Sie sind auf Seite 1von 1

Sabemos por nuestras propias experiencias que a veces luchamos por hacer lo

mejor para nosotros a pesar de nuestras buenas intenciones. Por ejemplo Si se


está ejercitando más, comer sanamente o ahorrar lo suficiente para la jubilación.
Esto tiene importante implicaciones para la política publica, las ideas de
comportamiento (BI) nos ayuda a entender como las personas realmente toman
decisiones en la vida cotidiana y muchas veces esto no refleja el interés racional.
En otras palabras, somos humanos tenemos una atención limitada y autocontrol
y están fuertemente influenciados por lo que otros hacen. Este creciente campo
de investigación también puede tener un gran impacto en como las personas
respondan a ellos. Entonces, el contexto y los detalles realmente importan, ahora
hay muchos gobiernos en todo mundo que aplican (BI) ideas de comportamiento
para mejorar el diseño e implementación de políticas públicas. Incluyendo los
eeuu, reino unido, canada, francia, singapur, nueva zelanda y australia.
El gobierno del reino unido en el 2010 estableció un equipo llamado BI team,
en el 2012, el gobierno de nueva gales del sur estableció una asociación con él
reino unido y se convirtió en el primer gobierno en Australia en crear un equipo
y una unidad financiada de BI. Entonces ¿cómo se ve esto en la práctica? En
nueva gales del sur, esto ha implicado a menudo procesos de implicación,
eliminar pasos innecesarios y hacer que los servicios sean más fáciles de usar,
mas específicamente, las intervenciones conductuales han incluido cosas como
recompensar el comportamiento deseado a través de incentivos, por ejemplo,
Resaltar las normas sociales para informar a las personas que la mayoría de los
demás pagan sus impuestos y multas a tiempo, usas dispositivos de
comportamiento para ayudar a los empleados lesionados en su regreso al
trabajo, y proporcionar comentarios personalizados para alentar a las personas
a ser mas energéticos, aunque estos ejemplo parecen simple, estos cambios a
menudo resultan en una mejora significativa tanto como para los ciudadanos y
el gobierno.
Para diseñar estas intervenciones tratamos de entender los servicios y políticas
gubernamentales desde la perspectiva del fin, por ejemplo pasar tiempo con el
personal del hospital y pacientes, y preguntándoles sobre sus experiencias e
ideas para mejorar los servicios.
Luego probamos nuestras intervenciones siempre que sean posible utilizando
ensayos controlados aleatorios. Para entender lo que funciona o no. Esto nos
permite comparar la efectividad de una intervención contra lo que hubiera pasado
si no hubiéramos cambiado nada. Esto quiere decir tener un grupo de control y
diferentes grupos de prueba,
Los conocimientos de comportamiento proporcionan nuevas herramientas útiles
pruebas y marcos para los responsables de formular políticas estos pueden
utilizarse para mejorar las palancas de políticas y sistema de entrega, y lo
importante muchas de estas intervenciones son relativamente simples y baratas
de implementar.