Sie sind auf Seite 1von 2

Martillo mecánico

Un martillo mecánico, también denominado martillo rompe pavimentos, es una máquina,


generalmente de uso profesional, que es utilizada con objeto de demoler pavimentos,
realizar agujeros de grandes dimensiones o demoler construcciones de diversa índole.

Existen tres tipos, neumáticos, hidráulicos y eléctricos.

Efectos de su uso sobre la salud

El ruido que ocasiona, puede llegar a los 100 decibelios a 2 metros, constituye un riesgo de
pérdida auditiva por uso continuado. El síntoma principal es el tinnitus. En el caso de que
sea un martillo manual, el operario debe llevar orejeras anti ruido de seguridad. El otro
riesgo consiste en posibles fallos circulatorios en las manos y hombros si se está expuesto
mucho rato al mismo, sobre todo en los dedos, debido a las continuas vibraciones a las
que éstas se ven sometidas.

Martillos neumáticos

El martillo neumático es un taladro percutor portátil que basa su funcionamiento en


mecanismos de aire comprimido. Realmente funciona como un martillo, pues no agujerea
sino que percute la superficie con objeto de romperla en trozos.

Sus partes principales son:

 La empuñadura. Con válvula de mando de aire y a la que se conecta la manguera.

 El distribuidor. Regula el mando de aire y lo envía por uno y otro lado del émbolo
 El cilindro. En el que se localiza y por el que se desplaza el émbolo, que golpea la
cabeza de la herramienta situada en el extremo inferior del martillo y con la que se
está trabajando.

Su uso sobre superficies verticales (v. gr. paredes) no es práctico: resulta difícil mantener
en posición horizontal el aparato, de masa generalmente elevada, y se pierde la ventaja de
que su propio peso lo mantenga apoyado.

Suele ser manejado por una sola persona. La fuente de poder es un equipo compresor,
independiente, capaz de suministrar un volumen de aire comprimido adecuado a la
herramienta

Martillos hidráulicos

Un martillo hidráulico se basa en los mismos principios que un martillo neumático pero se
acciona a través de un fluido especial, denominado "fluido hidráulico", circulando a
presiones elevadas. Suele ser de grandes dimensiones y debe ser, generalmente, acoplado
a una excavadora o tractor.

Son ampliamente usados en construcción y demolición. También se usan en minería, pues


se pueden operar en paredes verticales y son ampliamente recomendados por el margen
de seguridad que proporcionan.