Sie sind auf Seite 1von 2

SEMANA VOCACIONAL.

ORACIÓN DE LA NOCHE 1

TE NECESITO… PARA SER MI TESTIGO. Semana Vocacional

6 MAYO (Martes)
Ambientación:
Hemos comenzamos la Semana Vocacional. Nos va a acompañar un lema que Dios nos dirige a cada uno:
TE NECESITO…
A mucha gente vocación le suena a algo que solo tiene que ver con curas y monjas, pero no es
así. Vocación es creer que cada persona está LLAMADA a algo en la vida; a algo muy concreto que es
lo que más feliz le hará y como más feliz hará a los demás. Para los cristianos, está llamada siempre
viene de Dios, que nos conoce mejor que nadie. Y esto vale para cualquier edad: pequeños, jóvenes y
adultos. Porque se refiere a la profesión que eliges pero también a tu estilo de vida, a dónde y cómo
vives, a qué dedicas tu tiempo libre… En fin… Vamos a pedir a Dios que nos abra el oído y el corazón.
Ojalá todos podamos escuchar un poco mejor a qué somos llamados en la vida.
Cristo, no tienes manos:
Tienes sólo nuestras manos
para realizar hoy tu tarea.
Cristo, no tienes pies:
Tienes sólo nuestros pies
para guiar a los hombres en su camino.
Cristo, no tienes labios:
Tienes sólo nuestros labios para anunciar,
la buena nueva a los hombres de hoy.
Cristo, no tienes recursos:
Tienes sólo nuestra ayuda para lograr
que todos los hombres
lleguen a ti y se sientan hermanos.
Nosotros somos la única Biblia
que todos los hombres siguen leyendo;
somos el único mensaje de Dios
escrito en obras y palabras.
(Texto del siglo XVI)
7 DE MAYO (Miércoles)
Ambientación:¿Alguna vez has pensado que Dios pueda necesitarte para algo? Dedica algún rato esta
semana a pensarlo… quizá te sorprendas.

Un joven le preguntaba a Dios: Señor, sé que tú eres mi creador, que me has dado todo a cambio de nada, que
contigo nada me podrá faltar, pero sabes, tengo una profunda duda, ¿Señor, tú me necesitas?, si tú lo eres todo,
me pregunto, siendo yo un ser tan pequeño e insignificante ¿podré servirte de algo? ¿Acaso me necesitas?
- Hijo mío, yo te necesito.
- Pero Señor, soy solamente uno más entre 5.500 millones de seres humanos, soy tan infinitamente insignificante
que no me explico por qué dices que me necesitas.
-Te he dado una importante misión que cumplir, la cual debes realizar libremente y con amor.
- ¿Una misión?, no entiendo, ¿acaso no puedes hacer el mundo como tú quieres?, sé que tu poder es ilimitado.
- Hijo mío, te necesito, porque sin tus ojos no podría mirar con ternura, sin tus manos no podría consolar a los
tristes, sin tus manos no podría acariciar, dar la ternura que tantos necesitan, no podría cerrar tantas heridas y
acunar a un niño al momento de nacer.
Sin tus labios no podría pronunciar palabras de consuelo, sin ellos no se podría predicar la verdad, defender a los
pobres, sin tu voz no podría hacer llegar mis mensajes a toda la humanidad, ¿no te das cuenta que te necesito?
El joven le interrumpió: Señor, entonces es cierto, tú me necesitas, me siento más importante que nunca, te
prometo que descubriré mi misión y seré parte digna de tu creación.
Finalmente Dios, con voz suave le dijo: Tú eres mi esperanza, vive con libertad y nunca lo olvides: tú eres mis
manos, mis labios, mis pies, mi corazón… hoy.
El joven, con una sonrisa en sus labios y con una profunda esperanza, finalmente se durmió.

1
SEMANA VOCACIONAL. ORACIÓN DE LA NOCHE 2

8 DE MAYO (Jueves)
Ambientación:
Recordamos el lema de esta semana: TE NECESITO. Y podemos preguntarnos…¿Es verdad que Dios necesita de
mi?. Pues sí, es una verdad bien cierta que Dios pide nuestra colaboración. El Dios que creó el Universo con sólo
decir: ¡Hágase!..., el Jesús que calmó el viento y las olas con decirles: ¡Quietos!..., ese Dios, ese Jesús, nos está
necesitando ahora para realizar su obra.
Podemos recordar una anécdota de después de la Guerra Mundial. La iglesia había quedado destrozada. Sobre todo,
una imagen de Cristo Crucificado se hallaba mutilada completamente. Y reconstruido el templo y restauradas las
imágenes, el párroco dejó aquel Cristo venerado tal como estaba. ¡Le faltaban nada menos que los brazos! Los
feligreses se lo reclamaban.
- ¿Y los brazos del Cristo? ¿Así nos va a dejar esa imagen?...
- Sí; va a quedar así. Los brazos de Cristo vais a ser vosotros…
¡Qué bueno eres, Señor, que necesitas de mí! Siendo tan poca cosa yo, y Tú tan inmenso, me dices: ¡te necesito!...

9 DE MAYO (Viernes)
Ambientación:
Cada día estás tomando decisiones que van llevando tu vida por un lado o por otro y que van
conformando el tipo de persona que quieres ser en la vida. Unos seréis cristianos de verdad; otros
decidiréis no creer en Jesús o vivir como si no creyérais. Alguno, quizá se plantee dedicar su vida entera
al Evangelio y a los demás. Otras querréis formar una familia y educar a vuestros hijos en la fe. Sea
como sea, no olvidemos nunca esto: nuestra vida puede ser luz para la gente o puede añadir oscuridad a
la que ya hay. El Señor te invita a dejar que tu luz brille de verdad. Tú tendrás que pensar cómo hacerlo.

Haz latir nuestro corazón, Señor.


Enséñanos a vivir desde dentro,
desde lo profundo de cada uno,
donde Tú habitas.
Enséñanos a ser personas auténticas, transparentes,
comprometidas con la vida y con los
demás, tejedoras de color y de luz. Testigos de tu Reino.
Ayúdanos a se personas con corazón.

10 DE MAYO (Sábado)

Señor, ayúdanos a mirar como Tú miras;


a escuchar como Tú escuchas;
a sentir como Tú sientes;
a poner el corazón
en todo lo que somos y hacemos.
Gracias por el don de la libertad y el amor; por el
don de la vida;
por cada persona que has puesto
en mi camino,.
No permitas, Señor, que el corazón se me cierre.
Haz que en mi interior siempre pese más
el Bien que el mal; la Verdad que el engaño;
la Esperanza que el desánimo;
la Fe que la duda.
Porque en todo lo que es auténticamente bueno,
estás siempre Tú,
PONIENDO TU CORAZÓN.
Ayúdame, Señor, a descubrir mi verdadera vocación. Amén