Sie sind auf Seite 1von 8

G R AV I TA C I Ó N

Ecos desde
el horizonte
La astronomía de ondas gravitacionales podrá responder pronto
a una pregunta fundamental: ¿son los agujeros negros el tipo
de objetos que predice la relatividad general?
Pablo Bueno y Pablo A. Cano

xxxxxxxx

20  INVESTIGACIÓN Y CIENCIA, junio 2019


COLISIÓN CÓSMICA:Recreación artística de dos
agujeros de gusano momentos antes de colisionar.
Aunque hipotéticos, el análisis de las ondas
gravitacionales que generaría el choque y posterior
fusión de este tipo de objetos está allanando el camino
xxxxxxxx

para sondear experimentalmente la existencia de


objetos compactos alternativos a los agujeros negros.

Junio 2019, InvestigacionyCiencia.es  21


E
Pablo Buenoes físico teórico del Instituto Balseiro,
en el Centro Atómico Bariloche. Sus investigaciones
se centran en la física de los agujeros negros,
gravedad e información cuánticas.

Pablo A. Canoinvestiga en el Instituto de Física


Teórica de Madrid, un centro mixto de la Universidad
Autónoma de Madrid y el CSIC. Trabaja en física de
agujeros negros y gravedad cuántica.

Es posible que la primera descripción­


de un agujero negro se deba al geólogo inglés John Michell, quien
en 1783 imaginó una «estrella oscura» tan masiva y compacta que
ni siquiera la luz podría escapar de su campo gravitatorio. Aunque
esta versión primitiva de un agujero negro se basaba en un enten-
dimiento incompleto de la gravedad y de la luz, con el paso del
tiempo la intuición de Michell acabaría demostrándose correcta.

Casi un siglo y medio después, en 1915, Albert Einstein de sucesos, la frontera más allá de la cual nada, ni siquiera la
propuso la teoría de la relatividad general, la cual explicaba luz, puede escapar.
la gravedad como una manifestación de la curvatura del es- Esa situación está a punto cambiar. Ello es posible gracias
paciotiempo. Y tan solo unos meses más tarde, en 1916, Karl al nacimiento de una nueva era en la física experimental: la de
Schwarzschild, mientras combatía en el frente de la Primera la astronomía de ondas gravitacionales. Estas ondas son per-
Guerra Mundial, resolvió las ecuaciones de Einstein y encontró turbaciones en la geometría del espaciotiempo que se propagan
la primera solución que describía el campo gravitatorio de un a la velocidad de la luz. Se producen en enormes cantidades
agujero negro tal y como lo entendemos hoy. Sin embargo, no en grandes cataclismos astrofísicos, como las explosiones de
fue hasta los años sesenta cuando los trabajos de Roger Penrose, supernova o las colisiones de objetos de gran masa. Aunque
Stephen Hawking y John Wheeler, entre otros, esclarecieron la constituyen una de las predicciones clave de la teoría de la re-
verdadera naturaleza de la solución de Schwarzschild. Desde latividad general, su detección experimental tardó un siglo en
entonces, la posible existencia y las extrañas propiedades de los llegar. La primera observación directa de ondas gravitacionales
agujeros negros han fascinado y traído de cabeza a generaciones tuvo lugar en 2015 en el Observatorio de Ondas Gravitacionales
de físicos, al tiempo que han alcanzado un estatus casi místico por Interferometría Láser (LIGO, por sus siglas en inglés), en
en la cultura popular. Estados Unidos. Según todos los análisis, las ondas detectadas
En las últimas décadas hemos acumulado importantes in- entonces fueron generadas durante el choque y posterior fusión
dicios experimentales que parecen confirmar la existencia de de dos agujeros negros de masa estelar en una galaxia distante.
los agujeros negros. Hasta ahora, sin embargo, tales indicios Desde 2015 hasta ahora, aquel descubrimiento se ha visto com-
han sido indirectos, ya que no se basaban en observaciones del plementado por más de una decena de observaciones similares,
agujero negro en sí, sino de su entorno más cercano. Al respec- a las que además se han sumado los resultados del experimento
to cabe destacar las impresionantes imágenes de la «sombra» gemelo Virgo, en Italia.
de un agujero negro supermasivo publicadas el pasado mes de ¿Por qué hablamos de una «nueva era» en astronomía? En
abril por la colaboración Telescopio del Horizonte de Sucesos cierto sentido, la mejor manera que tenemos los físicos de explo-
(EHT, por sus siglas en inglés). No obstante, y a pesar de lo rar las leyes fundamentales de la naturaleza consiste en hacer
espectacular de este resultado, tales observaciones no cuentan chocar objetos a energías muy elevadas y analizar qué ocurre. Así
con la resolución suficiente para estudiar con detalle el ele- sucede en los aceleradores de partículas, como el Gran Colisio-
mento que realmente define a un agujero negro: su horizonte nador de Hadrones (LHC) del CERN, donde se hacen colisionar
páginas anteriores: mikel rodríguez hidalGo

EN SÍNTESIS

Desde 2015,los experimentos LIGO, en Estados Sin embargo,varios estudios recientes han argu- Tales astrospodrían ser estrellas de bosones, estre-
Unidos, y Virgo, en Italia, han venido detectando mentado que dichas señales podrían provenir de llas de gravedad o agujeros de gusano, entre otras
las ondas gravitacionales procedentes de lo que objetos muy distintos de los agujeros negros. Las alternativas. De confirmarse, el descubrimiento
parecen ser colisiones de agujeros negros en ga- posibles diferencias aparecerían en forma de ciertos supondría una revolución de dimensiones coperni-
laxias distantes. «ecos» en la parte final de las ondas detectadas. canas en la comprensión de la gravedad.

22  INVESTIGACIÓN Y CIENCIA, junio 2019


Dos científicostrabajan en las mejoras técnicas de unos de los detectores del Observatorio de Ondas Gravitacionales por Interferometría
Láser (LIGO) en agosto de 2017. En los últimos años, varios autores han argumentado que las señales captadas por este tipo de experimentos
deberían poder usarse para poner a prueba la existencia de horizontes de sucesos, el elemento característico de los agujeros negros.

protones a velocidades muy próximas a la de la luz. Al estudiar Aunque los datos experimentales no son aún concluyentes, todo
las propiedades de las partículas y la radiación emitidas en esos indica que la cuestión podrá zanjarse durante los próximos años.
choques, podemos poner a prueba las leyes que describen los Por primera vez en la historia, nos hallamos en condiciones de
constituyentes elementales de la materia. Algo muy parecido responder experimentalmente a una cuestión clave que hasta
sucede con las colisiones de agujeros negros. Por supuesto, tales ahora se hallaba restringida a la pura especulación teórica. En
cataclismos no se producen en laboratorios terrestres, pero sí caso de que se demostrase que las ondas gravitacionales obser-
ocurren de forma natural a lo largo y ancho del universo. Y, al vadas por LIGO y Virgo no proceden de agujeros negros, sino de
igual que en los aceleradores de partículas, la posibilidad de astros de otro tipo, el descubrimiento supondría una revolución
Caltech/Instituto de Tecnología de Massachusetts/Laboratorio LIGO

analizar la radiación gravitatoria procedente de esos choques de primer orden en nuestra comprensión de la gravedad y de
nos permite estudiar con detalle las propiedades de los objetos las leyes físicas.
que colisionaron.
De hecho, la primera pregunta que deberíamos plantearnos ¿NUEVA FÍSICA EN EL HORIZONTE?
es: ¿se trata realmente de agujeros negros? Desde hace tiempo, Para poder afrontar la pregunta sobre la verdadera naturaleza
diversos trabajos teóricos han sugerido que los astros que ha- de los objetos observados por los experimentos LIGO y Virgo, lo
bitualmente consideramos agujeros negros podrían ser objetos primero que hemos de hacer es calcular en qué se diferenciarían
mucho más exóticos. Estos generarían un campo gravitatorio las ondas gravitacionales producidas por agujeros negros genui-
externo muy similar al de los agujeros negros, pero, al ser exa- nos y aquellas generadas por astros exóticos de otra clase. La
minados más de cerca, revelarían diferencias notables. ¿Pueden característica principal de un agujero negro es la existencia de
las observaciones de los experimentos LIGO y Virgo distinguir un horizonte de sucesos, la superficie que no permite que nin-
entre las distintas posibilidades? guna señal escape al exterior. Así pues, la cuestión de si existen
En los últimos tres años, varios investigadores hemos argu- o no los agujeros negros resulta equivalente a la pregunta de si
mentado que la respuesta a dicha pregunta podría ser afirmativa. existen o no los horizontes de sucesos.

Junio 2019, InvestigacionyCiencia.es  23


TEORÍA

Alternativas a los agujeros negros


Los agujeros negrosconstituyen una de las soluciones más sen- alternativas. Estas describen objetos que, aunque desde el exte-
cillas de las ecuaciones de la gravedad de Einstein. Aunque la rior serían muy similares a un agujero negro, carecerían de
mayoría de los investigadores creen en su existencia, sus propie- un horizonte de sucesos, la superficie más allá de la cual nada
dades parecen ser incompatibles con las de la mecánica cuán- puede escapar. A continuación se resumen algunas de las opcio-
tica, por lo que a lo largo de los años se han propuesto varias nes más representativas.

«Bolas de pelusa» Estrellas de bosones Estrellas de gravedad Agujeros de gusano

Se trata de un tipo de objeto pre- Estos hipotéticos astros serían Este tipo de astros tendrían una En lugar de un horizonte, estos
dicho por la teoría de cuerdas. parientes cercanos de las estre- región exterior y una interior en objetos presentarían un «túnel»
Su campo gravitatorio externo llas de neutrones. Si estas últimas las que la gravedad se comporta- que conectaría dos partes alejadas
sería muy similar al de un agujero se sustentan gracias a la presión ría de manera muy diferente. En del universo o incluso dos univer-
negro, pero al acercarnos a lo que ejercida por los neutrones de su la zona externa la gravedad exhi- sos distintos. Muy populares en la
sería el horizonte se abriría una interior, en el caso de una estrella biría las propiedades habituales. ciencia ficción, su existencia sigue
quinta dimensión. En ese espacio de bosones sería la presión En la interna, sin embargo, la pro- siendo especulativa. Según varias
habitarían las cuerdas, razón por de otro tipo de partículas pia gravedad generaría una pre- consideraciones teóricas, para que
la que en inglés reciben el nombre (de carácter bosónico, como sión negativa (un comportamiento pudieran formarse haría falta un
de fuzballs, que puede traducirse el bosón de Higgs) lo que similar al de la energía oscura) que tipo de materia con propiedades
como «bolas de pelusa» o simple- impediría el colapso gravitatorio evitaría la formación de un hori- exóticas cuya existencia resulta
mente «pelusos». del objeto. zonte de sucesos. controvertida.

En 2016, pocos meses después de que se anunciara la pri- eran agujeros negros corresponden, en realidad, a otra clase de
mera detección de una onda gravitacional, un trabajo firmado objetos compactos sin horizonte.
por Vitor Cardoso, del Instituto Superior Técnico de Lisboa, y La pregunta sobre la existencia de horizontes de sucesos es
otros investigadores señaló que los resultados de LIGO podrían totalmente legítima desde un punto de vista científico, pues,
usarse para poner a prueba la existencia de horizontes de suce- como vemos, resulta posible ponerla a prueba mediante el ex-
sos. La idea básica consiste en buscar ciertos «ecos» en la señal perimento. Pero ¿hay realmente motivos para pensar que los
detectada: un patrón característico que aparecería en la parte horizontes —y, por tanto, los agujeros negros— tal vez no exis-
final de la onda. tan? Como mencionábamos al principio, los agujeros negros
Las ondas gravitacionales registradas por LIGO y Virgo pro- aparecen de forma natural como soluciones de la teoría de la
ceden de las colisiones entre astros decenas de veces más masi- relatividad general. En cambio, otro tipo de objetos compactos
vos que el Sol. Tras chocar, los dos objetos se fusionan en uno. La son más bien especulaciones teóricas. ¿Por qué darles crédito
última parte de la señal detectada corresponde a las vibraciones en detrimento de los agujeros negros?
del nuevo astro que se ha formado tras la colisión. Si este es un La respuesta es que la teoría de la relatividad general re-
agujero negro, la señal debería extinguirse por completo poco sulta incompatible con la mecánica cuántica. En concreto, la
después; en cierto sentido, podemos decir que el horizonte «se existencia de horizontes de sucesos plantea serios problemas
traga» el resto de las vibraciones. Sin embargo, si el supuesto debido a lo que se conoce como «paradoja de la información»,
horizonte exhibiese algún tipo de estructura, al cabo de cierto un enigma que se remonta a las investigaciones de Stephen
mikel rodríguez hidalGo

tiempo recibiríamos un primer «eco» de la señal inicial. Tales Hawking en los años setenta y que viene ocupando a los físicos
ecos se repetirían a intervalos más o menos regulares y su in- teóricos desde entonces. En términos muy simplificados, el ori-
tensidad iría disminuyendo poco a poco. Así pues, la presencia gen de la paradoja es el siguiente. Un postulado elemental de
de ecos en las señales detectadas por LIGO y Virgo supondría la mecánica cuántica afirma que la información de un sistema
una prueba casi definitiva de que los astros que pensábamos que físico siempre se conserva. Sin embargo, la presencia de un

24  INVESTIGACIÓN Y CIENCIA, junio 2019


horizonte de sucesos parece violar dicho principio, ya que la
SI TE INTERESA ESTE TEMA...
información asociada a un objeto que cayese en el interior de
un agujero negro se perdería para siempre.
Descubre Ondas gravitacionales, nuestro
Lo anterior ha llevado a algunos investigadores a conjeturar
monográfico digital (en PDF) sobre la
que los efectos cuánticos de la gravedad podrían impedir la
búsqueda científica y técnica de uno
formación de horizontes de sucesos. Como consecuencia, el
de los fenómenos más esquivos predichos
astro resultante de un proceso de colapso gravitatorio no sería
por la teoría de la relatividad general
un agujero negro, sino un objeto sin horizonte que, como tal,
de Albert Einstein.
evitaría la pérdida de información. Entre las posibles alter-
nativas a los agujeros negros se han propuesto las «bolas de
pelusa» (fuzzballs, cierto tipo de objetos predichos por la teoría www.investigacionyciencia.es/revistas/especial
de cuerdas), las estrellas de bosones (astros parecidos a las es-
trellas de neutrones pero sustentados por partículas similares
al bosón de Higgs), las estrellas de gravedad (gravastars, en El trabajo original de Cardoso y sus colaboradores proponía
cuyo interior la propia gravedad generaría una presión negativa varios modelos sencillos de objetos con simetría esférica. Desde
que evitaría la formación de un horizonte) o los más populares entonces, se ha producido un gran avance en la caracterización
agujeros de gusano («atajos» espaciotemporales que comu- de los ecos generados por astros de este tipo. En 2017, un estudio
nicarían dos regiones distantes del universo). En los últimos de Zachary Mark, del Instituto de Tecnología de California, y
años, el problema de reconciliar la mecánica cuántica con la otros autores presentó un método genérico para calcular los ecos
física de los agujeros negros ha llevado a postular incluso otras emitidos por cualquier objeto con simetría esférica. No obstante,
modificaciones del horizonte de sucesos, como los denominados esta suposición adolece de un inconveniente: la simetría esférica
«muros de fuego», una región de alta energía que rodearía al implica que el objeto en cuestión no puede rotar sobre sí mismo
astro [véase «Agujeros negros y muros de fuego», por Joseph (ya que toda rotación tiene lugar en torno a un eje determinado,
Polchinski; Investigación y Ciencia, abril de 2015]. lo que rompe dicha simetría). Sin embargo, sabemos que cuando
Hemos de advertir de que tales propuestas son radicales dos astros chocan y se fusionan, la colisión ocurre tras una fase
y muy especulativas. No obstante, el hecho de que podamos en la que ambos orbitan rápidamente en espiral en torno al
ponerlas a prueba por medio del experimento las hace dignas centro de masas común. Como consecuencia, el objeto resultante
de consideración. Dado que nadie sabe qué tipo de objeto sin se halla siempre en rápida rotación.
horizonte podría sustituir a un agujero negro, las investigaciones Para superar tales dificultades, en un trabajo publicado el
al respecto han considerado distintos modelos sencillos de estos año pasado junto con Frederik Goelen, Thomas Hertog y Bert
astros hipotéticos. Vercnocke, de la Universidad Católica de Lovaina, consideramos
el efecto que tendría la rotación en la forma de los ecos. Para ello
ECOS DESDE LA GARGANTA nos centramos en el caso de los agujeros de gusano. En lugar
Todos los objetos alternativos que hemos mencionado produ- de un horizonte de sucesos, estos objetos tendrían lo que los
cirían ecos gravitacionales. El problema radica en que, aunque físicos denominan una «garganta»: una especie de túnel que
tales ecos estén presentes en las señales detectadas por LIGO conecta dos regiones distantes del universo. Aunque hipotéticos,
y Virgo, estas vienen siempre acompañadas por una gran can- los agujeros de gusano presentan una ventaja. No es necesario
tidad de ruido de fondo, lo que enmascara el patrón que bus- hacer ninguna suposición sobre su estructura interna, ya que lo
camos. Para identificarlo, hemos de determinar primero qué que debería ser su «interior» es en realidad una zona exterior
forma tendrá dicho patrón. Así pues, el primer paso consiste similar a la que conecta con la garganta. En concreto, nuestro
en caracterizar el tipo de ecos gravitacionales que generarían trabajo consideró una clase de agujeros de gusano en rotación
los diferentes objetos exóticos sin horizonte. que, para un observador externo, serían muy parecidos a un
agujero negro.
Para caracterizar los ecos generados por estos agujeros de
La existencia de gusano, calculamos sus modos cuasinormales, el equivalente a
las «notas principales» que produce un sistema disipativo (uno

horizontes de sucesos que pierde energía con el tiempo). Cada uno de esos modos
viene caracterizado por una frecuencia (el «tono» de la nota)

plantea serios
y por el tiempo característico que esta tarda en extinguirse.
Como analogía, consideremos que le damos un martillazo a
una campana. Esta comenzará a vibrar y emitirá un sonido que,
problemas debido poco a poco, se irá desvaneciendo. Si conocemos todos los modos
cuasinormales de la campana, podremos deducir el sonido que

a lo que se conoce emitirá al golpearla. De igual modo, si sabemos cuáles son los
modos cuasinormales de un agujero de gusano (o de cualquier

como «paradoja de la
otro tipo de objeto compacto), podremos determinar la forma
de las ondas gravitacionales que generará.
Nuestro trabajo halló que las frecuencias cuasinormales de

información» de los los agujeros de gusano son muy distintas de las de un agujero
negro. Sin embargo, los modos que más se excitan en los ecos son

agujeros negros aquellos más cercanos al modo fundamental (el más relevante)
del agujero negro. Esto último constituye una predicción con-

Junio 2019, InvestigacionyCiencia.es  25


O B S E R VA C I O N E S

Cómo desenmascarar a un impostor


Las ondas gravitacionalesprocedentes de las colisiones de obje- Si el objeto resultante fuese un agujero negro, la señal debería
tos compactos presentan tres regímenes diferenciados, cada uno extinguirse por completo justo después, ya que el horizonte de
de pocas fracciones de segundo de duración. El primero corres- sucesos «engulliría» todas las oscilaciones posteriores (arriba).
ponde a la situación previa al choque, en la que ambos astros orbi- Sin embargo, si el supuesto horizonte exhibiese algún tipo de
tan rápidamente en espiral en torno al centro de masas común. El estructura, al cabo de cierto tiempo comenzarían a observarse
segundo refleja la fusión de ambos objetos en uno solo, mientras «ecos» atenuados de la señal inicial (abajo). Su detección supon-
que el último procede de las vibraciones del nuevo astro que se dría una prueba casi definitiva de que el objeto final no es un
ha formado tras la colisión. agujero negro.

Agujeros negros

Órbita en espiral Fusión Vibraciones Estado final


estacionario
Valor de la señal

Extinción
de la señal

Predicción teórica Tiempo


Señal observada (con ruido de fondo)

Objetos compactos de otro tipo

Órbita en espiral Fusión Vibraciones Oscilaciones


posteriores
Valor de la señal

Ecos

Predicción teórica Tiempo


Señal observada (con ruido de fondo)

¿Qué dicen los datos?


investigación y ciencia

 arios estudios recientes han apuntado que los resultados obtenidos hasta ahora por los experimentos LIGO
V
y Virgo serían compatibles con la existencia de ecos. Por el momento, la presencia de ruido de fondo impide
distinguir entre ambas posibilidades, pero los datos futuros deberían permitir zanjar la cuestión.

26  INVESTIGACIÓN Y CIENCIA, junio 2019


Algunos autores Es importante señalar que la mayoría de alternativas pro-
puestas a los agujeros negros, incluidos los agujeros de gusano,

afirman que presentan algún tipo de dificultad. Entre ellas, la ausencia de


modelos dinámicos que nos digan cómo se forman; la necesidad

un tratamiento
de incluir materia con propiedades exóticas para explicar su
existencia; o problemas de estabilidad de la solución. Todo ello
hace que la impresión mayoritaria entre la comunidad cientí-
estadístico apropiado fica sea que la existencia de ecos resulta muy improbable. A
pesar de que los agujeros negros también representan desafíos

de las señales de LIGO teóricos importantes, sobre todo en situaciones en las que la
mecánica cuántica desempeña un papel relevante, la mayoría

y Virgo ya revela de los expertos esperan que las señales detectadas por LIGO y
Virgo sean plenamente compatibles con ellos. Sin embargo, la

la existencia de ecos
posibilidad de poner a prueba esta hipótesis hace imperativo
considerar modelos alternativos.
Sorprendentemente, algunos autores, como Afshordi y sus
colaboradores, aseguran que los ecos ya han sido detectados.
creta que podría ponerse a prueba experimentalmente y usarse Afirman que un tratamiento estadístico apropiado de las señales
como guía para caracterizar las señales. De hecho, esta propie- registradas por LIGO y Virgo revela que dichos ecos aparecen en
dad nos permite establecer un algoritmo sencillo para modelizar todos los eventos observados hasta ahora. Otros investigadores,
la forma que tendrían los ecos gravitacionales. Aunque nuestro incluidos algunos de la propia colaboración LIGO, han plantea-
análisis se centra en el caso de los agujeros de gusano, la cons- do dudas sobre semejante conclusión, aunque hasta ahora no
trucción puede extenderse a cualquier tipo de objeto exótico han podido refutarla de manera definitiva. En este sentido, es
suficientemente compacto. importante subrayar que LIGO y Virgo emplean complejísimos
Al mismo tiempo, nuestro estudio considera por primera vez dispositivos y procedimientos para eliminar el ruido de fondo
los efectos de la rotación en la señal. Estos son fundamentalmen- que empaña las señales, por lo que determinar si los presuntos
te dos: el «desdoblamiento» de las frecuencias características y ecos han sido detectados ya o no constituye una tarea extrema-
la aparición de modos inestables. El primer fenómeno es similar damente complicada.
al efecto Zeeman de la física atómica (la separación de las líneas En todo caso, en lo que sí parece haber consenso es en que
espectrales de un átomo en presencia de un campo magnético). la existencia de ecos podrá confirmarse o refutarse de forma
Quiere decir que, en ausencia de rotación, hay modos de vibra- casi definitiva en los próximos años. Ello será posible toda vez
ción distintos que, por coincidencia, tienen la misma frecuencia. que LIGO y Virgo hayan acumulado más datos, mejoren la pre-
Sin embargo, cuando el objeto rota, esa coincidencia desaparece cisión de sus dispositivos y una nueva generación de detectores
y las frecuencias se separan, lo que produciría efectos observa- entre en funcionamiento. Por primera vez, nos hallamos ante
bles. Por su parte, la aparición de modos inestables implica que las puertas de responder empíricamente a una de las preguntas
hay modos de vibración cuya magnitud crece con el tiempo en más fundamentales sobre la naturaleza de la gravedad. Una
lugar de desvanecerse. No obstante, según nuestro cálculo, tales respuesta contraria a las expectativas supondría una revolución
modos serían inobservables en la práctica. de dimensiones copernicanas.

SE ÑAL Y RUIDO
Una limitación de nuestro estudio es que no proporciona la
forma exacta de la onda gravitacional, sino la de otro tipo de
onda conocida como «perturbación escalar», correspondiente al PARA SABER MÁS

comportamiento de una partícula de prueba en el espaciotiempo Gravitational-wave signatures of exotic compact objects and of quantum
que estamos considerando. Ello se debe a que calcular la forma corrections at the horizon scale.Vitor Cardoso et al. en Physical Review D,
precisa de las ondas gravitacionales generadas por objetos en vol. 94, art. 084031, octubre de 2016.
A recipe for echoes from exotic compact objects.Zachary Mark et al.
rotación que no son agujeros negros constituye un problema de en Physical Review D, vol. 96, art. 084002, octubre de 2017.
enorme complejidad que aún no está resuelto, por lo que este Echoes from the abyss: Tentative evidence for Planck-scale structure
ha sido el enfoque adoptado hasta ahora por la mayoría de los at black hole horizons.Jahed Abedi, Hannah Dykaar y Niayesh Afshordi
investigadores. La idea es que las propiedades cualitativas de en Physical Review D, vol. 96, art. 082004, octubre de 2017.
Echoes of Kerr-like wormholes.Pablo Bueno, Pablo Cano et al. en Physical
la señal que estamos analizando deberían quedar plasmadas en
Review D, vol. 97, art. 024040, enero de 2018.
dicha aproximación. Con todo, esta dificultad deberá ser abor- Black hole echology: The observer’s manual.Qingwen Wang y Niayesh
dada si queremos deducir exactamente el patrón que veremos Afshordi en Physical Review D, vol. 97, art. 124044, junio de 2018.
en los detectores. en nuestro archivo
Otra posibilidad consiste en ser agnóstico sobre el objeto
Singularidades desnudas.Pankaj S. Joshi en IyC, abril de 2009.
que genera los ecos y tratar de describirlos de forma sistemá-
La prueba del agujero negro.Dimitrios Psaltis y Sheperd S. Doeleman en IyC,
tica, como el año pasado hicieron Qingwen Wang y Niayesh noviembre de 2015.
Afshordi, del Instituto Perimeter de Física Teórica, en Waterloo. La observación de ondas gravitacionales con LIGO.Alicia M. Sintes y Borja
Aunque este método es más sencillo y práctico, también nos Sorazu en IyC, febrero de 2017.
proporciona menos información, pues significa que, aunque Las teorías de la gravedad tras la tormenta cósmica.Miguel Zumalacárregui
Pérez en IyC, junio de 2018.
detectemos los ecos, no sabremos con precisión a qué tipo de
objeto corresponden.

Junio 2019, InvestigacionyCiencia.es  27