Sie sind auf Seite 1von 7

Las niñas que nacieron peinadas

imagin o que toda generación es una vanidad. No obstante, no puedo de- jar de comprender la enorme gravitación que tuvo en esta parte de la histo- ria de la poesía moderna —aquí, en Latinoamérica—, lo que Octavio Paz llamó «la desmesura». Y que ahora, ateniéndonos solamente a la importan- cia que en un momento tuvo la materialidad de la escritura, pudimos lla- marle «la concretud». Sin duda alguna, en América Latina, la poesía concreta extiende sus rai- cillas hacia el escrupuloso trabajo de Alfonso Reyes: «Las jitanjáforas». Pe- ro hay otros antecedentes. En noviembre de 1897, desde Valvins, Stéphane Mallarmé autoriza al argentino Leopoldo Díaz a traducir algunos de sus poemas. Y hacia 1938, Alfonso Reyes hace una deliciosa conjetura: «¿Sos- pechaba Mallarmé que sus obras llegarían a ser objeto de culto cariñoso en esta otra América que él ya no alcanzó a saludar?».

En 1929, en su artículo «Las jitanjáforas», publicado en la revista Libra, en Buenos Aires, el mismo Reyes cataloga varias apreciaciones jitanjafóricas argentinas. Y, créase o no, dichas apreciaciones y el rumor histérico-petrificante de unas niñas a cuerda, tendieron un arco iris caligráfico sobre las espe- ranzas «modernísimas» de la futura poesía argentina. Dieron cabida al ape- lativo «jitanjáforas», además del ondulante silabeo de: «Filiflama alabe cundre/

La ecolalia abrumadora y se-

dante, de unas Meninas Parisinas que al son del ruido en los moños vola- dos, automáticas, a vapor, hidráulicas, separaban la forma del contenido, y el significante del significado en las opiáceas testas de los contertulios de Mariano Brull, por esos años —30—, y, como ameniza Sarduy con sus rococóes: «en esa escena de exilio afelpado» de la diplomacia cubana en París. Se trataba de las preciosas niñas del «exilado» y de sus ínfulas por «renovar los géneros manidos».

Ala olalúnea alífera/ alveolea jitanjáfora

».

64

Eso recitaban esas niñas que nacieron peinadas. Y esos sonidos pentató- nicos de sobremesa favorecieron el divertimento polifónico de los poetas de] porvenir. Pero también dieron pie a la desazón. Dice Reyes en el mismo artículo:

«Me asegura Borges que entre estos intentos de poesía absoluta hay algo

de maldición bíblica o de amenaza antigua

de ataques contra toda una estética de fumistas y de poetas que —como todos los poetas— jugaban, se divertían. ¿Está de más acercar a esta pági- na, esa esférula de juego sagrado de Huizinga, esa esférula que remite al mundo lúdico del salvaje, del niño y del poeta? Si Aristófanes se permitió repasar en la arena húmeda las huellas onomatopéyicas de los ciuffolotíi y de las crestadas aves, ¿por qué no podían atacar, estas «niñas» poetas, mimicriplicación de zumbidos salvajes o la imitación vertiginosa de los ideolectos bárbaros?

Ya empezaban los intentos

».

Pero mi deber, hoy, de scholar, es recitar de la tabla de Reyes los Adelan-

tos de la Jitanjáfora en Tierras Argentinas: Luis Cañé habla en sus poemas de la «vacía jitanjáfora». Arturo Capdevila, en su Gay Saber (La Plata, 1937), considera la jitanjáfora «un esfuerzo hacia la salud», y la llama «Demonio de Esculapio». Ricardo Güiraldes hace contestar a uno de sus personajes

HM». Lugones se divertía con Darío y Ricar-

do Jaimes Freiré, recopilando sonsonetes: «Unillo, dosillo, tresillo, cuarta- na, olor a manzana». Berta Singerman recitaba el «Chivito». Herrera y Reissig escribía el soneto en clave de «u». Etc. Según Severo Sarduy, para una historia coherente de la literatura, poco tiene que ver esta «olvidable y benigna farsa» de las jitanjáforas, con el posterior rigor ante el azar de los concretistas brasileños. No obstante, en esta anécdota desplegada con tantos detalles por Alfonso Reyes, se me ocurre que hay una tensión y una compactidad de mitología «adaptable» a la historia «coherente» de la literatura.

De estas irresponsables jitanjáforas se puede pasar fácilmente al texto cuyo regodeo fónico es fundante para nuestra escritura: Oliverio Girondo.

«con estos ruidos»: «HM, M

Girondjáforas

Apogeo de las jitanjáforas, Jos últimos poemas de Girondo, En la masmé- dula, se vuelcan hacia una soterrada búsqueda del amor: del contenido obliterado mediante una trabazón silábica: la paulatina y exagerada mixtura de en- jambres tímbricos. Furor fónico. Matriz «antropofágica» de la significación, el contenido en Girondo es una Madre de la invención: una máquina fonofágica, devoradora de sonido y sentido. El mecanismo es más erótico a medida que nos apegamos a un

65

referente ya caído en la ranura del tragafonemas. El cospel se dirige, como un isótopo radiactivo, a nuestra médula: a todo nuestro sistema deseante. La masmédula es el espacio de la fuga y del deseo: de una significación cuyo punto fugaz es acaso, como señala Valerio Magrelli, siempre el mismo para las vanguardias: el estallido. Una historia «vieja» de la literatura lite- ralmente minada por la creencia de las homotopías del texto. Sin embargo, estar en la masmédula es permanecer en la utopía de un estremecimiento hiperfónico: un ruido hiperestelar y al mismo tiempo mundano: el frou-frou celestial de las chicas de Flores y la música atronadora y nerviosa —en secretísimas cámaras aisladoras del sonido— de los cuerpos amándose. Y ahí cabe finalmente aquella antigua sentencia maoísta, hoy casi warholia- na: «nuestro cielo es la masa de nuestro pueblo y nuestra escritura». Girondo buscó el silencio de una algarabía vertebral: los ideogramas que nos sirven como columna e irradiación de un alfabeto pulsional: son las niñas que nacieron peinadas. Su posición frente a «nuestra» escritura es fundante: su «nhuevo» no es colonial; es el nhuevo reproche de la literatura a la escritura si aún la literatura representa un mundo infinito y el texto figura lo infinito del lenguaje sin saber, sin razón y sin inteligencia. Girondo creyó en la novedad. En la «funcionalidad», en el sentido poun- diano del término, de la poesía. En pocas palabras, creyó en el sentido. Y hasta —reorganizándolo enigmáticamente— creó un sentido. Lo inventó.

La diagonal cero

El valor —siempre «residual»— de esta vanguardia poética argentina

la revista Diagonal Cero, en La Plata,

en 1966—, reside en su pulsión de «integración en el arte» moderno y a la búsqueda mimética, en el sentido más moderno del término, de una hete- rotopía (el pop-art, el cine, la nueva arquitectura, las historietas, las cien- cias matemáticas, el folklore urbano, la televisión) a costa de la masacre inventora: «cualquier técnica y su poder no intencional tiene dos finalida- des: la destrucción y la ampliación; pero un solo deseo: la aventura. Sobre las mil evocaciones de una palabra emerge aquella que era insospechable por destrucción de las 999 restantes».

poema debe ser deshuesado de todo contexto literario» (Extracto

—aparecida a partir del N.° 20 de

«(

)E1

del artículo de Julien Blaine, aparecido en D.C. N.° 21). En Los Huevos del Plata, Uruguay, 1968, Edgardo Antonio Vigo escribe:

«A todo esto ¿qué pasaba con la poesía actual en la Argentina?

66

«Libros románticos y sociólogos del metro, cantaban con fuerza «surrea- lista» las cosas comunes que por repetición se tornaban baladíes. Una serie de términos de la «alta poesía» ya no se entroncaban con el real latir de esta segunda mitad del siglo XX dominada por la imagen. «Las revistas literarias se regodeaban en publicar «el metro libre» como el último grito de la moda, pero se delataban con un preciosismo tipográfi- co que buscaba arrancar el bloque de las letras para pretender hacer la composición más dinámica en el plano-papel». El n.° 20 de D.C. nos enfrenta con los Fonetjc-Pop-Poemas, de Luis Pazos, los IBM de Ornar Gancedo y la poesía matemática de Vigo, que en sus Poemas matemáticos barrocos (Ed. Contexte, París, 1967) corta, pliega, agu- jerea e imprime sobre tres planos, tres fondos intercambiables de colores diferentes.

Más tarde se agregan al grupo Jorge de Luxan Gutiérrez y Carlos Raúl Ginsburg. Este último escribe: «La poesía visual es un lenguaje y no una lengua. Mis poemas no son soporte del subconsciente, la emoción, etc.; son una materia lingüística trabajada visualmente; la autoexpresión es del lenguaje- grafismo, no del poeta» (1968). Gutiérrez escribe: «fuentes de la creación poética: el folklore urbano, la

Como la palabra poética es insuficiente para abarcar

todo mi contenido expresivo la reemplazo por el término propuesto por Ofto Hahn: actualidad». Pazos escribe: «Mi poesía fonética se basa en seis supuestos: 1) El mun- do exterior como fuente de la creación literaria (objetividad); 2) La onoma- topeya como arquetipo semántico (basada en la observación de las historie- tas); 3) La imagen pop como teoría de la forma; 4) El juego (sentido del humor como temple poético); 5) El objeto útil (en reemplazo del libro tradi- cional) como medio de comunicación; 6) Una axiología que tiene a la liber- tad como fuente de los valores y al cambio como máximo valor».

publicidad, etc. (

).

Ornar Gancedo escribe: «Los equipos electrónicos mecanizados represen- tan en sí mismos un poderoso poema. Partiendo de esta premisa he realiza- do esta experiencia poética utilizando:

Una perforadora modelo 534 Tarjetas IBM Una Card intérprete.

Mis poemas no son un trabajo técnico, sino nuevos elementos técnicos utilizados en la ambición del mundo poético». Me he limitado a transcribir, escueta y desorganizadamente, los postula- dos de una poética persistente: «en toda persistencia hay una memoria del juego y de la poesía». Recibía periódicamente los trabajos de Vigo: objetos

67

pluridimensionales, visualícente siempre barrocos, organizados siempre para desorganizar las percepciones de su primer lector: el «poeta». Teóricamente frágiles —si consideramos el andamiaje de oro del grupo brasilero Noigandres—, el grupo de Diagonal Cero —que en mi país ya nadie recuerda y pocos, poquísimos conocen— recreó a su manera ese iti- nerario «verbivocovisual» que fue acaso el periplo seguro de los concretis- tas paulinos. En un último manifiesto que recibí, que acompañaba un objeto Mail-Art- Work, el poeta Vigo escribió: «época de crisis, el tembladeral generalizado mueve estructuras de un ayer firme. La realidad crítica evidencia un mun- do en cambio. Sin embargo, como desviada contradicción, en el campo de

la marginalidad el reviva! de la «nostalgia» ha nacido. Lo certifican: exposi-

ciones, homenajes, búsquedas de paternidades y antecedentes de «lo novísi- mo». Esto último, en un intento de autojustificación del fundamental/fun- damento del «salto al vacío» que representa toda novedad. En la marginali- dad no existen antecedentes primeros, ni popes entronizados, simplemente coexisten seres creativos que amplían, en base a sus intercambios, un cír- culo que debe, imperiosamente, crear sus propias formas y no utilizar las perimidas de la cultura oficial. No es el hecho creativo en sí lo importante. Sino lo es, la actitud del que practica la tendencia. Si ésta supera el resul- tado de la respuesta creativa, es buen síntoma, porque esa actitud asumida implicaba el rechazo de todo desvío, manteniendo una posición de «rompi- miento real» y no de «removedor esmerado». El enlazamiento de los practi- cantes dará como fruto un grupo en sociedad, su desperdigamiento, man- tendrá el estado de anarquía creativa. El primero correrá el camino, ya transitado, de cambiar para no cambiar; el segundo, será paralelo, de exis- tencia de improbable comprobación, y guardará ese extraño misterio que se quiebra, cuando el que recibe está en estado de oír la propuesta».

Noción de límite para los herederos del sentido, la poesía es la redistri- bución de una metáfora perpetua: aquella que le devuelve a la novedad su carácter de potlatch. Pero potlatch según el sentido que le aseguró Ba-

taille en su Teoría de los potlatchs: ambigüedad y contradicción. La contra- dicción del potlatch no se revela en toda la historia, sino más profunda- mente en las operaciones del pensamiento. La postulación y el procedimiento de la novedad del trabajo poético enfrenta nuestra xiqueza a esa trabazón,

a esa pérdida. La novedad, como la poesía, como el potlatch, es la búsque- da incesante de la «intimidad de la pasión».

La escritura ilegible de Mirta Dermisache

Una casa zen, aparentemente vacía. La voz retumba. Los gestos forzados en el espacio diáfano dejan en el aire un zumbido dorado.

68

Una mesa blanca, de madera pulida, y sobre las vetas lucientes, las pági- nas de los libros de Marta, colmadas de grafías como huellas del pato de Vaucanson, como raspones en la tierra apisonada y roja, en las galerías

donde avanzaban las criaturas hidráulicas de Agdal

La escritura. Grafos voluminosos. Negro sobre blanco o blanco sobre ne- gro, esta escritura serenamente ilegible remite a una «forma» de pensa- miento «visible»; su silencio esponjoso nos empuja hacia la escritura mis- ma, su estado-estable secreto.

Barthes, a propósito de los grafos de Mirta Dermisache, señaló la dificul- tad de un pintor chino que retomaba cada noche el ejercicio invisible del trazado de un círculo. Un círculo perfecto: la esencia de círculo: la forma que se revierte sobre su nombre. Le impresionaba de la escritura de Mirta no sólo la alta calidad plástica de los trazados, sino aún y sobre todo la extrema inteligencia de los proble- mas teóricos de la escritura que sus trabajos suponían. Saber producir un cierto número de formas, ni figurativas ni abstractas, escrituras ilegibles, que entregaba a los lectores no los mensajes, ni siquiera las formas contin- gentes de la expresión, sino la idea, la esencia de la escritura. Sus grafos nada dicen y lo dicen todo: son la caligrafía misma y sus salpicaduras de oro. Impensable (o ilegible) desde cierto punto en la escala del saber. Legible en tanto práctica que se desentiende dei saber: ilegible en tanto «precipitado de visibilidad» del pensamiento. Cuando a Barthes se le preguntó un día por sus propias grafías, publica- da por primera vez en la revista Luna Parkkk, respondió: «si mis grafías son ilegibles, es precisamente para decir no al comentario». Carlos Donnelly señala que la obra de Mirta Dermisache debería llamar- se «acto original, si no inédito, ancestral». Pero además, esta escritura ilegible, lejos de su espontaneidad, también

parece

el papel». Soy la esencia y la divinidad de la escritura. Pero se trata, tal vez, de una divinidad esquizofrénica: la divinidad que determina el paso

del sujeto por todos los predicados posibles. Es la escritura misma pero «no existe nada de originario. Soy Thoth, no soy Thoth, soy el grafo soy el cuerpo soy el libro soy el deseo. Soy Dermisache: nada de problema de sentido, sino tan sólo de uso. Nada de originario ni de derivado, sino una derivación generalizada».

Conclusión

Chahanchah

decirnos, como el Diario de Nijinsky «soy la carta, y la pluma y

Se trataba de brindarles este informe sobre el áspero movimiento de una vanguardia rioplatense. Y creo que para ella también se cumple la definí-

69 )IberoamericiflaS

ción de un poeta que admiré: Osvaldo Lamborghini. Él escribió: «la van- guardia es la parodia crítica de la tradición». Y en esa parodia se incluyó, allí fue escandalosamente el hombre que sonríe.

Y vuelvo a decirlo: toda generación es una vanidad. Pero en ella nacimos

todos los poetas que seguimos o miramos u olvidamos las huellas de esas niñas que nacieron peinadas: «informe» y casi secreto itinerario de huellas que dibujé. Y a mi propio nombre, Arturo Carrera, se agregan los de Nés- tor Perlongher, Héctor Piccoli, Támara Kamenszain, Emeterio Cerro, entre otros. Y he de decir sólo que si es cierto que existe una tradición de la transgresión que acompaña —como quiere Magrelli— al supuesto clasicis- mo de la literatura, y lo acompaña desde siempre, sólo nos queda ofrecer- nos a esa crítica o teoría «no progresiva» de la literatura. O, con el gusto del mismo Magrelli abrazado a Jarry: con la literatura como la ciencia de las excepciones,

Creo que ya Eduardo Milán, nuestro crítico predictivo, va trazando las coordenadas de esa crítica instantánea.

Y aquí me detengo. Pero antes quiero referirles algo: a mi regreso de

México, cuando comenté que viajaría a Brasil para este encuentro*, uno de los poetas más jóvenes comentó: «yo que vos sólo hablaría de las impre- siones, sólo de las impresiones. La poesía no produce sino impresiones. Últi- mamente estoy leyendo a Walter Pater, cuyo libro más bello es El Renaci- miento. Y allí dice que la tarea de la crítica es hallar lo que él llama la virtus. Es decir, el poder de causar —cada poema, cada pintura, cada obri- ta de arte— tal o cual matiz específico de placer. Impresiones, nada más que placenteras impresiones».

Arturo Carrera

na

América Latina, Sao Pau- lo, noviembre de 1990.

* A palavra

poética