Sie sind auf Seite 1von 6

ENCUETROS....

Amores y desamores...

1º encuentro.
La fecha de este primer encuentro creo que la he olvidado, aun no estoy segura
siquiera hace cuantos años sucedió, las sircuestancias y la situación en
ocasiones son confusa, pero poco a poco se hará o se tratara de hacer memoria
para relatar de la mejor manera los sucesos...sucedió una noche aun estábamos,
todos juntos, y mas jóvenes que ahora... ella se encontraba como de costumbre
con su pelo negro recogido (pues como ahora) le molestaba el pelo suelto, un
Jean azul oscuro, las botas que se amoldaban a su pie con gran comodidad su
camiseta no la recuerdo; aun que tengo la impresión de que era de color rojo,
charlaba un rato con una de sus amigas acordándose de uno de esos hombres
que se clava en el pecho... tenia un poco de gripa la que la hizo lagrimear por
un instante, estaban en la cocina de él, aquel, que tiempo atrás por
coincidencias de la vida y una mujer se había convertido en su mejor amigo, y
con el cual compartía muchas cosas como la afición a la fotografía, y el amor
por la imagen... aun que en la actualidad ella esta segura que la que sigue
engomada con eso es solamente ella...de pronto y en medio del agite de la risa
y una lagrima que se deslizaba sobre sus mejillas por accidente entra él, mira a
las dos muchachas y con una mirada tierna y una mano en la mejilla de ella le
dice: "¿que pasa?¿por que estas llorando?.... ella se mira con su amiga y suelta
un sutil sonrisa que apenas se denota en los labios y las dos mirándolo le
responden: "nada es martín"... él dice: por eso esta llorando; que hubo parce,
se embobó, pilas con eso, venga pa`ca mejor" y sale de la cocina, las dos
jóvenes sueltan una carcajada y salen detrás de él... la noche sigue. Ella, habla,
baila y se ríe como de costumbre estruendosamente junto a él alto, de cabellos
medios largos y desordenados, con una sonrisa ancha y su cuerpo delgado, él la
abraza como en otras ocasiones lo había hecho, lo que para ella es totalmente
norma, en el toca discos suena una de las canciones favoritas de sus amigos y
todos la cantan con fuerza, ella se para junto a las escalas de la habitación
donde se encuentran sus otras amigas, se ríen con malicia hablando de cosas de
manes.... que en realidad no interesan si no a ellas... de pronto su amiga le dice:
"¿vamos ya?" ella mira sentada en las escaleras, la hora que marca el gran reloj
encima de la puerta... son las 10:00 p.m. espérate un rato mas... vuelven donde
están sentados todos sus amigos, él le hace espacio al lado suyo, a ella y a su
amiga, conversan un rato y de pronto se cruzan las miradas sus penetrantes ojos
negros atraviesan todo su rostro y se posan justo sobre los de ella que lo mira
sonriente... su amiga la mira y le hace un gesto de retirada, ella acepta, voltea y
le dice a él: "bueno parce hablamos después." se para y se arregla el pantalón,
la camiseta, toma su chaqueta se verifica la billetera, y se acerca para darle un
beso de despedida, él la toma del brazo y la vuelve al lugar que se encontraba
sentada de un solo golpe... la mira con sus grandes ojos y le dice al oído: "aun
no te puedes ir", ella lo mira con extrañeza y le dice en tono un poco sarcástico:
... Si! y por que?, él esta mirando hacia el toca discos tratando de buscar una
canción, voltea de repente y le dice con una sonrisa dibujada en la boca : "es
que...(vacila) usted tiene una cita en quince minutos" ella lo mira sorprendida y
en tono burlón le dice: "¡a si!... ¿y eso con quien?" él calla y vuelve a sonreír
suavemente; mueve indiferente sus hombros mientras mira al centro de la sala
en donde se encuentran unos de sus amigos bailando... y dice: " a no! lo único
que se es que usted de aquí no sale." ella se ríe de forma picarona y se acerca a
su amiga que desde hace un rato la espera en la puerta... su amiga la hace un
gesto de vamos, pero ella la detiene y le dice: "no parce valla usted que no me
dejan ir" su amiga la mira extrañada y le dice: ¿como así? ella: a... yo no se,
dizque tengo una cita y tengo mucha curiosidad"..."con quien?" pregunta su
amiga... “a yo no se, pero valla y mañana le cuento" se despidieron. Ella vuelve
al sitio donde se encontraba sentada junto a él , y continua hablando con uno
de sus recientes amigos, digo resiente por que no hace tres meses que lo
conoce, conversan un rato... ella va a la cocina o servirse un vaso de agua,
cuando regresa, su nuevo amigo le dice al oído, su cita esta en el cuarto del
fondo, ella detiene el sorbo de agua que iba a tomarse y lo mira extrañada
como interrogándolo frente a la comunicación que le acaba de hacer, él la mira
y le dice “valla pues”, ella se levanta pone el vaso de vidrio en la mesa ubicada
en la sala y se encamina por medio de sus amigos hacia el corto corredor que
la conducirá finalmente a su cita, demasiadas cosas pasan por su cabeza en ese
instante, aunque ella trata inútilmente de poner su mente en blanco para no
pensar en nada... llega a marco de la puerta de la habitación, y se detiene,
observa a la gran cama y esta él, recostado como si fuera una Venus como
pintado por Tizioano o las mismas majas de Goya... ella lo mira como
decepcionada y con un gesto de indiferencia. Frente a la situación se siente
incomoda cruza los brazos pero no puede dejar de mirarlo a él, como un adonis
recostado sobre la cama, pasan unos minutos ninguno de los dos se mueve;
solo se miran, de pronto el silencio es roto por la vos de él que dice en forma
interrogativa “¿Qué te parece tu cita?”, ella lo mira despectivamente y gira su
cuerpo para irse, pues piensa que ahí no hay nada mas que ver, él sin que ella lo
espere salta de la cama y la detiene apretándola entre sus brazos por la cintura,
le susurra unas palabras, que ya mi memoria a olvidado, en el oído; ella no
hace nada para rechazarlo esta paralizada, completamente inmovilizada, son
demasiadas cosas las que se le vienen a la cabeza para pensar y detenerlo, él
comienza a besarla de repente y sin que ella tome resistencia solo y sin saber
por que se deja llevar por lo que su amigo, su mejor amigo, esta proponiendo.
De repente él le susurra al oído, “!quieres ir arriba?”... ella invadida por el
éxtasis del momento y sin pensarlo hace un gesto de aceptación, él pide que
suba por las escaleras de la cocina, mientras él lo hará por las de la sala, para
que no sospechen nada. Ella sale de la habitación, atraviesa un poco aturdida el
corredor pero en su rostro se dibuja una pequeña sonrisa, por un instante su
mente esta en blanco y mientras atraviesa en medio de sus amigos el sonido
que sale del toca discos y las confusas voces parloteando ya no los escuchan
sus oídos, se dirige a la cocina, allí toma un vaso de agua con rapidez y sube
con despacio por las pequeñas escaleras en espiral que conducen a la zona de
ropas, mientras espera, su mente vuelve a pensar en lo que esta a punto de
suceder. y de pronto ella comienza a pensar que es mejor no hacerlo, y cuando
esta decidida a bajar por las pequeñas escalas él entra por la puerta de la
habitación y la mira a los ojos, se abalanza contra ella y le da un beso como si
quisiera comérsela de un solo tajo, la abraza contra él, sujetándola de la
cintura, permitiendo que su sexo rose el de ella, la levanta un poco para
alcanzar sus pequeños pero provocativos senos, los saborea rápidamente, sin
dejar de besarla la dirige a la habitación y la tira sobre la cama, ella ya excitada
por la situación se le a olvidado por completo lo que hace unos segundos su
mente esta pensando, él comienza a besarla con rapidez pero sin
desesperación, ella piensa entre lazos rápidos detenerlo pero al ver sus ojos
negros, aquellos que brillan para ella como nunca antes había brillado... es
todo demasiado confuso, ella lo besa dulcemente y sin premura y comienza a
introducir sus pequeñas manos por esa gran espalda, sus cuerpos se juntan en
un abrazo extasiado, él besa sus pezones que a estas alturas están
completamente duros, por la situación, ella de un solo tirón cambia la posición
y ya es ella quien esta enzima de él, provocándolo con unos suaves pero
sugestivos movimientos de cadera, rozando poco a poco sus sexos, de pronto
se detiene y comienza a darle besos en los ojos y en la frente, él venerable de la
situación solo se deja llevar, ella desciende lentamente por el cuello y
generando pequeños mordiscos que le roban de su boca un gemidos tímidos y
silenciosos, aun no se si de dolor o de satisfacción, baja y se encuentra con su
ombligo, hoyo profundo en el cual introduce su lengua y lame absorta como
tratando de girarlo... cuando de pronto su sexo, esta ahí, grande , grueso, como
nunca lo hubiese imaginado, ella lo toma en sus manos y como si tuviese
experiencias en estas cuestiones comienza a generar roses, sin cesar. Sus besos
y mordisqueas entre las entre piernas, una exhalación profunda y eterna la
detiene, él con sus ojos desorbitados hace un gesto de inconformidad por su
detención y le pide que prosiga... uno a uno exhalan, el introduce su mano
dentro de los jeans oscuros de ella y levanta con la otra su blusa roja, y
comienza a intercalar caricias entre sus glúteos y los besos en sus pezones,
mientras ella magullándose todo esa carne entre la garganta, el ultimo gemido
profundo y eterno de los dos de por finalizado este primer encuentro.....

Ella se levanta se acomoda sus vestiduras, se acerca al lavado y se moja la


cara, él solo la observa como desciende por las escaleras, tranquila serena.

No se si él la piensa lo que si estoy segura es que ya no la desea....

2º Encuentro

Aquí las palabras nunca estuvieron,


por eso nunca sobraron…
El cuerpo hablo… los sentidos se
despertaron y una cama medio tendida
recibió con los brazos abiertos al deseo.
Es fácil recordar el tiempo y el espacio de este encuentro… lo que realmente
es difícil es explicar como sucedieron las cosas, y encontrar un por que a algo
que ni siquiera tiene nombre, y memoria se duda. Como todo, este encuentro no
fue planeado como algunos atrás no narrados; por el contrario ella no espera en
ningún momento cualquier contacto; con ningún él.

Una de sus mejores amigas se había graduado el día anterior y la celebración se


planeo en una finca, donde unos años atrás ella había visitado… su ser se lleno
de entusiasmo por que en realidad necesitaba algo de descanso, pues su trabajo
la tenía totalmente agobiada… Emocionada dijo se, pero lamentablemente no
podía viajar temprano… “Debía trabajar” por lo tanto su viaje se postergaría
para las horas de la tarde con su hermano y otros dos amigos.

Salieron de casa a las 6 de la tarde… les esperaba dos horas de extenuado


camino en autobús, y luego una caminata de mil demonios… al menos eso
pensaba ella, hasta hablar con sol quien le indico que él bajaría por ellos
inmediatamente llegaran a la vereda. Brisaba, por la ventanilla del autobús ella
observaba como caían suavemente las gotas de agua, sin golpear el vidrio, su
acompañante quería hablar pero ella poco, poco… sin embargo entraron en una
amena conversación que hizo mas corto el camino.

Al llegar, desdieron del autobús, se sentaron en una tienda al lado de la


carretera y pidieron unas cervezas, llamaron indicando que ya habían llegado y
se dispusieron a esperar el transporte que finalmente los llevaría a su destino.
Entre chascarrillos y unas palabras el tiempo transcurrió. De pronto apareció un
carro blanco (la marca no se la pregunte, pues estoy segura que poco o nada le
interesan esas cosas) al abrir la puerta, ella no se fijo con mucho detalle en él
quien conducía y en su amigo que le hacia compañía… solo noto la forma
jocosa con que decían las cosas… se montaron ella quedo en el medio del auto
literalmente, pues su amigo la tenia entre sus piernas en el centro del asiento de
atrás y ella quedo entre el piloto y el copiloto, de pronto unos ojos se clavaron
en los suyos y una sonrisa se dibujo en el rostro de él y una frase como esta
salio de sus boca… “ya no le voy a decir mas gordo al gordo sino cuñado” ella
lo miro esbozo una sonrisa mas de cortesía que de aprobación y comenzaron a
ascender; llovía y la carretera se encontraba un poco pantanosa, por lo que el
carro se movía con un poco de dificultad, el la miraba de cuando en cuando, ya
que la amiga exigid que no despegara los ojos de la carretera; entre los
ocupantes se esbozaban palabras sueltas, chapoteando algún tema, un chiste
suelto sobre como la estaban pasando los otros en fin… en realidad no importa
mucho.