Sie sind auf Seite 1von 4

Lope de Rueda. Los pasos.

1. Los géneros breves.


El gran género breve es el entremés. Un paso y un entremés son lo mismo,
pero con distinto nombre. Se llamaban pasos en el siglo XVI y más tarde se
pasaron a llamar entremeses.
En el siglo XVII se incorporan los géneros breves a las comedias de la
época. Así, en una sola obra había:
 Una loa: monólogo cómico breve que capta la benevolencia del
público (captatio benevolentia), animándolo y conectándolo con el
espectáculo. No tiene nada que ver con la obra (tipo Eva Hache en
el club de la comedia).
 Un entremés: ocurre entre el primer y el segundo acto. No tiene
por qué tener que ver con la obra. Da variedad con un elemento
cómico, muchas veces se usaban para atraer al público, la gente iba
al entremés más que a la obra que se representa.
 Jácara: entremés de personajes barriobajeros (de jaque),
chulos y con un ambiente prostibulario.
 Mojiganga: entremés con música y personajes vistosos. Se
usaba mucho en palacios, participaba el público, que ya
venía vestido.
 Un baile o entremés bailado: ocurre entre el segundo y tercer acto.
Es un baile que muchas veces cuenta una historia (si la cuenta es
entremés bailado). Era el espacio de las mujeres sobre el escenario,
con un alto contenido erótico.
 Fin de fiesta: salen todos los actores de la compañía a escena, se
hace para que el público se vaya contento.

2. Elementos cómicos en Lope de Rueda.


Los pasos de Lope de Rueda son breves y condensados. Su estructura
correspondería con un chiste largo, sin un desarrollo de trama. Al presentarlos
durante un obra de mayor longitud deben ser lo más breves y condensados
posibles. Esta brevedad temporal le priva de auténtico desarrollo argumental,
dejándolo reducido a la mínima intriga o anécdota desenfadada, de carácter
puramente verbal (comedia más de palabra que de situación). Se reduce por esta
brevedad, a manifestaciones dudosas y movimientos violentos como los insultos,
las discusiones, los golpes, las carreras o las persecuciones. También se presentan
inmediatamente situaciones ridículas o grotescas.
El chisporroteo verbal y la cantidad de gestos sustituyen con eficacia a la
acción propiamente dramática, los efectos escénicos conseguidos prevalecen
sobre los valores literarios.
El éxito o el fracaso de los pasos tiene más que ver con la habilidad
representativa de los actores o comediantes que a la calidad literaria del texto. Su
intención es producir el regocijo, a cualquier precio, entre los espectadores.
Los actores tienen de esta manera gran parte de la carga de que la obra
salga bien. En general adoptaban el papel de uno de los personajes tipificados,

Olafur Ketill Gudrunarson Literatura dramática: Los pasos


similarmente a la comedia del arte, donde principalmente hacen éste, que es en el
que destacan.
Las fuentes de la comicidad de los pasos determinan sus características:
primaria, ingenua y también tosca y hasta brutal. La risa brota de observar la
desgracia, la ignorancia o las necesidades elementales de una persona dramática
(el simple), con la que el público se identifica.
También aparece la risa del conocimiento de la simpleza e ingenuidad de
algunas figuras cómicas. Permiten que el espectador se sienta superior a los
personajes bobos que aparecen en escena.
En los pasos de Lope de Rueda tiene también mucha importancia la parte
musical, ya que su primera mujer era bailarina, estaba en la compañía de Lope de
Rueda y suponemos que bailaría en las actuaciones.

3. El simple y el engañador en los pasos. Los personajes tipificados.


La corta duración de los pasos afecta también a los personajes, reduciendo
el número al mínimo. En general hay tres o cuatro (bobo y engañador más extras).
Son todo personajes tipo ya conocidos en la época que, aunque poco
desarrollados, están muy bien construidos.
Los personajes de los pasos son todos extraídos de las capas más bajas de
la sociedad (criados, lacayos, pajes) incluyendo también ladrones y rufianes. El
amo aparece solamente como contraposición al criado.
El protagonismo recae en este tipo de personajes humildes, sobre los cuales
se centra la acción y la historia de lo que ocurre. Al durar poco no se desarrolla
mucho su personalidad, pero tienen un diseño muy acertado, que da lugar a una
buena deformación de la personalidad humana. Una parte del diseño viene en el
nombre de los personajes, muchos tienen nombres de sustantivo común y otros
tienen nombres típicos de la época (los más utilizados).
 El simple: este tipo de personaje no viene condicionado por su condición
social o profesional, si no por su psicología. Coincide con la figura del
bobo en el teatro contemporáneo. Constituye la figura clave de la
comicidad de los pasos. Su cortedad mental y torpeza verbal encajan
perfectamente en el ritmo de los pasos. Es tan crédulo que es fácil
engañarlo y explotarlo, convirtiéndolo así en víctima de la maldad ajena.
Su necedad muchas veces entorpece las relaciones entre otros,
perjudicando así a cuantos le rodean.
 El engañador: al igual que el simple, su clase social es independiente, lo
importante es su inteligencia y su rapidez mental. Utiliza al simple para su
beneficio, y se basa en su habilidad con la palabra y manejando a las
personas. Es un gran contraste con el simple y provoca las situaciones
cómicas cuando lo utiliza y las cosas no salen bien. Es una de las claves
de la comedia de contrastes entre los personajes. Se aprovecha de la
situación y de todo el que puede.

4. Lenguaje y estructura.
Todos los pasos están escritos en prosa. La adopción y uso regular de la
prosa supuso una innovación, respecto a la tradición en los entremeses de la época.

Olafur Ketill Gudrunarson Literatura dramática: Los pasos


Esto es una forma de mostrar la diferencia entre el lenguaje alto que utilizan
personajes de clase alta y el lenguaje coloquial o de la calle.
El principal rasgo del estilo lingüístico de los pasos radica en la forma en
la que se ajusta a la condición de los personajes y a la índole de las situaciones, la
manera en que cada personaje tipo emplea el lenguaje de una manera u otra más
acercada y adecuada a la realidad.
El mérito de Lope de rueda no está tanto en la belleza o la estructura del
lenguaje como en la adaptación a las necesidades comunicativas y expresivas de
los personajes de baja condición social y cultural. Los diálogos son vivos y
espontáneos, dotándoles de un realismo importante.
Las comparaciones que hacen los personajes, basadas en realidades
cotidianas, llegan en ocasiones a alcanzar un carácter ridículo y grotesco,
acentuando la intención de los pasos de hacer de ellos un chiste.
También aparece en ocasiones que tras el parlamento de un personaje, el
interlocutor se apodera de una palabra o parte de lo que dice y lo repite. Hay un
empleo escaso de cambios de una palabra por otra y juegos verbales (muy
habituales en la época) para facilitar la comprensión del público y la sencilla
asimilación.
Las confusiones en el habla del simple son mentales antes que lingüísticas.
Así, no suele equivocarse con las palabras, si no que cambia el destinatario del
mensaje que ha de transmitir, lo repite equivocadamente por fallos de memoria o
lo olvida. Es ahí donde vienen las vacilaciones, los titubeos y las incongruencias.
El personaje que se equivoca es frecuentemente corregido por otro que se cree
más inteligente o lo es.
Los pasos muestran diferentes modalidades de lengua según la clase social
y la procedencia del personaje interlocutor. Se establecen diferencias entre
personajes como los criados y otros como el estudiante o el amo. Además, se
recurre con frecuencia a la inclusión de frases hechas.
Una cosa interesante de los pasos es el hecho de la falta de acotaciones y
anotaciones, esto se debe al hecho de que se creaban para ser representados y los
textos fueron transcritos y recopilados tras su muerte.

5. Valores actuales de los pasos.


Lope de Rueda es considerado el creador del entremés propiamente dicho
que se iría desarrollando a lo largo del próximo siglo. Ya antes habían aparecido
pequeñas escenas cómicos en representaciones teatrales largas. Evoluciona el
género y lo lleva a su cumbre.
Al adoptar la prosa por el verso se le considera el creador del entremés.
Supera todas las manifestaciones anteriores, que se pasan a considerar como
épocas de perfeccionamiento del género. La prosa permite desarrollar y potenciar
los grandes rasgos que caracterizan los pasos.
Tuvo además mucha influencia posteriormente, dejando en herencia a los
siguientes entremesistas, no solamente un surtido de historias infalibles para
obtener carcajadas, sino también un modelo de diálogo de los personajes.

Olafur Ketill Gudrunarson Literatura dramática: Los pasos


Uno de los grandes legados que nos dejan hoy en día los pasos de Lope de
Rueda es el cuadro de la sociedad que se establece. Podemos ver el lenguaje
utilizado en la época, lo que se hacía y cómo vivían las personas de España en el
s. XVI. Esta imagen de la sociedad nos ayuda a hacernos una idea más clara de la
época y los estamentos sociales, además del castellano usado en la época.
Hoy en día se siguen representando algunos de estos pasos, al tener más
importancia como interpreten los actores que el texto en sí. Por ello se modifican
los textos y sigue funcionando igualmente si la compañía, los autores y el director
hacen un trabajo correcto con él.

Olafur Ketill Gudrunarson Literatura dramática: Los pasos