Sie sind auf Seite 1von 7

Sistema:

Ventajas de contar con un sistema de alimentación avícola para


granjas

Son muchas las ventajas que encontramos con la instalación de un


sistema de alimentación avícola para granjas, ya que, de esta
manera, las granjas pueden realizar un completo seguimiento de la
proporción de alimento que se suministra a cada animal, y gracias al
que podrán seleccionar la cuantía adecuada que las aves deben
ingerir para garantizar que se cumplirán los objetivos de producción
establecidos, obteniendo con ello el resultado esperado.

El objetivo es ofrecer las mejores soluciones en cuanto a la


construcción de naves llaves mano de las granjas avícolas y máximo
control de ventilación, temperatura y el equipamiento de sistemas
de alimentación sistemas de bebederos, controles y sofware y
control del clima interior de la granja de pollos de la forma más
profesional.

El diseño de la granja avícola debe organizarse para proporcionar


comodidad y un entorno capaz de optimizar la producción de carne.

Los sistemas de bebederos que necesita en su explotación,


fabricamos

el material a su medida, los bebederos para pollos, patos y gallinas.


Peig Ganadera tiene la experiencia necesaria para ofrecerle los
mejores bebederos para pollos, patos y gallinas, así como el mejor
servicio en la instalación de abastecimiento y suministro de agua
para que toda su explotación funcione a la perfección. Ofrecemos
un servicio personalizado, el mejor servicio de mantenimiento con
instalación y calibración de todo su equipamiento agropecuario.

El diseño de las instalaciones de la granja avícola debe organizarse


para proporcionar comodidad y un entorno capaz de optimizar la
producción de carne.

Los sistemas de alimentación que necesita en su explotación


fabricamos

el material a su medida, las comederos para pollos, patos y gallinas.

Peig Ganadera tiene la experiencia necesaria para ofrecerle los


mejores comederos para pollos, patos y gallinas, así como el mejor
servicio en la instalación del reparto de pienso automático para que
toda su explotación avícola funcione a la perfección. Ofrecemos un
servicio personalizado, el mejor servicio de mantenimiento con
instalación y calibración de todo su equipamiento agropecuario.

Una explotación avícola tiene como objetivo la cría de gallinas,


pavos, gansos, patos, palomas, codornices, pavos reales y gallinas
para la obtención de carne o huevos
En las granjas avícolas el diseño de los sistemas de alimentación
deben garantizar un suministro de pienso perfecto para que llegue a
todos los pollos con un espacio suficiente y unas condiciones
adecuadas. El transporte automático de pienso y una proximidad de
los comederos de los pollos, son factores claves para conseguir la
tasa de conversión calculadas para de consumo de pienso. La
capacidad de plato es de 350 a 700 Kg/h. El diámetro es de 33cm.
Altura 7,50 o 6,3 cm. El tubo es de 45mm. Alimenta a 50/80
broilers.

Las CARACTERÍSTICAS técnicas del comedero para pollos

Tiene muy poca pérdida de pienso, mejora las condiciones


higiénicas para los pollos.

Reduce al mínimo los residuos de los piensos ya que los resaltes


redondeados de 4 mm impiden el pienso se salga del plato.

Reduce la mano de obra, la altura del plato debe regularse en


función de la edad del pollito, la altura del plato se regula
automáticamente en todos los platos simultáneamente en función
de la edad del animal, reduciendo de esta manera la regulación
manual en cada uno de los platos.

El comedero logra el objetivo de alimentar a los pollitos desde el


primer día sin utilizar otras fuentes de alimentación. Gracias a la
altura del plato de alto, el pollito de un día es capaz de alimentarse
a si mismo a voluntad. El diseño del comedero evita que el pollito
entre dentro del plato. Hay que educar al pollito para que aprenda a
comer desde el exterior, a través de los arcos de contención.

2 – RELACION ENTRE ENERGIA Y PROTEINA.


RELACIÓN ENERGÍA METABOLIZABLE: PROTEÍNA BRUTA

La relación energía metabolizable: proteína bruta es la cantidad de energía


(kcal) para cada un gramo de proteína de la ración (Murarolli, 2007).

Cuando los niveles de proteína bruta son reducidos en dietas isoenergéticas,


ocurre un aumento en la relación EM:PB, favoreciendo mayor deposición de
grasa corporal, hecho que contrasta la actual preocupación del consumidor
de reducir la cantidad de grasa en la dieta (Reginatto et al.2000).

La relación energía:proteína alta (149,8; 174,4 y 194,4, para las fases inicial,
crecimiento y finalización, respectivamente) en machos en los periodos de 1 a
35 días y de 1 a 48 días presentó mejor conversión alimenticia y mayor
porcentaje de grasa abdominal (Murarolli, 2007). Raciones con relación
EM:PB baja (130,0; 150,0 y 166,7 para las fases inicial, crecimiento y
finalización, respectivamente) posibilita menor tasa de grasa abdominal,
resultando en mayor cantidad de carne magra en la canal, lo que es de gran
ventaja para el mercado consumidor y para el productor en relación al costo-
beneficio (Murarolli, 2007). Según Mendonça et al. (2008) la relación calórica:
proteica recomendada para machos Isa Label en la fase inicial es de 128 y
Mushtaq et al., (2015) deducen que el mejor rendimiento zootécnico puede
obtenerse con una relación de 11,4 EM/PB y 1,05% de lisina manteniendo
todos los otros AA constantes bajo condiciones subtropicales de verano.

La relación energía/proteína
La relación energía/proteína en las dietas experimentales que
examinaron el efecto de la energía tiene repercusiones importantes
sobre la respuesta de los pollos. Los experimentos han seguido
generalmente o bien el enfoque de proporcionar unos aminoácidos digeribles
o totales por encima de los requerimientos o bien
equilibrar los aminoácidos de acuerdo con el nivel de energía. Este
último enfoque se basa a menudo en el supuesto de que las aves
tienen la capacidad de mantener la ingesta de energía mediante el
ajuste del consumo de pienso. Si esto es incorrecto, como se discutió
anteriormente, o la respuesta es impredecible debido a otros
factores, este enfoque puede producir resultados no válidos porque
las dietas de energía más bajos serían deficientes en aminoácidos.
La respuesta del broiler se ve afectada por el factor más limitante
en la dieta, por lo que las dietas que contienen niveles insuficientes
de los aminoácidos indispensables o de energía tendrá un potencial
de respuesta menor. La división de energía y proteína para fines
de mantenimiento y de producción se ve afectada, sin duda, por
el equilibrio de la dieta. El efecto ahorrador de la energía sobre la
proteína -o los aminoácidos- es un buen ejemplo de la partición
del cambio ya que menos proteína se utiliza para satisfacer las
necesidades de energía, al dirigirse más hacia el crecimiento y la
acumulación de tejido magro.
El uso de la relación energía/proteína para la descripción de
la relación entre estas dos fracciones importantes de la dieta es
ya desfasado, como no sea para hablar de la misma en términos
generales. Más pertinente es describir la relación de la energía con
los niveles de aminoácidos digeribles ideales -los limitante- y los
niveles mínimos de proteína para suministro de nitrógeno para la
síntesis de los aminoácidos no esenciales.
La energía y la proteína son los componentes
más caros de las dietas de broilers, destacando
aquella por la mayor competencia por los principales alimentos que la
aportan. Esta realidad
no es probable que cambie en el futuro cercano
y como el sector avícola debe responder a la
demanda mundial de proteína animal de alta
calidad, el uso eficiente de los ingredientes será
de suma importancia.
En particular, cada vez será más importante
conocer la cantidad de energía necesaria para
el mantenimiento y la producción, así como el
equilibrio entre la energía y el contenido ideal
de aminoácidos.
En nuestra opinión, la investigación para
proporcionar esta comprensión debe basarse en
los genotipos actuales y las prácticas del sector
del broiler y evitar los factores de confusión que
reducen su valor.

3 – Conversión alimenticia.
La alimentación de las aves de corral depende del uso que se les
pretende dar. Así tenemos que la alimentación (de crecimiento y de
producción) puede ser tecnificada y semi-tecnificada, en la cual son
alimentadas con raciones o alimentos balanceados (de alta calidad),
en las que se incluyen granos como el maíz y el sorgo, pastas de
soya, suplementos vitamínicos, promotores de crecimiento,
minerales, intenso uso de medicinas como vacunas, antibióticos,
desparasitantes, etc. En la avicultura industrial más del 75% de los
costos de producción están representados por alimentos y
medicinas. Para aumentar un kilogramo de peso, un pollo de
engorda consume de 1.9 a 2.1 kilogramos de alimento balanceado.
Por otra parte para producir un kilogramo de huevo una gallina
requiere consumir 2.200 kg de alimento balanceado. Normalmente
la alimentación de las aves de traspatio consiste de granos de maíz,
trigo o sorgo, sobrantes de comida como la tortilla y el pan,
desperdicios de frutas y verduras, algunos forrajes o hierbas,
insectos, lombrices y algunos gusanos. Pero en todo caso la dieta de
las gallinas debe incluir fuentes adecuadas de energía y proteína
que son vitales para su desarrollo normal. Los alimentos que se
pueden utilizar como fuentes de energía son principalmente los
granos de cereales (maíz blanco o amarillo, sorgo, arroz, trigo,
cebada). También se pueden utilizar subproductos como el salvado
de maíz, de trigo o pulido de arroz, aunque su empleo debe ser
limitado, por contener mucha fibra. El cereal combinado con harina
de yuca puede constituir una buena fuente de energía. La harina
deshidratada de plátano verde es también utilizada como fuente de
energía, así como la papa cocida y molida. La melaza de caña puede
utilizarse en forma limitada, pero no más del 10%, porque provoca
diarreas. Una recomendación generalizada es que en su dieta diaria
las aves consuman entre 2750 y 2800 kcal de energía metabolizarle
por kilogramo de peso del animal. Como fuente de proteína se
puede emplear la alfalfa molida (la limitación de ésta fuente es su
alto contenido en fibra). Sin embargo, las mejores fuentes de
proteínas son las de origen animal como la harina de pescado, de
hueso o de sangre. Otras fuentes de proteínas pueden ser las pastas
de oleaginosas, como las de soya, pepitas de calabaza, ajonjolí,
cacahuate, girasol y cártamo. Durante la etapa productiva de las
gallinas una dieta balanceada contiene entre 16 y 18 % de proteína
cruda, así como alrededor de 2 % de calcio y 0.4 % de fósforo
asimilable