Sie sind auf Seite 1von 14

CALCULO DE LA TEMPERATURA DE DISEÑO DE UNA LAGUNA DE

ESTABILIZACION

JULIO RODRIGUEZ HUMEREZ


INGENIERO CIVIL
CBP Consultores
Cochabamba, Noviembre de 1999.

Nota: Este trabajo fu presentado en los siguientes ámbitos:

 VIII Congreso de ABIS, Cochabamba (Bolivia), Mayo de 2000. Este trabajo fue premiado con el
SEGUNDO LUGAR (Medalla de Plata) en el citado Congreso.

 XI Congreso de AIDIS - Chile, Santiago (Chile), Octubre de 1995.

Pág. 1
CALCULO DE LA TEMPERATURA DE DISEÑO DE UNA LAGUNA DE ESTABILIZACION

El diseño de sistemas de tratamiento de aguas servidas en base a lagunas de estabilización en nuestra


región, presenta aún muchas complejidades y factores, que merecen atención como para aceptar a esta
tecnología como consolidada. Especialmente en nuestro país, cuando el uso de estas unidades para
tratamiento resulta ser una práctica muy generalizada, se tiene una diversidad de métodos, criterios y
formulaciones provenientes de diversos autores y experiencias internacionales, con la consecuente
diversidad de resultados y conceptualizaciones. Este problema causa errores en diseños y
modificaciones sustanciales en los presupuestos de construcción.

En el diseño de las unidades, se parte de la base de parámetros de diseño importantes, entre ellos, uno
que merece mayor profundización en su estudio para fines de diseño de ingeniería, es el de las
relaciones para el cálculo práctico de la temperatura de diseño.

En el presente trabajo, se estudia el problema tanto desde un punto de vista teórico-experimental,


proponiéndose una metodología para el cálculo práctico de dicho parámetro en ausencia de antecedentes
más amplios aplicables a un determinado lugar de diseño.

Se realizan comparaciones entre diferentes metodologías usadas en nuestro medio para finalmente
proponer uno, que resulta de aplicar conceptos básicos, y que ofrece mayor confiabilidad en resultados
iniciales.

Palabras Clave: Temperatura, Tratamiento, Lagunas de Estabilización, Aguas Servidas, Diseño.

Pág. 2
INTRODUCCION.-

El estudio y análisis del diseño moderno de sistemas de tratamiento de aguas residuales en base a lagunas
de estabilización, ha estado sometido a permanente atención por parte de los investigadores del área en las
últimas décadas. Se sigue reconociendo a este tipo de solución como de nivel apropiado para localidades de
tamaño medio y bajo, donde las condiciones del mercado y disponibilidad de suelos le son favorables. Este
hecho es muy evidente en Bolivia donde el criterio de usarlas como alternativa preferida parece
generalizarse cada vez más. Bajo este criterio, es necesario comentar que, también las lagunas constituyen
la solución más atractiva desde un punto de vista ecológico para etapas de "pulido" de plantas más
sofisticadas.

En la historia de la solución en base a lagunas y las múltiples experiencias conocidas, pareciera ser que
pesa lamentablemente, una evolución de signo contrario a la de otras tecnologías. En sus orígenes
empíricos se pecó de un exagerado optimismo respecto de su simplicidad fenomenológica, de su eficiencia y
de sus costos. Sin embargo, en etapas posteriores, investigadores y proyectistas, hemos tenido que aceptar
que la solución, aunque "noble", presenta aún muchas complejidades y factores, que merecen atención
para aceptar a esta tecnología como consolidada. Es de esperar que los profesionales de este ámbito de la
ingeniería en Bolivia encontremos bases y cursos de acción para desarrollar tecnologías propias y
adecuadas.

Será necesario entonces, que el conocimiento se vea profundizado a través de investigaciones y trabajos
locales orientados a definir aquellos aspectos fenomenológicos y parámetros relevantes en las lagunas. Ello
en la perspectiva de fortalecer el conocimiento de este importante tópico y proveer nuevos elementos
técnicos y de juicio para el uso por los proyectistas. De este modo y en la medida que se continúa
profundizando la investigación del tema y se aprovecha la experiencia real obtenida de instalaciones en
operación, será posible ampliar nuevos horizontes en el conocimiento y óptima utilización de esta interesante
tecnología.

En el presente trabajo se incorporan conceptos desarrollados en trabajos anteriores del autor y adecuados a
condiciones existentes en Bolivia, con la finalidad de establecer la importancia que tiene la elección de
bases, conceptos y parámetros de diseño adecuados, con el suficiente criterio profesional y técnico en cada
uno de los proyectos que se desarrollan.

Finalmente, el presente trabajo forma parte de una serie de estudios que se están desarrollando en los
últimos años en el Departamento de obras Civiles de la Universidad Técnica Federico Santa María de
Valparaíso (Chile) a través de diversos trabajos de tesis. Esta metodología fue presentada en el XI Congreso
Chileno de Ingeniería Sanitaria y Ambiental en Santiago de Chile en Octubre de 1995. Fue desarrollada por
el autor en forma conjunta con el Ing. Raúl Galindo Urra, Consultor y Profesor del Area de Sanitaria y
Ambiental de dicha universidad.

OBJETIVOS.-

Entre los múltiples factores que merecen una mayor profundización en su estudio, en el presente trabajo se
ha decidido encarar el de las relaciones para el cálculo práctico de la temperatura de diseño. Esto no
implica que necesariamente que este factor haya sido considerado como el más relevante para el diseño,
sino que forma parte de un conjunto más amplio de bases y conceptos iniciales, y cuya elección definirá
dimensiones y costos de las unidades.

En este sentido, la temperatura de diseño, no sólo tiene importancia desde el punto de vista netamente
tecnológico, sino también para el perfilamiento económico de esta solución como alternativa frente a otras.
Pág. 3
Será necesario, entonces, disponer de herramientas más confiables para el proyectista en la estimación y
cálculo de la temperatura de diseño de una laguna.

DESARROLLO Y ANALISIS.-

Formulación del problema.

En la teoría y diseño práctico de plantas de tratamiento en base a lagunas de estabilización se reconoce que
la temperatura juega un rol fundamental sobre la depuración de las aguas residuales principalmente, a
través de su incidencia en las reacciones bioquímicas centrales del proceso.
(4)
Según Canales y Vogel la influencia de la temperatura sobre diversos microorganismos asociados con el
tratamiento de aguas residuales en lagunas, es significativa. No se trata aquí de un caso particular de
fenómeno sino que de algo común a la mayoría de los procesos químicos y bioquímicos y sus respectivas
cinéticas. En efecto, según la formulación de Van´t Hoff y Arrehenius la cinética en un reactor se ve
afectada por su temperatura, según la siguiente ecuación de primer orden:

2
d(ln(K))/dT = E/(R T ) (1)

donde :

T : temperatura del proceso (ºC)


R : constante de los gases (199 cal/ºKmol)
E : constante propia de la reacción
K : tasa de reacción (1/día)

La integración de la ecuación anterior entre dos temperaturas (una base conocida y otra desconocida),
permite obtener la expresión exponencial original de los anteriores autores. Sin embargo en el caso de
procesos de tratamiento de aguas residuales, donde el rango de las variaciones extremas de las
temperaturas (ambiental) no es muy marcado, es posible simplificar la estructura de la fórmula que resulta
en base a una aproximación empírica del tipo:

(T - To)
K(T) = Ko  (2)

donde :

 : constante característica de temperatura-energía

K : tasa de reacción incógnita a una temperatura T

Ko : tasa de reacción conocida a la temperatura base To (normalmente 20ºC)

La anterior relación tendría validez aceptable en el rango de 3 a 35 ºC. Por otro lado si bien es cierto la
literatura especializada reporta un rango para la constante "" de 1.05 a 1.19, en todos los casos la
influencia de la temperatura resulta significativa sobre los procesos. En efecto para una disminución de 10 ºC
respecto de la temperatura base resulta una proporción de entre un 18% al 61% de la constante base.
Pág. 4
Lo anterior resulta más relevante en lugares de marcada estacionalidad anual como es el caso de Bolivia.

Por lo tanto el criterio que se aplique para la definición de la temperatura de diseño puede constituir una
importante fuente de des-uniformidad y sesgo en los resultados, así como de impacto sobre el costo de
la laguna.

Sin embargo, de la simple revisión de las publicaciones y proyectos tanto nacionales como internacionales
sobre el tema, es posible constatar una amplia diversidad de fórmulas empírico-experimentales y modelos
propuestos para la determinación de este parámetro. La tendencia en las relaciones del primer tipo ha sido
la de definir correlaciones experimentales entre la temperatura del aire y la del agua en la laguna: Proyecto
Tupiza, Bolivia en 1996, Sanchez y Vargas en Melipilla, Chile en 1972 (5), Yanez en Lima en 1982 (diversas
(6)
publicaciones clásicas del CEPIS), Becerra y Godoy en 1987 en Copiapó (Chile) , Galindo, Cuadra y
(1)
Gallardo en Casablanca , Chile en 1990.

Esos modelos suponen la dependencia lineal de la temperatura de la laguna frente a la temperatura del aire
y su formulación se da a través de una relación del tipo:

T = a + b * Taire (2.a)

Donde:

T : Temperatura del agua en la laguna.


Taire : Temperatura ambiental de la zona.
a : Constante numérica.
b : Constante numérica.

Como ya se mencionó y es el caso normal, en la literatura especializada existe una amplia diversidad de
relaciones y fórmulas de este tipo. En algunos proyectos se tienen relaciones locales y específicas que
aumentan la cantidad de información al respecto.

El problema fundamental radica en la confiabilidad estadística asumida en la obtención de dichas fórmulas.


Es fácilmente demostrable que a mayor número de datos, la relación mostrará un mejor comportamiento de
las variables. Esto último frente al hecho fundamental que la variación de temperatura incide directamente en
el tamaño de la laguna y por ende en los aspectos financieros del proyecto. Este aspecto otorga una amplia
y exclusiva responsabilidad del ingeniero el uso de las mismas. (FIG. 1).

Realizando una revisión de la literatura “oficial”, esto es el Reglamento Técnico de Diseño de Unidades de
Tratamiento No mecanizadas para Aguas Residuales, componente de las normas y reglamentos tecnicos de
la DINASBA (1996), este nos recomienda algunos criterios para la elección de la temperatura:

Para lagunas facultativas, no recomienda nada.


Para lagunas de maduración, T=0.236 + 1.404*Tai.

Lo curioso de esta publicación es que no expone claramente las bases conceptuales sobre sus
recomendaciones, hecho que puede llegar a producir confusión y errores graves.

Siguiendo esta línea de discusión, un claro ejemplo del uso sin fundamento claro de las formulaciones
disponibles se presenta con la elección de la temperatura de diseño de las Lagunas de Estabilización de
Tupiza, construidas entre 1998 y 1999, cuyos datos son las siguientes:

Pág. 5
Parámetro Laguna Laguna de Observaciones
Primaria (fac.) maduración
Población de diseño (2017) 15.415 Hab. 15.415 Hab. Total Agua Potable
cada una cada una
Temperatura media máxima (*) 18.5 ºC.
(Enero)
Temperatura media (*) 14.5 ºC.
Temperatura media mínima (*) 8.4 ºC (Julio)
Caudal de diseño 17 l/s cada 17 l/s cada una al año 2007
una.
Temperatura de diseño (**) 15°C 15°C Estimado originalmente
Profundidad operación 2.00 m 1.50 m
Volumen 28200 m3 7500 m3 cada unidad
Superficie 1.57 Há 0.577 Há cada unidad
Periodo de retención teórico 19.20 días 5.00 días cada unidad
Tabla 1: Datos de diseño del proyecto de Agua Potable y Alcantarillado de Tupiza. FNDR.

Notas:
(*): El Boletín meteorológico del departamento de Potosí ha establecido estos valores dada la estadística de 30 años de mediciones.

(**): El proyectista ha realizado dos mediciones puntuales del agua efluente del emisario existente, en el mes de agosto de 1996. Con
estos valores y los del Boletín meteorológico ha establecido la siguiente relación matemática: T = 8.59 + 0.82 * Ta.

En este punto, conviene realizar un análisis de sensibilidad a la temperatura de diseño adoptada se


establecen los siguientes parámetros de comparación:

Temperatura Volumen de Variación Costo por Variación


de diseño tratamiento porcentual unidad (%)
(ºC) (1 lag.) (m3) (%) $us.
15 28.200 - 155.100.- -
12 (-20%) 37.500 + 33.0 206.448.- + 33.0
18 (+20%) 22.522 - 20.0 123.870.- - 20.0
Tabla 2: Sensibilidad del costo de construcción, frente a la temperatura de diseño de la laguna Tupiza1. (Elab. Propia)

En el caso de modelos computacionales más sofisticados, el enfoque es la simulación de la fenomenología


del sistema a partir de balances térmicos y estudio de los flujos radiativos en el sistema laguna: Fritz,
(7) (3)(8) (9)
Meredith y Middlenton en USA en 1980, Galindo y Nuñez en Chile en 1991 , Yanez en 1993 .
Lamentablemente estos demandan un conjunto de datos de entrada de no fácil obtención comúnmente y por
lo mismo escapan totalmente al ámbito del diseño práctico en países como el nuestro, limitándose a la
óptica del investigador.

A continuación se intentará formular una propuesta práctica para este tópico.

Pág. 6
Revisión de los antecedentes y resultados obtenidos.

A juicio nuestro, la situación anteriormente constatada sobre la amplia diversidad de fórmulas empírico-
experimentales, es nuevamente el resultado del exagerado optimismo que sobre las lagunas han
mantenido sus promotores, descuidándose la búsqueda de una fundamentación fenomenológica clara
del porque de las anomalías detectadas. Por ejemplo, Yanes a sostenido permanentemente (9) que la
diferencia crucial se debe a la variación relativa de la radiación entre climas fríos y tropicales,
descartando por ello el modelo clásico de Eckenfelder por castigar la temperatura en aquellos últimos.
Sin embargo, al desarrollar este trabajo se pudo observar que la causa principal corresponde a un
sesgo estadístico producido al utilizarse mayor o menor número de datos para la configuración de
las correlaciones, las cuales con un mayor número de estas tenderían a la ecuación clásica de
Eckenfelder. Ver FIG. 1.

Para dilucidar fenomenológicamente este importante dilema se empleará la aproximación de Eckenfelder


extendida, a partir del balance energético en la laguna supuesta:

- Como un reactor de mezcla completa.

- Con una distribución uniforme de la temperatura en la vertical de ella.

- Sin evaporación ni infiltración.

- Régimen permanente (equilibrio en el sistema).

Entonces, para deducir la relación para la temperatura en ella se asume el siguiente balance calórico
aproximado en una laguna:

CALOR AFLUENTE - CALOR EFLUENTE = INTERCAMBIO CALOR AIRE/AGUA + ENERGIA NETA DE RADIACION ABSORBIDA.

Es decir:

Q x T af x Ce – Q x T x Ce = U x (T - Tai) / D + K x Rn x A / D (3)

Donde :

Q : Gasto afluente (m3/d)


Taf : Temperatura del afluente (ºC)
Ce : Calor específico del agua (1Kcal/Kg*ºC)
T : Temperatura del agua en la laguna (ºC)
T : temperatura del aire (ºC)
U : Coef. de transf. de calor aire-agua (20 Kcal/h*m2*ºC)
A : Area de la laguna (m2)
D : Peso específico del agua (1000 Kg/m3)
Rn : Radiación neta absorbida por la laguna (cal/cm2/día)
K : Constante de compatibilización de unidades: 10 (Kcal * cm2 / cal / m2)

Pág. 7
De lo cual es posible obtener una formulación donde el comportamiento de la temperatura resulta
dependiente de variables como el tiempo de retención (Pr), profundidad de la laguna (d) y temperatura del
afluente y por cierto de la radiación solar incidente:

T = Tair x (0.48 x Pr / d) / (1+0.48 x Pr / d) + Taf / (1 + 0.48 x Pr / d)

- 0.01 x Rn x (Pr / d) / (1+0.48 x Pr / d) (4)

Se advierte en este caso que si se desprecia en la ecuación el efecto de la radiación (es decir el último
término) esta se reduce a la clásica de Eckenfelder.

Según se ha podido comprobar en la práctica de esta última resultarían en temperaturas más desfavorables
para el diseño, al no considerar explícitamente la ganancia de calor por radiación por precipitación, lo cual
sería especialmente manifiesto en los meses de primavera, verano o en zonas tropicales.

El problema principal para la aplicación práctica y simplificada de la ec. 4 es el de la cuantificación del


término asociado con la radiación. Para ello es necesario considerar que esta se descompone de la
siguiente manera: (véase también referencia 9)

Rn = Io + Hair - (Hag + He + Hp) (5)

Donde :

Io : Radiación de onda corta absorbida por la laguna.


Hair : Radiación de onda larga recibida desde la atmósfera
Hag : Radiación de onda larga emitida por la laguna
He : Pérdida de calor por evaporación.
Hp : Pérdida o ganancia de calor por precipitación

El término "Io" es sin duda significativo en el balance calórico, pero resulta en la práctica el más difícil de
obtener con precisión por cuanto depende de variables tales como: albedo (o coeficiente de reflexión del
lugar “”), horas reales de sol, latitud, longitud, condición de los cielos, etc. Se podría, sin embargo, intentar
una aproximación gruesa como valor máximo a partir de una relación del tipo :

Io = k1 k2 Rm (6)

donde :

Rm : Es la radiación solar media incidente del mes para el lugar en cal/cm2/dia.


k1 : es una constante que implica únicamente al albedo del lugar (“” obtenido de tablas
para la latitud y temporada) y donde se omite el efecto de condición de cielo y otros
factores. (k1 = 1-)
k2 : es una constante de transformación de unidades para compatibilizar con la ec. 4.
En este caso k2 = 1.0

Los términos "Hair" y "Hag" pueden ser evaluados a partir de la ley de la Ley de Stefan -Boltzman, sin
considerar efecto de condición de cielo (valores máximos) según las siguientes relaciones:

Hair = 1.07 x 10-12 (273+Tair)6 (7)

Pág. 8
Hag = 1.0 x 10-7 (273 + T)4 (8)

Los términos "He" y "Hp" son sin duda fruto de condiciones locales y por lo mismo muy difíciles de contar en
general con ellos en la fase de diseño, por lo que se han omitido en esta formulación por el lado de valores
máximos extremos de obtener para la temperatura de la laguna.

Si se efectúa el desarrollo del binomio de las anteriores relaciones, se desprecian términos de menor
significación y se aplica sobre la ecuación 4, se obtiene la siguiente relación:

T = Taf/(1+0,40Pr/d) + (0,01k1RsiPr/d) / (1+0,40Pr/d) + 1,12Pr/d/(1+0,40Pr/d)


2
+ 0,39TairPr/d/(1+0,40Pr/d) - 0,00089Tair /(1+0,40Pr/d) (9)

Donde :

Taf : Temperatura media del agua afluente, para el mes de diseño, en ºC.
Tair : Temperatura media del aire, para el mes de diseño, en ºC.
Pr : Período de retención, en días.
d : Profundidad de operación de la laguna, en m.
k1 : Constante de albedo medio local del lugar de tablas (por ej. Felers)
Rsm : Radiación solar incidente media del mes para la ubicación de la laguna en
cal/cm2/día. Se puede con fines de aplicación práctica de ingeniería utilizar para
este valor el existente para una localidad cercana preferentemente de condiciones
más desfavorables (latitud y atmósfera).

La aplicación de esta relación a la Laguna de Alba Rancho en base a datos provisto por SEMAPA
(Cochabamba) para la temperatura del afluente, aire, período de retención (21.67 días) y profundidad (1.80
m) y temperatura medida del agua, datos de la ref. 12 para la radiación, permite construir la Fig. Nº 2 que se
acompaña. También se han incluido en ella los valores obtenidos de la ecuación de Eckenfelder y los
resultados de la aplicación del Modelo de Simulación de Temperaturas de Fabián Yanes a las mismas
lagunas (10) .

Para reforzar este criterio se incluye la aplicación de esta relación a la Laguna 1 (facultativa) de Tupiza en
base a datos del proyecto construido para la temperatura del afluente, aire, período de retención (19.2 días)
y profundidad (2.00 m); datos del Boletín Estadístico (11) para la radiación de la zona. Los resultados de esta
aplicación se incluyen en la figura 2.a:

Temperatura del afluente : 16.0 ºC.


Temperatura del aire del mes más frío : 8.4 ºC. (mes Julio)
Período de retención teórico : 19.2 días.
Profundidad de operación (de diseño) : 2.0 metros.
Radiación solar mínima (mes Julio) : 371 cal/cm2/día.
Radiación solar máxima (verano) : 500 cal/cm2/día.
Temperatura de diseño original : 15.0 ºC.
Temperatura propuesta : 11.29 ºC.
Diferencia : 3.71 ºC. (25%)

Si consideramos la incidencia en la diferencia en dimensiones y costos constructivos al tomar los dos


valores de temperatura de diseño, nos debemos remitir a la Tabla No. 2. Una diferencia de 3.71 grados nos
aumenta el costo y las dimensiones en casi 35%. Con esta situación, nos parece que queda muy clara la
idea de la sensibilidad del parámetro temperatura de diseño.

Pág. 9
De las figuras No. 1, 2, 2.a, 3 y 4 es posible comprobar lo siguiente:

a) Eckenfelder tal como se ha demostrado anteriormente castiga los valores por el lado de la
seguridad. Esto es más manifiesto en los meses más calurosos.

b) La relación 9, como era de esperar de sus supuestos, permite obtener en general valores
aceptables de temperaturas de diseño. Estos valores se encuentran muy cercanos a los medidos.

c) La relación propuesta por la DINASBA, en su Reglamento Técnico, como era de esperar, AL


REPRESENTAR UNA RELACIÓN LOCAL, su confiabilidad al ser usada en diferentes zonas de
Bolivia, con características climáticas muy diferentes, resulta con valores poco confiables. No
obstante, dados los valores entregados por esta relación, pareciera corresponder a la zona central
de nuestro país.

Se incluye a título informativo la aplicación de la ecuación propuesta para Casablanca (Chile) con valores de
(1)
Galindo, Cuadra, Gallardo y de radiación mensual medida en Valparaíso (asimilada a la localidad), permite
comprobar lo mencionado anteriormente (Fig. Nº 3) y para Melipilla, Santiago de Chile (Ref 5) (Fig. No 4).

Para reforzar aún más la idea propuesta, tomemos para el caso de Lima comentado por Yanes en la
referencia antes citada (9) según los siguientes valores de entrada:

Tair : 18.4 ºC

Taf : 23.5 ºC

T : 22.5ºC (medida)

P : 6.7 días

h : 1.3 m

Rsi : 310 cal/cm2

 : albedo = 6%

k1 : 94%

Los resultados obtenidos son los siguientes:

T s/Eckenfelder : 19.8 ºC

T s/Ec. Galindo-Rodriguez : 20.92 ºC

Diferencia : 1.58 ºC. (7%)

En general estaríamos postulando que, en ausencia de mejores antecedentes, el valor de la temperatura de


diseño se encontraría situada entre los valores establecidos por ambas relaciones, dejando al ingeniero
encargado del proyecto la posibilidad de justificar el valor a usar.

Pág. 10
CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES.-

1) En ausencia de mejores antecedentes, el valor de la temperatura de diseño se encontraría


situada entre los valores establecidos por las relaciones de Eckenfelder y la ecuación
propuesta en este trabajo (Ec. 9), dejando al ingeniero encargado del proyecto la posibilidad
de justificar el valor a usar. Para ello los valores de "P" y "d" serían los de diseño, "Rsm"
preferentemente el de la localidad más cercana tomada por el lado de la seguridad (mayor
latitud) o de tablas y el albedo medio para la estación también de tablas.

2) De este modo en zonas de clima templado a cálido (Valles y Llanos de Bolivia) la utilización
del valor arrojado por la relación 9, parecería ser la mejor aproximación práctica.

3) En zonas de clima frío con amplia pluviosidad, el anterior promedio debería encontrarse
por encima de la temperatura real del mes más frío, en cuyo caso resultaría más aceptable
por el lado de la seguridad emplear simplemente la relación de Eckenfelder.

BIBLIOGRAFIA.-

1) GALINDO R., GALLARDO, CUADRA. "Evaluación de criterios de diseño de lagunas de


estabilización sobre base experimental". Anales XII Congreso AIDIS int., San Juan, Puerto Rico,
Sept. 1990. Vol. 2. Pag. 703-723.

2) GALINDO R., OLGUIN E. "Modelo de Cálculo de la DBO Total efluente de una laguna de
estabilización y método de cálculo de su eficiencia real". Anales IX Congreso Chileno AIDIS,
Santiago, Chile, Nov. 1991. Vol. 1. Pag. 247-259.

3) GALINDO R., NUÑEZ M. "Estudio y modelación de la temperatura para el diseño de una laguna de
estabilización". Anales IX Congreso Chileno AIDIS, Santiago, Chile, Nov. 1991. Vol. 1. Pag. 260-
274.

4) CANALES R., VOGUEL A. "Effects of temperature on Phytoplankton Growth". Journal of the


Environmental Eng. Div. Vol. 100. Pag. 231-241.

5) SANCHEZ A., VARGAS C., "Puesta en marcha y primera etapa de experimentación en lagunas de
estabilización de Melipilla". Publicación 1-24 Fac. Ciencias Físicas y Mat. U. de Chile, Santiago,
Chile. 1972.

6) BECERRA E., GODOY M., "La relación temperatura aire - agua en el diseño de lagunas de
estabilización". Anales VII Congreso Chileno de AIDIS. Viña del Mar. Chile. 1987. Vol. 2. Pag. 702-
714.

7) FRITZ J., MEREDITH A., MIDDLETON A. "Non Steady state bulk temperature determination for
stabilization ponds". Water Research Vol. 14 Pag. 413-420

8) NUÑEZ M. "Modelación de la temperatura de una laguna de estabilización". Tesis de Grado, Depto.


Obras Civiles UTFSM. 1990.

9) YANEZ F. "Lagunas de estabilización: Teoría, diseño, evaluación y mantenimiento". Texto. Imprenta


Monsalve. Cuenca, Ecuador. 1993.

Pág. 11
10) YANEZ F. “Implementación del Modelo de Simulación de Temperaturas, Asesoría en Tratamiento
de Aguas Residuales – Segunda Etapa de Ampliación de la Planta de Alba Rancho”, Informe
Técnico No. 2, SEMAPA, Cochabamba, 29 de Octubre de 1995.

11) Boletín Meteorológico del Departamento de Potosí, Estación Tupiza, período de registro 1961 –
1991.

12) PROMIC – LHUMSS, “ Boletín Hidrometeorológico de Estaciones Automáticas”, Boletines 5 y 6,


Estación LHUMSS – Valle Hermoso, Cochabamba, 1996.

Pág. 12
Figura No. 2: TEMPERATURA MENSUAL LAGUNA 1 DE ALBA RANCHO

31

27
Taire (°C)
Tagua afl (°C)
23 Yanes1 (°C)
Yanes2 (°C)
Yanes3 (°C)
T (°C)

19
Yanes4 (°C)
Eckenfelder
Rodriguez
15

11

MESES

Figura No. 2.a: TEMPERATURA MENSUAL AGUA LAGUNA 1 DE TUPIZA

31.00

Taire (°C)
27.00 Tagua afl (°C)
Eckenfelder
23.00 Rodriguez
Formula Tupiza
T (°C)

19.00 Fórmula DINASBA (ºC)

15.00

11.00

7.00

MESES

Pág. 13
FIGURA 3: Temperatura mensual de la laguna de Casablanca

24

22

20 Tafluente
temperatura °C

18 T aire
Temp. Medida
16
Eckenfelder
14
Galindo - Rodriguez
12

10

8
1 2 3 4 5 6 7 8
meses

Figura No. 4: Temperatura de la laguna de Melipilla

26

24

22
Temperatura agua (ºC)

20

18 RSN med
Temp. afluente
Temp. Lag (medida)
16
Nuñez
Eckenfelder
14
Galindo - Rodriguez

12

10
7.00 9.00 11.00 13.00 15.00 17.00 19.00 21.00
Temperatura aire (ºC)

Pág. 14