Sie sind auf Seite 1von 5

PANAMÁ - BOMBEROS – REGLAMENTO

CAPÍTULO X

CALDERAS FIJAS Y SEMIFIJAS

ARTÍCULO 1-10 Ninguna persona natural o jurídica podrá instalar, trasladar, reparar o hacer
funcionar una caldera o cualquier generador de vapor, si no posee licencia expedida por el Jefe de
la Oficina de Seguridad que le permita el ejercicio de esta profesión y para ejecutar trabajos
relacionados con su profesión deberá obtener, en cada caso, permiso expedido por el Jefe de la
Oficina de Seguridad.

ARTÍCULO 2-10 No se permitirá instalar, trasladar, reparar calderas o generadores de vapor sin
que antes se haya obtenido la correspondiente autorización de la Oficina de Seguridad.

ARTÍCULO 3-10 Con la solicitud de permiso para instalar o para trasladar calderas o generadores
de vapor, debe acompañarse a la solicitud que se dirige al Jefe de la Oficina de Seguridad, una
descripción detallada del generador o de la caldera, especificando el número de caballos de fuerza
que puede desarrollar, regulación que lo integra, presión normal de trabajo, tipo y número de
fábrica, así como demás particularidades que sirvan de ilustración. Se acompañará también planos
del lugar donde se hará el emplazamiento.

ARTÍCULO 4-10 En caso de reparación, basta que se aluda al número de Registro y fecha de la
licencia, acompañándose con una descripción detallada, el motivo de la reparación y la clase de
obra que se pretende ejecutar.

ARTÍCULO 5-10 Para los efectos de emplazamiento se dividirán los generadores de vapor en dos
grupos, los cuales se subdividen en cuatro sub-grupos, en la siguiente forma:

Primer Grupo: Calderas multi-tubulares

Sub-grupo (A) cuya potencia excede de 1.000 caballos

Sub-grupo (B) comprendida de 500 a 1.000 caballos

Sub-grupo (C) comprendida de 20 a 500 caballos

Sub-grupo (D) comprendida de 0 a 20 caballos

Segundo Grupo: Calderas Cilíndricas

Sub-grupo (E) que excede de 200 caballos

Sub-grupo (F) comprendida entre 100 a 200 caballos

Sub-grupo (G) comprendida entre 50 y 100 caballos

Sub-grupo (H) comprendida entre 0 y 50 caballos


ARTÍCULO 6-10 Cuando un grupo de calderas tengan comunicación entre sus tubos de vapor, lo
que se conoce con el nombre de “Batería de Calderas” se considerará para los efectos del artículo
anterior, como una sola unidad, cuya capacidad será la de la suma de todos los que lo componen.

No se permitirá instalar máquina de vapor en los pisos altos de un edificio, si éste no está
construido con materiales retardantes al fuego, y en aquellos donde se permita, deberá antes de
haberse efectuado las obras de consolidación suficientes para la resistencia, los cuales estarán
suscritos por personas competentes legalmente autorizadas y deben someterse a la aprobación
del Ingeniero Consultor de la Oficina de Seguridad

ARTÍCULO 7-10 Únicamente a las calderas comprendidas en los sub-grupos (C) y (G) se les
permitirá su instalación dentro del perímetro urbanizado, previo informe favorable del Inspector
de la Oficina de Seguridad.

ARTÍCULO 8-10 La correspondiente autorización para instalar calderas o generadores de vapor de


que trata el artículo 2do de este Capítulo, no podrá permitirse para establecimientos destinados a
lavanderías a vapor en edificios construidos con materiales combustibles (madera). Y aquellos
establecimientos que existan al entrar en vigencia el presente Reglamento quedan sujetos a
inspección por parte de la Oficina de Seguridad para determinar por sus condiciones actuales de
sus calderas y demás maquinarias pueden seguir funcionando por un periodo prudencialmente
temporal.

INSTALACIONES Y EMPLAZAMIENTOS

ARTÍCULO 9-10 Las calderas pertenecientes a los sub-grupos (A) y (E) se emplazarán aislados por
completo de todo edificio habitado, y separado del más próximo, cuando menos por una distancia
de tres metros y si esta distancia no fuere mayor de diez metros, deberá haber un muro por lo
menos de 30 centímetros de espesor entre la caldera y el edificio. Este muro deberá extenderse
por lo menos sobre la altura de la caldera.

ARTÍCULO 10-10 Las calderas pertenecientes a la denominación de los sub-grupos (B) y (F),
pueden ser instalados en el interior de cualquier taller, siempre que esté construido con
materiales retardantes al fuego y no forme parte del cuerpo del edificio destinado a vivienda,
separado de los muros por lo menos metro y medio, quedando prohibida la existencia de pisos
sobre las calderas.

ARTÍCULO 11-10 Las calderas pertenecientes a los sub-grupos (C) y (G) pueden ser instaladas
conforme al artículo 9no., pudiendo reducirse la separación al muro vecino y a setenta y cinco
centímetros.

ARTÍCULO 12-10 Las calderas comprendidas en la denominación de los sub-grupos (D) y (H),
pueden ser instaladas en el interior de cualquier taller, aun cuando éste forme parte de la casa de
vivienda y siempre que en su emplazamiento esté separado por lo menos cincuenta centímetros
del muro vecino más próximo.

ARTÍCULO 13-10 Cualquiera que sea la cifra que arrojen los cálculos para la altura de la chimenea,
ésta excederá por lo menos tres metros de la altura del edificio vecino más alto (tal como se
especifica en el respectivo Reglamento) y estará además, provista en su boca de entrada con una
campana del mismo material de que construya aquella, cubriéndola con malla o tela metálica para
impedir las protecciones de cisco y cenizas.

ARTÍCULO 14-10 Cuando por conveniencia de la industria se emplee dentro del perímetro
urbanizado un combustible que por su naturaleza emita una cantidad de humo que perjudica el
vecindario, se proveerá a las calderas que lo usen de aparatos fumíferos especiales.

ARTÍCULO 15-10 Las calderas establecidas en talleres de industrias en los cuales se elaboran
objetos con materias combustibles, serán emplazadas en lugares convenientes, aislados del
material combustible y separados de él si fuera necesario por medio de un muro de material
incombustible.

ARTÍCULO 16-10 En los casos en que se emplee como combustible, sustancias líquidas o semi-
líquidas (alcohol, asfalto, etc.) se intercalará en el tubo de alimentación una válvula de retención
(check), de manera que, en caso de rápida disminución de la presión en el inyector, impida a los
gases de la combustión y al mismo líquido calentado retornar al depósito. Los edificios que den
salida a estos combustibles, serán provistos de sección apropiada para impedir el paso de las
llamas a través de los mismos.

Cualquiera que sea el procedimiento usado para hacer llegar el combustible a los
quemadores, se tomará especial cuidado en emplear todas las precauciones conducentes a evitar
los peligros de incendio o de explosión.

ARTÍCULO 17-10 Toda caldera de vapor debe estar provista de los siguientes aparatos:

Un manómetro visible en sus indicaciones desde cualquier lugar en que pueda estar el
fogonero en el desempeño de sus deberes.

Los aparatos indicadores del nivel del agua interior de la caldera; las indicaciones de uno
de los cuales, por lo menos, serán perfectamente visibles.

Luz en los vidrios de nivel.

Alarma de bajo nivel

Tres válvulas de seguridad que disparan a tres presiones distintas

Una válvula automática de seguridad, para el escape del vapor cuando éste alcance una
presión superior de un diez por cientos a la de trabajo.

Una válvula de paso, intercalada en el tubo de vapor y lo más próxima posible a la caldera.

Una válvula de check o de retención colocada en el tubo de alimentación.

Compuertas para regular el fuego en el hogar y el tiro de la chimenea.

Una válvula maniobrable con un silbato o sirena para dar la señal de alarma en caso de
peligro

Un tubo suplementario para adoptar el manómetro verificador en los ensayos


Dos aparatos de cualquier clase, bomba o inyector, para introducir el agua de alimentación
en el interior de la caldera.

Además de los aparatos que son indispensables a toda caldera, se podrán exigir, según la
clase y capacidad de ella, otros aparatos o accesorios que se juzguen necesarios como garantía de
seguridad de las calderas tales como fusibles de patente, purificadores, etc.

ESTUFAS Y CALENTADORES

ARTÍCULO 18-10 Los aparatos destinados a producir vapor, en los cuales no se utilice como fuerza
una presión elevada, se considerarán comprendidos en esta denominación.

ARTÍCULO 19-10 Dejarán de ser considerados en la anterior denominación todos los aparatos de
esta clase que exijan una presión de trabajo mayor a una atmósfera (14 libras por pulgada
cuadrada).

ARTÍCULO 20-10 No se permitirá en los sitios pobladas, generadores de vapor que excedan a una
capacidad de 5 metros cúbicos a una presión atmosférica.

ARTÍCULO 21-10 Todo generador de vapor incluido en esta denominación debe estar provisto de:

Un manómetro

Un aparato indicador del nivel del agua interior

Una válvula de seguridad para escape de vapor, que estará calibrada de manera que la
presión interior nunca exceda de 15 libras por pulgada como máximo.

Una válvula de retención (check) en el tubo de alimentación.

Una llave o válvula de paso en el tubo de vapor.

ARTÍCULO 22-10 En el emplazamiento de estos generadores se ceñirá estrictamente a lo que


prescribe el Capítulo referente a instalaciones y emplazamientos.

PRUEBAS Y ENSAYOS

ARTÍCULO 23-10 Terminadas las instalaciones o reparaciones de un generador de vapor, antes de


ponerlo a funcionar, debe ser inspeccionada por el Inspector de la Oficina de Seguridad,
encargado de este servicio, para comprobar las condiciones de seguridad requeridas.

ARTÍCULO 24-10 Todas las calderas ya instaladas o las que se instalen en el futuro, serán
inspeccionadas periódicamente por lo menos dos veces al año.

ARTÍCULO 25-10 El Inspector tendrá derecho a cobrar honorarios al verificar alguna prueba, de
acuerdo con las tarifas que establezcan las Oficinas de Seguridad en sus respectivas jurisdicciones.

ARTÍCULO 26-10 Siempre que se suspenda el funcionamiento de una caldera, para su limpieza o
reparación, al terminar esa tarea debe ser inspeccionada por el Inspector de la Oficina de
Seguridad antes de reanudar sus servicios. En el caso de calderas bajo la responsabilidad
inmediata de un ingeniero con licencia de primera clase expedida por la Oficina de Seguridad, este
ingeniero podrá efectuar dichas pruebas.
MAQUINAS DE VAPOR

ARTÍCULO 27-10 No se permitirá instalar o reparar una máquina de vapor sin que antes se haya
obtenido el correspondiente permiso de la Oficina de Seguridad en sus respectivas jurisdicciones.

ARTÍCULO 28-10 Cuando se solicite instalar o trasladar una máquina de vapor se acompañará a la
solicitud que se dirija al Inspector, una descripción detallada de la máquina, especificando el
número de caballos de fuerza que desarrolla, velocidad angular del volante, su peso neto, tipo y
fabricantes, detalles de las funciones sobre las cuales se va a emplazar, material de su asiento,
plano de situación escala, de 1-100; proyección horizontal, la vista y secciones en la escala de 1:25.

ARTÍCULO 29-10 En caso de reparación vasta que se aluda al número de registro de la licencia
acompañándose la descripción detallada del motivo de la reparación y clase obra que se pretende

ARTÍCULO 30-10 Para los efectos de emplazamiento, se sujetarán las máquinas de vapor a lo
prescrito en el reglamento de calderas.

ARTÍCULO 31-10 Las funciones de las máquinas deben estar aisladas y ser independientes de los
cimientos del edificio y separada de ellos por una distancia de setenta y cinco centímetros a cuatro
metros según el Inspector de la Oficina de Seguridad.

ARTÍCULO 32-10 Toda máquina de vapor debe estar provista de:

Una válvula de mano para la admisión del vapor.

Un regulador que actúe directamente sobre la admisión o distribución del vapor

Claves de purga para expulsar el agua de condensación

Lubricantes automáticos para sus piezas móviles, a las que sea difícil si no imposible, al
acceso durante la marcha de la máquina, como son los pistones, bielas, cigüeñal, etc.

ARTÍCULO 33-10 Las partes móviles de la máquina de vapor deben ser protegidas de manera que
ninguna persona, pueda por descuido, ponerse en contacto con ella.

Siempre que sea posible se protegerá el volante y palanca de transmisión por una
baranda, que impida la entrada de personas ajenas a los empleados encargados de su
funcionamiento.

ARTÍCULO 34-10 El tubo de vapor hasta la llave de admisión que se menciona en el artículo 6to y la
cual se situará lo más próximo posible a la máquina, se cubrirá con una capa de amianto o asbesto
u otra substancia aislante. Este tubo no estará en contacto con ningún material combustible.

ARTÍCULO 35-10 El tubo de expulsión se mantendrá fuera de todo contacto con toda substancia o
material inflamable. Ni debe causar molestia a los vecinos inmediatos.

ARTÍCULO 36-10 No se permitirá conectar el tubo de desahucio a las albañales o tuberías de


servicio sanitario, debiendo desahogar directamente al aire libre.