Sie sind auf Seite 1von 2

Adrenocorticotrofina

La hormona adrenocorticotropa, corticotropina o corticotrofina (ACTH) es una hormona


polipeptídica, producida por la hipófisis y que estimula a las glándulas suprarrenales.
Ejerce su acción sobre la corteza suprarrenal estimulando la esteroidogénesis, estimula el
crecimiento de la corteza suprarrenal y la secreción de corticosteroides. Su secreción está
regulada por el factor estimulante de corticotropina (CRF) procedente del hipotálamo, es
pulsátil y presenta un ritmo circadiano característico, la máxima secreción se produce por
la mañana. Su secreción también aumenta como respuesta a los niveles bajos de cortisol
circulante, junto con el estrés, la fiebre, la hipoglucemia aguda y las intervenciones
quirúrgicas mayores. Es una hormona con una vida media corta e inestable, usada en
tratamientos con corticoides y muy vulnerable a las enzimas celulares. Para cuantificarla
se realizan inmunoanálisis, y su derivado sintético (ACTH 1-24) se utiliza como estímulo
farmacológico para el estudio de la función hipotálamo-hipofiso-suprarrenal. La ACTH
estimula dos de las tres zonas de la corteza suprarrenal que son la zona fascicular donde
se secretan los glucocorticoides (cortisol y corticosterona) y la zona reticular que produce
andrógenos como la dehidroepiandrosterona (DHEA) y la androstenediona.

En la zona fascicular la ACTH actúa uniéndose a los receptores de ACTH, que se


encuentran principalmente en las células adrenocorticales de la corteza suprarrenal. El
receptor de ACTH es una proteína de membrana, son los receptores acoplados a
proteínas G. Con la unión del ligando, el receptor sufre cambios de conformación que
estimulan a la enzima adenilil ciclasa, lo cual supone un incremento de adenosín
monofosfato cíclico y una posterior activación de la PKA.

La ACTH influencia la secreción de hormonas esteroides mediante mecanismos rápidos y


a corto plazo, con duración de minutos, juntamente con acciones lentas y a largo plazo.
Las acciones rápidas de la ACTH incluyen la estimulación de la liberación de colesterol a
las mitocondrias, donde se encuentra la enzima P450scc. Esta enzima cataliza el primer
paso de la esteroidogénesis, que es la escisión de la cadena lateral del colesterol. La
ACTH también estimula la captación de lipoproteínas en células corticales, cosa que hace
aumentar la presencia de colesterol en las células de la corteza suprarrenal. Las acciones
a largo plazo de la ACTH incluyen la estimulación de la transcripción de los genes
codificados por enzimas esteroidogénicas, especialmente la P450scc. Este efecto se
observa a lo largo de unas cuantas horas. Además de enzimas esteroidogénicas, la ACTH
también aumenta la transcripción de genes mitocondriales que se codifican para las
subunidades de los sistemas de la fosforilación oxidativa mitocondrial. Estas acciones son
probablemente necesarias para suplir el aumento de requerimiento energético de las
células corticales al ser estimuladas por la ACTH.La ACTH es permisiva, aunque no
necesaria, sobre la síntesis y secreción de mineralocorticoides. Estos mineralocorticodes
son secretados por la capa más externa de la corteza suprarrenal, es decir, la glomerular.
La ACTH además, tiene función lipolítica.

La ACTH, la POMC y la beta-lipotropina son secretadas por células basófilas de la


hipófisis anterior o adenohipófisis de la glándula pituitaria en respuesta a la acción de la
hormona liberadora de hormona corticotropina (CRH) secretada por el hipotálamo.
Gonadotropina

Las gonadotropinas o gonadotrofinas son una serie de hormonas secretadas por la


hipófisis (glándula pituitaria), gracias a la hormona liber-RH, y están implicadas en la
regulación de la reproducción en los vertebrados. Hay tres gonadotropinas: la hormona
luteinizante (abreviada HL o LH), la hormona estimulante del folículo (abreviada HFE o
FSH) y la gonadotropina coriónica humana (abreviada GCH o HCG).

En la mujer, la hormona luteinizante (LH) es la responsable de que se inicie la ovulación.


La hormona estimulante del folículo (FSH) estimula el crecimiento del folículo ovárico que
contiene el óvulo. La concentración de FSH es máxima en la primera parte del ciclo
menstrual, durante las primeras etapas de desarrollo del folículo. En el varón, la FSH es
esencial para la espermatogénesis (formación de espermatozoides).

Una de las funciones principales de la gonadotropina coriónica humana (HCG)


(químicamente una glucoproteína) es administrar los factores nutricionales y estimular la
producción de cantidades necesarias de otras hormonas para el embrión. La HCG es
producida por células trofoblásticas (del sincitiotrofoblasto) de la placenta de la mujer
durante el embarazo; aumenta su concentración en la sangre y en la orina de la mujer
poco tiempo después de la implantación del embrión, y su presencia sirve para realizar
pruebas de diagnóstico de embarazo. La prueba de HCG es la base histórica y actual del
diagnóstico de embarazos. También se utiliza para diferenciar falsos embarazos que
pueden constituirse en tumores, así como en varones es útil para la etapificación y
seguimiento en el cáncer testicular.

En la mujer, la HCG estimula la maduración del óvulo, y en los varones la producción de


testosterona dentro de los testículos. Una de las funciones más importantes es la de
prevenir la involución normal del cuerpo lúteo al final del ciclo sexual femenino. El cuerpo
lúteo, además de secretar esta hormona, secreta progesterona y estrógenos.