Sie sind auf Seite 1von 2

El sistema cardiovascular.

El sistema cardiovascular tiene como funciones principales el transporte de sangre


y linfa, la defensa del cuerpo y la estabilización de constantes homeostáticas.
Sus principales componentes son el corazón, la sangre, los vasos sanguíneos
(capilares, vénulas, venas, arterias, arteriolas) y el sistema linfático.
El corazón
Es el órgano encargado de bombear la sangre a todo el cuerpo. Tiene el tamaño
aproximado de un puño. Su pared muscular se divide en epicardio, miocardio y
endocardio.
Está dividido internamente en dos mitades (izquierda y derecha), y cada una de
estas mitades se divide en una cámara superior (aurícula) y una cámara inferior
(ventrículo).
Está irrigado por las arterias coronarias procedentes de la aorta.
Su latido se da gracias a su sistema de conducción, el cual está conformado por:
los nodos sinusal y auriculoventricular, los fascículos internodales y auriculares,
el haz de his y el sistema de purkinje.
Sangre
Es un tejido conjuntivo especializado que contiene eritrocitos, leucocitos,
plaquetas y plasma. Sus funciones son el transporte de sustancias y desechos, la
estabilización de la temperatura y el pH, la regulación la presión osmótica y la
defensa del cuerpo. Los glóbulos rojos son los encargados de transportar el
oxígeno.
La hemostasia es el proceso de detener el sangrado de manera rápida, se da en tres
fases: el vasoespasmo, que es la contracción de las paredes; luego, el tapón de
plaquetas, que es la unión de plaquetas al sitio de la lesión y por último, la
coagulación, que es la formación del coágulo para tapar la herida.
Vasos sanguíneos
Forman una red de conductos que transportan la sangre desde el corazón a los
tejidos y desde los tejidos al corazón. Las arterias son vasos que distribuyen la
sangre del corazón a los tejidos. Las arterias se ramifican y progresivamente en
cada ramificación disminuye su calibre y se forman las arteriolas. En el interior
de los tejidos las arteriolas se ramifican en múltiples vasos microscópicos, los
capilares que se distribuyen entre las células. Los capilares se unen en grupos
formando venas pequeñas, llamadas vénulas, que se fusionan para dar lugar a
venas de mayor calibre. Las venas retornan la sangre al corazón.
Sistema linfático
El líquido intersticial entra en los capilares linfáticos situados en el espacio
intersticial, cuyas paredes presentan poros que permiten la entrada de líquido,
pequeños solutos y grandes partículas. Desde los capilares, el fluido llamado linfa,
se dirige a las venas linfáticas a través de las cuales llegan a dos grandes conductos
donde se drena toda la linfa de nuestro organismo: el conducto linfático derecho
y el conducto torácico. De esta forma la linfa retorna al sistema cardiovascular.
Circulación
El corazón bombea sangre a dos circuitos cerrados: la circulación mayor y la
menor. La menor o pulmonar tiene como destino los pulmones y en ella se oxigena
la sangre, su recorrido comienza en el ventrículo derecho de donde sale la sangre
pobre en oxígeno por las arterias pulmonares hacia los pulmones, allí se oxigena
la sangre y luego sale de los pulmones por las venas pulmonares para llegar a la
aurícula izquierda del corazón. La circulación mayor o general tiene como destino
llevar la sangre oxigenada al resto del cuerpo, esta comienza en el ventrículo
izquierdo de donde sale por la arteria aorta a las células de todos los órganos del
cuerpo, allí cede el oxígeno a estas células, luego la sangre ahora pobre en oxígeno
vuelve a la aurícula derecha del corazón por medio de la vena cava.
Electrofisiología cardiaca
El latido del corazón se da mediante potenciales de acción. El potencial de acción
se propaga desde el nodo sinusal a los fascículos internodales y auriculares, luego
hacia el nodo auriculoventricular, este retrasa la conducción para asegurarse de
que se contraigan primero las aurículas que los ventrículos; después del nodo A-
V, pasa al haz de his y por último a las fibras de purkinje las cuales llevan el
impulso a las fibras miocárdicas dando la orden de contraerse.
Ciclo cardiaco
Incluye todos los eventos que ocurren entre un latido y otro. Sístole (contracción)
y diástole (relajación). Los fenómenos que tienen lugar durante cada ciclo
cardíaco pueden esquematizarse de la siguiente forma:
 Sístole auricular: las aurículas se llenan y se contraen, los ventrículos están
relajados.
 Sístole ventricular (contracción isovolumétrica): los ventrículos se
contraen y al mismo tiempo las aurículas están relajadas. Las válvulas
auriculoventriculares se cierran. Este es el periodo de contracción
isovolumétrica ya que aumenta la presión pero no el volumen en los
ventrículos. Cuando la presión de los ventrículos es mayor que la presión
de las arterias, se abren las válvulas arteriales y se da la fase de eyección
ventricular.
 Diástole ventricular: la velocidad de eyección de la sangre va
disminuyendo de forma progresiva, disminuye la presión intraventricular
y se cierran las válvulas. El ventrículo tiene un volumen constante, se
relaja de forma progresiva y disminuye la presión intraventricular. Se
abren las válvulas auriculoventriculares y se inicia la fase de llenado
ventricular.