Sie sind auf Seite 1von 2

MARCO TEÓRICO

CAPITULO I
Para comenzar con la explicación o fundamentación de esta investigación se hace
necesaria la definición del concepto de “suicidio”, “que es comprendido como una
trastorno mental multidimensional, resultado de una interacción compleja de
diversos factores; biológicos, genéticos, psicológicos, sociológicos y ambientales”.
(OMS, 2014)
“Los términos suicidio y suicida se emplean para referirse a conductas elegidas que
tienen como meta provocar la muerte propia a corto plazo”. (Diekstra, René F.W.
1995).
Durante la adolescencia se puede presentar la depresión. Esta se caracteriza
porque se presentan sentimientos persistentes de tristeza y desánimo además de
que comúnmente se presenta una pérdida de la autoestima y una ausencia de
interés por las actividades cotidianas, en el caso del adolescente, las escolares. Las
enfermedades mentales, principalmente la depresión y los trastornos por consumo
de alcohol, el abuso de sustancias, la violencia, las sensaciones de pérdida y
diversos entornos culturales y sociales constituyen importantes factores de riesgo
de suicidio.
Tipos de Suicidio
1. Suicidio altruista: Este tipo de suicidio sucede por una excesiva "integración"
del sujeto con la sociedad a la que pertenece, a tal punto que la personalidad
del individuo no cuenta. El individuo se somete con abnegación a las leyes y
costumbres de su sociedad, de tal modo que se suicida porque piensa que
ese acto es un deber. Este tipo de suicidios, se da según el autor, cuando la
importancia del “yo” es muy baja. Es la versión opuesta al suicidio egoísta.

2. Suicidio egoísta: Aquel que es ‘proporcional al grado de integración de los


grupos de los que el individuo es parte’. La intensidad de los vínculos
religiosos, familiares y políticos frena la tendencia a la autodestrucción
suicida de quienes puedan sentirse tentados por ella. En definitiva, la
integración actúa como freno a las fuerzas sociales suicido génicas. En
resumen, el suicidio egoísta es aquel cometido por quienes no están
integrados o lo están de manera muy reducida. Se da cuando el sujeto está
poco integrado en la sociedad. Por ejemplo, el alumno que va a una escuela
y dispara indiscriminadamente arrebatándoles la vida a otros, para después,
quitarse la vida generándose un suicidio egoísta por falta de integración.

3. El suicidio anómico: Es aquel en el que influyen tanto las crisis económicas


como las crisis de la viudez o de vinculación.
Para entender mejor el trabajo de investigación necesitamos saber algunos
conceptos claves.
Conceptos:
1.1 Depresión: La depresión es un trastorno mental frecuente, que se caracteriza
por la presencia de tristeza, pérdida de interés o placer, sentimientos de culpa o
falta de autoestima, trastornos del sueño o del apetito, sensación de cansancio y
falta de concentración.
1.2 Marginación: Es el proceso por el que una sociedad rechaza a unos
determinados individuos, desde la simple indiferencia hasta la represión y reclusión.
Este fenómeno se puede producir ya sea por seguir los ideales de la comunidad o
bien cuando la sociedad responde a los intereses de un grupo minoritario poderoso.
1.3 Maltrato: Es la acción y efecto de maltratar (tratar mal a una persona, ofender,
etc.). El concepto está vinculado a una forma de agresión en el marco de una
relación entre dos o más personas.
1.4 Autoestima: Es la valoración, generalmente positiva, de uno mismo. Para la
psicología, se trata de la opinión emocional que los individuos tienen de sí mismos
y que supera en sus causas la racionalización y la lógica.
1.5 Personalidad: Es el conjunto de características físicas, genéticas y sociales que
reúne un individuo, y que lo hacen diferente y único respecto del resto.
El suicidio en la Adolescencia ha estado envuelto en una serie de mitos basado en
la falsa premisa de que la adolescencia siempre es una etapa feliz de la vida con
muchas potencialidades para desarrollar una existencia creativa y en la que las
ideas de muerte son inconcebibles. Esto no refleja en modo alguno la realidad del
suicidio en la adolescencia.
El suicidio hasta hace algún tiempo era considerado como un evento
extremadamente raro antes de la pubertad pero actualmente se ha vuelto cada vez
más frecuente en esa etapa y aún más en la adolescencia. Como parte de los datos
actuales que se manejan se considera que por cada adolescente que comete
suicidio, lo intentan cerca de trescientos. Shaffer y Pfeffer (2006) mencionan que
aproximadamente se dan 2.000 muertes por suicidio en adolescentes anualmente
en México 2 millones de intentan el suicidio y casi 700.000 reciben atención médica
por intentos de autoeliminación. El suicidio es más común en adolescentes y
jóvenes masculinos que femeninos, creciendo la relación de 3:1 en suicidios
prepuberales hasta 5.5:1 entre los de 15 a 24 años.