Sie sind auf Seite 1von 3

Matrimonio

El matrimonio es la base de la unidad familiar. En esta sociedad y en esta época, la familia es la


unidad más integrada, la que mejor logra perpetuarse y la que se autoprotege mejor. Tal y como
está establecida en la actualidad, es necesaria para la sociedad; tanto desde el punto de vista
económico como el de cualquier otro. La cultura se desintegraría si su piedra angular, la familia,
dejara de tener validez como tal. Podríamos decir con bastante seguridad que aquel que destruye
el matrimonio destruye la civilización.

Significado

MATRIMONIO. La palabra matrimonio viene del latín matrimonium, la cual proviene de matrem
(madre) y monium (calidad de). Matrimonio tiene un origen similar a patrimonio, formado de
pater (padre) y el sufijo monium. ... En latín no era así: esta unión jurídica se llamaba
en latín connubium.

Sacramento vivo

El sacramento es el signo visible de una realidad invisible. El Matrimonio es un sacramento y por


ello es un signo ante el mundo de Dios invisible viviendo entre nosotros, Dios vivo que da fruto en
dos personas. Ellos son un continuo signo de su poder en el mundo. Existe una gracia y un poder
especiales en cada pareja que Dios ha unido, cada cosa que hacen individualmente o juntos es una
actualización de su sacramento. Cosas tan simples como lavar la vajilla, pasar el trapeador,
manejar al trabajo, luchar por forjar una vida, ganar un pequeño salario para afrontar mayores
gastos –sí, estas cosas y todas las demás facetas de su vida juntos– tienen un poder escondido en
ellas para santificarlos. La vida matrimonial es un campo de santidad, donde el amor es la semilla
plantada por Dios. En dicha vida en común, sus agonías y gozos, dolores y sacrificios, frustraciones
y tensiones, sus momentos de júbilo y desesperación son como la lluvia y el sol, como el rayo y el
trueno sobre un joven retoño.

Base de familia

Siempre escuchamos decir que la familia es la base de la sociedad, pero pocas veces nos damos
cuenta conscientemente de que el matrimonio es a su vez la base sólida en el cual se cimienta la
familia. Múltiples estudios psicológicos y sociológicos demuestran claramente que el elemento
que más afecta a los hijos, positiva o negativamente, es la calidad de la relación que llevan los
padres. Si entre ellos hay constantes discusiones, peleas, insultos y malos tratos, o si simplemente
se ignoran y no llevan una relación abierta, amorosa y sana, los hijos crecen inseguros, inestables y
hasta rebeldes. Por el contrario, si la relación de los padres es una de armonía, amor, respeto y
comunicación positiva y efectiva, los hijos crecen serenos y felices. Realmente no es necesario leer
ninguno de estos estudios para darse cuenta, por experiencia vivida, de esta contundente verdad.

Para la sociedad

Hoy día es de buen tono mantener en público que el matrimonio es solo una opción entre otras y
que la mera cohabitación debería tener los mismos derechos. Pero la realidad social prueba que el
matrimonio todavía marca la diferencia. En el libro The Case for Marriage (1), publicado
recientemente en Estados Unidos, las sociólogas Linda Waite y Maggie Gallagher muestran con
datos

los beneficios que a largo plazo supone el matrimonio para las parejas y para la sociedad.
Beneficios que justifican que el matrimonio sea tratado como una opción social preferente.

Bienes y exigencias

El misterio de la procreación humana se vio siempre como sagrado, luego y desde el cristianismo,
es causa y camino para a cocer y amar a Dios. Los cristianos formamos un cuerpo que hace posible
“el ser y vivir en Cristo” en comunión de Iglesia, para gloria de Dios lograr la vida eterna” El
Bautismo, Confirmación y Eucaristía, son sacramentos de iniciación; la Penitencia y Unción de
enfermos son de sanación. Y el matrimonio y el Orden sacerdotal para servir a la comunidad. “La
alianza matrimonial por la que el varón y la mujer constituyen entre sí un consorcio de toda la
vida, ordenado al bien de los cónyuges y a la procreación y educación de los hijos (GE.
I, 3) elevado y dignificado por Cristo como sacramento entre bautizados (CIC,cn..1055,1) tiene
como autor a Dios.” El hombre y la mujer salen de sus familias para constituir otra nueva..Según
el Concilio de Trento (DS.1799) se requiere el consentimiento, libre y definitivo de vivir una
alianza de amor fiel. Es un estado público que se celebra litúrgicamente ante testigos
cualificados.