You are on page 1of 3

Identificación de las fuentes renovables de energía

Las Fuentes de energía renovables son aquellas que, tras ser utilizadas, se pueden regenerar
de manera natural o artificial. Algunas de estas fuentes renovables están sometidas a ciclos
que se mantienen de forma más o menos constante en la naturaleza.

Existen varias fuentes de energía renovables, como son:


 Energía mareomotriz (mareas)
 Energía hidráulica (embalses)
 Energía eólica (viento)
 Energía solar (Sol)
 Energía de la biomasa (vegetación)

ENERGÍA EOLICA

La energía eólica es la energía obtenida a partir del viento, es decir, la energía cinética
generada por efecto de las corrientes de aire, y que es convertida en otras formas útiles de
energía para las actividades humanas. El término «eólico» proviene del latín aeolicus, es decir
«perteneciente o relativo a Eolo», dios de
los vientos en la mitología griega.

En la actualidad, la energía eólica es


utilizada principalmente para producir
electricidad mediante aerogeneradores
conectados a las grandes redes de
distribución de energía eléctrica, Los
parques eólicos construidos en tierra
suponen una fuente de energía cada vez
más barata y competitiva, e incluso más
barata en muchas regiones que otras
fuentes de energía convencionales.23
Pequeñas instalaciones eólicas pueden, por ejemplo, proporcionar electricidad en regiones
remotas y aisladas que no tienen acceso a la red eléctrica, al igual que la energía solar
fotovoltaica. Las compañías eléctricas distribuidoras adquieren cada vez en mayor medida el
excedente de electricidad producido por pequeñas instalaciones eólicas domésticas.4 El auge
de la energía eólica ha provocado también la planificación y construcción de parques eólicos
marinos —a menudo conocidos como parques eólicos offshore por su nombre en inglés—,
situados cerca de las costas. La energía del viento es más estable y fuerte en el mar que en
tierra, y los parques eólicos marinos tienen un impacto visual menor, pero sus costes de
construcción y mantenimiento son considerablemente mayores.

A finales de 2014, la capacidad mundial instalada de energía eólica ascendía a 370 GW,
generando alrededor del 5 % del consumo de electricidad mundial.56 Dinamarca genera más
de un 25 % de su electricidad mediante energía eólica, y más de 80 países en todo el mundo
la utilizan de forma creciente para proporcionar energía eléctrica en sus redes de distribución,7
aumentando su capacidad anualmente con tasas por encima del 20 %. En España la energía
eólica produjo un 20,3 % del consumo eléctrico de la península en 2014, convirtiéndose en la
segunda tecnología con mayor contribución a la cobertura de la demanda, muy cerca de la
energía nuclear con un 22,0 %.
La energía eólica es un recurso abundante, renovable y limpio que ayuda a disminuir las
emisiones de gases de efecto invernadero al reemplazar fuentes de energía a base de
combustibles fósiles. El impacto ambiental de este tipo de energía es además, generalmente,
menos problemático que el de otras fuentes de energía.

La energía del viento es bastante estable y predecible a escala anual, aunque presenta
variaciones significativas a escalas de tiempo menores. Al incrementarse la proporción de
energía eólica producida en una determinada región o país, se hace imprescindible establecer
una serie de mejoras en la red eléctrica local.910 Diversas técnicas de control energético,
como una mayor capacidad de almacenamiento de energía, una distribución geográfica amplia
de los aerogeneradores, la disponibilidad de fuentes de energía de respaldo, la posibilidad de
exportar o importar energía a regiones vecinas o la reducción de la demanda cuando la
producción eólica es menor, pueden ayudar a mitigar en gran medida estos problemas.
Además, son de extrema importancia las previsiones de producción eólica que permiten a los
gestores de la red eléctrica estar preparados y anticiparse frente a las previsibles variaciones
en la producción eólica que puedan tener lugar a corto plazo.

Dentro de todos los tipos de energía renovable, destacan cinco por su grado de implantación:
La eólica es una de las energías renovables más extendida en la actualidad. Esta energía
aprovecha la fuer-za del viento para generar electricidad. Por su parte, la energía solar
fotovoltaica trans-forma directamente la radiación solar en electri-cidad gracias a los paneles
solares integrados por células fotovoltaicas.

La energía termosolar, también llamada termoe-léctrica concentra con espejos la radiación


solar para calentar un fluido con el que producir vapor y con éste, a su vez, electricidad. En el
caso de la energía hidráulica, se aprovecha la fuerza del agua en movimiento para producir -y
en ocasiones almacenar- electricidad limpia. Por último, la biomasa utiliza materia orgánica
como fuente de energía.

Esta materia puede ser natural, residual o procedente de cultivos ener-géticos. Principales
beneficios de las energías renovables ¿Por qué son las energías renovables la mejor apuesta
para un futuro sostenible? Son muchas las razones que las convierten en la primera opción:
Beneficios ambientales: las fuentes de energía como el viento, agua o el sol son autóctonas y
tienen un impacto medio ambiental mucho menor que las energías convencionales
procedentes de los combustibles fósiles, además de evitar la importación.

Energía duradera: las energías renovables son inagotables, puesto que se renuevan. En
comparación con otros tipos de energía convencionales que son finitas y que por tanto algún
día se agotarán, como el petróleo o el carbón, la energía renovable es un aliado permanente.
Genera empleo y mejora la economía: la mayoría de las inversiones en energías renovables
se gastan en materiales y mano de obra para construir y mantener las instalaciones localmente.
Esto genera empleo local y dinamiza la economía del país.

Seguridad energética: las energías renovables reducen la dependencia energética de un país,


fomentando su autosuficiencia y manteniendo una gran inversión económica que en otra
situación se destinaría a importar energía de fuentes no renovables de países extranjeros.
Principales beneficios de las energías renovables ¿Por qué son las energías renovables la
mejor apuesta para un futuro sostenible? Son muchas las razones que las convierten en la
primera opción: Beneficios ambientales: las fuentes de energía como el viento, agua o el sol
son autóctonas y tienen un impacto medio ambiental mucho menor que las energías
convencionales procedentes de los combustibles fósiles, además de evitar la importación.
Energía duradera: las energías renovables son inagotables, puesto que se renuevan. En
comparación con otros tipos de energía convencionales que son finitas y que por tanto algún
día se agotarán, como el petróleo o el carbón, la energía renovable es un aliado permanente.
Genera empleo y mejora la economía: la mayoría de las inversiones en energías renovables
se gastan en materiales y mano de obra para construir y mantener las instalaciones localmente.
Esto genera empleo local y dinamiza la economía del país. Seguridad energética: las energías
renovables reducen la dependencia energética de un país, fomentando su autosuficiencia y
manteniendo una gran inversión económica que en otra situación se destinaría a importar
energía de fuentes no renovables de países extranjeros

ENERGÍA LUMÍNICA
La energía lumínica o energía luminosa hace referencia a la energía que se transporta a través
de las ondas luminosas.

La luz está conformada por ondas luminosas, un


tipo de ondas electromagnéticas que son emitidas
por objetos calientes como las bombillas o como
el sol. A su vez, estas ondas están formadas por
fotones, que son pequeños paquetes de energía.

Cuando los átomos que componen un objeto se


calientan, sus electrones se excitan y como
resultado producen energía adicional.

Esta energía se libera en forma de fotones. Gracias a este fenómeno, cuando un objeto se
calienta se producen fotones, los cuáles aumentarán a medida que el objeto se caliente más.

Las ondas lumínicas son el objeto material que se desplaza con mayor rapidez: la velocidad
de la luz es alrededor de 300.000 kilómetros por segundo en el vacío.