Sie sind auf Seite 1von 2

Patakie de la etu ( guinea).

Etu (guinea)

Hay un pataki que nos relata sobre la gallina de guinea, dice lo siguiente: En aquel
tiempo, la gallina de guinea era enteramente negra y vivía sola e infeliz dentro del
monte, para resolver sus problemas de soledad, fue a consultar a un Olorisa de Obatala
(sacerdote de Obatala), siendo completamente negra, no podía entrar nunca a la casa
donde se le rendía culto al Orisha, pues el color negro es considerado una gran ofensa.
Desolado el animal que a pesar de estar solo era muy rico, reunió una gran cantidad de
alimento y salio sin rumbo, con la esperanza de encontrar, en otro lugar cualquiera,
alguien que le hiciera compañía.

Después de mucho caminar, encontró en un claro a un anciano muy estropeado


quejándose, este le dio las manos diciendo:

“Dame un poco de comida y agua pues estoy exhausto y no he podido conseguir


alimento para mi propia sobrevivencia”.

Conmovido, Etú sirvió de su propio alimento al viejo y saco de su saco una jarra de
agua que traía consigo. Luego que termino de comer, el pobre anciano, estaba tan
débil, que cayó en un profundo sueño y el despertar varias horas más tarde, ante la
preocupación, Etú velaba por su sueño. Ya descansado, el anciano le preguntó:

"¿Qué haces sola en este bosque profundo? ¿No por casualidad sabe lo que es
sagrado y que sólo los iniciados pueden penetrar en él? "

"Yo camino sin rumbo le respondió Etú. Sólo he nacido y vivido siempre solo. Mi
aspecto es muy desagradable, Mi aspecto exterior evita que la gente se me acerque".

"Tu apariencia exterior se encuentra fuera de lo común, en comparación con tu belleza


interior. Acércate más y, como recompensa por su amabilidad, cambio un poco su
apariencia".

Usando Efún (cascarilla), el anciano que no era más que Obatala, sopló sobre el cuerpo
de Etú, dejándolo, a partir de entonces con pinturas en su cuerpo simulando el "fifin
okan". La combinación de algunos elementos sagrados, hizo también una forma de
cono colocado en la parte superior de la cabeza diciendo:

“A partir de hoy, serás el animal mas importante en la religión de los Orisha, Nada podrá
ser hecho sin tu colaboración y como señal de esta importancia, serás el único de entre
los seres vivos en portar el oshu, símbolo de alianza formalizada entre el iniciado y su
Orisha. Poseerás además de esto, tantas parejas como quieras y tu prole será
numerosa y se esparcirá sobre la Tierra”.

Es por esta razón que la gallina de guinea (Etú) posee el cuerpo cubierto de pinturas
blancas y carga en su cabeza una protuberancia de forma cónica (òshú), simulando su
iniciación, durante el ritual de iniciado de Olorisa, se le considera un Iyawo entonces, y
es indispensable en todos los rituales que exigen de Orisha.