Sie sind auf Seite 1von 69

1

EL AJÍ DULCE (Capsicum annuum) COMO ALTERNATIVA DE PRODUCCIÓN


AGRÍCOLA SOSTENIBLE EN EL CORREGIMIENTO DE CARACOL – TOLUVIEJO,
DEPARTAMENTO DE SUCRE.

TRABAJO FINAL DE GRADO

JHON CRISTHIAN FERNÁNDEZ LIZARAZO M.Sc.

DIRECTOR TRABAJO DE GRADO

ANDRÉS FELIPE MONTES HERNÁNDEZ

UNIVERSIDAD DE LA SALLE

FACULTAD DE CIENCIAS AGROPECUARIAS

INGENIERÍA AGRONÓMICA

El Yopal, Agosto de 2017


2

AGRADECIMIENTOS

Agradezco primero que todo a Dios, quien ha sido mi principal guía y fuente de fortaleza para

alcanzar las metas propuestas. A la Universidad de la Salle por la oportunidad que me ha brindado para

formarme como ingeniero agrónomo lasallista. A la fundación Aurelio Llano Posada, por ser ese ente que

ha impulsado mis estudios a partir de su apoyo económico. A la plantilla de docentes y personal

administrativo de la Universidad por su valioso acompañamiento, apoyo y sacrificio constante al cumplir

su deber. A la oficina de proyectos productivos y filantropía, por el valioso apoyo, acompañamiento y

gestión de recursos. A mi familia, por ser ese motor anímico que me ha traído a este punto de mi vida.

Finalmente a mis compañeros, amigos y colegas de estudio, quienes han sido parte fundamental de la

formación integral que he obtenido a lo largo de estos años de formación superior de calidad.
3

TABLA DE CONTENIDO

1. INTRODUCCIÓN................................................................................................................................................................. 7
2. OBJETIVOS .......................................................................................................................................................................... 8
2.1. General ......................................................................................................................................................................... 8
2.2. Específicos .................................................................................................................................................................... 8
3. PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA ............................................................................................................................ 9
4. JUSTIFICACIÓN ............................................................................................................................................................... 10
5. LOCALIZACIÓN Y CARACTERIZACIÓN DEL SITIO DE IMPACTO ................................................................... 11
5.1. Caracterización de la zona del proyecto .................................................................................................................. 11
5.2. Caracterización socioeconómica ............................................................................................................................... 12
5.3. Caracterización social ............................................................................................................................................... 12
6. COMPONENTE DE INGENIERÍA AGRONÓMICA .................................................................................................... 14
6.1. Material vegetal ......................................................................................................................................................... 14
6.2. Requerimientos edafoclimáticos ............................................................................................................................... 15
6.3. Preparación del terreno, vivero y siembra .............................................................................................................. 16
6.4. Plan de manejo de recursos hídricos ........................................................................................................................ 17
6.5. Plan de manejo de la fertilización ............................................................................................................................ 21
6.6. Plan de manejo integrado de plagas, enfermedades y arvenses ............................................................................. 24
6.7. Cosecha y postcosecha ............................................................................................................................................... 31
7. COMPONENTE DE INVESTIGACIÓN .......................................................................................................................... 35
7.1. Título de la investigación .......................................................................................................................................... 35
7.2. Revisión de literatura ....................................................................................................¡Error! Marcador no definido.
7.3. Metodología................................................................................................................................................................ 35
7.4. Análisis y discusión de resultados ............................................................................................................................ 37
7.5. Conclusiones de la investigación............................................................................................................................... 43
8. COMPONENTE DE LIDERAZGO SOCIAL, POLÍTICO Y PRODUCTIVO ............................................................ 44
8.1. Descripción de impactos ............................................................................................................................................ 44
8.2. Cuantificación del componente ................................................................................................................................ 45
9. COMPONENTE DE EMPRESARIZACIÓN DEL CAMPO .......................................................................................... 47
9.1. Importancia económica del cultivo .......................................................................................................................... 47
9.2. Comercialización ....................................................................................................................................................... 52
9.3. Análisis financiero y flujo de caja ............................................................................................................................ 54
9.4. Identificación de nuevos proyectos de emprendimientos ....................................................................................... 58
9.5. Identificación de aliados para nuevos emprendimientos ........................................................................................ 58
9.6. Evaluación de la continuidad del proyecto productivo .......................................................................................... 59
10. CONCLUSIONES .......................................................................................................................................................... 60
11. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS.......................................................................................................................... 61
4

ÍNDICE DE FIGURAS

Figuras 1: toma satelital corregimiento de Caracol, Toluviejo.. ................................................................ 11

Figuras 2: Registro diario de precipitaciones del mes de Septiembre en el municipio de Toluviejo.. ...... 18

Figuras 3: Especificaciones del sistema de riego por goteo presurizado instalado en el cultivo. .............. 20

Figuras 4: Condición volumétrica ideal de un suelo para el normal crecimiento de las plantas. .............. 22

Figuras 5: Descripción sistema suelo-planta según Friedy Brooshart. ...................................................... 22

Figuras 6: Procedimiento para la producción de ají molido. ..................................................................... 33

Figuras 7: Cronograma de cosecha ejecutado en el presente proyecto. ..................................................... 34

Figuras 8: Diagrama del proceso de investigación. ................................................................................... 35

Figuras 9: Comportamiento histórico de la producción de ají en Colombia.............................................. 48

Figuras 10: Comportamiento histórico de rendimiento de ají en Colombia. ............................................. 49

Figuras 11: Distribución departamental del cultivo de ají dulce en Colombia. ......................................... 50

Figuras 12: Rendimiento histórico del cultivo de ají en el departamento de Sucre. .................................. 51

Figuras 13: Precios de compra a los productores fijados en los mercados objetivos del proyecto. .......... 52

Figuras 14: Registro de precios durante la fase de comercialización del presente trabajo. ....................... 54

Figuras 15: Máxima tasa de interés compuesto para el presente trabajo. .................................................. 57

Figuras 16: Presupuesto aprobado para el presente proyecto. ................................................................... 59


5

ÍNDICE DE TABLAS

Tabla 1: índice de necesidades Básicas Insatisfechas del municipio de Toluviejo .................................... 13

Tabla 2: Entradas, actividades y salidas de la Ingeniería agronómica como sistema ................................ 14

Tabla 3: Clasificación taxonómica del ají dulce ........................................................................................ 15

Tabla 4: Cantidades de sales a emplear en el plan de fertirrigación para el cultivo de ají dulce ............... 24

Tabla 5: Insectos que atacan el cultivo de ají dulce ................................................................................... 27

Tabla 6: Enfermedades que afectan el cultivo de ají dulce ........................................................................ 29

Tabla 7: Arvenses que se presentan en el cultivo de ají dulce ................................................................... 31

Tabla 8: Distribución aleatoria de tratamientos y valor asignado para éstos ............................................. 36

Tabla 9: Análisis de varianza de los datos colectados ............................................................................... 37

Tabla 10: Comparación de medias entre tratamientos ............................................................................... 38

Tabla 11: Indicadores económicos del proyecto ........................................................................................ 56


6

ÍNDICE DE ANEXOS

Anexo 1 Resultados análisis de suelo ......................................................................................................... 66

Anexo 2: Plan de fertirrigación para el cultivo de ají en el presente proyecto ........................................... 67

Anexo 3 Trampas de melaza para atracción de abejas ............................................................................... 67

Anexo 7: Costal para empacar el producto y comercializar ....................................................................... 68

Anexo 8: Pluviómetro instalado en el lote de investigación ....................................................................... 68

Anexo 9: Actividades de extensión para educación agrícola ..................................................................... 69

Anexo 10: Cultivos tradicionales en la zona y semilleros para nuevos cultivos de ají dulce ..................... 69

Anexo 11: Evaluación de indicadores sociales en el presente proyecto ........ ¡Error! Marcador no definido.
7

1. INTRODUCCIÓN

La producción agrícola en Colombia, ha estado basada, durante muchos años, en

actividades convencionales que van en detrimento de la armonía ambiental; principalmente, con

la ejecución de labores como la aplicación desmedida e irracional de agua y, de sustancias

agroquímicas, de elevado grado de toxicidad (categoría toxicológica I y II), para el control de

plagas en los cultivos. Esto, según lo citado por Betancur, L. (2013). Se da a partir del año 1965,

fecha en la cual, Colombia adopta la “Tecnología Agroquímica” para industrializar el agro

colombiano.

La región Caribe, al estar inmersa en el territorio nacional, acogió, indebidamente, la

“cultura” de industrializar el campo, por tal razón, en el corregimiento de Caracol – Toluviejo, se

evidencia, que la explotación agrícola hoy en día se basa en tres sustancias para el control de las

anomalías presentadas en los cultivos: a) Gramafin – Paraquat: para control de arvenses, b)

Lorsban – Clorpirifós: para control de todo tipo de insectos y c) Panzer – Glifosato: para eliminar

plantas marchitas (Martínez, R. 2016).

A raíz de lo descrito anteriormente, mediante el presente trabajo, se perpetró la producción

sostenible de un cultivo de ají dulce (Capsicum annuum), como modelo productivo y demostrativo

en el corregimiento de Caracol – Toluviejo, para capacitar a los habitantes de la zona, acerca del

uso racional de factores elementales para la producción agrícola como lo son el agua y la

tecnología; ya que la competitividad del sector agrícola de la zona, se dará una vez los factores

antes mencionados tengan una aplicación adecuada en el campo. De esta manera se podrán obtener

cambios positivos y de gran magnitud en el nivel de vida de los habitantes de la zona.


8

2. OBJETIVOS

2.1.General

Sentar las bases de un modelo sostenible de producción agrícola a través de una parcela

demostrativa y productiva de ají dulce (Capsicum annuum), como nueva alternativa de producción

para los agricultores del corregimiento de Caracol – Toluviejo.

2.2. Específicos

 Establecer una parcela demostrativa de 7000 m2 en ají dulce (C. annuum), en la cual se

desarrolle un MIPEA basado en la implementación de sustancias avaladas por la Red de

Agricultura Sostenible en el corregimiento de Caracol.

 Generar conocimiento sobre el adecuado manejo de recursos hídricos en el cultivo de ají

(C. annuum), a partir de la implementación de una parcela investigativa bajo las

condiciones presentadas en la zona.

 Liderar el desarrollo de asociaciones de agricultores, destinadas a la producción agrícola

sostenible en la zona de influencia del proyecto, fomentando la inclusión del género

femenino en la agricultura en un 40%.

 Forjar la comercialización del producto bajo dos presentaciones comerciales, que permitan

obtener mayor rentabilidad en el cultivo.


9

3. PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA

El sector agrícola tiene gran implicación en la contaminación ambiental, debido a los manejos

que se han dado durante años a diversos cultivos, haciendo uso irracional de factores como el agua

y de sustancias nocivas para los ecosistemas; sustancias de síntesis química que cuentan con altos

grados de toxicidad; lo cual contribuye a la emisión de gases efecto invernadero, tal como se les

ha llamado a éstos. Colombia, según anuncios de la revista Semana en el año (2014) se reporta

como el segundo país del mundo con más conflictos del medio ambiente, lo cual indica que desde

el campo se vienen trabajando de forma inadecuada las situaciones presentadas. De igual forma

para el año antes mencionado, el estado colombiano mencionó que “Los ciudadanos son lo

suficientemente responsables como para resolver todos los problemas ambientales sin intervención

del estado” (El espectador, 2014), lo que indica que se intervenir en todos y cada uno de los seres

que habitan el país, desde productores hasta consumidores. Es importante resaltar que la

producción agrícola del país, ha estado basada, durante muchos años, en la aplicación desmedida

e irracional de agua y, de sustancias agroquímicas, de elevado grado de toxicidad (CATEGORÍA

TOXICOLOGICA I y II), para el control de plagas en los cultivos. Esto, de 1965, cuando se adopta

en Colombia la “Tecnología Agroquímica” (Betancur, L. 2013).

La región Caribe, al estar inmersa en el territorio nacional, acogió, indebidamente, la

“cultura” de industrializar el campo, por tal razón, en el corregimiento de Caracol – Toluviejo, se

evidencia que la explotación agrícola en la actualidad se limita al uso exclusivo de tres sustancias

agroquímicas para el control de los daños y amenazas presentadas a los cultivos, las cuales son: a)

Gramafin – Paraquat: para control de arvenses, b) Lorsban – Clorpirifós: para control de todo tipo

de insectos y c) Panzer – Glifosato: para eliminar plantas marchitas en los cultivos (Martínez, R.

2016).
10

4. JUSTIFICACIÓN

Las actividades agrícolas, por mucho que garanticen la seguridad alimentaria; cuando se hacen

de forma irracional eliminan la garantía de que haya seres que aprovechen dicho alimento en un

futuro, puesto que hoy por hoy no solo se debe tener en cuenta la cantidad de alimento que el sector

agrícola debe producir sino, de qué forma el sector agrícola debe producir dichos alimentos; de tal

manera que la generación actual y generaciones futuras no se vean afectadas por los manejos

inadecuados que se dan a los cultivos en este sector productivo. Partiendo de realidades como la

expuesta anteriormente, se hace sumamente importante la puesta en marcha de proyectos agrícolas

que tengan como pilar fundamental la amabilidad con el medio ambiente, proyectos que optimicen

recursos, que den garantía de una alimentación limpia y sana sin dejar de ser nutritiva. Así pues,

es de gran impacto político, social y ambiental, la puesta en marcha de cultivos donde se practiquen

los fundamentos de la agricultura sostenible, que tengan la finalidad de brindar nuevas alternativas

de producción agrícola a la población campesina del corregimiento de Caracol – Toluviejo, puesto

que ésta ha estado durante muchos años centrada en la explotación de cultivos tradicionales como

la yuca (Manihot sculenta Crantz), el ñame (Dioscorea sculenta) y el maíz (Zea maíz)

principalmente; los cuales, como su nombre lo indica son manejados en formato convencional,

bajo la aplicación de agroquímicos en forma irracional y desmedida. Adicionalmente, se resalta la

importancia que representan los productos provenientes de cultivos amigables con el medio

ambiente e inocuos, para un consumidor cada vez más consciente y exigente, que busca eliminar

la ingesta de agroquímicos en alimentación propia y de su familia (Martínez, C. 2016).


11

5. LOCALIZACIÓN Y CARACTERIZACIÓN DEL SITIO DE IMPACTO

El presente proyecto se desarrolló en el corregimiento de Caracol, municipio de Toluviejo,

perteneciente al departamento de Sucre.

5.1. Caracterización de la zona del proyecto

El corregimiento de Caracol está ubicado al sureste de la cabecera municipal, en las

coordenadas Latitud 9.418233 y Longitud 75.397188, está situado a una altitud de 69 msnm,

cuenta con una temperatura promedio de 30 °C, precipitación anual de 1.100 mm, humedad

relativa del 80.2% y fotoperiodo de 6 horas por día aproximadamente (Instituto de Hidrología,

Meteorología y Estudios Ambientales - IDEAM. 2017). Éste corregimiento se encuentra rodeado

por los arroyos Pechilín en la zona norte y El muerto en la zona sureste. El suelo presente en el

corregimiento de Caracol se cataloga como Lomerío, el cual va desde la Montaña hasta los límites

de la Planicie, este suelo es ligeramente ondulado a fuertemente quebrado, con pendientes que

oscilan entre el 3 y 50%. En la figura 1 se relaciona la ubicación del corregimiento.

Figuras1:1:toma
Figura tomasatelital
satelitalcorregimiento
corregimientode
deCaracol.
Caracol,Tomado
Toluviejo.
de Fuente:
Google Maps
Tomado
editado
de Google
de
Elaboraciòn
Maps. (2017)propia
. (2017).
12

5.2. Caracterización socioeconómica

La actividad socioeconómica del corregimiento de Caracol está basada en las actividades

pecuarias (23%) y mineras (28%) principalmente, siendo la más relevante la actividad minera

(extracción de arena acentuada en las fuentes hídricas), En segundo plano se ubica la actividad la

actividad agrícola (16%), siendo esta última a nivel familiar (Plan de desarrollo municipal

“Toluviejo Somos Todos. 2014). En la presente década, ha surgido una actividad informal que ha

tomado gran auge en lo referente a las actividades socioeconómicas de la comunidad, se conoce

ésta como el “mototaxismo”, la cual incide hoy por hoy en un 18% aproximadamente según

encuesta realizada en la comunidad, así mismo la actividad comercial consta del 9% y el empleo

formal del 6% de la población.

5.3. Caracterización social

El corregimiento de Caracol, cuenta con la presencia de un establecimiento educativo,

denominado Carlos Arturo Verbel Vergara de Caracol, el cual brinda educación básica, secundaria

y media técnica. En la comunidad de Caracol, se han venido forjando gremios y asociaciones

legalmente constituidas que van enfocadas a la reconversión del campo en este corregimiento;

algunas de ellas son: Asofloresta, Las parcelas, Asuccar, entre otras.

A pesar de las iniciativas emprendedoras que se perciben en el corregimiento de Caracol, no

se cuenta con un gran desarrollo de éstas, puesto que la comunidad presenta un nivel considerable

de Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI) que limitan los procesos, tal como se ilustra en la

Tabla 1.
13

Tabla 1: índice de necesidades Básicas Insatisfechas del municipio de Toluviejo

POBREZA DE ACUERDO A NBI PORCENTAJE

Población con NBI 55,80%

Personas en miseria según NBI 17,90%

NBI vivienda 26,30%

NBI servicios públicos 5,90%

NBI hacinamiento 13%

NBI asistencia escolar 2,90%

NBI dependencia económica 31,60%

Población SISBEN 2011 18.351

Fuente: Modificado de Plan de Desarrollo Toluviejo Somos Todos. (2014).


14

6. COMPONENTE DE INGENIERÍA AGRONÓMICA

La ingeniería agronómica es un proceso sistémico en el que se integran tres componentes

fundamentales, los cuales son: medio ambiente, negocio agrícola y desarrollo rural. Estos

elementos, según Borja, J & Valdivia, R. (2007), se pueden ilustrar de la manera en que se exhiben

en la Tabla 2.

Tabla 2: Entradas, actividades y salidas de la Ingeniería agronómica como sistema

ENTRADA ACTIVIDAD SALIDA

Medio ambiente Tecnología productiva Materias primas y alimentos

Negocio agrícola Gerencia y administración Utilidades

Medio social Extensión y desarrollo rural Bienestar social rural

Fuente: Modificado de Borja, J & Valdivia, R. (2007).

6.1. Material vegetal

El ají dulce (Capsicum annuum) es una hortaliza de porte alto, mediano y bajo (depende de la

variedad) que cuenta con un alto valor nutritivo. Éste radica en su elevado contenido de vitamina

C, además de poseer valiosos contenidos de vitamina A, B, algunos minerales, entre otros

(Orellana, F; Escobar, J; Morales, A; Mendez, I; Cruz, R; & Castellón, M. 2001). C. annuum fue

descrita por Carlos Linneo en 1753, dejando así establecida la clasificación taxonómica que se

muestra en la Tabla 3.
15

Tabla 3: Clasificación taxonómica del ají dulce (Capsicum annuum)


NOMBRE CIENTÍFICO Capsicum annuum

DIVISIÓN Embriophyta

SUBDIVISIÓN Angiosperma

CLASE Dicotiledonea

ORDEN Polemoniales

FAMILIA Solanaceae

GÉNERO Capsicum

ESPECIE Annuum

Fuente: Editado de Centro de Tecnología Agropecuaria y Forestal (2017).

El ají dulce (C. annuum) presenta el sexo masculino y femenino incorporados en una misma

planta (monoica), y se autofecunda (autógama), aunque puede presentar un 45% de polinización

cruzada (Orellana, F et al., 2001).

El material de propagación para el presente trabajo, se obtuvo mediante selección visual de

frutos procedentes de cultivos locales, producidos por plantas sanas, en buen estado físico de

nutrición y con el mayor registro de producción por planta a nivel local.

6.2. Requerimientos edafoclimáticos

El cultivo de ají, para su óptimo desarrollo requiere de inversiones considerables en factores

como el técnico, lo cual exige una estricta y detallada selección del sitio de siembra. Así mismo,

se debe contar con las condiciones agroecológicas requeridas por el mismo, para que éste exprese

su máximo potencial en crecimiento, desarrollo y producción (Rodríguez, E. 2009).


16

Altitud: estudios de Jaramillo (2002), informan que el cultivo de ají ostenta un adecuado

desarrollo desde 0 hasta los 2500 metros sobre el nivel del mar, depende de la variedad, sin

embargo el nivel óptimo es de 600 m.s.n.m. (como se citó en Rodríguez, E. 2009).

Pendiente: según Jaramillo (2002), al cultivo de ají se le puede hacer un óptimo manejo

agronómico en terrenos cuya pendiente van de 0 a 4%. Los suelos con pendientes dadas entre 5 a

9% pueden utilizarse siempre y cuando se realicen prácticas tendientes a evitar la erosión del suelo,

(como se citó en Rodríguez, E. 2009).

Precipitación: el cultivo de ají requiere aproximadamente un rango determinado entre 500 a

600 mm de agua distribuidos de manera uniforme a través de su ciclo productivo. Esto varía según

el tipo de suelo y las características propias de drenaje, ya que en terrenos con excesivo drenaje,

el cultivo puede requerir hasta 1300 mm de lluvia efectiva (Rodríguez, E. 2009).

Temperatura: el cultivo de ají ostenta un desarrollo favorable en zonas cuya temperatura

oscila entre los 25 a 30°C. Temperaturas elevadas limitan la producción de frutos, por lo que debe

ser éste un aspecto a tener en cuenta a la hora de seleccionar la zona a establecer el cultivo

(Orellana, J. 2001).

6.3 Preparación del terreno, vivero y siembra

La explotación racional y técnica del recurso suelo implica la adopción y adaptación de las

tecnologías que permitan alcanzar, con costos razonables y a mediano plazo, los máximos

rendimientos agronómicos en los cultivos (Molina, C.1997).


17

En el presente trabajo, para la mecanización del terreno, inicialmente se debió realizar un

manejo mecánico a las arvenses dispuestas en el lote, las cuales limitaban el paso de la maquinaria

agrícola, posteriormente se empleó un pase de arado de discos, el cual se ubicó de tal manera que

generara un corte vertical en el suelo y no un volteo al mismo, seguidamente se procedió a la

construcción de camas, lugar en el que finalmente se establecerían las plántulas. El diseño

empleado para las camas de siembra, funcionan simultáneamente como canales de drenaje para

evacuar aguas superficiales que se alojan en el cultivo a causa de lluvias intensas. posteriormente,

se procedió a la realización de control químico de arvenses en preemergencia, a base de la sustancia

Diurón, bajo la presentación comercial de Trilla 80 WP en dosis de 5 gramos por litro de agua

(según recomendación del fabricante). Posteriormente se instalaron de manera simultánea el

acolchado plástico y sistema de riego por goteo, aspectos que permiten un uso racional de los

recursos naturales (Santos, B; Obregón, H & Salamé, T. 2013). Subsiguientemente se perpetraron

las actividades de trazado, ahoyado y finalmente la siembra, la cual se consumó bajo un diseño

rectangular, a una distencia de 1 metro entre camas, por 0,8 m entre plantas. El material de

trasplante proviene de semillero, espacio en el cual se manejaron durante 60 días hasta llevar a

campo. El sustrato empleado para la producción de las plántulas fue Turba, el cual se distribuyó

en bandejas de polietileno de 128 cavidades (alveolos). Finalmente, a la hora del transplante, las

plántulas fueron inoculadas con Tribiol, producto comercial a base de Trichoderma harzianum, en

inmersión de las plántulas en un volumen de solución igual a 20 litros de agua, en mezcla con 250

gramos del producto comercial (según recomendación del fabricante).

6.3. Plan de manejo de recursos hídricos

De acuerdo a lo citado por Ramírez, L; Pérez, A; Hernández, J & Rosales, J (2009), el agua

que debe aportarse a un cultivo para asegurar que recibe la totalidad de sus necesidades hídricas
18

durante su ciclo productivo, debe calcularse mediante la identificación de las características del

cultivo, las propiedades físicas del suelo y las condiciones climáticas de la zona; factores que

determinan con gran proximidad el cronograma de riego a desarrollar en el cultivo.

Durante el ciclo productivo del cultivo, se suministró un volumen diario de agua igual a 1.3

litros por planta, por día aproximadamente. En la figura 2 se ilustra el régimen de precipitaciones

presentado en la zona durante el ciclo del cultivo establecido en el presente proyecto.

Figuras 2: Registro diario de precipitaciones del mes de Septiembre en el municipio de Toluviejo.


Fuente: Modificado de IDEAM. (2017).

En base a lo citado por Sánchez, C; Jaraba, D; Medina, J; Martínez, J; & Martínez, A.

(2003), se emplea en el presente trabajo un nivel de riego igual a 4 litros por planta en cada sesión
19

de riego. Dada la irregularidad de las lluvias en la zona, durante el ciclo del cultivo se registraron

en total 90 sesiones de riego, sabiendo que el cultivo estuvo en campo a partir del 31 de agosto de

2016 hasta el 30 de mayo de 2017. Siendo así, se puede conocer que en total, durante el ciclo del

presente proyecto, se suministraron 360 litros de agua por planta a través del sistema de riego por

goteo, lo cual equivale a 936.000 litros en el cultivo durante el ciclo productivo, dado que el total

de las plantas es igual a 2.600 en un área de 2.500 m2.

El sistema de riego empelado en el reciente trabajo, está fundamentado bajo las siguientes

especificaciones; es un sistema presurizado que cuenta con una cabeza de fuerza o bien sea una

motobomba, cuya potencia es equivalente a 6,5 Hp, marcha a base de gasolina, cuenta con entrada

y salida para fluidos igual a 1,5 pulgadas (38,1 mm). El ducto principal está constituido por una

tubería PVC RD 41 de 2 pulgadas (50,8 mm), con unión mecánica (no se requiere pegante para

uniones), la cual tiene una longitud total de 102 metros, dentro de los cuales se encuentran

instaurados un inyector ventury de 0,62 pulgadas (16 mm) y, un filtro de discos de 2 pulgadas

(50,8 mm). El ducto secundario, consta de cintas de goteo a base de polietileno, las cuales fueron

instaladas una por cama en el interior del lote; la distancia entre goteros es igual a 20 centímetros

y, el caudal registrado de fábrica para cada gotero corresponde a 1,05 litros por hora de riego;

razón por la cual las sesiones de riego registradas en el presente trabajo constan de 228 minutos de

riego (3,8 horas), con el fin de suministrar el nivel de riego estipulado para el manejo del cultivo.

La longitud total de la tubería secundaria es igual a 2,064 metros lineales, tal como se observa en

la figura 3.
20

Figuras 3: Especificaciones del sistema de riego por goteo presurizado instalado en el cultivo.
Fuente: Elaboración propia (2017)

El sistema de riego instalado en el presente trabajo, cuenta con la capacidad para regar una

hectárea bajo la distribución que se le ha dado; no obstante, para la actual idea de negocio se ha

establecido por módulos que son regulados por válvulas de control en PVC hidráulico de 16 mm,

esto con el fin de controlar las áreas de riegos por cada sección determinada y por ende generar un

uso racional del agua para riego; la cual se presentó como uno de los factores limitantes en el actual

proyecto, debido a su intermitente disponibilidad en cantidad y calidad, esta última característica

fue determinada mediante un test de salinidad previo a cada sesión de riego realizada en el cultivo.

El test de salinidad se desarrolló empleando como indicador, la sustancia química llamada

Fenolftaleína (C20H14O4) de acuerdo a lo citado por Lozano, J. (2001), el cual cita que la sustancia

es empleada como indicador de valoraciones ácido-base y su titulación produce una coloración

que va de rosado a fucsia, indicando que la sustancia es alcalina.


21

6.4. Plan de manejo de la fertilización

La fertilización es uno de los aspectos que más incide en la productividad, calidad y costos en

los cultivos de hortalizas, así pues, teniendo en cuenta los efectos que esta práctica pueda generar

en el medio ambiente, al no tener criterios técnicos tanto para la aplicación del fertirriego como de

otras prácticas de fertilización, es necesario implementar estrategias para alcanzar la máxima

eficiencia con los recursos que se hayan disponibles sin que se vea afectado el medio (Medina, A.

2009).

Las plantas en general necesitan alimentarse, actividad que realizan naturalmente mediante la

absorción de nutrientes presentes en la solución del suelo o, en su defecto, aportados de manera

suplementaria mediante fuentes de síntesis química y/u orgánicas. De allí, surge el término

nutrición vegetal, en el cual se tienen en cuenta dos aspectos fundamentales: la planta, que toma

los nutrientes del suelo mediante el mecanismo de absorción, y el suelo, como un sistema dinámico

capaz de suministrar a la planta el o los elementos necesarios para su crecimiento y desarrollo

(Cadavid, L. 2011).

En la actualidad, se ha podido definir el concepto de suelo como un “sistema dinámico

compuesto, en general, por cuatro fases: sólida, líquida, gaseosa y biológica que interactúan entre

sí” (Silva, F. 1980), (Cadavid, L. 2011). Dichas fases se deben encontrar en una condición

volumétrica para generar el ambiente ideal a nivel de suelo, para que de esta manera se pueda dar

de manera propicia el intercambio en el sistema suelo-planta, esto según los autores antes citados

(ver figura 4 y 5).


22

5%

25%
45%

25%

Fase sólida Fase líquida Fase gaseosa Fase biológica

Figuras 4: Condición volumétrica ideal de un suelo para el normal crecimiento de las plantas.
Fuente: Modificado de Cadavid, L. (2011)

Figuras 5: Descripción sistema suelo-planta según Friedy Brooshart. Fuente: Modificado de


Silva, F. (1980)
23

La región Caribe, según Malagón, D. (2003), cuenta con diferentes tipos de suelos, entre los

cuales se identifican, según clasificación taxonómica basada en la USDA, Vertisoles, Aridisoles y

Molisoles, suelos favorables para la producción agrícola y ganadera. La planicie caribeña, cuenta

con suelos de horizonte adecuado para el manejo agrícola y de gran productividad, dado que se

constituyen de material arcilloso muy activo, de tipo Montmorillonita, se conocen como suelos

expansivos (Malagón, D. 2003).

Teniendo en cuenta la información antes descrita, con el fin de garantizar un manejo adecuado

de la fertilización en el presente trabajo, se procede a realizar un estudio de suelo para conocer las

propiedades químicas y físicas con las que cuenta el terreno en el cual se perpetró la vigente idea

de negocio, ya que para tener éxito en las producciones se deben considerar las ofertas edáficas y

climáticas (Johnston y Bruulsema. (2006). Citado por Roveda, G; Peñarada, A; Rámirez, M;

Vaquero, I; & Galindo, R. 2012).

Así pues, se relaciona en el anexo 1, los niveles nutricionales que presenta el terreno en el cual

se efectuó el cultivo, de acuerdo al análisis de suelo efectuado.

Con base a los resultados ostentados por el análisis de suelo, se procedió a generar un plan de

fertilización, teniendo en cuenta los requerimientos nutricionales de la especie, citados por Vélez,

E. (2015), el cual reporta que la extracción de nutrientes del suelo para una hectárea del género

Capsicum, para un rendimiento de 20 toneladas por hectárea, es igual a: 160 Kg/ha de N, 30 Kg/ha

de P y 160 Kg/ha de K.

Rodríguez (1992), citado por Vélez, E (2015), sustenta que son dieciséis los elementos

esenciales para el desarrollo de una planta. No obstante, se conoce que tres deben ser las sustancias

principales en la composición de los fertilizantes, nitrógeno, fósforo y potasio, ya que estas


24

sustancias son las más importantes en el crecimiento de las plantas y, a su vez, son las que más se

agotan en el suelo (Tamhane, (1978). Citado por Vélez, E. 2015).

Con base a lo anterior, se plantea para el presente trabajo el siguiente plan de fertirrigación (ver

anexo 2). En total se realizaron ocho sesiones de fertiriego, una mensual dada las limitantes

presentadas con la disponibilidad de agua en la zona. En la Tabla 4 se adjuntan las cantidades de

fertilizantes a emplear en el cultivo, empleando los cálculos establecidos por Steiner, A. (1997).

Tabla 4: Cantidades de sales a emplear en el plan de fertirrigación para el cultivo de ají dulce
(C. annuum)
FUENTE COMERCIAL FORMULA QUÍMICA NUTRIENTE DOSIS

NITRO CARBONO NH4 NO3 N 157 g/m3

ÁCIDO FOSFÓRICO H3PO4 P 125 cm3/m3

NITRATO DE POTASIO KNO3 K+N 430 g/m3

NITRATO DE CALCIO (Ca(NO3)2) Ca + N 195 g/m3

SULFATO DE MAGNESIO MgSO4 7 H2O Mg + S 427 g/m3

SULFATO DE AMONIO NH4 2SO4 S+N 460 g/m3

Fuente: Elaboración propia (2017).

6.5. Plan de manejo integrado de plagas, enfermedades y arvenses

El desarrollo e implementación de programas de plan de manejo integrado de plagas,

enfermedades y arvenses (MIPEA) en los cultivos, presenta un alto potencial para mejorar las

estrategias de control y para reducir el uso de pesticidas en la agricultura. Núñez, S; García, S; &

Paullier, J. (1998). Los objetivos del MIPEA, según Puentes, C. (2015), son los siguientes:
25

a- Reducir el daño ocasionado por las plagas.

b- Reducir los costos del manejo de plagas en los cultivos.

c- Reducir los efectos indeseables de los agentes de control (principalmente plaguicidas de

síntesis química).

Dentro del MIPEA, se cuenta con la monitorización como herramienta fundamental, ya que

mediante ésta se puede obtener un adecuado conocimiento del potencial de daño a ocasionar por

cada plaga o enfermedad específica, así como del nivel poblacional de sus enemigos naturales

(Núñez, S et al., 1998). Dado esto, en el presente trabajo se empleó el monitoreo como actividad

principal en las labores de campo con la finalidad de llevar un seguimiento debidamente registrado

de las plagas, enfermedades y arvenses presentadas durante el ciclo del cultivo. La frecuencia con

la cual se realizaron los monitoreos fue de siete días a partir de la fecha de siembra, teniendo en

cuenta que una vez se identificaran insectos y/o síntomas irregulares en la plantación, la frecuencia

sería de 4 días como medida máxima según lo citado por Baigorri, H. (2004).

Cumpliendo a cabalidad el plan de monitoreo, se logró ejecutar un adecuado MIPEA en el

presente trabajo, mediante el cual se logró identificar los insectos plaga que se relacionan a

continuación:

Eutropidacris cristata (langosta quebrachera): esta especie perteneciente al orden de los

Orthopteras, ubicado en la familia Acriidae, se presentó en las fases iniciales del cultivo, es decir

en etapa de vivero y pos-trasplante; ocasionó daños irreversibles en las planta afectadas, puesto

que al propiciar un corte de forma transversal en el tallo de las plántulas, éstas se marchitaban.

Afectó el 12,6% del total de las plantas establecidas en campo, motivo por el cual se procedió a

realizar la respectiva resiembra de 315 plántulas a causa de este insecto plaga. Su manejo inició

con la eliminación de plantas huésped, principalmente plantas de tipo hoja ancha (Alternanthera
26

sessilis – paja blanca y Amaranthus dubius – bledo o cadillo), posteriormente se procedió a realizar

la aplicación de Ajo-ají (bio-preparado a base de ajo y ají picante), en dosis de 5 cm3/litro de agua.

Con las acciones antes mencionadas se logró reducir la incidencia de E. cristata en el cultivo, hasta

contar con plantas de tallo más resistente al ataque del insecto.

Aphis sp (pulgón del ají): este insecto, del orden de los Hemípteras y clasificado en la familia

Aphididae, es uno de los más conocidos en la agricultura, debido a su amplia distribución y

numerosas especies. Según Llorens Climent (1990), en el mundo se han registrado 4000 especies

de pulgones, de las cuales, tan solo el 1% son consideradas plagas en la agricultura (como se citó

en Jiménez, I. 2015). La observación de pulgones en el cultivo, se dio a partir del día 68 después

de trasplante; a partir de esta observación se inician los monitoreos con frecuencia de 4 días, con

el fin de llevar un registro del avance poblacional del insecto. De acuerdo con Ves Losada, J.

(2007), el Nivel de Daño Económico (NDE) en un cultivo es alcanzado por este insecto cuando su

población alcanza un total de 40 a 50 pulgones por planta, población que fue detectada en el cultivo

a los 102 días después de trasplante. Por tal razón se procedió a perpetrar un manejo integrado para

el control efectivo de la plaga, el cual consistió en las siguientes actividades: a) Control manual de

las poblaciones diminutas en las que se notaba que iniciaba la infestación, b) Aplicación de Ajoají

en dosis de 5 cm3/litro de agua (según recomendación de la FAO. 2013), con una frecuencia de 12

días, dado que el ciclo reproductivo de Aphis sp, a pesar de presentar tres mecanismos

(partenogénisis, viviparidad y polimorfismo), presenta una durabilidad aproximada de 12 días (Del

Toro, M; Baños, H; Miranda, I; Chico, R & Martínez, M. 2016). c) trampas de melaza con

pegamento, con el fin de atraer a los insectos y estos quedasen atrapados en la trampa, esta labor

aumentó a su vez la población de abejas polinizadoras en el cultivo (ver anexo 3), y d) aplicación

de agroquímicos específicos para hemípteras, con el fin de mantener la microfauna benéfica en el


27

cultivo, la sustancia empleada fue Abamectina, bajo la presentación comercial de Abamectina 1.8

EC, en dosis de 0,75 cm3/litro de agua (según recomendación del fabricante).

Los insectos antes relacionados, pasaron a ser plagas para el cultivo, sin embargo; son muchas

las especies que atacan a este cultivar y, en el menor descuido pueden llegar a ser plagas

determinantes en las plantaciones de ají dulce. Por tal razón, en el Tabla 5 se relacionan los insectos

observados en el presente trabajo.

Tabla 5: Insectos que atacan el cultivo de ají dulce


Presente
Umbral de
en el Medida de manejo Producto empleado
Nombre Nombre acción Resultado de
cultivo
común científico manejo
Porcentaje N.
Si No Preventivo Curativo I. activo Dosis Categoría
(%) comercial

Langosta Eutropidacris 50 Plaga ausente en


X No establecido X X Ajoají Ajo + Ají Biológico
quebrachera cristata cm3/litro estado de plántula

Decreció la
Ajoají y
Pulgón del 40-50 Ajo + ají y 50 y 15 Biológico población hasta
Aphis sp X X X Abamectina
ají pulgones/planta Abamectina cm3/litro y II estar debajo de
1.8 EC
NDE

Tetranychus <15 Abamectina 15 No alcanzó el


Arañita roja X X Abamectina II
urticae ácaros/planta 1.8 EC cm3/litro NDE

Barrenillo Anthonomus 1 % plantas Piretrina 1,5


X X X Piretrina V -
del chile eugenii infestadas 2.5 cm3/litro

13 Trampas de
Tips Thrips tabaci X X Cultural Al tallo N/A -
trips/terminal malla

Fuente: modificado de Ves Losada (2007). Aguilar, E et al., (2014). Productores de Hortalizas de

México (2004).
28

Por medio de la ejecución del plan de monitoreo, se logró la detección de síntomas irregulares,

distribuidos de manera sectorizada en el cultivo, los cuales mostraron el siguiente comportamiento

a lo largo del monitoreo: marchitamiento general de la planta, el cual inicia desde las hojas más

nuevas sin presentar clorosis alguna, posteriormente el marchitamiento avanza hasta tomar la

planta en general, seguido a esto, las hojas empiezan a caer mientras de manera simultánea, las

ramas se tornan de color oscuro, finalmente la planta pierde la totalidad del follaje y surge una

esporulación de color blanco en la base del tallo de las plantas infestadas.

Los síntomas antes descritos, coinciden puntualmente con los postulados por Ristaino y

Johnston (1999), quienes indican que los síntomas de pudrición de raíces, lesiones de color negro

en el tallo, marchites general de la planta, manchas circulares, acuosas y de color café grisáceo en

las hojas y, cubiertas de esporangios blancos en los frutos se deben al ataque de Phytophthora

capsici (como se citó en Uribe, L; Castro, L; Arauz, F; Henríquez, C & Blanco, M. 2014). Así

mismo, los Cultivadores de Hortalizas de México (2004), coinciden en que este agente ocasiona

varios desordenes en la planta que van desde la marchitez de la hoja, hasta la pudrición del fruto o

de la raíz. La planta sobre la tierra presenta una marchitez irreversible, sin previo amarillamiento.

En las raíces se produce un moho que se manifiesta con un engrosamiento y chancro en la parte

del cuello de la planta.

Las estrategias para el control de este patógeno requieren de un programa de manejo integral,

ya que el inóculo del mismo es persistente en el suelo, por tal razón las medidas de control químico

y cultural no siempre logran disminuir el inóculo de P. capsici, formado por zoosporas de alta

movilidad en el suelo, Cohen y Coffey (1986), Lamour y Hasubeck (2000) y Lamour y Hasubeck

(2003), tal como se citó en (Uribe, L et al., 2014).


29

Los síntomas de P. capsici, fueron los observados en el presente trabajo, luego de que el cultivo

sufriese una inundación total a causa del desbordamiento del arroyo El muerto, por motivo de las

intensas lluvias presentadas en la zona de ejecución del proyecto. Así pues, en la Tabla 6 se

relacionan las enfermedades más comunes en el cultivo de ají dulce (C. annuum).

Tabla 6: Enfermedades que afectan el cultivo de ají dulce


Se

presentó Umbral de
Medida de manejo Producto empleado
Nombre Agente en el acción Resultado de

común causal cultivo manejo

Si No Porcentaje Preventivo Curativo N. I. activo Dosis Categoría

(%) comercial

Tristeza del Phytophthora X 1% plantas X Tribiol Trichoderma 5g/litro Biológico Afectado por

ají dulce capsici afectadas harzianun de agua inundación

Mancha Cercospora X 1% plantas X Cultural – - - - -

circular de capsici afectadas Etiológico

la hoja

Mancha Xanthomonas X 1% plantas X Cultural – - - - -

bacteriana campestris afectadas Etiológico

Virus del Tobacco X 1% plantas X Cultural – - - - -

mosaico del mosaic virus afectadas Etiológico

tabaco

Fuente: modificado de Uribe, L et al., (2014) y Cultivadores de Hortalizas de México. (2004)

Según Hointink et al., (1997) y Chae et al., (2006), la presión continua de las enfermedades y

la preocupación por el impacto ambiental causado por excesivas aplicaciones de productos

químicos, han hecho necesario el surgimiento de nuevas estrategias para el manejo de los agentes
30

causales de enfermedades limitantes en los cultivos, siendo una de estas el manejo cultural y

etiológico de los patógenos (como se citó en Uribe, L et al., 2014).

Entre los resultados obtenidos mediante la implementación del monitoreo, se obtuve también

la identificación de las principales malezas presentes en el terreno a intervenir, lo cual es parte

fundamental para perpetrar un adecuado y oportuno manejo de las mismas (Labrada, R; Caseley,

J & Parker, C. 1996). Estos autores coinciden en que las malezas, en su mayoría, causan un mayor

daño a las plantas cultivables durante ciertos periodos de su crecimiento, generalmente en las

etapas tempranas, por tanto, las medidas de control en estos periodos, son de mayor importancia.

A raíz de lo anterior, se toma la determinación de emplear en el presente trabajo un control

químico en preemergencia, a base de Trilla 80 WG (Diurón), con el fin de evitar el crecimiento de

arvenses en las primeras fases del cultivo. Seguido a esto se optó por emplear una medida

tecnificada, amigable con el medio ambiente, conocida como plasticultura, la cual surge como

alternativa tecnológica para mejorar la producción de hortalizas, ya que además de intensificar la

producción, permite el uso eficiente de factores como el agua, mano de obra y control de arvenses

(Labrada, R et al., 1996).

Los manejos dados a las arvenses fueron los siguientes:

- Método físico o mecánico: corte manual, a machete y guadañadora.

- Método cultural: preparación de terreno, distancia de siembra y acolchado plástico.

- Control químico: uso de herbicida pre-emergente Trilla 80 WG (Diurón).

Esto con el fin de proporcionar un adecuado manejo a las arvenses relacionadas en la Tabla 7.
31

Tabla 7: Arvenses que se presentan en el cultivo de ají dulce


Se

presentó
Tipo de maleza Método de manejo Producto empleado Resultado
Nombre Nombre en el
de
común científico cultivo
manejo
H. N. I.
Si No Gramínea Ciperácea Físico Cultural Químico Dosis Categoría
ancha comercial activo

Alternanthera Buen
Paja blanca X X X X N/A N/A N/A N/A
sessilis control

Bledo – Amaranthus Trilla 80 Buen


X X X X X Diurón 5g/litro III
cadillo dubius WG control

Trilla 80 Buen
Batatilla Ipomea sp X X X X X Diurón 5g/litro III
WG control

Mimosa Trilla 80 Buen


Dormidera X X X X X Diurón 5g/litro III
púdica WG control

Buen
Escobilla Sida acuta X X X X N/A N/A N/A N/A
control

Pasto Cynodon Trilla 80 Buen


X X X X X Diurón 5g/litro III
argentino dactilum WG control

Guarda Digitaria Trilla 80 Buen


X X X X X Diurón 5g/litro III
rocío sanguinalis WG control

Liendre de Echinochloa Trilla 80 Buen


X X X X X Diurón 5g/litro III
puerco colonum WG control

Falsa Ischaemum Trilla 80 Buen


X X X X X Diurón 5g/litro III
caminadora rugosum WG control

Cyperus Control
Coquito X X X X N/A N/A N/A N/A
rotundus irregular

Cyperus Control
Corocillo X X X X N/A N/A N/A N/A
odoratus irregular

Fuente: Elaboración propia (2017).

6.6. Cosecha y postcosecha


32

En el cultivo de ají dulce (C. annuum), la etapa de cosecha inicia generalmente entre los 55 a

60 días después de trasplante y puede alargarse hasta un periodo de tres meses según la variedad

y el manejo agronómico que se le brinde al cultivo (U.S. Agency for International Development -

USAID. 2006). En el presente trabajo, la etapa de cosecha inició a partir de los 68 días después de

trasplante (fecha de trasplante: Ago-30-2016 - Inicio de cosecha: Nov-6-2016), los parámetros

tenidos en cuenta para establecer el punto de cosecha fueron básicamente el tamaño del fruto (> 3

cm) y color del fruto (verde intenso para comercialización en fresco), esto debido a las exigencias

del mercado objetivo. El proceso de cosecha se realizó de forma manual, realizando un movimiento

hacia la parte superior de la ubicación del fruto, con el fin de ocasionar el menor daño posible a la

planta. Los frutos cosechados se depositan inicialmente en un balde, una vez éste se llena, se realiza

el acarreo para llevar el producto a una zona sombreada, fresca y seca, donde se encuentran

ubicados los empaques (costales), en los cuales es transportado y comercializado el producto en

fresco para las plazas de mercado (ver anexo 7). La frecuencia de cosecha estuvo determinada por

el cultivo, el cual, para el presente proyecto permitió realizar una cosecha semanal, esto durante

19 semanas aproximadamente, lo que equivale a 133 días de cosecha. Durante el tiempo antes

descrito, se alcanzó un volumen de cosecha de ají en fresco igual a 4148 kilogramos (4.148

toneladas), lo cual deja un promedio de 218,315 kilogramos cosechados por semana y, 31,187

kilogramos por día.

En el presente trabajo se desarrolló una presentación comercial con valor agregado, esta fue,

ají molido previamente deshidratado a exposición directa al sol, empacado en bolsas herméticas,

las cuales se llenaban hasta contar con un peso neto igual a 10 gramos y, cada unidad fue

comercializada por un valor de 200 COP. El procedimiento para la obtención del ají molido, se

muestra en la figura 6 que se muestra a continuación.


33

Figuras 6: Procedimiento para la producción de ají molido. Fuente: Elaboración propia (2017)

En cuanto al ají procesado, este se obtuvo a partir de la cosecha de los frutos que alcanzaron

su estado de maduración en campo (color rojo intenso), la recolección de estos frutos se dio durante

los últimos 42 días del cultivo (Abril-01-2017 a Mayo-13-2017), tiempo durante el cual se

cosecharon 55 kilogramos en total de frutos maduros, los cuales, la ser procesados se convirtieron

en 12.100 gramos de ají en polvo a través de un proceso de molienda manual, el equivalente para

obtener 1.210 unidades por 10 gramos del producto empacado.


34

Para mayor claridad y entendimiento de lo anteriormente descrito, en la figura 7 se ilustra el

cronograma de cosecha ejecutado durante el ciclo productivo del cultivo establecido en el presente

trabajo.

Figuras 7: Cronograma de cosecha ejecutado en el presente proyecto. Fuente: Elaboración propia (2017)

Como se ilustra en la figura anterior, en la segunda semana del mes de abril se da la inundación

en el cultivo a causa del desbordamiento del arroyo El muerto, a raíz de este acontecimiento el

cultivo se ve afectado por el ataque irreversible de P. capsici, hasta llegar a la culminación de la

fase productiva del proyecto.


35

7. COMPONENTE DE INVESTIGACIÓN

De acuerdo a lo citado por Hernández, R; Fernández, C & Baptista, P (2003), la investigación

es un proceso basado en las etapas que se relacionan en la figura 8.

Figuras 8: Diagrama del proceso de investigación. Fuente: Modificado de Hernández, R et al., (2003)

7.1.Título de la investigación

Efecto de diferentes niveles de riego en el rendimiento productivo del cultivo de ají dulce

(Capsicum annuum) bajo las condiciones del corregimiento de Caracol, Toluviejo.

7.2.Metodología

La presente investigación se perpetró bajo las condiciones del corregimiento de Caracol –

Toluviejo, el cual está ubicado al sureste de la cabecera municipal, específicamente en las

siguientes coordenadas: latitud 9.418233 y longitud 75.397188, situado a una altura de 69 msnm,

en el que se registra una temperatura promedio igual a 30ºC, un promedio de precipitación anual

igual a 1.100 mm, humedad relativa promedio de 82% y, un fotoperiodo de 6 horas día-1.
36

Se empleó un diseño experimental completamente aleatorizado, en el que se establecieron

cuatro tratamientos, más el testigo, contando con tres repeticiones por cada uno de estos. Los

tratamientos estudiados constaron del suministro de 0 L de agua/planta/día, 1 L de agua/planta/día,

2 L de agua/planta/día, 3 L de agua/planta/día y 4 L de agua/planta/día respectivamente, tal como

se observa en la tabla 5.

Tabla 8: Distribución aleatoria de tratamientos y valor asignado para éstos

T3 R3 T4 R3 T2 R3
T0 Testigo
T0 R2 T0 R1 T3 R1
T1 1 L/planta
T2 2 L/planta
T1 R1 T3 R2 T2 R1
T3 3 L/planta
T0 R3 T1 R3 T4 R1 T4 4 L/planta

T1 R2 T4 R2 T2 R2
Fuente: Elaboración propia (2017).

Las plantas establecidas son provenientes de semillero. El trasplante se realizó a los 45 días

después de germinación, instaurando 20 plantas por tratamiento, distribuidas en veinte surcos, cada

uno de ellos con quince plantas en total, a una distancia de 1.2 metros entre surcos, por 0,8 entre

plantas.

Las variables a evaluar fueron las siguientes: altura de plantas, número de hojas, área foliar,

tiempo a floración, índice de frutos, producción y eficiencia en el uso del agua.

Los datos de cada parcela fueron colectados a partir del trasplante, se tomaron en cuenta las

plantas de la zona central en cada parcela, con el fin de evitar sesgos ocasionados por el efecto
37

borde. Los datos se registraron inicialmente en libro de campo y posteriormente fueron

consignados en una hoja electrónica de Excel, con el fin de aplicar las respectivas pruebas

estadísticas, como lo son el análisis de varianza y la diferencia mínima significativa, según el

método de comparación propuesto por Tukey, mediante el programa estadístico InfoStat.

Finalmente, se logró consolidar el registro de precipitaciones presentadas durante el desarrollo de

la investigación, mediante la implementación de un pluviómetro artesanal en el centro de la parcela

investigativa, basado en las normas de la Organización Mundial de Meteorología, el cual se ilustra

en el anexo 8.

7.3.Análisis y discusión de resultados

El ciclo total del cultivo en la presente investigación, desde trasplante hasta la cosecha

realizada a la última toma de datos, fue de noventa días, para todos los tratamientos. Con la dosis

de riego igual a 4 litros planta-1 día-1 se registraron las mejoes medias entre los tratamientos por

cada variable, presentando diferencias estadísticamente significativas, bajo un nivel de

significancia igual a 0,05 según el método de comparación estipulado por Tukey. De acuerdo al

análisis realizado, se evidencia que los datos colectados en la presente investigación, ostentan

confiabilidad, según el resultado de coeficiente de variación para cada una de las variables. Tal

como se ilustra en la Tabla 6.

Tabla 9: Análisis de varianza de los datos colectados


Área Tiempo a Eficiencia en
Fuente de Grados de Altura de Número Índice de Producción
foliar floración el uso de agua
variación libertad plantas (cm) de hojas frutos (Kg)
(cm2) (Días) (L/kg)
38

(Frutos/kg

Tratamiento 4 1446,81* 18458,* 538,87* 1118,0* 43181,07* 1978,83* 14,29*

Error 10 56,21 8929,33 67,00 3,33 13,33 0,77 0,92

Total 14 1503,02 27387,33 605,88 1121,33 43194,40 1979,60 15,20

Coeficiente de variación 2,69 27,33 13,92 1,06 0,40 1,43 2,76

Fuente: Elaboración propia (2017)

Basado en el análisis estadístico realizado, se logró obtener el resultado de comparación de las

medias entre tratamientos y, las diferencias estadísticamente significativas, para cada una de las

variables evaluadas en el presente trabajo. Tal como se relaciona a Tabla 7.

Tabla 10: Comparación de medias entre tratamientos


Tiempo a Índice de Eficiencia
Fuente de Altura de Número de Área foliar Producción
floración frutos en el uso de
variación plantas (cm) hojas (cm2) (Kg)
(Días) (Frutos/kg) agua (L/kg)

T0 77,43 A 67 A 13,13 A 41,67 A 367,33 A 4,63 A 12,01 A

T1 80,30 A 87,33 AB 13,92 A 48,67 B 319 B 10,97 B 11,72 A

T2 83,53 A 90 AB 14,13 A 54,67 C 302,67 C 17,80 C 11,32 AB

T3 95,83 B 150 B 25,20 B 60,33 D 246 D 25,93 D 10,58 B

T4 103,17 C 152,33 B 26,61 B 66,33 E 216 E 37,43 E 9,28 C

Fuente: Elaboración propia (2017)


39

Con base a lo anterior se procede a realizar un análisis fundamentado en los datos obtenidos,

con respecto a los citados por diferentes autores, esto para cada una de las variables analizadas en

el presente trabajo. De tal manera que a continuación se relacionan las comparaciones para cada

una de éstas.

Altura de plantas: La variable altura de plantas, no presentó diferencias significativas entre

los tratamientos T0, T1 y T2, sin embargo, sí se registraron diferencias estadísticamente

significativas entre los tratamientos antes mencionados, con respecto al T3 y al T4. Así mismo se

presentaron diferencias significativas entre estos últimos, tal como se ilustra en la Tabla 7.

Se puede evidenciar que se presentaron diferencias significativas entre los tratamientos, lo cual

indica que las dosis de riego influyeron en el comportamiento de la variable. Estos resultados

difieren de los obtenidos por Sánchez, C et al., (2003), puesto que no obtuvo diferencias

estadísticamente significativas en los tratamientos de 1,32, 2,64, 4 y 5,32 litros planta-1 día-1 y el

máximo valor registrado para altura de plantas fue igual a 77 cm; es decir, el registrado por el T0

en el presente trabajo. Orellana, F et al (2001), reporta que el ají dulce es una hortaliza de porte

bajo, medio y/o alto, esto depende de la variedad. Esto conlleva a deducir que existe la posibilidad

de que se estén analizando variedades diferentes en los trabajos contrastados. Cabe resaltar que el

cultivar establecido en el presente trabajo, corresponde al ají dulce (C. annuum) cv criollo, el cual

se reporta como un ejemplar rustico y de porte alto, alcanzando hasta los 1.2 metros de altura

(Orellana, F et al., 2001).

Número de hojas: Los resultados obtenidos para esta variable, presentan diferencias

estadísticamente significativas entre los tratamientos T0, con respecto al T3 y T4, tal como se

ilustra en la Tabla 7.
40

El crecimiento de las plantas es controlado por la velocidad en la elongación y división celular,

y la absorción de compuestos orgánicos. Los procesos de elongación y división celular, están

estrictamente determinados por el nivel de agua contenido en las células, por lo que a mayor

volumen de agua en ésta, mayor será la velocidad en la división y elongación celular; lo cual

conllevará al aumento en la producción de órganos de la planta (Régulo, J. 2009). Así mismo, la

absorción de compuestos orgánicos, presenta una estrecha relación con el contenido de agua

absorbido por las plantas, ya que ésta, tiene la función de ser el solvente en el cual los gases,

minerales y otros solutos entran en las plantas y se transportan de célula a célula y de órgano a

órgano, dentro de la misma (Régulo, J. 2009).

Área foliar: La variable mostró diferencias significativas entre tratamientos, de acuerdo con

el análisis de varianza, lo que significa que las dosis de riego empleadas, influyeron en el área

foliar de las plantas de ají dulce (C. annuum). Los tratamientos T0, T1 y T2, son estadísticamente

iguales, pero difieren del T3 y T4, los cuales son estadísticamente iguales tal como de relaciona

en la Tabla 7.

De acuerdo a lo citado por Régulo, J (2009), la elongación del tallo y de las hojas, son

rápidamente reducidas o detenidas por déficit de agua. Fundamento que se evidenció en el presente

trabajo, puesto que las mayores medias se registran en el T3 y T4 respectivamente, lo cual indica

que probablemente se presentó una mayor elongación de las hojas, debido al contenido de agua

presente en las células de las plantas sometidas a dichos tratamientos. (Martínez, J. 2005).

Tiempo a floración: En esta variable se registraron diferencias estadísticamente significativas

entre todos los tratamientos, por lo que se deduce que las diferentes láminas de riego aplicadas,

influyeron directamente en la variable analizada, tal como se observa en la Tabla 7.


41

Según lo reportado por Ramírez, C & Armesto, J (1994), los factores climáticos que más

influyen en los patrones fenológicos son el fotoperiodo, la temperatura y la precipitación (agua).

Sin embargo, para algunas comunidades vegetales, el fotoperiodo y la precipitación son los

factores más importantes para el desarrollo fenológico normal de las plantas, esto según Bowers

& Dimmitt. (1994), como se citó en Garau, A; Filippini, S & Berrondo, G (2000).

En el presente trabajo, la menor media en tiempo a floración se registró en el T1, es decir, el

tratamiento al cual contó con el suministro de agua lluvia. De acuerdo a lo citado por Moreno, L

(2009), las plantas al ser sometidas a un déficit o exceso suministro de agua, pasan a reflejar un

estrés hídrico, estado en el cual se ven afectados diversos procesos fisiológicos de las plantas,

tratando de generar algún tipo de adaptación a las condiciones presentadas. Así mismo, se reporta

que por medio de estudios se ha determinado que las plantas al estar sometidas a estrés por déficit

hídrico, ostentan una reducción considerable en el tiempo a floración, con el fin de producir

semillas y garantizar la existencia de la especie a través de reproducción sexual, esto según Razem

et al., (2006), como se citó en Moreno, L (2009).

Índice de frutos: Para esta variable se registraron diferencias estadísticamente significativas

de acuerdo al análisis de varianza realizado. Teniendo el T4 con la mayor media y el T1 con el

menor promedio, tal como se ilustra en la Tabla 7.

Los frutos producidos por el T4, presentaron el mayor peso por unidad con respecto a los otros

tratamientos, lo cual, probablemente se debe al óptimo funcionamiento que se da en los procesos

fisiológicos de una planta que cuenta con las condiciones de humedad necesarias para llevar a cabo

dichos procesos. Lo cual coincide con lo reportado por Salisbury & Ross (2000), cuando afirman

que el beneficio y desarrollo de un gran número de funciones en beneficio de las plantas, depende

de la disponibilidad de agua en el suelo. De tal manera que el peso de los frutos se ve directamente
42

influenciado por la cantidad de agua suministrada a las plantas. Así mismo, coincide con los

resultados obtenidos por Sánchez, C et al., (2003), donde se obtuvo que los frutos de mayor calidad

se registraron en las plantas bajo la aplicación de 5,32 litros planta-1 día-1, es decir, bajo la mayor

dosis de riego, tal como en el presente trabajo.

Producción: El tratamiento que registró la mayor media de producción fue el T4 con 37,43 kg

en 60 plantas cosechadas. El T3 presentó una producción igual a 25,93 kg, el T2 registró una

producción de 17,80 kg, el T1 ostentó una producción de 10,97 kg y finalmente el T0 tuvo una

producción de 4,63 kg. De acuerdo a los resultados del análisis de varianza, se pudo conocer que

para la variable producción se registran diferencias estadísticamente significativas entre todos los

tratamientos, tal como se observa en la Tabla 7.

Los resultados obtenidos en el presente trabajo, coinciden con los registrados por Sánchez,

C et al., (2003), presentando la mayor media de producción en el tratamiento sometido a la mayor

dosis de riego. Debiéndose esto al suministro de la humedad adecuada en el suelo, ya que de esta

manera la absorción de agua por la raíz representa un menor gasto de energía para la planta y así

la producción se desarrolla en mejores condiciones, ocasionando un aumento en ésta (Pizarro,

1996).

Eficiencia en el uso del agua: Para esta variable, se registraron diferencias

estadísticamente significativas entre los tratamientos T0 y T1, con respecto al T3 y T4, así como

en el T3 con respecto al T4. Los tratamientos T0, T1 y T2, son estadísticamente iguales, así como

el T2 con respecto al T3. La menor media fue ostentada por el T4, lo que indica que fue el

tratamiento en el cual se evidenció una mayor eficiencia en el uso del agua con respecto a la

producción de frutos, tal como se ilustra en la Tabla 7.


43

Finalmente se puede evidenciar que las diferentes dosis de riego empleadas en la presente

investigación, influyeron directamente en las variables analizadas en el vigente estudio. Esto se

corrobora con lo citado por Quintal, W; Pérez, A; Latournerie, L; May, C; Ruíz, E y Martínez, A

(2012), donde indica que la disponibilidad de agua en el suelo, determina el funcionamiento de un

gran número de procesos fisiológicos al interior de las plantas, y el déficit de este recurso, puede

limitar el crecimiento de las mismas.

7.4. Conclusiones de la investigación

El T4, con dosis de 4 litros planta-1 día-1 mostró las mayores medias en las variables de altura

de plantas, número de hojas, área foliar, tiempo a floración y producción. Con respecto al índice

de frutos y eficiencia en el uso del agua, ostentó los menores promedios. Resultados que lo ubican

como el más oportuno para aplicar en la zona de estudio.

El T4 arrojó la mayor media de producción, alcanzando un total de 37,43 kg en 60 plantas, a

90 días después de trasplante. Esto indica que la dosis de 4 litros planta-1 día-1 es la más apropiada

para aplicar bajo las condiciones del corregimiento de Caracol, Toluviejo.

A pesar de que el T4 demanda un mayor volumen de agua para cada sesión de riego, demostró

que a su vez, realiza una mejor inversión de la misma, ya que requiere el menor volumen de agua

(9.28 litros) para producir un kilogramo de ají dulce.


44

8. COMPONENTE DE LIDERAZGO SOCIAL, POLÍTICO Y PRODUCTIVO

Según Jiménez, J. 2(014). El liderazgo se puede entender como un proceso de construcción

social, en el que los actores implicados se socializan, legitiman e institucionalizan.

8.1. Descripción de impactos

Los impactos ostentados por el presente proyecto, estuvieron reflejados en los siguientes

factores:

Educación: por medio de actividades de extensión rural como charlas, días de campo y visitas

de campo, se procedió a capacitar a los agricultores de la comunidad en aspectos fundamentales

para la agricultura, como lo es el uso racional de recursos como el agua y el suelo, así mismo se

realizó orientación acerca del manejo adecuado de agroquímicos, calibración de equipos,

reutilización de materiales, dinámica de mercados, finanzas agrícola y, protección del medio

ambiente (ver anexo 9)

Procesos organizativos: mediante la ejecución del presente proyecto, se consiguió reactivar y

poner en marcha dos asociaciones, mediante la ejecución de proyectos piscícolas (La Floresta) y

hortícolas (Las Parcelas). Así mismo, se perpetró la formación de una Unidad Productiva de

Desarrollo Sostenible (UPDS), en la cual participan miembros juveniles, adultos y adultos

mayores, del género masculino y femenino. Se realizó el respectivo acompañamiento a la

Asociación de Usuarios Campesino de Caracol, para formar la junta directiva de la misma, se

realizó el respectivo acompañamiento en la redacción de proyectos agropecuarios en pro del

beneficio comunitario.
45

Mejoramiento en la calidad de vida: este aspecto, tuvo gran relevancia en la población que

se vinculó directamente con el proyecto, específicamente los pertenecientes al recurso humano

empleado en el desarrollo de la actual idea de negocio. En total, veinte personas (7 mujeres)

estuvieron vinculadas de manera frecuente en el proyecto, realizando diferentes labores a lo largo

del ciclo productivo del cultivo, tiempo durante el cual, se realizó una inversión en recurso

humano, igual a 2.966.000 COP.

Formación de sociedades productivas: a raíz de los resultados obtenidos en el presente

proyecto, agricultores de la zona han tomado la determinación de formar sociedades con el

emprendedor de la actual idea de negocio, llegando a tener cultivos en sociedad de especies como

maíz (Zea mayz), habichuela (Phaseolus vulgaris) y ají dulce (C. annuum) principalmente. Esta

situación ha contribuido en el rescate de la cultura agrícola del corregimiento de Caracol.

A través de la puesta en marcha del acompañamiento técnico a los agricultores de la zona, se

reflejó un aumento en la rentabilidad de los cultivos, puesto que el agricultor ha venido tomando

en cuenta prácticas trascendentales en la agricultura como son el manejo integrado de plagas,

implementación de plan de fertilización, instalación de sistemas de riego y, comercialización

directa al consumidor final; aspectos que conllevan al aumento en la rentabilidad de los cultivos.

8.2. Cuantificación del componente

El impacto generado por un proyecto, generalmente se cuantifica mediante la evaluación o

análisis de indicadores sociales, entre los cuales adquieren los relacionados en la Tabla 11.

(Fernández, A; Peláez, A & Figueredo, J. 2014).


46

Tabla 11: Indicadores de impacto social del proyecto


INDICADOR INSTRUMENTO CATGORÍAS RESULTADOS

Máxima satisfacción 55%

Aceptación de las Más satisfecho que insatisfecho 38%


Cuestionario de estado de
actividades del No definido y contradictorio 7%
satisfacción
proyecto Más insatisfecho que satisfecho

Máxima insatisfacción

Máxima satisfacción 49%

Satisfacción en las Más satisfecho que insatisfecho 32%


Cuestionario de estado de
relaciones No definido y contradictorio 19%
satisfacción
interpersonales Más insatisfecho que satisfecho

Máxima insatisfacción

Observación registro de Índice alto – 90%

Participación participación en Índice medio – 65% a 89% 72% (126 personas)

actividades Índice bajo 65%

Encuesta a miembros de Apoyan X


Apoyo
las organizaciones Apoyan regularmente
organizacional
presentes No apoyan

Fuente: Elaboración propia (2017).

La información suministrada en la tabla anterior, está fundamentada en los datos recolectados

mediante la ejecución de cuestionario físico en las actividades realizadas. Así mismo, es

importante subrayar que las actividades estuvieron dirigidas a la población que desempeña sus

labores en la agricultura, la cual es el 16% de la población total de la comunidad, y, a estudiantes

de secundaria de las Institución Educativa Técnico Agropecuario de Caracol.


47

9. COMPONENTE DE EMPRESARIZACIÓN DEL CAMPO

De acuerdo al Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural de Colombia (2011), la

empresarización del campo consta de proporcionar a los productores agropecuarios los conceptos

fundamentales para que conozcan la dinámica de los mercados y comercialización, enseñar los

conceptos básicos contables y financieros para optimizar la administración de sus empresas

agropecuarias, y la implementación de un plan de transferencia de competencias que asegure la

apropiación, adaptación y práctica de nuevos conocimientos.

9.1. Importancia económica del cultivo

En Colombia la producción de ají dulce está directamente influenciada por las épocas de lluvia

y sequía que se presentan en el país. Factores como producción y rendimiento han fluctuado de

manera significativa en los últimos años debido a las condiciones de clima antes mencionadas.

Para el año 2008 se presentó una producción de 200 t, siendo diferente para el siguiente año (2009)

en el que se registró una producción total de 1200 t, es decir, seis veces más grande que lo

producido en el año anterior aunque para el año 2012 se presenta una nueva caída en la producción

de ají, siendo esta de 680 t (ver figura 9).


48

Figuras 9: Comportamiento histórico de la producción de ají en Colombia. Fuente: Modificado


de Agronet. (2015)

Esto coincide con las bajas presentadas en rendimientos del producto donde pasó de registrar

un rendimiento de 12 t/ha en los años 2009 al 2011 a tan solo 8 t/ha en el 2012 (ver figura 10).
49

Figuras 10: Comportamiento histórico de rendimiento de ají en Colombia. Fuente:


Modificado de Agronet. (2015)

Los datos anteriormente exhibidos están dados principalmente por las áreas, producciones y

rendimientos de cinco (5) departamentos, entre los cuales están Magdalena, Bolívar, Valle del

Cauca, La guajira y Córdoba; siendo Magdalena el que representa la mayor producción junto con

Bolívar. Las producciones ostentadas por estos cinco departamentos representan el 88% de la

producción nacional (Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, 2012), esto estimado en

términos de ají bajo uso irracional de productos de síntesis química (ver figura 11).
50

Figuras 11: Distribución departamental del cultivo de ají dulce en Colombia. Fuente:
Modificado de Anuario estadístico de frutas y hortalizas 2007-2011 y su calendario de siembra
y cosecha. (2015)

El departamento de Sucre no se reporta como uno de los más representativos en las

producciones de ají; sin embargo, se encuentra ubicado en el 12% restante de la producción

nacional de este producto, reportándose a nivel nacional con producciones que oscilan entre las

1.500 y 2.000 toneladas, en áreas de 140 y 180 ha respectivamente. En cuanto a rendimientos el

ají ha presentado una disminución significativa, pasando de 9 t/ha en 2006 a 7,4 t/ha en 2013 (ver

figura 12).
51

Figuras 12: Rendimiento histórico del cultivo de ají en el departamento de Sucre. Fuente:
Modificado de Agronet. (2015)

Situados un poco más en el interior del departamento de Sucre, se evidencia que el ají (C.

annuum) es un cultivo de importancia para los pequeños productores en municipios como Chalan,

Colosó, Morroa, Toluviejo, Ovejas, Carmen de bolívar, entre otros. Municipios que destinan sus

producciones en gran parte a los mercados locales y ciudades como Barranquilla, Medellín,

Montería, Cartagena y Sincelejo (El Universal, 2009).

En el departamento de Sucre, específicamente en los mercados de Sincelejo y Toluviejo el ají

que se oferta llega de los municipios de Colosó, Morroa y Ovejas principalmente, en épocas de

sequía los mercados antes mencionados son abastecidos por zonas productoras de los vecinos

departamentos Córdoba, Bolívar y con frecuencia participa Norte de Santander. Dado esto, se

evidencia una alta tasa de fluctuación en los precios establecidos para el ají dulce en las plazas de
52

mercado mencionadas con anterioridad, los cuales van desde los 1.800 COP a 3.500 COP por

kilogramos de producto en fresco, tal como se ilustra en la figura 13.

Figuras 13: Precios de compra a los productores fijados en los mercados objetivos del
proyecto. Fuente: Modificado de Martínez, A et al., (2015)

9.2. Comercialización

Según Dixie, G (2006), la comercialización es un tema que implica determinar cuáles son los

productos o servicios que necesita los clientes y suministrárselos obteniendo utilidad.

Generalmente los productos hortícolas, previo a la comercialización, pasan por un proceso de

clasificación; para el actual trabajo este paso no estuvo presente a la hora de poner en práctica la

actividad comercial, ya que el producto obtenido contaba con las especificaciones de calidad
53

exigidas por el mercado objetivo, las cuales consistían básicamente en que el producto contase con

buen color (verde intenso), buen tamaño (> 3 cm) y en estado fresco.

El proceso de comercialización del producto obtenido en el presente trabajo, da inicio a partir

de la cosecha manual del producto en campo, posteriormente se procede al embalaje del mismo,

el cual se realiza en costales de maguey (debido a su porosidad), los cuales contienen un peso total

de 40 kilogramos de producto en fresco, subsiguiente a esto, se procede a realizar el respectivo

trasporte del producto al mercado objetivo, el cual, para el presente proyecto constó de las plazas

de mercado en Sincelejo, Toluviejo y Corozal – Sucre.

Durante la fase de comercialización del presente trabajo, se registraron diversos precios para

el producto en los mercados mencionados, los cuales presentaron una fluctuación dada entre 1.400

COP por kilogramo a 2.100 COP por kilogramo de producto en fresco. Esto debido a la oferta de

producto proveniente de los municipios de Ovejas – Sucre, Campo de la cruz – Atlántico y Ocaña

– Norte de Santander principalmente (Guerra, R. comunicación personal. Marzo-18-2017). Dado

esto, el precio del ají dulce se vio ampliamente limitado al aumento, permitiendo así que el precio

promedio al cual se comercializó el producto en el presente trabajo, fuere de 1.750 COP. Tal como

se ilustra en la figura 14.


54

Figuras 14: Registro de precios durante la fase de comercialización del presente trabajo.
Fuente: Elaboración propia (2017)

Así mismo se realizó el proceso de comercialización del ají molido, teniendo como

mercado objetivo las tiendas de barrio, en las cuales se instaló el producto a un precio de 200 COP

por unidad de 10 gramos.

9.3. Análisis financiero y flujo de caja

El análisis financiero, según Gil, A. (2004), forma parte de un sistema de información, que

tiene como objetivo aportar datos que permitan conocer el estado actual de una empresa,

organización o proyecto; y a su vez, pronosticar su futuro.


55

Una de las metas propuestas, se basó en el establecimiento de 7.000 m2 en ají dulce, en la cual,

sin embargo, las condiciones de sequía presentadas en la zona, limitaron el establecimiento del

64,4% de las plantas proyectadas, permitiendo establecer en campo la suma de 2.600 plantas en

un área de 2.500 m2, lo cual equivale al establecimiento del 35,6% de las plantas proyectadas y, el

35,7% del área estimada pera le ejecución de la vigente idea de negocio.

Dada esta situación, se procedió a la búsqueda del aumento en la optimización de los recursos,

ya que se contaba con la preparación e instalación de tecnología en todo el terreno proyectado

inicialmente. A raíz de este escenario, se toma como alternativa el establecimiento de cultivos

tolerantes a temporada de sequías, con el fin de aprovechar el área y así generar ingresos que

alcanzaran a cubrir la inversión realizada en el 64,4% del área, en la que no se perpetró el

establecimiento del cultivo objetivo (ají dulce).

Las especies establecidas fueron Sandía (Citrullus lanatus), Ajonjolí (Sesamum indicum) y

Pepino (Cucumis sativus), los cuales generaron ingresos considerables al presente proyecto, tal

como se relacionan en la Tabla XXX.

DESCRIPCIÓN AÑO 1

COSTOS DIRECTOS

Mano de obra 2.966.000

Insumos 1.373.000

Materiales y herramientas 6.171.695

Flete y transporte 124.000

Total costos directos 10.634.695

COSTOS INDIRECTOS

Arrendamiento de terreno 300.000


56

Administración 100.000

Asistencia técnica 165.000

Comunicaciones 160.000

Imprevistos 0

Total costos indirectos 725.000

TOTAL COSTOS DEL PROYECTO 11.359.695

AJÍ DULCE 7.259.000

AJÍ MOLIDO 242.000

INGRESOS POR VENTAS AJONJOLÍ 1.496.000

PEPINO 1.295.000

SANDÍA 3.589.000

TOTAL INGRESOS POR VENTAS 13.881.000

TOTAL FLUJO NETO 2.521.305

Fuente: Elaboración propia (2017).

Teniendo en cuenta la información suministrada en la tabla anterior, se logra perpetrar una

evaluación económica al proyecto, la cual se da mediante la obtención de indicadores económicos

como el Valor Actual Neto (VAN), la Tasa Interna De Retorno (TIR) y finalmente la relación

Costo/Beneficio, cutos valores para la presente idea de negocio se ilustran en la Tabla 8.

Tabla 12: Indicadores económicos del proyecto


TASA INTERNA DE RETORNO (TIR) 4%

VALOR ACTUAL NETO (VAN) 174.282,60

REALCIÓN COSTO/BENEFICIO 1.22

Fuente: Elaboración propia (2017).


57

De acuerdo a la información presentada en la tabla anterior, se evidencia que desde el factor

financiero, el presente proyecto se desarrolló con viabilidad, ya que TIR es superior a la tasa de

descuento establecida en la vigente idea de negocio, la cual es del 3%. Así mismo se percibe que

el indicador VAN exhibe un valor positivo, lo cual indica que el presente proyecto pagó los costos

de producción y el interés compuesto a la tasa de descuento. Finalmente se observa que la relación

Costo/Beneficio es igual a 1.22, lo cual indica que por cada peso invertido en la presente idea de

negocio, se generaron 1.22 pesos de ingresos.

Con base a los datos obtenidos a partir del análisis financiero ejecutado al presente proyecto,

se pudo conocer la máxima tasa de descuento que se pudo haber empleado al mismo, la cual es

equivalente a 7,1%, es decir; 4,1% superior a la establecida, tal como se observa en la figura 15.

Figuras 15: Máxima tasa de interés compuesto para el presente trabajo. Fuente: Elaboración
propia (2017)
58

9.4. Identificación de nuevos proyectos de emprendimientos

A partir del trabajo realizado en el corregimiento de Caracol, municipio de Toluviejo, apoyado

en actividades de extensión rural, trasferencia de conocimiento y generación de empleo, se logró

promover el establecimiento de dos unidades productivas de ají dulce (C. annuum), bajo el modelo

de agricultura sostenible. En total se perpetrará el establecimiento de 20.000 m2 en dicha especie.

Mediante la ejecución del presente proyecto, se logró conocer la experiencia de proyectos

piscícolas y agrícolas, los cuales son desarrollados en las instalaciones de predios pertenecientes a

Asofloresta y Las Parcelas. Así mismo se logró conocer y participar en el emprendimiento de

proyectos productivos basados en la explotación y producción de cultivos tradicionales (Yuca,

Ñame y Maíz), bajo la implementación de técnicas de fertilización y riego localizado (ver anexo

12)

9.5. Identificación de aliados para nuevos emprendimientos

A través de la realización del presente proyecto, se logró realizar la identificación de aliados

potenciales para el desarrollo de futuros proyectos de emprendimientos, siendo algunos de estos;

la Institución Educativa Técnico Agropecuaria de Caracol, la Asosiación de Usuarios Campesinos

de Caracol, Asofloresta y Asociación Las Parcelas. Aliados con los que se proyecta el desarrollo

de proyectos productivos que fomenten el desarrollo de la comunidad a partir de la generación de

empleo, producción de alimentos y cuidado del medio ambiente.


59

9.6. Evaluación de la continuidad del proyecto productivo

La continuidad de un proyecto está estrechamente relacionada a los resultados ostentados por

los indicadores e viabilidad, siendo los indicadores financieros los de mayor relevancia; dado a los

resultados financieros obtenidos en el presente proyecto, se mantiene vigente la propuesta de

continuar con el proyecto, aun conociendo que la totalidad de las plantas se vio afectada por la

inundación presentada el día 14 de abril del presente año. Sin embargo se cuenta con la

disponibilidad de materiales y herramientas, los cuales representaron el 50% de la inversión total

en el presente proyecto, tal como se observa en la figura 16.

11% Presupuesto M.O Aprobado


16%

Presupuesto Insumos
Aprobado
8% 14%
Presupuesto M. y H.
1% Aprobado
Presupuesto Flete Aprobado

Presupuesto C. Indirectos
Aprobado
Aporte Propio
50%

Figuras 16: Presupuesto aprobado para el presente proyecto. Fuente: Elaboración propia
(2017)
60

10. CONCLUSIONES

En el presente trabajo se sentaron las bases de un modelo sostenible de producción agrícola a

través de una parcela demostrativa y productiva de ají dulce (Capsicum annuum), como nueva

alternativa de producción para los agricultores del corregimiento de Caracol – Toluviejo, la cual,

de acuerdo a los resultados obtenidos, permite concluir que:

- La implementación de 7000 m2 en cultivos hortícolas bajo el modelo de agricultura

sostenible en la zona, se muestra como una alternativa potencial para promover el

desarrollo agrícola en la población, debido a la generación de ingresos a corto y mediano

plazo, generación de empleo y producción de alimentos sanos.

- El desarrollo de actividades de acompañamiento y extensión rural, permitió la vinculación

del género femenino en la agricultura y su respectiva participación en un 35% en las

actividades realizadas del proyecto.

- El T4, con dosis de 4 litros planta-1 día-1 mostró las mayores medias en las variables de

altura de plantas, número de hojas, área foliar, tiempo a floración y producción. Con

respecto al índice de frutos y eficiencia en el uso del agua, ostentó los menores promedios.

Resultados que lo ubican como el más oportuno para aplicar en la zona de estudio.

- El desarrollo de diferentes presentaciones comerciales con valor agregado, se mostró en el

presente trabajo como la gran alternativa para amortiguar la amplia tasa de fluctuación en

precios que ostentan los productos hortícolas en la zona.


61

11. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

 Agrosoillab. (2016). Resultados de análisis de suelo para el cultivo de ají dulce (Capsicum

annuum) en el departamento de Sucre, Colombia. N° de Laboratorio: 11332. 4 pág.

 Aguilar, E; Pascual, S; Ivañez, V; Hurtado, M; Martínez, M & Jacas, J. (2014). Umbrales

económicos para la araña roja (Tetranichus urticae) en mandarino. Revista Internacional

de Cítricos Levante agrícola. España. ISSN 0457-6039. Nº 423. Págs. 232-242.

 Baigorri, H. (2004). Reconocimiento de enfermedades, plagas, malezas y carencias

nutricionales de la soja. Ediciones INTA. Buenos Aires – Argentina. P. 55.

 Borja, J; & Valdivia, R. (2007). Introducción a la Agronomía. Versión 1. Editorial

EDIMEC. Quito, Ecuador. 127 pág.

 Cadavid, L. (2011). Manual de Nutrición Vegetal. Una visión de los aspectos nutricionales

del cultivo de yuca (Manihot esculenta Crantz).Editorial CARAMBA Desing. 1ra Edición.

Nov, 2011. Cali, Colombia. 166 pág.

 Concejo municipal de Toluviejo. (2014). Plan de desarrollo Toluviejo Somos Todos.

Sucre, Colombia. 184 pág.

 Del Toro, M; Baños, H; Miranda, I; Chico, R & Martínez, M. (2016). Biología y

parámetros poblacionales de Aphis gossypii Glover (Hemíptera: Aphididae) sobre pimiento

(Capsicum annuum L) y berenjena (Solanum melongena L). La Habana – Cuba. Rev.

Protección vegetal. Vol. 31. No 2.

 Dixie, G. (2006). Comercialización de productos hortícolas. Guía de extensión en

comercialización. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la

Alimentación. Roma – Italia. ISSN 1020-9484. 116 pág.


62

 El Universal. (2009). Ají se salvó del verano. Consulta realizada el día 12 de junio de

(2015).

 Elaboración propia (2017). Encuesta de ocupación laboral en la comunidad de Caracol –

Toluviejo.

 Fernández, A; Peláez, A & Figueredo, J. (2014). Indicadores sociales para evaluar el

impacto del proyecto Ligas Deportivas Comunitarias. Buenos Aires – Argentina. Revista

digital. Vol. 19 – Nº 195. 6 pág.

 Garau, A; Filippini, S & Berrondo, G (2000). Influencia de factores climáticos en las fecha

de inicio de floración y brotación de clones de álamo, en el delta del Paraná, Argentina.

Buenos Aires – Argentina. Sist. Recurt. Vol. 9 (1). 8 pág.

 Gil, A. 2004. Introducción al análisis financiero. Editorial Club Universitario. Tercera

Edición. San Vicente – España. 29 pág.

 Guerra, R. (2017). Estado de precios en plaza de mercado Sincelejo – Sucre. Comunicación

personal. Consulta realizada el día 18 de marzo de 2017.

 Hernández, R; Fernández, C & Baptista, P. (2003). Metodologías de la investigación.

McGraw-Hill Interamericana – Tercera edición. México – D.F. 635 pág.

 Jiménez, I. (2015). Estudio de las especies de pulgones y sus enemigos naturales en una

finca de horticultura ecológica en Alcásser, Valencia. Universidad politécnica de Valencia.

Valencia – Gandia. 65 pág.

 Jímenez, J. 2014. Los liderazgos de Adolfo Suarez y Felipe González en la transición a la

democracia en España 1976 – 1982. Universidad Pablo De Olavide. Área de Ciencia

Política y De La Administración. Sevilla – España. 58 pág.


63

 Labrada, R; Caseley, J & Parker, C. (1996). El control de malezas en el contexto del manejo

integrado de plagas. Estudio FAO producción y Producción vegetal 120. Roma. ISSN

1014-1227.

 Lozano, J. (2001). Determinación de la acidez y la alcalinidad, y determinación de cloruros.

Laboratorio de Química Analítica. Universidad de Bogotá. Colombia. 5 pág.

 Malagón, D. (2003). Suelos de Colombia. Editorial. Instituto Geográfico Agustín Codazzi.

Bogotá, Colombia. 21 pág.

 Martínez, C. (2016). Consumo de alimentos orgánicos en Colombia: una cultura incipiente.

Universidad Militar Nueva Granada. Facultad de Ciencias Económicas. Cajicá –

Colombia. 23 pág.

 Martínez, J. (2005). Riego en hortalizas. Universidad Autónoma de Nuevo León. Facultad

de agronomía. San Nicolás De Los Garzas – México. 31 pág.

 Medina, A. (2009). Criterios para la fertilización del tomate y otras hortalizas. Colombia.

11 pág.

 Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural. (2012).

 Ministerios de Agricultura y Desarrollo Rural. (2011). Empresarización del campo.

 Moreno, L. (2009). Respuestas de las plantas al estrés por déficit hídrico. Una revisión.

Universidad Nacional De Colombia. Facultad de Agronomía. Bogotá – Colombia.

Agronomía Colombiana. Vol. 27 (2). Págs. 179 – 191.

 Núñez, S; García, S; & Paullier, J. (1998). Gúia para el manejo integrado de plagas y

enfermedades en frutales. Boletín de divulgación Nº 66. Editado por la Unidad de Difusión

e Información Tecnológica del INIA. Montevideo – Uruguay. 117 pág.


64

 Pizarro, F. (1996). Riego localizado de alta frecuencia, goteo, microaspersión y exudación.

Editorial Mundiprensa. Madrid – España. 531 pág.

 Productores de Hortalizas de México. (2004). Plagas y enfermedades de chiles y pimientos.

Guía de identificación y manejo. Meister Media Worldwide. 19 pág.

 Puentes, C. (2015). Prácticas de monitoreo de plagas y enfermedades en finca productora

de Alstroemeria. Universidad Militar Nueva Granada. Facultad de ciencias básicas y

aplicadas. Bogotá – Colombia. 40 pág.

 Ramirez, C & Armesto, J. (1994). Criterios ecológicos para el manejo del bosque nativo.

Universidad de Chile. Facultad de Ciencias. 8 pág.

 Régulo, J. (2009). El agua en las plantas. 9 pág.

 Rodríguez, E. (2009). Efecto de la fertilización química, orgánica y biofertilización sobre

la nutrición y rendimiento de ají (Capsicum spp) en el Valle del Cauca. Universidad

Nacional de Colombia. Facultad de Ciencias Agropecuarias. Palmira. Valle Del Cauca.

Colombia. 149 pág.

 Roveda, G; Peñarada, A; Rámirez, M; Vaquero, I; & Galindo, R. (2012). Diagnóstico de

la fertilidad química de los suelos de los municipios de Granada y Silvania para la

producción de uchuva en Cundinamarca. Artículo científico. Revista Corpoica. Ciencia y

tecnología agropecuaria. Colombia. Vol. 2. 10 pág.

 Salisbury, F & Ross, C. (2000). Fisiología de las Plantas. Ed. ParaninfoThomson Learning,
Madrid – España. 758 p.

 Sánchez, C; Jaraba, D; Medina, J; Martínez, J & Martínez, A. (2003). Requerimientos

hídricos del cultivo de ají dulce (Capsicum annuum) bajo riego por goteo en el Valle del

Sinú Medio. Cereté – Colombia. Temas Agrarios. Vol. 8: (1). Págs. 11 – 20.
65

 Santos, B; Obregón, H & Salamé, T. (2013). Protección de hortalizas en ambientes

protegidos: Estructuras para la agricultura protegida. 7 pág.

 Silva, F. (1980). Fertilidad de suelos – diagnóstico y control. Publicación de la Sociedad

Colombiana de la Ciencia del Suelo. Imprimir Ltda. Colombia. 420 pág.

 Steiner, A. (1997). Principles of plant nutrition by recirculating nutrient solutions.


Proceedings 6th. Int. Congre. Soilles Culture: 634-649.

 U.S. Agency For Iternational Development – USAID. (2006). Boletín técnico de

postcosecha: manejo postcosecha de chile dulce. Programa de diversificación económica

rural. La Lima – Honduras. 4 pág.

 Universidad de Castilla – La Mancha; Centro Regional de Estudio del Agua (CREA).

(2005). Fertirrigación – Hoja informativa N° 11. Ciudad Real, España. 8 pág.

 Universidad Pontificia Javeriana de Cali. (S.F). Ficha de datos de seguridad de

Fenolftaleína (C20H14O4). Cali, Colombia. 6 pág.

 Uribe, L; Castro, L; Arauz, F; Henríquez, C & Blanco, M. (2014). Pudrición basal causada

por Phytophthora capsici en plantas de chiles tratadas con vermicompost. Agronomic

mesoam. ISSN 2215-3608. Vol. 25. Nº 2. Págs. 243-253.

 Vélez, E. (2015). Respuesta del ají Escabache (Capsicum baccatum) a cuatro dosis

diferentes de fertilizantes en la granja experimental Santa Inés. Universidad Técnica de

Machala. Unidad Académica de Ciencias Agropecuarias. Ecuador. 44 páginas

 Ves Losada, J. (2007). Manejo integrado de plagas. Ediciones INTA. Artículo técnico.

Buenos Aires – Argentina. 6 pág.


66

12. ANEXOS

Anexo 1 Resultados análisis de suelo


PARÁMETRO VALOR INTERPRETACIÓN

TEXTURA Franco Limoso (FL) N/A

pH 6,29 Neutro

MATERIA ORGÁNICA 5,01% N/A

NITRÓGENO (N) 0,25% MEDIO

FÓSFORO (P) 26,03 ppm MEDIO

POTASIO (K) 0,84 meq/100g suelo seco ALTO

MAGNESIO (Mg) 9,20 meq/100g suelo seco ALTO

CALCIO (Ca) 28,20 meq/100g suelo seco ALTO

ALUMINIO (Al) - N/A

SODIO (Na) 0,57 meq/100g suelo seco MEDIO

AZUFRE (S) 8,38 ppm BAJO

HIERRO (Fe) 40,97 ppm MEDIO

BORO (B) 0,51 ppm MEDIO

COBRE (Cu) 3,24 ppm MEDIO

MANGANESO (Mn) 6,08 ppm BAJO

ZINC (Zn) 3,29 ppm MEDIO

Fuente: Modificado de AgrosoilLab. (2016).


67

Anexo 2: Plan de fertirrigación para el cultivo de ají en el presente proyecto

Anexo 3 Trampas de melaza para atracción de abejas


68

Anexo 4: Costal para empacar el producto y comercializar

Anexo 5: Pluviómetro instalado en el lote de investigación


69

Anexo 6: Actividades de extensión para educación agrícola

Anexo 7: Cultivos tradicionales en la zona y semilleros para nuevos cultivos de ají dulce