Sie sind auf Seite 1von 4

Partes del oído externo: de la oreja al tímpano

El oído externo está compuesto por la oreja, el canal auditivo


y el tímpano o membrana timpánica. La función de este
segmento del sistema auditivo es captar las vibraciones
sonoras y canalizarlas hacia las partes más internas del oído.
En este proceso algunas de las frecuencias recogidas son
aumentadas y otras reducidas, de modo que el sonido es
modificado.
1. Oreja o pabellón auricular
La oreja es el componente más externo del sistema auditivo,
y el único que se puede ver desde fuera. Esta estructura,
conocida también como “pabellón auricular”, está compuesta
por cartílago y piel. Su función es recoger la energía
auditiva y reconducirla hacia el oído medio a través del canal
auditivo.
2. Canal auditivo
El canal auditivo es una cavidad que conecta la oreja con el
tímpano. Las vibraciones sonoras llegan al oído medio a
través de este canal, que tiene mide aproximadamente entre
2,5 y 3 centímetros de largo y apenas 7 milímetros cuadrados
de diámetro.
3. Tímpano o membrana timpánica
El tímpano es una membrana que separa el oído externo y el
oído medio; de forma estricta no forma parte de ninguno de
estos segmentos, sino que es la estructura que se utiliza para
delimitarlos. También es conocido como “membrana
timpánica”.
Oído medio: la cadena de huesecillos
Después de llegar al tímpano las vibraciones sonoras son
transmitidas a través de los huesecillos del oído medio hasta
la ventana oval de la cóclea, donde se llevará a cabo la
transducción en impulsos nerviosos.
1. Martillo, yunque y estribo
La cadena de huesecillos está formada por el martillo, el
yunque y el estribo. Los anfibios, los reptiles y las aves sólo
tienen un hueso, la columela, que es morfológicamente
equivalente al estribo de los mamíferos.
El martillo está unido al tímpano, mientras que el estribo
conecta con la cóclea; la transmisión de las vibraciones por
los huesecillos hace que se mueva el líquido linfático del oído
interno, un paso necesario para la transducción del sonido.
2. Ventana oval
La ventana oval es la membrana que recubre la cóclea, por lo
que técnicamente se encuentra entre el oído interno y el
medio. Las vibraciones en el tímpano se transmiten a través
de los huesecillos a la ventana oval, que en consecuencia
también vibra, estimulando el oído interno.
Oído interno: la cóclea y la transducción
El oído interno es una cavidad que se localiza en el interior
del cráneo. Es aquí donde se realiza la transducción de las
vibraciones sonoras en impulsos nerviosos, lo cual marca el
inicio del procesamiento cerebral de la audición.
La estructura clave del oído interno es la cóclea o caracol, un
conjunto de canales que giran sobre ellos mismos y que
amplifican las señales auditivas que reciben. Dentro de la
cóclea se encuentra el órgano de Corti, responsable principal
de la audición.
1. Canales semicirculares
Los canales o conductos semicirculares son un órgano del
oído interno compuesto por dos compartimentos, el sáculo y
el utrículo, que permiten el sentido del equilibrio en asociación
con la cadena de huesecillos.
2. Escala vestibular o superior
La ventana oval de la cóclea, que se sitúa en la escala
vestibular, conecta el estribo con el resto del oído interno.
Esta estructura está llena de perilinfa, una sustancia similar
al líquido cefalorraquídeo que recibe las vibraciones de la
cadena de huesecillos.
3. Escala timpánica o inferior
Las ondas sonoras recibidas por la escala superior se
transmiten a la inferior a través de la perilinfa ya que las dos
estructuras están conectadas por este líquido, mientras que la
membrana basilar las separa.
4. Escala coclear o media
La escala coclear se encuentra aislada de la vestibular y de la
timpánica por la membrana de Reissner y la membrana
basilar, respectivamente; sin embargo, también comparte
endolinfa con otras partes del oído interno.
En la escala media se localiza el órgano de Corti, donde se
lleva a cabo la transducción de las vibraciones sonoras en
impulsos neurales. Las células ciliadas que se encuentran en
esta estructura permiten la transducción.
5. Nervio auditivo o vestibulococlear
El nervio vestibulococlear o auditivo, compuesto a su vez por
el nervio coclear y el vestibular, transmite la información
sobre el sonido y el equilibrio desde el oído interno hasta el
sistema nervioso central. Los nervios vestibulococleares
constituyen el octavo de los doce pares craneales.