Sie sind auf Seite 1von 6

La importancia de la Iglesia en la sociedad Medieval

En Occidente, la Iglesia se vinculó estrechamente a la sociedad feudal; la misma Iglesia era


un gran poder feudal, pues poseía la tercera parte de la propiedad territorial del mundo
católico y entre otras cosas, tenía derecho al diezmo, que era le décima parte de las
cosechas de toda la gente.

En la Edad Media, la Iglesia Cristiana tuvo un rol decisivo. Fue la única institución que logró
ejercer su poder a lo largo de una Europa fragmentada políticamente.

La vida cotidiana en la Edad Media y la forma de pensar de nobles y campesinos estaban


muy influenciados por los principios y creencias de la Iglesia Cristiana. Como consecuencia
de esto, las acciones de la gente se hallaban estrechamente ligadas a las normas
religiosas.

La Iglesia era al mismo tiempo el centro de la vida intelectual. Desde este rol preeminente,
posibilitó el afianzamiento de una particular interpretación del mundo, diseñado y ordenado
según los designios Dios.

Se cristalizó así una mentalidad medieval basada en preceptos religiosos que perduró
durante siglos.

Ya hemos dicho como la Iglesia en la Edad Media tenía mucho poder. El principal motivo lo
encontramos en su riqueza, y como no, en una clara organización, así como en la
importancia cultural, y en la influencia sobre la vida social. La iglesia se contraponía al
desorden, la ignorancia y la violencia de la sociedad feudal. Todos los miembros de la
Iglesia conformaban el clero, que se dividía en dos: el clero secular y el clero regular. El jefe
espiritual de todos era el Papa.

EL CLERO SECULAR

El clero secular eran aquellos miembros de la Iglesia que vivían en el mundo, mezclados
con los laicos: el Papa, los arzobispos, los obispos y los párrocos.

Los párrocos eran los que estaban al mando y regulaban pequeños distritos
llamados parroquias. Varias parroquias formaban una diócesis, cuyo jefe era un obispo, y
varias diócesis formaban una arquidiócesis, dirigida por un arzobispo.

EL CLERO REGULAR

A partir del siglo VI se organiza en Occidente el clero regular. Sus miembros son aquellos
que optaron por aislarse del mundo y vivir en monasterios regidos por un abad. Seguían,
además unas reglas específicas. Su regla se basaba en el lema ora et labora, es decir, reza
y trabaja.

En Occidente, el monacato lo inició San Benito de Nursia, quien fundó la orden benedictina,
la cuál obligó a sus miembros a cumplir votos de obediencia, castidad y pobreza. La regla
de San Benito fue respaldada por el Papado.
Esta época fue un momento por el cual la Iglesia tuvo un papel dominante dentro de la

sociedad feudal, siendo uno de los elementos más importantes que era la gran depositaria

del saber y la cultura. En primer lugar, debemos de enmarcar el lugar que vamos a estudiar,

siendo esta Europa occidental, la cual en el siglo XI podemos decir que en su mayoría era

cristiana. Solo hablaremos de Occidente, pues en Oriente encontraremos en el año 1054 el

cisma con la Iglesia bizantina, dando origen a la Iglesia Ortodoxa. descubriendo por qué

este órgano religioso empezó a tener tanto poder durante el medievo. Tenemos que tener

en cuenta que la Iglesia, desde un primer momento, fue obteniendo tierras debido a las

donaciones de las familias cristianas, las cuales en muchas ocasiones buscaban la

redención de sus pecados “pagando una cuota”. Por otro lado, era muy normal que muchos

hijos de nobles ingresaran en la Iglesia o en las órdenes monásticas, aportando en su

ingreso un número de tierras o rentas.

Todo esto, al ser una organización en la cual no se hacían reparticiones, hacía que fuera
creciendo y que cada monasterio, convento, parroquia o archidiócesis fueran teniendo cada
vez más poder sobre el resto de la sociedad. De hecho, no es raro ver en muchos libros la
denominación de la Iglesia medieval como la de señores feudales, pues al fin y al cabo
estos tenían feudos, los cuales eran trabajados por campesinos.
Por otro lado, hemos mencionado con anterioridad que eran los que guardaban el saber, ya
que eran los únicos que sabían leer y escribir y, por tanto, todos los documentos del pasado
se conservaban en sus bibliotecas. Del mismo modo, en un principio, hasta la aparición de
la burocracia palaciega, fueron los que redactaban los contratos de arrendamiento e incluso
los testamentos, como cualquier otro documento necesario, es decir, todo el mundo debía
de acudir a ellos para obtener dichos productos.
Por último, también debemos de tener en cuenta que el miedo a no llegar al paraíso en la
vida futura era tal que toda la sociedad estaba supeditada a los designios de la Iglesia,
realizando las tareas en relación a los horarios de los monjes. Todo lo que se saliera de la
norma habitual, estaba mal visto por la sociedad y, por tanto, podía ser condenado por la
Iglesia.
Se conoce como suelo la parte superficial de la corteza terrestre,
conformada por minerales y partículas orgánicas producidas por la acción
combinada del viento el agua y procesos de desintegración orgánica.
El suelo es la parte superficial de la corteza terrestre, biológicamente activa, que proviene de la
desintegración o alteración física y química de las rocasy de los residuos de las actividades
de seres vivos que se asientan sobre ella.

Los suelos no siempre son iguales cambian de un lugar a otro por razones
climáticas y ambientales.

El suelo está formado por varios componentes: rocas, arena, arcilla,


humus o materia orgánica en descomposición, minerales y otros
elementos en diferentes proporciones.

El conjunto de alteraciones que sufren las rocas, hasta llegar a constituir


el suelo, se denomina, meteorización; proceso que consiste en el deterioro
y la transformación que se produce en la roca al fragmentarse por acción
de factores físicos, químicos, biológicos y geológicos.

Factores físicos: las grandes rocas sometidas a la acción del hielo, la lluvia,
los vientos, las variaciones de temperatura y muchos otros factores, se
rompen, formando rocas cada vez más pequeñas.

Factores químicos: los minerales de las rocas, al entrar en contacto con el


agua o el aire, se disuelven o se oxidan, dando origen a sustancias con
propiedades diferentes a las de los minerales primitivos.

Entre las piedras del suelo, se fue infiltrando el agua y el aire. El agua
comenzó a disolver diferentes materiales, a mezclarlos, y el oxígeno del
aire, a su vez, inició su oxidación logrando, entre ambos, una lenta
descomposición de las rocas y la formación de nuevos compuestos de
pequeño tamaño y espesor. En esta etapa de meteorización, las rocas
sufrieron cambios químicos.

Factores biológicos: los animales y plantas hacen que las rocas se


fragmenten en trozos más pequeños, por la presión de las raíces de las
plantas al crecer y por la acción de los animales al excavar; estos restos
de animales y plantas a través del tiempo después de un proceso largo de
descomposición, forman lo que se llama humus.

El Humus: no es mas que materia orgánica en descomposición que se


encuentra en la capa superficial de la corteza terrestre como consecuencia
de la descomposición de restos de vegetales y animales muertos.

Mientras más humus se encuentre en un terreno más fértil es.¹

El proceso de formación del suelo se resume en 5 pasos:

1-Roca madre; 2-Acción mecánica (cambios de temperatura, hielo, etc.);


3-Acción química del agua y de sus sales minerales; 4-Acción de los seres
vivos; 5-Acción conjunta de todos las materias orgánicas e inorgánicas.²

Según el proceso de formación, el suelo puede ser:


 Sedimentario. En este tipo de suelo, las partículas se formaron en un lugar
diferente, y fueron transportadas y se depositaron en otro emplazamiento;
 Residual. Este suelo se ha formado por la meteorización de las rocas en el
mismo local donde ahora se encuentra, con escaso o nulo desplazamiento
de las partículas;
 Relleno artificial. Estos son construidos por el hombre para los más
diversos fines.³