Sie sind auf Seite 1von 8

Revista Cubana de Estomatología

versión impresa ISSN 0034-7507versión On-line ISSN 1561-297X

Rev Cubana Estomatol v.41 n.3 Ciudad de La Habana sep.-dic. 2004

Hospital General "Ciro Redondo García", Artemisa

Factores de riesgo de lesiones premalignas y malignas


bucales
Dr. Juan Carlos Quintana Díaz,1 Dra. María J. Fernández Fregio2 y Dr. Rafael
Laborde Ramos3

Resumen

Se realizó un estudio sobre los principales factores de riesgo asociados con la


aparición de lesiones malignas y premalignas bucales en nuestra área de salud con
el propósito de encaminar el trabajo preventivo y para educar a nuestra población.
Se encontró que el 67,7 % de los pacientes encuestados presentaron algún factor
de riesgo asociado con la aparición de estas lesiones y el 4,8 % presentó algún tipo
de lesión. El sexo masculino fue el más afectado, y el uso de prótesis y el hábito de
fumar los factores de riesgos más frecuentes. La leucoplasia constituyó la lesión
más encontrada, con el 36,7 % y las localizaciones más frecuentes la mucosa del
carrillo y el labio inferior.

Palabras clave: lesiones premalignas, lesiones malignas, factores de riesgo, hábito


de fumar, leucoplasia, neoplasias benignas.

El cáncer constituye uno de los mayores problemas que enfrenta la humanidad no


solo en el ámbito de la salud pública, sino también para la ciencia en general.

Cada año enferman de cáncer 9 000 000 de personas en el mundo y mueren por su
causa unos 5 000 000. Se estima en la actualidad que existen alrededor de 14 000
000 de enfermos de cáncer. Las consecuencias económicas y sanitarias lo
convierten en un importante problema de salud. Además, con el incremento del
hábito de fumar y el envejecimiento gradual de la población, se piensa que si no se
toman medidas de control, exista un incremento de su incidencia y mortalidad.1-2

Se tienen evidencias de que el cáncer ocurre principalmente como consecuencia de


las condiciones de vida. Los agentes carcinogénicos que las personas respiran,
ingieren y otros, a los que se exponen por largo tiempo, determinan en gran
medida la ocurrencia de esta enfermedad. De aquí que la modificación del estilo de
vida representa un elemento esencial en la prevención del cáncer; se considera que
el 30 % de los cánceres son prevenibles a partir del control del hábito de fumar. 3-
5
Si el cáncer es detectado tempranamente, el tratamiento será indicado con
intención curativa. Si la población se educa para detectar los signos y síntomas
tempranos de la enfermedad, entonces la atención médica será más efectiva.4-6

La detección temprana también puede llevarse a cabo mediante la pesquisa y


acciones de salud que a través de procedimientos diagnósticos practicados a la
población supuestamente sana, permiten identificar individuos con la enfermedad o
con riesgos de padecerla y de esta forma, se puede actuar y reducir del 10 al 20 %
la mortalidad actual por cáncer.4,7

El cáncer de la cavidad bucal y la orofaringe se encuentra entre las 10 primeras


localizaciones de evidencias del cáncer en Cuba y en el mundo, sin embargo, es un
área fácil de examinar en las consultas diariamente.2 Por esta razón se decidió
realizar este trabajo, buscando la relación de los posibles factores de riesgo de
estra área de salud y la aparición de lesiones malignas y premalignas del complejo
bucal.

Objetivos

1. Precisar los factores de riesgo asociados con la aparición de lesiones


premalignas y malignas bucales en nuestra área de salud.
2. Analizar la distribución de estos factores según edad, sexo y Idealización
anatómica.

Métodos

Se realizó un estudio descriptivo sobre los factores de riesgo asociados con la


aparición de lesiones premalignas del complejo bucal en un grupo de 400 pacientes
mayores de 15 años, pertenecientes al consultorio urbano 72 del médico de la
familia del Policlínico "Flores Betancourt" de Artemisa. El estudio se realizó en el
período comprendido entre octubre de 2002 y marzo de 2003.

La selección de los pacientes fue al azar, pues de los 900 pacientes que constituyen
el universo poblacional mayor de 15 años se escogieron 400, de los cuales 19
presentaron lesiones premalignas y malignas de la cavidad bucal (casos) y 381 no
mostraban lesiones (controles). Constituyó un requisito indispensable para los
casos la confirmación histopatológica del diagnóstico, por lo cual todos fueron
enviados al Servicio de Cirugía Maxilofacial del municipio para el diagnóstico
definitivo y los estudios fueron realizados en el Departamento de Patología Bucal de
la Facultad de Estomatología de Ciudad de La Habana.

Para la pesquisa de los factores de riesgo se aplicó, previo consentimiento del


paciente, una encuesta confeccionada al efecto que incluyó: datos generales, edad,
sexo, antecedentes patológicos personales y familiares, hábitos tóxicos, ingestión
de comida caliente y/o condimentada, y además se les realizó un examen físico
completo del complejo bucal con la ayuda de un estomatólogo general. La
metodología que se siguió para el examen fue la planteada por el Programa
Nacional de Detección Precoz del Cáncer Bucal (PDCB), la cual se les realizó a los
pacientes tanto en el consultorio como en la actividad de terreno, donde se empleó
un espejo plano, gasa, dedo de guante y un lapicero linterna.

Todos los datos recopilados fueron llevados a plantillas resúmenes para facilitar el
procesamiento estadístico y la confección de las tablas de salida para el análisis y
discusión de los resultados. El método estadístico empleado fue el cálculo
porcentual, y se realizó con la ayuda de una calculadora y un bioestadístico.
Resultados

En la figura se observa que el 67,5 % de la población examinada tiene algún factor


de riesgo de padecer lesiones premalignas o malignas del complejo bucal, o sea,
prácticamente 2 de cada 3 individuos examinados.

Figura. Distribución de los factores de riesgo en la muestra.


Pacientes sin factores de riesgo (32,5 %).
Pacientes con factores de riesgo (67,5 %).

En la tabla 1 se exponen los diferentes factores de riesgo encontrados de acuerdo


con el sexo, donde se encontró que el sexo masculino es el más afectado con un
55,2 % por 44,8 % el femenino. Los hombres superaron a las mujeres sobre todo
en el hábito de fumar, la ingestión de alcohol y la exposición a las radiaciones del
sol, y las mujeres en la ingestión de comidas calientes y condimentadas.

Tabla 1. Distribución de factores de riesgo según sexo

Femenino Masculino Total


Factor de riesgo
No. % No. % No. %
Sepsis bucal 9 3,3 6 2,2 15 5,6
Uso de prótesis 49 18,1 46 17,1 95 35,2
Hábito de fumar 32 11,9 60 22,2 92 34,0
Ingestión de alcohol - - 15 5,6 15 5,5
Ingestión de comidas calientes
28 10,4 6 2,2 34 12,6
y/o picantes
Exposición solar 3 1,1 16 5,9 19 7,0
Total 121 44,8 149 55,2 270 100

Fuente: encuesta.

En la tabla 2 se muestra la distribución de los factores de riesgo según la edad. Se


aprecia que a partir de los 30 años comienzan a aumentar considerablemente la
aparición de riesgo en los grupos de edades de 45 a 59 años, con un 40,4 % y en el
de 60 años y más con 35,9 % se encontraron más del 75 % de estos factores; el
uso de prótesis, con 35,2 % y el hábito de fumar, con 34 %, fueron los más
frecuentes, siguiéndole en orden la ingestión de comidas calientes y condimentadas
y la exposición solar, con 12,6 y 7 %, respectivamente.

Tabla 2. Distribución de factores de riesgo según grupos de edades

60 y
Factor de 15-29 30-44 45-59 Total
más
riesgo
No. % No. % No. % No. % No. %
Sepsis
- - 2 0,8 4 1,4 9 3,3 15 5,6
bucal
Uso de
- - 5 1,9 41 15,2 49 18,1 95 35,2
prótesis
Hábito de
12 4,4 23 8,6 39 14,4 18 6,7 92 34
fumar
Ingestión
1 0,4 9 3,3 5 1,9 - - 15 5,6
de alcohol
Ingestión
de comidas
- - 5 1,9 13 4,8 16 5,9 34 12,6
calientes
y/o picantes
Exposición
3 1,1 4 1,4 7 2,5 5 1,9 19 7,0
solar
Total 16 5,9 48 17,8 109 40,4 97 35,9 270 100

Fuente: encuesta.

En la tabla 3 se expone la distribución de casos con lesiones y los casos controles


según el sexo. De los 19 casos (4,8 %) a los que se le diagnosticó algún tipo de
lesión, 10 (2, 5 %) eran de) sexo masculino y 9 (2,3 %) femeninos.

Tabla 3. Distribución de casos y controles según sexo

Casos Controles Total


Sexo
No. % No. % No. %
Masculino 10 2,5 173 43,2 182 45,5
Femenino 9 2,3 208 52 218 54,5
Total 9 4,8 381 95,2 400 100

Fuente: encuesta.

Las localizaciones más frecuentes de las lesiones se presentan en la tabla 4, que


corresponden a la mucosa del carrillo, con el 26,3 % y la mucosa del labio inferior
con el 21,1 %. Las otras zonas más afectadas en orden fueron el labio superior, la
encía inferior, el paladar duro y la lengua, todos con el 10,5 %.
Tabla 4. Distribución según localización de lesión

Localización de la lesión No. %


Labio superior 2 10,5
Labio inferior 4 21,1
Mucosa del carrillo 5 26,3
Encía inferior 2 10,5
Encía superior 1 5,3
Paladar duro 2 10,5
Paladar blando 1 5,3
Lengua 2 10,5
Total 19 100

Fuente: examen físico.

Según lo expuesto en la tabla 5, se constató que la leucoplasia es la lesión más


frecuente con 7 casos, para el 36,7 %, las neoplasias benignas con el 21,1 % y los
nevos y el líquen plano con el 10,5 %.

Tabla 5. Distribución según diagnóstico definitivo

Diagnóstico definitivo No. %


Leucoplasia 7 36,7
Carcinoma epidermoide 1 5,3
Carcinoma basocelular 1 5,3
Nevos 2 10,5
Neoplasias benignas 4 21,1
Líquen plano 2 10,5
Queratoacantoma 1 5,3
Quelitis actínica 1 5,3
Total 19 100

Fuente: informe histopatológico.

Discusión

Un factor de riesgo es una característica o circunstancia detectable en individuos o


grupos, asociados con una probabilidad incrementada de experimentos sin daño a
la salud. Estos factores pueden ser tanto indicadores de riesgo como causas de
daño de salud.7 En ocasiones, un factor de riesgo produce un resultado, pero la
combinación de 2 o más factores aumenta la probabilidad de los resultados. 8

El hábito de fumar y la ingestión de alcohol son 2 factores de alto riesgo de padecer


cáncer bucal. Kalson9 y Kel!er10 plantean que los fumadores y alcohólicos tienen 3
veces más probabilidades de padecer cáncer bucal que los que no son adictos a
estos hábitos, y lo demuestran en un estudio9 donde de 543 casos con carcinomas
bucales, solo el 3 % no practicaba el hábito de fumar; si a esto le sumamos lo
planteado por Worman11 y López12 que por lo general los bebedores son grandes
fumadores y que ambos factores coinciden en la boca, concuerdan con nuestros
resultados, y sobre todo es el sexo masculino el más afectado.

El uso de prótesis, sobre todo cuando no se tiene buena higiene o cuando esta se
encuentra deteriorada, es un factor también a tener en cuenta; al igual
que Nicot 1 se encontró una buena cantidad de pacientes con prótesis, y aquí entra
a desempeñar un papel muy importante la realización de exámenes bucales
frecuentes por el estomatólogo general para detectar a tiempo cualquier
alteración.

Si se tiene en cuenta que a medida que aumenta la edad, aumenta


considerablemente la potenciabilidad de padecer de cáncer, se debe inferir sobre
todo en los 12 casos de pacientes jóvenes que se encontraron que son fumadores,
pues cuando lleguen a 60 años, llevarán más de 40 años fumando, y si no se actúa
positivamente sobre ellos para erradicar este hábito, estaremos en presencia de
personas muy dañadas.

La sepsis bucal, la ingestión de comidas calientes y condimentadas y la exposición


al sol también son reportadas por diversos autores.7,12,13 Esta última tiene mucha
relación con nuestro medio, debido al clima de Cuba y la gran cantidad de
trabajadores dedicados a labores agrícolas en el área de salud.

En cuanto a la localización más frecuente, otros estudios plantean que la lengua es


la de mayor incidencias,14 sin embargo, todos coinciden en que por ejemplo un
cigarro afecta desde el labio hasta los pulmones, el sol afecta más los labios, el
alcohol la mucosa del carrillo, la lengua y la orofaringe, la prótesis las encías y el
paladar. Como se aprecia, la promoción de salud entra aquí a desempeñar un papel
muy importante para contrarrestar la fase inespecífica de la enfermedad, es decir,
anteponerse al desarrollo de los factores de riesgo que favorecen su aparición, y se
debe precisar sobre los conocimientos de cómo utilizar al máximo la epidemiología
del riesgo para mejorar la eficiencia de la promoción y la prevención de padecer de
lesiones premalignas y malignas del complejo bucal.

Se coincide con la mayoría de los autores consultados 3-4-6-14-16 en que la


leucoplasia es la lesión premaligna más frecuente, la cual tiene un gran poder de
transformación maligna y que tiene una relación muy directa con los pacientes
fumadores. Los 2 casos de carcinomas de labio encontrados eran fumadores y
bebedores, y además trabajadores agrícolas con una buena cantidad de horas
expuestas a las radiaciones solares. Si se resumen las distintas entidades
patológicas diagnosticadas en este estudio, se reafirma lo beneficioso del Plan de
Detección del Cáncer Bucal,3 pues no solo se demuestra que con un buen examen
bucal se identifican las malignidades, sino también se detectan para eliminarse
tempranamente las premalignidades y las neoplasias benignas, sobre todo si
tenemos en cuenta que Sciubba17 y Van der Waal18 encontraron que la leucoplasia
va aumentando su potencialidad de malignizarse y su tasa de transformación varía
entre el 3 y el 18 %.

Summary
A study on the main risk factors associated with the appearance of malignant and
premalignant oral lesions in our health area was conducted aimed at directing our
preventive work and at educating our population. It was found that 67.7 % of the
surveyed patients presented some risk factor associated with the appearance of
these lesions and 4.8 % had some type of lesion. Males were the most affected and
the denture wearing and the smoking habit were the most frequent risk factors.
Leucoplakia was the most common lesion, accounting for 36.7 %. The cheek
mucosa and the lower lip were the most frequent localizations.

Key words: premalignant injuries, malignant injuries, risk factors, smoking habit,
leukoplasia, benign neoplasias.

Referencias bibliográficas

1. Nicot RF, Delgado I, Soto G. Factores de riesgo en las lesiones premalignas y


malignas del complejo bucal. Rev Cubana Estomatol 1995;32(2):60-3.

2. Camacho R, Fernández L, Martín A, Abascal M, Diez M. El programa nacional de


control de cáncer en Cuba. Rev Cubana Med Gen Integr 1994;10(3):215-19.

3. Lence J, Rodrìgues A, Santana JC, Fernández L. Programa del diagnóstico precoz


del cáncer bucal. Resultado y perspectivas. Rev Cubana Med Gen Integr 1994;
10(3):230-34.

4. León E, Romero MC, Ferrer I, Fatjo M. Pesquisaje de lesiones premalignas y


malignas de la cavidad bucal. Rev Cubana Med Gen Integr 1996;12(3):216-21.

5. Rodríguez A, Delgado L. Vigilancia y evaluación de la salud bucal. Método de


observación y control. Rev Cubana Estomatol 1995;32(1):9-15.

6. Quintana JC, Rodríguez R, Castillo A, Álvarez L. Comportamiento del plan de


detección precoz del cáncer bucal en Artemisa (1990-1994). Rev Cubana Estomatol
1996;33(3):105-8.

7. Rodríguez Calzadilla A. Enfoque de riesgo en la atención estomatológica. Rev


Cubana Estomatol 1997;34(1):40-9.

8. Kathl-MartÍn C. Fundamentos de Epidemiología. Madrid: Editorial Díaz Santos;


1990:169-82.

9. Kolson H. Epidermoide carcinoma of the floor of the mouth. Analysis 108 cases.
Aren Otolaringol 1993;(8):280-3.

10. Keller AZ, Terris M. The association of alcohol and tobáceo with cáncer of the
mouth and pharyng. AMJ Pub Heath 1985;(55):1578-80.

11. Worman LH. Carcinoma on the lip. Am J Surg 1975;130:470-4.

12. López Chaguín A. Factores de riesgo etiopatogénicos del carcinoma verrugoso


de cavidad bucal. Acta Odontológica Venezolana 2000;38(2):9-14.

13. Smith CJ. Global epidemiology and etiologyof oral cancer. Int Dent J
1991;11:82.

14. Santana JC, Delgado L, Miranda J, Sánchez M. Programa nacional de detección


del cáncer bucal. Resultados de 5 años de aplicación. Rev Cubana Estomatol
1991;28(2):83-92.
15. Cedeño F, Finol H, Bravo I, Gonzáles N, Bello B. Patología ultraestructural de la
lesión leucoplásica. Acta Odontológica Venezolana 2001;39(1):28-31.

16. Axell T, Pinborg JJ, Smith CJ, Van der Waal I. Oral white lesions whith special
reference to precancerous and tobacco-related lesions. J Oral Pathol Med
1996;25:49-54.

17. Sciubba J. Oral leukoplakia. Crit Rev Oral Biol Med 1995;6:147-60.

18. Van der Waal I, Schepmank, Van der Meij E, Smeele L. Oral leuokoplakia: A
clinica pathological review. Oral Oncol 1997;33:291-301.

Recibido: 21 de abril del 2004. Aprobado: 16 de julio del 2004.


Dr. Juan Carlos Quintana Díaz. Ave. 41, Edif. 73 apto. 13, 3er. Piso, entre 34 y 40,
Artemisa, La Habana, CP 33800 Cuba. E-mail:juanc.quintana@infomed.sld.cu

1 Especialista de II Grado en Cirugía Maxilofacial. Profesor Auxiliar ISCM-H.


2 Especialista I Grado en E.G.I. Profesor Asistente ISCM-H.
3 Estomatólogo General.

Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia
Creative Commons

Calle 23 # 654 entre D y E, Vedado


Ciudad de La Habana, CP 10400
Cuba

ecimed@infomed.sld.cu