Sie sind auf Seite 1von 5

Juan Pedro Medina García

Estudiante de Grado de Periodismo

COMENTARIO DE TEXTOS.
Historia Social y Política Contemporánea. Tema 1.

1.- ¿Qué es el Estado Llano? ((Emmanuel Joseph Sieyès)

1.1. Clasificación

1.1.1. Fuente.
En el caso de este texto de E.J. Sieyès nos encontramos ante una fuente primaria,
escrita por este religioso francés, devenido en político, que se convirtió en uno
de los ideólogos de la Revolución Francesa de 1789 y fue el promotor del
denominado “Juramento del Juego de Pelota” en el que los representantes del
Tercer Estado decidieran solemnemente constituirse en Asamblea Nacional y no
disolverse hasta dotar a Francia de una constitución.

1.1.2. Naturaleza del texto.


El texto de Sieyès podríamos encuadrarlo entre los considerados
“Circunstanciales” y al tiempo también entre los “históricos”, ya que es
prácticamente una declaración de principios sobre la importancia del Estado
Llano o Tercer Estado y constituye todo un alegato en su defensa frente a la
opresión de los otros dos estamentos, el Clero y la Nobleza.

1.1.3. Ubicación espacial y temporal.


El texto que estamos comentando, un fragmento de la obra más conocida de
Sieyès, fue escrito en 1789 en respuesta a la invitación del ministro de Finanzas
Jacques Necker a los “instruidos” para que plantearan sus puntos de vista acerca
de cómo debían organizarse los Estados Generales de cara a la reunión
convocada tras el fracaso de la reforma fiscal del Gobierno.

1.1.4. Autor
El autor, Emmanuel Joseph Sieyès , también conocido como el Abate Sieyès fue
un eclesiástico y sacerdote nacido en 1748 en Provenza y fallecido en París en
1836 que fue nombrado Vicario General de Chartres en 1787. Su interés por los
filósofos de la Ilustración acrecentaron sus ideas liberales, que transmitió a
través de escritos como su Ensayo sobre los privilegios o ¿Qué es el Tercer
Estado?, que se convirtió en una de las bases de la Revolución Francesa. Llegó a
ser diputado por el Tercer Estado en los Estados Generales y además de
promover el Juramento del Juego de Pelota, colaboró en la elaboración de la
Declaración de Derechos del Hombre y el Ciudadano.

Cuando las ideas revolucionarias se radicalizaron, se mantuvo en segundo plano.


Posteriormente fue presidente de la Convención Thermidoriana y del Consejo de
los Quinientos, además de formar parte del Directorio que asumió el poder en
1795. También fue inspirador del golpe de Estado que llevó al poder a Napoleón
Bonaparte, con cuyo gobierno colaboró hasta que éste lo apartó dándole cargos
puramente honoríficos, como el de senador o académico.

1.1.5. Destino del Documento.


El documento, como indicábamos, una abierta defensa del Tercer Estado frente a
la opresión de la nobleza y el clero, es un documento público que respondía a la

Página 1 de 5
Juan Pedro Medina García
Estudiante de Grado de Periodismo

invitación del ministro Necker respecto a la nueva convocatoria de los Estados


Generales, en los que Sieyès defendía la necesidad de reconocer los derechos de
los ciudadanos frente a los privilegios de otros estamentos.

1.2. Análisis

1.2.1. Análisis interno.


El texto de Sieyès, calificado de “panfleto” por algunas fuentes, recoge como
idea principal una defensa de la importancia del Tercer Estado (el pueblo)
integrado por la inmensa mayoría de los ciudadanos –principalmente
campesinado y burguesía- frente a los otros dos estamentos –clero y nobleza- a
los que acusa de oprimir al pueblo llano y no ser útiles para la nación. También
critica los privilegios, derechos y prebendas de estos colectivos minoritarios en
la sociedad, ya que apenas suponían el 3% de la población.

Esta situación lleva a Sieyès a afirmar que la representación de clero y nobleza


es ajena a la nación al defender el interés particular frente al interés general y
señala que su actuación les ha llevado a salirse de la ley común y constituir un
pueblo aparte. Sieyès llega a comparar el Estado Llano o Tercer Estado con un
hombre con un brazo encadenado, -en referencia a la opresión que sufre- y
afirma que aunque sin el pueblo nada podría funcionar, por el contrario, sin los
privilegiados todo iría mucho mejor. En definitiva un texto de contenido radical
que aboga por acabar con los privilegios no sólo de clero y nobleza, incluso con
los de la Monarquía al afirmar que todo lo que no sea el Estado Llano no puede
ser considerado como representante de la nación.

1.2.2. Instituciones, hechos y personajes.


Estados Generales.- Durante el Antiguo Régimen eran una asamblea que los
reyes convocaban de manera excepcional para tratar asuntos urgentes que
fundamentalmente tenían que ver con subidas de impuestos. Contaban con
representación de los tres estamentos.
Jacques Necker.- Ministro de Finanzas de Luis XVI que a principios de 1789
solicitó ayuda a los intelectuales para establecer unos nuevos Estados Generales
tras el fracaso de la reforma fiscal.
Luis XVI.- Monarca francés que aceptó los nuevos Estados Generales con
igualdad civil entre los tres estamentos, aunque no accedió al voto por cabeza.
Aunque acató la declaración de Derechos del Hombre y el Ciudadano y la
Constitución de 1791, la sospecha de la traición del monarca provocó una
insurrección popular en 1792 y la proclamación de la República. Fue juzgado,
condenado y ejecutado en enero de 1793.
Juramento de la Sala del Juego de Pelota.- La Sala de Juego de Pelota,
próxima al Palacio de Versalles, es donde los representantes del Tercer Estado se
reunieron para instituir la Asamblea Nacional y donde juraron –a instancias de
Emmanuel Joseph Sieyès- no disolverse hasta dotar a Francia de una
Constitución. Esa reunión surgió tras la negativa del Tercer Estado a que los
estamentos de los Estados Generales se reunieran por separado, y que sus
diputados encontrasen cerrado el acceso a la sala de Versalles donde
habitualmente se reunían, por lo que lo hicieron en un gimnasio cercano.
Emmanuel Joseph Sieyès.- Eclesiástico y sacerdote de ideas liberales
considerado uno de los ideólogos de la Revolución Francesa a través de sus

Página 2 de 5
Juan Pedro Medina García
Estudiante de Grado de Periodismo

escritos. Fue promotor del Juramento del Juego de Pelota y colaboró en la


redacción de los Derechos del Hombre y el Ciudadano; se retiró a un segundo
plano cuando la revolución se radicalizó; presidió la Convención Thermidoriana
y el Consejo de los Quinientos; también formó parte del Directorio y fue
inspirador del golpe de Estado que llevó al poder a Napoleón Bonaparte, con
cuyo gobierno colaboró hasta que fue apartado al darle varios cargos
honoríficos.
Desmoulins, Marat y Dantón.- Personajes de gran relevancia en los inicios de
la Revolución Francesa, especialmente en lo que se refiere a la movilización de
las masas populares tras la Toma de la Bastilla y en la creación de la Comuna de
París, una milicia armada que provocó que la Asamblea Nacional adoptase una
serie de medidas para terminar con el sistema feudal del Antiguo Régimen y que
dieron pie a la Declaración de los Derechos del Hombre y el Ciudadano.

2. Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano. (Agosto de 1789)

2.1. Clasificación.

2.1.1. Fuente.
La Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano, elaborada por la
Asamblea Constituyente de Francia en Agosto de 1789, recoge los principios de
Sieyès en defensa de los ciudadanos o Tercer Estado. Se trata de un documento
primario, escrito tras las revueltas populares que se produjeron tras la Toma de la
Bastilla.

2.1.2. Naturaleza del texto.


Aunque no se trate de una constitución propiamente dicha, la Declaración de
Derechos del Hombre y el Ciudadano es un texto jurídico, el cual sirvió como
base a declaraciones posteriores como la Declaración Universal de los Derechos
Humanos, adoptada por la Asamblea General de Naciones Unidas el 10 de
diciembre de 1948 en París, lo que podría considerarse un guiño al texto que le
sirve como base.

2.1.3. Ubicación espacial y temporal.


Se sitúa temporalmente en medio de de los acontecimientos más significativos
del inicio de la Revolución Francesa, concretamente en agosto de 1789, un mes
después de la Toma de la Bastilla. Los principios de igualdad en derechos, en
sometimiento a las leyes y en las obligaciones fueron asumidos por el Clero y
algunos representantes de la Nobleza. Incluso el propio Rey Luis XVI acató en
octubre de ese año la Declaración de Derechos del Hombre y el Ciudadano, lo
que allanaría el camino para la aprobación de la Constitución de 1791.

2.1.4. Autor.
En este caso, la autoría del texto no corresponde a una persona, sino de manera
colectiva a la Asamblea Nacional Constituyente, integrada por los diputados de
los Estados Generales que pertenecían al llamado Tercer Estado. Estos diputados
eran los que juraron solemnemente en la Sala del Juego de Pelota que no
disolverían su asamblea hasta dar a Francia una Constitución.

2.1.5. Destino del Documento.

Página 3 de 5
Juan Pedro Medina García
Estudiante de Grado de Periodismo

El destino de esta declaración transcendería las fronteras de Francia aunque


inicialmente se dirigía a todos los ciudadanos franceses. Una prueba de la
trascendencia de este texto, revolucionario para su momento histórico, -ya que
acababa con los privilegios de la nobleza o con la propia soberanía del monarca-
es que en sus distintos artículos habla de “los hombres” en su acepción de
“personas” o “ciudadanos”. Un siglo y medio después este documento serviría
de base, -con algunos artículos recogidos casi literalmente-, a la Declaración
Universal de los Derechos Humanos, aprobado por la Asamblea General de
Naciones Unidas.

2.2. Análisis.

2.2.1. Análisis interno.


En el texto sus autores achacan las calamidades públicas y la corrupción de los
gobiernos a la negligencia y desprecio por los derechos humanos. Ante esta
situación elaboran la declaración de derechos naturales, -que corresponden a
cada persona por el simple hecho de serlo-, imprescriptibles, -que les
acompañarán durante toda su vida, sin caducidad-, e inalienables, -que no se
pueden negar a nadie-. En este sentido, argumentan que estos derechos y deberes
tienen como objetivo mantener la constitución y la felicidad general.

Así, en su articulado, la Declaración se refiere a la igualdad y libertad por


derecho de nacimiento; la protección de los derechos naturales del hombre como
objetivo de las asociaciones políticas; se refiere a la nación como fuente de la
soberanía, -lo que vendría a acabar con el poder del rey-, y establece como límite
para ejercer esos derechos, que no entren en conflicto con los de otras personas.

Otras cuestiones recogidas en la Declaración y que están de plena actualidad,


dado que forman parte de constituciones y otros textos jurídicos son, por
ejemplo, la prohibición de detenciones arbitrarias, la imposición de penas
necesarias, o la consideración de que una persona es inocente hasta que se
demuestre lo contrario. También recoge el respeto las opiniones o ideas
religiosas y el derecho a comunicar libremente estas, a unos impuestos
equitativos votados por los ciudadanos o sus representantes, la separación de
poderes del Estado, la propiedad privada o el derecho a pedir cuentas al gobierno
por sus acciones.

2.2.2. Instituciones, hechos y personajes.


En el marco de la Revolución Francesa, tras la formación de la Comuna de París
que fue una milicia armada con más de 48.000 hombres denominada “Guardia
Nacional” y que obligó a la Asamblea Nacional a adoptar una serie de medidas
que terminaran con el estado feudal como paso previo a la Declaración de
Derechos del Hombre y el Ciudadano, las instituciones, hechos y personajes
relevantes en el proceso vendrían a ser los mismos que en el caso del escrito de
Sieyès. (Apartado 1.2.2.).

3. Análisis externo o comentario.


El texto de Sieyès, considerado una de las principales bases de la Revolución
Francesa, es fruto de las ideas liberales de este clérigo, el cual respondió con esta
defensa del pueblo llano a la invitación del ministro de Finanzas de Luis XVI

Página 4 de 5
Juan Pedro Medina García
Estudiante de Grado de Periodismo

después del fracaso de las reformas impositivas adoptadas por los Estados
Generales a principios de 1789. Se trata de un texto revolucionario para su
tiempo, ya que defendía la necesidad de acabar con los privilegios de nobleza y
clero, lo que supondría también el fin del sistema feudal dominante en el
Antiguo Régimen y revolucionario también en el sentido de movilizar al pueblo,
muy superior en número a los otros estamentos. Con el propio Sieyès al frente de
los diputados del Tercer Estado, -el pueblo-, el Juramento del Juego de Pelota
defiende la necesidad de dotar a Francia de una Constitución en la que primen
los principios de la Revolución, “Libertad, Igualdad y Fraternidad”, que
movilizarían a la población. Así se dieron hechos tan significativos como la
Toma de la Bastilla, que en el campo supuso la sublevación de los campesinos
contra los señores de las tierras, o la creación de la Comuna de París, una milicia
armada promovida por Dantón, Desmoulins y Marat.

Este último movimiento llevó a la Asamblea Nacional a adoptar medidas para


acabar con el feudalismo y comenzar a elaborar la Declaración de Derechos del
Hombre y el Ciudadano, un texto que daba carta de naturaleza a esos principios
de la revolución y defendía la igualdad de los hombres tanto en derechos como
en obligaciones ante la ley, con la única limitación de que no perjudicasen a los
derechos de los demás. Este texto, acatado posteriormente por el rey Luis XVI,
tuvo una importante trascendencia no solo geográfica, sino también temporal y
así ha servido de base a constituciones y documentos jurídicos que recogen sus
principios más destacados o a la Declaración Universal de Derechos Humanos
adoptada por la Asamblea General de Naciones Unidas en 1948.

4.- Juicio crítico.


Los textos comentados supusieron, en el primer caso, la base para la
movilización del pueblo oprimido por clero y nobleza, defendiendo la igualdad
de las personas y el fin de los privilegios que tenían esos estamentos y fue el
detonante para que los ciudadanos se echaran a la calle a reclamar el fin de esas
distinciones. En cuanto a la Declaración de Derechos, supuso la ratificación de
esos principios defendidos por los revolucionarios y el fin de un sistema en el
que los privilegiados defendían sus intereses particulares frente al interés general
creando, como indicaba Sieyès, un pueblo aparte fuera de las leyes comunes.

5.- Bibliografía.
http://es.chateauversailles.fr/
https://thales.cica.es/rd/Recursos/rd99/ed99-0257-01/que3est.html
http://joseluistrujillorodriguez.blogspot.com.es/
http://www.biografiasyvidas.com/biografia/s/sieyes.htm
https://es.wikipedia.org/wiki/Emmanuel-Joseph_Siey%C3%A8s
http://enciclopedia.us.es/index.php/Emmanuel-Joseph_Siey%C3%A8s
http://www.claseshistoria.com/glosario/estadosgenerales.htm
http://www.buscabiografias.com/

Página 5 de 5