You are on page 1of 13

1

TEORIA DE LA CREACIÓN Y DE LA EMISIÓN DE LOS TITULOS VALORES

IVAN DARIO ARCNIEGAS FAJARDO

HÉCTOR JAVIER BOLAÑOS ORTIZ

JORGE IVAN MENESES ORTEGA

FABIAN MAURICIO MISNAZA ROSERO

INSTITUCÓN UNIVERSITARIA CESMAG

SAN JUAN DE PASTO

2019
2

TEORIA DE LA CREACIÓN Y DE LA EMISIÓN DE LOS TITULOS VALORES

IVAN DARIO ARCNIEGAS FAJARDO

HÉCTOR JAVIER BOLAÑOS ORTIZ

JORGE IVAN MENESES ORTEGA

FABIAN MAURICIO MISNAZA ROSERO

DERECHO 10ª

AREA: TITULOS VALORES

INSTITUCÓN UNIVERSITARIA CESMAG

SAN JUAN DE PASTO

2019
3

INTRODUCCIÓN

Las actividades e interacciones humanas que a diario se suscitan en nuestro entorno, llevan por

lo general implícitos intereses de distinta índole, esos intereses se hacen efectivos por distintas

vías, los intereses económicos por ejemplo, suelen ejecutarse a través de actos o contratos

comerciales y civiles, los cuales a menudo se estipulan en títulos valores. Es así como las

personas consagran derechos y obligaciones en títulos con mérito de una acción cambiaria, una

interesante pregunta radica en saber ¿en qué momento exacto se origina la obligación

cambiaria?, para dar respuesta a ello, han surgido diversas teorías al respecto: la contractualista,

la del acto unilateral de voluntad, de la naturaleza jurídica, o mixtas, sin embargo, debido a que

la mayoría de ellas se relacionan directa o indirectamente con las teorías de la creación y de la

emisión, este trabajo estará orientado tanto a conceptualizar, como a ejemplificar el contenido

teórico de estas dos corrientes, además de dilucidar el entorno jurídico en el que se desarrollan.
4

TEORIA DE LA EMISIÓN.

Definición: de conformidad a esta teoría, se ha señalado que la obligación cambiaria

tiene lugar en el momento exacto de su entrega o desposesión voluntaria, es decir que en esta

hipótesis tiene evidente relevancia la voluntad del girador, pues para ella, más que las

formalidades legales, lo que le da relevancia jurídica con derecho de acción cambiaria, es la

puesta en circulación con ánimo de ser negociado el titulo valor, el cual se efectúa a través del

acto de la entrega material del mismo previa redacción y firma puesta en él, pues es así como se

materializa la voluntad de obligarse sin débito. Según esta corriente será entonces, el momento

de la emisión, cuando el titulo se vuelve vinculante y entra en circulación para ser libremente

negociado.

MARCO NORMATIVO

La teoría de la emisión es mayoritariamente acepada en la legislación comercial

colombiana en lo que atañe al artículo 625 del Código de Comercio, pues se acepta de manera

absoluta que para hacer negociable un título, no es solo suficiente la firma, siendo esta solo un

requisito que le da forma al título, sino la entrega real con dicha intención. Así mismo, cabe

hacer referencia a la remisión que a los preceptos normativos de los artículos 641 621 C.Co.,

hace esta teoría.

EJEMPLO: Juanita celebra un contrato de compraventa de un vehículo automotor en

calidad de vendedora, de la otra parte se encuentra Pedro en su calidad de comprador. El precio

pactado en el contrato fue de VEINTE MILLONES DE PESOS M7CTE ($ 20.000.000), los

cuales se pagarían de la siguiente manera: al momento de la entrega y registro del bien se pagaría
5

la mitad ($ 10.000.000), el saldo seria pagado transcurridos dos meses, para asegurar tal pago se

suscribió un pagaré, este fue redactado y firmado por parte de Pedro en enero de 2019, este lo dio

a guardar a un tercero hasta tanto pudiera reunirse con Juanita. En el mes de marzo de la misma

anualidad, debido a que el tercero guardador del título decide ejecutar la obligación cambiaria,

Pedro suscribe un nuevo pagaré en favor de Juanita, lo entrega en sus manos y le manifiesta que

puede negociar con él.

En consonancia con la teoría de la emisión de los títulos valores, ¿cuál es el momento

exacto y en favor de quien se perfecciona la obligación cambiaria?

En este contexto, bajo la interpretación del artículo 625 C.C., el momento donde nace la

obligación es en marzo de 2019, en favor de Juanita, pues bajo estos supuestos es que Pedro

tiene la voluntad de entregar el documento con el fin de facilitar el negocio, y de ponerlo en

circulación, es ahí cuando el título valor, y por ende la obligación cambiaria se perfecciona, pues

si bien previamente se había redactado, firmado, y entregado un documento, este o era

contentivo de una obligación válida, en primer lugar porque para esta teoría la sola firma no

constituye una obligación sin débito, y segundo porque la entrega no se realizó con fines de

negociarlo, sino de custodia, pues no existe causalidad entre el tercero que pretende la acción, y

el girador del título.

TESIS DE LA EMISION EN LA JURISPRUDENCIA COLOMBIANA.

. En sentencia del 30 de noviembre de 2017, a través de la Sala de Casación Civil de la

Corte Suprema de Justicia, se decide la acción de tutela instaurada contra providencia judicial

emitida por el Tribunal de Antioquia, la providencia había revocado la decisión del a quo de

librar mandamiento de pago en virtud de unos títulos valores consignados en sendas facturas, su
6

acervo argumentativo se enfrascaba principalmente en el hecho de que tales facturas no

contenían la firma del suscriptor de los títulos, es decir del representante legal de la empresa, es

decir que a criterio del Tribunal, tales documentos no eran contentivos de una acción cambiaria

ejecutable, razón por la cual había considerado el ad qhem que los títulos no ostentaban merito

cambiario, y en consecuencia la decisión de primera instancia seria revocada.

En esta sentencia la Sala esgrimió diversos argumentos para considerar que la aplicación

de la tesis de la emisión fuera la llamada a dar solución al litigio que se había planteado, sin

embargo, todos ellos se direccionaban bajo los lineamientos de la idea de que la firma de un

documento no es en sí un hecho, sino un acto, un acto jurídico que así mismo genera efectos

jurídicos cuando pueda atribuírsele la intención de validar el acto que el documento contiene, no

por los rasgos caligráficos puestos en el documento, sino por el asentimiento que resulta de su

acto en general, en el hecho personal de querer suscribir n título valor. Así lo hizo saber en

apartes como el que a continuación se expone, que además constituye ratio decidendi de la

providencia examinada: “la suficiencia de la rúbrica en un negocio jurídico como el que

compromete este juicio o en cualquier otro acto público o privado, no depende, y jamás ha

dependido, de la perfección de los rasgos caligráficos que resulten finalmente impresos en el

documento, sino que su vigor probatorio tiene su génesis en la certeza de que el signo así

resultante corresponda a un acto personal, del que, además, pueda atribuírsele la intención de

ser expresión de su asentimiento frente al contenido del escrito.” Corte Suprema de Justicia,

Sala de Casación Civil, Sentencia del 20 de noviembre de 2017.

Con lo anterior la Sala quiso dejar sentado que la ausencia de la firma autógrafa y expresa

en las facturas materia de litigio, no desvirtúa por si sola la condición de título valor de ellas, por

cuanto el ordenamiento jurídico colombiano faculta que en defecto de ella se incorporen


7

elementos equivalentes que permitan inferir la autoría del autor o creador, siendo lo importante

el ánimo de instrumentalización y de posterior comercialización, lo que da la validez cambiaria,

sin embargo, sin dejar de lado el valor indicativo o de muestra de la expresión de la autonomía

de la voluntad que se plasma con ese signo. Así pues, sin ánimo a desconocer ese valor

probatorio implícito en la “firma”, hay que destacar lo realmente importante para esta teoría, y es

que para la Sala, lo que realmente atribuye efectos jurídicos al documento es la declaración o

aprobación que se plasma en un documento mediante el acto voluntario de la firma. Lo anterior

por cuanto la firma en estricto sentido es un acto que brinda autenticidad a otro acto

subsiguiente, y siendo así, puede considerarse como firma los logos, símbolos, sellos, o nombre

impresos, siempre que se imponga con la intención última de dar como autentico un documento.

En este sentido, para la Sala un acto como este puede ser equivoco en el mundo de los negocios,

por cuanto la firma tiene cabida en muchos ámbitos de la vida y de los negocios de las personas,

sin que ello signifique que quiere obligarse sin debito en un documento cuya naturaleza es ser

libremente negociado.

En suma, en este caso, para la C.S.J Sala de Casación Civil, el acto que inequívocamente

conlleva a negociar con un título valor es el de la entrega misma de este con ánimo de

intercambio, (provecho económico o personal – acción cambiaria), siendo la firma un acto

preparatorio de la voluntad final de obligarse frente a terceros o acreedores.

Ahora bien, esta teoría, como es lógico, también ha acaparado la atención del sector

doctrinal, es así que MEZERA ALVAREZ (2003) en su escrito de CURSO DE DERECHO

COMERCIAL pag, 87, además de atribuir la creación de esta tesis a STOBBE (1878), refiere que

“la obligación nace después de la creación, con la entrega voluntaria del documento.

Entiéndase que es necesario que al acto de creación siga un acto de desapoderamiento del título
8

por obra del suscriptor, porque es únicamente con ese acto que él se priva definitivamente del

poder de destruir o de anular el título y de impedir el nacimiento de la obligación”.

CONCLUSIONES

El acto de la firma de un documento o título valor por sí solo no lo lleva a la esfera de los

negocios, para que cobre eficacia jurídica y por ende sea susceptible de reclamación, el acto debe

ser completado, y se completa con la emisión material del título esto es, la entrega libre y

voluntaria con fines de negociarlo porque en su espíritu lleva implícitos intereses económicos,

civiles, de intercambio, o equivalencia.

Cuando el título, sin voluntad del acreedor, sale de la esfera de poder del mismo, aquel

contiene una obligación meramente potencial, pues carece del ánimo de negocio que perfecciona

a obligación cambiaria.

TEORIA DE LA CREACION DEL TITULO VALOR.

DEFINICION: de acuerdo con la teoría de la creación se tiene que el titulo valor como tal

se crea con la sola firma del documento correspondiente, de tal manera que la relación jurídica

del emisor del título y el portador de este nace con la creación. así las cosas aun cuando el título

valor permanezca en manos del suscriptor ya tiene valor patrimonial y será fuente de derecho de

crédito y generara un obligación suspensiva, la condición se cumplirá cuando el título valor

llegue a manos de quien está legitimado para hacerlo valer; es necesario advertir que el

suscriptor de un título valor por la tesis de la creación queda obligado aunque el titulo entre en
9

circulación en contra de su propia voluntad y es aquí donde radica la principal importancia de

acoger ya se la teoría de la creación o la de la emisión.

MARCO NORMATIVO:

La teoría de la creación esta ampliamente relaciona con lo dispuesto en los artículos 626 y

627 del código de Comercio, dado que en primer lugar el artículo 626 señala que el suscriptor del

título quedara obligado conforme al tenor literal del mismo, lo cual va acorde con la teoría de la

creación en el sentido de que esta especifica que el titulo nace con la sola firma del documento,

por otro lado el articulo 627 también es concordante con la teoría de la creación pues nos dice

que todo suscriptor de un título se obligara automáticamente. También se podría traer a colación

el artículo 826 del código de comercio referente a reglas sobre escritos y firmas que específica

que cuando la ley exija que un acto o contrato conste por escrito, bastara el instrumento privado

con las firmas autografiadas de los suscriptores.

EJEMPLO: Javier firma una letra de cambio al portador y la guardo en su escritorio, solo

con esto ya ha creado un título valor con una obligación a su cargo, según la teoría estudiada no

es necesaria la entrega del documento dado que la obligación nació con la sola creación. Si la

letra de cambio es sustraída por un tercero, el librador óseo Javier está obligado por el título

valor que ha formulado, porque su obligación nació con la sola firma y tendrá que cumplir frente

al tercero que haga efectiva la obligación contenida en la letra de cambio.


10

TESIS DE LA CREACIÓN EN LA JURISPRUDENCIA COLOMBIANA.

En sentencia STL17302-2015 de la sala de casación laboral, magistrado ponente LUIS

GABRIEL MIRANDA BUELVAS, donde su accionante ALEJANDRO GONZALEZ

BELTRAN fundamenta dicha solicitud en base a que en febrero 17 de 1989, suscribe con

CORFIVALLE hoy CORFICOLOMBIANA, CDTs con Nos. 159743, 159744 y159745, cada

uno por concepto de $58.500.000, que serían exigibles el 17 de febrero de 1999, el accionante el

12 de febrero de 1999 requiere el pago de los mencionados títulos valores, en donde la entidad

niega el pago de estos con fundamento en que estos eran ilegítimos o espurios, por este motivo

CORFICOLOMBIANA les impuso sello de anulado y procedieron a denunciarlo penalmente por

los delitos de estafa y falsedad en documento privado.

El 9 de marzo de 2005, el juzgado penal del circuito de Cali lo declaran responsable de

estafa y falsedad de documento privado, lo cual fue apelado y dio origen a que se revoque dicha

decisión, el accionante expresa que en el proceso penal se acredito que los títulos valores no eran

ficticios ni menos aún falsos y además que era la entidad quien no contaba con fiabilidad pese al

sello de anulado que estos interpusieron en los CDTs y que a pesar del mencionado sello,

siempre conservaron su vigencia ante la certeza de su expedición y la suscripción de las dos

partes.

Con relación a lo anteriormente expuesto el accionante interpone proceso ejecutivo contra

CORFICOLOMBIANA, anexando los CDTs y además de estos los pronunciamientos de la corte

penal, en donde CORFICOLOMBIANA formulo las excepciones de prescripción, observancia

del debido proceso y que el demandante no poseía los CDTs de acuerdo a la ley de circulación.
11

La corte expresa que las consideraciones que había realizado la sala de casación penal,

daban fe de la vigencia y validez de los CDTs, además que cumplían con la condición expuesta

en las distintas leyes, ya que era un título claro, expreso y exigible, además que la inscripción

puesta en estos de “anulados” era ilícita; por este motivo se puede traer a colación la teoría de la

creación, puesto que según esta tesis el titulo valor se crea cuando se firma el documento a razón

de esto la obligación nace al momento de la firma y suscripción de dicho título y mientras el

título valor permanezca en manos del suscriptor tendrá valor patrimonial y será fuente de

derecho de crédito por lo que generara un obligación suspensiva

Además expreso que los documentos base para el recaudo ejecutivo es decir los CDTs, a

pesar de las malversaciones del deudor de mala fe, en ningún momento se destruyeron física ni

jurídicamente.

A lo anterior en sentencia T-310 de 2009 de la corte constitucional estipulo que “cuando

un deudor pretende derruir los principios de incorporación, literalidad, legitimación y

autonomía de un título valor, a él le corresponde la carga de la prueba”, por lo tanto los jueces

civiles teniendo en cuenta a las partes y la jerarquía de estas, en vez de justificar los preceptos

jurídicos e invertir la carga de la prueba en contra del accionante, debieron apoyar y garantizar

los derechos fundamentales al debido proceso, a la defensa, al acceso a la justicia y a la igualdad,

sin menos preciar los principios de buena fe, legalidad, seguridad jurídica.

Por tal motivo la corte expreso que en contexto a lo anterior existe validez de los CDTs, a

pesar de las actuaciones irregulares que se hayan originado ante estos y que dichas actuaciones

son imputables a CORFICOLOMBIANA, actuaciones que permiten concluir que la parte

ejecutada actúa y demuestra la mala fe y esta reposa en el sello de anulación que unilateralmente
12

plasmo la parte deudora en los CDTs yendo en contra de la teoría de la creación, puesto que las

dos partes se obligaron y existía la firma del deudor dando como resultado la creación y por lo

tanto la obligación.

Adema de lo expuesto se puede decir que tras el estudio exhaustivo que realizo la corte,

encontró también desamparada la literalidad del título que se ve establecido en el artículo 619 del

código de comercio el cual establece que “los títulos valores son documentos necesarios para

legitimar el ejercicio del derecho literal y autónomo que en ellos se incorpora”, pues a pesar de

que los CDTs ya mencionados estaban completamente deteriorados desde el punto de vista

jurídico por el sello de “anulado” que habían interpuesto CORFICOLOMBIANA, impedía entrar

a la consideración y la claridad del derecho por lo tanto afectaba la exigibilidad de la obligación.

A lo anterior se puede expresar que el principio de la literalidad se ve inmerso en la teoría

de la creación puesto que se ve relacionado con la condición que tiene el título enmarcando su

contenido y el alcance del que este dispone, es decir el derecho de crédito que posee el tenedor

del título, por tal motivo son dichas condiciones literales las que definen el contenido crediticio

del título, sin dar relevancia a aquellas afirmaciones o enmendaduras que posea el título que no

consten del cuerpo del mismo, debido a que el titulo valor debe expresar en plenitud el derecho

de crédito que en este está incorporado, dando seguridad y certeza jurídica para la transferencia

de dichas obligaciones económicas, a esto el artículo 626 del código de comercio expresa que “el

suscriptor de un título quedara obligado conforme al tenor literal del mismo, a menos que firme

con salvedades compatibles con su esencia”, es decir que a menos de que las dos partes lo hayan

pactado y firmado a la suscripción del título, cualquier enmendadura caratular iría en contra de

los principios del título valor.


13

CONCLUSIONES

La teoría de la creación da alusión a que la obligación contenida en un título valor yace

desde el momento en que las partes firman el documento o título es decir que la obligación nace

con la sola creación del título, aun cuando el titulo siga en manos de una de las partes, por lo que

la obligación está contenida en las palabras expuesta en el título.

Por consecuencia la teoría de la creación trae inmersa en si los principios de

incorporación, literalidad, abstracción, autonomía, legitimación, buena fe y los cuales sirven para

que la obligación sea legitima y exigible.