el examen de la
experiencia. El test de las hipótesis fácticas es empírico, es decir observacional
o experimental. Las técnicas de verificación evolucionan en el curso del tiempo,
sin embargo, siempre consisten en poner a prueba consecuencias particulares
de hipótesis generales

8) La investigación científica es metódica: Una no es errática sino planeada.


Los investigadores no tantean en la oscuridad: saben lo que buscan y cómo
encontrarlo. El planeamiento de la investigación no excluye el azar; sólo que, a
hacer un lugar a los acontecimientos imprevistos es posible aprovechar la
interferencia del azar y la novedad inesperada
9) El conocimiento científico es sistematico: Una ciencia no es un agregado
de informaciones inconexas, sino un sistema de ideas conectadas lógicamente
entre sí. Todo sistema de ideas caracterizado por cierto conjunto básico (pero
refutable) de hipótesis peculiares, y que procura adecuarse a una clase de
hechos, es una teoría. Todo capítulo de una ciencia especial contiene teorías o
sistemas de ideas que están relacionadas lógicamente entre sí, esto es, que están
ordenadas mediante la relación "implica". Esta conexión entre las ideas puede
calificarse de orgánica, en el sentido de que la sustitución de cualquiera de las
hipótesis básicas produce un cambio radical en la teoría o grupo de teorías.
10) El conocimiento científico es general: El científico se ocupa del hecho
singular en la medida en que éste es miembro de una clase o caso de una ley;
más aún, presupone que todo hecho es clasificable y legal. No es que la ciencia
ignore la cosa individual o elbusca leyes de la naturaleza y de la sociedad, y las
aplica. El conocimiento científico inserta los hechos singulares en pautas
generales llamadas “leyes naturales” o “leyes sociales”.
11) El conocimiento científico es legal: busca leyes (de la naturaleza y de la
cultura) y las aplica. El conocimiento científico inserta los hechos singulares en
pautas generales llamadas "leyes naturales" o "leyes sociales". Tras el desorden
y la fluidez de las apariencias, la ciencia fáctica descubre las pautas regulares
de la estructura y del proceso del ser y del devenir. En la medida en que la
ciencia es legal, es esencialista: intenta legar a la raíz de las cosas. Encuentra la
esencia en las variables relevantes y en las relaciones invariantes entre ellas.
Hay leyes de hechos y leyes mediante las cuales se pueden explicar otras leyes.
El principio de Arquímedes pertenece a la primera clase; pero a su vez puede
deducirse de los principios generales de la mecánica; por consiguiente, ha
dejado de ser un principio independiente, y ahora es un teorema deducible de
hipótesis de nivel más elevado.
12) La ciencia es explicativa: intenta explicar los hechos en términos de leyes,
y las leyes en términos de principios. Los científicos no se conforman con
descripciones detalladas, procuran responder a porqués. La ciencia deduce
proposiciones relativas a hechos singulares a partir de leyes generales, y deduce
las leyes a partir de enunciados aún más generales (principios
13) El conocimiento científico es predictivo: trasciende la masa de los hechos
de experiencia, imaginando como puede haber sido el pasado y como podrá ser
el futuro. La predicción es, en primer lugar, una manera eficaz de poner a prueba
las hipótesis, pero también es la clave del control o aún de la modificación del
curso de los acontecimientos. La predicción científica se funda sobre leyes y
sobre informaciones fidedignas relativas al estado actual o pasado de cosas.
14) La ciencia es abierta: No reconoce barreras a priori que limiten el
conocimiento. Si un conocimiento fáctico no es refutable en principio, entonces
no pertenece a la ciencia sino a algún otro campo. La ciencia carece de axiomas
evidentes, la ciencia no es un sistema dogmático y cerrado sino controvertido y
abierto.
15) La ciencia es útil: Porque busca la verdad, la ciencia es eficaz en la
provisión de herramientas para el bien y para el mal. La utilidad de la ciencia es
una consecuencia de su objetividad. Es cosa de los técnicos emplear el
conocimiento científico con fines prácticos y los políticos y empresarios son los
responsables de que la ciencia y la tecnología se empleen en beneficio de la
humanidad.

En resumen, la ciencia es valiosa como herramienta para domar la naturaleza y


remodelar a la sociedad, es valiosa en sí misma, como clave para la
inteligencia del mundo, y es eficaz en el enriquecimiento, la disciplina y la
liberación de nuestra mente.