Sie sind auf Seite 1von 45

IV.

FACIES SEDIMENTARIAS DE LA FORMACIÓN MORELOS

4.1 INTRODUCCIÓN

Una facies está definida por un conjunto particular de atributos sedimentarios


como las características litológicas, textura, conjunto de estructuras sedimentarias,
contenido fósil, color, etc., (Tucker, 1990). Por lo tanto, las facies sedimentarias
reflejan las condiciones ambientales (físicas, químicas y biológicas) a los que
fueron sometidos los sedimentos y su escenario de formación. El estudio a detalle
de las facies permite inferir en qué tipo de ambiente se depositó una roca por el
conjunto de características observadas. La distribución de los diferentes tipos de
facies dependerá del sistema carbonatado (e.g., rampa carbonatada, plataforma
bordeada, etc.). Por ello, es de gran utilidad lograr el reconocimiento y entender la
distribución de las facies para poder inferir la arquitectura de la plataforma, (Jones
y Desrochers, 1992; Read, 1985). Sin embargo, para poder interpretar de forma
correcta los componentes que determinan las facies es indispensable conocer la
naturaleza, composición y distribución de los sedimentos, y en ocasiones sus
características diagenéticas. A continuación se presenta de manera más amplia el
desarrollo de este punto.

4.1.1 Factores que intervienen en la naturaleza, composición y


distribución de los sedimentos

Los sedimentos carbonatados son precipitados de dos formas diferentes:


abióticamente (o casi-abiótica) gobernada por reacciones termodinámicas y
cinéticas, y bióticamente, en respuesta al metabolismo de los organismos. A su
vez el tipo de carbonato precipitado depende de factores como el clima, la
temperatura, la cantidad de luz, el contenido de oxígeno, la salinidad, la
profundidad y el aporte de sedimentos terrígenos, cambios relativos del nivel del

35
mar, nutrientes, etc. (Jones y Desrochers, 1992; Schlager, 2003). Estos factores
definen el paleoambiente, espacio físico (no biogénico) donde se desarrollaron
ciertos organismos bajo condiciones específicas. En la Tabla 4.1 se muestran
algunos parámetros y estructuras características de ciertos ambientes
sedimentarios.

NIVEL DE ENERGÍA

Indicadores Ambientes específicos:


Ambientes de baja energía
Facies: mudstone y wackestone Zonas con alguna barrera que impide el flujo de corrientes e
Estructuras sedimentarias: laminación impide la acción de las olas y permite la producción y
paralela, granos cubiertos (oncoides). acumulación de sedimentos de grano fino; ejemplos: lagunas,
plataformas bordeadas, rampas externas, cuencas, estuarios.
Ambientes de alta energía
Facies: Packstone y grainstone. Zonas sin ninguna barrera natural sujetas a la acción de las
Estructuras sedimentarias: olas y a las corrientes, por lo que se acumulan sedimentos de
estratificación cruzada, imbricación, grano grueso. Ejemplos: planicies de intermarea, plataformas
brechas. no bordeadas, parches arrecifales, rampas internas.

PROFUNDIDAD

Indicadores Ambientes específicos:


Aguas someras
Mayor abundancia en la cantidad y diversidad de organismos. Zonas de litoral, planicies de marea.
Conchas delgadas o aglutinadas y poco ornamentadas en
foraminíferos.

Aguas profundas
Conchas gruesas o aglutinadas en foraminíferos bentónicos. Parte de la plataforma, cuenca.
Presencia de radiolarios.

TEMPERATURA

Indicadores Ambientes específicos:


Aguas cálidas
Abundancia y diversidad de organismos bentónicos, plantas y Ambientes ubicados geográficamente
agregados no esqueletales (ooides). Macroforaminíferos y alrededor de los 30° N y 30° S del
corales hermatípicos. Presencia de la asociación Clorozoan. Ecuador.
Aguas frías
Menor cantidad de organismos. Presencia de la asociación Ambientes ubicados geográficamente
Foramol. Ausencia de agregados no esqueletales. Briozoarios, de 30° N y 30° S del Ecuador a los
braquiópodos y las algas rojas son característicos. límites polares.

Tabla. 4.1. Resumen: factores que determinan el ambiente sedimentario carbonatado e


indicadores ambientales.

36
CANTIDAD DE OXÍGENO
Indicadores Ambientes específicos:
Zona bien oxigenada (aeróbica)
Abundancia y diversidad de organismos de fauna bentónica. Planicies de marea, plataformas abiertas
Estratificación cruzada, bioturbación. Texturas de alta energía. o con pequeñas barreras, zonas de
Bajo contenido de materia orgánica por lo cual se presentan surgencia, ventilas hidrotermales.
colores claros en las rocas.

Zona anaeróbica o anóxica


Presencia de materia orgánica. Los colores de las rocas llegan Sabkhas, lagunas restringidas.
a ser muy oscuras. Se conserva la laminación fina por la
ausencia de organismos bentónicos bioturbadores.

SALINIDAD

Indicadores Ambientes específicos:


Aguas dulces, salobres e hipersalinas
Presencia de organismos eurihalinos (toleran los cambios salinos). Lagunas, cuencas y bahías
Ejemplos: algas verde-azules, diatomeas, foraminíferos aglutinados, semi restringidas.
pelecípodos, gasterópodos, ostrácodos, entre otros.

Condiciones marinas normales


Presencia de organismos estenohalinos (sensibles a los cambios de salinidad) como: algas rojas y
verdes, radiolarios, cocolitofóridos, calciesponjas, corales, braquiópodos, equinodernos, foraminíferos
planctónicos, etc.

CANTIDAD DE LUZ

Indicadores Ambientes específicos:


Zona fótica
Algas calcáreas, cianobacterias, Alcanza profundidades que van de 50 a 200 m, dependiendo
foraminíferos bentónicos, algunos de la turbidez del agua, se refiere a condiciones marinas
foraminíferos planctónicos, corales, iluminadas donde los organismos pueden realizar el proceso
ciertos bivalvos. Granos cubiertos fotosintético. Cubre la zona de intermarea y supramarea,
(cortoides y oncoides) que tienen como lagunas someras, parches arrecifales.
núcleo materia algal.

Zona disfótica
Organismos multicelulares Ambientes donde la cantidad de luz es menor al 0.01%, por lo
fotoautótrofos que la actividad fotosintética es escasa. Las cuevas y arrecifes
marinos están bajo estas condiciones.
Zona afótica
Radiolarios, calciesponjas, algunos Zonas profundas donde es imposible realizar la fotosíntesis.
foraminíferos pelágicos. Cubre parte de las plataformas profundas y cuencas oceánicas.

Tabla. 4.1. Resumen: factores que determinan el ambiente sedimentario carbonatado e


indicadores ambientales. Continuación.

37
Los parámetros mencionados anteriormente también determinan el tipo de fábrica
de carbonatos. La fábrica de carbonatos es el piso marino de submarea somera
iluminada (profundidades menores a 15 m). De acuerdo a Schlager (2000) se
reconocen tres sistemas de producción de carbonatos (fábricas de carbonatos): a)
de aguas cálidas, b) de aguas frías y c) montículos de lodo (mud mounds). En la
Tabla 4.2 se presenta una breve descripción de las características de cada una de
éstas fábricas de carbonatos.

FÁBRICA DE
AGUAS CÁLIDAS AGUAS FRÍAS “MUD MOUND”
CARBONATOS

Controlados biótica y Controlados bióticamente Derivados de


Precipitados
abióticamente. reacciones bióticas y
carbonatados
abióticas
30° N y 30° S del De 30° N y 30° S del Muy importantes en el
Localización
Ecuador Ecuador a los límites Fanerozoico
(actual)
polares
Cantidad de Poco Altos Altos
nutrientes
Nivel de oxígeno Alto Bajo
Producción de Representan la tasa Representa cerca del Representa del 80-
sedimentos más alta 25% de la tasa tropical 90% de la tasa tropical
Asociación Clorozoan Asociación Foramol
Bioclastos

Gran cantidad y Los carbonatos


Características diversidad de precipitan in situ y son
organismos de grano fino
Aguas someras, no Superan la zona fótica Superan la zona fótica
Profundidad superan la zona (superior a 300 m?) (superior a 400 m?)
fótica?

Tabla 2. Resumen con las características más destacables en los tres diferentes sistemas
de producción de carbonatos. Reitner et al., 1995, Schalager 2000 y 2003,

38
4.2 OBJETIVOS

 Describir las microfacies de la Formación Morelos observadas en campo y


en lámina delgada.
 Determinar el ambiente depositacional de cada facies.
 Definir asociaciones de facies de acuerdo al ambiente depositacional que
tengan en común.
 Determinar los principales rasgos diagenéticos de las facies identificadas
con base en el análisis petrográfico e inferir sus ambientes diagenéticos.

4.3 METODOLOGÍA

4.3.1 Revisión bibliográfica del área de estudio

La primera fase para la elaboración de este trabajo consistió en la búsqueda,


consulta y revisión bibliográfica de trabajos geológicos previos del área de
estudio. Se utilizó la carta geológica del Servicio Geológico Mexicano E14-B61
escala 1:50,000 con la finalidad de identificar el relieve, las principales estructuras
geológicas, litologías, rutas de acceso, etc., y posteriormente para marcar y llevar
un control de los puntos de muestreo de las secciones medidas.

4.3.2 Medición de secciones estratigráficas

Se realizó un muestreo de reconocimiento del área de estudio, este muestreo


comprende la colección de 121 muestras de mano, de las cuales elaboramos sus
respectivas láminas delgadas. El estudio de las láminas con microscopio
petrográfico, proporcionó las herramientas y permitió el reconocimiento de los
atributos necesarios para la caracterización de las facies sedimentarias, en la
sucesión calcárea de la Formación Morelos registradas en el Anticlinal Cuachi
(Anexo 1). Con base en los primeros resultados, se midieron dos secciones
estratigráficas a detalle que abarcan las zonas principales del Anticlinal Cuachi.

39
Aunque no se pudo medir una sola sección estratigráfica continua de la Formación
Morelos, debido a que algunas capas de la caliza estaban cubiertas por suelo, se
incluyeron la parte basal, con un espesor total de 53.9 metros (Fig. 4.1, Anexo 1a),
la segunda sección comprende la parte media del Anticlinal Cuachi y tiene un
espesor total de 52.42 metros (Fig. 4.2, Anexo 1b) y la tercer sección cubrió
parte de los estratos más jóvenes del Anticlinal con un espesor de 22.61 metros
(Fig. 4.3, Anexo 1c).

Se realizó el muestreo con control estratigráfico detallado, de acuerdo al cambio


vertical y lateral de las litofacies y en casos de estratos muy gruesos, masivos o
cubiertos por material orgánico, se aplicó el mismo procedimiento: muestrear
sistemáticamente cada 50 cm. Se tomaron muestras frescas que representaban
lo mejor posible cada litofacies (color, estructuras primarias, macro- y
microfósiles). Se asignó una nomenclatura de acuerdo al orden de la sección y del
muestreo. La medición del espesor de las litofacies y/o de los estratos se realizó
con flexómetro y en los casos de estratos masivos, con cinta. Se obtuvo el dato
estructural de la estratificación con la brújula Brunton.

40
FIG. 4.1. Sección Estratigráfica 1, medida en el Anticlinal Cuachi. Calizas de la Formación
Morelos.

41
Fig. 4.2. Sección Estratigráfica 2, Calizas de la Formación Morelos medidas en el
Anticlinal Cuachi.

42
FIG. 4.3. Sección Estratigráfica 3, Calizas de la Formación Morelos medidas en el
Anticlinal Cuachi.

43
4.3.3. Análisis petrográfico

Para la determinación de la litofacies se realizaron 229 láminas delgadas, también


se realizó la impregnación con resina epóxica azul de 30 almohadillas para
determinar si había porosidad remanente en las rocas. El estudio petrográfico se
realizó utilizando microscopios petrográficos de luz polarizada marca Olympus del
Instituto Mexicano del Petróleo, y se empleó la clasificación de Dunham (1962)
por considerarse la más adecuada y práctica. Se se definieron la textura
depositacional, componentes carbonatados (granos orgánicos e inorgánicos,
cementos y lodo calcáreo), estructuras sedimentarias y rasgos diagenéticos
mayores. En los anexos 1, 2 y 3 se muestran las descripciones en lámina delgada
de las muestras de las Secciones Estratigráficas 1, 2 y 3 respectivamente. En la
tabla 4.3 se muestra la relación de las láminas delgadas realizadas y analizadas
en este trabajo de tesis.

Sección No. De Espesor


Muestras
Estratigráfica Muestras total (m)
1 17 * A-1 / A-21b 53.90
2 71 C-1 / C-54 52.42
3 20 D-1 / D-17 22.61
Sección de
reconocimiento 121 A-1 / A-122

Tabla 4.3. Relación de las muestras obtenidas y laminadas para la determinación de las
facies sedimentarias de la sucesión calcárea de la Formación Morelos aflorante en el
Anticlinal Cuchi. * Muestras agregadas en la base de la sección de reconocimiento.

4.3.4. Análisis de facies

La determinación de las facies se basó tanto en la información obtenida en los


afloramientos durante el trabajo de campo y en el estudio petrográfico a detalle de
229 láminas delgadas. Tanto la determinación del tipo de facies como el ambiente
depositacional se estableció de acuerdo a las características texturales y

44
componentes carbonatados (peloides, intraclastos, bioclastos, etc.) en base a las
clasificación de Dunham (1962) (Fig. 4.4) y a las estructuras sedimentarias de las
rocas.

Fig. 4.4 Clasificación de Dunham (1962) de las rocas carbonatadas en base al contenido
de aloquímicos y el contenido de matriz y/o cementante.

4.3.4.1 Interpretación paleoambiental

Las fábricas de carbonatos mantienen una estrecha relación con el medio


ambiente. Debido a que los organismos son los principales generadores del
sedimento, éstos son sensibles tanto a las condiciones marinas existentes como a
las condiciones del sustrato (Heckel, 1972; Pickerill y Brenchley, 1991). Las
variantes que ocurran podrán aniquilar la biota que no pueda tolerar las nuevas
condiciones o probablemente también podrá incrementarse el número de
individuos de las especies que sobrevivan (Jones, B., Desrochers, A., 1992).

Sin embargo aunque existan organismos que pueden tolerar rangos bastante
amplios, también existen aquellos que viven bajo condiciones específicas. Algunas
estructuras sedimentarias también son generadas bajo condiciones ambientales

45
específicas. Estos organismos y-o estas características que viven o se forman
bajo condiciones determinadas son el tipo de parámetros útiles para determinar
los paleoambientes. Se describen las partículas esqueletales y no esqueletales
utilizadas en este trabajo como indicadores paleoambientales. En la Figura 4.5 se
esquematizan estos elementos.

Fig. 5.- Arquitectura de la Plataforma Morelos-Guerrero (Formación Morelos). Las facies y


sus componentes identificados en este trabajo corresponden al tracto de plataforma
interna. Modificado de Hernández Romano (1999).

46
PARTÍCULAS NO ESQUELETALES

Peloides. Son granos de carbonato micro y criptocristalino, de origen poligenético,


excepto por lo pellets fecales.

Interpretación: éstos se presentan con mayor abundancia en condiciones marinas


someras de baja energía. Son comunes en plataformas carbonatadas marinas
someras (perimarea y submarea), en arrecifes y en “mud mounds”, aunque
también son abundantes en carbonatos de aguas profundas.

Intraclastos. Son fragmentos de sedimento litificado o parcialmente litificado,


derivado de la erosión de sedimentos penecontemporáneos cercanos a la cuenca
y redepositados dentro de la misma área. Otro componente calcáreo similar está
representado en los extraclastos, ya que ambos, representan condiciones de
retrabajo en la sedimentación. Sin embargo, los litoclastos se consideran como
restos de rocas carbonatadas externas a la cuenca depositacional de donde son
encontradas (Flügel, 2004). Es decir, mientras que los primeros son formados
sindeposicionalmente, los segundos fueron formados anteriormente.

Interpretación: Son comunes en condiciones marinas someras, característicos en


regímenes dominados por las olas y mareas que continuamente retrabajan el
carbonato. También existen intraclastos originados por desecación del lodo
carbonatado, éstos son formados en ambientes de supramarea.

Oncoides. Son granos cubiertos, formados por actividad microbiana. Tienen


formas esferoidales concéntricas, a menudo irregulares. Los oncoides se forman
mecánicamente por acción del giro o balanceo causado por el oleaje. La
laminación concéntrica es resultado de la fijación de sedimentos de grano fino a la
superficie mucilagenosa de la materia algal, así como por la precipitación de
carbonato derivado del descenso de dióxido de carbono durante la fotosíntesis.
Sin embargo, la materia algal (algas rojas, verdes o cianobacterias) no siempre
constituye el núcleo de los oncoides. También pueden actuar como organismos

47
incrustantes los microbios, foraminíferos, briozoarios, moluscos, etc. (Scholle,
2003 y Flügel, 2004)

Interpretación: En general representan condiciones marinas someras debido a la


actividad fotosintética de las algas, esto no quiere decir que sean exclusivas de
estos ambientes, ya que varios tipos de algas verdes también se desarrollan en
ambientes con poca intensidad de luz. Particularmente se pueden formar en una
gran variedad de ambientes como lagos, arroyos, pantanos a condiciones marinas
de inter y submarea. Para determinar el nivel de energía en que se formaron es
necesario correlacionar la textura con el tipo de oncoide, así, para condiciones de
alta energía se tendrán texturas de packstone a grainstone con oncoides de
tamaños pequeños que exhiban laminación regular; para ambientes con aguas
tranquilas se tendrán oncoides micríticos individuales o múltiples con crecimiento
irregular en texturas de wackestone y floatstones (Flügel, 2004)

PARTÍCULAS ESQUELETALES

Foraminíferos son protistas heterotróficos, pertenecientes al phylum Sarcodina y


a la clase Rhizopoda. Se dividen en dos grupos principales: foraminíferos
bentónicos que viven en o sobre los sedimentos del piso marino y los planctónicos
que viven en la parte superior. El grupo principal de foraminíferos observados en
este trabajo de tesis es el de los foraminíferos bentónicos. Este grupo está
restringido a un rango de profundidad y toleran ciertos grados de temperatura y
salinidad (Scholle, 2003 y Flügel, 2004).

Interpretación: Respecto a la salinidad la mayoría se han encontrado en


condiciones de salinidad normal (35%), la diversidad decrece conforme disminuye
la salinidad. Las bajas salinidades (lagunas costeras) favorecen ensamblajes poco
diversos, ricos en formas aglutinadas. Las altas concentraciones de carbonato en
aguas hipersalinas favorecen la ocurrencia de miliólidos. Ambientes someros

48
cercanos a la costa y lagunares, con menos de 50 m de profundidad están
caracterizados por la presencia de foraminíferos miliolínidos. Los Rotalínidos
hialinos ocurren en aguas someras y profundas. Las testas aglutinadas son
comunes sobre el talud pero también pueden presentarse a varios cientos de
profundidad. En plataforma externa dominan las especies de rotálidos perforados.
En la zona batial tienden a predominar los foraminíferos aglutinados de formas
biseriales y triseriales, con algunos rotálidos hialinos y miliólidos porcelanáceos.
La mayoría de las clases de estos organismos ocurre en áreas de concentración
normal de oxígeno. Muchos foraminíferos están limitados a la zona fótica por sus
relaciones endosimbióticas (Scholle, 2003 y Flügel, 2004).

Moluscos, este phylum es muy numeroso y existen gran diversidad de especies.


Las clases Bivalvia y Gastropoda son las principales que conciernen a este
trabajo. Los bivalvos-rudistas tienen importancia por ser índices estratigráficos
(Jurásico Superior-Cretácico Superior) y ecológicos. Los requiénidos (Género:
Toucasia), caprínidos, dicerátidos son una parte de las numerosas familias,
Chondrodonta es una especie importante del Orden Pterioida (Buitrón, 1998). La
Familia Nerineidae (Jurásico-Reciente) es una de las numerosas familias de
Gasterópodos, son importantes en este trabajo porque representan una facies
característica de la parte superior de la columna estratigráfica en campo. Es
común encontrar esta asociación en el Cretácico de todo el mundo.

Interpretación: Los rudistas vivieron en ambientes tropicales. Tanto rudistas como


nerineidos vivieron cerca de los arrecifes, formaron parte de ellos o los
constituyeron completamente, algunos rudistas también eran gregarios. Los
grupos de rudistas se extendían desde las áreas protegidas en una plataforma,
hasta las abiertas o incluso hasta los márgenes de ésta, donde producían
enormes cantidades de arenas bioclásticas de rudistas. La agrupación de estos
organismos favorecía la formación de extensos cinturones arrecifales. Respecto a
los gasterópodos, se les encuentra en ambientes bastante amplios, desde

49
terrestres, marinos y acuícolas (aguas dulces?) ya que están adaptados a un
rango amplio de temperatura y profundidad (Buitrón, 1998).

Ostrácodos. Son artrópodos crustáceos bivalvos que van del tamaño de mm


hasta cm. Este grupo es usado en bioestratigrafía para analizar sedimentos
marinos y no marinos. Los caparazones calcíticos son comunes en calizas
lacustres del Mesozoico y Cenozoico (Scholle, 2003 y Flügel, 2004).

Interpretación: Ocurren prácticamente en todos los ambientes acuáticos.

Estromatolitos. Son un tipo de depósito organosedimentario controlado por


comunidades microbiales bentónicas (Riding, 2000), cuya característica principal
es la laminación. La formación de estromatolitos es favorecida por el aporte
regular e incluso ordenado de sedimentos en tiempo y espacio sobre superficies
colonizadas por las capas de microbios. Los estromatolitos aglutinados (Riding,
1991) resultan de la captura e incrustación de partículas de sedimento.

Interpretación: Ocurren en planicies de marea (intermarea y submarea) y


márgenes lagunares. Estos junto con los organismos incrustados se utilizan para
la interpretación de paleoambientes y para determinar controles que rodearon su
formación como: cantidad de nutrientes, de luz, energía del agua, y profundidad.

4.4 TIPOS Y DESCRIPCIÓN DE FACIES SEDIMENTARIAS DE LA

FORMACIÓN MORELOS

Se identificaron 10 facies de la Formación Morelos en el área de estudio y la Tabla


4.4 presenta un resumen de las características de esas facies. A continuación se
describen cada una de ellas.

50
Tabla 4.4. Resumen y principales características de las Facies identificadas en el
Anticlinal Cuachi de la Formación Morelos.

Facies 1. Boundstone de estromatolitos

Esta facies se caracteriza por la presencia de criptoalgalaminillas. En campo se


identifica por la estructura sedimentaria de criptolaminitas de cianobacteria de
color gris claro, estas facies se presentan en estratos delgados de 20 a 30 cm
(Figs. 4.6A y 4.6B). Frecuentemente estos estratos contienen o están delimitados
por intercalaciones muy delgadas (pocos centímetros de espesor) de tobas de

51
color pardo rojizo (Fig. 4.6B). Esta facies comúnmente se encuentra en la cima de
ciclos sedimentarios de perimarea que se somerizan verticalmente. En lámina
delgada se observa que esta facies consiste de criptoalgalaminillas irregulares
intercaladas con láminas de textura de packstone a grainstone de peloides, y en
menor proporción wackestone a packstone de peloides (Figs. 4.6C, 4.6D y 4.6E).
En algunos casos las criptoalgalaminillas tienden a ser horizontales (Fig. 4.6F).
Las láminas microbianas consisten de micrita de color oscuro de forma irregular.
En las láminas de packstone y grainstone el material que une a los peloides es
micrita y/o cementante de ortoesparita (calcita en bloque). Se observan escasos
bioclastos mal conservados que consisten de fragmentos de rudistas; ostrácodos
completos o como testas individuales y traza de foraminíferos bentónicos. Las
estructuras fenestrales con comunes en esta facies.

Interpretación: Esta facies fue asignada a un ambiente de intermarea superior -


supramarea por la presencia de la laminación irregular microbiana. Las láminas
son el resultado de la actividad de las cianobacterias que al atrapar y fijar el
sedimento forman estas estructuras orgánicas laminares (estromatolitos). La poca
diversidad de organismos indica un ambiente con condiciones adversas debido
posiblemente a una exposición regular a condiciones subaéreas o condiciones
hipersalinas. El hecho de que estos estromatolitos se encuentren en la cima de los
ciclos carbonatados sugiere que corresponden a la parte más somera de dichos
ciclos a causa de la progradación de las facies de supramarea sobre facies de
intermarea/lagunar.

52
A B

C D

E F

FIG. 4.6. Facies 1: Boundstone de estromatolitos. (A) y (B) Foto de afloramiento de la


facies 1 Boundstone de estromatolitos; sobresalen laminaciones microbianas y horizonte
tobáceo (flecha). C-29 y C-6 respectivamente. (C), (D), (E) y (F) Fotomicrografías de la
Facies 1: Boundstone de estromatolitos. Consisten de láminas irregulares de
cianobacterias alternando con láminas de textura de packstone/grainstone de peloides y
escasos bioclastos. Las flechas verdes señalan las laminillas algáceas que denotan el
crecimiento orgánico de esta facies. Todas las fotomicrografías fueron tomadas con
nicoles paralelos y un objetivo de 2.5x.

53
Facies 2. Wackestone de oncoides

Esta facies se caracteriza por la presencia de oncoides de 0.5 a 1 cm de


diámetro contenidos en una matriz de lodo calcáreo. Se presentan en capas
delgadas de color gris intermedio. Los oncoides presentan un crecimiento
irregular. En lámina delgada esta facies contiene oncoides flotando en una matriz
micrítica, en algunos casos se observan fragmentos de moluscos como núcleos
del grano envuelto, también es frecuente la presencia de laminación concéntrica
irregular en estas estructuras. La matriz contiene escasos fragmentos de rudistas
y foraminíferos bentónicos (Fig. 4.7).

Interpretación: La presencia de los oncoides, formados por actividad microbial,


indica condiciones someras que permitieran realizar la fotosíntesis. La presencia
de los oncoides y el contenido de lodo calcáreo indican condiciones de baja
energía. Se interpretan como facies de aguas someras debido a que se asocian
con la actividad microbial que originó el grano envuelto y a la presencia de pocos
foraminíferos bentónicos. Se considera que se depositaron y desarrollaron en un
ambiente de supramarea a intermarea.

FIG.4.7. Facies 2: Wackestone de oncoides. Fotomicrografía de la Muestra A-49. Oncoide


con núcleo de fragmento de rudista. Note laminación irregular. Nicoles paralelos y
objetivo de 2.5x.

54
Facies 3. Boundstone de toucasias

Esta facies caracteriza por la abundancia de toucasias completas en una matriz de


packstone a grainstone de peloides. En escala de afloramiento se caracteriza por
la abundancia de macrofósiles completos de rudistas del género Toucasia. Las
capas presentan color gris claro y estratificación gruesa (80 cm). Se observa
fracturamiento intermedio en esta facies (Fig. 4.8). Esta facies comúnmente se
encuentra en la cima de ciclos sedimentarios de submarea que se somerizan
verticalmente. En lámina delgada la matriz de la Facies 3: Boundstone de
toucasias varía de packstone a grainstone de peloides y bioclastos. Los bioclastos
consisten de fragmentos de toucasias y escasos foraminíferos bentónicos
biseriales (lituólidos). En la matriz, el material que une a los componentes
calcáreos consiste de micrita y/o cementante de ortoesparita (calcita en bloque).

Interpretación: Por las características, principalmente en escala de afloramiento,


se infiere que esta facies se depositó en un ambiente de submarea somera.
Probablemente estos organismos formaron biostromas, sin embargo por la pobre
exposición de la facies no es posible determinar con seguridad esta característica.
Probablemente condiciones de baja energía (áreas protegidas en una plataforma)
en el ambiente de depósito permitieron la conservación completa e in situ de
estos organismos.

Fig. 8. Foto de afloramiento de la facies 3: Boundstone de toucasias. Note la abundancia


de los macrofósiles.

55
Facies 4. Boundstone de chondrodonta y rudistas

La facies 4: Boundstone de chondrodonta y rudistas se caracteriza por la


abundancia de macrofósiles principalmente chondrodonta en una matriz de
packstone de peloides y bioclastos. En afloramiento esta facies se identifica por la
abundancia de macrofósiles completos de chondrodonta y menor cantidad de
rudistas. Es común que esta facies se presente como bioestromas delgados de 10
a 35 cm (Figs. 4.9A Y 4.9B), sin embargo también se registran boundstones de
chondrodonta y rudistas en estratos masivos de 95 a 135 cm. Esta facies
comúnmente se encuentra en la cima de ciclos sedimentarios de submarea que se
somerizan verticalmente. En lámina delgada se observa que la matriz de la facies
4: Boundstone de chondrodonta y rudistas varía de packstone a grainstone de
peloides y bioclastos. Los bioclastos consisten de abundantes fragmentos de
chondrodonta y rudistas en menor cantidad. En la matriz, el material que une a los
componentes calcáreos consiste de micrita y/o cementante de ortoesparita (calcita
en bloque).

Interpretación: Se infiere que la facies 4: Boundstone de chondrodonta y rudistas


se depositó en un ambiente de submarea somera debido principalmente a sus
rasgos en afloramiento. Por su geometría, se infiere que estos organismos
formaron biostromas y biohermas en las cima de la secuencias carbonatadas.
Probablemente condiciones de baja energía (áreas protegidas en una plataforma)
en el ambiente de depósito permitieron la conservación completa e in situ de
estos organismos.

56
FIG. 4.9. Foto de afloramiento de la facies 4. Boundstone de chondrodonta y rudistas. A)
Base de la capa calcárea donde se observan abundantes fósiles de chondrodonta y
escasos rudistas. B) Biostroma: Boundstone de chondrodonta y rudistas.

Facies 5: Packstone - grainstone de nerineas y peloides

En escala de afloramiento esta se caracteriza por la presencia de macrofósiles


silicificados de nerineas (Fig. 4.10A Y 4.10B). Esta facies se presentan en estratos
tanto delgados como masivos (30 a 180 cm) de color gris intermedio. En la
columna estratigráfica medida, esta facies corresponde a las capas más jóvenes
que coronan los últimos ciclos sedimentarios de submarea. En lámina delgada la
facies 5: Packstone - grainstone de nerineas y peloides contiene fragmentos de
nerineas y abundantes peloides. Los fragmentos de nerineas se presentan como
poros móldicos obliterados por calcita en bloque. En la matriz, la micrita y/o la
calcita en bloque cementan a los componentes calcáreos.

Interpretación: Debido a que los fósiles de nerineas no se encuentran en posición


de crecimiento ni formando estructuras orgánicas (biostromas o biohermas), se
infiere que fueron arrastrados a corta distancia de una parche arrecifal,
posiblemente del borde de la plataforma. Las texturas de packstone y grainstone
presentes en estas facies corresponden a condiciones de alta energía. Por su
posición estratigráfica (estratos más jóvenes) se concluye que estas facies se

57
depositaron en la cima de los últimos ciclos sedimentarios de submarea. Por todos
estos rasgos, se infiere que facies 5: Packstone - grainstone de nerineas y
peloides se depositó en ambiente de submarea somera, en una zona semi
protegida, con condiciones de alta energía.

FIG. 4.10. Fotos de afloramiento de la facies 5: Packstone - grainstone de nerineas y


peloides. Note la cantidad de fósiles de nerineas.

Facies 6. Grainstone de intraclastos, bioclastos y peloides

Esta facies se caracteriza por la textura de grainstone y en menor proporción de


packstone de intraclastos y bioclastos. En campo, los estratos se observan de
color gris claro, con espesores delgados a masivos (20 a 140 cm). En ocasiones lo
estratos están delimitados por planos estilolíticos u horizontes tobáceos de pocos
cm de espesor. Contienen escasos macrofósiles de gasterópodos silicificados
(Figs. 4.11A y 4.11B). En lámina delgada esta facies consiste de abundantes
intraclastos, comunes bioclastos y peloides unidos por cemento de calcita en
bloque (ortoesparita) (Figs. 4.11C, 4.11D, 4.11E y 4.11F). Los intraclastos exhiben
texturas lodosoportadas, son subangulosos a redondeados y su tamaño va de 2 a
8 mm (Fig. 4.9D). Respecto a las partículas esqueletales, son más abundantes y

58
diversas que en las facies previamente descritas; consisten de fragmentos de
rudistas y foraminíferos bentónicos espirales y biseriales (lituólidos y rotálidos),
escasas valvas de ostrácodos y traza de algas rojas coralináceas. En general, los
bioclastos se conservan en buen estado, los hay completos e incompletos.
Algunos fragmentos de rudistas son superiores a los 2 mm (Figs. 4.11C y 4.11D).

Interpretación: La asociación de partículas esqueletales y no esqueletales en estas


facies indica un ambiente marino muy somero. Esta facies corresponde a un
cuerpo de arena carbonatada acumulado en el interior de la plataforma
(posiblemente laguna), los bioclastos fueron derivados de posibles aparatos
arrecifales de rudistas y transportados hacia la laguna por corrientes, algunos
organismos posiblemente representan fauna bentónica (foraminíferos); mientras
que los intraclastos aparentemente fueron arrancados de facies cementadas
tempranamente.

59
FIG. 4.11. Facies 6: Grainstone de intraclastos, bioclastos y peloides. (A) y (B) Foto de
afloramiento donde se muestra estratificación delgada a gruesa. C-7, D-1 y D-2
respectivamente. (C), (D), (E) y (F) Fotomicrografías de la Facies 1: Grainstone de
intraclastos, bioclastos y peloides. C) Abundantes foraminíferos bentónicos biseriales
(Lituólidos) (flecha). D) Intraclasto de textura lodosoportada y fragmento de rudista
(flechas). E) Ostrácodo articulado, obliterado con calcita en bloque. F) Foraminíferos
bentónicos espirales. Todas las fotomicrografías fueron tomadas con nicoles paralelos y
un objetivo de 2.5x.

60
Facies 7. Wackestone - Packstone de intraclastos, bioclastos y peloides

Estas facies se caracteriza por la abundancia de intraclastos, bioclastos y peloides


en matriz lodosoportada. En afloramiento estas facies se presentan en estratos
delgados a gruesos (35 – 100 cm), de color gris claro. Normalmente contienen
horizontes tobáceos de pocos cm de espesor y/o planos estilolíticos paralelos a la
estratificación (Fig. 4.12A). En algunos casos estos planos estilolíticos representan
la base y/o cima de los estratos (Fig. 4.12C). Esta facies también presenta
escasos macrofósiles silicificados de rudistas (Fig. 4.12B) y bioturbación
incipiente. En lámina delgada se observan principalmente intraclastos, peloides y
partículas esqueletales en una matriz micrítica (en algunos casos el lodo calcáreo
se observa parcialmente recristalizado a esparita fina) (Figs. 4.12E, 4.12F, 4.12G y
4.12H). Los intraclastos son abundantes, presentan textura lodosoportada
(mudstone) y varían en tamaño de 1 a 2 mm, son subredondeados a angulosos;
ocasionalmente se observan litoclastos de grainstone de peloides y grainstone de
fragmentos de rudistas. Los peloides se presenten comúnmente. En cuanto al
contenido bioclástico, se observa mayor cantidad y diversidad, y consiste
principalmente de foraminíferos bentónicos (miliólidos, lituólidos, rotálidos),
fragmentos de moluscos (rudistas y pocos gasterópodos), ostrácodos y traza de
algas verdes calcáreas y algas rojas coralináceas (solenoporaceas) (Fig. 4.12E).

Interpretación: La abundancia de intraclastos y de bioclastos (incluida su


diversidad) indica condiciones marinas someras. El contenido de lodo calcáreo
sugiere condiciones de no muy alta energía, aunque de alguna manera los
intraclastos debieron haberse formado posiblemente por la acción del oleaje
(normal o asociado a mareas o tormentas) y eventualmente transportados hacia
el interior de la plataforma. La cantidad de fragmentos de rudistas probablemente
derivaron de un parche arrecifal o una barrera bioclástica cercana. Por lo que esta
facies también se interpreta como un depósito lagunar semi-restringido.

61
A B

C D

E F

FIG. 4.12. Facies 7: Wackestone-packstone de intraclastos, bioclastos y peloides. (A) y


(B), Fotos de afloramiento de esta facies. Estratificación delgada a gruesa. (A) Muestra:
C-23’. Abundantes horizontes tobáceos de escala milimétrica. (B) Muestra: C-32. Estrato
muy cubierto por una capa negruzca moderna de microbios, sin embargo, se observan
fragmentos de rudistas silicificados (flechas). (C), (D), (E) y (F) Fotomicrografías de la
facies 7: Wackestone-packstone intraclastos, bioclastos y peloides; tomadas con nicoles
paralelos y un objetivo de 2.5x. En general se observan los componentes principales de
esta facies: intraclastos, bioclastos (foraminíferos bentónicos y fragmentos de rudistas) y
peloides, estos elementos están señalados con flechas en las fotomicrografías.

62
Facies 8. Mudstone - wackestone de bioclastos.

Esta facies consiste de una textura lodosoportada con escasos bioclastos. En


afloramiento esta facies presenta estratificación delgada a gruesa (30 - 110 cm),
color gris claro. Es frecuente que estas facies se presenten en estratos delimitados
por horizontes estilolíticos u horizontes tobáceos (Figs. 4.13A y 4.13B). En algunas
ocasiones esta facies en afloramiento presenta intenso fracturamiento (Fig.
4.13B). En lámina delgada la textura de esta facies varía de mudstone o
wackestone de bioclastos, domina la matriz de micrita, sin embargo, en algunos
casos el lodo calcáreo se observa parcialmente recristalizado a esparita fina;
ocasionalmente se presentan intraclastos y peloides (Figs. 4.13C, 4.13D, 4.13E y
4.13F). Respecto al contenido bioclástico, se observa que mantiene la misma
diversidad que en las facies anteriormente descritas, aunque es evidente que en
esta facies se presentan en menor cantidad. Estas partículas esqueletales
consisten de fragmentos de moluscos (rudistas y ocasionalmente gasterópodos),
foraminíferos bentónicos (miliólidos, lituólidos y rotálidos) y ostrácodos completos
y desarticulados. Aunque los foraminíferos bentónicos y los fragmentos de
moluscos son los componentes esqueletales principales en esta facies, no
siempre se presentan juntos, es común que en algunas láminas se observe
únicamente uno de estos grupos.

Interpretación: La textura depositacional (mudstone a wackestone) y la asociación


fósil indican condiciones de submarea somera. El depósito de lodo calcáreo indica
ambientes de muy baja energía perturbados únicamente por organismos
barrenadores. La presencia de fragmentos de rudistas indica transporte desde su
ambiente original hasta el interior de la plataforma. La baja diversidad de los
microfósiles sugiere condiciones semi-restringidas en un ambiente lagunar.

63
A B

C D

E F

FIG. 4.13. Facies 8: Mudstone a wackestone de bioclastos. (A) y (B) Fotos de


afloramiento de la facies de mudstone a wackestone de bioclastos. Nótense los horizontes
tobáceos y estilolitas (flechas). C-43 y C-50 respectivamente. (C), (D), (E) y (F)
Fotomicrografías de las facies 8: Mudstone a wackestone de bioclastos, tomadas con
nicoles paralelos y un objetivo de 2.5x. Esta facies consiste principalmente de texturas
lodosoportadas con escasos bioclastos. Los bioclastos son foraminíferos bentónicos,
fragmentos de moluscos y ostrácodos (flechas).

64
Facies 9. Wackestone-packstone de bioclastos y peloides.

Esta facies consiste de una textura lodosoportada que varía de wackestone a


packstones de bioclastos y peloides. En afloramiento esta facies se presenta en
estratos medianos a masivos (70 a 110 cm), color gris intermedio. Estas facies
presentan fósiles silicificados de rudistas y chondrodonta (Figs. 4.14a y 4.14B).
En el microscopio petrográfico esta facies varía de wackestone a packstone de
bioclastos y peloides. Predomina la presencia de matriz micrítica, aunque en
algunos casos se observa parcialmente recristalizada a esparita fina
(microesparita) (Figs. 4.14C y 4.14D). Respecto al contenido bioclástico, esta
facies mantiene la misma diversidad que las facies anteriormente descritas, sin
embargo en esta los bioclastos son más abundantes. Las partículas esqueletales
consisten de foraminíferos bentónicos (miliólidos, lituólidos y rotálidos) (Figs.
4.14C y 4.14D), fragmentos de moluscos (rudistas, chondrodonta y otros
gasterópodos y, ostrácodos (articulados y desarticulados) y traza de algas verdes.
En general los restos de moluscos se presentan muy mal conservados y en
fragmentos finos. La bioturbación también es común en lámina delgada en esta
facies.

Interpretación: La asociación de la fauna fósil, la diversidad y la cantidad indican


condiciones similares a la facies anterior, sin embargo, en este caso es probable
que el ambiente haya estado bajo condiciones más propicias para el desarrollo
de la vida marina (mayor cantidad de fauna) ya que se observan fósiles en escala
de afloramiento. La cantidad de lodo calcáreo disminuye con respecto a la facies
8: Mudstone a wackestone de bioclastos por lo que se infieren condiciones de
mayor energía. Estas características sugieren condiciones depositacionales semi-
restringidas en un ambiente lagunar.

65
A B

D
C D

FIG. 4.14. Facies 9: Wackestone-packstone de bioclastos y peloides. (A) y (B) Fotos de


afloramiento de la facies 9: Wackestone-packstone de bioclastos y peloides. Muestra C-
33. Estrato masivo con abundantes macrofósiles de rudistas y chondrodonta silicificados
(flechas). (D) y (E) Fotomicrografías de la Facies 9: Wackestone-packstone de bioclastos
y peloides. Consisten de texturas lodosoportadas que varían de wackestone a packstone
de bioclastos y peloides. Las partículas esqueletales están señaladas con flechas.
Fotomicrografías tomadas con nicoles paralelos y un objetivo de 2.5x.

Facies 10. Grainstone - packstone de bioclastos y pellets/ peloides.

Esta facies se define por la textura que varía de packstone a grainstone, con
abundantes bioclastos y peloides y/o pellets. En afloramiento estas facies se
caracterizan por la abundancia de macrofósiles (toucasias, rudistas, Chondrodonta
y otros moluscos). Son comunes las capas de rudstones de bioclastos (Fig.
4.15A). Es común observar capas bioturbadas en la textura de packstone de
bioclastos y peloides (Fig. 4.15B). Esta facies contiene estilolitas sub-paralelas y/o

66
oblicuas a la estratificación, principalmente en las rocas de grano fino (Fig. 4.15C).
Presentan color gris intermedio a gris oscuro. Esta facies se presenta en estratos
medianos a gruesos (60 a 110 cm). En lámina delgada esta facies se caracteriza
por la abundancia de bioclastos y peloides (en ocasiones pellets), unidos por una
matriz micrítica y/o por cemento de ortoesparita (calcita en bloque). Sin embargo,
es común que el lodo calcáreo se observe parcialmente recristalizado a esparita
fina (microesparita) (Figs. 4.15D, 4.15E, 4.15F, 4.15G y 4.15H). Esta facies
contiene mayor cantidad de bioclastos en relación al resto de las facies descritas.
Estas partículas esqueletales consisten de foraminíferos bentónicos (miliólidos,
lituólidos, rotálidos), fragmentos de moluscos (rudistas y gasterópodos) y
ostrácodos (articulados y desarticulados). Es frecuente que los fragmentos de
moluscos sean mayores a 2 mm (rudstones). Respecto a las partículas no
esqueletales, los peloides son abundantes en esta facies y predominan las formas
esféricas probablemente de origen fecal (pellets), sin embargo, frecuentemente
exhiben formas irregulares. Intraclastos como los descritos en las facies anteriores
se presentan esporádicamente. La bioturbación también es común en lámina
delgada en esta facies.

Interpretación: En esta facies es evidente el aumento en la cantidad y diversidad


de las partículas esqueletales, por lo que se propone un ambiente lagunar semi-
restringido o no restringido. El hecho de que no se depositara lodo calcáreo y las
texturas granosoportadas sugiere ambientes de alta energía. El aumento en la
cantidad y tamaño de fragmentos de rudistas probablemente se debe a la
cercanía con el ambiente original de estos organismos (probablemente una
barrera o parche arrecifal).

67
A B

C D

E F

FIG. 4.15. Facies 10: Packstone – grainstone de bioclastos y pellets/peloides. (A) Foto de
afloramiento de la facies 7: Packstone – grainstone de bioclastos y pellets/peloides.
Muestra C-46. Es común que estas facies se presenten tanto en rocas de grano fino. (B),
(C), (D), (E) y (F) Fotomicrografías de la Facies 10: Packstone – grainstone de bioclastos
y pellets/peloides. Consisten de texturas granosoportadas (packstone y grainstone) con
abundantes bioclastos y peloides (flechas) unidos por una matriz micrítica y/o por
cemento de ortoesparita. Todas las fotomicrografías fueron tomadas con nicoles paralelos
y un objetivo de 2.5x.

68
4.5 ASOCIACIÓN DE FACIES

Las diez facies identificadas en la Formación Morelos expuestas en el Anticlinal


Cuachi fueron agrupadas en dos asociaciones de facies desarrolladas en un
ambiente de plataforma interna. Se proponen la Asociación de Facies de
Supramarea-Intermarea y la Asociación de Facies de Submarea (Submarea
somera, “laguna” restringida).

Asociación de Facies de Supramarea-Intermarea

Esta asociación consiste de facies características de ambientes de intermarea y


supramarea. Las facies 1:Boundstone de estromatolitos y la facies 2: Wackestone
de oncoides corresponden a esta asociación de facies. Es común la laminación
irregular en las dos facies. Las partículas bioclásticas en general son escasas y
consisten principalmente de foraminíferos bentónicos, fragmentos de moluscos y
ostrácodos. Las estructuras fenestrales son comunes en esta asociación de
facies. No se observa dolomitización en estas facies.

Interpretación: Se infiere que la asociación de facies de Supramarea-Intermarea


corresponde a un ambiente de Intermarea-Supramarea. En estas facies la
actividad bacteriana es evidente, ya que tanto las criptoalgalaminillas como los
oncoides se forman por adhesión y fijación de sedimento provocado por
organismos microbianos. Los estromatolitos son estructuras organosedimentarias
de tipo estratiformes. Las carpetas estratiformes son indicativas de ambientes de
muy baja energía (con protección casi total de la acción de las olas) (Tucker y
Wright, 1990). El hecho de que la laminación se haya preservado sugiere la
ausencia de organismos bioturbadores, a su vez esto implica condiciones
adversas para la actividad orgánica quizá con condiciones regulares de exposición
subáerea.

69
Asociación de Facies de Submarea

Estas facies están representadas por una mezcla de texturas tanto de alta
energía (packstones y grainstones) como de baja energía (mudstones y
wackestones), además de incluir facies arrecifales. Respecto a las partículas
bioclásticas, esta asociación de facies presenta gran abundancia y diversidad.
Estos bioclastos incluyen a foraminíferos bentónicos (miliólidos, lituólidos,
rotálidos), fragmentos de moluscos (rudistas, Chondrodonta, nerineas y otros
gasterópodos), ostrácodos y algas coralináceas. Las partículas no esqueletales
presentes incluyen abundantes intraclastos (textura mudstone) y peloides. Con
frecuencia los intraclastos son mayores a 2 mm, los peloides frecuentemente
presentan formas esféricas. La bioturbación es común en esta asociación de
facies. Se presenta raramente dolomitización incipiente.

Interpretación: La cantidad y diversidad de la fauna fósil sugieren condiciones


favorables para el desarrollo de la vida marina. Sin embargo la variación de la
fauna fósil presente en las facies indica que hubo ciclos con condiciones semi-
restringidas o no restringidas donde el desarrollo de foraminíferos fue abundante.
En contraste con ciclos más restringidos en donde únicamente se depositaron
fragmentos de moluscos (partículas alóctonas). También se observan
fluctuaciones del nivel del mar que cambiaban las condiciones de energía del
ambiente y en consecuencia las texturas depositadas. Para texturas grano-
soportadas se interpreta un nivel de mar bajo, esto implica que el nivel de energía
aumentó dentro de la laguna y no permitía la depositación de lodo carbonatado;
para texturas lodo-soportadas el nivel de mar era alto, las condiciones energéticas
dentro de la laguna eran bajas depositándose gran cantidad de lodo carbonatado.
Por lo descrito anteriormente, se determina que el ambiente de depósito fue
submarea somera “laguna” restringida, quizá por un banco arrecifal, debido a los
fragmentos de moluscos presentes en las diversas facies.

Las facies estudiadas en la Formación Morelos en el anticlinal Cuachi,


corresponden a sedimentos depositados en un ambiente somero. En la figura 4.16

70
se esquematiza el modelo depositacional de las facies de la Formación Morelos
durante el Cretácico Medio, inferidos para el área de estudio.

T5
T4
T3
T2
T1

Fig. 4.16. Esquemas inferidos de los modelos depositacionales de las facies de la


Formación Morelos en el anticlinal Cuachi durante el Cretácico Medio. El tiempo 1 (T1)
así como T3 y T5 representan ambientes de submarea, mientras que T2 y T4
corresponden a ambientes de supra-intermarea.

4.5.1. Ciclos estratigráficos

En la sección medida se presentan secuencias de somerización ascendente como


resultado de una progradación. Esto implica la migración hacia el mar de
sedimentos de ambientes someros, sobre sedimentos de aguas más profundas en
una cuenca sedimentaria (laguna) hasta llenar la cuenca de sedimentos (Tucker y
Wright, 1990). Estas secuencias de somerización incluyen ciclos de perimarea y
de submarea.

Los ciclos perimareales se caracterizan por la presencia de facies de submarea


debajo de facies de intermarea-supramarea, siempre finalizadas con la Facies 1:
Boundstone de estromatolitos. La estratificación típica de estos ciclos consiste de

71
capas delgadas (Facies 1: Boudstone de estromatolitos) a gruesas (Fig. 4.17 y
Fig. 4.18).

Los ciclos de submarea consisten de facies de submarea debajo de facies de


submarea somera. Las facies que culminan estos ciclos consisten de la facies 3:
Boundstone de toucasias y la facies 4: Boundstone de Chondrodonta y rudistas,
estas facies se identifican por una estratificación delgada. En general los ciclos
perimareales se caracterizan por una estratificación gruesa a masiva culminando
con capas delgadas (Fig. 4.19). Estos ciclos de somerización indican el
ahogamiento periódico de las plataformas por medio de eventos transgresivos
(Tucker y Wright, 1990).

A B

Fig. 17. Fotos de afloramiento de los ciclos estratigráficos de perimarea (flechas rojas).
Note la estratificación gruesa a masiva de las facies de submarea, y las capas delgadas
de la Facies 1: Boundstone de estromatolitos (flechas azules).

72
Fig. 4.18. Sección Estratigráfica 2: Ciclos estratigráficos de perimarea. Note la
estratificación delgada de las facies que finalizan cada ciclo. Los triángulos representan
los ciclos de somerización, la base corresponde con las facies más profundas.

Fig. 4.19. Sección Estratigráfica 2: Ciclos estratigráficos de submarea. Note la


estratificación gruesa de facies de submarea, culminando con facies delgadas de
Boundstone de Chondrodonta y rudistas. Los triángulos representan los ciclos de
somerización, la base corresponde con las facies más profundas.

4.6 PRINCIPALES RASGOS DIAGENÉTICOS EN LAS FACIES DE LA


FORMACIÓN MORELOS

Las facies de la Formación Morelos en el Anticlinal Cuachi, presentan diferentes


rasgos diagenéticos que sugieren una historia compleja. Estos procesos fueron

73
analizados en las mismas láminas delgadas utilizadas para el estudio de análisis
de facies. La información diagenética se obtuvo únicamente en base al estudio
petrográfico. Se mencionarán aquellos procesos más sobresalientes y comunes
en estas facies.

4.6.1 Conceptos generales

La diagénesis comprende todos los procesos que afectan al sedimento después


del depósito hasta un punto antes del metamorfismo en condiciones de elevadas
temperaturas y presiones (Tucker y Wright, 1990). Estos procesos se presentan
tanto tempranamente (eodiagénesis), inmediatamente después del depósito
durante el sepultamiento de la roca (mesodiagénesis), así como tardíamente,
durante su exposición al ambiente vadoso (telodiagénesis). Los procesos
diagenéticos de acuerdo a Fuchtbauer (1974), y Folk (1974) se clasifican en
destructivos y constructivos. En la tabla 4.5 se resumen algunas características de
estos procesos.

4.6.2. Principales rasgos diagenéticos durante la eodiagénesis

Los principales rasgos diagenéticos en esta etapa es el desarrollo de cementos


primarios, principalmente en facies soportadas por granos. En ellas se presenta un
cemento de calcita isopaca alrededor de los granos sedimentarios (Fig. 4.20A y
4.20B), indicando condiciones marinas. La bioturbación se presenta regularmente
en las Facies 7: Wackestone - packstone de bioclastos, intraclastos y peloides y
Facies 10: Packstone - grainstone de bioclastos y peloides/pellets. La micritización
también es frecuente, principalmente en la Facies 6: Grainstone de intraclastos,
bioclastos y peloides y en la Facies 10: Packstone - grainstone de bioclastos y
peloides\pellets. En estas facies se observan fragmentos de rudistas perforados,
por actividad microbiana (algas endolíticas, bacterias y hongos), esta porosidad
intrapartícula posteriormente fue obstruida por micrita (Tucker y Wright, 1990)
(Fig. 4.20C). También se presenta frecuentemente en los bordes de los
fragmentos de rudistas estos crecimientos micríticos (Fig. 4.20D).

74
DIAGÉNESIS CONSTRUCTIVA

ISOQUÍMICA
Procesos diagenéticos que no alteran la composición química original
Temprana: Alrededor o entre los granos sedimentarios en forma de micrita o
en forma acicular (fibroso, espadas, isopaco).

Cementación Tardía: Se forma después de la consolidación del sedimento o compactación


bloqueando porosidad primaria inter o intragranular y se presenta en forma
granular o en bloques, en mosaico (ortoesparita), o por crecimientos
sintaxiales.
Recristalización: referido solo al cambio en el tamaño del cristal, sin cambio
Neomorfismo en la mineralogía. Pueden ser del tipo Coalesivo o agradante y Degradante.
(Folk, 1965)
Inversión: Los procesos de reemplazamiento de un mineral por otro.
Disolución de granos meta-estables por presión litostática, generando
Compactación
superficies tridimensionales de disolución sobre planos menos resistentes a
química
la presión y compactación (estilolitas y costuras de disolución).
Produce una reducción en la porosidad y en el espesor de las capas
Compactación
sedimentarias. Incluyen deshidratación y deformación o reorientación de los
mecánica o física
granos.
ALOQUÍMICA
Procesos diagenéticos que modifican la composición química original
Crecen después del depósito. Incluye tanto minerales de reemplazo como
Minerales cementantes. Los minerales de reemplazo se forman por una
autigénicos sobresaturación del agua intersticial o de la alteración de granos detríticos
primarios (e.g Silicificación).
El sedimento calcáreo se convierten parcial o totalmente a dolomita, por un
Dolomitización reemplazamiento de CaCO3 por carbonato magnésico, a través de la acción
de un fluido rico en el ion Mg2+.
Es el proceso en el que ocurre el reemplazamiento de dolomita por calcita o
Dedolomitización
disolución y oclusión.
DIAGÉNESIS DESTRUCTIVA

Degradación o fragmentación del carbonato.


Actividad biológica en el caso de bioturbación o micritización por acción
Actividad biológica
bacteriana.
Actividad
El rasgo característico es el fracturamiento
mecánica
Disolución Lixiviación de minerales inestables, originando porosidad secundaria.

Tabla 4.5. Clasificación de los procesos diagenéticos. Resumen de acuerdo a Fuchtbauer


(1974), Millan (1974), Folk (1974) y Scholle (2003).

75
Fig. 4.20. Rasgos o procesos diagenéticos generales observados en la Formación
Morelos. A) y B) Cemento de calcita isopaca cubriendo los granos carbonatados (flechas)
posiblemente de origen marino somero. C) Fragmentos de rudistas micritizados por
actividad de algas endolíticas (flechas), además se distingue fragmentación de algunos
intraclastos debido a compactación física temprana. D) Granos esqueletales fuertemente
micritizados en los bordes (flechas) debido a microorganismos. Todas las fotomicrografías
fueron tomadas con nicoles paralelos.

4.6.3. Principales rasgos diagenéticos durante la mesodiagénesis

Durante el sepultamiento somero se generaron rasgos diagenéticos evidentes en


las rocas de la Formación Morelos. La compactación provocada por la continua
depositación de sedimentos sobre los estratos débilmente consolidados originó
fracturamiento en los componentes esqueletales y no esqueletales, debido a la
carga litostática generada por los sedimentos depositados sobre la Formación
Morelos (Fig. 4.20C). Estos rasgos de compactación mecánica se observan con

76
mayor abundancia en los fragmentos de rudistas (Fig. 4.21A). La disolución de la
aragonita es común en los fragmentos de moluscos en ambientes profundos y en
algunos casos, cuando el ambiente de sepultamiento es más profundo, también la
capa calcítica se disuelve generando porosidades móldicas obliteradas con
cementos secundarios (calcita en bloque) (Fig. 4.21B).
Durante esta etapa de sepultamiento profundo se inicia un proceso de
compactación de tipo químico entre los granos (disolución por presión),
produciendo suturas de disolución y estilolitas paralelas a la estratificación (Fig.
4.21C y 4.21D). También en estas condiciones se puede presentar
reemplazamiento de algunos componentes carbonatados por sílice, en la figura
4.21E se observa un reemplazamiento incipiente por sílice, posiblemente
proveniente de las tobas intercaladas entre las capas calcáreas. Durante la
Orogenia Laramide se inició un proceso de plegamiento de la Plataforma
Guerrero-Morelos, que generó otro proceso de disolución química, produciendo
estilolitas verticales y oblicuas a la estratificación (perpendiculares a los esfuerzos
compresivos), también se produjo un intenso fracturamiento en algunas facies (Ver
capítulo V). Se identificó dolomitización incipiente, en general, en las facies ricas
en lodo calcáreo. Los cristales de dolomita son subhedrales a euhedrales, la
dolomita se presentan en forma dispersa (Fig. 4.21G). Durante el sepultamiento
también se precipitó cuarzo autigénico con bordes euhedrales (Fig. 4.21H). Este
cuarzo autigénico se presenta esporádicamente.

Se presenta posteriormente un proceso de neomorfismo de la roca, el


neomorfismo es probablemente el rasgo diagenético más frecuente en las facies
estudiadas en este trabajo en la Formación Morelos. Este proceso de
recristalización es atribuido principalmente a la cercanía de la roca con cuerpos
ígneos, Intrusivos Terciarios (Fig. 4.21F).

77
Fig. 4.21. Rasgos o procesos diagenéticos generales observados en la Formación
Morelos. A) Compactación mecánica de rudistas. Note la porosidad primaria intraparticular
obliterada con cemento de calcita en bloque o micrita. B) Observe el cemento isopaco
alrededor de los granos, posiblemente calcita marina; sobresale cemento de calcita en
bloque, la cual destruyó completamente la porosidad primaria de la roca. Además se

78
distingue un molde de gasterópodo resultante de la disolución del organismo y la
subsecuente precipitación de cemento de calcita en bloque. C) Costuras de disolución. D)
Abundantes estilolitas. E) Reemplazamiento no selectivo de sílice. F) Roca de contacto
entre los estratos calcáreos y los cuerpos intrusivos de la zona de estudio. Note la
recristalización intensa. G) Dolomitización incipiente. H) Minerales de cuarzo autigénico
disperso. Todas las fotomicrografías fueron tomadas con nicoles paralelos y un objetivo
de 2.5x, excepto E) objetivo de 10x, nicoles cruzados.

4.6.4. Principales rasgos diagenéticos durante la telodiagénes

Actualmente, la formación ha estado sujeta a procesos de disolución modernos


debido al clima semi-húmedo de la región. Esto es evidente por la presencia de
algunos rasgos kársticos entre los que se puede mencionar la formación de lápiaz
y formación de pequeñas cavidades o dolinas en las rocas.

79