Sie sind auf Seite 1von 15

PASARLE A TUS COMPAÑEROS ALGUNAS PAGINAS PARA QUE ELLOS

TAMBIEN IMPRIMAN, LOS QUE SE HAN HECHO RESPONSABLES, MENOS A


VALENTINO
Beneficios de la música en el aprendizaje

¿Son comprobados científicamente los beneficios de la música para el


aprendizaje?
Los verdaderos efectos de la música para el aprendizaje no han sido 100%
comprobados. Se puede asumir que las publicaciones que promueven algún beneficio
son especulaciones inteligentes que funcionan (Tokuhama-Espinosa, 2008). Lo que sí
se sabe con certeza es que la música es percibida de diferente manera por diferentes
personas, por lo que no hay cómo generalizar si determinado tipo de música relaja y otro
anima o si un estilo de música es superior para estimular el aprendizaje, por ejemplo.

¿La música ha estado presente siempre?


La música ha estado presente en todas las culturas en alguna forma. La usamos como
humanos entre nuestras interacciones cotidianas. Se ha documentado la existencia en
culturas prehistóricas de instrumentos tipo flauta, hechas de huesos. Charles Darwin
decía que la música ayudaba inicialmente a los humanos a encontrar pareja. En su libro
El origen del hombre (1859), Darwin expresaba que hombres y mujeres, incapaces de
expresar su amor en palabras, lo hacían a través de notas musicales y ritmo, de la
misma forma que los pájaros.

¿Podemos ver los efectos de la música en nuestro cerebro?


Con el uso de la tecnología de imagen cerebral se ha logrado obtener un mapa para
ubicar las partes del cerebro responsables de procesar la música en músicos
profesionales versus gente de dones “regulares” en la misma (Levitan, 2006). La música
se procesa de forma sinfónica entre varias partes del cerebro a la vez. Entra por la
corteza auditiva, pasa por el lóbulo frontal, el núcleo, el cerebelo, el lóbulo occipital y el
sistema límbico. Este camino nos ayuda a entender su efecto en las diferentes
reacciones que manifiesta una persona u otra (Levitan, 2006). Asimismo, la música pasa
por la corteza visual creando imágenes y recuerdos de las melodías que escuchamos.
Además, se ha notado que las personas que escuchan o aprenden algún ritmo por
primera vez activan diferentes partes de sus cerebros que los músicos expertos.
¿La música apoya la memoria?
Pacientes con Alzheimer usan la terapia musical para recordar eventos o personas. La
música nos transporta hacia momentos, incluso cuando no recordamos nada más. Es
más poderosa que las imágenes (Kazan, 2008) “La música también activa la memoria
automática provocándonos recordar letras de canciones sin siquiera estar conscientes
que las sabemos; salen de nuestra boca como reflejo” (Armstrong, 2008, p. 98,
traducido por autor). La música tiene una poderosa relación con la capacidad de
recordar. Si uno escucha un tipo de música al momento de aprender algo y escucha esa
misma música al momento de recordar, como por ejemplo en una prueba, los resultados
son mejores que sin la música.

¿Puede la música provocar emociones?


El cine conoce muy bien este principio y utiliza la música como herramienta para
hacernos sentir emociones. De acuerdo con un estudio de Juslin y Laukka (2004), la
música provoca emociones más cuando estamos solos, y las emociones son más
poderosas cuando son positivas que negativas. Richard Restak sugiere que una de las
recetas para mantener una fresca habilidad mental es usar la música para tener un
estado de ánimo positivo, relajarse y estimular la corteza visual con la imaginación
(2009). En la Universidad de Zúrich (Suiza) se realizó un experimento sobre el impacto
de la música en nuestro estado de ánimo con tres variables: música, imágenes o
combinación de las dos. Los resultados revelan que la música tiene mayor poder de
influencia al momento de provocar una emoción. La música activa la corteza visual para
visualizar imágenes relacionadas con la emoción.

¿La música puede funcionar como terapia para el aprendizaje?


Helen Neville y colegas (2008) realizaron una intervención con niños de tres a cinco
años para ver efectos de la música como programa de apoyo académico. Utilizaron tres
variables: a) intervención musical como apoyo; b) ayuda individualizada; c) y clase
regular. Los resultados mostraron que la música como herramienta de apoyo académico
es igual de poderosa que el apoyo individualizado, siendo la diferencia fundamental el
efecto lúdico ofrecido por la música frente al apoyo individualizado.
¿Es diferente el cerebro de los músicos?
Todos los cerebros son diferentes. Nuestros cerebros están cambiando cada día con
cada experiencia que tenemos. Este órgano plástico se adapta al nuevo aprendizaje.
Gracias a la estimulación auditiva, motora y visual, los cerebros de los músicos han
mostrado a grandes rasgos tener ciertas similitudes. Además, han demostrado tener una
corteza cerebral más grande, aumento en la masa blanca y agrandamiento del área de
Broca, lo que puede significar oportunidad de futuras conexiones de aprendizaje.

¿Imaginarnos tocar un instrumento estimula nuestro cerebro?


Alvaro Pascual-Leone presenta asombrosos resultados acerca de la práctica a nivel
mental. Imágenes de resonancia magnética funcional demuestran el poder de la mente
(Begley, 2007). Así, la visualización de una práctica demostró ser igual de poderosa que
la práctica misma. Combinar entrenamiento con práctica mental puede provocar grandes
avances en el dominio de la destreza (Begley, 2007). La conclusión de este estudio
puede trasladarse a todo dominio que podamos visualizar en nuestra mente, no
solamente tocar un instrumento.

¿Puede la música ayudar en terapias de estimulación de lenguaje?


Pacientes diagnosticados con afasia de lenguaje han logrado increíbles avances gracias
a la terapia de entonación melódica. Los pacientes lograron cantar antes de poder
hablar durante el proceso. “La música está en un lugar más profundo que el lenguaje,
alcanza lugares donde el lenguaje no puede entrar”.

¿La música ayuda a la atención y a la concentración?


Algunos cirujanos utilizan música durante sus operaciones para bloquear distracciones y
concentrarse. Esto funciona gracias a que procesar música y realizar actividades
manuales son procesos que no compiten entre sí a nivel cerebral. La música utilizada
con efecto ambiental durante una actividad de escritura creativa aumenta la capacidad
imaginativa, resultando en un texto más rico en vocabulario y fantasía.
LA IMPORTANCIA DE LA MÚSICA EN EL APRENDIZAJE

Sabemos desde hace mucho tiempo que la música vehicula las emociones. Con ella se
consigue aumentar la tensión en las películas de suspense, nos consigue hacer llorar y
también reír y ayuda a los niños a dormirse. ¿Pero sabías que también nos ayuda en el
aprendizaje? Cada día hay más estudios que demuestran que la música mejora las
capacidades cognitivas de los niños…pero también de los adultos y las personas con
Alzheimer.

Música y conciencia fonológica


Según Jonathan Bolduc, investigador de la Universidad de Montréal, las actividades
musicales favorecen el desarrollo de la conciencia fonológica y particularmente las
habilidades de recibir segmentar y manipular los ritmos, las sílabas y los fonemas. Este
investigador se ha interesado durante sucesivos estudios, en la estrecha relación entre
la estimulación a la escritura y la música en los niños de entre 5 y 6 años.

Puedes accionar los subtítulos en español en parámetros.


Aprender a su ritmo – Jonathan Bolduc : En el laboratorio Mus-Alpha de la Universidad
de Otawa, el profesor Jonathan Bolduc examina las ventajas de integrar la sala de
música en la clase para ayudar los niños a comprender de una manera más fácil los
principios del lenguaje y las matemáticas. Trabaja también con profesores para
explicarles las nuevas estrategias de enseñanza que incorporan la música.

Música y memoria auditiva


Jonathan Bolduc ha observado que los adultos que han estudiado muy jóvenes la
música tienen una mayor memoria auditiva. Esta observación, gracias a los estudios
realizados en los años 2000, ha sido reconocida por la comunidad científica.
También se ha observado, que escuchar y sobre todo aprender la música puede tener
un impacto en el desarrollo de la memoria en general. Las imágenes cerebrales
muestran que la región del lóbulo izquierdo, liado a la memoria verbal, está más
desarrollada en los niños y adultos que han practicado música regularmente.
Música y aprendizaje
Según Jonathan Bolduc, la música mejora la capacidad del pensamiento abstracto,
desde la infancia.
Las actividades de escucha, discriminación sonora y juegos rítmicos ayudan a estimular
el desarrollo de la conciencia fonológica antes de la entrada en el colegio. Y la práctica
musical desarrolla también las capacidades motrices como la coordinación de gestos, la
tonicidad y la orientación espacial. Han constatado una mejor planificación y ejecución
de movimientos en los niños músicos. Las campanitas musicales son excelentes para
trabajar los sentidos.
La música es benéfica también para las relaciones sociales ya que permite al niño
desarrollar su capacidad a expresar sus emociones.

Música y estimulación cognitiva


Una cosa es cierta para los científicos hoy: la música es más que un simple pasatiempo
o que un arte como los demás. Toca profundamente nuestro cerebro, enlazando la
actividad de númerosos circuito corticales. Así que, seamos músicos o no, la simple
escucha o la práctica regular de la música y/o del canto refuerza la plasticidad cerebral,
mejora la memoria, reduce el estrés y ralentiza el envejecimiento cognitivo.

Musique et Montessori
La pedagogía Montessori opta por el material educativo altamente sensorial para un
descubrimiento activo del mundo para los niños más jóvenes. Y la musicalidad está a
menudo integrada en su aprendizaje. Así, como el tacto es muy importante, el material
sonoro también lo es, sobre todo las campanas y cajas de sonidos. Este material tiene
como objetivo la discriminación auditiva y la facultad de concentración.
LA MÚSICA COMO PARTE DEL APRENDIZAJE EDUCATIVO
El aprendizaje ha sido siempre un proceso duro y difícil, tanto para el maestro/a como
para el alumno/a, pero antiguamente no se disponía de la cantidad de materiales e ideas
que hoy día poseemos nosotros.

Antes, la educación se basaba en la transmisión de conocimientos de forma natural y


simple, y hoy en día, poseemos unas técnicas y unas estrategias que hacen que esa
transmisión sea placentera para el maestro/a e interesante para el alumnado,
favoreciendo una participación activa e incluso el aprendizaje por sí mismo y de forma
autónoma, con lo que la mera transmisión de los conocimientos pasa a ser actualmente
un proceso satisfactorio de aprendizaje motivador.

Aún así, no siempre el proceso de enseñanza-aprendizaje resulta placentero y


motivador, sino que en algunas ocasiones el alumnado puede llegar a ver el aprendizaje
como algo “aburrido”, que le obligan a hacer. Esto puede ser debido a un escaso interés
del niño/a por obtener determinados conocimientos relativos a la materia, por una
escasa motivación del maestro/a en la escuela durante el proceso de enseñanza-
aprendizaje, por el insuficiente uso de los recursos educativos, como instrumentos
musicales, cintas de audio, etc.…, por el carácter monótono en el proceso de enseñanza
de algunos docentes o por el ambiente familiar en el que el alumno/a se desenvuelve,
un factor muy importante en la vida y en el progresivo desarrollo del niño.
Poco a poco, se están introduciendo en las aulas más recursos motivadores que
favorecen el aprendizaje del alumnado, despertando su interés y ofreciéndoles así un
aprendizaje más significativo que conecta cada vez más con su realidad social y con su
vida personal.
La música es un recurso atractivo que puede favorecer el aprendizaje debido a la
importancia que tiene hoy día en nuestras vidas, y por ello es conveniente trabajarla
desde todas sus dimensiones, ya que no sólo se debe limitar al estudio musical en sí
mismo, en su hora correspondiente, sino también es conveniente favorecer un
acercamiento y disfrute al proceso musical, que puede estar globalizado en los demás
aprendizajes de las diferentes áreas, que se produzcan en el aula.
Cualquier tema educativo puede relacionarse con la música, en los conocimientos de los
cursos de infantil, donde este recurso está muy presente actualmente, podemos
encontrar canciones, tanto infantiles como populares, cuentos sonoros, dramatizaciones,
etc.…relacionados con diferentes centros de interés como la navidad, el otoño…
A través de la organización por rincones, dentro del aula, podemos descubrir el “rincón
de la música”, un espacio delimitado de la clase, donde los alumnos podrán manipular
de forma libre los instrumentos musicales que allí se encuentren, como maracas,
triángulos, claves… y otros instrumentos de percusión propios a su edad.

Según Shinichi Suzuki (violinista, educador y filósofo) la habilidad musical no es un


talento innato, sino una destreza que puede ser desarrollada. “Cualquier niño a quien se
entrene correctamente puede desarrollar una habilidad musical, de igual modo que
todos los niños desarrollan la capacidad de hablar su lengua materna”.
Por ello, desde la educación infantil es adecuado que el niño esté en continuo contacto
con la música, para que pueda desarrollar aspectos musicales con la misma fluidez que
se expresa verbalmente y para inculcar en sus vidas un progreso musical que, con el
paso del tiempo, llegará a potenciarse en mayor o menor medida.
Además, hasta los seis años, los niños están en el pleno descubrimiento de su cuerpo,
por ello es interesante enseñarles que el cuerpo es el instrumentos más valioso, con el
se pueden hacer infinidad de sonidos, al igual que con su voz, y que a través del
movimiento se pueden expresar multitud de sensaciones. Todos estos tipos se
expresiones se pueden desarrollar en competencia con otras áreas, como pueden ser la
expresión plástica o la expresión corporal.
Cabe destacar otro método de la enseñanza musical, el método de Jacques Dalcroze
(1865-1950) , que dice que “El cuerpo es la fuente, el instrumento y la acción primera de
todo conocimiento ulterior”; por ello es conveniente realizar actividades que favorezcan
la toma de conciencia corporal, la contracción y relajación muscular, el estudio de
actitudes estéticas, la utilización del espacio, la memorización de gestos, la ejercitación
de reacción auditiva, la localización relativa del sonido y el desarrollo de las cualidades
musicales.
Otra actividad a desarrollar en esta edad puede ser la realización de un instrumentos
mediante reciclaje, por ejemplo unas maracas, para hacer entre todos un grupo y tocar
diferentes ritmos. Este ejercicio tiene un enfoque globalizador, ya que además del
aspecto musical, en el niño se trabajan otros principios fundamentales para su
desarrollo, como puede ser la motricidad fina, una educación en valores, un trabajo en
grupo, y todo ello de forma lúdica, participativa y libre, favoreciendo así un aprendizaje
autónomo.

Mediante esta actividad también se pueden trabajar los conceptos de sonido y silencio,
proponiendo entre todos una pequeña señal, que realizará el profesor, y mediante la
cual todos dejarán de tocar su instrumento. Tras tener estos conceptos claros podemos
introducir poco a poco otros más complejos como la noción de ruido, de velocidad…

Pero la música como aprendizaje globalizado no se limita solo a los cursos infantiles,
sino que en cursos superiores también puede estar presente en todas las materias, y
especialmente se tratará en el área de música, en las horas correspondientes, con el
especialista.

Es cierto, que en estas edades más avanzadas, el proceso de enseñanza-aprendizaje


suele ser más formal y complicado, pero, ¿por qué no darle un toque de innovación y
motivación?

Como por ejemplo, durante las actividades individuales se puede poner de fondo alguna
obra clásica, fomentado un trabajo en silencio e inculcarles cultura musical y
trabajando, a su vez, contenidos de forma globalizada.

Así los alumnos conocerán a los grandes músicos de la historia, y algunas de sus obras,
y poco a poco con el paso de los días, y sin darse cuenta reconocerán en una película o
un video que estén viendo, una canción que ellos recuerdan, y podrán decir, por
ejemplo: “Esto es la flauta mágica, de Mozart”.

Esta es una entre muchas posibilidades, que ofrece la música para trabajar diferentes
contenidos de una manera más dinámica, ya que puede ser un recurso atractivo para
captar el interés y la atención del alumno/a, y favoreciendo en este un sentimiento de
apreciación hacia el hecho musical y hacia obras propias de la cultura andaluza.
También es importante en la educación conocer a nuestros alumnos, y que ellos nos
conozcan a nosotros, para así poder establecer una relación de interacción-cooperación.
Por ello considero conveniente utilizar la música para tal acercamiento, y propongo que
el alumnado, sobre todo los de cursos más avanzados, y nosotros mismos, llevemos a
clase una canción que nos guste, para escucharla y poder analizarla entre todos.

Todo el mundo tiene una canción preferida, un estilo de música predominante, un artista
favorito...todos esos aspectos musicales de la vida cotidiana han de ser desarrollados y
compartidos en la escuela, y si pueden ser trabajados para favorecer el aprendizaje de
otras áreas, pues mucho mejor.

De esta forma estamos trabajando nuestra realidad más próxima, nuestros gustos,
preferencias, vivencias, y podremos expresar lo que sentimos escuchando una canción,
porqué nos gusta, dónde la escuchamos por primera vez…

También sería curioso trabajar las letras de las canciones, es decir, lo que dice o
expresa el cantante:

Pasaron los años y ella se marchitó, deshojando fantasías, el niño se hizo mayor, no
han vuelto a verse en la vida, la margarita dijo no…

Y sería posible también trabajar el vocabulario, la intención de la frase e incluso buscar


los verbos, los sujetos y demás elementos de la lengua.

Otra posibilidad es escuchar los diferentes instrumentos que aparecen en la canción y


hacer una especie de concurso para ver quién reconoce más instrumentos, e ir diciendo
alguna característica de cada instrumento que ellos ya habrán aprendido con el
especialista en la materia de música.
Las canciones también pueden desarrollar la expresión corporal, cada tipo de música se
puede bailar de distintas formas, podemos montar una pequeña coreografía entre todos,
con pasos sencillos, de las canciones que por votación hayan gustado más en clase, y
así fomentamos que los alumnos/as escuchen diferentes estilos y puedan ampliar sus
gustos musicales.

También podemos desarrollar la expresión plástica, mediante dibujos o pinturas sobre lo


que sentimos al escuchar la canción es una forma muy creativa de expresarse,
utilizando distintas técnicas e instrumentos, como collage, estampados, pintura de
dedos, etc.… Luego el alumno/a deberá expresar con palabras, ante el grupo-clase, lo
que ha dibujado, desarrollando así su habilidad lingüística, complicando la actividad algo
más si va dirigida a los cursos superiores de primaria.

Con todas estas actividades conseguimos, además del conocimiento y apreciación


musical, un acercamiento entre el grupo-clase en general, la integración y expresión de
todos los alumnos/as, la colaboración y participación de todos para crear un trabajo
común y sobre todo la confianza entre docente y alumnado, algo fundamental en estas
edades. El docente tiene que ser estricto y mantener unas normas, pero no está demás
que sus alumnos lo vean como una persona de confianza.

Además, involucrando la música en el aprendizaje cotidiano conseguimos aumentar la


motivación de los niños, ya que incluimos un punto de interés propio en el aprendizaje,
lo que favorece su colaboración y su implicación en tal proceso de forma activa,
haciéndoles partícipes de su propia educación y fomentado que se sientan personas
importantes, que tienen mucho que decir en el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Ya hemos visto que la música tiene infinidad de factores y posibilidades, ya que siempre
está presente en la sociedad en que vivimos, sirviéndonos como ayuda tanto en la
enseñanza como en el aprendizaje, ¿por qué no utilizarla para ello?