Sie sind auf Seite 1von 6

SALMO 101 – LA DETERMINACIÓN DE UN

REY A UN GOBIERNO JUSTO


Este salmo esta titulado, Un salmo de David. Alexander Maclaren describe un trasfondo posible
para este salmo: “Él había subido al trono recientemente. Los abusos y la confusión de los últimos y
problemáticos años de Saúl tenían que ser reformados. El nuevo rey sentía que él era el virrey de Dios;
y aquí declara que se esforzará para que su reino sea una copia del de Dios.”
David fue ungido como rey tres veces. Samuel ungió a David cuando era un joven, fue más bien como
una profecía de lo que sería su ministerio y futuro (1 Samuel 16:13 ). Después de la muerte de
Saúl, fue ungido rey sobre la tribu de Judá en Hebrón (2 Samuel 2:4 ). Siete años después fue
ungido rey sobre todas las tribus de Israel (2 Samuel 5:3 ). Antes de que tomara el trono sobre todo
Israel, él tuvo mucho tiempo para pensar acerca de qué clase de rey quería ser.
“En Europa llegó a ser conocido como ‘El salmo del príncipe,’ debido a la preocupación de la
conducta apropiada de un magistrado cristiano, un príncipe, o un rey.” (VanGemeren)
“Yo estaba sorprendido al descubrir que Martin Luther había hecho una exposición del salmo que se
extiende por ochenta páginas. La razón, que descubrí, es que él estaba profundamente preocupado
acerca del gobierno civil y buscaba usar el salmo como un listado de cualidades las cuales todo
príncipe o magistrado cristiano deberían esforzarse por obtener.” (James Montgomery Boice)
“Eyring, en su obra ‘La vida de Ernest el piadoso’ (Duque de Saxe-Gotha), relata que él le envió a un
ministro infiel una copia del salmo 101, y que se volvió un proverbio en el país cuando cualquier
oficial hacía algo equivocado, sin duda el recibiría rápidamente el salmo del príncipe para
leer.” (Delitzsch, citado en Spurgeon)
A. Su determinación en su conducta personal.
1. (1) La canción que cantar.
Misericordia y juicio cantaré;
A ti cantaré yo, oh Jehová.
a. Misericordia y juicio cantaré: David cantó esta canción exaltando la misericordia y el juicio de
Dios. Las dos van de la mano; la misericordia solo puede ser entendida a la luz de la justicia.
Cuando la justicia pronuncia su justa palabra, la misericordia puede conceder alivio.
i. Como rey, David estaba preocupado por la misericordia y la justicia. Él sabía que estos
principios no estaban fundamentados en los hombres, sino en Dios. Antes de que él pudiera
ejerce misericordia y justicia en su reino, él tiene que entender y ensalzar la misericordia y la
justicia de Dios.

ii. “Misericordia y juicio templarían la administración de David, porque él las había percibido en la
dispensación de su Dios.” (Spurgeon)

iii. “Su misericordia motiva a los más grandes pecadores a tener esperanza; sus juicios prohíben
que los más grandes hombres tenga algo que presumir.” (Horne)

b. A ti cantaré yo, oh Jehová: David solo podía cantar misericordia y justicia en referencia a las
alabanzas para Yahvé. David sabía que El Señor era la fuente de toda misericordia y justicia.

2. (2) Una vida justa y la presencia de Dios.


Entenderé el camino de la perfección
Cuando vengas a mí.
En la integridad de mi corazón andaré en medio de mi casa.
a. Entenderé el camino de la perfección: El anhelo de David por el Señor estaba conectado con su
deseo de vivir una vida sabia y santa (el camino de la perfección). Él determinó que su reino
estaría marcado por la integridad y la bondad.
i. Mientras David llegaba a una posición de gran poder se volvía cada vez más importante que se
enfocara en la bondad y entendiera el camino de la perfección. El poder constantemente sacar a
relucir las debilidades del carácter, si no es que de hecho ayuda a crearlas.

ii. “Él empieza consigo mismo. Él moldeará su carácter y su conducta conforme a los caminos y a la
voluntad de Jehová a quien él ofrece adoración. Después él gobernará de acuerdo a esos mismos
estándares.” (Morgan)

iii. Cuando David llego a obtener el poder real, él no dijo:

· “Ahora puedo disfrutar de la buena vida.” Él dijo, en la integridad de mi corazón andaré.


· “Tendré la fiesta más grande de todas.” Él dijo, en la integridad de mi corazón andaré.
· “Les demostraré a todos que tan importante soy.” Él dijo, en la integridad de mi corazón andaré.
· “Castigaré a mis enemigos y demostraré mi poder.” Él dijo, en la integridad de mi corazón
andaré.
b. Cuando vengas a mí David entendió que bajo las bendiciones del antiguo pacto, incluido el
sentido de la presencia de Dios, todo estaba conectado a la obediencia (Deuteronomio 28).
i. “Él siente no solamente la necesidad de la ayuda divina, sino también de la presencia divina,
para que él pueda ser instruido, y santificado, y ser hecho de forma adecuada para llevar a cabo su
elevado llamado. David anhelaba una visita más especial y efectiva de parte del Señor antes de que
su reino empezara.” (Spurgeon)

ii. David entendió el principio que más tarde se nos daría en 1 Juan 1:6-7 en conexión con el
nuevo pacto: Si decimos que tenemos comunión con él, y andamos en tinieblas, mentimos, y no
practicamos la verdad; pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con
otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado.

c. En la integridad de mi corazón andaré en medio de mi casa: Antes de que pudiera vivir en las
cortes de su reino, la vida justa de David tenía que ser real en medio de su propia casa. Este era un
estándar que David que vivió de forma imperfecta, para su propio dolor.
i. En medio de mi casa: “Yo empezaré la reforma deseada conmigo mismo, y después hare que las
cosas sean hechas correctamente en mi familia.” (Trapp)

ii. “Ningún hombre es capaz de hacer la ciudad en la que vive en nada como la ciudad de Dios
sino sabe cómo comportarse en su propia casa… La primer cosa que cualquier hombre público
debe hacer, quien desea servir a Dios en su ciudad, es el asegurarse que su vida privada esté en
orden delante de Él.” (Morgan)

iii. “Lector, ¿Cómo están las cosas en tu familia? ¿Acaso cantas en el coro pero pecas en tu
habitación? ¿Eres un santo a la luz del día pero un diablo en casa? ¡Qué vergüenza! Lo que somos
en casa, eso es lo que realmente somos.” (Spurgeon)

iv. “Este es el lugar más difícil para caminar en perfección. Parece que es más fácil caminar en
perfección delante de los extraños que lo que es hacerlo en casa. Pero puedes descansar con la
confianza de que un hombre no es mejor de lo que es consigo mismo. No debes de medir tu valor
en base a lo que el mundo de afuera dice o piensa.” (Meyer)

v. “Es más fácil para muchos hombres el caminar con un corazón perfecto en la iglesia, o incluso
en el mundo, que en sus propias familias. ¿Cuántos son mansos como corderos en medio de otros?
¡Mientras que en sus casas son como avispas o tigres!” (Clarke)

vi. “Entendamos que en la vida del hogar Dios te está entrenando y educando para las más grandes
victorias. Es allí donde estás aprendiendo las más grandes lecciones sobre la santificación. No
tienes necesidad de correr a las convenciones, a los sermones, ni a las reuniones santas; si tu tomas
la decisión de caminar con un corazón perfecto en tu casa, descubrirás que tan lejos de la
perfección realmente estás, y cómo eres el menor de sus santos.” (Meyer)

3. (3-4) Describiendo la vida justa.


No pondré delante de mis ojos cosa injusta.
Aborrezco la obra de los que se desvían;
Ninguno de ellos se acercará a mí.
Corazón perverso se apartará de mí;
No conoceré al malvado.
a. No pondré delante de mis ojos cosa injusta: David sabía que la medida de una vida justa era la
que uno decidía poner delante de los ojos. Hay muchas cosas injustas en las que poner los ojos, y
la lujuria de los ojos es un aspecto significativo del anzuelo de este mundo (1 Juan 2:16).
i. Las palabras de David nos recuerdan a Job 31:1 : Hice pacto con mis ojos; ¿Cómo, pues, había
yo de mirar a una virgen? Al igual que Job, David no consideró la disciplina de los ojos como la
única medida de justicia, sino como una de las primordiales.

ii. “Las profundidades de los palacios de medio oriente estaban muchas veces llenas de lujuria, y
escondían extravagancias de caprichos y auto complacencia; pero este gobernante se comportaría
como si tuviera a Jehová como invitado.” (Maclaren)

iii. Deseamos que David hubiera vivido bajo este principio de manera más consistente. En su lugar
David tomo muchas esposas (2 Samuel 3:2-5 y 5:13) en una aparente incapacidad de controlar
su apetito sexual, y fue desviado por la lujuria de sus ojos (2 Samuel 11:2 ).

iv. Con todo, no debemos de pensar que David era un hipócrita porque llego a fallar por completo
el vivir de acuerdo a estos estándares tan altos. No es hipocresía el tener estándares tan altos que
no seas capaz de cumplirlos por completo. Hipocresía es cuando tienes un estándar para ti mismo
y un estándar mucho más alto para los demás.

b. Aborrezco la obra de los que se desvían: David sabía que él quería vivir una vida para Dios, y
que era sabio mantener una distancia de aquellos de corazón perverso. Él sabía lo que después
sería dicho en 1 Corintios 15:33: las malas compañías corrompen los buenos hábitos.
i. Boice explica la idea detrás de los que se desvían: “Es exactamente lo opuesto a el “pacto de
amor” (hesed) idean que es introducida en el verso 1.”
ii. Ninguno de ellos se acercará a mí: “El pecado, como el tono, es muy fácil de pegarse.”
(Spurgeon)
c. No conoceré al malvado: David sabía que una vida de justicia debe de tener algún sentido de
determinación. Aunque él no pudo cumplir completamente esta determinación, su vida fue
innegablemente más piadosa con esta determinación que sin ella.
i. Corazón perverso: “La perversidad del versículo 4 es más deliberada: una mente torcida y una
voluntad que odia la verdad simple y el camino recto.” (Kidner)

ii. “Se utiliza con caballos rebeldes, que muerden debido a su fiera impaciencia; y cuando se aplica
a hombres malos, denota la impaciencia en contra de toda contención, de pasiones desordenadas,
y que es de cabeza dura e ingobernable en la gratificación de estos, pisoteando todas las
obligaciones de la religión y la virtud.” (Chandler, citado en Spurgeon)

B. Determinado en aquellos a quien nombrará.


1. (5) Oponiéndose al trabajo de los impíos.
Al que solapadamente infama a su prójimo, yo lo destruiré;
No sufriré al de ojos altaneros y de corazón vanidoso.
a. Al que solapadamente infama a su prójimo: Es un significativo y grave pecado el mentir o
hablar de una forma malvada en contra de alguien más. Lo peor de todo esto es que es hecho
solapadamente, y David estaba determinado a oponerse a todos los que hacen eso (yo lo destruiré).
i. “A través de los secretos, de la falsa información y las acusaciones a otros buscan ganarse mi
favor, y de obtener mejores posiciones a través de arruinar a otros; que son las pestes más comunes
de las cortes y de los reinos.” (Poole)

ii. Infama a su prójimo: Clarke nota una traducción caldea de esto y su sentido: “‘Aquel que habla
con una tripe lengua en contra de su vecino.’ Esto es, la lengua con la que asesina a tres personas,
1. El hombre al que infama; 2. Aquel al que le comunica sus infamias; y, 3. A sí mismo, el
infamador. Todo infamador tiene una triple lengua, y por cada infamia que hace provoca heridas
fatales a los tres.”
b. No sufriré al de ojos altaneros y de corazón vanidoso: David nombró dos pecados más que
están relacionados: el rostro que comunica arrogancia y el corazón vanidoso detrás de los ojos
altaneros. Para todos aquellos que se creen mejores que sus vecinos, David dice “No sufriré.”
i. Ojos altaneros: “El orgullo se sentará y se mostrará a sí mismo en los ojos tan pronto como
pueda.” (Trapp)

2. (6-8) Los hombres a los que David escogerá para que lo sirvan.
Mis ojos pondré en los fieles de la tierra, para que estén conmigo;
El que ande en el camino de la perfección, éste me servirá.
No habitará dentro de mi casa el que hace fraude;
El que habla mentiras no se afirmará delante de mis ojos.
De mañana destruiré a todos los impíos de la tierra,
Para exterminar de la ciudad de Jehová a todos los que hagan iniquidad.
a. Mis ojos pondré en los fieles de la tierra: David se rehusó a mirar aquello o aquellos que se
consideraban mejores que los demás. En su lugar el miraba a los fieles, decidiendo que
ellos habitarían con él.
i. Cuando David buscó líderes, él buscó a los fieles de la tierra. “Necesitamos personas que puedan
hacer el trabajo, pero necesitamos ‘a los fieles de la tierra’ para que lo hagan. Es un líder sabio el
que busca tales personas y después coloca autoridad en sus manos” (Boice).

ii. “¿Acaso no es verdad que Jesús, al igual que David, tenía sus ojos alerta por los fieles de la tierra,
para aquellos que servirán ahora y también aquellos que morarán con Él en gloria en el fin de los
tiempos?” (Boice)

iii. Juan Trapp mencionó una conexión equivocada, pero interesante. “Los rabís decían, que aquí
David se había arrepentido de tomar a su servicio y guía a aquellos endeudados, afligidos, de
suertes destruidas y de amargura de espíritu, 1 Samuel 22:1-2 , y resolvió el tener mejor consejo al
seleccionar y utilizar a su sequito cuando el tomara el reino.”
b. Éste me servirá: Tal vez David dijo esto mientras llegaba al trono, jurando encontrar a las
personas apropiadas para nombrarlas en su reino. Él rechazaría a los que hacen fraude y al que
habla mentiras. Él buscaría a los humildes, no a los orgullosos, ellos eran mucho mejores para
confiarles la autoridad y la responsabilidad.
c. De mañana destruiré a todos los impíos de la tierra: La determinación de David de tal manera
que favoreciera a los piadosos y se opondría a los perversos era tan firme que él estaba
determinado a hacerlo de mañana. Mientras gobernaba en la ciudad de Jehová, los perversos no
prosperarán.
i. “Su compromiso a la excelencia implica una diferencia en la administración de la manera en que
los reyes gobernaban en el antiguo medio oriente. El rey piadoso afirma que su lealtad es para
Yahvé y no para las formas de este mundo.” (VanGemeren)

ii. De la ciudad de Jehová: “Su ambición es hacer la ciudad de Jehová digna de su verdadero rey,
cuando Él se digne a venir y a morar en ella.” (Maclaren)

iii. Con todo, entendemos que David no fue capaz de cumplir su deseo por completo. “Ya que
para su cumplimiento perfecto estamos forzados a ver más allá de nuestras aproximaciones, al
Mesías mismo.” (Kidner)

iv. “El salmo tiene un movimiento doble: tanto por los ideales que revela y por la sombre de
fracaso que la historia nos avienta. Felizmente las últimas palabras no son con David ni con sus
fracasos en la historia, sino con su hijo. Allí, no hay ninguna sombra.” (Kidner)