Sie sind auf Seite 1von 5

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA EDUCACIÓN


LICEO BOLIVARIANA EZEQUIEL BUJANDA

INTEGRANTES:

YEHYSA MENDOZA #29


YESICA MADRIT #10
YENNYMAR GARRIDO #8
GRESIA ESCALONA #1
YARLIN LINAREZ #27

MATERIA: HISTORIA UNIVERSAL


2do AÑO ``C´´
VIAJES DE EXPLORACIÓN

Antecedentes
Principales Viajes de Exploración Durante los siglos XV y XVI.
Cuatro países son responsables de los viajes de exploración de los siglos XV y
XVI: Portugal, España, Inglaterra y Francia: Las exploraciones abarcan unos ciento
veinte años (1416 a 1536). Desde fines del siglo XV (1492) la ruta se dirige al
nuevo continente de América. Los territorios explorados comprenden: costas,
desembocaduras de ríos caudalosos, islas, penínsulas, estrechos, istmos y océanos.
Con las exploraciones pasaron a la historia, con mayor o menor importancia,
nombres como los de Cristóbal Colon, Hernando de Magallanes, Vasco de Gama,
Pedro Álvarez Cabral, Vasco Nuñes de Balboa, Juan Caboto, Juan de Verrazzano,
Jacques Cartier. Para la historia de Venezuela se agregan al nombre de Colón los de
Americo Vespucio, Alonso de Ojeda, Cristóbal Guerra, Pedro Alonso Niño, entre
otros.

A continuación doy una síntesis del aporte por países y me detengo un poco mas en
el llamado "Descubrimiento" y en la exploración de las costas Venezolanas.

Portugal y su imperio costero (1416-1520)

Entre 1416 y 1520 el Reino de Portugal se transformó en un gigantesco imperio


costero que abarcó el Oeste, Sur y Este de África, el Sur de Asia hasta China, y, de
América, el actual Brasil.
El principal promotor de las exploraciones fue Enrique El Navegante, al frente de
la escuela Náutica de Sagres, de que ya se ha hablado. Las exploraciones
continuaron después de su muerte (ocurrida en 1416) hasta 1520, en que se llego
hasta la costa China.
Entre los hechos más importantes de la exploración portuguesa están:

 El cruce del Cabo de Buena Esperanza, al Sur de África, en sentido Oeste-


Este, por Bartolomé Díaz (1487).

 La llegada al Sur de la India por Vasco de Gama (1497).

 El desembarco de las costas de Brasil por Pedro Álvarez Cabral (1500)


cuando, por la vía del Sur de África, iba en viaje hacia la India, y se desvío.
CAUSAS DE LOS VIAJES DE EXPLORACION

Múltiples fueron las causas que desencadenaron en la llegada de los europeos a este
continente, desconocido para ellos. Algunas de ellas:
 la necesidad de encontrar una nueva ruta para llegar al Lejano Oriente debido a la
dominación turca y la consiguiente dificultad para conseguir algunos productos:
perlas, porcelanas, sedas, oro, plata, algodón azúcar y sobretodo especias, tan
importantes para la conservación de los alimentos.
 los avances tecnológicos en la navegación, que propiciaron e hicieron posible los
viajes: las carabelas, la brújula, el astrolabio, las cartas de navegación, otros.
 la búsqueda de nuevos territorios para la expansión de la fe cristiana
(evangelización).
 el creciente interés por la obtención de riquezas.

VIAJES DE ESPAÑOLES (1492-1504)

Los agentes principales del Descubrimiento de América fueron los Reyes Isabel de
Castilla y Fernando de Aragón y el navegante genovés Cristóbal Colon. Los Reyes
costearon y respaldaron la hazaña. Colon intentó, en vano, conseguir el apoyo de
otros gobiernos, especialmente el Portugal, antes de obtener el de los Reyes
Católicos.
Colon esta en escena por sus viajes al Nuevo Continente durante doce años: 1492-
1504. En ese periodo realiza cuatro travesías y llega a las zonas siguientes:
Primer Viaje (1492-1493), con tres nave y 120 hombres: isla de Guanani (hoy
Watting, en las Bahamas), llamada por el San Salvador; Cuba y Santo domingo
(llamadas, respectivamente, Juana y la Española).
Segundo Viaje (1493-1496), con diecisiete naves y mil quinientos tripulantes:
Antillas Menores, Puerto Rico, Cuba, Santo Domingo y Jamaica.
Tercer Viaje (1498-1500), con seis navíos, de los cuales manda tres directamente
a La Española: Sur de Trinidad, entra al Golfo, tiene contacto con los ind en la costa
de la Península de Paria (Puerto de Macuro); describe la zona con la admiración de
la belleza del paisaje y las características físicas de los indígenas. Sale por la boca
de Dragos, pasa a Cubagua, donde descubre los placeres de perlas; pasa al Sur de
Margarita y sigue a Santo Domingo. Es la primera vez que Colon llega
a tierra firme, aunque no esta seguro, le parece que es así porque, en el Golfo de
Paria, tiene la sensación de la desembocadura del Orinoco.
Cuarto Viaje (1502-1504), con cuatro naves y ciento cuarenta tripulantes: Cuba,
Honduras, Costa Rica, Panamá y Jamaica
VIAJES PORTUGUESES

El mítico Oriente sólo pudo volver al pensamiento de los europeos una vez que se
inventaron en la península Ibérica la carraca y posteriormente la carabela.
Este afán explorador se debe a una serie de causas. La más probable es la búsqueda
de nuevas rutas para el comercio de especias sin depender de las caravanas
terrestres que cruzaban Asia, donde las cambiantes condiciones políticas podían
interrumpir en cualquier momento el suministro. Los monetaristas sostienen que el
motivo principal que dio inicio a la Era de las Exploraciones fue la grave reducción
de la cantidad de metal precioso que existía en Europa. La economía europea
dependía de la circulación de moneda de oro y plata pero su escasez había sumido a
Europa en la recesión. Otro de los factores fue la prolongada guerra de la
Reconquista contra los estados musulmanes de la península Ibérica. Para los
cristianos hispánicos era vital para la supervivencia poder sobrepasar la esfera
territorial de los estados islámicos. Al mismo tiempo aprendieron mucho de sus
vecinos árabes. En la carraca y la carabela introdujeron el uso de la vela latina,
empleada por los árabes, mejorando la maniobrabilidad de los barcos. También a
través de los árabes se redescubrió la obra de los geógrafos griegos de la
antigüedad, dando por primera vez a los europeos una idea aproximada del contorno
de África y Asia.
El logro de Vasco de Gama fue encontrar la ruta marítima a la India por el
Este, Oriente, doblando el cabo de Buena Esperanza que había descubierto su
compatriota Bartolomé Días.
La primera gran oleada de expediciones fue enviada por Portugal bajo el mandato
de Enrique el Navegante. Internándose en pleno Océano Atlántico se descubrieron
las Islas Madeira en 1419 y posteriormente las Azores en 1427, convirtiéndose
ambas en colonias portuguesas. El proyecto de Enrique el Navegante consistía en
explorar la costa occidental de África. Durante siglos las únicas rutas comerciales
entre África Occidental y el mundo del Mediterráneo cruzaban el Desierto del
Sahara. Estas rutas estaban controladas por los estados musulmanes del norte de
África, viejos rivales de Portugal. Los portugueses esperaban comerciar
directamente con África Occidental por la vía marítima, evitando así los territorios
islámicos. Los navegantes portugueses progresaban lentamente pero con seguridad,
consiguiendo cada año avanzar algo más hacia el sur. En 1434 se salvó
definitivamente el obstáculo que suponía el cabo Bojador. En el lapso de dos
décadas se había vencido la barrera del Sahara y dio comienzo el comercio de oro y
esclavos en lo que hoy es Senegal. El avance continuó mientras se construían
fuertes en La Mina y Santo Tomé y Príncipe se convertía en la primera colonia
productora de azúcar. En 1482 una expedición al mando de Diego Cao entró en
contacto con el reino del Congo. El hito decisivo tuvo lugar en 1487, cuando
Bartolomé Díaz dobló y bautizó el cabo de Buena Esperanza, demostrando que era
posible alcanzar el Océano Índico. En 1498 Vasco de Gama cumplía ese designio
llegando a la India. La Ruta de la Seda no era ya imprescindible para acceder a los
mercados orientales.
El declive del monopolio portugués
La exploración y la colonización portuguesas continuaron a pesar de la rivalidad
con España. Los portugueses fueron los primeros occidentales que llegaron al Japón
y establecieron comercio con él. Bajo el reinado de Manuel I la corona portuguesa
inició un ambicioso proyecto para poner bajo su dominio los territorios y rutas
comerciales que habían sido declarados suyos. El plan consistía en construir una
serie de fuertes que permitirían a Portugal controlar las
principales rutas comerciales hacia Oriente. De esta forma, se establecieron
fuertes y colonias en la Costadel Oro africana, Luanda, Mozambique, Zanzíbar,
Mombasa, Socotra, Ormuz, Calcuta, Goa, Bombay, Malaca, Macao y Timor. Los
portugueses también dominaban Brasil, que había sido descubierto en 1500 por
Pedro Álvares Cabral, y que quedaba en parte en la zona portuguesa según el
"reparto" del Tratado de Tordesillas de 1494.
Portugal encontró dificultades a la hora de extender su imperio tierra adentro, más
allá de las regiones costeras, en las cuales hubo de concentrarse. El tiempo demostró
que el país era demasiado pequeño como para sostener la dotación económica y de
hombres que eran necesarias para una empresa tan colosal. Las fortalezas
establecidas por todo el mundo enfrentaban una falta de hombres y de
equipamientos crónica. No fue posible competir con naciones más potentes que
poco a poco fueron irrumpiendo en los dominios portugueses. Sus días de
cuasimonopolio comercial con Oriente estaban contados. La hegemonía portuguesa
en Oriente fue quebrada por los exploradores holandeses, franceses e ingleses, que
no tomaron en consideración el reparto del mundo hecho por el Papa. En 1580 el
rey español Felipe II accedió también al trono portugués como heredero a la Corona
tras el fallecimiento sin descendientes de su primo Sebastián (Felipe II era nieto de
Manuel I de Portugal). La combinación de ambos imperios era demasiado enorme
como para seguir incontestada y también como para hacer frente al desafío de
responder.
Algunas posesiones portuguesas se perdieron o quedaron restringidas por las
colonias holandesas y británicas vecinas, principalmente en África Occidental,
Oriente Medio y el Lejano Oriente. Bombay fue entregada a los ingleses en calidad
de regalo de bodas. Las colonias en las que la presencia de los portugueses fue real
(Macao, Timor Oriental y Goa, Angola, Mozambique y Brasil) siguieron en manos
portuguesas. Los holandeses llegaron a controlar casi la mitad de Brasil, siendo
finalmente rechazados.