Sie sind auf Seite 1von 4

“Año de la Inversión para el Desarrollo Rural y la Seguridad Alimentaria”

“Decenio de las Personas con Discapacidad en el Perú 2007 - 2016”

Programa Diploma -4ºgrado

COMENTARIO DE TEXTO NARRATIVO

ESPAÑOL A1 – NIVEL SUPERIOR– PRUEBA 1

Escriba un comentario sobre el siguiente texto:

1(a) Sopa de manzana

Las manzanas se pelan, se parten en cuadritos y se ponen a remojar en agua con una cucharada de
sal para que se conserven blancas. Desde que yo recuerdo, esta sopa se preparaba en casa con motivo de la
visita que mi tío realizaba a la capital cada año. Mientras yo ayudaba a mi madre a prepararla, escuchaba lo
sencillo, lo bueno, lo inteligente, lo guapo, lo simpático y lo maravilloso que era mi tío. Las palabras de mi
madre actuaban en mi interior como gas vanidoso, que inflaba mi pecho cual si fuera un globo y lo
5 enderezaba con orgullo. ¡Qué importante me sentía de pertenecer a la familia Romero! En todo México no
podía existir una de mejor casta, linaje y alcurnia. Era inevitable que mientras se doraba la harina y se ponía
a freír en el aceite hasta que dorara, se hablara de la última empresa del portentoso tío, y mientras se molían
el jitomate y la cebolla y se ponían a hervir hasta que sazonaran, se comentaran sus más recientes
adquisiciones. Fue una de esas tardes, mientras movía continuamente el caldillo para que no se le formaran
grumos, cuando escuché que mi tío había sido llamado por el gobernador a ocupar un puesto político en el
10 estado de Tabasco. Yo no tenía idea de qué clase de trabajo realizaba un político, pero por la reacción
jactanciosa de mi madre, me imaginaba que uno muy importante y bien pagado. Al poco tiempo, lo
corroboré al ver el incremento del costo de los regalos que nos traía en sus visitas, y el tipo de vida que
llevaba. Cada vez eran más frecuentes sus viajes a la capital y al extranjero. Podía darse el lujo de visitar
Europa, China, Japón y demás países exóticos. Mi casa se llenó de objetos extraños que podíamos presumir
con los vecinos. Cuando mi tío anunciaba su visita, de inmediato nos poníamos a prepararle la sopa de
manzana, su preferida a pesar de haber comido en los mejores restaurantes del mundo. ¡Con qué esmero
15
cuidábamos todos los detalles de su preparación! Nuestro deseo por agradarlo nos hizo convertirnos en unas
expertas. Sabíamos perfectamente cuál era el tamaño indicado para partir los trozos de fruta, en qué
momento era necesario dejar de dorar la harina e incorporarle el jitomate, en qué momento éste estaba
sazonado y listo para agregarle el caldo, la sal y la pimienta y cuál era el instante perfecto para incorporar
las manzanas bien escurridas y el perejil. Las dejábamos hervir hasta que estuvieran cocidas como a mi tío le
gustaban y retirábamos la olla de la lumbre. No recuerdo una sola vez en que nos haya quedado mal. Sin
20
embargo, desde que mi tío murió asesinado el año pasado no nos ha vuelto a quedar bien. No sé por qué.
No sé si es porque el fantasma de mi tío impregna de un sabor desilusionante la sopa, no sé si es porque al ir
a su entierro a Tabasco nos enteramos de que todos lo odiaban. O porque supimos que había robado y
matado a muchos hombres, o porque descubrimos que siempre nos mintió y que su verdadero trabajo era el
del tráfico de drogas y no el de la política. O porque dejó una gran cantidad de hijos regados, de los que
nos sentimos responsables, o porque nos quitó para siempre el orgullo de tener un pariente prominente. No
25 sé. Pero el caso es que la sopa de manzanas ya no nos sabe igual.

Esquivel, Laura (1998). Íntimas suculencias.

1
“Año de la Inversión para el Desarrollo Rural y la Seguridad Alimentaria”
“Decenio de las Personas con Discapacidad en el Perú 2007 - 2016”

1(a)

El fragmento propuesto ha sido tomado de la obra Íntimas suculencias (1998) de la autora mexicana Laura Esquivel y
en él se desarrolla la narración basada en lo que sería una receta de cocina.

En primer lugar y con respecto al análisis del contenido, se puede apreciar que la idea principal que la autora desea
expresar es la ambivalencia de identidad. En efecto, por una parte se tiene la imagen pulcra del “tío” mientras que
su imagen real era totalmente contraria. De ahí se derivan varias ideas que además de sustentar el tema, expresan la
visión de la autora frente a episodios sociales que son frecuentes en la actualidad. Así, se trata el problema de la
degradación de un individuo por alcanzar un estatus socio-económico alto, aunque eso implique refugiarse en el
engaño y la mentira.

Cabe destacar entonces que ese engaño o “máscara” de honradez es expuesta al círculo familiar pues es importante
decir que, en las comunidades centro y sur-americanas, los miembros de la familia son considerados muy importantes
y guardan estrechas relaciones entre sí. Por tanto, resulta absolutamente indispensable mostrarse como una persona
distinguida y pura frente a los familiares. Es esto lo que sucede en el fragmento con el tío y la persona que está
narrando.

Por otro lado, se tiene la apariencia real del tío y ésta es completamente opuesta al concepto que tenía su familia.
De hecho, es un sujeto que ha llegado al fondo mismo de los principios sociales y éticos pues está involucrado en
situaciones de riesgo con la ley convirtiéndose en un delincuente “de cuello blanco”. Pero hay que mencionar que
además de ser un infractor de la ley, es una persona carente de principios éticos y morales. Como diría Freud, su
“súper-yo” es totalmente ineficaz y cede solamente a sus impulsos primitivos liderados por la ambición. Prueba de
esto son todos los actos cometidos dentro de su “oficio”. Se demuestra la irresponsabilidad de dejar abandonados a
niños inocentes e indefensos y de maltratar a sus “colaboradores”.

Otro aspecto que se trata es el de la división de la sociedad en clases o rangos. En el caso de la familia Romero,
corresponde a una clase alta pues en la línea 8 se lo expresa de esa manera. Sin embargo, vemos que uno de los
miembros de esa ostentosa familia ha tomado un rumbo equivocado y desilusionante frente a las perspectivas
familiares.Muchas veces se tiende a catalogar a la gente de escasos recursos-económicos como la más propensa a
inmiscuirse en actos delictivos y penados por la ley, pero en este caso, el tío pertenece a un estatus económico alto y
más bien habrán influido otros factores para que tomara ese rumbo.

Dejando a un lado al personaje del tío y centrándose en la narración propiamente dicha, la autora hace continua
referencia al arte culinario y específicamente a la laboriosa preparación de la sopa. Es entonces necesario mencionar
que este plato ha ido desapareciendo de los hogares en el transcurso del tiempo. Sin embargo, en las familias centro
y sur americanas aún se conserva la tradición de preparar sopa. Además de constituir un plato rico en contenido
vitamínico y proteico, simboliza la unión familiar y el calor de hogar. En resumen, simboliza a la familia en sí pues en
su preparación no solo intervienen los miembros de la misma sino que al momento se servírsela, se reúnen a todos
los miembros de la familia y los allegados. Así, mediante este símbolo, la escritora pretende recalcar la importancia
de la familia y su estrecha relación con ella.

Dentro de la misma idea de la familia, hay que destacar que la autora usa el pronombre nominativo tío en lugar de
usar un nombre cualquiera. De esta forma, su propósito es nuevamente enfatizar la unión familiar y los estrechos
lazos que unen a sus miembros. Finalmente, se menciona el tema de la política y del tráfico de drogas. Según el
punto de vista de la autora, la política va íntimamente relacionada con el enriquecimiento súbito aunque en realidad
no se sepan bien las funciones que se ejercen en este cargo (referirse a la línea 13-16). Casi relacionado, se presenta el

2
“Año de la Inversión para el Desarrollo Rural y la Seguridad Alimentaria”
“Decenio de las Personas con Discapacidad en el Perú 2007 - 2016”

“oficio” de traficante de drogas que verdaderamente permite enriquecerse aunque de manera ilícita. Es
ahí donde resalta la idea de corrupción de las dos ocupaciones y cómo pueden estar íntimamente relacionadas
aunque sus principios básicos sean opuestos.

Según todo lo expuesto, se podría dividir al texto en dos apartados, el primero que corresponde a la descripción del
tío con su imagen falsa y el segundo en el que se descubre la verdadera identidad de este personaje. Así mismo, estos
apartados están ligados a una división de índole temporal pues el primer apartado corresponde al pasado y el
segundo corresponde al presente, ya que recién luego de la muerte del tío, se descubre la verdad acerca de su vida y
ocupación.

Con respecto a los personajes, indudablemente el principal es el tío pues es de su vida y costumbres que se habla en
la narración. Es un personaje ambivalente y hasta cierto punto paradójico pues en él convergen dos mundos
totalmente opuestos. Así mismo, su mentalidad es la de un ser astuto que es capaz de llevar una vida doble sin que la
verdad sea conocida sino hasta luego de su muerte.

Según mi punto de vista, el personaje que narra este fragmento, corresponde a una mujer que durante el primer
apartado es de corta edad y durante el segundo es ya mayor. Considero que corresponde al género femenino
porque en eso del arte culinario y teniendo en cuenta la actitud machista de los latinoamericanos, es la mujer la que
participa en la elaboración de los alimentos y el cuidado del hogar.

Pasando a analizar el ámbito, el fragmento se lleva a cabo seguramente en el siglo XX a finales, en la capital
mexicana aunque se menciona también al estado de Tabasco. La clase socio - económica predominante es alta pues
se hace referencia en el mismo fragmento. La trama se desarrolla en un ambiente de confort y de calidez hogareña
aunque con la muerte del tío, toda esta atmósfera de calma y alegría se ve abruptamente afectada y se da paso a un
ambiente frívolo y falto de comunicación causado por la sorpresa de la verdad con relación a la vida del tío.

Pasando al análisis de la forma y específicamente con respecto a la estructura interna, la acción es in medias res pues
desde un inicio empieza la acción a través de la manipulación de la manzana para hacer la sopa y enseguida ya se
insertan los elementos biográficos del tío y los datos referenciales de la familia Romero. La trama se desarrolla en
desorden cronológico pues primero se narran los episodios pasados, antes de la muerte del tío, para luego
contrastarlos con los episodios del presente que es luego de la muerte de su familiar. Cabe recalcar que en la
narración hay saltos temporales, es decir, analexias y prolexias que compaginan los eventos del pasado en relación
con el tío, con eventos del presente que tienen que ver con la preparación de la sopa. Así también, la consignación
del tiempo es imprecisa pues en ningún momento se detallan fechas o eventos puntuales que nos puedan ubicar en
un período histórico determinado.

Los espacios en los que se desarrolla la narración son abiertos y cerrados. Abiertos cuando se refiere al tío, que
representa un personaje dinámico, y cerrados cuando se habla en sí de la familia Romero, pues al estar preparando
la sopa, se sobreentiende que se encontrarán en la cocina de su hogar. El tipo de narrador es homointradiegético
pues el personaje femenino narra en primera persona y corresponde a sus memorias en relación con el tío mientras
está preparando la sopa con otros(s) miembro(s) de la familia.

Finalmente, el modo discursivo corresponde a un monólogo directo pues seguramente el narrador está trayendo sus
memorias a la consciencia en el momento mismo de la cocción de la sopa. Hay ausencia de diálogos y más bien se
limita a describir hechos.

Pasando a analizar los recursos fónicos, desde el título encontramos aliteración de la letra “s” y la vocal “a”.
Seguramente, con el fin de resaltar la simbología de este plato y cuán extraño resulta concebir a una fruta como
3
“Año de la Inversión para el Desarrollo Rural y la Seguridad Alimentaria”
“Decenio de las Personas con Discapacidad en el Perú 2007 - 2016”

parte principal de un plato de sal. En general, en todo el texto hay una constante repetición del
sonido silbante de la “s”, con el fin de enfatizar en los sucesos que se van narrando acerca de la vida del tío y en
general de la familia.

Con respecto a los recursos estilísticos, el primer lugar encontramos el uso de símbolos que es la “sopa de manzana”.
Además de ser mencionada frecuentemente a lo largo del texto, busca recalcar la importancia de la familia y como
está estrechamente relacionada con el tío, pues luego de su muerte, incluso su sabor se vio alterado. Es decir, en
general el círculo familiar se vio alterado. También se encuentran epítetos como “última empresa” (1.9), “gas
vanidoso” (1.5), “recientes adquisiciones”(1.11), “países exóticos” (1.17), “objetos extraños” (1.18), “sabor
desilusionante” (1.29): e “hijos regados”(1.33). Los primeros cinco corresponden al primer apartado pues son del
pasado, de la vida ostentosa del tío; mientras que, los dos últimos corresponden al segundo apartado y a la amarga
realidad a la que se enfrentó la familia al enterarse de la cruda realidad.

En las líneas 6 y 7 hay apóstrofe para resaltar la importancia de la familia Romero y cuán dichosa se sentía la
narradora de pertenecer a ese círculo que luego se desvaneció por la mentira descubierta.Hay gran cantidad de
imágenes visuales y olfativas a lo largo del fragmento, especialmente relacionados con la preparación de la sopa tan
peculiar.Además, las oraciones que se utilizan desde la línea 1 a la línea 26 son en su mayoría largas y cargadas de
palabras descriptivas que sugieren riqueza, armonía, felicidad. Pero, a partir de la línea 27 y hasta el final (1.34), las
oraciones en su mayoría son más cortas pues enfatizan la muerte del tío y sus consecuencias; es decir, el
descubrimiento de la verdad y el cambio de sabor de la sopa.

Para concluir, debo decir que este fragmento me pareció muy interesante pues es la primera vez que veo que una
receta de cocina es inmersa en un texto literario. Ciertamente esta técnica es bastante imaginativa pues además de lo
expuesto en la trama, el simple hecho de mencionar comida, sugiere imágenes olfativas relacionadas con distintos
episodios propios para cada individuo. Además me sorprendió la paradoja del título de la receta y del texto pues se
contrapone la esencia dulce de la manzana con el plato salado que constituye cualquier sopa. Seguramente con ésto
la autora quizo dar a entender ese cruce de sentimientos de la familia entre la mentira de hombre pulcro (manzana
dulce) y la cruel realidad (sopa salada). Finalmente, debo decir que el uso de un símbolo tan cotidiano como la
sopa, me recordó al poeta chileno Pablo Neruda, quien en una etapa de su poesía resaltó la belleza de lo ordinario y
lo cotidiano a través de símbolos simples que son parte de nuestras vidas.

Entonces, y para finalizar, me agradó la forma de redactar de la autora y su continuo énfasis en la sopa que
constituye un símbolo de la cultura latinoamericana, de la que debemos sentirnos enteramente orgullosos.

(Los errores son propios del participante).

Quino, M. (2009). Archivos personales de Literatura. Español A1.

Verwandte Interessen