Sie sind auf Seite 1von 3

LAS POLITICAS DE LEGUIA RESPECTO A LOS SECTORES POPULARES Y CLASES MEDIAS

LA PATRIA NUEVA

El término «Patria Nueva» fue usado por Leguía para designar su propuesta de gobierno. Según
Jorge Basadre, se refería a la urgencia de establecer un nuevo orden que rompiera con la etapa
anterior, que estuvo dominada por el civilismo; es decir, distinguir el inicio de su mandato como
un período nuevo y diferente del civilismo. Pese a que Leguía nunca se preocupó por definir con
precisión en qué consistía esta «Patria Nueva» ni cuáles eran sus bases económicas, políticas y
sociales, hizo que se la identificara más con un esfuerzo de modernización material y con el
desarrollo de una economía capitalista. La propuesta de la “Patria Nueva” planteada por Leguía
cuyo contenido esencial fue:

 Democratizar el régimen político nacional través del voto plebiscitario, en oposición a la


fenecida República Aristocrática.
 Educar a las masas mejorando la instrucción pública, la justicia y buscando la
cooperación de las distintas clases sociales.
 Fortalecer el prestigio internacional del Perú y sellar nuestras fronteras
 Consolidar nuestra economía exportadora de materias primas con una política para
atraer capitales extranjeros y así aumentar nuestras reservas y aminorar el costo de
vida.
 Industrializar al país hasta conseguir el equilibrio económico interno entre todas las
clases sociales.
 Desarrollar proyectos de irrigación, colonizar la selva, desarrollar granjas modelo en la
sierra y aplicar el plan de conscripción vial para conseguir el desarrollo industrial
esperado.

EL ASPECTO POLÍTICO

Para que las medidas económicas y financieras funcionaran y se alcanzara el sueño de “La Patria
Nueva”, se aplicaron una serie de medidas políticas en distinto grado y que a la larga no pudieron
contener a las fuerzas reivindicativas de cada uno de los sectores involucrados:

Primero promulgó la CONSTITUCIÓN DE 1920 cuyo artículo 113º prohibía la reelección


presidencial, sin embargo y apelando a la figura de las enmiendas constitucionales Leguía se
reeligió en 1924 y 1929 con las enmiendas constitucionales de 1923 y 1927 respectivamente con
el fin de:

 Liquidar el viejo orden aristocrático del estado peruano y detener el avance del
comunismo.
 Desarrollar una unión o coalición entre el capital y el movimiento obrero.
 Fue un presidente populista, autoritario y pronorteamericano.
 Con respecto al ejército buscar un equilibrio atendiendo a las necesidades de la
institución.
 El bandolerismo – problema social de carácter semi feudal vigente en haciendas de la
sierra – estaba caracterizado en personas que no sólo enfrentaban a otros bandoleros
en pleitos por las tierras sino que también enfrentaban a las propias autoridades
provinciales.
 El problema del campesino fue sin lugar a dudas el más complejo que enfrentó Leguía.
 Respecto al indio el estado tomó una serie de medidas como establecer el día del indio,
crear el patronato de la raza indígena con una oficina de asuntos indígenas,
 En lo que respecta al sector estudiantil, Leguía había ganado un espacio importante en
ellos desde 1918 y planteó una reforma universitaria contra “la esclerosis educativa”
estableciéndose las cátedras libres y apoyando al primer congreso de estudiantes en
1920 - dirigido por Haya de la Torre y donde se propuso la creación de la Universidad
Popular – pero todo ello se trastocó a partir de 1923 tras los reclamos universitarios y
obreros contra la consagración del Perú al corazón de Jesús. La muerte de estudiantes y
obreros y la deportación de Haya de La Torre a Panamá.
 El surgimiento de las fuerzas políticas populares; José Carlos Mariátegui, fundador del
PARTIDO SOCIALISTA (después denominado Partido Comunista). (1928) y la
Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP) en 1929; y Víctor Raúl Haya de
la torre fueron los que sentaron las bases del pensamiento y acción antiimperialista y
antioligárquica con la participación de grandes mayorías de los estratos medios urbanos
en la política nacional a través de sus respectivas organizaciones APRA (Alianza Popular
Revolucionaria Americana)

EL ASPECTO ECONÓMICO

 En este periodo se produjo el incremento del capitalismo norteamericano en nuestro


país a través de los empréstitos, los que dejaron una cuantiosa deuda externa.
 La constitución de 1920 otorgó una serie de poderes al gobierno central para apoyar al
sector exportador de materias primas de manera ilimitada. Desarrollando una política
de construcción de infraestructura de transporte y comunicación necesaria para los
centros de producción de materias primas y sus respectivos puntos de embarque.
 En 1920 dio la tan criticada “Ley de Conscripción Vial” estableciendo el trabajo
obligatorio para todos los varones entre 18 y 60 años por doce días al año en la
construcción y reparación de carreteras, trabajo del que podían redimirse si pagaban el
equivalente a los jornales dispuestos por ley. Al final, la conscripción solo la hicieron
aquellos que no podían pagar las exoneraciones: la población indígena.
 Especial énfasis se puso en la construcción de obras hidráulicas, siendo las más
destacadas: Imperial en Cañete, La Chira y Sechura en Piura, Esperanza en Chancay y
Olmos en Lambayeque.
 Durante este gobierno se crearon varias instituciones financieras como: El Banco Central
de Reserva, El Banco Hipotecario y El Banco agrícola.

EL ASPECTO SOCIAL

 La bonanza que experimentó nuestra economía, el régimen se permitió celebrar los


centenarios de la independencia del Perú (1921) y la batalla de Ayacucho (1924).
 La, hasta entonces, “Villa limeña”, se transformó en una ciudad moderna para la época.
Fue totalmente renovado, el palacio de gobierno y ornamentado con los monumentos
llegados del exterior.
 Lima fue considerada como una de las más bellas de Sudamérica pero sin llegar a todas
las zonas de la capital y el ritmo de la modernización no se pudo mantener en toda la
población capitalina.
 Para 1919 se tenía un total de 296 000 hectáreas de tierra irrigada artificialmente en la
costa, 3 000 kilómetros de ferrocarriles y 198 kilómetros para vías automovilísticas. Se
amplia las tierras agrícolas a 494 000 hectáreas, 4 500 kilómetros de ferrocarril y 49 000
kilómetros de carreteras, para comunicar a Lima con algunas zonas productivas del Perú,
pero gran parte de nuestro país seguía aislado del mundo.
 El costo de esta modernización fue muy alto: la deuda externa pasó de 12 millones de
libras esterlinas en 1919 a 116 millones en 1929 y la deuda interna de 27 millones en
1919 se elevó a 30 millones de libras esterlinas.

ASPECTO CULTURAL

Durante este régimen se arraigó más El Indigenismo como respuesta inmediata al problema del
indio y se prolongó hasta los años 70 del siglo XX.

Fue la constitución de 1920 la primera que reivindicó el derecho de los indígenas. Así, el artículo
41 establecía la protección a la propiedad de las comunidades indígenas y el artículo 58 señalaba
que el estado protegía a la raza indígena dictando leyes especiales para su desarrollo y cultura
en armonía con sus necesidades. Entre los pensadores e intelectuales de la época destacan José
Sabogal, Hildebrando Castro Pozo, Abelardo Gamarra, José Carlos Mariátegui, entre otros.

EL ASPECTO INTERNACIONAL

El gobierno Leguía entendió la importancia de sellar nuestras fronteras y por ello trazó un plan
a largo plazo que continuó durante el oncenio. Durante su primer gobierno había solucionado
los diferendos con Brasil – Tratado Velarde Río Branco – y con Bolivia – Tratado Polo Bustamante
– pero quedaba pendiente el problema de la selva con Colombia y Las provincias cautivas de
Tacna y Arica con Chile. Desde antaño Colombia reclamaba los territorios de Maynas. La
situación se agravó en 1911 con los incidentes del Rió Caquetá y Putumayo, Leguía autorizó la
firma del Tratado salomón Lozano, el mismo que fue recién ratificado por el congreso peruano
en sesión secreta de 1927. El Perú cedió el trapecio amazónico incluido el territorio que
comprendía el espacio entre los ríos Caqueta y Putumayo, la comunidad de Leticia y la tan
ansiada salida al Río Amazonas. A cambio el Perú recibió el triángulo de San Miguel de
Sucumbios que luego cedimos a Ecuador en 1942.

El problema con Chile se remontaba al tratado incumplido de Ancón de 1883. Se estipuló un


plebiscito en las provincias de Tacna y Arica luego de los 10 años de cautiverio, pero esto nunca
ocurrió. Recién en 1929 se solucionaría el problema con el Tratado Rada Ramio – Figueroa
Larraín o también denominado Tratado de Lima. Mediante este documento, Perú cede a
perpetuidad Arica y recupera Tacna, Chile nos indemnizó con 6 000 000 de pesos y entregó las
servidumbres de Arica (un muelle, un terminal ferroviario y una aduana).

El documento más vergonzoso que este gobierno firmó, fue El Laudo de París con la
Internacional Petroleum Company (IPC). Por el cual el Perú, cedió el suelo y sub suelo de La Brea
y Pariñas a la empresa norteamericana comprometiéndose a no cobrarle impuestos por 25 años
y entregarle las tareas de explorar, explotar el petróleo por 50 años. Debido al contrato firmado,
esta empresa cobraría protagonismo en la política nacional en los próximos años.