Sie sind auf Seite 1von 14

Este Libro está dedicado a todos los jugadores latinos.

Sin
ustedes el juego no sería lo que es. Les deseo lo mejor
siempre.

BY THE-PRESIDENT
INTRODUCCIÓN

EXISTE UNA NECESIDAD FUNDAMENTAL.


¿Están suficientemente preparados los nuevos aventureros e incluso los jugadores antiguos para
enfrentar los cambios vertiginosos que sufre la economía de Dofus y mantenerse rentables en el
tiempo? “No te preocupes, ya miraremos qué hacemos para conseguir kamas” “El abono está que
acaba y aún no consigo kamas para las ogrinas”, “Ese set que quiero es muy costoso, tendré que
seguir usando este” Eran comentarios que solían decir mis amigos del Gremio hace mucho tiempo.
Hoy en día sigo leyendo los mismos comentarios, sin importar con quién me relacione o en qué Gremio
esté, esto nunca termina, a la gente siempre le faltan kamas. Han pasado 10 años desde entonces,
sin embargo, aunque las personas y los Gremios cambian, el problema no lo hace. La necesidad de
tener kamas nunca acaba y quizás nunca acabará.

Desde que empecé a jugar Dofus, me di cuenta de esta necesidad y de que sería algo que estaría
presente siempre; los desarrolladores del juego probablemente pensaron que lo mejor sería volver la
economía del juego similar a la del mundo real (metafóricamente hablando) para lograr un efecto de
inmersión más ambicioso. A pesar de mis intentos de hacer kamas, nada de lo que hacía me permitía
tener lo que yo quería, todo era costoso, yo no era nadie, no tenía nada y la competencia entre los
Panaderos era grande; el mercadillo estaba saturado y los precios bajaban constantemente por el
exceso de oferta. Algunos ambiciosos, destruían el negocio y a todos en el proceso al rebajar 500
kamas por sus lotes, sólo para venderlos más rápido.

Busqué muchas guías y la mayoría recomendaban comenzar siendo campesino y panadero, subir de
nivel y enfocarme en esto por un tiempo, lo cual hice al pie de la letra. Era un caluroso verano en
Colombia en el año 2008, yo recién comenzaba en el juego y la mayoría de mis amigos estaban
empezando. Cada vez, la necesidad de conseguir kamas para mejorar los equipamientos, conseguir
mascotas, etc, se volvía más grande. Todo en este mundo virtual se mueve a través de las kamas, y
las kamas al igual que el efectivo, generan poder, permiten vivir mejor (o jugar mejor) y proporcionan
la capacidad de darse lujos y disfrutarlos plenamente mientras se juega.

Me volví un campesino que trabajaba por una miseria en los campos de Astrub y en las planicies de
Cania, como muchos, tratando de obtener algo de kamas para comprarme un item que necesitaba.
Cuando inicié mi aventura en Dofus, yo tenía 14 años y sabía muy poco sobre acumulación de
riquezas, formas eficientes de jugar, trabajar en el juego y sobre todo el kamas farming.

Mis amigos del Gremio y lo que yo había leído sobre cómo conseguir kamas era lo único que tenía
como guía. Cierto día, estaba aburrido de esperar a que los panes se vendieran y en ese momento
había muchos jugadores segando cereales, por lo tanto mi producción se volvía lenta. Ese día decidí
ir a ver mercantes por el “pueblo” zaap [-2,0], como de costumbre, tenía panes en venta y esperaba a
que se vendieran. Mientras husmeaba de mercante en mercante, analizando las tiendas de los
jugadores offline, me llamó mucho la atención un mercante que se llamaba, “Shop-Corporation”, tenía
muchos ítems exomageados (+1Pa,+1Pm, etc) recursos caros, y varios tipos de Dofus que nunca
había visto. Aquel mercante tenía unos cuantos Dofus Púrpura, muchos Dofus Esmeralda, Kalipto y
Zanahowia, así mismo había unos pocos Dofus Turquesa, finalmente habían otros dos mucho más
caros; de los cuales sólo tenía uno de cada uno. Su valor se alejaba de los otros, mucho más de lo
que yo podía siquiera creer. El Dofus Ocre, un Dofus dorado que parecía tener un tofu atrapado,
estaba exhibido en 150 MK (Millones de kamas) y el otro lo sobrepasaba por el doble. El último ítem
de la tienda era un Dofus de color vinotinto, el Dofus Vulbis.

Su precio era de 300 MK, lo cual era una locura. Desde que leí su nombre y traté de pronunciarlo,
“Dofus Vul..bis?”, quise poseerlo por encima de todos. Mostré los items por el canal del Gremio y fue
cuando leí que era la tienda de Petulka. ¿Petulka? ¿Quién es ese? -¿no lo sabes? Es el hombre más
rico de Rosal (antiguo servidor de Dofus junto con Rushu, Solar, ahora se llama Echo) Se dice que su
fortuna es tan grande que tiene 4 Billones (USA sistema númerico) de kamas líquidas y que cuando
juega, cualquier cosa que hace le genera mucho dinero; no habla mucho y sólo le importan las kamas.
Otro miembro del gremio dijo -Todos sus personajes tiene los mejores sets, los mejores exos, las
mejores mascotas y tiene un gremio sólo para él, se llama “Petulka’s Corporation”. Él juega esto de
forma profesional y se dedica de lleno. Dicen que vende kamas y que es del Reino Unido, así
abandonó su trabajo y se dedicó a lo que más le gusta, Dofus. No sé nada más de él pero es muy
excéntrico.

Justo lo que yo estaba buscando


Después de saber esas leyendas urbanas y haber visto su tienda offline, decidí hablarle y pedirle que
me enseñara algún secreto, que me dejara ser su aprendiz. Por varios días estuve publicando por los
canales de comercio y reclutamiento del juego que estaba buscándolo. Un día de la nada me llegó un
mensaje del personaje que era la tienda personal de él “Shop-Corporation”-¿Por qué me estás
buscando? ¿Qué necesitas de mí? Llevo viendo tus publicaciones desde hace días pero como no
decías para qué, no tuve intención de hablarte.

Cuando me habló, me sentí hablando con alguien muy desconfiado, analizador y sobretodo, que no le
importaba nadie ni nada. No pude evitar la oportunidad e inmediatamente le dije “Por favor enséñame
cómo volverme tan rico como tú” ¡Te admiro! Este juego me gusta muchísimo y soy muy pobre, no
tengo ni para el arco de abráknido, aprendo rápido, por favor ayúdeme” -¿Por qué debería ayudarte?
Respondió. A mí nadie me ayudó, nadie me regaló nada, y ¿esperas que haga algo por ti? Jamás,
además te tomaría años aprender todo lo que sé, El Arte del Kamas Farming no es para todos. “Mira
sé que eres millonario, que eres el mejor haciendo kamas y te reconozco como tal, pero sólo te voy a
decir algo, yo no soy nadie y lo sé muy bien, no tengo nada, aún así, si tú me enseñas, yo te voy a
comprar ese Dofus tuyo, el ítem más caro de todos, el Dofus Vulbis, y sobretodo, ¡Así me tome años,
lo haré! sólo quiero una oportunidad, deme una oportunidad de ser su aprendiz” Le respondí.

-Jajaja, en serio me hiciste reír, al parecer aún no sabes en lo que estás metido, este juego no es fácil
y menos si quieres ser rico. Te tomaría mucho tiempo comprar si quiera el Dofus Púrpura más barato
que tengo. Si tanto quieres aprender, está bien, te doy mi palabra que te voy a enseñar. Me mandó
grupo y vio mi nivel, me preguntó –¿Qué profesiones tienes? Le dije que era Campesino 70 y Panadero
100. Inmediatamente me dijo –Tienes que subir rápido Campesino a 100, y aparte vas a conseguirme
100.000 de arroz, este será tu primer trabajo, dijiste que querías ser mi aprendiz, ¿verdad? Yo te voy
a enseñar, si trabajas para mí. Respondí que sí, aunque dentro de mi pensé “¡100.000 arroz!” ni
siquiera sé dónde conseguirlo y aparte le pregunté, ¿“Para qué tanto arroz”? –Eso por ahora no te
interesa, si de verdad quieres ser mi aprendiz, consíguelo y sólo háblame cuando lo tengas.
Tardé una larga semana consiguiendo el arroz y subiendo mi Campesino a 100, poniendo atención a
mis deberes y descansando como siempre. El sábado de esa semana, finalizando el mes de Julio,
finalmente había decidido contactar a Petulka y preguntarle por la primera lección, para empezar a
aprender a volverme rico. Cuando le hablé, me pagó el precio del arroz que había en el mercadillo,
solicitándome un 10% de descuento. Sin ninguna objeción, acepté y luego me dijo, ahora vas a
volverte Leñador y vas conseguirme 20.000 de fresno, luego tendré otras tareas para ti.

Por más que leñaba la madera, esta vez el oficio era más lento y más difícil, llegué a 5.000 y sentía
que estaba gastando mucho tiempo en eso. Mis amigos del Gremio iban en grupos a nuevas zonas
del juego, buscando mejor experiencia y mejores drops. Los compañeros del colegio que querían subir
de nivel estaban haciendo lo mismo, se juntaban e iban a mejoras zonas, me invitaban a lugares que
yo no conocía, donde por si sólo ninguno podría contra el mob (grupo de monstruos), rechacé todas
las invitaciones, aunque dolía perder la experiencia, yo decidí seguir enfocado en el pedido.

Cuando llegué a 15.000 de fresno, me cansé y enojado le hablé, le dije “usted me engaño, usted no
quiere enseñarme, sólo quiere que le venda cosas, ni siquiera me ha enseñado nada. Me dijo que me
enseñaría si yo trabajaba para usted. Bien, he trabajado para usted, he trabajado muy duro, he dejado
de ir con los del Gremio a jugar por estar trabajando para usted y USTED no ha honrado su palabra.
Sigo siendo nivel 40, no me he dedicado a nada más y ya todos los que conozco están por el nivel 80.
Usted es un tramposo, como dicen las leyendas urbanas, usted es codicioso, usted quiere todo el
dinero y no le interesa nada ni nadie”

“Me ha hecho trabajar con cantidades inalcanzables y no me ha mostrado el menor respeto, a pesar
de que le dije que lo admiraba” -No está mal, Slayer, (mi primer nombre en Dofus) demoraste mucho
pero por fin estás haciendo lo que quería. “¿Qué?” le pregunté. Sin comprender lo que él decía,
continué quejándome, ofendido. “Yo pensé que USTED iba a respetar su parte del trato y que iba a
enseñarme. ¿En vez de eso quiere estafarme? Eso es cruel. Realmente cruel”-Te estoy enseñando
desde que te pedí los 100.000 de arroz, tu entrenamiento ya comenzó, ¿No te has dado cuenta?

“¿Qué me ha enseñado? ¡NADA!” Literalmente estaba tan molesto que tuve que ir por un vaso de
agua para calmarme. “Usted no ha hablado conmigo ni siquiera una vez desde que acepté trabajar
para usted, a cambio de una miseria similar a la que me hacía cuando segaba cereales y aparte me
pide 10% de descuento ¡JA!” –Tienes buen carácter, Slay. “Entonces, ¿qué tiene usted que decir?” le
pregunté directamente. -¿Cómo sabes que no te he enseñado nada? Me preguntó. “Bueno usted no
me ha dicho ni contado nada, después de como 3 semanas, que se cumplen hoy, nada”.

-¿Enseñar significa dar una lección? Me preguntó el hombre más rico de Rosal. “Pues sí, así debería
ser” le respondí –Así es como enseñan en las escuelas, pero ésa no es la forma en que la vida te va
a entrenar, la vida es la mejor maestra y créeme, te darás cuenta que este juego es como la vida
misma. La mayor parte del tiempo la vida no dice nada. Sólo nos manda de un lado a otro, nunca
sabemos del todo porqué. Con cada movimiento te dice: "Pendiente, hay algo que quiero que
aprendas"

Después de leer eso, pensé “¿De qué está hablando este tipo, será que está loco o qué?” –Léeme
bien, si experimentas la forma en que la vida imparte sus enseñanzas y cómo se mueven las cosas
en este juego, siempre tendrás dinero en este juego y en la vida real. Si no aprendas, Slay, la vida
simplemente continuará empujándote de aquí para allá y nunca sabrás cómo reaccionar ante cambios
en el sistema, en el juego o en tu vida. Honestamente, no sabía qué decirle, decía cosas que parecían
en sentido figurado para mi mente de ese tiempo, inexperta y poco informada, sonaba interesante,
pero hasta el momento, no me había dicho nada concreto.

Petulka, el Gran Maestro, me mando invitación a su grupo y me dijo -Ven a esta posición del mapa,
ten cuidado, los monstruos agreden. Ingresé al mapa mundial y vi que estaba en una zona llamada
“Valle de Koalaks”. Salí corriendo para allá y cuando llegué, vi una puerta grande, el nombre de Petulka
y el nombre de su Gremio, aparecían ahí. Me dijo -Entra, la puerta está sin seguro. Clickeé en entrar
y vi que esa casa era extremadamente grande, tenía muchas salas, su propio mini lago, lugares para
ejercer profesiones que ni yo conocía y muchos cofres, similares a los del banco; según él, era la
propiedad más cara de Dofus y él era el dueño indiscutible; la Mansión de Koalaks.

-Si dominas esta lección, te convertirás en un joven sabio, rico y feliz, aparte con dinero en Dofus, y si
lo aplicas en la vida real, quizás también te vuelvas rico ahí. Si no la aprendes, pasarás toda tu vida
culpando al sistema, al Gobierno, a los desarrolladores, a los cambios en el juego, en vez de disfrutar
y adaptarte rápidamente.

“¿Usted me ha estado empujando de un lado a otro?” le pregunté usando las mismas palabras que
me había dicho. -Algunas personas podrían decir eso, yo diría que sólo te di a probar el sabor de la
vida del jugador pobre en este juego. “¿El sabor de la vida del pobre?” pregunté intrigado. –Sí, la
mayoría de las personas en este juego farmean un recurso o algunos recursos pero hasta ahí llegan,
o son panaderos pero no ven más allá, ellos reciben el pago más barato posible, o incluso peor, como
te pagué yo cuando te pedí un 10% adicional sobre el precio más barato. ¿Eso te tomó mucho tiempo
cierto?, “Sí”, le respondí -Y ¿sientes que te pagué bien? “Para nada” contesté.

-¿Por qué crees que te compré el arroz y quería la madera? “Ni idea, no sé para qué” le respondí. -Es
sencillo, porque estaba trabajando con tus recursos y con tu tiempo para hacer cosas más elaboradas
y que por consecuente tienen un mejor precio y mayor ganancia, sin esforzarme, me lucré de algo que
te tomó mucho tiempo y a mí casi nada. “Entonces si eres un estafador, ¿ves que sí?” –No, lo que
quería que entendieras es que hay formas de hacer kamas en este juego que no requieren que te
dediques tanto tiempo a trabajar en una acción repetitiva y quizás aburrida, no me malinterpretes, me
gusta el “Gold Farming” enfocado, sólo que hay cosas que sí valen la pena y otras que no.

“¿Me va a enseñar a ser rico en Dofus o no?, siento que todo esto es muy confuso y aún no veo los
secretos” decidí confrontarlo, aunque una parte de mí estaba entendiendo lo que estaba tratando de
decirme. –Desde hace mucho la lección empezó, el sólo hecho de que sigas aquí y que estés
confrontándome es que no te vas a conformar con ganar una miseria y que quieres mucho más. Mucha
gente me conoce pero nadie me ha pedido jamás que le enseñe a hacer kamas o cómo volverse rico
en Dofus, es muy curioso, pero es la verdad, quizás hasta hubiese decidido ayudarlos, pero nunca lo
hicieron, sólo tu decidiste buscarme y preguntarme, y cumpliré mi promesa. Esa tarde aprendí muchas
cosas, pero lo que más aprendí fue lo siguiente:

"Los pobres de Dofus trabajan para ganar una miseria de kamas, regalan las
kamas a revendedores y sobretodo, los ricos hacen que las mismas kamas
trabajen para ellos sin regalar jamás su trabajo, similar al mundo real"
-Escucha, algunas personas dicen que yo soy codicioso porque le cobro caro a la gente por mis
profesiones o por un favor, según ellos, les cobro mucho por trabajos que otros cobran a menor valor.
Yo digo que esos que cobran barato son pobres, pues se explotan así mismos y no valoran el valor
incalculable del tiempo que mínimamente se estima en un precio X. Les da miedo que no los busquen
por empezar a cobrar caro. “¿Por qué cobras caro? ¿Por qué no pagas mejor si tú ya eres rico, bueno
realmente, eres más que eso, eres billonario? ¿Por qué pagas a lo más barato posible? ¿No es
correcto pagar lo que las cosas valen? –Si tú quieres ser rico, debes aprender a negociar, sino la gente
se aprovechará de ti, así es como funciona. Si yo no sé cuánto vale ese trabajo o ese recurso, la gente
me pedirá más, y se beneficiaran de mi desconocimiento, por eso, prefiero ofrecer y ver hasta dónde
está dispuesto a rebajar cada persona. “Entiendo, realmente sólo estás ofreciendo para ver, y no
debería tomarse como algo malo o una falta de respeto” –Exactamente, así debes pensar.

-Yo preveo que vendrán cambios muy grandes, actualizaciones complejas, retos a los que jamás nos
hemos enfrentado en Dofus. Nos esperan cosas que están más allá de nuestra comprensión, este
juego se está volviendo muy popular y la verdad me pregunto ¿Qué pasará en el futuro? Realmente
no lo sé, pero lo que sí sé es que pase lo que pase, debemos diversificar nuestros negocios, jugar de
forma inteligente y sobretodo, utilizar todos los secretos que he logrado aprender. Esto es importante,
mientras logres utilizar todas las técnicas que te voy a enseñar, nunca serás pobre, eventualmente las
cosas se pondrán más difíciles, pero siempre serás rentable en el tiempo. Sin embargo, debes
construir cimientos financieros fuertes.

-A partir de ahora entrarás a mi Gremio y empezaré a enseñarte todo lo que sé, deberás perder
contacto con tus amigos, compañeros de Gremio y cualquiera otra persona en este juego que te
desenfoque; el enfoque lo es todo ¿Estás listo? Me preguntó. “¡Sí!” le dije, sin embargo, dentro de mí
pensé cómo sería dejar el Gremio y a todos los que conocía, la nostalgia fue algo que sutilmente se
apoderó de mí, probablemente empezaría a estar muy ocupado, pero yo quería esto, así que lo iba a
hacer sin importar los sacrificios. Le pedí un día antes de empezar, y pasé ése día jugando con ellos.
Al final sólo le expliqué al líder del Gremio que me iba y cuáles eran mis objetivos. Mi líder de Gremio
siempre fue muy colaborativo, casi siempre entregando todo de sí para ayudar a los demás. Fue muy
difícil escoger dejarlos a todos, pero mi objetivo era claro y quería seguir el camino solitario del Gran
Maestro.

Me salí de mi antiguo Gremio "Dragones Inmortales" y recibí la invitación de Petulka el Gran Maestro,
para entrar al suyo "Petulka's Corporation" Clickeé en el botón aceptar y me dio la bienvenida. Saludé
a todos los miembros del Gremio como es habitual al entrar, sin embargo, me comentó que no había
nadie más, todos eran sus personajes, -Todos son míos, Slay, así que estamos solos. Yo había
olvidado las leyendas urbanas, las cuales decían que todo el Gremio era sólo para él; pues quién diría
que resultó siendo verdad. Note que habían 8 Anutrofs nivel 200, 4 Ocras 200, un nivel 200 de cada
una de las razas restantes, 8 Sadidas nivel 60 y 5 Sadidas nivel 40 con nombres que hacían alusión
a las profesiones del juego, Miner-Woods (Minero-Madera), Breadpotions-Sale (Venta de panes y
pociones) Tailorshoe-Jeweller (Sastre, Zapatero y Joyero), etc. Inmediatamente pensé que ninguno
de los miembros de mi antiguo Gremio era tan siquiera mayor a nivel 150 y que su nivel de juego
estaba claramente mucho más allá de mi comprensión, y definitivamente las leyendas eran ciertas,
era un profesional. "¿Cómo pudo subir tantos personajes a nivel 200's?" "¿Para qué tantos Anutrofs?"
"¿Y esas sadidas?" "¿Es verdad que tienes todas las profesiones del juego nivel 100?" le pregunté
rápidamente -Veo que eres muy curioso, naturalmente pensé que esto pasaría, por ahora te diré que
es para tener organizada mi corporación; la organización puede serlo todo. Necesito que tú mismo
entiendas el porqué de las cosas sin explicarte tanto, tú debes dominar la habilidad de ser capaz de
encontrar negocios donde la gente común no ve nada y rápidamente empezar a explotarlo, este es
uno de los secretos.

Escoger un Camino
-Es tiempo de que escojas un camino, ser monocuenta o multicuenta, puedes ser rico con ambos y
personalmente preferiría que seas monocuenta (sólo usar una cuenta al jugar), podrás enfocarte más
fácilmente en el desarrollo de tu personaje y no invertir tantas kamas ni tiempo, además tu
entendimiento del juego desde un enfoque monocuenta será mayor pues tendrás que esforzarte más
para lograr el trabajo de 8 cuentas con una, te aseguro que si aprendes todo lo que debes, lograrás
hacer más que los mejores teams de este server, teniendo sólo una cuenta. "Yo haré lo que usted me
diga y recomiende Maestro, por lo tanto, escojo ser monocuenta" Una vez decidí ser monocuenta, mi
maestro me dijo que me enfocara en subir mi cuarta profesión, Alquimista. -Yo no te voy a decir la
mejor forma de cómo subir esa profesión, Slayer, pues quiero que analices qué es lo mejor y lo más
rentable; ten muy en cuenta tu costo de oportunidad antes de elegir una receta o la otra, no olvides
que el arroz que cocinaste tenía muy buen sabor. "¿Eh? inmediatamente entendí lo que me estaba
diciendo, él quería que yo subiera mi profesión con arroz. Analicé las recetas asociadas al arroz y me
di cuenta que se usaba en dos pócimas. Curiosamente el arroz lo consigue un campesino, pero la
fabricación de la pócima es tarea del Alquimista.

Cuando traté de volverme Alquimista, me dí cuenta que no podía, ya que sólo se permitía tener 3
profesiones normales y 3 especializaciones de Forjamagia en aquel tiempo (1.24-1.29) y yo ya tenía
Campesino, Panadero y Leñador; había alcanzado mi límite y no podía hacer nada al respecto. Quise
preguntarle a mi Maestro sobre qué hacer, no obstante, vi que estaba conectado con sus 8 Sadidas
nivel 60 y parecía ocupado. Me detuve a pensar qué podía hacer y en ese momento recordé algo.
Las Sadidas nivel 40 cuyos nombres eran una alusión a las profesiones del juego eran la pista, Petulka,
tenía todas sus profesiones repartidas dentro de su cuenta principal, en las Sadidas; probablemente
el también se encontró con aquella dificultad y decidió que lo mejor era tener todas las profesiones en
sólo una cuenta para ahorrar dinero. Decidí borrar Panadero y volverme Alquimista (sabía que podía
subir panadero muy fácil otra vez) hice algunos cálculos y me dí cuenta que podía subir la profesión
muy rápido hasta nivel 60 sólo con arroz. Luego de unos días y de administrar mi tiempo de forma
eficiente, logré subir Alquimista a nivel 100.

"Ya hice lo que me pediste, la profesión se encuentra en nivel 100 y ahora puedo vender panes y
pociones" -Tu negocio se ha diversificado sutilmente, lo has logrado y debo decir que ha sido bastante
rápido. "Tengo mucha motivación de ser como usted, Maestro" -Aún te falta mucho, pero si tomas las
decisiones correctas y lo haces como debe ser, estarás un paso más cerca de mí. -Vas a empezar a
mantener un "stock" (inventario) constante en los mercadillos, que no te tome tanto tiempo pero que
te permita tener kamas e incrementar tu riqueza, vas a ahorrar todo lo puedas por ahora" y es tiempo
de que te enfoques en Leñador; esa profesión te tomará aproximadamente 1 mes, quizás un poco
más. "¿Cuándo voy a subir de nivel y enfocarme un poco en mi personaje? aún sigo siendo nivel 40 y
las personas con las que empecé ya son nivel 90. -Yo te aseguro que al final tu tendrás un nivel mucho
mayor a ellos y tú alcanzarás el nivel 200 más rápido, pues no tiene sentido tener un personaje nivel
alto, sin la capacidad adquisitiva para comprar los sets correspondientes; muchas personas siguen
ese camino, pero no es el mejor.
Empecé a analizar los consejos de las guías en internet y lo que mis amigos y camaradas del Gremio
recomendaban, por más que investigué, nunca encontré una guía enfocada en crecer financieramente
en el juego antes que de nivel; un enfoque diferente pero si lo pensaba bien, tenía mucho sentido.

Dos Maestros

Yo tuve dos Maestros, uno de ellos era Millonario, el otro era Pobre. Uno de ellos era solitario y el otro
extremadamente social. Ambos trabajaron fuertemente en el juego, con aspiraciones y metas claras;
carismáticos y decididos. Uno de ellos era avaro, el otro era generoso, amigable y con varios
personajes, todos ocras, uno de cada elemento. Me ayudaron y me aconsejaron, pero no me
enseñaron lo mismo. Cuando se tiene un sólo Maestro, el discípulo sólo tiene un punto de vista, al
tener dos Maestros pude estar comparando los enfoques del primero y analizar cómo pensaba el
segundo.

Uno de mis Maestros comentaba “Me gusta pasarla bien con mis amigos del Gremio y ayudarlos” el
otro había creado un Gremio para sí mismo y perfeccionar su team. Honestamente siempre quise ser
altruista y un buen miembro del Gremio pero cuando vi que sus aspiraciones no estaban más allá y
que no controlaban su destino de una forma “pro” como yo quería hacerlo, empecé a volverme como
mi último Maestro y sentirme aún más seguro de mi decisión, esto conllevo a que me alejara de ellos.

Cada vez que Petulka el Gran Maestro terminaba una mazmorra, generalmente se preparaba un té y
platicaba conmigo; yo lo veía como una pequeña celebración que él se hacía así mismo por su “arduo”
trabajo. Empezaba a enseñarme que era muy común que las personas fueran enseñadas a hacer
kamas por personas que siempre han sido pobres, por lo tanto, nunca les enseñó un verdadero experto
en el tema que necesitaban, consecuentemente sus posibilidades de ser bien instruidos eran mínimas.
Mi Maestro me decía que todas las guías de Dofus han sido escritas por jugadores; los desarrolladores
nunca han presentado una guía oficial, todo lo que se conoce de Dofus es porque fue creado
empíricamente, así mismo, no existe una guía oficial sobre cómo hacer kamas y probablemente nunca
exista, ya que, desestabilizaría la economía, si todos son ricos. -Es natural que existan panaderos,
campesinos y muchas otras profesiones que trabajan por una miseria, así como yo lo hice contigo,
todos necesitan una forma de generar ingresos. Al darme cuenta de estos enfoques y la crueldad de
sus palabras, pero la sabiduría en ellas, empecé a entender que tenía que volverme rico rápidamente
y las ganas de jugar, esa fiebre de Dofus, era cada vez mucho más grande.

-Yo creo firmemente que actualmente estamos en la Edad Media en Dofus, existe muy poco
conocimiento y el conocimiento que adquieras para ti mismo es poder. Entre más rápido aprendas
cosas que otros no, más rápido harás dinero con esa falencia que existe en el mercado. Por eso, me
alejé de los Gremios y las personas; no tengo conocidos en mi lista de amigos, pues no quiero que
sepan qué hago, por qué lo hago o para qué lo hago. También te recomiendo que quites espectador
de tus combates y nunca reveles tus secretos. Fueron consejos sabios que seguí al pie de la letra.

Los días pasaban y mi progresión en el oficio de Leñador crecía lentamente, no pensé que había
profesiones de tanta dedicación, literalmente los tiempos de corte de un árbol a niveles bajos y el peso
del recurso hacía que talar un pequeño bosque fuera una osadía. A pesar de que odiaba invertir tanto
tiempo en el oficio, estaba aprendiendo rutas eficientes que luego trazaba en un cuaderno con
posiciones del mapa global y que usaba para no perderme. Veía que la madera se usaba en muchas
recetas; un hábito que adquirí siguiendo los consejos de mi Maestro. Petulka siempre decía que entre
más se supiera del juego, más fácil sería farmear kamas. Sabias palabras que hasta el día de hoy
siguen siendo una verdad absoluta para mí y aún después de tantos años, el viejo hábito de revisar
las recetas de los items y los recursos involucrados, sigue siendo la clave para entender y descubrir
muchos negocios.

Naturalmente, con el tiempo la profesión de Leñador fue subiendo de nivel, mis reservas de madera
crecían considerablemente y aparte mis rutas se volvían más precisas; los mapas trazados eran
efectivos y mejor que cualquier información disponible en internet. Quería utilizar la madera para
fabricar items, pero mi Maestro me dijo que aún no era el momento. Para cuando llegué al nivel 100
en Leñador, mis amigos ya eran nivel 114 y varios de ellos ya estaban dropeando sus propios sets
Ancestral, su progreso en términos de subir el nivel de sus personajes era notorio y claramente
conocían muchas cosas en términos de PvM (Player vs Monsters) que yo no.

"Maestro, la profesión de Leñador finalmente es nivel 100, ¿Qué debo hacer ahora? ¿Cómo hago
dinero con Leñador? Tengo muchos tipos de maderas y veo que valen mucho, creo que puedo hacer
una pequeña fortuna con esto, espero sus instrucciones. -Te felicito, Slay en serio veo que estás
comprometido de lleno con esto, falta sólo un paso más para que estés listo y puedas seguir con la
siguiente fase de tu entrenamiento. -Aún no vas a subir el nivel de tu personaje, ni vender tus reservas
de madera. -Ahora te enfocarás en subir tu Minero. ¿Minero?.. Honestamente, ni siquiera sabía que
existía esa profesión (A pesar de que una de las Sadidas tenía "Miner" en su nombre, una vez más
otro detalle me pasó desapercibido), ya que las minas son subterráneas y yo nunca entré a una.
Siempre veía personas talando árboles porque sucede al aire libre y en la superficie del juego, pero
desconocía totalmente que se pudiera ser Minero y la existencia de las minas.

Los primeros frutos del entrenamiento


Luego de saber que necesitaba enfocarme en Minero, rápidamente adquirí la profesión y empecé a
usar las mismas técnicas de trazar rutas eficientes, guardar toda la recolección y dedicar todo mi
tiempo en el oficio. Aunque parecían similares, noté que subir Minero terminó siendo más rápido que
Leñador. Las recetas de Minero permitían una progresión más rápida, pues podía usar los minerales
para crear aleaciones que parecían tener un futuro prometedor en el mercadillo si decidía venderlas y
que otorgaban muy buena experiencia por craft. Cuando estaba tratando de subir el oficio de Leñador,
no pude encontrar recetas que permitieran subir de nivel de forma eficiente, parecía que los
desarolladores del juego querían que la progresión de leñador fuera "talada hasta la muerte",
literalmente, pues lo único realmente bueno para ganar experiencia estaba asociado a cortar la
madera.

Logré subir el oficio en 5 días de duro trabajo, administrando mi tiempo sabiamente y usando una
cantidad considerable de mis ahorros, producto de la venta de panes y pociones, todo con el objetivo
de subir rápido al nivel 100. Luego de ver ése mensaje de felicitaciones al subir la profesión a nivel
máximo, le dije a Petulka, el Gran Maestro que estaba listo para avanzar en la siguiente fase de mi
entrenamiento. Note que estaba ocupado, pues demoró en responder, aun así me dijo que pronto
terminaría su sesión de kamas farming, la curiosidad de saber qué negocio estaba haciendo era mucha
pero sabía que si le preguntaba me respondería con alguna frase en sentido figurado y no me diría; ni
siquiera su alumno podía saber dónde estaba o qué hacía. -Ya terminé, Slay nos vemos en la Mansión,
¿Vale? me preguntó; parecía contento.
Inmediatamente usé el zaap más cercano que encontré y me dirigí a la región del "Valle de los Koalaks"
recibí un código númerico por mensaje privado que ingresé en la entrada para acceder y una vez más
pude volver a recorrer aquella majestuosa propiedad. Mi Maestro me explicó que existe un tipo de
recursos que se generan al destruir objetos con stats y que son muy valiosos -Son una excelente
fuente de ingresos y si sabes hacerlo bien podrás hacer una gran fortuna. -¿Recuerdas aquel Arco de
la raíz de Abráknido que mencionaste no poder comprar porque eres pobre? me preguntó. "Sí, ahora
que lo pienso, desde que soy tu aprendiz, me olvidé por completo de ese ítem, pero aún creo que es
importante para tener 7 PA (Puntos de acción), de la nada me mandó solicitud de intercambio y
justamente me pasó aquel item. Le agradecí por regalármelo y me corrigió inmediatamente.
- No me tomes a mal, Slay pero este arco no va a ser tuyo, deberás destruirlo, usando el destructor
de objetos que parece un pequeño monstruo, ¿Lo ves? "Sí, lo veo, pero ¿Esto es apropósito o sólo
una coincidencia cruel?" Le respondí aunque a la vez me pareció interesante que se acordara de eso
que le había dicho, mi Maestro respondió - :) (Carita feliz) y se quedó en silencio. Accedí a una interfaz
muy sencilla y coloqué el preciado arco que tanto quería, sin titubear, lo destruí y de la nada, un item
nuevo se creó, era rosado y contenía una cantidad finita de runas que aparecía de forma aleatoria
luego de clickearlo. –Este es uno de los negocios más rentables que existen en el juego pues cualquier
jugador siempre va a querer mejorar sus ítems, esta es la clave para mejorarlos. Adicionalmente
necesitas ser un mago en la profesión con la que se fabrica el ítem.
“Entiendo, debo destruir ítems que tengan buenos stats y vender estas “runas” ¿verdad?” -
Exactamente, así mismo vas a querer prestar atención a lo que sea más eficiente, en recursos y slots
de experiencia porque vas a subir todas las profesiones a nivel 100 eventualmente. Vas a crear tu
propia base de datos y analizar qué pasa cuando destruyes 10 de estos arcos, y así mismo de todo lo
que destruyas. Siempre trata de destruir 10, 100 o 1.000, obviamente esto no significa que mejore los
resultados, pero te ayudará a mantener una estadística sencilla y aprender los coeficientes teóricos
de obtención de runas.
-Es el momento de que empieces a subir Forjador de Palas y Joyero, dos profesiones muy
interesantes y que te darán mucho dinero, nunca descuides tu ingreso constante de Campesino y
Alquimista, es fácil y rápido. Así mismo, es tiempo de que subas hasta nivel 90 y consigas tu hechizo
más importante; la fecha explosiva. Finalmente mi Maestro me permitía empezar a subir de nivel, pero
¿cómo hacerlo? –Si te estás preguntando cómo hacerlo, también es el momento de que consigas un
scroll de sabiduría a 101 y una mascota de 55 sabiduría. Compra la mascota pero consigue el scroll
de la forma más eficiente, sin gastar casi dinero o analiza los pros y los contras, sube de nivel rápido,
muéstrame qué tanto has aprendido y por supuesto, los frutos de tu entrenamiento. Aprende y
adáptate al mercado, entiende cómo se fabrican los scrolles y qué se necesita para el intercambio con
los NPC. Por último nunca olvides esto, en general será mejor ingresos pequeños muchas veces que
ingresos muy grandes esporádicos o de una demanda más lenta. Siempre vas a querer que estén
entrando, 3kk, 10kk, 20kk, 100kk en tu banco y sobretodo que tus inversiones se regeneren por los
ingresos rápidos. Esto principalmente porque las personas no piensan tanto si comprar o no algo
cuando deben gastar sus kamas en cantidades chicas.

Trabajar duro VS Trabajar de forma inteligente

Aprendí lo que necesitaba para empezar a subir joyero y al mismo tiempo trabajar en la primera parte
de mi scroll. Me dí cuenta que matar jalatos era muy rentable porque todos sus drops se usaban en
recetas importantes para múltiples fines, sin embargo, supuse que mi Maestro seguía dándome
consejos de forma metafórica y que el fin justificaba los medios, por lo tanto debía subir al nivel 90 de
la forma más eficiente. Compré todo el scroll después de los 25 primeros pergaminos pero aprendí lo
esencial para después lucrarme de ello. Con el scroll a 101, la mascota de 55 sabiduría (un Dragún
Negro) y un Dofus Zanahowia perfecto que decidí comprar, ganaba un 50% más de experiencia (cada
100 puntos de sabiduría equivale a 25% más de experiencia). Jugando de forma rápida en Astrub, en
la playa de Bob Esponja, Abráknidos y Cochinillos, logre subir rápidamente hasta nivel 60. En mi
travesía por esos niveles me dí cuenta de muchas cosas que luego explotaría fuertemente, sin
embargo, para ese tiempo mi personaje, era débil y no estaba listo para esos proyectos.
Intercambiando entre esas zonas y la isla de Otomai junto con pandala, luego de ajustar mi set para
tener 8 PA, logré alcanzar el nivel tan preciado para los ocras en aproximadamente 10 días
enfocándome en peleas rápidas y mucha velocidad. La puerta para empezar el verdadero farming
finalmente estaba abierta.
Empecé a trabajar muy duro matando mobs por todas las zonas donde pudiera encontrar jalatos, pios
y mobs en general que tuvieran poca vida, que pudiera “flashearlos” (matarlos rápido en el primer
turno) y subir el Joyero en el proceso. Había descuidado el Forjador de Palas y ni siquiera había
adquirido la profesión. Mi nuevo poder y la capacidad de matar rápido pequeños grupos de monstruos
me tenía demasiado interesado como para siquiera recordarlo. Llegué al nivel 60 en la profesión de
Joyero después de matar miles de jalatos sin hacer más que eso. Sentía que estaba trabajando duro,
pero eventualmente dejaron de llegarme cantidades de kamas considerables; había olvidado los
ingresos constantes en el tiempo de Campesino y Alquimista, así mismo mi relativo nuevo poder
estaba cegándome de la realidad. Yo no estaba haciendo tantas kamas y la profesión del oficio había
sido lenta, aun así, lanzar las dos flechas explosivas era adictivo, ver mis hits abarcar más monstruos
y acabar con ellos de un golpe, no tenía precio.
Un día vi a otro ocra tirar un miau miau al suelo justo en la salida de la mazmorra del Jalato Real;
como si quisiera deshacerse de él, me pareció muy curioso que lo hiciera y le pregunté “¿dónde se
consiguen?, ¿por qué lo desechas? –En la mazmorra, ahí mismo, igual es basura jaja por eso los tiro
al suelo. Decidí recoger esa “basura” y entrar una vez a la mazmorra. Atravesé las salas rápidamente,
vi que ese ocra también había entrado por segunda vez. Me dio grupo estando en la tercera sala y
avanzamos juntos hasta la final. Él era lvl 105, tenía buenos daños, puntos de acción y de movimiento.
Mientras estábamos entrando cada vez más dentro de la mazmorra, le pregunté qué por qué estaba
haciendo la mazmorra si él era nivel tan alto, que si también estaba subiendo Joyero. Simplemente
me dijo que era muy rentable hacerla, daba buenas kamas y se podían subir múltiples profesiones.
Intrigado pregunté “¿Por qué no mejor afuera? ¿Qué tiene de especial hacerlo acá?” –Mira, man, es
mejor farmear estos mobs de acá dentro, por la cantidad y la forma de los mapas, es mucho más
eficiente. ¿Acaso esto era el farming “enfocado” del que habla mi Maestro?
Mi Gran Maestro Petulka, llevaba varios días sin conectarse al juego, no tenía forma de contactarlo y
no respondía mis correos. Tenía muchas dudas y quería tener algunas “respuestas” si es que podía
llamarlo así, ya que, hasta ese momento, siempre me respondía con metáforas y lecciones que se
aprendían con sufrimiento o trabajo duro.
Empecé a frecuentar mucho esa mazmorra, la pasaba muchas veces al día, fueron aproximadamente
2 semanas, recolectaba los miau miaus del suelo que otros tiraban como si fuera basura y los que yo
mismo obtenía al final de la mazmorra. Revisando espectador de otras personas, me di cuenta que
existe un hechizo llamado “Captura de Almas” al parecer, permitía a quien lo lanzaba, usar una piedra
que atesora el alma de los monstruos en la pelea, para luego luchar una vez más contra ese mob
capturado.
Las gemas de la última sala de la mazmorra tenían un precio de 20kk en el mercadillo de Bonta,
empecé a interesarme mucho por vender dichas gemas y guardar los recursos que obtenía de dicho
lugar. No subí joyero después del nivel 60 porque estaba muy distorsionado, habían muchos negocios,
muchas posibilidades sobre cómo usar los recursos y estaban llegándome kamas con mi nueva forma
de hacer kamas. Llegué a tener muchos miau miaus guardados en mi banco, sin embargo dos que
tenía en el inventario murieron. Revisé el mercadillo de mascotas, leí sobre cómo revivirlos pero me
di cuenta de algo que jamás pensé. Al parecer, las mascotas muertas tenían su propio mercado. Se
vendían el más barato a 2.5kk la unidad. Puse ambos a vender y en media hora los compraron. La
notificación de venta se realizó cuando lanzaba la última flecha explosiva al mob de la sala final de
jalato. ¿Por qué alguien compraba esas mascotas muertas sino tenían stats? ¿Cómo podían valer
algo? Alguien en las sombras las compraba y hacía algo con ellas pero ¿qué era? Luego de buscar
en inglés en una guía, encontré que se usaban para alimentar dragunes rosados. Entendí
completamente un nuevo negocio que nunca había imaginado, la información estaba ahí, pero ¿Cómo
iba yo a saber qué preguntar, para encontrar esa respuesta sino me cuestionaba el origen de las
cosas?
Mi Maestro desapareció por 1 largo mes. Muchas preguntas surgieron con mi nuevo poder, podía
farmear pero no sabía qué hacer con lo que conseguía. Más aún, recordé que aún no había empezado
a subir el Forjador de Palas. Estaba trabajando duro, pero no de forma inteligente y el tiempo que de
alguna manera había perdido jamás lo recuperaría.

Muchos caminos falsos

En la vida, así como en Dofus, existen infinidad de caminos qué tomar, y yo llegué a un punto en Dofus
en el que no sabía qué hacer. El poder para exterminar pequeños monstruos había sido finalmente
alcanzado pero sin el conocimiento necesario para usarlo de forma óptima, ¿Qué caso tenía? Entender
que quien no trabaje de forma inteligente y sin tomar el camino correcto está destinado a fracasar o
ser pobre, me costó mucho tiempo, sin embargo, llegué a un punto de iluminación y pude ver más allá.
Existen personas con grandes talentos en el mundo real, incluso en el virtual como mi Maestro pobre,
pero que nunca se enfocan en lo que deben hacer, por lo tanto, siempre tienen necesidades o
simplemente no alcanzan lo que desean financieramente (tanto en Dofus como en el mundo real)
¿Para qué esos talentos o esas habilidades especiales o mi nuevo poder, sino estaba enfocado?
En vista de que había sacrificado tanto tiempo para reflexionar de esa forma, traté de recuperar el
tiempo perdido organizándome con una lista de actividades diarias por hacer en Dofus. Pasaría la
mazmorra Jalato 5 veces al día. Trabajaría de Campesino y Alquimista para mantener mis ingresos
constantes en el tiempo y desarrollaría lo que había aplazado junto con los nuevos proyectos. Usé los
principios elementales que aprendí de trabajar duramente cuando conocí a mi último Maestro para
empezar a subir Forjador de Palas y hacerlo de la forma más eficiente posible. Las cantidades que
había cortado cuando talé todo mi camino de Leñador hasta nivel 100 eran gran parte de lo que
necesitaba para llegar a un nivel alto en Forjador de Palas, aunque faltaban los minerales que
sacrifiqué para subir el Minero. Tenía capital para invertir en subir el Forjador de Palas comprando
minerales, desistí esa opción porque me pareció necesario dedicar un tiempo como esclavo de las
minas y entender cómo funcionaba ese nuevo mundo. Mi entendimiento de Minero era muy precario
y sin fundamentos. ¿Qué tan rentable era minar en las minas de Rosal en 2008? ¿Había mucha
competencia? ¿Cuánto podía ganar minando? ¿Dónde están las mejores minas? ¿Qué es lo más
valiosos de Minero? Preguntas que lograría resolver intuitivamente si trabajaba como cuando empezó
mi travesía en los campos de Astrub para volverme un Campesino.
La regla general de los oficios de recolección se mantenía, en las noches había más disponibilidad de
recursos. Las hordas de mineros luchaban fuertemente por todo tipo de mineral despiadadamente,
pues todo se vendía rápidamente en los mercadillos. La misma lección que me impartió mi ausente
Maestro faltaba ser aprendida por quizás algunos de los que regalan el trabajo; aquellos recursos que
permitían subir el Forjador de Palas y muchas más profesiones o realizar negocios que yo no conocía;
definitivamente vender la recolección no tenía sentido. Mientras hacía esas labores, una de las
secciones que más odiaba de mi lista era la que había incluido sobre “Alimentar mascotas” mi
determinación por ser rico en Dofus y aprender sobre la venta y crianza de mascotas me hacía
conectarme a ciertas horas, organizar los periodos de alimentación de acuerdo a mi vida en el mundo
real y mantener bien cuidadas las mascotas que tenía. Tenía 20 miau miaus, a cada uno le subía stats
elementales, planeaba llevarlos hasta 80 de inteligencia, fuerza, suerte o agilidad. Así mismo, estaba
alimentando 20 Bworkies y 2 Dragunes Rosa que compré.
Seguí vendiendo las mascotas muertas de forma más industrial al empezar a comprarlas y matarlas
con un contacto que era Cazador (para no esperar hasta que mueran por desnutrición). La ganancia
era jugosa a pesar de eran pocas kamas, adicionalmente me ayudaban a mejorar los Dragunes.
No entendía por qué mi Maestro había desaparecido, pero sabía que pronto lo entendería. Mientras,
estaba sólo en un mundo del que cada vez conocía más, con ansías de aprender más y sobretodo,
con ansías de volverme rico.