You are on page 1of 1

Qué es la vocación

Según su vocablo que proviene del latín vocatio, es la inspiración dada por Dios hacia un estado,
resultando de estos ciertos sinónimos como es convocación o llamamiento.

La vocación en ocasiones se construye desde la infancia, por lo tanto se considera como un deseo
permanente, donde desde niño se descubre el yo interior, como es y que será, conociendo así sus gustos
y por lo tanto su vocación, que guiará su camino desde niño.

Algunas acciones tomadas como es la elección de una carrera de estudios al finalizar la secundaria, estarán
influenciada por la vocación. La vocación no solo hace referencia a la ocupación o profesión que tendrá la
persona, sino también a todos los aspectos de su vida.

Para conocer la verdadera vocación en una persona, existen tres elementos que influirán en ello, estos
son:

El talento: que es la capacidad que registra el individuo para realizar una actividad en específico. Este
potencial puede pasar a ser con la práctica una capacidad física e intelectual.

Pasión: refiere a la emoción que puede sentir el individuo al llevar a cabo cierta actividad, la cual es tan
intensa que se logra diferenciar lo sentido al realizar otras actividades, ya que la misma genera una gran
felicidad y confort en la persona.

Demanda: referido también como las necesidades del mundo. Se muestra como los servicios y objetos
que los individuos necesitan para vivir, los cuales se obtienen por medio de la vocación que tiene una
determinada persona y lo pone en práctica.

Vocación en el ámbito social

Se trata de un concepto aplicable a cualquier actividad u oficio. Así, un médico, un recepcionista, un


peluquero o un funcionario público pueden considerar que su quehacer profesional está guiado por la
vocación de servicio. Esto implica que su motivación se basa en la satisfacción de sus clientes, en
atenderles amablemente y de manera honesta y, en definitiva, en el ejercicio de su profesión con criterios
profesionales y, al mismo tiempo, éticos.