Sie sind auf Seite 1von 3

1.- Bethell.

- Explique la secularización del siglo XIX a través de una doble paradoja


planteada en el texto: Crecimiento del Estado promovido por partidarios del
liberalismo y situación fortalecida de la iglesia católica al finalizar las guerras de
independencias. Utilice el caso de México en su argumentación.

A principios del siglo XIX, América Latina vive un proceso de independencia del
Estado español, gatillado, en un primer momento, por la invasión de Napoleón al país
peninsular y posteriormente por la influencia de las ideas ilustradas y la independencia
de Estados Unidos. Los Estados que se forman en Latinoamérica son de corte
republicano liberal, algunos con ideas liberales conservadoras y otros con ideas
liberales más radicales.

La iglesia católica en este periodo juega un papel muy importante. Al momento de


darse las independencias, muchos sacerdotes, al ser españoles peninsulares, restan
su apoyo al periodo revolucionario liberal y a los nacientes Estados americanos,
incluso “El papado, sometido a la presión de España y de la Santa Alianza, se negó
a reconocer lá independencia de América Latina”1 (p. 66), lo que genera el rechazo
por parte de los liberales, expulsando a muchos clérigos hacia el viejo continente e
incluso ejecutando a algunos. La amenaza que significa la iglesia católica para los
nacientes Estados radicaba en su poder social y económico. La iglesia poseía muchos
vienes y riquezas, que forjaron a lo largo de todo el periodo colonial, dicha riqueza la
codiciaban, según Bethell, tanto liberales más radicales como conservadores, puesto
que tenía que ser un ingreso para el Estado. En tanto, el trabajo social que hizo la
iglesia en la colonia fue muy grande, fue un proceso de larga duración que era muy
difícil de borrar por parte de los nacientes Estados. Es más “en toda América Latina,
la religión era una religión del pueblo, y la iglesia continúo recibiendo la adhesión y el
respeto de los indios, los mestizos y otros sectores populares” (p.65).

Pero los Estados, buscaron a toda costa suprimir la influencia de la iglesia, logrando
en muchos casos, eliminarlos en la esfera política, es más, los liberales radicales
consideraban que eliminar por completo el dominio de la iglesia católica, destruir su
dogma, apoderarse de sus riquezas y eliminar sus privilegios era esencial para que
se pudieran lograr cambios reales. En contra parte, los sectores más conservadores

1
Bethell, Leslie. "América Latina: cultura y sociedad (1830-1930)." Historia de América
Latina. Barcelona: Editorial Cirílica, S.A, 1991. P. 66.
del liberalismo creían que “sin el freno de la religión la gente sería turbulenta y
anárquica, lo cual era una defensa de la religión que no se basaba en su verdad, sino
en su utilidad social” (pag68). A pesar de esta discusión, la iglesia logra sobrevivir y
sigue manteniendo su influencia, sobre todo en el ámbito social. Es más, Bethell
señala que aparentemente, después de la independencia, la iglesia es más popular,
rica y estable que los mismos estados. Eliminar un organismo, como la iglesia, que
dominó en la esfera social por casi tres siglos no es una tarea sencilla.

El caso de México, es muy ejemplificador para entender este proceso donde el Estado
liberal logra tener el control, pero sin que se pierda la hegemonía de la iglesia.
Posterior a que se declara la independencia en México, muchos sacerdotes mueren
en manos del naciente Estado, debido a que se oponen a este. Muchos clérigos,
además, son expulsados a Europa, lo cual genera que, en el país norteamericano,
haya una gran escases de curas. La iglesia se ve en la obligación de reformarse, para
seguir manteniendo su influencia. El papa León IX, a mediados del siglo XIX, ordena
al Obispo de Michoacán la reformación del clero, según Bethell, principalmente la del
bajo clero y esta “renovación alcanzó la mayor fuerza en el México rural. (…) Un
sacerdote típico, era un sacerdote rural” (p.70). Estos sacerdotes jóvenes, los cuales
salían de la clase media, se abocaron a una gran labor social, ganándose el cariño
del pueblo, principalmente de los campesinos. La iglesia, al igual que la época
colonial, siguió haciéndose cargo de la educación, pero esta vez más abierta hacía la
gente común. Los sacerdotes se volvieron más cercanos y vivían entre los mismos
pobladores, generando empatía y más adhesión hacia la religión católica. “Casi todos
los campesinos se consideraban católicos, pero parece que pocos se identificaban
con la nueva república y todavía eran menos los que tenían alguna conciencia de la
identidad nacional” (p.75), es más, incluso los indígenas se identificaban con la iglesia
católica y los defendían, a pesar de los malos tratos que vivieron en el pasado colonial
por parte de esta religión. Toda esta reforma católica se da desde mediados del siglo
XIX hasta principios del siglo XX, lo que refuerza más la identidad católica del
mexicano.

La iglesia católica supo cómo ganar el apoyo popular del pueblo de México,
interviniendo sus espacios sociales, prestándoles ayuda e involucrándose con las
comunidades campesinas. Un trabajo que el Estado liberal nunca pudo hacer, debido
a que su objetivo era consolidar su poder, sin importarse de la población y sólo
viéndolos como mano de obra. A pesar de que la independencia y el Estado Liberal
logró desplazar a la iglesia de la esfera de poder político, nunca logra deshacerse de
la influencia social y esto es gracias a la renovación y reforma que vive la iglesia
católica en la mitad del siglo XIX, lo que permite que hasta el día de hoy siga siendo
de gran influencia en la cultura mexicana.

II. Chust y Frasquet, ¿por qué, según el texto, las independencias latinoamericanas
son procesos revolucionarios? ¿Cabe situar aquí la Segunda república venezolana?,
explique.

La tesis central de estos autores es que los procesos de independencias en América


Latina sí son revolucionarios, pero de un carácter Liberal. Es un proceso cambiante,
con una dinámica particular. La mayor influencia para el pensamiento liberal de este
proceso proviene fuera de Latinoamérica y se centra principalmente en las ideas de
la ilustración, la revolución francesa y la independencia de Estados Unidos.

Los antecedentes de las revoluciones son variados, lo que explica