Sie sind auf Seite 1von 5

Universidad Nacional del Altiplano

Facultad de Ingeniería Económica


Escuela profesional de Ingeniería Económica

Curso: Macroeconomía II
Docente: Ing. Faustino Flores Lujano
Semestre: Cuarto Grupo: “C”

Presentado por

Flor Marilia Velasquez Ordoñez

PUNO-PERÚ
2018
POLÍTICAS PARA GENERAR MAYOR AHORRO
La elección entre consumo y ahorro es la elección entre consumo presente y
consumo futuro, y es una de las decisiones en materia económica que más
impacto tiene sobre el nivel de vida de los habitantes que la realizan. Una
exagerada preferencia por el consumo actual, patente en las expansiones
populistas que países como el Perú han registrado en su historia reciente, tiene
su contrapartida en una acumulación neta de pasivos externos (acumulación de
deuda externa y/o disminución en las reservas internacionales netas), en una
disminución en el ritmo de acumulación de capital (disminución en la inversión
doméstica) o en una combinación de ambas. (Barreda)
1. CORTO PLAZO:
Se entiende como ahorro la protección y preservación del dinero. El
ahorro se emplea principalmente para metas a corto plazo (3 años o
menos), por ejemplo: ir de vacaciones o disponer de un fondo para
emergencias. Una de las principales ventajas de abrir una cuenta de
ahorro es que tienes acceso a tu efectivo de manera casi inmediata,
aunque sí se tienen limitaciones respecto a la frecuencia de los retiros. Su
principal desventaja es que los intereses generados son mínimos. Si bien
una cuenta de inversión prácticamente te garantiza las ganancias, abrir
una cuenta de ahorro te brinda una estabilidad que una cuenta de
inversión no te da. (Forbes, 2015)
Para el Perú, el sistema bancario peruano ofrece básicamente tres tipos
de depósitos remunerados: depósitos de ahorros, depósitos a plazo fijo, y
los llamados depósitos CTS (Compensación por Tiempo de Servicios). En
este capítulo, se presentarán y evaluarán las principales características
de dichas opciones, poniendo especial énfasis en aquellas que pueden
estimular o desalentar la canalización de ahorros de bajo monto a través
del mercado financiero
 Depósitos de ahorro:
La banca peruana, en todos los casos salvo no, ofrece productos de
ahorro tanto en moneda nacional cuanto en moneda Extranjera. Estos
depósitos son, por definición, de disponibilidad inmediata. Estos
productos se caracterizan porque no están vinculados a un propósito
específico, digamos que sirvan para constituir un ahorro previo para
acceder a un crédito.
 Depósitos de a plazo fijo:
La rentabilidad de estos depósitos puede verse afectada por el grado
de cumplimiento del ahorrador en cuanto a mantener sus depósitos
por todo el plazo originalmente pactado. Si bien en todos los casos,
salvo en tres de ellos, se establece una disponibilidad inmediata de los
ahorros, en todos los casos se aplica una penalidad cuando se produce
un retiro parcial o total del depósito antes del plazo originalmente pactado.
Algunas de las penalidades contempladas son no pagar intereses o pagar
la menor tasa de ahorros vigente o pagar la tasa del plazo anterior (que
ciertamente es menor) o pagar la tasa establecida con un castigo.
 Depósitos Compensación por tiempo de servicios.
Los depósitos CTS (Compensación por Tiempo de Servicios) son una
modalidad de ahorro compulsivo y que consiste en que, por ley, el
empleador debe depositar el equivalente a una remuneración mensual (en
dos partes, el 50% en los meses de mayo y el otro 50% en los meses de
noviembre) en una cuenta a favor del empleado en un banco señalado
por éste. El beneficiario, es decir, el empleado, puede acceder a dicho
fondo sólo al concluirse el vínculo laboral, aunque la legislación permite
disponer de hasta un 50% para cualquier uso incluso cuando dicho
vínculo se mantiene.
Estas opciones son las rentables para fomentar el ahorro en las familias,
enfocándonos en familias de segmento A, B o incluso C, ya que son opciones
que las brinda Gerardo Gonzales Arrieta en su investigación de ‘’Alternativas de
política para fortalecer el ahorro de los hogares de menores ingresos: El caso
del Perú’’ (1999)
En mi punto de vista, existen diversas maneras de ahorrar, no solo en el sistema
financiero, sin embargo las familias no tendrían la necesidad de ahorrar si no se
dan cuenta de los beneficios de su ahorro. Incluso la falta de información
financiera juega un rol importante para empezar a ahorrar, ya que la mentalidad
en la Latinoamérica lamentablemente es de pobreza, la gran mayoría de
personas solo gana dinero para consumir o gastar, pero si realizamos una
campaña de sensibilización o fomentar la educación financiera podemos a su
vez incentivar el ahorro de las familias.
2. LARGO PLAZO:

Una alternativa de promover el ahorro a largo plazo es el Sistema Nacional de


Pensiones cuyos aportes no son menores al 13%, opera sobre la base de
beneficios definidos y proporciona cobertura de jubilación, invalidez y
sobrevivencia. Las pensiones se determinan como un porcentaje de la
remuneración de referencia del asegurado, dependiendo de los períodos de
aportación, y bajo un tope máximo, distinto del Sistema Privado de Pensiones
que no tiene un tope máximo de pensión y el monto depende de las aportaciones
de cada trabajador y de la rentabilidad de las inversiones del Fondo de
Pensiones que hace la AFP.
"Una opción puede ser la AFP (que incluye un seguro por invalidez) porque no
solo te permite planificar la jubilación, sino disponer del 25% del fondo para
adquirir una vivienda propia", indicó Prialé.
Otra alternativa es adquirir un seguro de vida con ahorro, que no solo te cubre
en caso de fallecimiento, sino que permite guardar un excedente de libre
disponibilidad para que pueda ser empleado en diversos proyectos a futuro,
como la educación de los hijos, un negocio propio, entre otros.
A su vez se puede invertir para ahorrar más. Las inversiones tienen el potencial
para producir un retorno mucho más alto que el de una cuenta regular, pero, por
supuesto, invertir involucra un riesgo, y es mejor si se establece como un
compromiso a largo plazo. Si bien te expones a la participación en un mercado
inestable, con el tiempo la repercusión de las bajas en tu estado de cuenta se
suaviza, y éstas se integran a un patrón de crecimiento. Por eso es importante
invertir a largo plazo: la bolsa de valores a corto plazo puede ser
extremadamente volátil, perdiendo más del 50% de su valor en un solo año. A
diferencia de con una cuenta de ahorro, es un poco más difícil tener acceso al
dinero de tu cuenta de inversión. Finalmente, considera que ya que tus acciones
pueden aumentar su valor, tu valor neto –el valor de tus activos menos tus
pasivos– también se incrementan.
Para decidir qué te conviene más, si ahorrar o invertir, sigue la regla del pulgar:
si usarás ese dinero en menos de 5 años, ahorra; si usarás ese dinero en menos
de 10 años, invierte. Si usarás ese dinero entre 5 y 7 años, entonces considera
tu tolerancia al riesgo, tu meta de inversión, y tu situación financiera. En esta
última opción podría ser adecuado generar un modelo híbrido que involucre tanto
ahorro como inversión.
En mi punto de vista, existen diversas maneras de ahorrar, no solo en el sistema
financiero, sin embargo las familias no tendrían la necesidad de ahorrar si no se
dan cuenta de los beneficios de su ahorro. Incluso la falta de información
financiera juega un rol importante para empezar a ahorrar, ya que la mentalidad
en la Latinoamérica lamentablemente es de pobreza, la gran mayoría de
personas solo gana dinero para consumir o gastar, pero si realizamos una
campaña de sensibilización o fomentar la educación financiera podemos a su
vez incentivar el ahorro de las familias. Por ejemplo una buena manera de
incentivar el ahorro e inculcar en los niños la educación financiera son jugando
al Monopolio o el CashFlow, donde les ayudará a manejar sus finanzas de
manera divertida.
También la manera en la que se incentiva el ahorro es muy importante:
En el artículo “Framing Effects in Intertemporal Choice”, de Faralla, Novarese y
Ardizzone, publicado en el Journal of Behavioral and Experimental Economics
en su edición para diciembre del 2017, se habla, por ejemplo, de la decisión entre
recibir 5,500 pesos hoy o 7,500 pesos dentro de dos meses.
En la investigación, se analizó si otros mecanismos conductuales pueden influir
en estas decisiones; por ejemplo, el llamado sesgo de framing, que se refiere a
cómo la forma en la que se presenta la misma decisión (la manera en que se
“enmarca”) puede cambiar el resultado de la misma.
Se presentó una decisión entre dos alternativas, en dos bloques de personas. Al
primer bloque se le presentó la alternativa entre recibir 5,500 pesos hoy o recibir
7,500 pesos en dos meses. Una mayoría significativa optó por la primera opción.
En un segundo grupo, la pregunta se planteó como la alternativa de recibir 7,500
pesos en dos meses o recibir hoy la misma cantidad, pero con una penalización
de 2,000, para un monto de 5,500 pesos.
Como se aprecia, los datos son exactamente los mismos; la diferencia estriba en
que, en el segundo caso, se presenta como una penalización y se hace explícito
el monto de la misma.
El estudio mostró que con esta variación menor, que agrega información y se
presenta como una penalización, cambia la propensión de las personas a
escoger la opción inmediata, creciendo el número de los que prefieren la
recompensa mayor con un tiempo de espera.