Sie sind auf Seite 1von 248

Introducción a la

y el
ambiente
Salvador Mosqueira Pérez Salazar

3a
Edición
ENCUENTRE MÁS AQUI

https://ingenieriaambientalwil.blogspot.com/
INTRODUCCIÓN A LA
QUÍMICA
Y EL AMBIENTE

Salvador Mosqueira Pérez Salazar

PRIMERA EDICIÓN EBOOK


México, 2014

GRUPO EDITORIAL PATRIA


PRÓLOGO PARA LA TERCERA EDICIÓN
Durante la primera década de este siglo xxi, el mundo ha sido testigo de grandes
cambios en los patrones del clima global, así como de un desarrollo inusitado, pero
aún insuficiente, de las energías sustentables que sustituirán a la energía obtenida
de combustibles fósiles, generadores de la mayor parte de los gases invernadero
causantes de esas alteraciones climáticas.

Sin embargo, los eventos ocurridos recientemente en Copenhague y Cancún con


relación a las negociaciones entre los países para abatir la emisión de gases inver-
nadero, muestran la necesidad de lograr resultados verdaderamente tangibles en
los acuerdos internacionales sobre el cambio climático. Aunque los ofrecimientos
de reducción de esas emisiones de la mayoría de los países pueden contribuir para
evitar que el aumento de temperatura sea mayor de 2 grados Celsius en el siglo xxi,
de acuerdo a los científicos no ha sido suficiente y todavía se requieren disminuir
las emisiones en 5 gigatoneladas (5 3 109 toneladas) para lograr ese objetivo. Es
importante mencionar que la necesidad de reducir también las emisiones de negro
de humo y de los precursores de ozono en la troposfera, ha recibido, comparativa-
mente, mucha menor atención, pese a que los investigadores han encontrado que al
reducir esos contaminantes lograremos, en el largo plazo, mitigar el cambio climáti-
co, y en el corto plazo, mejorar la salud humana y la seguridad alimentaria.

Por otro lado, durante este siglo se prevé que se agotará la disponibilidad de petróleo,
lo que ha obligado a que se establezca un diálogo global para hacer que la economía
mundial sea más “verde” a través de tecnologías no contaminantes y sustentables
para la generación de energía. Mientras que la mayoría de los países han renovado
sus compromisos para trabajar hacia la sustentabilidad ambiental y han acorda-
do estrategias globales para lograrlo, a su vez el sector privado está respondiendo
con inversiones y tecnología, en las nuevas oportunidades de negocio en el desarro-
llo de las energías renovables, que durante la década 2000-2010 tuvieron un creci-
miento exponencial.

La rápida expansión de las tecnologías móviles (fotovoltaica, molinos de viento ca-


seros, etcétera), crea la necesidad de que los ciudadanos participen en la toma de decisiones
de carácter ambiental, lo que los obliga a adquirir los conocimientos científicos que les per-
mitan abordar este tema y aún más, participar en la recolección de datos o información
para un monitoreo de la biodiversidad ambiental.

Hoy día la influencia humana se extiende hasta en las partes más remotas de los
océanos. El océano ha llegado ser un gran basurero para muchos de los desperdicios
que generamos. Ahí se encuentran por ejemplo, una gran cantidad de plásticos y
aunque su papel como contaminante del océano todavía no ha sido definido con
exactitud, es obvio colegir que es un riesgo potencial para los ecosistemas y salud
de los humanos. Para reducir la cantidad de contaminantes que entran en el océa-
no se deben mejorar los aspectos del manejo de desperdicios y endurecer las políticas de
control existentes al respecto.

No todo son malas noticias ya que si revisamos las tendencias regionales y globales
observaremos que hay algunas áreas, como el uso de energía renovable y la dismi-
nución del agotamiento de la capa de ozono, en los que hubo notorio progreso (ver
ilustraciones de las Unidades 1 y 2).

El propósito de esta segunda edición es transmitir a los profesores y estudiantes de


bachillerato, los avances ambientales y energéticos logrados durante la década del
2000 al 2010, así como, en contrapartida, los retrasos que se tienen en temas tan
importantes como el cambio climático y las emisiones de gases invernadero, en
especial el dióxido de carbono proveniente de los combustibles fósiles.

iii
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente

Estamos seguros que esta obra forma parte de un conjunto de información global
que encontrará un amplio interés de parte de los estudiantes de bachillerato, quie-
nes serán en un futuro muy cercano, los ciudadanos que decidan y apoyen los pro-
gramas ambientales y energéticos de nuestro país, y cumplamos así los compromisos
de sustentabilidad en el ambiente y la energía, que México ha firmado y debe cumplir, en
el concierto de las naciones.

El Autor

iv
CONTENIDO

PRÓLOGO PARA LA TERCERA EDICIÓN . . . . . . . . . . iii Mezcla homogénea indispensable para


LA QUÍMICA EN NUESTRO ENTORNO . . . . . . . . . . . vii la vida. Composición porcentual
de N2, O2, CO2, Ar y H2O . . . . . . . . . . . . . . 131
El aire es ligero, sin embargo, pesa.
Propiedades físicas de los gases . . . . . . . . . 134
Leyes de los gases: Boyle, Charles
y Gay-Lussac . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 137
Teoría cinética-molecular
UNIDAD 1 de los gases ideales . . . . . . . . . . . . . . . . . . 142
La energía, la materia Mol, Ley de Avogadro, condiciones
normales y volumen molar . . . . . . . . . . . . . 145
y los cambios 2
Reactividad de los componentes del aire . . . . . . . . . . 154
Energía, motor de la humanidad . . . . . . . . . . . . . . . . 4 Algunas reacciones del N2, O2 y CO2 . . . . . 155
Noción de energía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4 Reacción del oxígeno con metales
Energía potencial y cinética . . . . . . . . . . . . 5 y no metales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 157
Transferencia y transformación de la energía 5 Tabla periódica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 161
Calor, trabajo y temperatura . . . . . . . . . . . . 8 Símbolos de lewis y enlaces covalentes . . . 168
La materia y los cambios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20 Calidad del aire . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 183
Clasificación de la materia Principales contaminantes
y fuentes de contaminación . . . . . . . . . . . . 186
Sustancias puras: elementos y compuestos
Mezclas: homogéneas y heterogéneas . . . . 27 Ozono y alotropía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 196
Ley de la conservación de la materia . . . . . 48 Las radiaciones del Sol y el esmog
fotoquímico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 197
El Sol, horno nuclear . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 61
El ozono y el esmog fotoquímico . . . . . . . . 199
Radiactividad y desintegración nuclear . . . 64
Inversión térmica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 205
Rayos alfa, beta y gamma . . . . . . . . . . . . . . 66
Medición de la calidad del aire . . . . . . . . . . 206
Espectro electromagnético . . . . . . . . . . . . . 76
Precipitación ácida . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 207
Planck, la energía y los cuantos . . . . . . . . . 79
Repercusión del CO2 en el ambiente . . . . . 212
Espectro del átomo de hidrógeno
La revolución energética requerida
y teoría atómica de Bohr . . . . . . . . . . . . . . . 81 para
Fisión y fusión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 84 combatir el cambio climático
Ley de la interconversión (Copenhague) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 217
de la masa y la energía . . . . . . . . . . . . . . . . 88 Adelgazamiento de la ozonósfera . . . . . . . 219
El hombre y su demanda de energía . . . . . . . . . . . . . 95 Responsabilidad de todos y cada uno
Generación de energía eléctrica. de nosotros en la calidad del aire . . . . . . . . 226
Análisis de beneficios y riesgos
del consumo de energía . . . . . . . . . . . . . . . 97
Energías limpias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 109

UNIDAD 3
Agua: ¿de dónde,
para qué y de quién? 234
UNIDAD 2
Aire, intangible pero vital 126 Tanta agua y podemos morir de sed . . . . . . . . . . . . . 236
La distribución del agua
¿Qué es el aire? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 128 en nuestro planeta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 236

v
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
Calidad del agua . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 239 Materiales cerámicos, cristales
Fuentes de contaminación líquidos,
La demanda bioquímica de oxígeno (DBO) polímeros, plásticos y materiales
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 241 superconductores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 383
Usos de las fibras sintéticas . . . . . . . . . . . . 405
Importancia del agua para la humanidad . . . . . . . . . . 252
Materiales superconductores . . . . . . . . . . . 409
Agua para la agricultura, la industria
Trenes con levitación magnética . . . . . . . . . 411
y la comunidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 252
Suelo, soporte de la alimentación. . . . . . . . . . . . . . . . 412
Purificación del agua . . . . . . . . . . . . . . . . . . 254
Perfil del terreno . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 414
El porqué de las maravillas del agua. . . . . . . . . . . . . . 262
C, H, O, N, P y S en la naturaleza . . . . . . . . 416
Estructura y propiedades de los líquidos.
El pH y su influencia en los cultivos . . . . . . 420
Modelo cinético molecular de los líquidos . 262
La conservación o destrucción de nuestro planeta. . . 423
Propiedades del agua . . . . . . . . . . . . . . . . . 264
Consumismo-basura-impacto ambiental . . 428
Composición del agua.
Reducción, reutilización
Electrólisis y síntesis . . . . . . . . . . . . . . . . . . 270
y reciclaje de basura . . . . . . . . . . . . . . . . . . 436
Influencia del agua en la regulación
Responsabilidad en la conservación
del clima . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 273 del planeta. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 444
Soluciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 274
Electrólitos y no electrólitos . . . . . . . . . . . . 285
Ácidos y bases; pH . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 287
Neutralización y formación de sales . . . . . . 300
¿De quién es el agua? . . . . . . . . . . . . . . . . . 303
UNIDAD 5
Alimentos, combustible
para la vida 450
Elementos esenciales para la vida. . . . . . . . . . . . . . . . 452
UNIDAD 4 Tragedia de la riqueza y de la pobreza:
exceso y carencia de alimentos . . . . . . . . . . 454
Corteza terrestre,
Minerales. Macro y microminerales . . . . . . 459
fuente de materiales Vitaminas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 466
útiles para el hombre 308 Fuentes de energía y material estructural. . . . . . . . . . 470
Energéticos de la vida: Carbohidratos,
Minerales, ¿la clave de la civilización? . . . . . . . . . . . . 310
estructura y grupos funcionales . . . . . . . . . 474
Formación de iones coloridos. . . . . . . . . . . 328
Almacén de energía: Lípidos,
Propiedades magnéticas. . . . . . . . . . . . . . . 329 estructura y grupos funcionales . . . . . . . . . 480
Estado sólido cristalino . . . . . . . . . . . . . . . . 343 Proteínas, su estructura y
Enlace iónico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 348 grupos funcionales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 483
Cálculos estequiométricos . . . . . . . . . . . . . 353 Requerimientos nutricionales . . . . . . . . . . . 488
Relaciones mol-mol y masa-masa . . . . . . . . 356 Conservación de los alimentos . . . . . . . . . . . . . . . . . . 494
Petróleo, un tesoro de materiales y energía . . . . . . . . 363 Aditivos y conservadores . . . . . . . . . . . . . . 494
Importancia del petróleo para México . . . . 365 Saborizantes de alimentos . . . . . . . . . . . . . 496
Hidrocarburos: alcanos, alquenos Congelación, calor, desecación, salado, ahumado,
y alquinos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 367 edulcorado y al alto vacío . . . . . . . . . . . . . . 498
Energía de los combustibles fósiles. Protección de los alimentos . . . . . . . . . . . . 508
Combustiones y calor de combustión . . . . . 373
Refinación del petróleo. . . . . . . . . . . . . . . . 375
GLOSARIO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 514
El petróleo: fuente de materias primas . . . 376
Los alquenos y su importancia en el mundo ÍNDICE ANALÍTICO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 527
de los plásticos. Etileno y polietileno . . . . . 378 BIBLIOGRAFÍA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 537
La nueva imagen de los materiales . . . . . . . . . . . . . . . 382
La ciencia de los materiales.
Los materiales del futuro . . . . . . . . . . . . . . . 382

vi
La química en nuestro entorno

La Química en nuestro entorno


El mundo de la Química
Por los medios de comunicación, principalmente revistas, periódicos o televisión,
y por experiencia, mucha gente ha “aprendido” que los productos químicos son
contaminantes y tóxicos, y por tanto, perjudiciales. Esta creencia no debe sorpren-
dernos, ya que las noticias por lo general sólo hablan de “derrames o fugas de
productos químicos tóxicos”, sin entrar en mayores detalles, o “advierten” peligros por
los productos químicos contaminantes en el ambiente (en el aire, agua y suelo) sin
especificar su origen ni su verdadero nivel de toxicidad. De hecho, algunos produc-
tos químicos son tóxicos y no sólo eso, sino peligrosamente tóxicos, como lo fueron
los gases venenosos utilizados en la Primera Guerra Mundial (y en otras guerras
recientes), el ántrax (que es una bacteria con propiedades bioquímicas letales) en-
viado por correo por terroristas lunáticos a partir de 2001 —sin fines bélicos, pero
igualmente peligrosos—, o los productos químicos que se desprenden de algunos
microorganismos, que crecen en alimentos enlatados no pasteurizados o sin recu-
brimiento interno y que causan un severo envenenamientvo en esos alimentos.
No obstante, el conocimiento de la Química no sólo es saber qué sustancias quími-
cas pudieran ser dañinas. Ni tampoco estar al día de las maravillas que la Química
en nuestro mundo moderno nos ha proporcionado, tales como medicinas que curan
las que otrora fueron enfermedades incurables como la fibrosis cística, la malaria y la
ebola por sólo citar algunas; telas sintéticas (como las hechas a base de poliéster,
poliacrilonitrilo y poliamidas) con aspecto, durabilidad y costo mejores a las que
utilizaron nuestros abuelos; plásticos súper resistentes (como materiales compues-
tos de fibra de vidrio, resinas y metales), que se utilizan en las carrocerías de los
automóviles para disminuir su peso y ahorrar combustible, etcétera.
En vez de eso, te sugerimos que pienses en la Química con la actitud de lo que te
puede proporcionar, pero no en una forma egoísta, sino como un ciudadano que vive
en una sociedad que se desarrolla en este mundo fascinante de la Química.
Las primeras fotografías de la Tierra tomadas desde la Luna nos proporcionaron
un formidable recordatorio de que la Tierra y sus materiales no son infinitos (figura
A.1). El universo de la Química realmente sólo tiene un interés: los materiales que
nuestro planeta nos proporciona y el uso racional que de ellos hagamos.
Desde un punto de vista globalizado, algo (o un mu-
cho, según lo desees) del conocimiento de la Química Figura A.1
te será muy útil en el manejo de los grandes temas
sociales que se presentarán en el siglo xxi. La pobla-
ción de la Tierra sigue aumentando a tasas mayores
que las previstas. Se espera que los aproximadamen-
te 6 000 millones de habitantes que había en el año
2000 se incrementen al doble en el 2050. ¿Cómo se
podrá alimentar, vestir y dar alojamiento a esa po-
blación? ¿Cómo podemos racionalizar y optimizar
el uso de los materiales que nuestro planeta nos
proporciona? ¿Cómo revertir el daño hecho por no
conocer las consecuencias de nuestras actividades?
En fin, ¿cómo podemos evitar hacerle más daño a
nuestro planeta?
Asimismo, el conocimiento de la Química le da una
nueva dimensión a nuestra vida diaria. Si un anun-
cio proclama que un producto “no contiene produc-
tos químicos”, ¿qué te da a entender el anuncio del Esta fotografía (tomada desde la Luna por los tripulantes de Apolo 11 el
producto y sus fabricantes? 20 de julio de 1969) muestra a la Tierra parcialmente iluminada elevándo-
¿Es válido pagar el doble, o más, por un producto se sobre el horizonte lunar. La Tierra está aproximadamente a 400 000 km
agrícola “orgánico” (como el café “orgánico”)?, aquél de distancia.

vii
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
que no utilizó ningún ingrediente químico en sus etapas de desarrollo y venta, es
decir, que es “totalmente natural” (algunas veces lo es, la mayoría de las veces no).
¿Sabías que si almacenas productos de limpieza que contengan amoniaco en solu-
ción acuosa junto con un blanqueador de hipoclorito de sodio, tienden a reaccionar
desprendiendo un gas muy tóxico?

La Química dentro del marco de las ciencias naturales


Consideremos primero un tema muy interesante, que fue el encabezado de muchos pe-
riódicos nacionales y extranjeros en 1994. El inicio de las consideraciones legales para
utilizar el ácido desoxirribonucleico (ADN) como prueba de culpabilidad en un juicio.
El ADN es un compuesto químico que se encuentra en las células de nuestros cuer-
pos, y su análisis proporciona un equivalente a la huella digital (es específico y dis-
tintivo para cada ser humano).
Comparando el análisis del ADN de una muestra de sangre o de otro material bioló-
gico dejado en la escena del crimen con una muestra biológica del sospechoso, ésta
se puede utilizar como una prueba definitiva de inocencia o culpabilidad.
La Química a menudo ha sido definida como el estudio de la materia y los cambios
que ésta puede sufrir. Si analizas esta definición, aunque sea de una manera some-
ra, te convencerás que el conocimiento de la Química es fundamental para enten-
der todo lo que sucede en la naturaleza. Con este conocimiento de los materiales de
la naturaleza, los químicos pueden modificar la materia y sintetizar nuevas clases
de materia.
Históricamente, las ciencias naturales han estado relacionadas con la observación
de la naturaleza, es decir, del mundo físico y biológico que nos rodea. Una clasifica-
ción tradicional de las ciencias naturales se representa en la figura A.3, en la que se
ha dado énfasis a la relación de la Química con otras ciencias. Sin embargo, con los

Figura A.2
sangre mancha sangre mancha sangre del
biológica extracción biológica padre hijo madre
de ADN

corte enzimático

electrofóresis

transferencia

hibridación

luminiscencia

Secuencia Secuencia
obtenida obtenida
para una para una
prueba prueba de
comparativa perfil
de ADN de ADN
a) b) c)
Existe una prueba altamente específica que permite obtener alelos de solamente un lugar de la cadena del ADN, la cual nos permite
identificar la culpabilidad de un asesino, en la figura a) existe una igualdad de distribución entre la sangre del sospechoso y la mancha
biológica encontrada en el lugar de un crimen. En la figura b) no existe igualdad entre la sangre y la mancha o muestra biológica. En la figura
c) se presenta la prueba de paternidad mediante el ADN. El hijo tiene un alelo del padre y otro de la madre, por lo tanto, es hijo de ambos.

viii
Figura A.3

La química en nuestro entorno


é

Clasificación tradicional de las ciencias naturales.


Grupo Editorial Patria
ix
Introducción a la química y el ambiente
avanzados medios tecnológicos de los que ahora se dispone, las
Figura A.4
separaciones entre ellas se vuelven cada día más insignificantes.
El carácter dinámico de la ciencia se ilustra con el surgimiento de
nuevas disciplinas, y ahora existen profesionistas que son iden-
tificados como biofísicos, químicos bioinorgánicos, geoquímicos,
fisicoquímicos y hasta paleontologistas moleculares (que utilizan
métodos químicos modernos para analizar artefactos o restos
antiguos).
El estudio del ADN es hoy día una de las áreas frontales de la cien-
cia. Es raro que pase algún tiempo sin que aparezca en los medios
de comunicación el reporte de algún nuevo descubrimiento, ya
sea el de la causa de una enfermedad hereditaria, la introducción
de un nuevo producto, o hasta de seres vivos derivados de los es-
La clonación o copiado de los seis becerros de la fotografía tudios de ingeniería genética (figura A.4) (por ejemplo la clonación).
fue transgénico, es decir, fueron animales genéticamente
En 1953, los investigadores ingleses James Watson y Francis Crick
modificados para producir en su leche proteínas normal-
mente de origen farmacéutico. propusieron la estructura del ADN. Poco tiempo después se iden-
tificó al ADN como el portador de la información genética que se
transmitía de una generación a la siguiente (figura A.5), si bien
desde 1862 ya se conocían los patrones hereditarios (modelo de Mendel). Después
de ese intenso periodo de estudio de la naturaleza química del ADN, el enfoque
actual se ha extendido a investigar cuáles son las funciones del ADN en las células
vivientes y cómo pueden ser manipuladas para obtener los resultados deseados, ta-
les como la curación de enfermedades heredadas, o la manufactura de medicinas y
Figura A.5 drogas que salven nuestra vida mediante bacterias controladas por ingeniería gené-
tica. Asimismo, la prueba del ADN, o sea la determinación de la composición exacta
del ADN de un individuo, es una herramienta analítica (figura A.2) que, junto con
otras que proporciona la química analítica, son utilizadas por los químicos forenses
en la investigación de algún delito.

Ciencia y tecnología. El método científico


Veamos ahora una historia acerca de algo que directamente nos afectó, y nos afecta
a todos —tanto como lo hace una prueba de ADN para localizar células enfermas—,
la necesidad de convertir el sistema de aire acondicionado de los automóviles, al
uso de un nuevo refrigerante. La refrigeración —una útil aplicación tecnológica de la
termodinámica— ha sido utilizada desde fines del siglo xix. Este proceso requiere de
un fluido que absorba calor conforme se evapora, y desprenda calor cuando se con-
densa, y que pueda reciclarse continuamente, sufriendo evaporaciones y condensa-
ciones sin que se descomponga. A principios del siglo xx, los fluidos utilizados eran
en su mayoría muy inflamables o tóxicos. En una ocasión, el director de investigación
y desarrollo de una de las dos más grandes empresas fabricantes de automóviles
de ese tiempo, pidió a sus colaboradores un nuevo refrigerante que no tuviera esos
inconvenientes. La primera tarea a la que se dedicó el grupo fue recolectar toda
la información existente, tales como tablas con datos obtenidos en los laboratorios
químicos de investigación, y combinar esta información con una investigación biblio-
gráfica de las variaciones sistemáticas de las propiedades de los elementos químicos.
El resultado de este análisis, expresado con las mismas palabras del coordinador de
esta investigación, que finalmente resultara increíblemente exitosa, fue:

“Aparentemente, nadie había considerado antes la posibilidad de que el flúor* pudiera


no ser tóxico en alguno de sus compuestos. Esta posibilidad había sido ciertamente
descartada por los ingenieros en refrigeración. Si el problema tuviera que ser resuelto
con un solo compuesto, y no una mezcla, entonces ese compuesto contendría flúor sin
duda alguna...”
El ADN es el portador de la informa-
ción genética que se transmite de
* El elemento químico flúor (F) es el gas más reactivo y tóxico que se conocía (y se conoce), de
una generación a la siguiente.
ahí la aventurada predicción de este ingenioso investigador.

x
La química en nuestro entorno
Iniciaron entonces sus experimentos en la búsqueda de un nuevo compuesto quí-
mico que contuviera flúor. Como el flúor estaba escaso, compraron lo que había
disponible: cinco pequeñas botellas. Una de las botellas fue utilizada para hacer la
primera muestra del nuevo producto químico que contenía flúor. Sigamos con el
relato de nuestro investigador:

“Un conejillo de indias fue colocado bajo una campana que contenía el nuevo produc-
to sintetizado (que en su composición predominaba el flúor) y, ante la sorpresa del médico
veterinario que lo había traído, no emitió ningún sonido ni tampoco se murió. De hecho,
no mostró ninguna irritación. Nuestras predicciones se habían cumplido totalmente.”

Sin embargo, una segunda muestra hecha con el material inicial proveniente de una
botella diferente sí mató al conejillo de indias. Aquí había un problema que tenía que
ser resuelto. Después de una cuidadosa investigación, se encontró que solamente la
primera botella contenía el material sintetizado puro. Había sido un contaminante el
que había matado al conejillo de indias y no el nuevo producto preparado por nues-
tro investigador, quien comentó lo siguiente con relación a este hecho:

“De las cinco botellas... solamente una contenía el material correcto. Nosotros habíamos
escogido por azar la que lo contenía para nuestro primer experimento. Si hubiéramos es-
cogido cualquiera de las otras cuatro botellas, el animal hubiera muerto como lo hubiera
esperado quienquiera en todo el mundo, a excepción de nosotros. Creo que habríamos re-
nunciado a lo que nos hubiera parecido entonces como una costosa pérdida de tiempo.”

La moraleja de este pequeño relato es tan simple como ésta: Uno debe de contar
con suerte, así como de un buen equipo humano, para tener éxito en el estudio de la
química aplicada.
El producto de estos experimentos dio lugar a la proliferación de refrigeradores en to-
dos los hogares y supermercados. La descomposición de los alimentos prácticamente
fue eliminada, y después de la Segunda Guerra Mundial, la industria procesadora de
alimentos se expandió a la producción de alimentos congelados (figura A.6).
Así, ésta es una historia de éxito —el desarrollo de compuestos clorofluorocarbona-
dos, a menudo conocidos como CFC—, como refrigerantes mucho menos peligrosos.
A lo largo de las décadas de 1950 y 1960, su uso se expandió a una gran cantidad de
productos de consumo (que no tenían necesariamente que ver con la refrigeración)
que se vendían en el mercado. Por ejemplo, se encontró que los CFC tenían pro-
piedades que los hacían ideales para su uso como propulsores de los líquidos con-
tenidos en los botes de aerosol, y para hacer pequeños orificios en materiales tales
como la espuma de poliuretano, utilizada
en almohadas y relleno de muebles. Figura A.6
Sin embargo, el problema creado por los
aparentemente exitosos CFC no salió a la
superficie sino hasta la década de 1970, por-
que nadie estaba consciente del destino final
de estos compuestos tan estables cuando se
desprendían al medio ambiente. Fue duran-
te la década de 1980, que ya había llegado a
ser completamente claro que los CFC llega-
ban sin ninguna transición a la estratosfe-
ra (una explicación más detallada de todo
este proceso será dada posteriormente en
el capítulo 3), donde interaccionaban con el
ozono y lo destruían (figura A.7). El resultado
de esta reacción disminuye la cantidad de
ozono de la estratosfera, aumentando el da-
ño potencial por un incremento de radia-
ción solar (en especial la ultravioleta) que El desarrollo de todo tipo de expendedores de alimentos congelados fue extraordina-
llega a la superficie de la Tierra. rio a partir de mediados del siglo XX.

xi
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente

Figura A.7

La luz ultravioleta al incidir sobre


una molécula de clorofluorocarbono Sol
(CFC), como el CFCl3, separa
un átomo de cloro dejando Radiación
el CFCl2 ultravioleta

Una vez libre, el átomo de cloro


puede atacar otra molécula de ozono
y empezar el ciclo de nuevo

El átomo de cloro ataca


una molécula de ozono (O3) Un átomo de oxígeno libre
y le quita un átomo de oxígeno, separa el átomo de oxígeno de
dejando una molécula la molécula de monóxido
de oxígeno (O2) de cloro para formar O2

Resumen de reacciones:
CCl3F 1 UV ⎯→ Cl 1 CCl2F
El átomo de cloro y el átomo
Cl 1 O3 ⎯→ ClO 1 O2 ⎫ Repetidas de oxígeno se unen para formar
⎬ muchas veces una molécula de monóxido
ClO 1 O ⎯→ Cl 1 O2
⎭ de cloro (ClO)

m Resumen simplificado de
cómo los clorofluorocarbonos
(CFC) y otros compuestos que En 1987, las naciones que producían CFC crearon un plan de acción para que la
contienen cloro y flúor destruyen producción industrial de este compuesto que todavía era requerida cesara total-
el ozono de la estratosfera. mente para 1995. La razón de que todavía fuera necesaria su producción era que el
Hay que observar que los átomos
refrigerante CFC conocido como R-12, que se utilizaba en casi todos los autos que se
de cloro y flúor están continuamente
regenerándose conforme reaccionan habían hecho antes de 1992, y el nuevo conocido como R-134a, no eran compatibles.
con el ozono, actuando entonces Un auto diseñado para usar R-12, no podía usar R-134a, a menos que el sistema se
como catalizadores, es decir, como modificara, lo cual era costoso. Entonces, la decisión económica era la predominan-
un producto químico que acelera te para cualquiera que tuviera un automóvil de esos años, y que su auto tuviera una
la velocidad de las reacciones sin fuga del gas refrigerante en su sistema de aire acondicionado.
que ellos mismos sean partícipes
en la reacción. Los átomos de bromo Todo lo anteriormente expresado nos sirve para identificar las distinciones entre la
desprendidos de compuestos que ciencia básica o la investigación básica, y la ciencia aplicada y la tecnología. Ciencia
contienen bromo también destruyen básica o investigación básica, es la búsqueda del conocimiento del universo, sin tener
el ozono por medio por lo general en mente a corto plazo objetivos prácticos para la aplicación de los
de un mecanismo similar. conocimientos adquiridos. Los bioquímicos que se esforzaron durante años para
entender exactamente cómo funciona el ADN dentro de las células estuvieron ha-
ciendo fundamentalmente ciencia básica.
La ciencia aplicada tiene un objetivo bien definido y a corto plazo: resolver un pro-
blema específico. La búsqueda de un mejor refrigerante por Thomas Midgley y su
equipo de colaboradores en General Motors, es un ejemplo excelente de ciencia
aplicada. Ellos tenían perfectamente claro su objetivo y los elementos para lograrlo.
Para llegar a ello, como se hace en ciencia básica o en ciencia aplicada, recurrieron
a los datos y observaciones registradas de estudios efectuados anteriormente para
formular una hipótesis, y entonces llevaron a cabo experimentos para probarla. Los

xii
La química en nuestro entorno
pasos anteriores son exactamente los que se llevan a cabo en el método científico, que
veremos al finalizar este tema.
La tecnología también es una aplicación del conocimiento científico, y aunque es un
poco más complicado definirla, en esencia es la suma de las formas en que se aplica
la ciencia en el contexto de nuestra sociedad, nuestro sistema económico y nuestra
industria. Los primeros refrigeradores y aires acondicionados diseñados para usar
los CFC fueron producto de una nueva tecnología. El número de aplicaciones que
se ha expandido rápidamente para manejar el ADN y hacer nuevas medicinas u
otros productos comerciales, están contenidos en una rama de la tecnología que se
conoce como biotecnología.
Es muy importante anotar que, no importando el tipo de descubrimiento científi-
co, siempre (o casi siempre) existe un lapso de tiempo más o menos largo entre el
descubrimiento y su aplicación tecnológica. Los periodos de incubación de un cierto
número de aplicaciones de varios tipos de descubrimientos científicos se muestran
en la tabla A.1.

Tabla A.1. Tiempo necesario para desarrollar la tecnología de algunas ideas fructíferas.

Innovación Concepción Realización Años de “incubación”

Antibióticos 1910 1940 30

Celofán 1900 1912 12

Cisplatin (droga contra el cáncer) 1964 1972 8

Marcapasos del corazón 1928 1960 32

Maíz híbrido 1908 1933 25

Cámara instantánea 1945 1947 2

Café instantáneo 1934 1956 22


Energía nuclear 1919 1945 26
Nylon 1927 1939 12

Fotografía 1782 1838 56

Radar 1907 1939 32

Síntesis de la droga para la recombinación del ADN 1972 1982 10

Relojes automáticos 1923 1939 16

Reproductores de video 1950 1956 6

Fotocopiadoras 1935 1950 15

Rayos X en medicina Dic. de 1895 Ene. de 1896 29 días

Como la historia de los CFC nos muestra, la ciencia y la tecnología, y también las
condiciones sociales, constantemente cambian. Cuando los CFC fueron introduci-
dos como refrigerantes en 1930, fueron un gran avance para la economía y reem-
plazaron materiales peligrosos. Además, el número de naciones tecnológicamente
avanzadas (al menos para producir CFC) y la población mundial eran pequeñas
(comparativamente a la del año 2000). La gente pensaba que los procesos de la na-
turaleza podrían mantener un medio ambiente saludable y, hasta cierto punto, eso
era cierto. Aún más, algunos de los complicados instrumentos que han revelado el
agotamiento de la capa de ozono no estaban disponibles en esa época.

xiii
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
Como mencionábamos antes, la producción de los CFC es un magnífico ejemplo de
aplicación del método científico. Como en la mayoría de las actividades del esfuer-
zo humano, la ciencia ha desarrollado también métodos formales, comprobados
a través del tiempo, para resolver problemas. Fue mediante la aplicación rigurosa
del método científico que fueron descubiertos los CFC. El método científico incorpora
observaciones, hipótesis, experimentos, teorías y leyes. Los científicos hacen observaciones
de los hechos que acompañan a los fenómenos naturales. Posteriormente, tratan de
explicar sus observaciones desarrollando hipótesis. Las hipótesis son modelos des-
criptivos de las observaciones. Una hipótesis es útil en tanto permita explicar lo que
los científicos observan en muchas situaciones.

Con objeto de aprender más sobre la hipótesis, los científicos por lo general realizan
experimentos, en los cuales una o más de las variables o condiciones del experimento
se mantienen controladas o constantes. Un principio importante de un experimen-
to es que pueda ser repetido cuantas veces se requiera. Las observaciones que se
derivan del experimento son registradas mediante su medición, obteniéndose un
conjunto de datos. Cuando las observaciones o los datos experimentales no encajan
dentro de la hipótesis, ésta es rechazada o modificada, y una hipótesis nueva o de-
purada se somete nuevamente a experimentación. La interacción entre la hipótesis
y los experimentos juega un papel relevante, ya que la hipótesis guía en un principio
los experimentos, pero dependiendo de los resultados obtenidos, los investigado-
res pueden llevar a la modificación o establecimiento de una nueva hipótesis. Si
el conejillo de indias de la experiencia del Sr. Midgley hubiera pasado a la posteri-
dad como una hipótesis fallida, seguramente este señor hubiera sacado fuerzas de
flaqueza y establecido una nueva hipótesis que de cualquier forma hubiera dado
como resultado otra estructura de compuestos clorofluorocarbonados (y con ello la
disminución de la capa de ozono).

Una vez que una hipótesis pasa la prueba de verificación por una experimentación
intensiva, puede ser elevada a la categoría de teoría. Una teoría es un modelo pro-
bado profusamente, que explica por qué con los experimentos se obtienen ciertos
resultados. En ciertas ocasiones una teoría no puede ser probada (al menos con los re-
cursos actuales). No obstante, las teorías son muy útiles, porque nos ayudan a vi-
sualizar mentalmente los objetos o procesos que no pueden ser vistos. Un ejemplo
relevante de teoría es la teoría cinética molecular, que nos permite explicar mul-
titud de cambios físicos y químicos. Aún más, una teoría nos permite predecir el
comportamiento de los sistemas naturales bajo circunstancias diferentes a las de
las observaciones originales.

Otro producto de la investigación científica es la ley científica. Una ley científica es


un enunciado preciso, que resume los resultados de una amplia variedad de obser-
vaciones y experimentos. Una ley científica es diferente a una teoría, ya que esta
última no sólo describe el fenómeno natural, sino que, además, intenta explicar-
lo. Las leyes científicas a menudo se expresan con simples relaciones matemáti-
cas. Su razón de ser corresponde al comportamiento de la naturaleza, por lo que
generalmente no aparecen como obvias de una manera inmediata. Por ejemplo, el
enunciado de la Ley de Boyle: “El volumen de un gas es inversamente proporcional
a la presión ejercida sobre él”, cumple con este criterio (y es derivada de la teoría
cinética de los gases).

La figura A.8 muestra el esquema de la interrelación de actividades en el método


científico.

Por último, es importante mencionar que, aunque los científicos utilizan los mismos
hechos científicos, a menudo están en desacuerdo en la forma en que el conoci-
miento científico debería ser usado. Por ejemplo, un químico puede crear un nuevo
producto químico para su uso como pesticida, mientras que otro apunta los peligros
(sobre todo ecológicos o ambientales) del mismo producto.

xiv
La química en nuestro entorno

Figura A.8

Teoría

Observaciones Hipótesis Experimentos

Observaciones Experimentos Ley

Este esquema del método científico muestra cómo las observaciones experimentales nos llevan al desarrollo de hipótesis y
teorías. Una ley científica resume los resultados de muchos experimentos, pero no explica el porqué del comportamiento observado; ésa
es la función de la hipótesis y la teoría.

Preguntas

Contesta las siguientes preguntas y comenten en equipos las respuestas.

1. ¿Cuál es tu punto de vista con relación a la importancia del mundo de la Quí-


mica? Enumera cuatro actividades muy importantes a las que los químicos
(científicos y tecnólogos) deberán atender prioritariamente en el siglo xxi.

2. Realiza un mapa conceptual especificando las áreas de estudio que compo-


nen las ciencias naturales.

3. ¿Cuáles son los enfoques actuales en el estudio del ADN? Explica brevemente
en qué consiste la ingeniería genética y la clonación.

4. ¿Cuáles son tus conclusiones sobre la invención de los compuestos cloro-


fluorocarbonados (CFC)? ¿Cuáles fueron las razones principales por las que
no se consideraron sus posibles efectos dañinos? ¿Cuándo y quiénes fueron
los primeros científicos que apuntaron sus consecuencias? ¿Hasta cuándo
durarán sus efectos nocivos? (Puedes investigar en Internet).

5. ¿Cuáles son las características de la ciencia básica y de la ciencia aplicada?


¿Cómo se puede definir a la tecnología?
6. Describe brevemente las diferentes actividades que constituyen el método
científico. Menciona un ejemplo de aplicación del mismo en las ciencias am-
bientales, puede ser en la elaboración de un plan para mejorar la selección y
disposición de basura en tu colonia o delegación.

xv
Grupo Editorial Patria
1
UNIDAD
La energía, la materia
y los cambios
Contenido

1 Energía, motor de la humanidad

2 La materia y los cambios

3 El Sol, horno nuclear

4 El hombre y su demanda de energía

Del análisis efectuado en el 2010 por la Agencia Internacional de Energía (IEA por sus siglas en inglés)
para determinar las perspectivas de suministro de energía en el periodo comprendido entre 2010 y 2035,
destacamos la siguiente observación:

• La elevación de los precios de los combustibles fósiles en los mercados internacionales y consecuen-
temente de sus derivados y el incremento de las penalidades económicas que se han establecido en
muchos países por la utilización de combustibles fósiles, ha derivado en políticas nacionales para el
ahorro y eficiencia energética y el cambio a otras fuentes de energía, en especial, la energía renovable.
Esto permitirá que pese a que la demanda global de energía para el año 2035 aumenta en un 36%, el
petróleo, carbón y gas natural sólo participarán con la mitad de ese aumento.

Asimismo del UNEP (United Nations Environmental Programme) Year Book 2011 hace un resumen de sus
observaciones sobre le energía renovable,

1. En el 2009, la nueva inversión global en energía sustentable llegó a los 162 mil millones de dólares y si
esta tendencia se mantuvo en el 2010, el 2011 será el primer año en que la capacidad mundial de energía
generada con fuentes renovables excede a la capaci-
dad mundial de energía con combustibles fósiles.
2008
2. Lo anterior sucedió en el 2009 tanto en Europa y los OCDE Pacífico
2009
Estados Unidos quienes por segundo año consecutivo,
África
añadieron más capacidad de generación de fuentes re-
novables tales como la eólica y solar que de fuentes India
convencionales como carbón, gas y nuclear. Brasil
La figura nos muestra la demanda proyectada de energía China
renovable 2008 vs. 2035. La participación de las energías re-
Estados Unidos
novables en la generación global de electricidad está
proyectada a que crezca de 18 a 32% entre 2008 y 2035, Unión Europea
debido principalmente a la energía eólica y a la hidráuli-
0 100 200 300 400 500
ca. Fuente IEA (2010)
Equivalente en petróleo en millones de toneladas
Introducción a la química y el ambiente

Figura 1.1 ENERGÍA, MOTOR


DE LA HUMANIDAD
La mayor fuente de la energía que se requiere
para cubrir las necesidades de los seres huma-
nos proviene de la combustión —reacción quí-
mica exotérmica— de los combustibles fósiles
(petróleo, carbón y gas natural) que abastecen
aproximadamente 80% (véase figura 1.1) de esa
demanda. Con los consumos de 2009, las reservas
mundiales de estos combustibles se estima que
duren, 46, 119 y 63 años,* respectivamente.

De acuerdo con la Agencia Internacional de Ener-


gía (IEA, por sus siglas en inglés), en 2008 el mundo
consumió 8 428 Mtoe (millones de toneladas equi-
valentes de petróleo). Esta cantidad de energía es
igual a la obtenida si se quemaran 8 428 millones
de toneladas de petróleo. Conforme a las estima-
ciones de la Organización de las Naciones Unidas,
la población sobrepasará los nueve mil millones
de habitantes en 2050, lo que dará como resulta-
do que la demanda de energía se incremente 50%
ya desde el año 2030 y que en 2050 se duplique e
inclusive se triplique dicha demanda. Surge enton-
ces la pregunta, ¿de dónde obtendrá el ser humano
toda esta energía? La respuesta más probable, al
menos hasta el año 2030, es que de los combusti-
m Los combustibles fósiles (petróleo,
carbón y gas natural) participan con bles fósiles. Debemos entonces basar nuestros requerimientos energéticos en fuentes
las cuatro quintas partes de las fuentes alternas de energía como la energía eólica y el hidrógeno, por ejemplo, haciéndolas
de energía mundial desde hace más de más accesibles y económicamente viables ya que como veremos, cuando tratemos
100 años, porque son relativamente
el tema del petróleo, la “demanda pico” (el punto en el cual la mitad de las reservas
económicos, han sido abundantes y
energéticamente ricos y la infraestruc- mundiales accesibles hayan sido ya extraídas) está muy próxima: la Agencia Inter-
tura global está bien equipada para nacional de Energía estima que la producción pico de petróleo será en algún punto
producirlos, distribuirlos y utilizarlos. En comprendido entre 2013 y 2037, y de ahí en adelante vendrá un decrecimiento en la
la generación de electricidad, los com-
bustibles fósiles proporcionan alrededor producción de petróleo y la demanda superará a la oferta de este combustible fósil.
de 67% del total global, mientras que la
energía nuclear y la hidroeléctrica contri-
buyen con 15 y 16%, respectivamente. NOCIÓN DE ENERGÍA
La electricidad obtenida con fuentes
renovables como la energía solar, geo- El concepto físico de energía que nos expresa que energía es la capacidad que tiene
térmica y eólica está creciendo muy rá- un cuerpo o un sistema para desarrollar un trabajo, aunque totalmente válido para
pidamente pero aún constituye sólo un
pequeño porcentaje (aproximadamente los cálculos ordinarios de la Física y la Química, tuvo una nueva acepción a partir
2%) del total. Es importante mencionar de la famosa equivalencia masa-energía descubierta por Einstein (DE 5 Dmc2) y su
que 27% de la energía eléctrica gene- posterior aplicación en la física nuclear, principalmente en los fenómenos de radiac-
rada en el mundo se pierde durante la
tividad, fisión y fusión. La fisión nuclear fue descubierta en Europa, en el siglo pasado,
generación y transmisión.
en la década de los años 40, obteniéndose de una pequeña masa de un material
radiactivo una enorme cantidad de energía. Estudios posteriores condujeron a la

* Fuente: BP Statistical Review of World Energy, 2010.

4
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

creación de la bomba atómica en EUA, por Robert Oppenheimer y un grupo selecto


de investigadores y científicos, la que permitió (funestamente) terminar con la Se-
gunda Guerra Mundial.
Posteriormente, el uso pacífico de la energía nuclear abrió una posibilidad de un ili-
mitado suministro de energía. Sin embargo, el desarrollo espectacular de la energía
atómica que se tuvo en un principio, se ha visto detenido por razones ecológicas,
derivadas del difícil desecho de materiales radiactivos procedentes de las plantas
nucleares, y de varios accidentes en algunas de ellas, de graves consecuencias (el
último en Chernobyl, Ucrania).
La fusión nuclear (proceso que se lleva a cabo en el Sol) y que es inverso al de la fisión
nuclear, permite fundir masas de átomos muy ligeros para formar átomos más pesa-
dos, con un desprendimiento de energía. Sin embargo, todavía se requiere de algunas
décadas de investigación, debido principalmente a la tecnología necesaria para de-
sarrollar los millones de grados centígrados necesarios para efectuar la fusión nu-
clear. En este proceso no hay contaminantes y las materias primas son abundantes
en la Tierra.

ENERGÍA POTENCIAL Y CINÉTICA


Seguramente recordarás, cuando estudiaste mecánica en tu clase de Física, las con-
versiones de energía potencial —energía “almacenada” que tiene un cuerpo debido a
su posición en un campo gravitacional— en energía cinética —energía que adquiere
ese cuerpo al “liberar” esa energía potencial “transformándola” en movimiento—. El
ejemplo de un patinador (de cualquier masa) que se desliza desde un desnivel que
tiene una altura de 10 m hasta un piso horizontal adquiriendo una velocidad (si no
hubiera fricción) de aproximadamente ¡50 kmyh!, es muy elocuente.
Estas clases de energía también aparecen con gran frecuencia en multitud de cam-
bios o reacciones químicas. Por ejemplo, cuando se carga con energía eléctrica una
pila o un acumulador, lo que se hace es proporcionarle energía en forma de energía
química, misma que queda almacenada (energía potencial). Una vez que estén car-
gados, tienen capacidad para desarrollar trabajo, siempre y cuando exista una di-
ferencia de potencial eléctrico (equivalente al potencial gravitacional que proporciona el
desnivel del ejemplo anterior), con lo cual se puedan descargar gradualmente. Si se
utiliza esa energía para mover un juguete, o mejor aún para hacer un experimento
de electrólisis en tu laboratorio, podrás observar que existe un movimiento (energía
cinética) de los iones, que permite que fluya la corriente eléctrica en el circuito y en
tu solución (tener una solución electrolítica —que conduce la corriente—), median-
te la cual se efectúan reacciones químicas en los electrodos.

TRANSFERENCIA Y TRANSFORMACIÓN DE LA ENERGÍA


Hay dos conceptos fundamentales que son necesarios en la interpretación de la
transferencia de energía: el contacto térmico y el equilibrio térmico. Dos objetos están
en contacto térmico si entre ellos existe la posibilidad de que haya una modificación
de la temperatura en cada uno de ellos, lo cual sólo se logra si tienen temperaturas
diferentes (véase figura 1.2).

El equilibrio térmico existe cuando dos objetos en contacto térmico ya no cambian de


temperatura. Por ejemplo, un cartón de leche que se saca del refrigerador y se pone

5
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
sobre la mesa, está en contacto térmico con la mesa y el aire que las rodea. Después
de varias horas, la temperatura es la misma, es decir los tres cuerpos alcanzan el
equilibrio térmico. Este comportamiento es el que sigue también un termómetro.

La existencia de este equilibrio mutuo es una ley fundamental de la termodinámi-


ca: la Ley cero.

Figura 1.2 Figura 1.3

Cuerpo
caliente
TA Sistema C
(Termómetro)

Flujo de calor
TA . TB

Sistema A Sistema B
Cuerpo
TB frío

El calor sólo fluye de un cuerpo con mayor temperatura La Ley cero de la termodinámica. Los sistemas en equilibrio termodinámico tienen
a uno con menor temperatura. la misma temperatura.

Termometría
La medición que se puede apreciar de las transformaciones y transferencias de ener-
gía se hace, principalmente, utilizando la variable termodinámica que todos conocemos
como temperatura. El concepto general que se tiene de esta propiedad es que nos mues-
tra qué “tan caliente” o qué “tan frío” está un cuerpo o una sustancia. Su explicación
particular de acuerdo con la física: “que es una medida de la energía cinética prome-
dio de las moléculas” tampoco es muy explícita. Siendo ambas definiciones correctas
pero ambiguas, los científicos tuvieron que utilizar irremediablemente temperaturas
de referencia, para establecer escalas en los termómetros utilizados para medirla.

El sentido del tacto nos indica la temperatura a la cual está un objeto, pero no es
confiable. Por ejemplo, las parrillas del refrigerador se sienten más frías que la comi-
da almacenada sobre ellas, aunque ambas estén en equilibrio térmico. La razón de
que el metal se sienta más frío es que por el metal fluye el calor proveniente de tu
mano (que por esta razón se enfría más) de una manera más eficiente a la parrilla
que a los alimentos.

Los termómetros son los instrumentos que definen y miden la temperatura. El ter-
mómetro más común consiste de un volumen de mercurio, que se dilata dentro de
un tubo capilar cuando se calienta. Cuando el termómetro está en equilibrio térmi-
co con un objeto, se lee la temperatura en la escala del termómetro.

Hay tres escalas de temperatura generalmente usadas: Celsius, Fahrenheit y Kelvin (tam-
bién llamada absoluta). La comparación entre las escalas se muestra en la figura 1.4.

6
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

En la escala Celsius, el punto de congelación del agua es


Figura 1.4
0, y el punto de ebullición es 100. El intervalo entre estas
temperaturas se divide en 100 partes iguales llamadas Kelvin °Celsius °Fahrenheit
grados. Como se puede observar en la figura 1.4, sobre
la escala Fahrenheit, el punto de congelación es 32° y el
punto de ebullición es 212°. El intervalo entre estas tem- 373.15 100
Punto de 212
peraturas está dividido en 180 partes iguales. La relación 90
ebullición 200
del agua
entre las escalas Celsius y Fahrenheit es entonces: 80
70
150
60
°F 2 32
°C 5 50
1.8 40 100
30
°F 5 1.8 (°C) 1 32 20
10 50
273.15 Punto de
La escala Kelvin (K) tiene sus grados del mismo tamaño 0
congelación
32
–10
que la escala Celsius, como referencia, se observa que el del agua
–20 0
punto triple del agua, corresponde a la temperatura en que
se encuentran en equilibrio en un recipiente cerrado, el
hielo, el agua y su vapor. Este punto se encuentra a los
273.16 K y es igual a .01 °C. Por tanto, para convertir Cel-
sius a Kelvin simplemente se añade 273.15.
Las tres escalas de temperatura.
K 5 °C 1 273.15

Sistemas y sus alrededores


La termodinámica, que es la ciencia que estudia el flujo de la energía, trata con
sistemas o partes del mundo, que mediante límites o fronteras bien definidas se
separan conceptual o físicamente del resto del mundo o sus alrededores. Cuando
se establecen para el sistema los valores de un conjunto de parámetros medibles
tales como temperatura, presión, volumen y expresiones de concentración (como
fracción mol), se considera la condición o estado del sistema como termodinámi-
camente definido, por lo que la temperatura es entonces el parámetro distintivo de
los análisis termodinámicos.

Sin embargo, no puede ser caracterizado cada estado de un sistema por una tempe-
ratura (y presión) bien definida y uniforme. En primer lugar, dada la distribución de
velocidades moleculares (distribución de Maxwell-Boltzmann), una sola molécula
o aun un pequeño grupo de moléculas no tienen una temperatura definida. Sola-
mente se podrá asignar una temperatura a sistemas macroscópicos y sólo a esos
sistemas se les podrán aplicar cálculos termodinámicos. Además, aun un sistema
macroscópico manifestará desigualdades de temperatura (y presión), cuando éste
sufre un cambio rápido. Un sistema macroscópico completo será caracterizable con
una temperatura (y presión) única y solamente cuando el sistema permanezca en
un estado sin cambio o equilibrio. Es precisamente en esos estados con los cuales
es aplicable la termodinámica clásica.

Enfocados entonces en los estados de equilibrio de sistemas macroscópicos, la termo-


dinámica clásica no nos dice nada acerca de la trayectoria por las cuales se llegaron
a los diversos estados, ni tampoco nada acerca de las velocidades a las cuales se de-
sarrollaron esas trayectorias y se obtuvieron los diversos estados. La termodinámica

7
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
es una ciencia eminentemente práctica y si se encuentra ante algo imposible no
debemos nunca esperar que se pueda conseguir, porque incluso lo que es posible
puede requerir de un inmenso esfuerzo. Por ejemplo, los cálculos termodinámicos
muestran que bajo presiones de 30 000 a 100 000 atmósferas se puede formar el
diamante a partir del grafito a temperaturas entre 1 000 y 3 000 K. Sin embargo, los
intentos para lograr esta conversión fueron por un largo tiempo totalmente fallidos.
No fue sino hasta 1954 en que la síntesis del diamante se
Figura 1.5 logró tras el descubrimiento de un efectivo catalizador y la
construcción de equipo adecuado para mantener las condi-
ciones requeridas por horas y no por segundos.
Un sistema termodinámico no necesariamente consiste
sólo de una sustancia, sino que puede consistir también de
energía radiante o de un campo eléctrico o magnético. Sin
embargo, usualmente un sistema comprende una sustan-
cia que puede ser homogénea o heterogénea.
Los sistemas que pueden intercambiar energía con sus al-
rededores pero no pueden transferir materia a través de sus
límites se conocen como sistemas cerrados, como por ejemplo
Abierto Cerrado Cerrado y aislado una batería o un termo (figura 1.5). Los sistemas en donde se
Los dos tipos de sistemas termodinámicos. El termo o cualquier re- puede intercambiar tanto la masa como la energía con sus
cipiente con paredes adiabáticas para aislar el flujo de energía es un alrededores, se les conoce como sistemas abiertos como por
caso particular de un sistema cerrado. ejemplo el motor de un automóvil y el cuerpo humano.

CALOR, TRABAJO Y TEMPERATURA


Calor y trabajo
Figura 1.6
Cuando un sistema gana energía por radiación, conducción o convección térmica,
como resultado de una diferencia de temperatura con sus alrededores, está absor-
P biendo una cantidad positiva de calor y la energía interna del sistema aumenta. Si gana
energía por otros medios, como por ejemplo por la acción de fuerzas mecánicas en
sus alrededores, se considera que se está haciendo sobre el sistema una cantidad
positiva de trabajo porque la energía interna del sistema también aumenta. En el
caso contrario en que el sistema desprenda calor o haga trabajo en sus alrededores,
estas cantidades se consideran negativas porque disminuyen la energía interna
L
del sistema. Esta convención de signos es contraria a la que fue utilizada común-
mente en la literatura técnica hasta antes de 1970.
La expansión de un gas es un ejemplo de trabajo que frecuentemente sucede en re-
acciones químicas. Si un gas se expande en contra de una presión externa Pex (figura
1.6), el trabajo desarrollado es:
V2
w52 # V1
Pex dV 5 2Pex DV (1.1)
Pex
si hubiera una compresión el trabajo será positivo.
Un sistema también hace trabajo cuando
se expande en contra de una presión Ejemplo
externa. El trabajo es proporcional a la
presión externa Pex, y al cambio de volu- Encontrar la cantidad de trabajo hecho sobre los alrededores, cuando 1 litro de un
men DV (L 3 Área del pistón). gas ideal, inicialmente a una presión de 10 atmósferas, se deja expandir a 10 litros

8
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

a una temperatura constante: a) reduciendo la presión externa a 1 atm en un solo


paso; b) reduciendo P primero a 5 atmósferas y luego a 1 atm, y c) permitiendo que
el gas se expanda en un espacio al vacío cuyo volumen total es de 10 litros.

SOLUCIÓN: Primero hay que observar que DV, que es una función de estado,* o sea
que es la misma para cada operación:

de P2V2 5 P1V1

V2 5 (10y1) 3 (1 L) 5 10 L, de tal forma que DV 5 10 2 1 5 9 L

Para la trayectoria a):

w 5 2 (1 atm) 3 (9 L) 5 2 9 L-atm 5 2 9 L-atm 3 101.3 joulesyL-atm 5 2 911.7 joules

Para la trayectoria b), el trabajo se calcula separadamente para cada etapa:

w 5 2(5 atm) 3 (2 L 2 1 L) 1 (2) (1 atm) 3 (10 L 2 2 L)


5 213 L-atm 3 101.3 joulesyL-atm 5 2 1 316.9 joules

Para la trayectoria c) el gas se expande a 10 L en contra de una presión externa de


cero y entonces w 5 (0 atm) × 9 L 5 0, esto es que no se hace trabajo porque no hay
una fuerza que se oponga a la expansión.

Calor y temperatura
Para los iniciadores de la termodinámica entender qué significa calor fue un reto.
Inclusive, la equivalencia de calor y trabajo como formas diferentes de energía no
fue establecida de manera inequívoca sino hasta hace relativamente poco tiempo.
En 1842 Julius Robert von Mayer (1814-1874), médico y físico alemán, estableció la
Ley de la Conservación de la Energía en su forma moderna, incluidas todas las for-
mas de energía, entre ellas el calor. Ahora definimos calor como “la transferencia de
energía que resulta de diferencias en la temperatura”.

La dificultad en entender el concepto de calor se derivó principalmente de su con-


fusión con el concepto de temperatura. Los primeros científicos tendían a creer
que los objetos llegaban a un equilibrio térmico cuando cada uno de ellos contenía
una cantidad igual de calor por unidad de volumen. El químico inglés Joseph Black
(1728-1799) es famoso por su descubrimiento del calor latente y porque fue el pri-
mero en reconocer claramente la diferencia entre la cantidad de calor y la tempera-
tura. Su trabajo fue publicado hasta después de su muerte en 1799. Demostró que
sustancias distintas tienen capacidades caloríficas diferentes y que el equilibrio
térmico se establece entre dos cuerpos cuando sus temperaturas son las mismas.
El calor fluirá hasta que los gradientes de temperatura desaparezcan, es decir, que
las diferencias en temperatura proporcionan la fuerza conductora para que fluya

*Una función de estado es aquella que: 1. Tiene un valor definido para un sistema determinado
en un estado dado, independientemente de la historia de ese sistema y 2. Cambia con una
cantidad definida en un cambio de estado dado, independientemente de la trayectoria con la
que sucedió el cambio.

9
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
el calor. La relación entre la cantidad de calor transferida a un cuerpo y el cambio
consiguiente en su temperatura depende de su capacidad calorífica:

dq
C5 (1.2)
dT

donde C es la capacidad calorífica, q es el calor y T es la


Figura 1.7
temperatura.

El término teórico “temperatura” adquiere relevancia


empírica cuando sabemos cómo se determina la tempe-
ratura mediante un termómetro de gas ideal a volumen
constante V (figura 1.7).

Para una cantidad dada de un gas perfecto P ∝ T. Esta


relación, junto con la definición del triple punto del agua
—temperatura a la cual coexisten hielo, agua y vapor de
agua en equilibrio— de 273.16 K, nos permiten tener una
escala completa de temperaturas aplicando la siguiente
relación:

PyPpt 5 Ty273.16 K, en donde si despejamos T,

T 5 273.16 K (PyPpt) (1.3)

el subíndice pt nos indica la presión del vapor de agua


en el punto triple (0.6117 kPa) y P es la presión de la co-
lumna de mercurio con una altura h cuando se mide una
temperatura T. Para las interconversiones de las unida-
des de presión hay que recordar que 101.3 kPa 5 1 atm
5 76 cm de Hg.
m Cuando el gas en el bulbo cerrado
llega al equilibrio a la temperatura (T )
que priva en el recipiente, y manejan- Energía interna
do en forma adecuada el bulbo de ni-
Supongamos que un sistema recibe de sus alrededores una cantidad de calor (q) y
velación, hacemos que el menisco del
mercurio coincida con la marca de re- que como resultado de ello el sistema hace una cierta cantidad de trabajo (w) sobre
ferencia. Al tener fijo el volumen de gas sus alrededores. Si, como es de esperarse, el trabajo desarrollado por el sistema es
(V), obtenemos la presión (P) midiendo menor que el equivalente mecánico del calor recibido por el sistema, de acuerdo
la altura (h). El valor de T se obtiene de la
ecuación (1.3). con el principio de conservación, debemos suponer que la energía equivalente a
la diferencia (q – w) es algo que de alguna forma queda almacenada en el sistema
como un aumento de su energía interna E. De acuerdo con nuestra convención de
signos, lo anterior lo podemos expresar así:

q + (−w) 5 DE o

q − w 5 DE (1.4)

La energía interna es la suma de todas las formas microscópicas de energía de un


sistema y puede ser considerada, en términos generales, como la suma de las ener-
gías potencial y cinética de todas sus moléculas.

La energía interna es una función de estado en donde el cambio de energía inter-


na cuando un sistema pasa de un estado A a un estado B es independiente de la

10
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

trayectoria seguida. Es simplemente la diferencia entre la energía final y la energía


inicial,

DE 5 EB 2 EA (1.5)

En un proceso en particular, como por ejemplo el que representamos con la reac-


ción termoquímica siguiente:

1
Cu(s) 1 O (g) → CuO(s) DE 5 2 37 kcal Figura 1.8
2 2
Estado final
Queremos decir que a una temperatura dada, se desprenden 37 kcal cuan- (gases de combustión)
do se forma un mol de óxido de cobre (II) a partir de sus elementos. En este
ejemplo, cuando escribimos
Trabajo
1 (compresión)

Energía interna, E
EB 5 E(CuO) y EA 5 E( O2) 1 E(Cu)
2

Podemos medir EB − EA pero no podemos medir individualmente las ener-


gías internas (E) del CuO, O2 y Cu.

Un valor positivo de DE se presenta cuando se proporciona energía o traba- Calor


jo, por ejemplo, al añadir calor a un recipiente con agua, o al darle cuerda (precalentamiento)
a un reloj (por el trabajo que se realiza al enrollar el resorte del mismo).
Un valor negativo de DE sucede cuando se desprende energía o trabajo, por Estado inicial
ejemplo, cuando el agua se enfría o el resorte se desenrolla. Para aumentar (vapores de gasolina)
la energía interna de un sistema cerrado existen dos formas de hacerlo:
La energía interna de un sistema (en este caso
calentándolo o efectuando un trabajo sobre él. Pueden desarrollarse con- vapores de gasolina fríos) se puede incrementar
juntamente las dos actividades, como es el caso del precalentamiento de mediante la adición de calor (precalentamiento)
los vapores de gasolina antes de entrar al carburador y la compresión que y trabajo (compresión), obteniéndose una mejor
combustión.
se hace de los mismos dentro de los cilindros del motor (figura 1.8).

EJERCICIOS
1. Para cada uno de los siguientes cambios de estado (EB 2 EA ) se determina el
efecto de las energías que intervienen en la energía interna del sistema.

a) El sistema se expande en contra de una presión externa.


Se efectúa un trabajo por el sistema (negativo) y, por lo tanto, disminuye su
energía interna.

b) El sistema absorbe calor de sus alrededores.


El calor proviene de los alrededores (positivo) y entonces aumenta su ener-
gía interna.

c) Los alrededores hacen trabajo sobre el sistema.


El trabajo proviene de los alrededores (positivo) y aumenta su energía in-
terna.

d) El sistema se enfría colocándolo en un baño de hielo.


El sistema cede calor (negativo) y, por lo tanto, disminuye su energía interna.

11
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
2. Ocho kilocalorías de calor se añaden a un gas que hace 20 000 joules de trabajo
externo. Calcular el cambio de energía interna del gas y establecer si este cam-
bio aumenta o disminuye la energía interna del gas.

Aplicando la ley de la conservación de la energía y la convención de signos te-


nemos que q 5 8 kcal 5 8 000 cal 3 4.185 joulesycal 5 33 480 joules y es positivo
y que w 5 20 000 joules es negativo:

q + (2w) 5 DE o
q 2 w 5 DE

33 480 joules 2 20 000 5 13 480 joules que por ser positivos indican que fue ce-
dido al sistema y, por lo tanto, es un aumento de energía interna del gas.

3. Un sistema cambia del estado A al estado B mediante las siguientes etapas:

Etapa 1. El sistema absorbe 300 calorías de calor mientras desarrolla 100 calo-
rías de trabajo en sus alrededores.

Etapa 2. El sistema pierde 50 calorías de calor en los alrededores a volumen


constante (no hay trabajo).

Etapa 3. Los alrededores hacen 500 calorías de trabajo sobre el sistema sin trans-
ferencia de calor.

¿Cuál es el cambio en energía DE para cada etapa y para el cambio total del
estado A al estado B?

DE1 5 q1 + w1 5 + 300 cal 2 100 cal 5 200 cal


DE2 5 q2 + w2 5 2 50 cal + 0 5 2 50 cal
DE3 5 q3 + w3 5 500 cal + 0 5 500 cal
DE 5 DE1 + DE2 + DE3 5 200 cal + (250 cal) + 500 cal 5 650 cal

4. La energía de una batería permite accionar un motor, que a su vez mueve una
bomba para el suministro de aire en un acuario. Si se considera a la batería y el
motor como un sistema, y durante cierto periodo este sistema hace un trabajo
sobre la bomba de 555 kJ y desprende a sus alrededores 124 kJ en forma de calor,
¿cuál es el cambio de energía interna del sistema batería-motor?

Solución:

Dado que tanto el calor como el trabajo se desprenden del sistema, ambas can-
tidades son negativas, por lo tanto:

DE 5 2124 kJ 1 (2555 kJ) 5 2679 kJ

Esto es, la energía interna del sistema batería-motor disminuye en 679 kJ mien-
tras el motor estuvo trabajando.

Entalpía
Generalmente, las reacciones químicas no se llevan a cabo a volumen constante, sino
en sistemas que se mantienen a presión constante en contacto con el aire, o con
algún otro gas a presión atmosférica y el único trabajo que hacen es el trabajo PV,
producto de la expansión o la compresión (una excepción importante en la cual

12
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

las reacciones químicas desarrollan un trabajo diferente al trabajo PV, es la celda


electroquímica). Si tenemos entonces un sistema químico a volumen constante, no
se puede hacer trabajo porque DV es igual a cero.

W 5 (P DV) 5 P 3 0 5 0 y tendremos

DE 5 q + w 5 q + 0 5 (q)V

donde el aumento de energía interna es igual al calor absorbido a volumen constan-


te (para un sistema que no hace trabajo).

Sin embargo, la mayoría de las reacciones químicas se llevan a cabo a presión cons-
tante más que a volumen constante. Bajo tales condiciones el trabajo hecho por el
sistema como resultado de la expansión no es cero.

w 5 2 P DV;

DE 5 q + w 5 EB 2 EA 5 (q)P 2 P (VB 2 VA) y

(q)P 5 (EB + PVB) 2 (EA + PVA), donde (1.6)

(E 1 PV), se le llama entalpía y que como E, P y V es también una función de estado.


A esta nueva función la identificamos como H:

H 5 E + PV (1.7)

DH 5 (q)P 5 HB 2 HA (1.8)

El incremento o decremento de entalpía de un sistema es igual al calor absorbido


o desprendido a presión constante (suponiendo que el sistema sólo hace trabajo
PV). Cuando sólo hay gases en la reacción y pueden ser considerados como ideales,
podemos expresar el cambio de entalpía con la siguiente ecuación:

DH 5 DE 1 D(nRT) 5 DE 1 RTD(n) (1.9)

en donde D(n) 5 moles de productos gaseosos 2 moles de reactivos gaseo- Figura 1.9
sos y la temperatura es constante.

Cuando proporcionamos calor a un sistema a presión constante, su entalpía


aumenta (1DH). Si, por el contrario, la energía sale en forma de calor, su en-
talpía disminuye (2DH). Por ejemplo, la formación de yoduro de zinc a partir 208 kJ
Entalpía
de sus elementos:
Entalpía

Zn(s) 1 I2(s) ⎯→ ZnI2(s) DHr 5 2208 kJ

es una reacción exotérmica, en donde DHr es la entalpía de reacción molar es-


tándar. Cada mol de yoduro de zinc obtenido desprende 208 kJ a sus alre-
dedores, y entonces la entalpía de la mezcla de la reacción (el sistema)
disminuye en 208 kJ (DH 5 2208 kJ; figura 1.9). Energía
en forma 208 kJ
En una reacción endotérmica, por ejemplo, cuando el hidróxido de bario octa- de calor
hidratado se combina con el tiocianato de amonio:
La entalpía de un sistema es como la medida de
Ba(OH)2 ? 8H2O(s) 1 2 NH4SCN(s) ⎯→ Ba(SCN)2(ac) 1 2 NH3(g) 1 10 H2O(l) la “altura de agua” en un recipiente. Cuando una
reacción desprende 208 kJ en forma de calor, el
recipiente “baja su nivel” en 208 kJ.
DHr 5 100 kJ

13
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
la entalpía de la mezcla reaccionante aumenta (figura 1.10) de tal forma que
Figura 1.10
el recipiente congela el vapor del medio ambiente, formándose una capa de
hielo sobre el mismo.
100 kJ

EJERCICIOS
1. Se requieren 1.435 kcalymol para fundir hielo a 0 °C y 1 atm de presión.
100 kJ Dado que en este cambio 19.63 mL de hielo se convierten en 18 mL de
Entalpía
agua, determinar DH y DE para el proceso de fusión indicado.
Entalpía
Para este cambio a presión constante:

DH 5 qP 5 1.435 kcalymol

P DV 5 P (18.00 – 19.63) 5 1 (21.63) 5 21.63 mL-atmy mol


Si en una reacción endotérmica se absorben 5 2 0.00163 L-atmymol 5 2 0.00163 L-atmymol ? 24.22 cal/L-atm
100 kJ de calor, es como si la “altura” del recipien-
te de agua aumentara su nivel. 5 2 0.04 calymol 5 2 0.00004 kcalymol

Como P DV ,, DH se deduce que

DE 5 DH 2 P DV < igual DH 5 1.435 kcalymol

2. La combustión de 1 mol de hidrógeno se llevó a cabo en una bomba calorimétri-


ca (volumen constante) a 25 °C y se encontró que el calor desprendido (DE) fue
de 267.43 kcal. Calcular DH.

1
H2(g) + O (g) → H2O(l) DE 5 2 67.43 kcal a 25 °C
2 2

D(n) 5 moles de productos gaseosos – moles de reactivos gaseosos


1 3
50–12 5 2 moles
2 2
DH 5 DE + D(nRT)
3
5 267.43 kcal – moles (1.987 cal mol21 K21) (298.2 K)
2
5 268.32 kcal

Ley de la conservación de la energía


En el tema de energía interna se mencionó la ley de la conservación de la energía de
acuerdo a conceptos termodinámicos, estableciéndose así la Primera Ley de la Termodi-
námica. Ahora bien, si se miden cuidadosamente todas las formas de energía que inter-
vienen en un sistema, se encuentra que la suma de las energías que entran al sistema
es igual a la suma de las energías que salen del sistema. No hay ganancia ni pérdida de
energía. Esto derivó en la muy conocida ley de la conservación de la energía que esta-
blece: “La energía no se crea ni se destruye, sólo puede ser convertida de una forma a otra”.

Sin embargo, es preciso tomar en cuenta que en cada conversión de energía una parte
de la energía se transforma en energía calorífica o térmica (figura 1.11), que siempre

14
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

Figura 1.11

Luz
solar

Calor

Superficie
negra

Energía eléctrica → Energía cinética 1 Energía térmica

Energía eléctrica → Energía luminosa 1 Energía térmica

Vapor a alta
presión
+
Agua
_

Calor
Turbina Generador

Energía química → Energía térmica 1 Energía cinética 1 Energía eléctrica

Conversiones de energía. Cualquier forma de energía puede ser convertida a cualquier otra forma, excepto la energía térmica o calorífica. El calor
es una forma de energía que fluye de un sistema u objeto a otro, porque los dos están a diferentes temperaturas y sólo puede ser transferido a
un sistema u objeto que tenga menor temperatura.

fluye del cuerpo de más temperatura al cuerpo de menor temperatura. No hay forma
de “atrapar” o reciclar la energía calorífica, ya que ésta siempre seguirá fluyendo hacia
lugares “más fríos”. Consecuentemente, en ausencia de un flujo externo de energía,
todo sistema llegará tarde o temprano a detenerse, porque toda su energía se conver-
tirá en calor y la perderá. Ésta es otra ley natural, la Segunda Ley de la Termodinámica,
que básicamente expresa que en cualquier conversión de energía, el sistema termina
con menos energía utilizable que con la que empezó la conversión.

Entropía
Un principio termodinámico que subraya la pérdida de calor es el principio del
aumento de entropía. La entropía, en términos comunes, se refiere al grado de
desorden. Un aumento de entropía significa un aumento de desorden. En términos

15
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
termodinámicos, significa que si no existe una fuente de energía todos los siste-
mas se dirigen sólo en una dirección: hacia el aumento de entropía. Este principio
se puede comprender mejor si lo aplicamos a las cosas o actividades que hacen o
desarrollan los seres humanos y que por lo general, tienden a deteriorarse. Nunca
se observa, por ejemplo, que un edificio abandonado tienda a renovarse por sí solo.
La salida de la escuela cuando terminan las clases es otro ejemplo de aumento de
entropía. Del “orden” (entropía baja) que había en los salones durante las clases, se
torna en un completo desorden (entropía alta) cuando todos salen de la escuela y el
valor del cambio de entropía es alto.

La conversión de energía y la pérdida de energía en forma de calor, son en sí mis-


mas, dos aspectos del aumento de entropía. La energía térmica o calorífica es el
resultado del movimiento vibratorio al azar de los átomos y moléculas. Entonces, es
la forma de energía más “baja” (más desordenada), y su flujo hacia los alrededores
a menor temperatura constituye la forma para que ese desorden se esparza. La
Segunda Ley de la Termodinámica expresa lo anterior en la forma siguiente: Cuando los
sistemas cambian espontáneamente, lo hacen solamente en una dirección: hacia el aumento
de entropía. La segunda ley también dice que el sistema irá espontáneamente sólo
hacia un nivel de energía potencial más bajo, una dirección en donde los sistemas
desprendan calor (figura 1.12).

Un término muy importante en el enunciado de la segunda ley, es la palabra es-


pontáneamente. Sabemos que es posible bombear agua a un nivel superior, cargar
una batería, estirar una liga de hule o comprimir aire. Dicho de otra forma, es posi-
ble mediante el suministro de energía externa aumentar la energía potencial de un

Figura 1.12

C
Calor y energía luminosa
O
H
Dióxido de
carbono

Agua

Oxígeno

Glucosa
Aumento de entropía
C6H12O6(s) 1 6O2(g) 6CO2(g) 1 6H2O(g)
Glucosa Oxígeno Dióxido de Agua
carbono
Entropía. Los sistemas van espontáneamente sólo en la dirección en que haya un aumento de entropía. Cuando la glucosa, constituyente químico
básico de la madera, se quema, se desprende calor, y los átomos llegan a estar más y más desordenados; éstos son dos aspectos del aumento de
entropía. El hecho de que la madera se queme, aunque no en forma espontánea, es un ejemplo de la Segunda Ley de la Termodinámica.

16
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

sistema (Primera ley). En contraste, la dirección contraria, por ejemplo, la que su-
cede en los cambios químicos en que se desprende energía, ocurre espontáneamen-
te por la ley natural del incremento de entropía, o Segunda ley de la termodinámica
(no olvidar que la energía de activación es necesaria para iniciar la espontaneidad en el
desprendimiento de energía de gran número de reacciones químicas).

La entropía es una función de estado que es independiente de la trayectoria de su


cambio; depende solamente de los estados inicial y final del sistema, DS 5 SB 2 SA.
Su medición implica las variables termodinámicas q y T, porque una cantidad dada de
calor q que fluye de uno a otro estado (de A a B), a través de una diferencia gran-
de de temperatura (TA .. TB), desarrolla una mayor pérdida en la capacidad del sis-
tema para efectuar trabajo, que el mismo calor que fluye a través de una diferencia
menor de temperaturas; por ejemplo, pasando por un estado intermedio C donde
TA . TC y luego de TC a TB porque TC . TB (figura 1.13),

q
DS 5 SB 2 SA 5 ; q 5 T DS (1.10)
T

Figura 1.13

Caliente TA .. TB
TA
q

T C . TB q
Tibio TC T

Frío
TB

El flujo de calor de un cuerpo caliente a uno frío se puede llevar a cabo, ya sea directamente o a través de un cuerpo
tibio.

y como en la Primera ley de la termodinámica:

DE 5 q 1 w; q 5 DE 2 w, nos queda sustituyendo y rearreglando:

w 5 DE 2 T DS (1.11)

cambio de “energía no
trabajo 5 2
energía interna aprovechada”

Como vemos, la entropía es una medida de la pérdida de capacidad de un sistema


para efectuar trabajo.

17
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
La entropía de cualquier sustancia química puede obtenerse de datos calorimétricos
y de la aplicación de la Tercera Ley de la Termodinámica: La entropía de cualquier sustancia
química en estado cristalino puro a 0 K es cero. Por ejemplo, la entropía del grafito a 298.15
K puede ser calculada de los datos de la capacidad calorífica (Cp) obtenida en el calo-
rímetro desde muy bajas temperaturas hasta 300 K. La figura 1.14 muestra Cp yT vs. T
para el grafito en un rango de temperatura de 0-300 K. El área bajo la curva

TB Cp
DS 5 # TA T
dT 5 Cp ln (TByTA) (1.12)

nos da S298.15 K 2 S0 K 5 1.372 cal mol21K21. Como S0 K es precisamente cero, S298.15 K 5


1.372 cal K21mol21. Con gráficas similares para otras sustancias podemos determi-
nar el cambio de entropía entre las temperaturas TA y TB, y en donde de la gráfica
podemos calcular un valor muy aproximado para DS.

DS ø (Cp y T)1 DT1 + (Cp y T)2 DT2 + … + (Cp y T)n DTn 5 (1.13)
n

i50
o (Cp y T)i DTi

donde (Cp y T )1 es un valor promedio de Cp y T durante la primera etapa (porque Cp y T


muestra un pequeño cambio con la temperatura), DT1 es el cambio de temperatura
durante la primera etapa, etcétera.

Figura 1.14

Gráfica de Cp yT vs. T para el grafito.

Ejemplo

Calcular el DS del cloro desde su p.f. 5 172.2 K a su p.e. 5 239.1 K, considerando úni-
camente los datos de la capacidad calorífica del cloro líquido en la cercanía de 172.2 K

18
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

5 16.01 cal K21 y la capacidad calorífica del cloro gaseoso en la cercanía de 239.1 K 5
15.73 cal K21, como valores límites del cálculo.

Cp yT172.2 K 516.01y172.2 5 9.30 3 1022 cal K22mol21

CpyT239.1 K 5 15.73y239.1 5 6.58 3 1022 cal K22mol21

9.30 3 1022 1 6.58 3 1022


Tenemos entonces que un (Cp yT) promedio sería 5
2

5 7.94 3 1022 cal K22mol21

y DT 5 66.9 K por lo que

DS ø (Cp yT) DT 5 (7.94 3 1022 cal K22 mol21) (66.9 K) 5 5.31 cal K21 mol21

Preguntas

1. Describir las fuentes actuales de energía y su distribución porcentual, así


como los usuarios finales de la energía y sus porcentajes de consumo.

2. Describir qué son los sistemas y distinguirlos. ¿Cuáles son los parámetros
termodinámicos que definen el estado de un sistema?

3. ¿Qué establece la ley de la conservación de la energía? ¿Cómo lo describe


matemáticamente la Primera Ley de la Termodinámica?

4. Establecer la relación y diferencias entre calor y temperatura. ¿Qué instru-


mento y ecuación se utiliza para determinar la temperatura de un cuerpo?

5. El oxígeno que desprende de una reacción se expande contra una presión de


2 atmósferas desde 10 a 20 litros y absorbe 300 calorías. ¿Cuál es el cambio
en la energía interna del gas?

6. Para inflar un globo aerostático se bombea hidrógeno contra una presión va-
riable en contra, dada por la expresión P 5 10yV atmósferas, donde V es el vo-
lumen del gas en cada etapa de la expansión. Cuando ésta es desde 10 a 100
litros, el gas experimenta un cambio de energía interna DE de 100 calorías.
¿Cuánto calor q absorbe el gas durante el proceso? Sugerencia: Sustituir el
valor de P en w 5 2P dV e integrar entre los límites del problema para encon-
trar el trabajo. Sustituir los valores conocidos con las unidades adecuadas en
la ecuación de la Primera Ley de la Termodinámica y despejar q.

7. Dos litros de N2 a 0 °C y 5 atm de presión se expanden de manera isotérmica


hasta una presión de 1 atm. Suponiendo que el gas es ideal, hallar los valores
de w, DE, DH y q en este proceso.

8. La combustión del alcohol etílico a 25 °C y 1 atm de presión está expresada


por la siguiente reacción:

C2H5OH(l) + 3O2(g) → 2CO2(g) + 3H2O(l)

¿Cuáles son los valores de DH y DE?

19
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente

LA MATERIA Y LOS CAMBIOS


La Química se ha definido suscintamente como el estudio de la materia y los cam-
bios que la misma puede sufrir. Ahora, en este tema, veremos con más detalle el
concepto de materia y revisaremos los cambios que puede sufrir, ya sean físicos o
químicos, que llevan aparejados siempre y todos ellos, un cambio de energía. Dicho
de otra forma, no puede haber un cambio de materia (físico o químico), sin que su-
ceda un cambio de energía.

Dado que el universo entero está hecho fundamentalmente de masa y energía, el


campo de la química se extiende desde los átomos hasta las estrellas, y desde las ro-
cas hasta los organismos vivos. La masa y la energía son por ello conceptos tan fun-
damentales, que sus definiciones tendrían que ser muy claras y concisas, aunque
como veremos en el transcurso de este libro, la interdependencia que existe entre la
masa y la energía debería permitir un concepto unificado, como el expresado por el
sabio inglés Jeans, quien decía que “la materia es energía embotellada”.

Prácticamente todo lo que usamos ha cambiado de su estado natural, de poca o


ninguna utilidad, a un estado muy diferente y de mucho mayor utilidad. Algunos de
estos cambios son mecánicos, como transformar la madera para fabricar muebles.
Muchos otros son químicos, como hornear el caolín para hacer vajillas. El explorar,
entender y manejar los procesos por los cuales los materiales naturales se con-
vierten en productos básicos, son los fundamentos de la ciencia de la Química. La
Química, por tanto, se ha dado a la tarea de entender por qué la materia se com-
porta como lo hace, y responder preguntas como: ¿por qué la gasolina “se enciende”
(cambio químico conocido como combustión) y el agua no? ¿Por qué se requiere de
una chispa (cambio físico-químico, conocido como energía de activación) para que
el gas butano inicie su combustión en las hornillas de una estufa? ¿Qué función
desempeñan los óxidos de nitrógeno, productos de la combustión de los motores de
. Esta imagen obtenida con el mi-
croscopio de rastreo por tunelización los vehículos, en la formación del ozono en el aire que respiramos?
de electrones, magnifica el efecto de
la preparación de una muestra de co- Para contestar éstas y muchas más preguntas, necesitamos profundizar nuestras
bre con dos defectos puntuales (posi- observaciones de la naturaleza de la materia, en una forma totalmente diferente a la
blemente átomos de impurezas) en su
cual estamos acostumbrados a observarla. Las muestras de materia suficientemen-
superficie. Estos defectos dispersan los
“electrones del estado superficial”, dan- te grandes pueden ser vistas, sentidas y manipuladas en experimentos ordinarios
do como resultado un modelo de on- de laboratorio, y se conocen como muestras macroscópicas. En contraste, las mues-
das estacionarias circulares. tras microscópicas son tan pequeñas que sólo pueden ser
Figura 1.15
vistas con la ayuda de un microscopio. Sin embargo, la es-
tructura de la materia que verdaderamente interesa a los
químicos está en un nivel submicroscópico. Con los nuevos
instrumentos que la moderna tecnología ha desarrollado,
empezó a cambiar esta situación. El microscopio de rastreo por
“tunelización” y el microscopio de fuerza atómica permiten ob-
tener fotografías de la disposición de los átomos en la su-
perficie de un cuerpo sólido (figuras 1.15 y 1.16).

En el modelo de estructura de la materia, todo lo que nos


rodea, material de cualquier clase, está formado por par-
tículas muy pequeñas que, dependiendo de su energía ciné-
tica, dan lugar a los diversos estados de agregación o estados
físicos de la materia.

20
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

b Imagen del hexatriacontano (C36H74)


Figura 1.16
sobre grafito pirolítico, obtenida con el
microscopio de fuerza atómica. Las pla-
cas sobrepuestas del grafito están clara-
mente visibles, con un espaciamiento
de aproximadamente 4.5 nm, consis-
tente con la longitud de las cadenas de
C36H74 por completo extendidas.
Fuente: Bioscope Catalyst, Life Science
Atomic Force Microscope, Veeco Instru-
ments, Co. USA.

Estados de agregación
La razón para estudiar en primera instancia los estados de agregación de la materia
es entender qué le sucede a las partículas de que está formada la materia (átomos,
moléculas e iones, y la energía que contienen), cuando a una muestra de esa mate-
ria se le añade o quita energía (figura 1.17). Las interacciones entre esas partículas,
que son influidas por el contenido de energía de cada una de ellas, determinan si una
sustancia existe como un gas, líquido o sólido, a una temperatura en particular (que
determina el contenido energético de las partículas).

El agua es nuestro mejor ejemplo. Cuando muchas partículas (en este caso, molécu-
las de agua) están en posiciones rígidas a bajas temperaturas, llamamos a esa mues-
tra hielo —agua en estado sólido—. Cuando las moléculas de agua se encuentran
muy alejadas entre sí, llamamos a esta muestra vapor de agua —agua en estado ga-
seoso—. Entre el hielo y el vapor de agua se encuentra el
estado líquido del agua, el compuesto más común en la Figura 1.17
faz de este planeta, ya que más de 70% de la superficie Desprendimiento de energía
de la Tierra está cubierta por agua líquida.

Muchas sustancias pueden coexistir en los tres estados,


esto es, sólido, líquido y gaseoso. El agua es nuevamen- Solidificación Condensación
te, el mejor ejemplo. Otras sustancias, debido a que se
descomponen al calentarse, pueden coexistir solamente Fusión Evaporación
como sólido y líquido, y otras pocas sólo pueden existir co- y ebullición
mo sólidos. Has visto por ejemplo, ¿que el azúcar hier-
va?, ¿o que se funda? Quizá sí, pero el hecho es que el
azúcar, como muchos otros compuestos, se descompo-
ne parcialmente conforme se funde, para producir una
mezcla de sabor y olor a caramelo. Estas descomposicio-
nes suceden cuando las sustancias no son estables al ca-
lor. En vez de fundirse, sufren reacciones químicas que Sólido Líquido Gas
rompen sus enlaces para formar nuevas sustancias.

La teoría que nos ayuda a interpretar las propiedades fí- Adición de energía
sicas de los sólidos, líquidos y gases, es la teoría cinética
molecular de la materia. De acuerdo a esta teoría, los La interrelación entre la energía y los estados de agregación de la materia.

21
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente

Figura 1.18
Sólido Líquido Gaseoso
Fusión Vaporización

En el equilibrio En el equilibrio

s uv I l uv g
DHfus 5 TDSfus DHvap 5 TDSvap

Orden total Orden transitorio Desorden total


Dirección de un cambio espontáneo
cuando las condiciones son tales que
el factor determinante es la ENTROPÍA
Baja energía Alta energía
Baja entropía Alta entropía
Dirección de un cambio espontáneo
cuando las condiciones son tales que
el factor determinante es la ENERGÍA
Los efectos de la entropía y la energía que acompañan a los tres estados de agregación de la materia. Las partículas representadas por los círculos
pueden ser átomos, moléculas o iones (en sólidos y líquidos).

Sólidos
Los cuerpos sólidos por lo general conservan su forma y volumen, porque sus partícu-
las se encuentran de manera compacta, muy cercanamente, y de una manera or-
denada. Aunque sus partículas vibran alrededor de una posición promedio, nunca
se deslizan sobre las partículas vecinas para ponerse en contacto con un nuevo
conjunto de partículas. Por esas razones son rígidos y el volumen de una masa dada
de sólido es pequeño (en comparación al volumen de la misma masa de líquido). La
mayoría de los sólidos en la naturaleza son cristalinos (figura 1.19).

Figura 1.19

c De izquierda a derecha, y de
arriba hacia abajo, se muestran las
fotografías de los cristales (cuyo cre-
cimiento se desarrolló en el labora-
torio), de los siguientes compuestos
minerales: dicromato de potasio
(K2Cr2O7) conocido como cromato de
potasio rojo, fosfato de dihidrógeno y
amonio (NH4H2PO4), ferrocianuro de
sodio [Na4Fe(CN)6 ? 10H2O] conoci-
do como prusiato amarillo de sodio,
perclorato de potasio puro (KClO4),
sulfato de potasio y aluminio colo-
reado [Al2(SO4)3 ? K2SO4 ? 24H2O], co-
nocido como alumbre de potasio
coloreado y, por último, el sulfato de
magnesio y amonio, una sal doble
de sulfato de magnesio, (MgSO4) y
sulfato de amonio (NH4)2SO4 “dopa-
do” con níquel. (Fotografías tomadas
del Lab Grown Cristal Picture Gallery,
Alemania.)

22
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

En algunas muestras de rocas podría requerirse de un microscopio para ver la for- Figura 1.20
ma de los cristales, pero en otras sustancias minerales sólidas, como la sal de mesa
(cloruro de sodio) es posible, aun para un ojo no entrenado, el apreciar el arreglo
cúbico de las caras de los cristales (figura 1.20). Cuando una muestra de material
cristalino se disgrega bajo la acción de una fuerza, las partes resultantes mantienen
la estructura cristalina original, lo que se explica por las enérgicas fuerzas de atrac-
ción entre sus partículas.

Líquidos
Los líquidos toman la forma del recipiente que los contiene (a excepción de la su-
perficie ligeramente curva de la parte superior). Sin embargo, lo mismo que los só-
lidos, los líquidos mantienen su volumen y fluyen (como los gases) con relativa
facilidad, porque sus átomos, moléculas o iones, no están tan fuertemente unidos
como los de los sólidos.

Además del agua, el petróleo y sus derivados son otros líquidos familiares en la Esta ampliación de una fotografía de
naturaleza. Miles de líquidos, como el alcohol, tetracloruro de carbono, acetona y un tubo de ensayo, muestra el cristal
ácido acético, han sido producidos sintéticamente. El agua y el alcohol son miscibles, del cloruro de sodio creciendo en su
forma cúbica característica dentro de
o sea que se pueden mezclar en cualquier proporción. El alcohol se difunde en el la solución que lo contiene. Este fe-
agua y viceversa; el movimiento de las moléculas hace que finalmente cada líquido nómeno sucede cuando se enfría (se
esté distribuido uniformemente dentro de la mezcla. Por el contrario, el aceite y el desprende energía) una solución so-
bresaturada con cloruro de sodio.
agua son inmiscibles. Si se agitan ambos dentro de un recipiente, los dos líquidos for-
man una mezcla lechosa, con minúsculas gotas de uno suspendidas en el otro. Si se
dejan reposar, las gotas se juntan y los líquidos se separan en dos capas claramente
distinguibles.

En la mayoría de las sustancias líquidas, sus par- Figura 1.21


tículas están un poco más alejadas que en el sóli-
do correspondiente, de tal forma que el volumen
ocupado por una masa dada del líquido, es ligera-
mente mayor que el volumen ocupado por la mis-
ma masa de sólido. Esto significa que el líquido es
menos denso que el sólido, y una muestra de este
último se hunde en su líquido (figura 1.21).

Hay una excepción muy importante a esta re-


gla. El hielo sí flota en agua líquida. La razón e
importancia de esta propiedad del agua se verá Agua y benceno (C6H6). A la izquierda, el hielo flota en el agua. A la derecha, el bence-
posteriormente junto con muchas otras de sus no sólido (punto de fusión 5.5 °C) se hunde en el benceno líquido.
propiedades, que por su relevancia en la vida de
los organismos, merece un capítulo específico en este libro.

Gases. La Teoría Cinética Molecular


En 1801 John Dalton sugirió el modelo de la teoría cinética molecular para los gases
ideales y Clerk Maxwell la desarrolló en 1859. Las suposiciones de este modelo expre-
sadas en términos aplicables a los gases ideales son:

1. Los gases están compuestos de moléculas que son tan pequeñas que el volu-
men de las moléculas puede ser despreciado con relación al volumen del conte-
nedor. Esto es equivalente a suponer que las moléculas son masas puntuales.

23
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
2. Las moléculas están moviéndose rápidamente, en línea recta, cho-
Figura 1.22
cando unas con otras y con las paredes del contenedor. La presión
de un gas es el resultado de las colisiones moleculares con las pa-
redes del contenedor (figura 1.22).

3. En todas las colisiones la energía cinética se conserva, esto es, las


colisiones son elásticas. Como resultado de las colisiones molecu-
lares, se produce una distribución de velocidades moleculares.

4. Las energías cinéticas promedio de las moléculas de todos los gases


son las mismas a temperatura constante y son directamente pro-
porcionales a la temperatura absoluta. Este postulado no fue origi-
nal de la teoría de Dalton, sino que fue introducido por Maxwell.

5. No hay fuerzas actuando entre las moléculas.

Las suposiciones 1 y 5 no son aplicables cuando tenemos grandes pre-


siones (figura 1.23) o temperaturas muy bajas y es entonces cuando se
Presión de un gas. La presión se debe a que las mo- deben de corregir las ecuaciones de estado de los gases ideales como la
léculas (o átomos) de un gas “bombardean” continua-
ecuación general del estado gaseoso:
mente las paredes del recipiente que lo contiene.
PV 5 nRT (1.14)

y modificarla para obtener la ecuación de van der Waals:

n2a
(P + )(V – nb) 5 nRT (1.15)
V2

para los gases reales, donde a y b son las constantes de van der Waals para los gases rea-
les. Una medida conveniente para medir la magnitud de la desviación de un gas de un
comportamiento ideal es el factor de compresibilidad Z, donde Z 5 PVyRT y cuyo valor
es 1 para 1 mol de gas ideal (figura 1.23). En esta figura vemos especialmente el efecto
de la presión y en la figura 1.24 el efecto combinado de la presión y la temperatura.

Figura 1.23 Figura 1.24

El factor de compresibilidad PVyRT muestra diferencias entre un gas ideal Variación del factor de compresibilidad con la presión y tempe-
y los gases reales N2, H2 y CO2, especialmente cuando se trabaja a grandes ratura.
presiones.

24
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

Figura 1.25

Distribución de velocidades moleculares v, de acuerdo con la ecuación de Maxwell


Boltzmann para el nitrógeno a 0 y 1 000 °C.

La naturaleza de la distribución de velocidades propuesta en el supuesto tercero de


la teoría cinética molecular, fue deducida por James Clerk Maxwell (1831-1879) en
1859, utilizando procedimientos matemáticos, que fueron refinados posteriormen-
te por Ludwig Eduard Boltzmann (1844-1906). Sin embargo, en aras de simplificar
el manejo de la ecuación de Maxwell-Boltzmann, nos concretaremos sólo a repre-
sentar en forma gráfica (figura 1.25) el cálculo efectuado con dicha ecuación, para
obtener la fracción de moléculas del nitrógeno vs. su distribución de velocidades a
dos temperaturas donde T2 >> T1.

LABORATORIO DE QUÍMICA
Propiedades de las sustancias puras Figura 1.26

Antecedentes: un químico reconoce a una sustancia pura por la manera constante Termómetro
en que se manifiestan sus propiedades. Esto es, que cada sustancia tiene ciertas pro-
Agitador
piedades que sólo a ella le pertenecen y la caracterizan; por ejemplo, el cobre es el (alambre
único metal con tonalidad rosácea. Si una sustancia tiene impurezas, sus propieda- de cobre)
des necesariamente cambian.
Abrazadera
Dos propiedades físicas que se utilizan frecuentemente para identificar a las sus-
tancias son: su punto de fusión (la temperatura a la cual cambia de sólido a líquido)
y su punto de ebullición (la temperatura a la cual cambia de líquido a gas). Algunas
veces resulta más práctico encontrar la temperatura a la cual el líquido cambia a Tubo de
sólido; esto se conoce como punto de solidificación que, bajo condiciones normales, es ensayo "pirex"
la misma temperatura que la del punto de fusión.

Experimento 1.1. Determinar el punto de fusión del hielo y el punto de ebullición


del agua. (A)*
1. Instala el aparato que se muestra en la figura 1.26.
2. Pon agua en el tubo “pirex”, a una altura de aproximadamente 2 cm, y añade un
volumen igual de hielo en trozos pequeños. Instalación del equipo necesario para el
experimento 1.1.
A* Experimento que puede llevarse a cabo por grupos, en el laboratorio.

25
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
3. Coloca el termómetro y registra la temperatura.

4. Coloca el agitador.

5. Coloca una flama debajo del tubo y, agitando regularmente, ve registrando la


temperatura indicada por el termómetro, en especial la que se tiene mientras
se funde todo el hielo y luego la temperatura a la cual el agua hierve.

6. Pon especial atención en las dos temperaturas que permanecen más o menos
constantes que se obtienen en la experiencia, no obstante la continua aplica-
ción de calor.

Experimento 1.2. Investigar el efecto en el punto de ebullición del agua cuando


contiene sólidos disueltos. (A)*

Después de añadir y disolver una cucharada chica de sal de mesa en el agua, repite
el punto 5 del experimento 1.1.

¿Cuál es la diferencia entre el punto de ebullición de la solución salina y el del agua


pura?

Experimento 1.3. Determinar el punto de fusión del a) naftaleno (naftalina) puro


y b) del naftaleno impuro. (A)*

a) 1. Muele unos gramos de naftaleno puro en un mortero, y coloca parte de la


Figura 1.27 molienda en un tubo capilar para punto de fusión.
2. Tapa el tubo y asienta el polvo, golpeándolo contra la mesa. Repite esta opera-
Agitador
ción hasta que tengas medio centímetro de naftaleno en el fondo del tubo.
(alambre
de cobre) 3. Fija el termómetro al capilar con una liga y ponlo dentro del tubo de ebu-
llición, que contiene parafina líquida (parafina medicinal), como se puede
Abrazadera observar en la figura 1.27. Ten cuidado de que tanto la liga como el extremo
del capilar queden arriba de la superficie de la parafina. La parafina debe
cubrir solamente la muestra de naftaleno.
Termómetro
4. Calienta el tubo de ebullición, agitando lenta y regularmente.
Liga 5. Cuando la temperatura llegue a 65-70 °C, quita el mechero y colócalo a
intervalos, de tal forma que la temperatura se eleve lo más lentamente
Tubo de punto
de fusión posible.
Registra la temperatura a la cual el polvo blando súbitamente se encoge y
Parafina líquida forma un líquido. Éste será el punto de fusión del naftaleno.

Instalación del equipo necesario para el b) Repite este experimento utilizando una mezcla de ocho partes de naftaleno y
experimento 1.3. una parte de ácido benzoico.
¿El punto de fusión es el mismo?
¿La fusión se lleva a cabo tan súbitamente como sucede con el naftaleno puro?
Si los miembros de los diferentes grupos de la clase comparan sus resultados
para cualquiera de estos dos experimentos, encontrarán que los resultados no
son idénticos. Esta discrepancia en resultados se debe a:
1. Error humano. Fallas en la detección de la fusión y en la lectura correspon-
diente en el termómetro;

A* Experimento que puede llevarse a cabo por grupos, en el laboratorio.

26
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

2. Errores en los instrumentos. Para verificar esto, pon una docena de termó-
metros en un mismo recipiente con agua fría y hielo. Todos deberán marcar
0 °C;

3. Errores provenientes de la utilización de un aparato o de una instalación


inadecuada.

Un cambio físico es aquél en el cual no se forman nuevas sustancias; por ejemplo, la


posición o tamaño de una pieza de madera puede cambiarse, pero el material del
cual se hizo permanece sin cambio.

La mayoría de las sustancias cambian de un estado a otro sin que se forme ninguna
sustancia nueva. La fusión y la ebullición son ejemplos de cambio físico, y los pun-
tos de ebullición y fusión de una sustancia son ejemplos de sus propiedades físicas. El
cambio que da lugar a la formación de una nueva sustancia se conoce como cambio
químico.

CLASIFICACIÓN DE LA MATERIA
Sustancias puras: elementos y compuestos
Mezclas: homogéneas y heterogéneas
La materia se clasifica de acuerdo con la composición de las sustancias que con-
tiene una muestra de materia, y a los métodos utilizados para separar las diversas
sustancias de esa muestra, como se describe esquemáticamente en la figura 1.28.

Las mezclas heterogéneas de materia (lodo, tinta, emulsión de agua y aceite, etcétera)
pueden ser físicamente separadas en varios tipos de mezclas homogéneas. Si la mez-
cla heterogénea está formada por un sólido y un líquido, se separan generalmente
mediante decantación y filtración (véase “Laboratorio de química” a continuación) y
si es una mezcla de líquidos, por lo general, mediante destilación. La mezcla homo-
génea que se obtiene puede ser una sustancia pura o una solución, que es también
una mezcla homogénea. Sin embargo, soluciones de las mismas sustancias pueden
variar en composición, algunas veces en un amplio intervalo. Por ejemplo, una taza
de té llena de agua, puede disolver desde unos pocos granos de azúcar, hasta varias
cucharadas. El agua y el azúcar se pueden separar mediante el proceso físico de
evaporación del agua.

Si lo que queda después de la separación aún es homogéneo, tenemos entonces una


sustancia pura, que tiene una composición fija, y puede ser un elemento o un com-
puesto. Mientras que los elementos contienen solamente átomos de ese elemento,
los compuestos contienen átomos de diferentes elementos, combinados en formas
distintivas.

A nivel submicroscópico, cada molécula de azúcar contiene 12 átomos de carbo-


no (C), 22 átomos de hidrógeno (H) y 11 átomos de oxígeno (O) representados por
C12H22O11. A nivel macroscópico, cada 100 g de azúcar de mesa contiene 42.1 g de
carbono, 6.5 g de hidrógeno y 51.4 g de oxígeno, y sólo mediante reacciones quími-
cas, se puede obtener del azúcar, carbono, hidrógeno y oxígeno puros.

Ahora bien, es probable que te hagas la siguiente pregunta, ¿cuál es el interés de


llegar por una separación física o química, hasta los elementos o compuestos que

27
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente

Figura 1.28

Materia (puede ser sólido,


líquido o gas), cualquiera que
ocupe un espacio y tenga masa.

Mezclas heterogéneas: Mezclas homogéneas:


composición no uniforme Físicamente
composición uniforme en
en todas sus partes. separable en:
todas sus partes.

Sustancias puras: Soluciones: mezclas


composición fija (no se pueden Físicamente
homogéneas; composiciones
purificar más). separable en:
que pueden variar ampliamente.

Compuestos: elementos unidos Químicamente separable en: Elementos: no pueden ser


en relaciones fijas. subdivididos por cambios
físicos o químicos.
Se combinan químicamente
para formar

Clasificación de la materia. Una vez que los elementos se han combinado formando compuestos, solamente se pueden separar mediante reaccio-
nes químicas.

forman una sustancia, si lo que utilizamos por lo general son mezclas homogéneas
o heterogéneas? Hay tres razones fundamentales:

1. Sólo estudiando las sustancias puras podemos aprender a utilizar sus propieda-
des, diseñar nuevas clases de sustancias, y hacer los cambios adecuados para
mejorarlas. Por ejemplo, hace muchos años, era sabido que tomando extractos
de sauce se quitaba el dolor, aunque había efectos colaterales desagradables.
Una vez que los químicos identificaron la sustancia que inhibía el dolor, fueron
capaces de crear una molécula que fuera suficientemente similar para quitar el
dolor, pero lo suficientemente diferente para que tuviera menos efectos colate-
rales. Ahora todos conocemos esa sustancia: la aspirina.

2. Estudiar las propiedades de la materia nos ayuda a manejar de manera inteli-


gente los múltiples y muy importantes aspectos que se presentan en nuestro
medio ambiente, tanto en nuestra vida diaria como en discusiones políticas o
sociales. Un agricultor, que sabe algo, por ejemplo, de fertilizantes y pesticidas,
puede decidir cuáles usar, cuáles evitar, y cuándo son o no son necesarios. En el
contexto de la vida comunitaria, muchas decisiones se llevan a cabo por algún
conocimiento de las propiedades de la materia; por ejemplo, cuando tiras algo
al drenaje, ¿sabes cómo hacerlo de manera responsable? ¿Importa que el des-
perdicio sea aceite de motor o agua proveniente del lavado de un automóvil?
¿Necesita tu delegación o tu ciudad gastar millones de pesos para instalar una

28
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

planta de tratamiento de aguas residuales, para mantener el nitrógeno fuera


de las aguas naturales, o remover el asbesto proveniente de la instalación de
techos en la nueva unidad habitacional?

3. La tercera razón para estudiar las propiedades de los elementos y compuestos


puede ser simple curiosidad. Los productos químicos y los cambios químicos
son una parte de la naturaleza que está abierta a la investigación. Para algunas
personas, esta actividad es un gran reto, como lo es escalar una gran montaña
para un alpinista. Gracias a ello, es posible que los químicos logren descubrir
nuevas drogas, medicinas e infinidad de productos que mejoran la calidad de
vida de la humanidad.

LABORATORIO DE QUÍMICA
Separación de los constituyentes de una mezcla
Siempre que sea posible, hay que partir de cambios físicos para separar los compo-
nentes de una mezcla, con lo cual las sustancias permanecen sin cambio y se recu-
peran con facilidad. Por ejemplo, las impurezas sólidas del aceite lubricante de un
automóvil se eliminan haciendo pasar continuamente el aceite, por un filtro hecho
de cartón o gasa. Éste es un ejemplo del proceso conocido como filtración.

a) Separación de los constituyentes sólidos de una mezcla


Experimento 1.4. Separación de una mezcla de arena y sal. (A)*

1. A un tubo de ensayo agrega 1 cm de la mezcla de arena y sal de mesa y llénalo


con agua hasta la mitad.
2. Agita el tubo para disolver la sal.
3. Dobla un papel filtro en un embudo, e instala el equipo que se muestra en la
figura 1.29.
4. Vacía el contenido líquido del tubo de ensayo sobre el papel filtro (sostén en su
lugar el papel filtro hasta que las primeras gotas del líquido hayan humedecido
suficientemente el papel y se adhiera al embudo de filtración).
5. Parte de la arena queda retenida en el papel filtro, pero la mayor parte se que-
dará en el tubo de ensayo. Añade un poco de agua a la arena y agita el tubo
dejando luego que se asiente la arena.
6. Filtra el agua que sobrenada, depositándola en la cápsula de evaporación. Repi-
te esta operación por lo menos tres veces.

Este proceso se llama lavado por decantación, el cual permite remover las últimas
trazas de sal en la arena. La arena se puede depositar en un papel filtro y dejarla se-
car, o el tubo conteniendo la arena se puede poner en una estufa a una temperatura
entre 80 y 100 °C. La sal está disuelta por el filtrado (el líquido que pasó por el papel
filtro y el que se utilizó para lavar la arena) recibido en la cápsula de evaporación.
Calienta la cápsula como se indica en la figura 1.30, cuidando que su contenido
hierva lentamente.

Conforme el volumen del líquido disminuye, reduce la cantidad de calor aplica-


do. Continúa hasta obtener la sal seca.

A* Experimento que puede llevarse a cabo por grupos, en el laboratorio.

29
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
¿Obtuviste la misma cantidad de sal y de arena que la que había en la mezcla ini-
cial? Justifica tu respuesta.

Experimento 1.5. a) Investigar la solubilidad del carbonato de calcio (CaCO3), y


b) obtener carbonato de calcio puro de una suspensión en
agua. (A)*

a) 1. Pon 0.5 g de carbonato de calcio pulverizado (gis) en un tubo de ensayo para


centrífuga y añade agua purificada hasta que se llene a la tercera parte.

2. Agita el tubo para formar una suspensión de carbonato de calcio.

3. Coloca el tubo en un brazo de una centrífuga y otro tubo conteniendo un


volumen igual de agua en el otro brazo.

4. Acciona la centrífuga con esta suspensión durante unos 15-20 segundos.


Cuando la centrífuga se haya detenido, observa los dos tubos. ¿Qué le suce-
dió al carbonato de calcio?

b) 1. Con la ayuda de una propipeta, extrae unas cuantas gotas del líquido del tubo
que contiene el carbonato de calcio. Comprime la bola ligeramente antes de
introducir la pipeta en el líquido. No extraigas líquido cerca de la superficie
de separación, ya que pueden estar suspendidas algunas partículas sólidas de
carbonato de calcio (figura 1.31a). Pon una gota de líquido sobre un vidrio
portaobjetos; lava la propipeta con agua purificada y cerca de la primera gota
pon una gota de agua purificada y una gota de agua de la llave (figura 1.31b).
Sostén el portaobjetos arriba de la tela de asbesto caliente (como se indica
en la figura 1.31c), hasta que las tres gotas de líquido se hayan evaporado.
Acerca el portaobjetos a una fuente luminosa y observa los residuos.

Figura 1.29 Figura 1.30

Soporte del Filtrado


embudo
Cápsula de
evaporación
Papel filtro
Tela de
Embudo asbesto
de filtración Tripié

Mechero de
Bunsen

Cápsula de
evaporación

Instalación para efectuar la filtración. Instalación para efectuar la evaporación de una pequeña muestra.

A* Experimento que puede llevarse a cabo por grupos, en el laboratorio.

30
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

¿Qué puedes deducir por este experi-


Figura 1.31
mento acerca de la solubilidad del car-
Agua de la llave
bonato de calcio?
b)
¿Qué rastros dejó en el portaobjetos la
Agua purificada
gota de agua purificada?, ¿y la gota de
Agua del tubo
agua de la llave? Propipeta de ensaye
¿Por qué se hizo la suspensión en agua
purificada y no con agua de la llave?
Algunos sólidos se mezclan con el agua y se dis-
tribuyen uniformemente a través de las molécu-
Agua Portaobjetos
las de agua. Como el sólido ya no es visible, es
razonable pensar que ha sido dividido en par- Tela de asbesto
tículas que son demasiado pequeñas para ser Carbonato
de calcio
vistas, aun con la ayuda de un microscopio. Se Flama lenta
a) c)
dice entonces que estos sólidos son solubles y se
han disuelto en el agua para formar una solución.
Existen otros líquidos diferentes del agua que
también disuelven los sólidos (véase el expe- Equipo de laboratorio utilizado para el experimento 1.5.
rimento 1.6 a continuación). Cuando se forma
una solución, al líquido se le llama solvente y al sólido soluto.
Cuando una solución se evapora, el solvente se remueve como vapor, dejando libre
al soluto; este proceso se conoce como evaporación.

Experimento 1.6. a) Hacer una solución de naftaleno, para b) recristalizar el


naftaleno. (A)*

a) Añade medio gramo de naftaleno a dos tubos de ensayo. A uno agrégale agua
hasta un cuarto del tubo y al otro un volumen similar de tricloroetano. Agita
ambos tubos. ¿Qué líquido actúa como solvente del naftaleno?
b) Utiliza una pipeta de succión manual para transferir una gota de la solución a
un portaobjetos de microscopio. Observa la formación de cristales de naftaleno
conforme el solvente se evapora.

Experimento 1.7. Formación de cristales en una solución concentrada. (A)*

1. Añade 10 cm3 de agua a dos tubos pirex.


2. Añade 6 g de sulfato de cobre pulverizado a un tubo; y 10 g de sulfato de cobre
pulverizado al otro.
3. Disuelve el sulfato de cobre calentando ambos tubos hasta que el agua prácti-
camente hierva.
4. Enfría rápidamente ambos tubos a la temperatura ambiente con agua corriente
de la llave.
5. Sostén ambos tubos con una mano y acércalos a una fuente de luz para obser-
var la formación de cristales.
6. Calienta los tubos de nuevo para disolver los cristales y pónlos a reposar en una
gradilla durante unas horas, de tal forma que se enfríen lentamente a la tempe-
ratura del laboratorio.
A* Experimento que puede llevarse a cabo por grupos, en el laboratorio.

31
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
7. Decanta el líquido separándolo de los cristales; lávalos una vez con agua, exa-
mínalos y dibuja cualquier forma regular que veas en ellos. Ten cuidado, el
sulfato de cobre es corrosivo y venenoso.

El experimento 1.7 muestra que el agua caliente disolverá más sulfato de cobre
que el agua fría y que hay un límite al peso del soluto que se puede disolver en una
cantidad fija de solvente.

Notarás que las partículas de sulfato de cobre tienen una forma regular y constante.
Muchos otros sólidos, cuando se forman lentamente en el seno del líquido que los
contiene, adquieren una forma regular (figuras 1.19 y 1.20). Las partículas con una
forma regular se conocen como cristales. El sulfato de cobre es una sustancia crista-
lina, es decir, una sustancia que existe en forma de cristales. Si las partículas de una
sustancia no tienen forma regular, se dice que la sustancia es amorfa.

Los términos concentrado y diluido se usan para indicar —de manera muy aproxi-
mada— las cantidades de soluto contenidas en las soluciones. La proporción de so-
luto a solvente es alta en una solución concentrada, y muy baja en una solución
diluida. Una solución que ya no puede disolver más soluto se dice que está saturada.

b) Separación y purificación de líquidos


Experimento 1.8. Obtener agua pura de una solución de sal (NaCl) en agua. (B)*

La figura 1.32 nos muestra la instalación utilizada para esta práctica de laboratorio.
Una vez que empiece a vaporizar la solución en ebullición, el vapor proveniente de
la solución se enfría en el condensador y se convierte en agua; la sal permanece en

Figura 1.32

Salida agua tibia


Matraz de destilación

Abrazadera Condensador

Entrada de agua fría


Solución salina (NaCl)

Matraz

Destilado (agua pura)

Instalación para la destilación de una solución salina.

B* Experimento que puede llevarse a cabo con todo el grupo en el laboratorio.

32
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

el matraz de destilación. El cambio de vapor a líquido se conoce como condensación.


Al proceso completo:

calentamiento enfriamiento
líquido ⎯→ vapor ⎯→ líquido

se conoce como destilación, y al líquido recibido en el matraz Erlenmeyer se le llama


destilado.

Experimento 1.9. Separación de dos líquidos inmiscibles. (A)*

1. Pon aproximadamente 10 cm3 de tricloroetano y 50 cm3 de agua en un embudo


Figura 1.33
de separación. Agita los líquidos durante medio minuto, y luego deja vertical-
mente el embudo para permitir que asiente. Tapón
Los líquidos forman dos capas; éstas son inmiscibles. Embudo de
separación
2. Quita el tapón y permite que fluya la parte inferior del líquido del embudo a
un vaso de precipitados. Trata de detener el flujo de líquido cuando la línea de
separación entre los dos líquidos llegue a la llave de paso. Deja fluir el líquido Agua
superior en otro vaso (figura 1.33).

Los líquidos que se mezclan en todas proporciones (líquidos miscibles) a menu- Tricloroetano
do pueden ser separados por destilación fraccionada. Llave de paso

c) Cromatografía
La cromatografía es un método de separación de sustancias que se encuentran en Vaso
una proporción muy pequeña dentro de una mezcla. Existen muchas variaciones
de esta técnica utilizada ampliamente en la química analítica. El experimento 1.10
es una ilustración sencilla en la que se usa papel cromatográfico para separar los Separación de dos líquidos inmiscibles
componentes de una mezcla de compuestos coloridos. mediante el embudo de separación.

Experimento 1.10. Separación de los compuestos coloridos de la tinta y del


indicador universal. (A)*

Haz un hoyo de aproximadamente 0.3 cm de diámetro en el centro de un papel fil-


tro. Enrolla una tira pequeña de papel filtro de aproximadamente 3 cm2, e insértala
en el hoyo. Pon dos gotas de tinta china y dos gotas de indicador universal sobre el
papel filtro, a 1 cm de distancia del orificio. Coloca el papel filtro sobre un Petri que
contenga un poco de agua (figura 1.34). El rollo actúa como una mecha al absorber
el agua que se esparce a las gotas de color y hacia el extremo del papel filtro.

Examina el papel filtro después de 10 minutos, y observa cómo se formaron las ban-
das de color. Éstas pueden cortarse para separar los componentes coloreados de
las dos sustancias originales. Conforme el agua se esparce a través del papel filtro,
arrastra con ella las sustancias coloreadas. Estas sustancias tienden a adherirse a
las fibras del papel filtro, es decir, que las fibras adsorben las sustancias. Sin embargo,
algunas son adsorbidas menos firmemente que otras. Las sustancias coloreadas que
son adsorbidas menos firmemente son arrastradas por el agua más allá a través del
papel filtro, y finalmente llegan a encontrarse completamente separadas.

A* Experimento que puede llevarse a cabo por grupos, en el laboratorio.

33
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente

Figura 1.34

Indicador

Rollo
Tinta
Papel filtro

Rollo Petri

Agua

Cromatografía con papel filtro.

Composición de la materia: átomos y moléculas


Una sustancia que ya no puede ser descompuesta por medios químicos se conoce
como elemento, y las partículas más pequeñas que conservan las propiedades físicas
y químicas de ese elemento se llaman átomos. Hasta hoy día sólo se han identificado
118 elementos, de los cuales únicamente 85 se encuentran permanentemente en la
naturaleza. De los elementos de número atómico 1 al 85 (que incluyen los lantáni-
dos), el tecnecio (NA 43, 98Tc) es sintético, el astato (NA 85, 210At) es un producto ra-
diactivo que se obtiene bombardeando el bismuto con partículas alfa de alta energía
o de la desintegración natural del uranio y el torio, con un periodo de semidesintegra-
ción de sólo 7.21 h (210At), por lo que también se le considera sintético y sin ninguna
ocurrencia en la naturaleza. El prometio (NA 61, 145Pm) de la familia de los lantáni-
dos, también se produce artificialmente.

Los elementos de número atómico 86 al 118, (que incluyen los actínidos), todos son
radiactivos. Sin embargo el actinio (NA 89, 227Ac), el torio (NA 90, 232Th) y el protacti-
nio (NA 91, 231Pa) se encuentran en la naturaleza, a nivel de trazas, en los minerales
de uranio, ya que son productos de la desintegración del 235U. Los que restan han
sido creados de manera artificial.

Cada elemento tiene un nombre y un símbolo, por ejemplo el hidrógeno (H), oro (Au),
estaño (Sn), o aluminio (Al). El símbolo puede consistir de una o dos letras, y cada
elemento tiene su propio lugar en la tabla periódica de los elementos.

Una sustancia puede ser un elemento, o un compuesto de dos o más elementos. Cuan-
do dos o más elementos se combinan para formar un compuesto, el compuesto tiene
propiedades muy diferentes de las propiedades de los elementos originales. Así como
los elementos son representados por símbolos, los compuestos se representan por
medio de fórmulas. Hay dos clases principales de compuestos: iónicos y moleculares.

Los compuestos moleculares están formados por moléculas, que son las unidades dis-
tintivas más pequeñas de átomos unidos que presentan las características físicas
y químicas de la sustancia. Un ejemplo es la molécula del H2O, compuesta de dos
átomos de hidrógeno y uno de oxígeno. El agua tiene propiedades físicas y químicas
muy diferentes a las de sus elementos constitutivos, el hidrógeno y el oxígeno.

Los compuestos iónicos están formados por iones, que son átomos o grupos de átomos
cargados eléctricamente. Un ejemplo es la sal de mesa, cloruro de sodio, NaCl. Éste

34
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

es un compuesto de sodio y cloro, en el cual el sodio se presenta como iones sodio


positivos (Na1) y el cloro está presente como iones cloro negativos (Cl2).

Conceptos de átomo y de elemento


La mayoría de los materiales con los que nos relacionamos a diario son muy com-
plejos en su estructura, y muchos son mezclas. Sólo ocasionalmente se encuentran
elementos no combinados con algún otro. Un ejemplo es el helio, que se utiliza para
inflar los globos. El gas helio es un elemento, pero desde un punto de vista químico,
¿qué es lo que esto significa? Primero, significa que el globo contiene muy, pero muy
pequeñas, partículas conocidas como átomos de helio. Segundo, que esos átomos
de helio no pueden ser separados o divididos en cualquier otra clase de materia que
pueda existir de manera independiente, y tercero, que el helio tiene un conjunto de
propiedades únicas y consistentes mediante las cuales puede ser identificado.

Otro elemento que hemos visto en casa es el mercurio, que es utilizado para con-
ducir la electricidad a través del bulbo de un termostato, y es el líquido que llena
los termómetros con los que medimos nuestra temperatura corporal. El mercurio
ciertamente es muy diferente al helio en sus propiedades. Es un líquido en vez de
un gas, y conduce la electricidad, lo cual no se lleva a cabo con el helio. Lo único
que tienen en común el helio y el mercurio es que ambos son elementos, y que cada
uno de ellos está compuesto de un solo tipo de átomos. El líquido en el termómetro
de mercurio está formado por átomos de mercurio. Dado que las propiedades del
helio y del mercurio son tan diferentes, podemos concluir con toda seguridad que
los átomos de helio y de mercurio también son diferentes (el átomo de mercurio es
tres veces más grande y 50 veces más pesado que el átomo de helio).

Otra característica del átomo de una sustancia química, es que se trata de la par-
tícula más pequeña de esa materia que, con identidad propia, participa en una

Figura 1.35

1
Un átomo de C Un átomo de O Un átomo de CO
con masa 5 12 u con masa 5 16 u con masa 5 28 u

1
Un átomo de C Un átomo de O Un átomo de CO
con masa 5 12 u con masa 5 13.5 u con masa 5 25.5 u

De acuerdo con la teoría atómica, sólo los átomos enteros se pueden combinar. El esquema que se muestra abajo es imposible. Las características
del elemento carbono (sólido), del elemento oxígeno (gas), y del compuesto monóxido de carbono (gas), son muy diferentes.

35
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
reacción química. Esto significa que cuando un átomo se combina con un átomo
diferente para formar otra sustancia (con características totalmente diferentes a la
de los átomos de donde proviene), ambos átomos son las partículas más pequeñas
y enteras que pudieron intervenir para formar esa nueva sustancia (una molécula
de esa sustancia; figura 1.35).

Como apuntamos anteriormente, un elemento es una sustancia que está compues-


ta solamente de una clase de átomos como el aluminio, fierro o neón. En algunos
elementos en estado gaseoso, como por ejemplo el hidrógeno, oxígeno, nitrógeno,
etcétera, los átomos se encuentran enlazados químicamente formando moléculas
de dos o más átomos (H2, O2, O3, N2). Sin embargo, cuando participan en una reac-
ción química, generalmente los átomos se separan y actúan individualmente. Todos
los materiales naturales pueden descomponerse en última instancia en sólo 85 ele-
mentos diferentes naturales y estables, que unidos a otros 33 elementos radiactivos
y artificiales o sintéticos obtenidos por medio de técnicas nucleares, suman los 118
elementos actualmente conocidos (véase tabla 1.1).

Las masas atómicas de cada elemento, Ar (E), tienen como referencia al Ar (12C) 5 12,
donde 12C es un átomo de carbón neutro en su núcleo y en su estado electrónico
basal.

Las masas atómicas de muchos elementos no son invariables porque dependen del
origen y tratamiento del material de donde provienen. Los valores estándar de Ar(E)
y las incertidumbres (en paréntesis, siguiendo a la última cifra significativa y a la
cual se le atribuye esa incertidumbre), se aplican a los elementos que son de origen
terrestre natural. Las notas al final de la tabla 1.1, mencionan los tipos de variación
que pueden ocurrir en los elementos individuales y que pueden ser más grandes
que las incertidumbres anotadas para sus valores de Ar(E). Los nombres de los ele-
mentos con número atómico 113 a 118 son provisionales.

Los elementos en que se indica el número de masa son radionúclidos de origen


natural o sintético y se indican los números de masa de los radioisótopos más co-
munes con sus correspondientes vidas medias.

La molécula y los compuestos moleculares


Si una sustancia pura no es un elemento, es un compuesto. Los compuestos se iden-
tifican como compuestos moleculares y compuestos iónicos. Los compuestos mo-
leculares están formados por moléculas, mientras que los compuestos iónicos, por
iones. Una molécula es un grupo de átomos enlazados químicamente, los cuales se
encuentran firmemente unidos por fuerzas de atracción entre el núcleo y los electro-
nes compartidos en los átomos de la molécula. Son las partículas más pequeñas que
se encuentran en condiciones normales, y que permiten identificar químicamente
a un elemento o a un compuesto. Los átomos de las moléculas no se encuentran
unidos en desorden, sino formando entre ellos arreglos perfectamente definidos (y
siempre iguales) para formar las moléculas de algunos elementos (figura 1.36 y tabla
1.2, en donde se indican algunas de sus propiedades) y de la mayoría de los más de
once millones de compuestos conocidos. Un compuesto molecular se caracteriza por
estar formado por moléculas que tienen un número preciso de átomos de los ele-
mentos que lo forman. En el breve espacio de este libro ya hemos utilizado algunas
fórmulas químicas, que son combinaciones de los símbolos de los elementos que

36
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

Tabla 1.1 Masas atómicas de los elementos listados en orden alfabético (revisados en 2007
por la Comisión de Masas Atómicas y Abundancia de Isótopos de la IUPAC).

Número atómico y número Notas y vida media4


Masa Atómica
Nombre Símbolo de masa (en elementos (en elementos sintéticos
(Ar)
sintéticos y radiactivos) y radiactivos)
Actinio Ac 89 227 227.0278 5 21.77 a
Aluminio Al 13 26.981 5386(8)
Americio Am 95 241 241.0568 5 432.7 a
243 243.0614 5 7.37 3 103 a
Antimonio Sb 51 121.760(1) 1
Argón Ar 18 39.948(1) 1,2
Arsénico As 33 74.921 60(2)
Ástato At 85 210 209.9871 5 8.1 h
211 210.9875 5 7.21 h
Azufre S 16 32.065(5) 1,2
Bario Ba 56 137.327(7)
Berilio Be 4 9.012 182(3)
Berquelio Bk 97 247 247.0703 5 1.4 3 103 a
249 249.0750 5 3.2 3 102 d
Bismuto Bi 83 208.980 40(1)
Bohrio Bh 107 272 272.1380 5,7 ~1 min
Boro B 5 10.811(7) 1,2,3
Bromo Br 35 79.904(1)
Cadmio Cd 48 112.411(8) 1
Calcio Ca 20 40.078(4) 1
Californio Cf 98 249 249.0749 5 351 a
250 250.0764 5 13.1 a
251 251.0796 5 9.0 3 102 a
252 252.0816 5 2.65 a
Carbono C 6 12.0107(8) 1,2
Cerio Ce 58 140.116(1) 1
Cesio Cs 55 132.905 4519(2)
Cloro Cl 17 35.453(2) 1,2,3
Cobalto Co 27 58.933 195(5)
Cobre Cu 29 63.546(3) 1
Copernicio Cn 112 285 285.174 5,7 ~ 34s
Criptón Kr 36 83.798(2) 1,2
Cromo Cr 24 51.9961(6)
Curio Cm 96 243 243.0614 5 29.1 a
244 244.0628 5 18.1 a
Continúa...

37
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
Continuación

245 245.0655 5 8.48 3 103 a


246 246.0672 5 4.76 3 103 a
247 247.0704 5 1.56 3 107 a
248 248.0723 5 3.48 3 105 a
Darmstadtio Ds 110 281 281.162 5,7 ~ 11 s
Disprosio Dy 66 162.500(1) 1
Dubnio Db 105 268 268.125 5 ~ 1.2 d
Einstenio Es 99 252 252.0830 5 472 d
Erbio Er 68 167.259(3) 1
Escandio Sc 21 44.955 912 (6)
Estaño Sn 50 118.710(7) 1
Estroncio Sr 38 87.62(1) 1,2
Europio Eu 63 151.964(1) 1
Fermio Fm 100 257 257.0951 5 100.5 d
Flúor F 9 18.998 4032(5)
Fósforo P 15 30.973 762(2)
Francio Fr 87 223 223.0197 5 22.0 m
Gadolinio Gd 64 157.25(3) 1
Galio Ga 31 69.723(1)
Germanio Ge 32 72.64(1)
Hafnio Hf 72 178.49(2)
Hassio Hs 108 277 277.150 5,7 11 m
Helio He 2 4.002 602 (2) 1,2
Hidrógeno H 1 1.007 94(7) 1,2,3
Hierro Fe 26 55.845(2)
Holmio Ho 67 164.930 32(2)
Indio In 49 114.818(3)
Iridio Ir 77 192.217(3)
Iterbio Yb 70 173.054(5) 1
Itrio Y 39 88.905 85(2)
Lantano La 57 138.905 47(7) 1
Laurencio Lr 103 262 262.1096 5 3.6 h
Litio Li 3 6.941(2) 1,2,3
Lutecio Lu 71 174.9668(1) 1
Magnesio Mg 12 24.3050(6)
Manganeso Mn 25 54.938 045(5)
Meitnerio Mt 109 276 276.151 5,7 ~ 0.7 s
Mendelevio Md 101 258 258.0984 5 51.5 d
260 260.1037 5 27.8 d
Continúa...

38
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

Continuación

Mercurio Hg 80 200.59(2)
Molibdeno Mo 42 95.96(1) 1,2
Neodimio Nd 60 144.242(3) 1
Neón Ne 10 20.1797(6) 1,3
Neptunio Np 93 237 237.0482 5 2.14 3 106 a
Niobio Nb 41 92.906 38(4)
Níquel Ni 28 58.6934(4) 1
Nitrógeno N 7 14.0067(2) 1,2
Nobelio No 102 259 259.1010 5 58 m
Oro Au 79 196.966 569(4)
Osmio Os 76 190.23(3) 1
Oxígeno O 8 15.9994(3) 1,2
Paladio Pd 46 106.42(1) 1
Plata Ag 47 107.8682(2) 1
Platino Pt 78 195.084(9)
Plomo Pb 82 207.2(1) 1,2
Plutonio Pu 94 238 238.0496 5 87.7 a
239 239.0522 5 2.41 3 104 a
240 240.0538 5 6.56 3 103 a
241 241.0569 5 14.4 a
242 242.0587 5 3.75 3 105 a
244 244.0642 5 8.00 3 107 a
Polonio Po 84 209 208.9824 5 132 a
210 209.9829 5 138.4 d
Potasio K 19 39.0983(1)
Praseodimio Pr 59 140.907 65(2)
Prometio Pm 61 145 144.9127 5 17.7 a
147 146.9151 5 2.623 a
Protactinio Pa 91 231 231.0359 5 3.25 3 104 a
Radio Ra 88 226 226.0254 5 1599 a
228 228.0311 5 5.76 a
Radón Rn 86 211 210.9906 5 14.6 h
222 222.0176 5 3.823 d
Renio Re 75 186.207(1)
Rodio Rh 45 102.905 50(2)
Roentgenio Rg 111 280 280.164 5,7 ~ 3.6 s
Rubidio Rb 37 85.4678(3) 1
Rutenio Ru 44 101.07(2) 1
Rutherfordio Rf 104 267 267.1212 5 ~1h
Continúa...

39
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
Continuación

Samario Sm 62 150.36(2) 1
Seaborgio Sg 106 271 271.133 5,7 ~2m
Selenio Se 34 78.96(3) 2
Silicio Si 14 28.0855(3) 2
Sodio Na 11 22.989 769 28(2)
Talio Tl 81 204.3833(2)
Tantalio Ta 73 180.947 88(2)
Tecnecio Tc 43 97 96.9064 5 4.2 3 106 a
98 97.9072 5 6.6 3 106 a
99 98.9063 5 2.1 3 105 a
Telurio Te 52 127.60(3) 1
Terbio Tb 65 158.925 35(2)
Titanio Ti 22 47.867(1)
Torio Th 90 230 230.0331 5 7.54 3 106 a
232 232.0381 1,5 1.40 3 1010 a
Tulio Tm 69 168.934 21(2)
Tungsteno W 74 183.84(1)
Uranio U 92 233 233.0396 1,3,5 1.592 3 105 a
234 234.0410 1,3,5 2.455 3 105 a
235 235.0439 1,3,5 7.04 3 108 a
236 236.0456 1,3,5 2.342 3 107 a
238 238.0508 1,3,5 4.468 3 109 a
Vanadio V 23 50.9415(1)
Ununhexio Uuh 116 293 5,7 ~ 0.06 s
Ununseptio Uus 117 294 7
Ununoctio Uuo 118 294 5,7 ~ 0.89 3 1023 s
Ununquadio Uuq 114 289 289.189 5,7 ~ 2.6 s
Xenón Xe 54 131.293(6) 1,3
Yodo I 53 126.904 47(3)
Zinc Zn 30 65.38(2) 2
Zirconio Zr 40 91.224(2) 1
Notas:
1. Se conocen muestras geológicas en las cuales el elemento tiene una composición isotópica fuera de los límites del material normal.
La diferencia entre la masa atómica del elemento en tales muestras y las que se dan en esta tabla, pueden exceder la incertidumbre
establecida entre paréntesis.
2. Las variaciones en las composiciones isotópicas del material terrestre normal, impiden tener un valor más preciso de la masa atómica
que el que se ha dado. Los valores tabulados de la masa atómica y su incertidumbre serían los aplicables a cualquier material normal.
3. Comercialmente se pueden encontrar materiales con composiciones isotópicas modificadas que han sido sujetas a un fraccionamiento
isotópico inadvertido o no revelado, por lo que pueden encontrarse desviaciones sustanciales con las masas atómicas dadas en esta tabla.
4. Expresada en a 5 años, d 5 días, h 5 horas, min 5 minutos, s 5 segundos.
5. Elemento que no tiene núclidos estables. Se dan en la tabla uno o más isótopos bien conocidos con su masa atómica relativa y su vida
media. Sin embargo, hay tres elementos (Th 232, Pa 231 y U 238) que tienen una composición isotópica terrestre característica por lo que
se les da una masa atómica con incertidumbre.
6. El sistema de nomenclatura utilizado para los elementos 113 al 118 es provisional y aprobado por la IUPAC.
7. Los periodos de semidesintegración o vida media de estos elementos se han podido obtener de unas cuantas desintegraciones, ya que su
periodo de desintegración, oscila entre 16.5 min (el mayor) para el hassio y fracciones de segundo como por ejemplo el meitnerio con 0.7 s.

40
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

representan las relaciones estables y precisas de sus átomos en los compuestos: H2O
para el agua, C12H22O11 para el azúcar de mesa, etcétera. Los símbolos representan
a los elementos y los subíndices (como el 2 en el H2O) indican el número de átomos
de cada elemento. Las fórmulas y propiedades de unos cuantos compuestos molecu-
lares comunes se dan en la figura 1.36 y las tablas 1.2 y 1.3. Tales fórmulas pueden
representar una molécula, o una muestra grande del compuesto.

Figura 1.36

Las moléculas de los elementos


como las del hidrógeno, están Molécula Molécula
hechas de los mismos átomos. de agua de metano
Por el contrario, las moléculas H 2O CH4
de los compuestos moleculares
están hechas de átomos de dos
o más elementos, siempre en
la misma proporción.

Oxígeno

Carbono
Molécula de Molécula
Hidrógeno
dióxido de carbono de hidrógeno
CO2 H2

Representación con modelos de las moléculas de un elemento (H2), y las moléculas de algunos compuestos moleculares (H2O, CH4
y CO2).

Tabla 1.2 Elementos* formados por moléculas diatómicas

Elemento Símbolo Propiedades

Incoloro, inodoro; se identifica como un gas muy


Hidrógeno H2
ligero; se quema en el aire.

Oxígeno O2 Incoloro, gas inodoro, reactivo; constituyente del aire.

Incoloro, gas inodoro, inerte (a temperaturas bajas);


Nitrógeno N2
constituyente del aire.

Cloro Cl2 Gas verde amarillento, olor muy sofocante, venenoso.

Flúor F2 Gas amarillo pálido, muy reactivo.

Líquido rojo oscuro, vaporiza fácilmente, muy


Bromo Br2
corrosivo.

Yodo I2 Sólido violeta oscuro, sublima fácilmente.

* Todos estos elementos son no metales.

41
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente

Tabla 1.3 Algunos compuestos moleculares comunes

Compuesto Fórmula Propiedades

Líquido sin olor, disuelve a los


Agua H2O
compuestos polares y iónicos.
Monóxido de carbono CO Inodoro, inflamable, gas tóxico.
Dióxido de de carbono CO2 Inodoro, no inflamable, gas sofocante.
Dióxido de azufre SO2 Gas no inflamable, olor sofocante.
Amoniaco NH3 Incoloro, gas no inflamable, olor picante.
Metano CH4 Inodoro, gas inflamable.
Tetracloruro de carbono CCl4 No inflamable, líquido denso.

El ion y los compuestos iónicos


Un ion es una partícula eléctricamente cargada, que se forma cuando un átomo o
Figura 1.37 grupo de átomos químicamente unidos por efecto de una reacción química, reci-
a) Na1 ben o pierden uno o más electrones. Como resultado de esta ganancia o pérdida de
uno o más electrones, la fuerza de atracción electrostática entre los iones es más
Cl2
enérgica que la de los compuestos moleculares. En virtud de que los compuestos
químicos se encuentran naturalmente en estado neutro, la carga eléctrica que tiene
cada uno de los iones debe ser igual y de signo contrario, por eso los compuestos se
encuentran neutros.

Si el átomo o grupo de átomos adquiere una carga negativa por la adición de uno o
más electrones, recibe el nombre de ion negativo o anión; si pierde uno o más elec-
trones, adquiriendo una carga positiva, se le designa como ion positivo o catión. Por
b) c) ejemplo, el cloruro de sodio (NaCl) es un compuesto iónico formado por el catión
Na1 y el anión Cl2, que forman un arreglo cristalino tridimensional. La figura 1.37
nos muestra el modelo de arreglo cristalino del cloruro de sodio.

Los compuestos iónicos más comunes provienen de la combinación de elementos


muy electropositivos (que pierden con suma facilidad sus electrones periféricos) y
elementos muy electronegativos (que tienen gran afinidad para tomar electrones).

m La estructura iónica del cloruro


de sodio. a) Modelo tridimensional de Partículas subatómicas. Número atómico,
la estructura cristalina del cloruro de so-
dio. b) Cada ion Cl2 está rodeado por seis
número de masa, masa atómica e isótopos
iones Na1. c) Cada ion sodio (Na1) está En los temas anteriores vimos algunas de las propiedades macroscópicas de la ma-
rodeado por seis iones Cl2.
teria: aquellas que podían ser investigadas sin poner mucha atención a las estruc-
turas microscópicas de las sustancias que examinamos. Cuando se explicaron los
estados de agregación y cómo se comportaban los gases, recurrimos a la teoría ciné-
tica molecular, y entonces supusimos la existencia de partículas submicroscópicas
que llamamos átomos, iones y moléculas.

Asimismo, si necesitamos explicar con más profundidad las propiedades de la ma-


teria, por ejemplo, cómo se combinan las sustancias entre sí, necesitaremos una des-
cripción más detallada de cómo está construida la materia. Basados en evidencias
definitivas (derivadas de la experimentación), se ha aceptado el modelo atómico
como la base más confiable para explicar las propiedades químicas de la materia.

42
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

Sin que este modelo (en su última modificación: el modelo de la mecánica cuánti-
ca) sea la última palabra para contestar todas las preguntas, proporciona una des-
cripción muy aproximada de la realidad.

Antes de que la existencia de los átomos hubiera sido claramente demostrada de


manera experimental, había llegado a ser obvio que los átomos no eran indivisi-
bles. Los fenómenos eléctricos requerían de una explicación sobre la base de que
cargas eléctricas positivas y negativas conducidas por la materia daban lugar a las
fuerzas de repulsión y atracción coulombianas, y que el flujo de cargas constituía
la corriente eléctrica. Los trabajos realizados sobre la electrólisis de soluciones, la
descarga de electricidad a través de los gases enrarecidos encerrados en un tubo, y
la espectroscopia óptica, junto con la teoría electromagnética de la luz de Maxwell,
indicaban que partículas idénticas, cargadas eléctricamente, positivas o protones, y
negativas o electrones, debían de existir dentro de los átomos.

En 1911, Rutherford, como consecuencia de los experimentos de desviación de par-


tículas alfa disparadas sobre una delgada hoja de oro, propuso un modelo de átomo
que consistía de un minúsculo núcleo con carga positiva, que contenía, además de
los protones, unas partículas sin carga o neutrones, que juntas proporcionaban casi
toda la masa del átomo, alrededor del cual “orbitaban” electrones. La tabla 1.4 nos
muestra algunos datos de las partículas fundamentales del átomo.

Tabla 1.4 Partículas fundamentales del átomo*

Partícula Carga Masa relativa en u Masa en kg

Electrón 21 5.485 799 0943 3 1024 u 9.109 382 15 3 10231 kg


Protón 11 1.007 276 466 77 u 1.672 621 637 3 10227 kg
Neutrón 0 1.008 664 915 97 u 1.674 927 211 3 10227 kg
* Fuente: The NIST Reference on Constants, Units, and Uncertainty. CODATA, 2006, USA.

Número atómico y número de masa Figura 1.38

Empecemos entonces con dar una vista simplificada del átomo, indicando sus Nube de electrones
partículas subatómicas principales. Un átomo consiste de un núcleo, que tiene
una carga positiva y contiene la mayoría de la masa del átomo. Las partículas Neutrón
que ocupan el núcleo se llaman nucleones. Es en el núcleo donde encontra-
Núcleo
mos a los protones (carga 5 11; masa < 1 u), y a los neutrones (carga 5 0;
masa < 1 u). Rodeando al núcleo se encuentra la nube de electrones (modelo Protón
actual del átomo), cada uno de ellos con carga 5 21 y masa < 1y1 600 u (figura
1.38). (La “u” significa unidad de masa atómica, la cual se definirá en el tema
de Masa atómica.)

Cada átomo se define por su número atómico, esto es, el número de protones
m El modelo actual del átomo. Todos
que contiene el núcleo del átomo. Todos los átomos del mismo elemento tienen
los átomos consisten de uno o más proto-
el mismo número de protones en el núcleo. En la tabla periódica de los elementos nes (cargados positivamente) y por lo ge-
(véase Apéndice), se indica el número atómico, arriba a la izquierda. Empezando con neral, al menos con tantos neutrones como
el número atómico 1 para el hidrógeno, cada elemento consecutivo en número ató- protones compactados en un núcleo ex-
tremadamente pequeño. Los electrones
mico tiene un protón más en su núcleo (que es neutralizado por un electrón más), (cargados negativamente) están dispues-
y tiene un número atómico progresivo. Por ejemplo, el helio con número atómico 2, tos en una nube alrededor del núcleo.

43
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
tiene un protón y un electrón más que el hidrógeno; el litio con número atómico 3, tie-
ne un protón y un electrón más que el helio, y así sucesivamente para cada elemento.
En cualquier átomo neutro (no ionizado), el número de protones y de electrones es el
mismo.

Los neutrones, que son el complemento de los protones para dar la masa a un áto-
mo, no cambian la identidad de un elemento. Por ejemplo, a un átomo que contiene
6 protones, 6 electrones y 7 neutrones, se le reconoce como carbono, aunque éste
tenga generalmente 6 protones, 6 electrones y 6 neutrones. Estos dos átomos se
llaman isótopos del elemento carbono, y se definen como átomos que contienen el
mismo número de protones pero diferente número de neutrones. Para referirnos a
un isótopo utilizamos su nombre y su número de masa, que es la suma del número
de protones y neutrones en el núcleo del átomo. El primer isótopo descrito antes
tiene un número de masa de 13, y lo podemos referir como carbono-13. El segundo
isótopo, que tiene un número de masa de 12, lo referimos como carbono-12. Existen
otras dos formas de representar un isótopo en particular. La primera consiste en
colocar el número de masa como un superíndice a la izquierda del símbolo del ele-
mento, por ejemplo, 13C o 12C; la segunda forma es añadiendo también al símbolo el
número atómico, colocándolo como subíndice a la izquierda 136 C o 126 C.

De los 118 elementos conocidos, se han identificado más de 1 000 isótopos y muchos
de ellos son producidos artificialmente. Algunos elementos tienen muchos isótopos;
el estaño, por ejemplo, tiene 10 isótopos naturales. El hidrógeno tiene tres isótopos,
a los cuales se les conoce con nombres diferentes: 11 H, hidrógeno, 21 H, deuterio y 31 H,
tritio; este último es radiactivo.

Masa atómica
Aunque Dalton no sabía nada acerca de las partículas subatómicas, propuso que los
átomos de diferentes elementos tenían masas diferentes. Él y otros científicos de su
tiempo llevaron a cabo experimentos para verificar lo anterior. Por ejemplo, encon-
traron que 100 g de agua contienen 11.1 g de hidrógeno y 88.9 g de oxígeno. Dalton
hizo una hipótesis incorrecta de que la fórmula del agua era HO, lo que le condujo a
proponer una masa de 8 para el átomo de oxígeno y 1 para el átomo de hidrógeno.
Después otros científicos determinaron que la fórmula correcta del agua era H2O, y
se le asignó al oxígeno una masa atómica de 16.

El hecho de que un átomo de oxígeno sea cerca de 16 veces más pesado que el áto-
mo de hidrógeno, no nos dice cuál es la masa de cada uno de ellos. Lo que estamos
expresando son masas relativas, de la misma forma que una toronja puede pesar
dos veces lo que pesa una naranja, sin que sepamos tampoco cuál es la masa de
cada fruta. Sin embargo, si se asigna un número específico a la masa de un átomo
en particular, se fijan los números respectivos a las masas de otros átomos. La es-
cala de masas atómicas actuales, adoptada por los científicos de todo el mundo
en 1961, está basada en asignarle una masa a un isótopo particular del átomo de
carbono, el isótopo carbono-12, de exactamente 12 unidades de masa atómica (u).
Entonces 1 u 5 1y12 de la masa del isótopo carbono-12.

Isótopos
Las masas atómicas dadas en la tabla periódica son masas promedio, las cuales
toman en cuenta las abundancias relativas de los diferentes isótopos, tal como

44
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

se encuentran en la naturaleza. Este promedio a menudo se refiere como el peso


atómico del elemento. Por ejemplo: el boro tiene dos isótopos naturales 105 B y 115 B, los
cuales tienen abundancias de 19.91% y 80.09%. Las masas expresadas en u de cada
uno son 10.0129 y 11.0093, respectivamente. El peso atómico promedio (el valor que
se encuentra en la tabla periódica) se calcula entonces de la siguiente manera:

peso atómico 5 (19.91%) (10.0129) 1 (80.09%) (11.0093)

cambiando el porcentaje de abundancia a sus equivalentes decimales, 0.1991 y


0.8009, tenemos finalmente:

peso atómico 5 (0.1991) (10.0129) 1 (0.8009) (11.0093)


5 10.81 u

que es el valor expresado en el peso atómico del boro en la tabla periódica de los
elementos.

Propiedades físicas y cambios físicos


Muchas de las propiedades físicas de un compuesto están determinadas por la fuer-
za de las interacciones (de carácter eléctrico) entre las unidades del compuesto,
mientras que la fuerza y naturaleza de estas interacciones están determinadas por
la estructura de la unidad. La tabla 1.5 nos muestra la relación entre el tipo de inte-
racción y algunas de las propiedades físicas de sustancias seleccionadas.

TABLA 1.5 Relación entre el tipo de interación y algunas propiedades físicas de sustancias
seleccionadas
Punto de Calor de vaporización
Interacción Masa Temperatura Estado físico
ebullición DHvap**
predominante atómica crítica* (°C) (25 °C)
(°C) (kcalymol)

NaCl Iónica 58.5 1 413 40.8 sólido


CaO Iónica 56 2 850 sólido
H2O Puente de H 18 100 374 9.71 líquido
CH3OH Puente de H 32 65 240 8.45 líquido
HF Puente de H 20 19 6.03 gas
He Van der Waals1 4.0 2269 –268 0.022 gas
Ne Van der Waals 20.2 2246 –229 0.415 gas
Rn Van der Waals 222 262 104 4.34 gas
O2 Van der Waals 32 –183 –119 1.63 gas
Cl2 Van der Waals 71 –35 146 4.86 gas
SO2 Van der Waals 64 –10 157 6.08 gas
CCl4 Van der Waals 154 77 283 7.26 líquido
1 Las fuerzas de Van der Waals son todas las interacciones diferentes a las iónicas y al puente de hidrógeno, p. ej., dipolo-dipolo, dipolo-dipolo
inducido y London (fuerzas de dispersión entre partículas no polares).
* La temperatura crítica de una sustancia es la temperatura arriba de la cual es imposible cambiar un gas a líquido, independientemente de
la presión que se aplique.
** Calor de vaporización DHvap es la energía requerida para evaporar un mol de un líquido puro en su punto de ebullición, cuando la presión
externa es de una atmósfera.

45
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
Las interacciones iónicas son muy fuertes y siempre dan lugar a
Figura 1.39
la formación de sólidos de alto punto de fusión y ebullición. La
magnitud de esta interacción es función de la densidad de carga
y la distancia de equilibrio entre las unidades y usualmente au-
menta conforme la carga de los iones se incrementa. La figura
1.39 nos muestra cómo la conductividad, otra propiedad física,
de un compuesto iónico, sólo se logra mediante un rompimiento
previo del compuesto en sus iones.
a la batería

Ejemplos NaCl CaF2 MgO TaC

Punto de fusión (°C) 801 1 360 2 880 3 880

Carga (11) (12) (21) (12) (21) (22) (41) (42)

Electrodo positivo Los puentes de hidrógeno que son producto de una interacción
dipolo-dipolo son de fuerza moderada. Los compuestos con ma-
sas moleculares de menos de 60 usualmente son gases a tem-
Sal fundida
peratura ambiente (una excepción es el agua que puede formar
dos puentes de hidrógeno por molécula). Aquellos con masas
Electrodo negativo moleculares entre 60 y 180 son usualmente líquidos y los de
masa molecular mayor de 180 son usualmente sólidos de bajo
punto de fusión.
Conductividad. El compuesto iónico en su estado natural
no conduce la electricidad; es necesario fundirlo (o disolverlo) Las interacciones de van der Waals son más débiles que las
para que lo haga. Los iones en la sal fundida son libres de mo-
antes mencionadas. Si ésta es la interacción predominante, el
verse, y emigran hacia los electrodos inmersos en la misma.
compuesto es usualmente un gas cuando la masa molecular
es menor de 60. Para masas moleculares mayores de 180 el material puede ser un
líquido o un sólido de bajo punto de fusión. Para el rango intermedio de masa mo-
lecular (de 60 a 180) la sustancia puede ser un gas o un líquido. En el caso de átomos
de gases nobles o moléculas no polares, el punto de ebullición aumenta de manera
sistemática conforme se incrementa el número atómico y consecuentemente el nú-
mero de electrones de la unidad.

Átomo He Ne Ar Kr Xe Rn
Número atómico 2 10 18 36 54 86
Punto de ebullición (°C) 2269 2246 2186 2153 2109 262

El CCl4 (molécula no polar) con 80 electrones es un líquido a temperatura ambiente y


compuestos no polares de masas moleculares mayores son usualmente sólidos.

Las fuerzas intermoleculares son despreciables en el estado gaseoso y consecuen-


temente el calor de vaporización es una cantidad endotérmica igual a la energía
neta de las interacciones intermoleculares en el estado líquido y, por lo tanto, el
punto de ebullición de una sustancia es aproximadamente proporcional a su calor
de vaporización.

Concluimos entonces que en un cambio físico como el que sucede cuando una sus-
tancia llega al punto de ebullición o fusión, o a la temperatura crítica, en donde la
sustancia cambia de estado, las partículas permanecen en sus arreglos originales y
sólo cambian en su distribución.

46
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

Propiedades químicas y cambios químicos


En los cambios químicos, al contrario de los cambios físicos, ocurre el rompimiento
de las moléculas y el rearreglo de sus átomos constituyentes, para formar nuevas
moléculas. Para poder romper los enlaces de los átomos debe proporcionarse ener-
gía (energía de activación) calentando los reactivos o proporcionando otro tipo de
energía (por ejemplo, una chispa eléctrica en la reacción de hidrógeno y oxígeno para
formar agua). Cuando los átomos se combinan para formar las nuevas moléculas,
se desprende energía de tal forma que el resultado final de la reacción podría ser un
desprendimiento de energía (figura 1.42) o una absorción de energía (figura 1.43).

Las propiedades químicas de la materia nos describen su potencial para llevar a cabo
una reacción o cambio químico en virtud de su composición. Por ejemplo, algunos
óxidos o sales inorgánicas se descomponen por la acción del calor, por ejemplo:
D
2HgO(s) → 2Hg(l) 1 O2(g) ↑

Si el óxido de mercurio II (HgO), un polvo rojo, se calienta en un tubo de ensayo, se


vuelve negro, y si se depositan unas gotitas de mercurio (Hg) en la parte superior del
tubo se desprende un gas, el oxígeno (O2), que puede ser identificado mediante una
astilla prendida (se aviva la flama).

D
2Pb(NO3)2(s) → 2PbO(s) 1 4NO2(g) ↑ 1 O2(g) ↑

El nitrato de plomo al calentarse se descompone en óxido de plomo II y se despren-


den dos gases, el dióxido de nitrógeno y oxígeno.

Esta propiedad del óxido de mercurio II y del nitrato de plomo se conoce como des-
composición térmica.

Veamos ahora algunos tipos de reacciones que sufren los compuestos en solución
y que también establecen sus propiedades químicas, por ejemplo la formación de
precipitados:

K2Cr2O7(ac)* 1 Pb(NO3)2(ac) → PbCr2O7(s) ↓ 1 2KNO3(ac)

Dos soluciones totalmente incoloras (K2Cr2O7 y Pb(NO3)2) al mezclarse


Figura 1.40
forman un precipitado amarillo de dicromato de plomo (PbCr2O7; fi-
gura 1.40 izquierda).

La ilustración mostrada en la figura 1.40 derecha corresponde tam-


bién a la reacción entre otras dos soluciones incoloras:

AgNO3(ac) 1 NaCl(ac) → AgCl(s) ↓ 1 NaNO3(ac)

El nitrato de plata reacciona con el cloruro de sodio y forma un preci-


pitado blanco de cloruro de plata que lentamente se asienta.

El término cambio químico se utiliza para describir procesos que dan


como resultado un cambio en la identidad química. La combinación
de hidrógeno y oxígeno para formar agua es un cambio químico o reac-
ción química, un proceso en el cual una o más sustancias (los reactivos,
que pueden ser elementos o compuestos, o ambos) son convertidos a La precipitación o aparición súbita de un sólido cuando
se mezclan dos soluciones incoloras es símbolo inequí-
voco de la presencia de una reacción química.
*Nota del autor: Se pone (ac) para indicar una solución acuosa.

47
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
una o más sustancias diferentes (los productos, que también pueden ser elementos
o compuestos, o ambos).

reactivos ⎯→ productos
hidrógeno 1 oxígeno ⎯→ agua
Una reacción química desarrolla un nuevo arreglo entre los átomos. El número y
tipos de átomos en los reactivos y los productos permanecen constantes, conforme
a la ley de la conservación de la materia, que veremos en el tema siguiente.
Otros cambios o reacciones químicas que percibimos con frecuencia son la oxidación
del fierro, el cambio de color de las hojas de los árboles en otoño, la formación de
burbujas de dióxido de carbono cuando disolvemos una tableta antiácida en agua,
y el sabor agrio de la leche cuando no se refrigera. A menudo, aunque no siempre,
el hecho de un cambio o reacción química sólo puede detectarse si hay un cambio
que se pueda observar (figura 1.40).
Algunos cambios físicos, y casi todos los cambios químicos, son acompañados por
cambios en energía. Con frecuencia, la energía se absorbe o se desprende en forma
de calor. Por ejemplo, se añade calor para que se logren los cambios físicos de fusión
y ebullición; se desprende calor cuando se llevan a cabo las reacciones químicas de
combustión. Pero hay muchas otras reacciones químicas, como la fotosíntesis, que
requieren energía de sus alrededores para que las reacciones se efectúen.

LEY DE LA CONSERVACIÓN DE LA MATERIA


Al considerar la naturaleza de los cambios químicos, la primera pregunta que debe-
mos contestar es si el peso de los productos de una reacción química es igual al peso
de los reactivos; o si el peso de la mezcla reaccionante cambia conforme procede
la reacción. Los primeros experimentos que proporcionaron algo de luz sobre estas
preguntas son los reportados por Jean Rey, físico francés que realizó sus experimen-
tos en 1630, y cuyos resultados fueron verificados y ampliados por Robert Boyle en
1673. Describamos algunos de los resultados de Boyle.
Es de todos conocido que el fierro se oxida y que el cobre pierde brillo al contacto con
el aire del medio ambiente; estas reacciones ocurren mucho más rápido a altas tem-
peraturas. Boyle encontró que en un par de horas, una muestra de cobre cambiaba
a un nuevo compuesto negro cuando la calentaba en un horno. Cuando comparó el
peso del compuesto negro con el del cobre original, encontró que el peso había au-
mentado de 6 a 10%. Cuando calentaba fierro de la misma manera, el peso aumen-
taba 25%, cuando calentaba estaño, el peso aumentaba 12%, y aun un metal “noble”
como la plata, perdía su brillo cuando se calentaba y su peso aumentaba 1%.
De estos resultados se podía concluir fácilmente que los cambios químicos están
acompañados por un aumento en el peso del material que se someta a prueba. De-
safortunadamente, había un defecto en el diseño de estos experimentos: los metales
fueron calentados en un recipiente abierto, en contacto con el aire y era imposible
decir si el aire tenía o no tenía participación en la reacción.
El problema fue finalmente resuelto por Antoine Lavoisier en 1774. Lavoisier selló
una cantidad de aire y metal definidos en un recipiente de vidrio y lo pesó con sus
contenidos. Entonces aplicó calor hasta que la reacción del metal parecía ser com-
pleta y, sin abrir el recipiente, lo volvió a pesar. Dado que el recipiente había perma-
necido sellado durante todo el experimento, no podía haber salidas ni entradas de

48
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

Figura 1.41

CH4 1 2O2 ⎯⎯→ CO2 1 2H2O


H O
C

Átomos de los reactivos Átomos de los productos

Ley de la conservación de la masa.

materia. Por lo tanto, cualquier cambio en peso podía ser atribuible sin duda alguna
a la reacción química. Aún más, dado que había usado una balanza muy sensible y
suponiendo que el cambio de peso hubiera sido muy pequeño, él podía detectarlo.
La balanza que él había construido especialmente para este fin podía detectar cam-
bios en peso tan pequeños como de 0.0005 g.
En su primer experimento, Lavoisier calentó una muestra de estaño arriba de su pun-
to de fusión. El estaño perdió su brillo metálico y se obtuvo como producto un sólido
negro, rápidamente al principio y después más lentamente, hasta que la reacción ter-
minaba. Después de que el recipiente sellado se enfriaba, lo volvió a pesar. El peso era
exactamente el mismo que antes del calentamiento, evidencia definitiva de que no
había ocurrido un cambio fundamental en el peso aun cuando había sucedido una
evidencia visible de que se había llevado a cabo una reacción química. Lavoisier abrió
entonces la retorta y verificó el resultado de Boyle, o sea que el producto negro de la
reacción pesaba más que el estaño del cual había sido obtenido. Pero al mismo tiempo
encontró que el peso del aire dentro del recipiente había disminuido en una cantidad
igual. En términos modernos, lo que había sucedido era que el estaño había reacciona-
do con el oxígeno del aire para formar una nueva sustancia, el óxido de estaño.
Los descubrimientos de Lavoisier de que el peso de los productos de la reacción es
igual al de los reactivos que habían desaparecido, y de que el peso total permanece
constante, ha sido confirmado en infinidad de experimentos para toda clase de re-
acciones químicas, sin que nunca haya sido notada, alguna excepción significativa.
Entonces, podemos formular la siguiente regla general o ley, que resume todas las
observaciones de esta clase:

Esta ley es fundamental, y toda la química analítica está basada en ella. Dado que el
análisis químico se hace por multitud de personas todos los días, uno puede afirmar

49
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
con toda certeza que la Ley de la Conservación de la Masa sigue siendo probada
constantemente en todos los laboratorios del mundo.*

Preguntas

Contesta las siguientes preguntas y comenten en grupo las repuestas.

1. Los cambios físicos y químicos conllevan una transferencia de energía. Ex-


plica brevemente mediante dibujos o esquemas, cuáles son las sustancias o
agentes físicos y los procesos de transferencia de energía involucrados en los
cambios físicos que ocurren en el ciclo de la lluvia.
2. Separa por categorías la siguiente relación de cambios físicos, químicos y bio-
químicos (puedes reunir en una sola categoría a todos aquéllos en que tenga
participación la química):
a) El sabor ácido de la leche y su coagulación por la acción de los bacilos
búlgaros (proceso para la obtención de yogur)
b) La oxidación de un clavo de hierro expuesto a la intemperie
c) Las brisas marinas y las terrestres
d) El transporte del agua en una planta
e) Los diferentes colores que muestran los mares y los océanos
f) El color verde que adquiere una carne no refrigerada adecuadamente
(no congelada)
g) La lluvia ácida
h) El agotamiento de la capa de ozono
i) Los cambios climáticos
j) El calentamiento global
3. Explica brevemente el modelo utilizado para explicar los estados de agrega-
ción de la materia y sus postulados básicos.
4. ¿Cuál es la diferencia en el comportamiento de los átomos o moléculas en los
tres estados de la materia?
5. ¿Qué es un elemento?
6. Si una muestra de materia contiene sólo una clase de átomos es un ________
y ________ ser dividido en sustancias más simples por medios __________ .
7. ¿Es un compuesto siempre una molécula?
8. ¿Es una molécula siempre un compuesto?
9. Las dos clases de sustancias puras son los ___________ y los ________________ .

* La Ley de la Conservación de la Materia se aplica solamente a las reacciones químicas ordi-


narias y no a las reacciones nucleares, donde existen pérdidas de masa con desprendimiento
de partículas o radiaciones (energía), y bajo ciertas condiciones, aumento de masa con absor-
ción de energía. Sin embargo, es conveniente aclarar que las leyes de la conservación (de
masa, energía y cantidad de movimiento) están interrelacionadas, es decir, que en el caso
de las reacciones nucleares lo que aparentemente se pierde de masa, se transforma en gran-
des cantidades de energía y cantidad de movimiento (de las partículas que se desprenden).

50
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

10. ¿Cuál de las siguientes sustancias es un producto químico? __________


a) Aspirina, b) Polvo de hornear, c) Alcohol, d) Vainilla, e) Jabón.
11. ¿Cuáles son los dos tipos diferentes de mezclas y diferencia entre ellas?
12. Una solución es una mezcla __________ .
13. Las soluciones pueden existir en estado sólido, líquido o gaseoso. a) Falso,
b) Verdadero.
14. ¿Cuál de las siguientes mezclas es homogénea? ________.
a) Azúcar y agua, b) Agua y aceite, c) Cemento, arena y grava.
15. ¿Cuál es la diferencia entre un cambio químico y un cambio físico?
16. Si te descuidas y quemas un trozo de pan en un tostador, haz llevado a cabo
un cambio _________ porque el pan cambió de ___________ .
17. Identifica de los siguientes cambios, cuáles son físicos y cuáles son químicos.
a) El polvo de hornear con vinagre produce dióxido de carbono.
b) El color verdoso que adquiere una cacerola de cobre.
c) La adición de sal que funde el hielo de una carretera.
d) El vapor que se condensa en una ventana en el interior de una habitación.
e) El curado y endurecimiento de una resina epoxi.
f) El azúcar que se disuelve en una taza de café.
g) El gas butano que se quema en el calentador.
18. ¿Cuál es la diferencia entre un compuesto molecular y un compuesto iónico?
19. ¿Cómo se puede determinar si un compuesto es molecular o es iónico?
20. ¿Cómo puedes determinar la carga en un ion monoatómico?
21. ¿Qué es un ion poliatómico? ¿Es siempre el átomo central (en la fórmula ori-
ginal) un no metal?
22. Haz una lista de los postulados de la teoría atómica de Dalton. ¿Cuáles resul-
taron inexactos?
23. De acuerdo con la teoría atómica de Dalton, un compuesto tiene un porcen-
taje definido de las masas de cada elemento porque: a) todos los átomos de
un elemento pesan __________, y b) todas las moléculas de un compuesto
dado contienen un número definido y tipo de ________ .
24. Si un átomo tiene un número atómico de 10, entonces tiene ____ protones y
____ electrones. Si su número de masa es 21, entonces tiene ____ neutrones.
80
25. En el símbolo 35 Br, el número 35 es el número _________ y el número 80 es el
número de ______ .
26. ¿Qué es un isótopo?
27. El elemento berilio (Be) tiene un isótopo con cinco neutrones y cuatro proto-
nes. Determina su número atómico, número de masa, número de electrones
y su masa atómica.
28. ¿Cuáles son los tres isótopos del hidrógeno? ¿En qué difieren?
29. Define la unidad de masa atómica u.
30. Describe un átomo de zinc con 30 protones, 28 electrones y 35 neutrones.
51
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente

La energía y las reacciones químicas


Ahora bien, ¿qué es lo que determina que se desprenda o se absorba energía en
forma de calor en una reacción química? Para explicar lo anterior, debemos recor-
dar que la energía química es la energía potencial que las sustancias poseen debido
a la composición y estructura de los átomos que las forman. Los átomos que forman
un compuesto, determinan entonces, de acuerdo a esa composición, la cantidad de
energía necesaria para formar sus enlaces. Además, la estructura propia de cada áto-
mo, que se debe en parte a las partículas elementales que lo forman, así como a las
leyes de la naturaleza, también determina la energía necesaria para formar enlaces.

Luego entonces, para que una reacción química se lleve a cabo,


Figura 1.42
es necesario que se rompan los enlaces o ligaduras de las sus-
Complejo activado tancias reaccionantes, para lo cual es necesario aportar una pe-
queña cantidad de energía extra, la energía de activación. Se obtiene
Energía de entonces un complejo activado, con un estado de energía más alto
Reactivos
Energía potencial

activación (figura 1.42) que el que existe normalmente para esos enlaces en
A1B
esa sustancia, y los enlaces se rompen con un desprendimiento de
energía. Cuando se forman los nuevos enlaces en los productos, y
Calor desprendido
Productos si éstos requieren de menos energía que la que fue desprendida
2DHr C1D
por los reactivos, la energía no utilizada en esos nuevos enlaces
se desprende al medio ambiente. Resumiendo, si los enlaces son
más fuertes (mayor energía potencial) en los reactivos que en los
Coordenada de la reacción enlaces que se forman en los productos (menor energía potencial),
se desprenderá energía y tendremos una reacción exotérmica.
m Gráfica de la energía potencial vs.
coordenada de la reacción en una reac- Reactivos ⎯→ productos 1 energía calorífica (Reacción exotérmica)
ción exotérmica. Las diferencias en ener-
gía potencial (Ep 2 Er ) nos indicarán si la Muchas reacciones exotérmicas se sostienen por sí mismas, esto es, que pueden
reacción desprende calor (exotérmica, continuar su curso de reacción sin necesidad de añadir más energía de activación,
magnitud de Ep 2 Er negativa) o absor-
porque el calor liberado por la reacción provee de la energía de activación que re-
be (endotérmica, magnitud de Ep 2 Er
positiva). Este calor se representa como quieren los reactivos. Un cerillo que por frotamiento (energía de activación) se pren-
DHr o cambio de entalpía de la reacción de, es un ejemplo de este caso.
(valor negativo cuando es exotérmica y
positivo cuando es endotérmica). El proceso contrario a lo antes expuesto da lugar a lo que conocemos como una re-
acción endotérmica, en donde la energía necesaria para formar los productos proviene
del medio ambiente:

Energía calorífica 1 reactivos ⎯→ productos (Reacción endotérmica)

La gráfica de la figura 1.42, conocida como diagrama de energía potencial, nos ilustra
los diversos eventos que suceden en una reacción exotérmica. En el eje de las y se
representa la energía potencial del sistema, y en el eje de las x, la coordenada conocida
como coordenada de la reacción, que representa el progreso de la reacción, o como se
expresa químicamente, la cinética de la reacción:

• Al principio de la reacción, los reactivos contienen una cantidad específica de


energía; es decir, los reactivos tienen una energía potencial.
• Se requiere que los reactivos absorban una energía adicional para que se rom-
pan ciertos enlaces y se inicie la reacción (energía de activación).
• Conforme los reactivos absorben energía, se transforman en un compuesto in-
termedio, conocido como complejo activado.

52
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

• Conforme el complejo activado se convierte en productos, se forman nuevos


enlaces y se desprende energía.
• Los productos también contienen una cantidad específica de energía (la energía
potencial de los productos).
• Dado que se desprende más energía de la que se absorbe, los productos están
ahora en un nivel más bajo de energía que los reactivos, y el balance total de ener-
gía indica que (Ep , Er ) y la reacción es exotérmica, o sea, que desprende energía
en forma de calor.

El diagrama de energía potencial para una reacción endotérmica con- Figura 1.43
tiene la misma sucesión de eventos que el de una reacción exotérmi- Complejo
ca, con la única diferencia de que al final de la reacción se desprende activado
menos energía de la que se absorbe, y los productos se encuentran en
un estado energético más alto que el de los reactivos (figura 1.43).

Energía potencial
Energía de
Es importante mencionar que el calor absorbido o desprendido que
Activación
se muestra en las dos gráficas anteriores (2DHr y DHr, respectiva- Productos
C1D
mente), se mide como cambio de calor a presión constante o cambio de
Reactivos DHr 5 Calor absorbido
entalpía, ya que la entalpía absoluta H de una sustancia química, no
A1B
es una cantidad que se pueda medir directamente, sino que lo que
se obtiene es la diferencia de energías potenciales o de entalpías de
formación de las sustancias químicas que intervienen en la reac-
ción. Dicho de otra forma, las sustancias químicas tienen energía Coordenada de la reacción
potencial (no medible directamente), almacenada en sus enlaces
químicos, y sólo cuando reaccionan desprendiendo o absorbiendo Gráfica de la energía potencial vs. coordenada de la reac-
ción en una reacción endotérmica.
calor, es posible medir el cambio de energía de la reacción DHr. Ex-
presado lo anterior en forma de ecuación química:

DHr 5 o DHf (productos) 2 o DHf (reactivos) (1.16)

Figura 1.44
donde DHf es el cambio de ental-
pía de formación.
Cambio de entalpía de formación, DHf

Cambio de entalpía de formación, DHf

DHf final Productos Reactivos DHf inicial


La figura 1.44 nos ilustra grá-
ficamente la comparación del
cambio de entalpía de forma- Calor
ción y de reacción en una re- desprendido
acción química endotérmica y DHr DHr
Calor
exotérmica. absorbido (positivo) (negativo)

Cuando en una reacción quí-


mica intervienen elementos, el
valor de DHf para el elemento se
Reactivos DHf inicial DHf final Productos
considera igual a cero, ya que si
bien es cierto que al formarse
originalmente los elementos Curso de la reacción endotérmica Curso de la reacción exotérmica
por la fusión de otros elemen-
tos más ligeros, hubo gran des- DHr 5 o DHf (productos) 2 o DHf (reactivos)
prendimiento de energía: una
vez formados, sólo desprenden Comparación de las entalpías de formación de los reactivos y productos, y la entalpía de reacción resultan-
o absorben calor, debido a los te (positiva o negativa) en una reacción endotérmica y en una reacción exotérmica.

53
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
rearreglos entre los electrones de ambos elementos, para formar los enlaces quími-
cos del compuesto. Por tanto, es totalmente válido considerar que en una reacción
química el calor de formación (absorbido o desprendido) se debe al compuesto quí-
mico y no a los elementos, por lo que se les asigna a estos últimos un valor de cero.

EJERCICIOS
1. Cálculo del cambio de entalpía de reacción a partir de los cambios de entalpías
de formación. Su efecto en el desarrollo de temperatura de la reacción.1

Para producir fierro fundido para reparaciones de emergencia en altamar a bor-


do de buques de gran calado, los marinos utilizan la reacción de la “termita”, la
cual consiste en mezclar óxido de fierro (III) (herrumbre) con aluminio en polvo,
provocar una ignición (energía de activación) dando como resultado que, ade-
más del fierro fundido, se obtenga como subproducto el óxido de aluminio. Si el
DH°f (entalpía de formación en donde el superíndice “°” indica que la energía se
mide bajo condiciones termodinámicas estándar de presión y temperatura: 1 atmós-
fera y 298 K) del óxido de aluminio es 21 669, kJymol y el del óxido de fierro es
2822.2 kJymol:

a) Escribe la reacción balanceada para la reacción y calcula DHr .

b) Si el calor específico del óxido de aluminio es 0.79 Jyg ? °C y el del fierro es


0.48 Jyg ? °C, y se empieza la reacción a la temperatura ambiente (25 °C), ¿a
qué temperatura llegarán el óxido de aluminio y el fierro?

c) Si la temperatura necesaria para fundir el fierro es de 1 535 °C y el calor


de fusión del fierro es de 270 Joulesyg, haz el cálculo que demuestre que la
reacción producirá, sin duda alguna, hierro fundido.

SOLUCIÓN:

a) La ecuación balanceada es:

2Al(s) 1 Fe2O3(s) ⎯→ Al2O3(s) 1 2Fe(s)

y DHr 5 o DH°f productos 2 o DH°f reactivos

entonces tenemos que:

DHr 5 [DHf Al2O3(s) 1 2DHf Fe(s)] 2 [2DHf Al(s) 1 DHf Fe2O3(s)]

como por convención DHf para el Fe y el Al es igual a cero, sustituyendo


valores nos quedaría:

DHr 5 [21 669.8 1 2(0)] 2 [2(0) 1 (2822.2)]


5 2 847.6 kJ.

1
Aunque el enunciado anterior es el verdaderamente completo, por comodidad, se puede decir
de la siguiente manera: “Cálculo de la entalpía de reacción a partir de las entalpías de formación”.

54
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

b) Calor específico del óxido de aluminio 5 0.79 Jyg ? °C y calor específico del
fierro 5 0.48 Jyg ? °C. La ecuación balanceada nos muestra que se produce
un mol de Al2O3 por cada dos moles de Fe; entonces, para cada uno de los
dos productos se determina cuánta energía (en joules) se requiere para ele-
var 1 °C su temperatura:

101.96 g Al2O3 0.79 J


para el Al2O3 5 1 mol Al2O3 3 3 5 81 Jy°C
1 mol Al2O3 g ? °C

55.85 g Fe 0.48 J
para el Fe 5 2 moles de Fe 3 3 5 54 Jy°C
1 mol Fe g ? °C

por lo tanto, los dos productos absorben 81 Jy°C 1 54 Jy°C 5 135 joules por ca-
da 1 °C de incremento de temperatura. Como la reacción produce 847.6 kJ, el
cambio de temperatura de las condiciones iniciales de los reactivos (que
están a 25 °C) a la temperatura final de los productos (que presumimos es
elevada y que vamos a calcular), se encuentra dividiendo la entalpía de la
reacción entre la energía absorbida por °C. De tal forma que:

847 600 J
5 6 278.5 °C es el cambio de temperatura.
135 Jy°C

c) Para confirmar que el calor producido por la reacción de la “termita” es sufi-


ciente para fundir el fierro, tenemos el dato de HfusFe 5 270 Jyg, por lo que DHfus
nos representa la cantidad de energía absorbida por el hierro fundido, mis-
ma que debemos restar de DHr obtenida en a). Como DHr nos refleja la canti-
dad de calor producido cuando 2 moles de fierro se producen, DHfus será:

55.85 g Fe 270 J
2 moles de Fe 3 3 5 30 200 J.
1 mol Fe 1 g Fe

Estos 30 200 joules constituyen la energía que fue absorbida para fundir el
fierro, por lo que la deberemos restar del valor de DHr obtenida en a) para
encontrar realmente cuál fue la energía desprendida por la reacción:

847 600 J 2 30 200 J 5 817 400 J

Por último, como vimos en b), la cantidad de energía desprendida dividida


entre la energía absorbida por grado Celsius es igual al cambio real de tem-
peratura:

817 400 J
5 6 054.8 °C
135 Jy°C

Ese cambio de temperatura está arriba del punto de fusión del fierro que es
de 1 535 °C, por tanto el hierro se funde sin duda alguna.

2. Determinar el cambio de entalpía de la reacción DHr siguiente:

CH4(g) 1 Cl2(g) → CH3Cl(g) 1 HCl(g)

55
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
si sabemos que los calores de formación molal DHf del CH4, CH3Cl y HCl son de
218 kcal ? mol21, 220 kcal ? mol21 y 222 kcal ? mol21, respectivamente.

De acuerdo con la ecuación (1.16):

DHr 5 o DHf (productos) 2 o DHf (reactivos)

DHr 5 (220 2 22) kcal 2 (218 1 0) 5 224 kcal

3. Calcular el cambio de entalpía estándar para la reacción del etileno y agua para
formar alcohol etílico a 25 °C.

C2H4(g) 1 H2O(l) → C2H5OH(l)

Utilizando la ecuación 1.16 y los valores de las entalpías de formación estándar


DH°f que se encuentran en la tabla 1.6:

DH°r 5 1 3 DH°f (C2H5OH) 2 1 3 DH°f (C2H4) 2 1 3 DH°f (H2O)

5 2 66.356 kcal 2 12.496 kcal 2 (268.317) kcal

5 2 10.535 kcal

Tabla 1.6 Algunas entalpías de formación estándar a 25 °C


Sustancia Fórmula Estado físico DH°f (kcal mol–1)

Agua H2O l –68.317


Cloruro de hidrógeno HCl g –22.063
Bromuro de hidrógeno HBr g –8.66
Dióxido de carbono CO2 g –94.052
Metano CH4 g –17.889
Etano C2H6 g –20.236
Etileno C2H4 g 12.496
Acetileno (etino) C2H2 g 54.194
Benceno C6H6 l 19.820
Alcohol etílico C2H5OH l –66.356
Ácido acético CH3CO2H l –116.4
Amoniaco NH3 g –11.04
Óxido de aluminio Al2O3 s –399.1
Óxido férrico Fe2O3 s –196.5
Óxido de calcio CaO s –151.8
Hidróxido de calcio Ca(OH)2 s –235.6
Carbonato de calcio CaCO3 s –288.4
Óxido cúprico CuO s –37.6

56
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

El Sol, el mayor proveedor Figura 1.45


de energía
15
La energía solar originada por las reacciones con-
tinuas de fusión que suceden en el Sol, tienen una

Energía emitida por el Sol (103 cal/cm2/min)


potencia de cerca de ¡3.8 3 1026 watts! (Jouleys).
Esta energía está formada por una mezcla de ra- Hidrógeno
diaciones electromagnéticas. Aproximadamente 99% Energía
de la energía solar se encuentra en forma de luz y 10 radiante
calor (radiación ultravioleta e infrarroja del espectro
electromagnético, respectivamente), y el resto en Fusión
forma de partículas de alta energía (rayos X y rayos Helio nuclear
g) y de mucha menor energía, como ondas de ra-
dio. De 99%, cerca de 9% es radiación ultravioleta
5
(que antes del agotamiento y formación de los “ho-
yos de ozono” era absorbida casi totalmente por la
capa de ozono, en la parte superior de la atmósfe-
ra), 40% es radiación o luz visible, y 50% es radia-
ción infrarroja (energía térmica o calorífica; figura
1.45). La Tierra sólo recibe una minúscula fracción 0
de la energía solar —cerca de 4.5 3 1028%—, y la 0.25 1 2 2.5 3
mitad de ésta es reflejada hacia el espacio. Sin em- Longitud de onda (mm)
bargo, esta cantidad aparentemente reducida de la
El espectro de la energía solar que recibimos en la Tierra. Si menos de una décima
energía producida por el Sol, que recibe la Tierra,
de 1% de la superficie de la Tierra se dedicara a la recolección de la energía solar, se
es una enorme cantidad de energía —cerca de podrían suministrar las cantidades necesarias de electricidad de todo el mundo.
13 000 veces la energía anualmente consumida en
todo el planeta. . Principio de operación de un
colector solar de placas planas. Con-
forme la luz solar es absorbida por la su-
Algunos usos prácticos de la energía solar perficie negra, ésta se convierte en calor.
Una ventana de plástico transparente o
Debido a que la energía solar es difusa (muy dispersa) y su intensidad es de aproxi- vidrio permite entrar la luz solar, pero no
madamente 1 kwym2, el problema para utilizar la energía solar es concentrarla, deja salir al calor. Se puede calentar agua
o aire conforme circulan por los tubos
tanto en cantidad como en forma, tal como sucede con los combustibles y la electri- empotrados en la superficie negra.
cidad. Así, la podríamos usar para calentarnos o para
mover vehículos, operar los artículos eléctricos case- Figura 1.46
ros y maquinaria en general. Desde luego surge otro Calor
Luz solar
problema obvio, ¿qué hacemos cuando el Sol no esté
brillando? Entonces tenemos que los problemas los Ventana
de plástico
podemos catalogar como de captación, conversión y
o vidrio
almacenaje. También, en un análisis final, para re-
solver todo lo anterior, debemos tener un costo ra-
zonable.

El calentamiento solar del agua es relativamente Superficie


negra
normal en climas calientes y soleados. Un colector
solar para el calentamiento de agua consiste de una
caja ancha de poca altura, con un vidrio o plástico
transparente en la parte superior y una base negra Tubos a través
de los cuales
entre la cual están empotrados tubos que conducen
circula el agua Aislante
agua (figura 1.46).

57
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
Estos colectores se conocen como colectores de placas planas. Dirigidos hacia los
rayos solares, la base negra se calienta conforme recibe la energía solar, y la cubierta
impide que el calor escape. El agua que circula a través de los tubos se calienta y en-
tonces se conduce a un tanque donde se almacena. El agua caliente puede moverse
activamente por medio de una bomba —sistemas activos—. También se puede utili-
zar la convección natural —sistemas pasivos—. Como es obvio, los sistemas pasivos
son más económicos.

Para una instalación pasiva de calentamiento de agua, el sistema debe montarse


de tal forma que el colector quede a un nivel inferior al del tanque. Entonces, el
agua calentada en los colectores se eleva por convección natural dentro del tanque,
mientras que el agua fría del tanque desciende al colector (figura 1.47). No hay ne-
cesidad de comprar bombas, ni de efectuar mantenimiento. El tamaño y número de
los colectores se ajusta a las necesidades del usuario. Se logra mayor economía con
un manejo cuidadoso de los requerimientos de agua caliente, de tal forma que el
tamaño y número de colectores puede minimizarse.

Figura 1.47
c Calentadores solares de agua. En
Tanque almacén
climas cálidos o templados, un sistema
sencillo de convección de agua puede de agua caliente
ser suficiente para atender las necesida-
des de hoteles, edificios, multifamiliares,
y desde luego para casas individuales; Colector
el número de colectores y tanques de
almacenamiento estará en función del
uso racional del agua y del número de Agua
usuarios. caliente

El agua
circula Salida
por de agua
convección caliente

Agua
fría

Entrada de agua fría

Producción solar de electricidad


Un panel solar desarrolla de 100 a 150 watts por metro cuadrado en el punto máxi-
mo de recepción de luz solar. Las celdas solares proporcionan alrededor de 0.15% de
la capacidad total de generación de todas las fuentes de energía o sea de manera
aproximada 5% de la generación total proveniente de todas las fuentes renovables.
Sin embargo, potencialmente la luz solar podría proporcionar tanto como 5 000 veces
la energía que el mundo consume en la actualidad. Gracias a las mejoras tecnológicas
(de eficiencias de conversión de 5 a 6% en las primeras celdas solares construidas en

58
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

la década de 1950, ha habido una mejoría a eficiencias de 12-18% en las celdas mo-
dernas), la producción de corriente eléctrica que utiliza celdas solares sigue abara-
tándose y al contar con el apoyo de políticas favorables de algunos países (Alemania
y Japón en especial, lo que los ha hecho los dos principales países generadores de
energía fotovoltaica), la producción anual de energía por medio de celdas fotovol-
taicas ha aumentado más de 25% por año en la década comprendida entre 1995 y
2005 terminando con 45% de incremento en 2005. En 2008 el mercado mundial de
generación de electricidad fotovoltaica aumentó en 5.6 GW y la energía fotovoltaica
instalada acumulada llegó a 15 GW, comparada con 9 GW en 2007.

La capacidad instalada de generación fotovoltaica en México en 2008 continuó con


la misma lenta y constante tendencia de los últimos años de sólo 1 MWyaño. Aun-
que la tecnología actual está más encaminada a las pequeñas aplicaciones para
uso residencial, se han podido proyectar grandes plantas generadoras de energía
fotovoltaica, tales como la de Nellis en Nevada con 14 MW y cerca de 70 000 paneles
y la planta solar de 11 MW en Serpa, Portugal con 52 000 paneles. A la fecha el costo
de la electricidad producida de fuentes solares fotovoltaicas por lo general es de-
masiado alto, y lo será todavía dentro de los próximos 25 años, para competir con la
electricidad que se provee por los medios tradicionales. En ubicaciones soleadas, sin
embargo, el costo puede ser tan bajo como de 23 centavos de dólar el kilowatt-hora,
que puede ser competitivo en áreas donde los precios de la electricidad son altos
como en California, el sur de España, Italia y el centro de México, por sólo mencio-
nar algunas. Los colectores masivos de energía solar que se verán posteriormente
con más detalle en el tema de Fuentes alternas de energía también podrán ser com-
petitivos en el suministro de corriente eléctrica cuando se mejoren las tecnologías
de almacenamiento del calor obtenido, disminuya su costo y/o se adopten políticas
para mitigar las emisiones de dióxido de carbono.

Una celda solar, o mejor denominada celda fotovoltaica (figura 1.48), consta de dos ca-
pas de silicio casi puro. La de abajo, más gruesa (semiconductor tipo p), contiene trazas
de boro (B) con deficiencia de electrones (huecos), y la de arriba, más delgada (semi-

Figura 1.48

Luz solar
Electrodo frontal

Cubierta de vidrio Electrón

Recubrimiento
antirreflejante
Semiconductor tipo p
Hueco de electrón

Semiconductor tipo n Electrodo trasero

Una celda fotoeléctrica. Su funcionamiento se basa en la diferencia de potencial causada por la diferente concentración de electrones en sus dos
electrodos de silicio.

59
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
conductor tipo n), contiene trazas de arsénico (As) con electrones móviles. Debido a
que hay una fuerte tendencia de los electrones móviles a aparearse con los electro-
nes desapareados de los huecos del semiconductor tipo p, si se conectan mediante
un circuito externo y existe suficiente energía solar, los electrones del semiconductor
tipo n se excitan y dejan este electrodo fluyendo a través del circuito externo hacia el
otro electrodo, el semiconductor tipo p. Conforme este electrodo va siendo cada vez
más negativo por la adición de electrones, los electrones acumulados son repelidos
internamente y regresan al semiconductor tipo n, el cual ya es positivo y atrae los
electrones. El proceso puede continuar indefinidamente mientras que la celda esté
expuesta a la luz solar.

Preguntas

1. ¿Qué es la energía de activación?

2. ¿Qué caracteriza a un complejo activado?

3. ¿Cuándo y qué tipo de energía se desprende o se absorbe comúnmente en


una reacción química?

4. ¿Cómo se mide el desprendimiento o la absorción de energía en una reacción?

5. ¿Qué es el cambio de entalpía de un proceso y cómo se relaciona con el cam-


bio de energía?

6. En la práctica de poder calorífico de diversos combustibles y el problema de


obtención de fierro fundido en alta mar se mencionan los términos capacidad
calorífica y capacidad calorífica específica (o calor específico). Defínelas y es-
tablece las unidades con que se expresan técnicamente.

7. ¿Por qué el agua tiene un alto calor específico? (comparado con la mayoría de
las sustancias naturales). ¿A qué da lugar esta propiedad?

8. Define qué es un proceso exotérmico y un proceso endotérmico.

9. ¿De dónde proviene la energía en un proceso endotérmico?

10. ¿Qué le sucede al DH de una reacción si los coeficientes de la reacción se tri-


plican?

11. ¿Qué significa estado estándar? ¿Por qué la entalpía de formación molar es-
tándar de un elemento es igual a cero?

12. Define el cambio de entalpía molar DH °.

13. Utilizando los datos de la tabla 1.6, calcular DH °r y DE para cada una de las
siguientes reacciones a 25 °C:

a) CaCO3(s) → CaO(s) 1 CO2(g)

b) C2H4(g) 1 H2(g) → C2H6(g)

c) C2H2(g) 1 2H2(g) → C2H6(g)

d) C2H2(g) 1 H2(g) 1 O2(g) → CH3CO2H(l)

60
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

14. La combustión del alcohol etílico a 25 °C y una atmósfera de presión se lleva


de acuerdo con la siguiente reacción:

C2H5OH(l) 1 3O2(g) → 2CO2(g) 1 3H2O(l)

¿Cuáles son los valores de DH°r y DE?

15. Describe la instalación necesaria para un sistema de calentamiento pasivo


de agua que no requiere de bombas ni de mantenimiento.

16. Describe el funcionamiento de una celda fotovoltaica, la cual aprovecha la


energía solar para generar corriente eléctrica.

EL SOL, HORNO NUCLEAR


El Sol es una esfera de gases incandescentes, que para su estudio se considera forma-
do por varias capas principales (figura 1.49). La capa principal exterior, la fotosfera es
la capa visible del Sol y tiene cerca de 500 km de espesor (el radio del Sol es de 695 990
km) y consiste preponderantemente de átomos de hidrógeno neutros. Tiene una tem-
peratura superficial de 5 770 K, y emite la luz, cuando los átomos de hidrógeno cap-
turan electrones libres que tienen una amplia gama de energía y provienen de la
ionización de átomos metálicos. Esta energía les permite a los electrones libres formar
un orbital con dos electrones en los átomos de hidrógeno, y éstos adquieren tempo-
ralmente la estructura de iones hidrógeno negativos (H2) (un ion negativo de hidrógeno
tiene una vida promedio de 1028 s). La energía de los electrones libres se pierde al ser
capturados por otros átomos de hidrógeno, emitiéndose entonces una serie de fotones.
Son tantos los fotones con diferentes energías producidos por los electrones libres
cuando son capturados, que se traslapan las diferentes energías y se produce un es-
pectro continuo de emisión (véase Espectro electromagnético, pág. 79).

Arriba de la fotosfera (en lo que podría considerarse como la atmósfera del Sol), se
encuentra una capa irregular, la cromosfera, de un promedio de 2 500 km de espesor,
formada por gases rarificados (la densidad promedio es de 10214 g ? cm23). La tempe-
ratura en la cromosfera se eleva de 5 700 K a cerca de 20 000 K en la parte superior.

Figura 1.49

Capa de radiación Capa de


Fotosfera
convección
Núcleo

8 6 4 2 0 2 4 6 8 3 105 km

La estructura del Sol.

61
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
Por último, arriba de la cromosfera está la corona, una zona con gases altamente rari-
ficados (su densidad promedio es de 10219 g ? cm23) a través de la cual la temperatura
se eleva de 20 000 K en la base, a 1 millón de grados K. La corona no tiene un límite
definido porque se difunde en el espacio exterior.

A estas altas temperaturas tanto el hidrógeno como el helio (los dos elementos pre-
dominantes), están completamente despojados de sus electrones. También los ele-
mentos minoritarios, como el carbón, nitrógeno y oxígeno, pierden sus electrones y
quedan reducidos a su núcleo. Solamente las trazas de elementos más pesados como
el hierro y el calcio son capaces de mantener unos cuantos de sus electrones y es
precisamente la emisión de los electrones de estos elementos altamente conjugados,
la que produce las líneas de emisión espectrales que fueron tan misteriosas para los
primeros astrónomos.

La fotosfera puede considerarse como la “piel” del Sol. Debajo de ella se encuen-
tra una capa conocida como capa de convección, porque en ella se forman grandes
corrientes de convección que toman la energía proveniente del interior del Sol y la
“suben” a la fotosfera. La capa de convección es de cerca de 200 000 km de espesor.
De arriba hacia abajo, a través de esta capa, la densidad aumenta de 1024 g ? cm23 a
0.1 g ? cm23 y la temperatura aumenta de 5 700 K a 2 3 106 K. La composición es uni-
forme (por el efecto de las corrientes de convección) y es similar a la de la fotosfera;
72% de hidrógeno, 27% de helio y 1% de elementos más pesados. El fluido que forma
la capa de convección, siendo altamente turbulento, hace gran cantidad de ruido,
mucho más fuerte que el del peor huracán de la Tierra. Una porción de la energía
transmitida por la capa de convección del Sol, es en forma de ondas de sonido de
baja frecuencia, producidas por la turbulencia dentro de la capa. Conforme la den-
sidad del material solar disminuye súbitamente hacia arriba, las ondas de sonido se
convierten en ondas de choque, cuya energía se transfiere a los gases rarificados en
la cromosfera solar elevando su temperatura.

Debajo de la capa de convección se encuentra la capa de radiación, de aproximada-


mente 270 000 km de espesor. La densidad crece hacia abajo a través de esta capa
de 0.2 g ? cm23 a 20 g ? cm23, y la temperatura aumenta de 2 3 106 a 7 3 106 K. La
capa de radiación aún está formada por aproximadamente 72% de hidrógeno, 27%
de helio y 1% de elementos más pesados. Dicha capa recibe energía de zonas inte-
riores en forma de fotones altamente energéticos, de longitud de onda corta. Estos
fotones son transmitidos a través de la capa de radiación por absorción y reemisión
por electrones unidos a iones y por electrones libres.

Debajo de las capas de radiación se encuentra el núcleo, que es precisamente el sitio


donde se efectúan las reacciones nucleares que producen la energía solar.

El núcleo tiene un radio de cerca de 175 000 km, y una densidad que aumenta de
20 g ? cm23 en su superficie a 150 g ? cm23 en el centro, y a una temperatura que
aumenta de 7 a 15 millones de K. Esta temperatura es tan alta que no hay átomos
ni iones como tales, sólo núcleos de hidrógeno y helio inmersos en una “sopa” de
electrones libres, o sea, un clase de plasma de alta densidad. El porcentaje de helio
aumenta de 27% en la superficie del núcleo, a 62% en el centro, y el del hidrógeno
disminuye en la proporción correspondiente.

En el centro del Sol, los núcleos de hidrógeno, esto es los protones libres, viajan a
una velocidad tal que vencen la repulsión electrostática entre ellos, chocando unos
con otros. Cuando dos protones solares altamente energéticos chocan entre sí, se

62
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

pueden unir uno con otro en un proceso conocido como fusión. Uno de estos dos pro-
tones “se desprende” de su carga positiva y se convierte en un neutrón, formándose
el núcleo del deuterio, el deuterón.

La carga positiva que ha sido desprendida del núcleo lo hace en forma de un elec-
trón positivo (e1) o positrón (la antipartícula del electrón), que inmediatamente se
combina con uno de los muchos electrones negativos (e2) que flotan alrededor y
además se desprende un neutrino (m). Los dos electrones, uno positivo y uno nega-
tivo, se aniquilan uno al otro y producen una radiación gamma.

Dicho de otra forma, la masa de los dos electrones se convierte totalmente en


energía,

positrón
1p 1 11 p ⎯→ 21 H 1 01 e1 1 m 1 DE
1
deuterón neutrino

0 e1 1 201 e2 ⎯→ g 1 DE
1
fotón
muy energético

El núcleo del deuterio “recoge” otro protón y forma helio 3 (32 He):

2H
1 1 11 p ⎯→ 32 He 1 DE

y dos núcleos de 32 He se funden para formar un núcleo de helio-4 (24 He), despren-
diéndose dos protones:

3 He
2 1 32 He ⎯→ 42 He 1 11 p 1 11 p 1 DE

el resultado neto es que cuatro protones o cuatro H1 se han combinado (fusionado)


para formar un núcleo de helio. Esta cadena de reacciones se efectúa a temperatu-
ras arriba de los 10 millones de °C.

Cuando sucede una fusión, el producto obtenido tiene una masa menor que la que
tenían los componentes originales. Los cuatro protones individuales tienen una
masa total de 4.02911 u, y el núcleo de 42 He tiene una masa de solamente 4.00150 u.
El defecto de masa en el núcleo de helio es de 0.02761 u. Por otro lado, dos electrones
positivos (positrones) se desprendieron y se combinaron con dos electrones nega-
tivos, convirtiéndose en energía (radiación gamma). La masa de los electrones con-
vertidos en energía es 0.00219 u. Entonces, de acuerdo con la ecuación de Einstein,
la masa total convertida en energía es de 0.02980 u (0.02761 u 1 0.00219 u), y como
1 u es equivalente a 931.5 millones de electrón volts (MeV), tenemos que la cantidad de
energía producida es

0.02980 u 3 931.5 MeV 5 27.76 MeV

Cada segundo el Sol convierte en el núcleo cerca de 600 millones de toneladas de


hidrógeno en helio, razón por la cual existe en el núcleo una mayor concentración
de helio que en las capas exteriores. La masa de hidrógeno convertida en energía es de
cerca de 4 millones de toneladas por segundo, o 1.26 3 1014 toneladas por año. Si
comparamos la masa utilizada por la bomba nuclear más grande que se ha explota-
do (por la ex Unión Soviética en Novaya, Zemlya, en octubre de 1962) que consumió

63
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
sólo 2.7 kg de materia, podemos ver la magnitud de la energía que produce el Sol
cada segundo. Para quitarnos de toda preocupación, si sabemos que la masa del
Sol es de 2 3 1027 toneladas, y si sólo 25% de esa masa estuviera disponible para la
fusión, la energía proveniente del Sol duraría por lo menos 0.5 3 1027y1.26 3 1014 5
4 3 1012 años; o sea, 4 billones de años.

Otro proceso nuclear, la desintegración nuclear, se presenta en los elementos que tie-
nen un número apreciable y desigual de protones y neutrones. Este proceso se ca-
racteriza por la inestabilidad del núcleo, que se manifiesta en la transformación de
un elemento en otro, mediante la emisión de partículas y radiaciones, conocida en
términos genéricos como radiactividad. La desintegración nuclear es un fenómeno
de gran importancia práctica, ya que se presenta de manera natural o artificialmen-
te en el laboratorio, con una buena cantidad de aplicaciones; mientras que la fusión,
como vimos anteriormente, requiere de muy altas temperaturas que sólo son acce-
sibles con equipos de muy alto costo, y a la fecha, es motivo de gran investigación
científica y tecnológica para su desarrollo, control y aprovechamiento como una
fuente alterna de energía sin contaminación.

RADIACTIVIDAD Y DESINTEGRACIÓN NUCLEAR


La importancia histórica de la radiactividad en el desarrollo de la física y la química
nuclear ha sido definitiva, y en años recientes el uso de fuentes radiactivas para
aplicaciones médicas e industriales, así como para la investigación científica, ha
llegado a ser cada vez más importante.

El descubrimiento de la emisión espontánea de radiación hecho por Becquerel fue seguido


por sus experiencias, en las que buscaba la relación entre la fluorescencia y los rayos
X que Röentegen había observado en las paredes de vidrio de sus tubos de rayos X.
Becquerel estimulaba la fluorescencia en cierto número de materiales, incluyendo sa-
les de uranio, exponiéndolos a la luz. En el caso del uranio, hizo el descubrimiento
sorprendente de que la radiación se emitía aun cuando no hubiera fuente de luz. Al es-
tudiar cómo algunos materiales absorbían esta radiación, encontró que la intensidad
de radiación en el mineral de uranio dependía directamente de la proporción en peso
del uranio presente. Esto implica que la radiactividad es un fenómeno atómico. Bec-
querel encontró en sus experimentos que parte de la radiación puede ser desviada por
un campo magnético y es capaz de descargar un cuerpo electrizado. Esto condujo muy
pronto al desarrollo de la cámara de ionización como un detector de la radiación.

El estudio de la radiactividad fue llevado a cabo originalmente por Pierre y Marie Curie,
quienes pronto descubrieron que la radiación es también emitida por el torio y sus
compuestos. Demostraron también que el contenido de uranio en el mineral uraninita
(conocido también como pechblenda, que tiene aproximadamente 80% de óxido de
uranio), es insuficiente para desarrollar la actividad observada, y dedujeron la pre-
sencia de otros constituyentes activos. En 1898, primero aislaron un nuevo elemento,
el polonio, nombre que le pusieron en honor del país nativo de Madame Curie, y pronto
llegaron al descubrimiento de un segundo elemento, el radio. La actividad por unidad
de masa del radio metálico es más de 20 millones de veces más grande que la del ura-
nio. En un dedicado esfuerzo, como muy pocos en la historia de la ciencia, llevaron
a cabo una laboriosa separación química, en un periodo de cuatro años, para aislar
0.1 g de radio a partir de varias toneladas de pechblenda. La muestra de radio fue su-
ficiente para determinar su masa atómica. Este trabajo pionero señaló el nacimiento

64
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

de la ciencia de la radioquímica. Marie Curie dedicó el resto de su vida al estudio de la


Figura 1.50
radiactividad e hizo una inmensa contribución al desarrollo de este tema.
a)
Placa
También el trabajo de Rutherford, Soddy y otros colaboradores, acompañado de mu-
fotográfica
chas mediciones de fuentes radiactivas, llevó el tema de la radiactividad a una etapa
g a
cuantitativa y sentó las bases para el desarrollo del estudio del núcleo del átomo. b

Los trabajos de los Curie y el grupo de Rutherford y sus colaboradores mostraron


que una emisión radiactiva contenía dos componentes, partículas a y partículas b, que Condensador
se distinguían por su eficacia para penetrar materiales y por su comportamiento
F
bajo la influencia de campos eléctricos y campos magnéticos. Las partículas a eran Caja de
menos penetrantes que las partículas b, siendo ambas de carácter corpuscular. En plomo
1900, Villard detectó otro componente de la radiactividad aún más penetrante que
llamó radiación gamma (g ) (de carácter electromagnético), la cual no era desviada ni por b)
un campo eléctrico ni por uno magnético. Un experimento para demostrar el com- g
a b
portamiento de estas tres radiaciones bajo la influencia de esos campos se ilustra
esquemáticamente en la figura 1.50. → →
B
B
La emisión de partículas a y b dan lugar a una modificación en la composición del Solenoide
núcleo, mientras que la radiación g es originada por la desexcitación del nuevo nú-
cleo, formado después de la perturbación inicial, dando lugar finalmente a un núcleo F
estable (figura 1.51).

A estas tres radiactividades “históricas” hay que agregar una cuarta, la radiactividad
b1 propia de los radioelementos artificiales.
m Las tres emisiones radiactivas.
Las reacciones nucleares que se realizan en una desintegración por radiación, al Las partículas emitidas por la fuente de
igual que en las de fusión nuclear, deben cumplir las cuatro leyes de la conservación: radiación colocada dentro de una caja
de plomo, son enfocadas por un orificio
F y se hacen pasar a través de un cam-
• conservación de la cantidad de movimiento
po eléctrico a) y un campo magnético
• conservación de la energía b) vertical (perpendicular al plano de la
hoja). Los resultados de éste y otros ex-
• conservación de la carga eléctrica perimentos han mostrado que las partí-
culas alfa son núcleos de helio cargados
• conservación del número de nucleones (conservación de la masa) positivamente (He21); las partículas beta
son electrones e2 con alta velocidad, y
para lograr lo anterior, es preciso vincular la masa y la energía, por lo que es necesario los rayos gamma son fotones (radiación
al hacer una descripción de las radiaciones a, b y g, utilizar una de las ecuaciones electromagnética) de longitud de onda
más importantes de la física, la ecuación de Einstein. muy corta, similares en naturaleza a los
rayos X, pero de energía más alta.

Figura 1.51
a
a) b) c) a, b

Ejemplo de radiactividades sucesivas: En a) el núcleo de radio (Ra) es inestable. En b) el núcleo se transforma a un núcleo del radón (Rn), emitiendo
una partícula a. En 7% de los casos, el núcleo de radón es también inestable, por lo que en c) se transforma en un núcleo estable, emitiéndose una
serie de radiaciones a y b en etapas sucesivas hasta llegar al Pb206.

65
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente

RAYOS ALFA, BETA Y GAMMA


La desintegración alfa
La partícula a es un núcleo de helio: 42 He. La desintegración a es característica de los
núcleos pesados (A . 200, Z . 82) que están compuestos por gran número de neu-
trones y por lo tanto son inestables. Se define como la desintegración espontánea de
un núcleo AZ X en un núcleo AZ 2 4
2 2 Y, más estable y en un núcleo de helio (que sabemos,
es particularmente estable):

Figura 1.52
N Ejemplo
A
ZX
238 234
92 U ⎯→ 90 Th 1 42 He 1 DE
uranio torio núcleo de helio
A24
Z22 Y

Por tradición, al núcleo X que se desintegra se le llama “pa-


dre” y al núcleo Y se le llama “hijo”. La ecuación balanceada
de la desintegración a del núcleo padre X en el núcleo hijo
Y es:

Curva de estabilildad
AX
Z
⎯→ AZ 2 4
2 2 Y 1 2 He 1 DE
4

como se aprecia en la ecuación, se conserva el número


de nucleones y la carga eléctrica. Si representamos la de-
sintegración a en una gráfica de N (número de neutrones)
0 Z contra Z (número de protones), el núcleo pesado X acerca
al núcleo hijo Y a la curva de estabilidad (figura 1.52).
La desintegración a de un núcleo pesado X aproxima al
núcleo hijo Y a la curva de estabilidad.

EJERCICIOS
Completar las siguientes ecuaciones nucleares:

a) 14 N
7
1 24 He ⎯→ 178 O 1 ?

SOLUCIÓN:

La suma de los subíndices de la izquierda es 7 1 2 5 9. El subíndice del primer


producto de la derecha es 8, por lo tanto, el segundo producto de la derecha de-
be tener un subíndice (carga nuclear) de 1.

La suma de los superíndices de la izquierda es 14 1 4 5 18. El superíndice del


primer producto de la derecha es 17, por lo que el segundo producto de la dere-
cha deberá tener un superíndice (número de masa) de 1.

La partícula con carga nuclear de 1 y número de masa 1 es el protón, 11 H

66
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

b) 9 Be
4
1 24 He ⎯→ 126 C 1 ?

SOLUCIÓN:

La carga nuclear de la partícula en el lado derecho de la reacción es (4 1 2) 2 6


5 0. El número de masa de la partícula es (9 1 4) 2 12 5 1. Por lo tanto, la par-
tícula faltante en el lado derecho es el neutrón, 10 n

Analicemos ahora cuál es la dinámica de la reacción X → Y 1 a con objetivo de calcu-


lar las otras leyes de la conservación (anteriormente quedaron expresadas en los
ejercicios la conservación de la masa y la conservación de la carga eléctrica).

Conservación de la cantidad de movimiento

En general, el núcleo X está inmóvil, de donde:


→ →
pY 1 pa 5 0

Las cantidades de movimiento ( p) de los productos de la desintegración son coli-


neales, y como las partículas no son relativistas (o sea, que su velocidad es sólo una
fracción pequeña de la velocidad de la luz), las podemos expresar:

→ →
mY nY 1 ma na 5 0

→ ma →
de donde nY 5 na
mY

como ma (< 4 u) es pequeño ante mY ($ 200 u), entonces la velocidad de retroceso es


muy débil ante la de la partícula a:
→ →
→ 4 → 2 na na
nY 5 na < <
200 100 50

Conservación de la energía

La reacción es exotérmica porque:

a) Se libera energía debido a que la suma de masas del núcleo hijo y de la partícula
a es inferior a la masa del núcleo padre:

DEo 5 (mYc2 1 mac2) 2 mXc2

b) Esta energía (negativa en vista de que el núcleo X la cede al exterior) se encuen-


tra en forma de energía cinética de los productos:

|DEo | 5 EcY 1 Eca

La energía cinética Eca se deduce de la siguiente manera:

1 →
|DEo| 5 –2 mY nY2 1 Eca

→ ma ma
5 –12 mY ( na )2 1 Eca 5 ( 1 1) Eca de donde
mY mY

67
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
|DEo|
Eca 5 < |DEo|
ma
11
mY

EJERCICIO
Calcular la energía de la radiación a para la reacción:

212 208
83 Bi ⎯→ 81 Tl 1 42 He 1 DE
bismuto talio helio

donde existe un desprendimiento de energía de |DEo| 5 26.2 MeV

SOLUCIÓN:

La energía cinética de la partícula a es:

6.2
Eca 5 < 6.08 MeV
4
11
208

La energía cinética del núcleo de talio es solamente de:

EcTl 5 |DEo| 2 Eca 5 (6.2 2 6.08) MeV 5 0.12 MeV

La desintegración beta: el neutrino


La desintegración b2 es un proceso propio de los nucleidos muy ricos en neutrones.
Becquerel la descubrió en 1896 al estudiar el uranio, y Rutherford identificó las par-
tículas emitidas como electrones. Al aislar cuerpos con pura radiación b2, se pudo
demostrar que el núcleo padre AZ X se transforma en un núcleo hijo Z 1 A1 Y. Dado que
los electrones emitidos no son un constituyente del núcleo y que aparece un protón
adicional, el proceso de desintegración beta debe
Figura 1.53
entonces desarrollar la conversión de un neutrón
a un protón (ya que A permanece constante), con
Número de electrones emitidos

la creación simultánea de un electrón que sale


inmediatamente del núcleo, en tanto el protón
permanece en él.

Sin embargo, esta simple interpretación de la


desintegración beta no está completa, ya que en
un análisis más profundo aparecen varios aspec-
tos contradictorios:

Emáx En contraste con las energías monocinéticas mos-


tradas por las partículas a, las partículas b2 son
Energía de los electrones emitidas en un espectro continuo de energías que
Espectro continuo de energía de los electrones emitidos en la desintegra- parte de cero, a un máximo definido por la ecua-
ción b2. ción energética (figura 1.53). A este respecto, el

68
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

espectro de desintegración b2 difiere del espectro de líneas óptico, del de rayos X y


de la mayoría de los otros espectros atómicos. En estos últimos procesos, las tran-
siciones sólo ocurren con estados de energía inicial y final perfectamente definidos.
La continuidad de energías de partículas b2 parece ser incompatible entonces, con
la conservación de la energía.

Por otro lado, en aquellos casos en que es posible observar la desintegración b2,
tanto el electrón emitido como el núcleo rebotado, raramente parecen hacerlo en
direcciones exactamente opuestas. Entonces, el principio de conservación de la can-
tidad de movimiento parece ser también violado.

Las dificultades antes mencionadas fueron resueltas cuando Pauli, en 1931, postuló
que una partícula enteramente nueva tenía que ser emitida junto con el electrón y el
núcleo hijo. Esta partícula necesitaba tener las propiedades inusuales de masa cero,
sin carga (neutra), y que además no tuviera interacción con la materia, o sea, “que
ésta no la viera”. La partícula fue bautizada con el nombre de neutrino (que en italiano
_
significa pequeño neutrón). Sin embargo, no es el neutrino n, sino la antipartícula n o
antineutrino, la que debe de aparecer para satisfacer los principios de conservación.

Tanto los neutrinos como los antineutrinos son partículas de masa y carga nula,
de difícil detección, porque prácticamente no interaccionan con la materia, y son
productos que se encuentran en abundancia como resultado de las reacciones ter-
monucleares del Sol.

La ecuación balanceada del proceso de desintegración b2 es entonces:

_
AX
Z
⎯→ A
Z11 Y1 0
21 e2 1 00 n

Como por ejemplo, la desintegración del isótopo 146 C:

_
6C ⎯→ 147 N 1 e2 1 00 n
14 0
21
Figura 1.54

El proceso de desintegración b2 se expresa: N

_ 9
n ⎯→ p 1 e2 1 n 12
5B
8 b2
con un balance energético de 20.8 MeV. 7 12
6C
La representación de la trayectoria de X (el padre) a Y 6
(el hijo), en donde Z aumenta en uno y el número de
electrones disminuye en uno, se puede apreciar en el 5
diagrama de la figura 1.54. 4
La transformación se lleva a cabo perpendicularmente 3 Curva de estabilidad
a la bisectriz, y el núcleo Y se aproxima a la curva de
2
estabilidad.
1
La radiación o desexcitación g
La radiación o desexcitación g está formada por fotones 1 2 3 4 5 6 7 8 9 Z
con alto contenido de energía. Su longitud de onda es Los núcleos situados a la izquierda de la curva de estabilidad se desinte-
gran por emisión b2. En la figura el 125 B se transforma en 126 C.
inferior a un picómetro y su energía es del orden de una

69
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
fracción o algunos MeV. La radiación o desexcitación g se define como el regreso al
estado fundamental de un núcleo que ha sido previamente excitado. Acompaña por
lo general a las desintegraciones a y b, pero también puede ser resultado de una
perturbación exterior del núcleo como un choque, una fractura del núcleo, etcétera.

Si representamos a Y* como al núcleo excitado, la ecuación que nos representa su


desexcitación es:

Z Y* ⎯→ AZ Y 1 g
A

Los fotones g emitidos corresponden a transiciones en el interior del núcleo; los nu-
cleones cambian de niveles de energía, de modo que el núcleo adquiere una estruc-
tura más estable. Si Ei es la energía del núcleo excitado y Eo la del núcleo estable, la
energía Eg del fotón g está dada por la simple relación:
Figura 1.55
Eg 5 Ei 2 Eo
Ba*
Número de rayos g detectados/min

0.66 MeV Así como los niveles de energía dentro de un núcleo for-
g man un espectro definido, el espectro de los rayos g es un
0 espectro de rayas (figura 1.55).
137
56 Ba
Los intervalos de energía Ei 2 Eo son por lo general de al-
gunos MeV.

La medida de la energía de los rayos g nos proporciona in-


formación sobre la repartición de los niveles de energía en
el núcleo, que no se pueden calcular teóricamente.

La relación anterior es aproximada, porque la energía dis-


ponible DE 5 Ei 2 Eo debe repartirse entre el núcleo desexci-
0 0.66 MeV Energía de tado y el fotón emitido pero, de hecho, el fotón absorbe la
los rayos g mayor parte, por lo tanto el balance energético sería:

Espectro de los rayos g producidos por la desexcitación del Ba* para


formar el 137
56 Ba. La energía del fotón emitido es de 0.66 MeV.
Eg > DE

Principales efectos de las radiaciones.


Aplicaciones de la radiactividad artificial
La radiación que recibimos en el medio ambiente proviene de diversas fuentes de ori-
gen natural que pueden ser externas o internas, o bien fuentes de origen artificial.

Hay tres factores principales que determinan qué tan peligrosa puede ser una sus-
tancia radiactiva:

1. El número de desintegraciones por segundo o actividad (medida en curies, mi-


crocuries o becquerels).

2. El tipo de energía de la radiación producida (alfa, beta o gamma).

3. Si el isótopo radiactivo es de una naturaleza química tal, que pueda ser incor-
porado a la cadena alimenticia o, dicho de otra forma, entrar fácilmente en los
organismos vivos.

70
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

Por ejemplo, una gran dosis del yodo 131 radiactivo puede entrar fácilmente al cuer-
po y acumularse en la glándula tiroides. Asimismo, un flujo de partículas de alta
energía puede causar la destrucción de una enzima vital, o de la hormona o cromo-
soma necesario para la vida de una célula. Los efectos en todo el cuerpo se dividen
en efectos somáticos, que están circunscritos a la población expuesta, y efectos genéti-
cos, que se transmiten a generaciones posteriores. A menudo, los efectos somáticos
se presentan con retraso. Uno de los efectos retrasados que mejor ha sido estudiado
consiste en las incidencias de cáncer como resultado de la exposición a la radiación.
Se ha estimado que 11% de los casos de leucemia, y 10% de todas las formas de cáncer
se atribuyen a radiaciones recibidas inadvertidamente. Los efectos genéticos de la
radiación son el resultado del daño sufrido en los testículos y los ovarios, ya que
la ionización producida por la radiación pasa a través de los espermas o los óvulos y
rompe la cadena del ADN, o la altera de alguna otra manera. Cuando esta molécula
de ADN se duplica (o sea cuando se copia la estructura del ADN en el proceso de
división de la célula), el resultado puede ser la transmisión de un nuevo mensaje a
generaciones sucesivas, es decir, una mutación.

En la figura 1.56 nos encontramos que el radón, elemento gaseoso de la familia de


los gases nobles, participa con el mayor porcentaje en la radiación a la que estamos
expuestos. El radón-222 es el isótopo más común del radón; es radiactivo, con un pe-
riodo de semidesintegración de 3.82 días. Es un producto de las familias o series de
desintegración del uranio, y proviene de la desintegración alfa del radio-226:

226 222
88 Ra ⎯→ 86 Rn 1 24 He

Todas las rocas contienen algo de uranio, aunque en la mayoría la cantidad es pe-
queña (de 1 a 3 ppm). Por lo tanto, el radón se está formando constantemente, en
cantidades que varían con el tipo de roca o suelo. Qué tanto de este radón escapa al
aire exterior o a una edificación en la superficie, dependerá de la porosidad y con-
tenido de humedad del suelo. Como el radón es químicamente inerte, los átomos
que se encuentran en el aire que respiramos son inhalados y exhalados sin ningún

Figura 1.56

Otras fuentes artificiales


hechas por el hombre 1% Radón (exposición
interna natural) 43%

Alimentos, agua
Radiación gamma de
(exposición interna
la Tierra (exposición
natural) 8%
externa natural) 15%

Exposición por prescripción Rayos cósmicos (exposición


médica 20% externa natural) 13%

Exposición promedio a la radiación. En la vida real, somos bombardeados constantemente por radiación nuclear proveniente de diversas fuentes. Esta
radiación incluye radón, rayos cósmicos, de fuentes naturales y rayos X medicinales, medicina nuclear, y muchas otras aplicaciones de fuentes artifi-
ciales. Nota: Información obtenida de datos publicados en países desarrollados (World Health Organization, WHO). No existe información completa
para países en desarrollo.

71
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
cambio químico. Sin embargo, si un átomo de radón tiene la “suerte” de desintegrar-
se dentro de los pulmones, las “hijas del radón” no gaseosas y radiactivas pueden
permanecer dentro de los pulmones, donde continuarán desintegrándose. El pro-
ducto de desintegración del radón-222 es el plomo-210, y los que le siguen también
tienen periodos de desintegración cortos y emiten partículas alfa. Como las partícu-
las alfa pueden viajar sólo hasta 7 mm, o sea el grueso aproximado de las células
epiteliales del pulmón, pueden dañar estas delicadas células y crear un riesgo más
alto que el normal, de adquirir cáncer de pulmón. En la actualidad se llevan a cabo
varios estudios sobre la dispersión del radón, para determinar los niveles de expo-
sición a los cuales su concentración llega a ser lo suficientemente seria para re-
glamentar y crear controles ambientales tanto para edificios existentes como para
nuevas construcciones. Éstas fueron algunas de las noticias malas de la radiación.
Ahora bien, ¿cuáles son las buenas?

Empecemos primero por una novedosa aplicación. La exterminación de plagas da-


ñinas que destruirían nuestros alimentos cuando están almacenados. La irradiación
de alimentos para control de plagas, utilizando rayos gamma de fuentes tales como
el cobalto-60 o el cesio-137, son prácticas comunes en los países europeos, Canadá,
Estados Unidos y México. Tal irradiación prolonga el tiempo de almacenamiento
con refrigeración (que de cualquier forma es necesaria), de la misma forma que el
calor en la pasteurización protege a la leche. Normalmente, el pollo se conserva en
refrigeración tres días como máximo. Después de la irradiación, puede conservarse
en refrigeración tres semanas. Así se procede también con la carne que se va a con-
gelar. La Administración Federal de Drogas para Medicamentos de EUA (FDA, por
sus siglas en inglés), en 1993, aprobó la irradiación para el puerco sin cocinar, todas
las frutas frescas, todas las aves de corral sin cocinar, hierbas y especias secas, pre-
paración de enzimas secas y, en general, de todos los alimentos.

Otra buena noticia, y ésta se encuentra aún más difundida, es como método de
prueba de calidad de materiales. El cobalto-60, un emisor de rayos gamma, ha proba-
do ser un método muy útil en las pruebas de calidad de fundición de metales en la
industria. El cobalto-60 contenido en un cilindro hueco de aluminio se coloca dentro
de un vaciado o fundición y, rodeando el material que va a ser evaluado, se coloca
una placa fotográfica. Los rayos gamma penetran en las partes metálicas y hacen
observable cualquier falla estructural en el metal al incidir sobre la placa fotográ-
fica. La intensidad de los rayos gamma que pasan a través de la falla o grieta del
vaciado es diferente a la intensidad que pasa a través del resto del metal. Después
de que es revelada, la película fotográfica muestra la presencia de todas las fallas o
grietas. La seguridad en las líneas aéreas aumentó sensiblemente con esta técnica
que detecta las fallas y puntos débiles en las estructuras de los aviones.

Sigamos con otra buena noticia. En virtud de que los radioisótopos son, de alguna ma-
nera, casi idénticos químicamente a los isótopos no radiactivos de algún elemento, y
debido a que la ubicación de estos radioisótopos siempre puede ser determinada me-
diante un detector de radiaciones, los radioisótopos se utilizan como trazadores. Por
ejemplo, las raíces de las plantas absorben el fósforo (P) del suelo. Si suministramos
a las plantas el isótopo radiactivo fósforo-32 (un emisor beta), se puede seguir la tra-
yectoria y la velocidad de absorción del fósforo medida bajo diferentes condiciones.
Utilizando esta técnica, los biólogos pueden buscar híbridos de plantas que absorban
fósforo más rápidamente, y desarrollar cosechas de más rápida maduración, mejorar
rendimientos por kilómetro cuadrado, y con ello tener más producto a menor costo.

72
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

Ésta es la última buena noticia, y con ello ya podrás sacar tus conclusiones. Los
radioisótopos se utilizan en medicina nuclear en dos formas muy diferentes; en
la diagnosis y en la terapia. En la diagnosis de desórdenes internos, los médicos ne-
cesitan localizarlos. Un radioisótopo adecuado se introduce dentro del cuerpo del
paciente, ya sea solo o combinado con algún otro producto químico que se acumula
en el sitio del desorden. Ahí, actuando como un mensajero, se desintegra y emite su
radiación característica, la cual puede ser detectada. Los instrumentos modernos
de diagnóstico médico no sólo determinan dónde está localizado el radioisótopo en
el cuerpo del paciente, sino también construyen una imagen del área afectada. Los
radioisótopos más utilizados para este fin son el tecnecio-99, el talio-201, el yodo-123
y el galio-67.

Otro uso del cobalto-60 es en medicina para tratar (terapia) tumores malignos (por
lo general cáncer) en el cuerpo humano. Una muestra de cobalto-60 (que tiene un
periodo de semidesintegración de 5.27 años) se instala en un aparato bien protegi-
do que emite rayos gamma dirigidos al tumor. Haciendo girar el rayo alrededor del
paciente, el médico puede concentrar los rayos en la región cancerosa que va a ser
tratada, minimizando la radiación en otras partes del cuerpo.

Principales aplicaciones y propiedades


de la radiactividad natural. Las familias radiactivas
Una de las aplicaciones más conocidas de los isótopos radiactivos naturales es la
determinación de la antigüedad de un fósil de origen vegetal. Es posible calcular una anti-
güedad de 1 000 hasta 60 000 años atrás, de una muestra fósil de ese origen, midien-
do el contenido del isótopo 146 C.

El carbono-14 se produce constantemente dentro de la atmósfera, como resultado


del bombardeo al nitrógeno por los neutrones cósmicos.

El 146 C formado tiene actividad b2 y su periodo de semidesintegración es de 5 730


años. Este isótopo se incorpora con el carbono-12 estable, formando moléculas de
CO2, en una proporción de 1026 (una molécula de CO2 con carbono-14 por cada mi-
llón de moléculas de CO2 con carbono-12), que permanece constante en la atmósfe-
ra a través de las edades geológicas.

Por otro lado, en forma indistinta, las plantas absorben en la fotosíntesis las molécu-
las de CO2 con los dos carbonos (también un poco de CO2 con carbono-13, que no es
radiactivo). Ha sido posible observar que la actividad b2 del CO2 con carbono-14 en
las plantas vivas es de cerca de 14 desintegraciones por minuto por gramo de car-
bono presente, y siempre son las mismas mientras la planta está viva, pero cuando
muere los carbonos ya no se renuevan más y el carbono-14 empieza a desintegrarse
de manera natural. En 5 730 años, su cantidad habrá disminuido a la mitad, y en la
misma proporción el número de desintegraciones (que ahora serán sólo siete desin-
tegraciones por minuto por gramo de carbono).

El número de desintegraciones de carbono-14 nos proporciona la información de la


fecha de la muerte de una planta o de un árbol, lo cual les permite a los arqueólo-
gos, cuando las encuentran dentro de una tumba, saber la edad de los restos fósiles
(también puede ser el algodón de los vestidos o mortajas).

El concepto de semidesintegración radiactiva, que es el tiempo en que la masa de una


muestra cualquiera de material radiactiva se reduce a la mitad, es una herramienta

73
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
muy útil para medir la edad de materiales radiactivos y, por lo tanto, de muchos
objetos. Ya desde 1905, Ernest Rutherford sugirió durante una conferencia en la
Universidad de Yale, que una indicación de la edad de los objetos podría ser la me-
dición del gas helio formado a partir de las partículas alfa producidas por la desin-
tegración radiactiva. En esa misma época, se sugirió que la relación 238Uy206Pb podía
ser medida para calcular la edad de muestras de rocas. El resultado total de la desinte-
gración de la serie del uranio-238 puede resumirse en la siguiente expresión:

238 206
92 U ⎯→ 82 Pb

en donde cada átomo de uranio-238 que se desintegra dará lugar a la formación de


un átomo de plomo-206. Utilizando la relación de masas atómicas de los átomos
que intervienen, podemos calcular que 0.50 g de uranio-238 llegarán a ser 0.43 g de
plomo-206:

206 u de Pb
3 0.50 g de U 5 0.43 g de Pb
238.7 u de U

lo cual nos indica que si encontramos esa relación en masas en una muestra de
mineral de uranio, la roca tiene una antigüedad de 4 500 millones de años (periodo
de semidesintegración del uranio-238). Relaciones como la anterior se encuentran
actualmente en algunas muestras de roca, tales como granito, en diversas partes
del mundo.

La tabla 1.7 nos resume las propiedades físicas de las emisiones a, b2 y g. Además,
se incluye la emisión b1 (positrón) característica de las desintegraciones naturales
provocadas y el neutrino y antineutrino.

Tabla 1.7 Resumen de las propiedades físicas esenciales de las radiaciones


_
Partículas a b2 b1 g n n
Masa (u) 4 5 ? 1024 5 ? 1024 0 0 0
Carga 12e 2e 1e 0 0 0
núcleo
Identificación electrón positrón fotón neutrino antineutrino
de helio
igual o menor 9 9
Velocidad c , c , c c c c
que 10 10
15
Poder de algunos cm algunos mm algunos mm algunos dm prácticamente
← →
penetración en el aire de plomo de plomo de plomo infinito

Un comportamiento característico de los elementos naturales radiactivos es que


forman familias o series radiactivas. Estas series están compuestas de un conjunto de
núcleos inestables que provienen todos del mismo núcleo inestable inicial, y que
por una desintegración en cascada conducen a un núcleo estable.

Por ejemplo, el uranio-238 es radiactivo a predominantemente, con un periodo de se-


midesintegración muy grande de 4.5 ? 109 años. Este isótopo radiactivo del uranio se
desintegra inicialmente por emisión a en 234 Th, que a su vez por radiactividad b2 se de-
sintegra en 234 Pa, y que nuevamente por emisión b2 se desintegra en otro isótopo del

74
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

uranio, el 234 U, etc. La figura 1.57 nos detalla todas las


Figura 1.57
transmutaciones que sufre el uranio-238 antes de llegar
al núcleo estable 206 Pb. N

Desintegraciones nucleares 238U

provocadas o artificiales 145


234Th
Las desintegraciones nucleares que se han estudiado
234Pa
se producen sin la intervención de un agente externo.
b 223U
Ahora veremos el caso de las desintegraciones provoca-
das por el choque no elástico de un proyectil sobre un a 230Th
nucleido inicialmente estable. 140
226Ra
Analicemos, por ejemplo, el caso de la transformación
del nitrógeno en oxígeno por la acción de una partícu-
222Rn
la a. Si introducimos una fuente radiactiva a dentro de
una cámara de Wilson* llena de nitrógeno, se observan
135 218Po
choques elásticos de las partículas a sobre el nitrógeno
que no lo afectan:
214Pb
4 He 14 N 4 He 14 N
2 1 7 ⎯→ 2 1 7 214Bi
214Po
pero se perciben algunos choques diferentes que son 130 210Ti

inelásticos y dan lugar a la siguiente reacción:


210Pb
4 He 210Bi
2 1 147 N ⎯→ 11 H 1 178 O
210Po

dando lugar a la formación de un isótopo del oxígeno 125 206Pb


17 O con la emisión de un protón (figura 1.58).
8

Después de una reacción nuclear el núcleo final con


frecuencia es radiactivo. Puede estar excitado, y en ese 85 90 Z
caso emite radiación g, o puede ser un nucleido inesta-
ble y entonces emite radiaciones a o b2 o b1 (y al mismo
tiempo emite radiación g). La familia radiactiva del uranio-238.

Los cuerpos radiactivos que se obtienen por reacciones


nucleares provocadas se les llama “artificiales”, porque no son miembros de una fa-
Figura 1.58
milia de elementos radiactivos naturales.

El descubrimiento e interpretación correcta de este fenómeno se debió a la expe-


riencia de los franceses Irene y Frederic Joliot-Curie realizadas en 1934. Ellos utili-
zaron como nucleido un núcleo de aluminio 27Al (de una hoja de aluminio), y como 1
N 1H
proyectil una partícula a proveniente de una desintegración espontánea.
a
El nucleido formado en una primera etapa, es el 30 O
15 P:

4 He 27 30
2
1 13 Al ⎯→ 15 P 1 10 n

* Una cámara de Wilson contiene un vapor en el punto de equilibrio para formar su líquido.
Esquema de la reacción:
Cuando se reduce la presión del gas con la ayuda de un pistón, el enfriamiento originado
2 He 1 7 N ⎯→ 1 H 1 8 O, obtenida den-
4 14 1 17
licúa el vapor. La licuefacción comienza donde el medio esté perturbado, es decir, en la tra-
yectoria de las partículas, que entonces se materializan en forma de “líneas de gotas”.
tro de una cámara de Wilson.*

75
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
el isótopo de fósforo formado es inestable y se desintegra emitiendo un positrón
( 01 e1) (radiactividad b1):

30 30
15 P ⎯→ 14 Si 1 01 e1 1 n

Los Joliot-Curie constataron efectivamente las cintilaciones producidas sobre una


pantalla fluorescente por la emisión de partículas b1 emitidas en la segunda reacción
y después de retirar la fuente de partículas a, pudieron analizar químicamente la fu-
gaz creación del fósforo (que tiene un periodo de semidesintegración de 2.5 min).

ESPECTRO ELECTROMAGNÉTICO
En 1864, James Clerk Maxwell descubrió que la luz consistía de ondas electromag-
néticas formadas por un campo eléctrico y un campo magnético oscilantes y per-
pendiculares entre sí (figura 1.59). A diferencia de otras ondas (como las ondas en
el agua o las ondas de una cuerda), estas ondas electromagnéticas no necesitaban
un medio para propagarse. Además, Maxwell pudo determinar que la velocidad de
estas ondas era 2.998 3 108 mys en el espacio. Como en todas las ondas, la distancia
entre los puntos máximos superiores o inferiores de la onda es la longitud de onda
l, y el número de oscilaciones por unidad de tiempo es la frecuencia n. La relación
entre la longitud de onda y la frecuencia está dada por la fórmula v 5 l ? n, donde v
es la velocidad de la onda. En el caso de las ondas electromagnéticas v es igual a la
velocidad de la luz c, por lo que la fórmula quedaría c 5 l ? n.
En 1900, como consecuencia de las experiencias de Max Planck, se descubrió que la
radiación electromagnética puede describirse como una corriente de partículas sin
masa, cada una viajando en una trayectoria ondulatoria (y por tanto con una fre-
cuencia y longitud de onda), a la velocidad de la luz. Cada partícula sin masa con-
tiene una cierta cantidad o paquete de energía, y cada paquete de energía se llama

Figura 1.59
x
Las ondas electromagnéticas transportan energía S
a través del vacío, la cual se encuentra almacenada en los campos
eléctrico E y magnético b que se propagan.
E

y B

S
B z
Los campos eléctrico y magnético
son perpendiculares entre sí.

Las ondas electromagnéticas.

76
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

Tabla 1.8 Comparación de longitudes de onda, frecuencias y energía de las ondas


electromagnéticas de diferentes regiones del espectro electromagnético

Región de donde proviene el fotón Longitud de onda* Frecuencia (Hz) Energía del fotón*

Ondas de radio 1 km 3 3 105 1 neV


Microondas 1 cm 3 3 10 10
120 meV
Infrarrojo 10 mm 3 3 10 13 120 meV
Visible 550 nm 5 3 10 14 2 eV
Ultravioleta 100 nm 3 3 10 15 12 eV
Rayos X 0.05 nm 6 3 10 18 25 keV
Rayos gamma 0.00005 nm 6 3 10 21 25 MeV
* Las unidades utilizadas en las longitudes de onda y energía del fotón son múltiplos o submúltiplos del m y del eV
(electrón-volt), mediante prefijos aprobados por el SI.

fotón. Todas las radiaciones electromagnéticas están constituidas por estos fotones y
la única diferencia entre ellas es la cantidad de energía que transportan sus fotones
(tabla 1.8). Las ondas de radio contienen fotones con bajas energías, las microondas
contienen fotones con un poco más energía, y en orden creciente de energía de sus fo- . Espectro electromagnético. Está
formado por un conjunto de radiacio-
tones, se encuentran las radiaciones infrarrojas, la luz visible, el ultravioleta, los nes electromagnéticas de diferente lon-
rayos X y la más energética de todas, los rayos gamma. Cuando hablamos de la radia- gitud de onda, frecuencia y energía. El
ción electromagnética, ésta se divide en diferentes espectros o regiones, de acuerdo espectro visible es muy pequeño en esta
gama con longitudes de onda, entre
con sus longitudes de onda, frecuencias y energías (figura 1.60). Esta gama completa 400 y 700 nm (1 nm 5 1029 m), y fre-
de ondas electromagnéticas se conoce como espectro electromagnético. cuencias de alrededor de 1015 hertz
(1 hertz 5 s21).

Figura 1.60

Baja energía Alta energía

Luz visible

Frecuencia (s21)

10 12 331014 16 18
3310 3310 3310 3310

Ondas Rayos
Microondas Infrarrojo Ultravioleta Rayos X
de radio gamma

21 22 23 24 25 26 27 28 29 210 211
10 10 10 10 10 10 10 10 10 10 10

Longitud de onda (m)

77
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
Al experimentar con sales que contenían elementos metálicos, Bunsen fue el primero
en identificar el espectro visible que es característico de los elementos, sometién-
dolos a la acción de una llama (que proporciona radiación infrarroja del espectro
electromagnético), encontrando brillantes colores característicos para cada uno de
los elementos con que experimentó. Para observarlos empleó un aparato muy simple,
constituido por un mechero (que él mismo diseñó), dos placas con una abertura muy
pequeña, un prisma y un anteojo, a través de los cuales veía en la flama la luz emitida
por el elemento. Con este dispositivo identificó que los elementos sólo emitían ciertas
líneas del espectro visible, a diferencia del espectro continuo que se forma cuando
se hace pasar por el espectroscopio la luz blanca proveniente del Sol. A los espec-
tros identificados inicialmente por Bunsen se les conoce como espectros de líneas,
que son característicos para cada elemento, por lo que es una técnica fundamental
de análisis cualitativo y cuantitativo (análisis espectral)
Figura 1.61 para la identificación y cuantificación de los elementos.
A finales del siglo xix, se desarrolló un gran trabajo de
Prisma Lente investigación de los espectros luminosos, utilizando un
Lente espectroscopio totalmente óptico (sin elementos elec-
Espectro
Fuente de trónicos como los actuales; figura 1.61).
excitación
Cuando se lograron desarrollar técnicas de alta dis-
persión para examinar el espectro de la luz solar, se
encontró que la luz emitida por el Sol era continua,
porque incluía millones de longitudes de onda diferen-
tes, como era de esperarse de un objeto sumamente
Hendidura
caliente. Hay otro tipo de espectros luminosos cono-
cidos como espectros de bandas, que se forman por
Espectroscopio óptico utilizado a principios del siglo pasado para estudiar líneas que están tan cercanas entre sí, que forman di-
el espectro formado por átomos excitados por calentamiento.
versos grupos en forma de bandas luminosas.

El espectro formado por efecto de la radiación electromagnética es un fenómeno fun-


damental, que permitió estudiar la disposición de los electrones o niveles de ener-
gía alrededor del núcleo de un átomo. El espectro resultante de la absorción de energía
de las radiaciones electromagnéticas por los electrones de los átomos de la materia,
se conoce como espectro atómico (que es esencialmente un espectro de líneas) y cuya
medición se hace con un espectroscopio de emisión atómica (figura 1.62). En este espec-
troscopio moderno, la muestra debe ser convertida a átomos libres, mediante una
fuente de excitación a muy alta temperatura. Las muestras líquidas se “atomizan”

Figura 1.62

Lente

Átomos Detector
excitados Selector de longitud de onda

Fuente
de excitación

Representación simplificada de un moderno espectroscopio de emisión atómica.

78
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

y son transportadas mediante el flujo de un gas a la fuente de excitación. Las


muestras sólidas se introducen a la fuente en una pasta concentrada, o por ablan-
damiento con láser de la muestra, en una corriente de gas. Los sólidos también
pueden ser directamente vaporizados y excitados por una chispa entre electrodos
o por pulsaciones láser. La fuente de excitación debe desolvatar (quitar trazas de
agua), atomizar y excitar los átomos de la muestra. Dado que las líneas de emisión
atómica son muy delgadas, se requiere de un policromador de gran separación para
distinguir cada línea de emisión.

PLANCK, LA ENERGÍA Y LOS CUANTOS


Los objetos ordinarios son vistos por la luz que reflejan. A temperatura ambiente, la
radiación térmica está localizada principalmente en la región infrarroja del espectro
(lmáx 5 10 mm), a la cual nuestros ojos no son sensibles. Sin embargo, si calentamos
esos objetos, empiezan a emitir luz visible, y conforme la temperatura aumenta, la
lmáx disminuye, y para temperaturas relativamente moderadas la lmáx se seguirá
moviendo hacia abajo, a la región visible del espectro (figura 1.63). Estos efectos se
observan fácilmente cuando por ejemplo, un metal se calienta. Su color cambiará
progresivamente de un rojo oscuro a una temperatura de aproximadamente 900 K, a
naranja, amarillo, y finalmente blanco azulado, cuando llega a los 1 300 K. La termo-
dinámica clásica (que no hace ninguna consideración respecto al comportamiento
de los átomos) puede explicar los puntos máximos de las curvas y la variación de
la densidad de energía de la radiación en función de la temperatura, pero no puede
predecir la forma de la distribución espectral de longitudes de onda. Hacia fines del
siglo xix, Rayleigh y Jeans encontraron una fórmula matemática que era aplicable a
longitudes de onda suficientemente grandes, pero conforme la longitud de onda va
disminuyendo hacia el ultravioleta, predice un rápido incremento de la energía ra-
diante que no va de acuerdo con los resultados experimentales (figura 1.63).

La solución correcta al problema de la distri-


bución de energía de la radiación como una
Figura 1.63
función de la longitud de onda, se obtuvo
cuando Max Planck, en 1900, supuso que un Radiación
recipiente metálico isotérmico cerrado contie-
ne “osciladores” eléctricos (que ahora sabemos, 5 000 K
son electrones oscilantes) de todas las frecuen-
cias, y que la absorción y emisión de radiación
por las paredes del recipiente ocurre a través
de esos osciladores.
Ley de Rayleigh-Jeans
Para obtener una fórmula satisfactoria que se
ajustara a los datos experimentales, Planck
Fórmula
se vio “forzado” a introducir dos nuevos con- de radiación
ceptos (no vinculados con la física clásica, que de Planck
utilizaron Rayleigh-Jeans en sus cálculos),
que han sido los cimientos de la teoría de la 1 000 2 000 3 000
interacción de la radiación con la materia.
Longitud de onda de la radiación en nanómetros
1. La energía de los “osciladores” no puede Según la ley de Rayleigh-Jeans, la radiación llegaría a ser infinita (lo que se conoce
variar continuamente, sino que debe exis- como la “catástrofe del ultravioleta”). Por el contrario, la fórmula de radiación de Planck
tir en un conjunto discreto (definido) de se ajusta perfectamente a los datos experimentales.

79
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
niveles de energía n, los cuales son múltiplos enteros de cierta cantidad o paquete
básico de energía ´ (o cuanto de energía), cuyo valor es igual a hn, donde h es una
constante de proporcionalidad (ahora conocida como la constante de Planck), y n
es la frecuencia. Entonces:

E 5 n´ donde n 5 1, 2, 3, ...
5 número de cuantos

E 5 nhn

Este concepto estaba en completa contradicción con la teoría clásica, según la


cual la energía de un oscilador varía continuamente de cero al infinito, en una
serie de pequeñas etapas infinitesimales.

2. La emisión y absorción de la radiación están relacionadas con transiciones o saltos


entre dos niveles de energía. En esta transición, la energía se pierde o se gana,
en un proceso de emisión o absorción de energía, respectivamente, en múltiplos
simples de cuantos o paquetes de energía (figura 1.64).

Es importante hacer notar que el cuanto de energía es proporcional a la fre-


cuencia n, y que esta nueva idea introdujo a la física la constante de Planck, que es
una constante universal y fundamental de la naturaleza, cuyo valor de acuerdo
al CODATA de 1998 es:

h 5 6.626 068 76 (52)* 3 10234 J s

Como se puede apreciar éste es un número muy pequeño, sin embargo la energía de
los cuantos es apreciable a nivel atómico.

Planck no estaba muy feliz con esta salida forzada de la teoría clásica, y por varios
años continuó creyendo que la cuantización de la energía estaba confinada a los os-
ciladores. No había entonces en la ciencia un conflicto significativo con la creencia
establecida de que la luz se propaga mediante ondas electromagnéticas continuas.

Figura 1.64

E 5 nhn donde n 5 1, 2, 3,...

E2 E2 E2
hn hn

E1 E1 E1

a) Absorción b) Emisión

Ilustración de la absorción y emisión de una radiación de acuerdo a la constante de Planck y a la frecuencia de la radiación. La absorción de un cuanto
de radiación hn, produce una transición del nivel de energía E1, a un nivel más alto de energía E2. Lo contrario sucede en el proceso de emisión.

* (52) es la incertidumbre estándar.

80
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

La aplicación de la idea del cuanto a la materia vino sólo después de que Einstein,
en 1905 en su explicación del efecto fotoeléctrico, había extendido el concepto, mos-
trando que la luz no sólo es absorbida y emitida, sino que también se propaga como
cuantos individuales o fotones con un contenido de energía. Posteriormente Bohr, en
1913, mostró que los electrones en los átomos existen en estados de energía especí-
ficos. Estas ideas las discutiremos con más detalle a continuación.

ESPECTRO DEL ÁTOMO DE HIDRÓGENO


Y TEORÍA ATÓMICA DE BOHR
La explicación científica del porqué de los espectros de los diferentes elementos no
había sido dada, hasta que en 1913, Niels Bohr estableció una teoría muy importante
que cambió el rumbo de la ciencia. De acuerdo a su teoría, el solitario electrón del
átomo de hidrógeno debía tener ciertos estados estacionarios de energía, en los cuales
es estable y, por lo tanto, no emite energía. Estos estados estacionarios consistían en
órbitas circulares, las cuales tenían en el caso del hidrógeno, un radio rn 5 constante
3 n2 5 0.529 3 10210 m cuando n 5 1 y donde n es el
número de la órbita estable siendo n 5 1, 2, 3, ... `.
Figura 1.65
Además, estableció que la diferencia de energía entre
dos órbitas estaba cuantizada, es decir, tenía un valor E2
n52
perfectamente definido, y cuando un electrón que es-
Ef
tuviera en un nivel de energía bajo (estable), absor-
biera energía por medio de un fotón externo con una n51 E1 Efotón 5 hn 5 E2 2 E1
energía correspondiente a la de una órbita de ma-
yor energía, se movía a esa órbita. Cuando el electrón
Cuando el electrón regresa a su estado básico n 5 1, de n 5 2, se emite un
regresaba a su estado energético más bajo y estable, fotón cuya energía es la diferencia entre los niveles de energía E2 y E1, y cuyo
emitía un fotón con la misma energía en forma de luz valor también se obtiene con la ecuación de Max Planck, en donde h es la
con una frecuencia específica (figuras 1.65 y 1.66). constante de Planck y n es la frecuencia de la luz emitida.

Figura 1.66

n5` n55
n54 n55 Capas u “órbitas”
n53 del electrón
n54
n52
n53
b Según Bohr, el electrón del hidró-
geno viaja alrededor del núcleo en órbi-
n52 tas circulares. Estas órbitas tienen ener-
gías y tamaños cuantizados. Se absorbe
Niveles de energía energía (no se muestra este caso en la
del hidrógeno figura), cuando un electrón sube de una
rojo órbita a otra más lejana. Se emite ener-
gía de un átomo, cuando un electrón
azul “salta” de una órbita a otra más cercana
verdoso al núcleo. En la figura se muestran “sal-
tos” de un electrón de la órbita n 5 5 a la
n51 órbita n 5 2, produciendo un fotón de
violeta luz violeta; de la órbita n 5 4 a la órbita
n 5 2, produciendo un fotón de luz azul
verdoso, y de la capa n 5 3 a la n 5 2,
Luz visible emitida por efecto de las transiciones del electrón que da lugar a la emisión de un fotón de
entre los diversos niveles de energía del hidrógeno luz roja. (Véase figura 1.67.)

81
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
La figura 1.65 nos muestra el “brinco” del electrón del hidrógeno, que regresa a una
órbita más estable; y en la figura 1.66, se muestran las longitudes de onda espectrales
correspondientes a transiciones del nivel n 5 6, 5, 4, 3 al n 5 2.

En el modelo de Bohr, cada órbita está definida por un valor entero n, conocido como
número cuántico principal. Los valores de n pueden variar de órbitas de n 5 1 hasta n
5 `. El radio de las órbitas circulares aumenta conforme n aumenta. La órbita de más
baja energía (n 5 1) es la más cercana al núcleo y el electrón del átomo de hidrógeno se
encuentra normalmente en ese nivel de energía. Cuando un átomo tiene sus electrones
en el nivel normal (el más bajo) de energía se dice que está en su estado básico. Como
existe una fuerza de atracción entre la carga positiva del núcleo y la carga negativa
del electrón, se debe suministrar energía, para alejar del núcleo al electrón. Cuando el
electrón de un átomo de hidrógeno ocupa una órbita con n mayor que 1, el átomo tiene
mayor energía que la que tenía en su estado básico, y se dice entonces que está en un
estado excitado. El estado excitado es un estado inestable, y la energía en exceso es emi-
tida a través de un fotón “luminoso”, cuando el electrón regresa a su estado básico.
De acuerdo con Bohr, la luz en forma de líneas en el espectro de emisión de líneas
brillantes del hidrógeno, proviene de los electrones que se mueven hacia el núcleo
después de haber sido excitados a órbitas más lejanas del núcleo (figuras 1.65, 1.66
y 1.67). Dado que las órbitas tienen valores determinados de energía, la luz emitida
sólo tiene longitudes de onda determinadas.

Figura 1.67

1

4
656.3 nm

486.1 nm

431.1 nm

410.2 nm

5
656.3 nm

6
486.1 nm

431.1 nm

410.2 nm

Algunas de las transiciones del electrón del hidrógeno entre diversos niveles de energía n que pueden
ocurrir en un átomo de hidrógeno excitado.

82
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

Con una brillante imaginación, Bohr aplicó a su minúsculo modelo planetario del
átomo de hidrógeno un poco de álgebra, y algunas de las ecuaciones matemáticas
clásicas de física y pudo calcular primero, la energía de un electrón en un estado n,
y aplicando luego la ecuación de Max Planck, calcular las longitudes de onda de las
líneas del espectro del hidrógeno en las regiones ultravioleta visible e infrarrojo, que
habían sido medidas experimentalmente desde 1900 y expresadas en una relación
matemática por Balmer desde 1885.

La ecuación

2Rhc 213.6 eV
En 5 5 (1.17)
n2 n2

en donde En es la energía total de un electrón en el estado n, en la ecuación de N.


Bohr, R es la constante de Rydberg 5 1.097 3 107 m21. Sustituyendo los valores de R,
h y c (los tres, constantes universales) se obtiene el valor de 13.6. El valor es negativo,
porque se considera que E 5 0 cuando r (la distancia del electrón al núcleo) 5 `, es
decir, que el nivel cero de energía es el correspondiente al del átomo ionizado. Dicho
en otra forma, para extraer el electrón del átomo de hidrógeno y formar un ion H1,
se requiere hacer un trabajo de 113.6 eV, ya que en este caso, n 5 1 (nivel de energía
correspondiente al estado basal o no excitado del hidrógeno). La ecuación que com-
plementó la ecuación de Bohr fue:

E 5 hn (ecuación de Max Planck) (1.18)

donde E es la energía de la partícula en eV, n es la frecuencia en Hz y h es la constante


de Planck: (4.14 3 10215 eV ? s). Entonces, si de acuerdo a Bohr, los niveles de energía
permitidos para un electrón en el átomo de hidrógeno están dados por la ecuación
(1.13), la diferencia entre dos niveles de energía, como por ejemplo n2 y n1 (n2 y n1, se
conocen como números cuánticos o niveles de energía), es por tanto:

DE 5 hn 5 2Rhcyn 22 2 (2Rhcyn 21 ) 5 Rhc (1yn 21 2 1yn 22) (1.19)

En la tabla 1.9 se muestran los va-


lores calculados por Bohr con la Tabla 1.9 Comparación entre los cálculos de Bohr y las líneas
ecuación (1.19), comparados con del espectro1 del hidrógeno
los valores medidos experimental- Longitudes de onda
Cambios Longitudes de onda Región
mente. Hay que observar la gran determinadas por
en los niveles predichas por la del espectro
mediciones de
correlación existente. Niels Bohr de energía teoría de Bohr (nm) de hidrógeno
laboratorio (nm)
había unido lo invisible (el inte-
rior del átomo de hidrógeno), con 2→1 121.6 121.7 Ultravioleta
lo visible (las líneas observadas 3→1 102.6 102.6 Ultravioleta
en el espectro de hidrógeno); ¡un 4→1 97.28 97.32 Ultravioleta
fantástico logro! Los conceptos de
3→2 656.6 656.7 Visible (rojo)
número cuántico o nivel de ener-
gía, son conceptos válidos desde Visible
4→2 486.5 486.1
(azul-verde)
entonces para todos los átomos y
moléculas. 5→2 434.3 434.1 Visible (azul)

El modelo de Bohr fue aceptado 4→3 1876 1876 Infrarrojo


casi inmediatamente después de 1
Estas líneas del espectro son las típicas, aunque se pueden citar otras, con igual concordancia
entre la teoría y la experimentación.
su presentación, lo que le hizo

83
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
ganar el Premio Nobel de Física en 1922, por su contribución al conocimiento del
átomo de hidrógeno. Sin embargo, cuando analizamos su modelo para átomos con
más electrones, la situación cambia, aun para átomos como el del helio, que sólo
tiene dos electrones. La razón es simple, se tienen que considerar las fuerzas de
repulsión entre los electrones y la carga nuclear diferente. Su modelo sólo propor-
ciona aproximaciones relativas en espectros de líneas de átomos que tienen más de
un electrón. Modelos posteriores del átomo han sido más exitosos, considerando a
los electrones con características de onda y partícula.

FISIÓN Y FUSIÓN
La fisión nuclear
La fisión nuclear es el rompimiento de un núcleo pesado como resultado del im-
pacto de un neutrón. Enrico Fermi y sus colaboradores mostraron que el núcleo de
uranio 235, bajo la acción de un neutrón, se rompía en dos fragmentos y algunos
neutrones (figura 1.68). Estos neutrones pueden provocar en su viaje la fisión de
otros núcleos de uranio y la liberación de otros neutrones, y así sucesivamente, de-
sarrollando nuevas fisiones, para hacer una reacción en cadena.

La reacción general de la fisión se representa:

1 235
0n 1 92U ⎯→ X 1 Y 1 2 o 3 n, siendo posibles las reacciones:

1 235 93 141
0n 1 92 U ⎯→ 37 Rb 1 55 Cs 1 2 10n o bien

1 235 94 140
0n 1 92 U ⎯→ 38 Sr 1 54 Xe 1 2 10n

Figura 1.68

Moderador
93Sr
140Cs

b 235U

93Rb n Fisión
141Cs
n
Retrasado 239Pu

238U 239U

235U n b2
b2 239Np
Fisión Inmediatos

n
235U

Fisión

Secuencia característica de procesos de fisión. Un núcleo de 235U absorbe un neutrón y se fisiona; se desprenden inmediatamente dos neutrones,
y uno posteriormente. Después de la moderación, que consiste en bajar la velocidad del neutrón para darle mayores oportunidades de iniciar una
nueva fisión, dos neutrones originan nuevas fisiones, y el tercero es capturado por 238U (que se encuentra mezclado con el 235U), dando finalmente
como resultado el 239Pu.

84
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

El tamaño de los dos fragmentos puede variar grandemente, y lo más probable es


que un fragmento tenga un número de masa de cerca de 92 (rubidio, estroncio, crip-
tón, molibdeno,...) y el otro de cerca de 142 (cesio, xenón, bario...). Los fragmentos son
generalmente radiactivos, y emiten radiación b2 debido al exceso de neutrones.

Dentro de una bomba atómica, la reacción en cadena se produce tan rápidamente


que conduce a una reacción explosiva. Dentro de un reactor la reacción en cadena es
controlada para obtener un desprendimiento continuo de energía. Por ello las reac-
ciones de fisión generalmente se controlan manteniendo en la reacción neutrones
lentos, los cuales se obtienen a través del proceso de moderación (generalmente se
utiliza agua pesada, D2O, como moderador), que permite disminuir la energía cinética
que adquieren los neutrones por las altas temperaturas de la reacción nuclear.

La energía liberada, producto de esas reacciones, proviene del hecho de que la ener-
gía de enlace de un nucleón es más débil en valor absoluto dentro del uranio que
dentro de los fragmentos, lo que significa que la energía de masa es más elevada en
los constituyentes iniciales (U 1 n), que en los constituyentes finales (Xe 1 Sr 1 2n),
aun con el mismo número de nucleones. Veamos un ejemplo para cuantificar la
energía desprendida:

1n 235 94 140
0 1 92 U ⎯→ 38 Sr 1 54 Xe 1 201 n

La masa de los productos y los reactivos es:

mU 5 235.956 u, mn 5 1.008 u, mXe 5 138.995 u, mSr 5 94.945 por lo que

DE0 5 [(mXe 1 mSr 1 2 mn) 2 (mU 1 mn)] c2 5 2 0.172 u c2


5 2 200 MeV

La energía liberada es del orden de 200 MeV por núcleo de uranio desintegrado, es
decir, casi 1 MeV por nucleón participante. Como 1 MeV es equivalente a 8 ? 1010
joules por gramo de uranio fisionado, haciendo los cálculos correspondientes po-
demos decir que una tonelada de uranio 235 tiene el mismo poder energético que
2 millones de toneladas de petróleo.

Ahora bien, ¿a dónde va a parar toda esa energía liberada? La energía liberada apare-
ce en muchas formas:

• fundamentalmente, en forma de energía cinética de los fragmentos y de los


neutrones creados;

• después, en fotones g que se originan por la desexcitación de los fragmentos


(que a menudo son creados en estados excitados);

• y por último, en energía cinética de los productos de la desintegración b2 de los


fragmentos radiactivos. La tabla 1.10 resume lo anterior.

Esta energía puede ser aprovechada dentro del corazón del reactor porque las par-
tículas, al chocar con las partículas que encuentran, van creando una agitación
térmica que eleva sensiblemente la temperatura. Solamente se pierde la energía
cinética de los neutrinos. La energía se aprovecha en forma de calor vaporizando
agua para que el vapor formado mueva turbogeneradores.

85
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente

Tabla 1.10 Repartición de la energía liberada por la fisión de un núcleo


de uranio 235
Energía diferida debido
Energía liberada en el momento
a la radiactividad de los productos
de la fisión en 10214 s
de la fisión
Energía cinética de los 167 Energía cinética de los
8 MeV
fragmentos MeV electrones
Energía cinética de los
5 MeV Energía de los fotones g 6 MeV
neutrones
Energía de los fotones g 6 MeV Energía de los neutrinos 12 Mev
204
Total de energía desprendida
MeV

EJERCICIO
a) Una especie isotópica del hidruro de litio, 6Li2H, es un combustible nuclear po-
tencial, de acuerdo con la siguiente reacción:
6 Li 1 21 H → 224 He
3

Calcular la producción de energía desprendida en megawatts, al consumir 1.00 g


de hidruro de litio por día. Suponer un 100% de eficiencia en el proceso.

SOLUCIÓN:

El cambio en masa es:

Masa de 63 Li 5 6.01512
Masa de 12 H 5 2.01410 u
Masa total de los reactivos 8.02922 u
Masa de los productos –2 (4.00260) 8.00520 u
Pérdida de masa 5 0.02402 u

Energía desprendida por cada evento atómico 5 (0.02402 u) (931.5 3 106 eVyu)
(1.6022 3 10219 JyeV)
5 3.584 3 10212 J

Energía desprendida por mol de LiH 5 (3.584 3 10–12 J) (6.02 3 1023 mol–1)
5 2.16 3 1012 Jymol

[(2.16 3 1012 Jymol)y8.03 gymol] (1.00 gydía)


Producción de energía 5
(24 hyd) (3.6 3 103 syh)

5 3.11 3 106 W 5 3.11 MW

La fusión nuclear
La fusión nuclear es la reunión de dos núcleos ligeros para formar un núcleo más
pesado. Las principales reacciones de fusión se encuentran a partir del hidrógeno y
sus isótopos: el deuterio 12 H y el tritio 31 H.

86
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

Esta fusión se produce:


Figura 1.69

• naturalmente dentro del Sol y las estrellas;

• artificialmente y de una manera controlada en los


Calor Helión
laboratorios nucleares. (Todavía no se produce en
plantas generadoras de electricidad)

• artificialmente también, de una manera incontro-


lada, en las explosiones de bombas conocidas como
de hidrógeno o “H”, o termonucleares.

La fusión controlada en el laboratorio, todavía en eta- Energía Neutrón


desprendida
pa de estudio, permitirá predominantemente realizar la
Deuterón
fusión de núcleos ligeros en la reacción para aprovechar Presión
la energía liberada. La reacción más usual (figura 1.69)
es la siguiente: Tritón

deuterón 1 tritón ⎯→ helión 1 neutrón

1H 1 31 H ⎯→ 24 He 1 01 n y en forma abreviada
2
Esquematización de la fusión nuclear.
d 1 t ⎯→ a 1 n

En la cámara de fusión del reactor, se mantiene un plasma —un gas muy calien-
te—, confinado dentro de un toroide, que es un gran recipiente al vacío, en forma de
rosca. Mediante campos magnéticos se aleja el plasma de las paredes del toroide y
se calienta a temperaturas extremadamente altas (millones de °C), desarrollándose
una gran presión. En el plasma se funden los núcleos de isótopos del hidrógeno
(deuterones y tritones), y cuando esto sucede, se desprende gran cantidad de ener-
gía, formándose núcleos de helio (heliones) y neutrones.

Al contrario de la fisión, la fusión libera energía porque los nucleones dentro de los
núcleos finales tienen una energía de enlace más grande que dentro de los núcleos
iniciales. Esta variación negativa de la energía de masa es la razón de la liberación
de energía originada por la fusión. El cálculo de la energía liberada es:

mn 5 1.00866 u, md 5 2.01355 u, mt 5 3.01550 u, ma 5 4.00150 u

DE0 5 [(ma 1 mn) 2 (md 1 mt)]c2


5 [20.0190 u]c2
5 217.6 MeV

La energía liberada es del orden de 17.6 MeV por núcleo de deuterio y tritio fu-
sionados, o sea, casi 3.5 MeV por nucleón participante (2 del deuterón y 3 del tri-
tón), lo cual nos indica que se produce más energía por nucleón en la fusión que
en la fisión. Efectuando los cálculos correspondientes, la fusión de una tonelada
de deuterio y una tonelada y media de tritio proveerán una energía equivalente a
15 millones de toneladas de petróleo.

La reacción de fusión no se puede llevar a cabo a temperaturas ordinarias, porque


para “soldar” los dos núcleos —deuterón y tritón— es necesario vencer la repulsión
electrostática. Para hacerlo es necesario proporcionar a estas partículas una energía
cinética del orden de 10 keV. Sin embargo, para obtener estos 10 keV de agitación

87
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
térmica es necesario calentar la mezcla a una temperatura de 108 K, es decir, lograr
la “temperatura de ignición”. A esta temperatura, el deuterio y el tritio están comple-
tamente ionizados y forman un plasma, que es una mezcla en equilibrio de núcleos
positivos y electrones. Debido a la agitación térmica, prácticamente no se recombi-
nan para volver a formar el deuterio y el tritio.

Para que el proceso de fusión dure cierto tiempo, es necesario que los deuterones y
los tritones del plasma se mantengan en la vecindad unos de otros, de tal forma que
puedan encontrarse pese a su estado de agitación; el plasma debe estar confinado.

La fusión controlada, lo cual en el sentido literal todavía no se logra, ofrecerá enormes


posibilidades energéticas. Además de su mayor rendimiento calorífico comparado
con la fisión nuclear, los productos para la reacción de fusión son abundantes. El
deuterio se encuentra en el agua en una concentración de 30 g ? m23, con lo que se
tiene una enorme reserva mundial de 5 ? 1013 toneladas. El tritio se produce por la
irradiación neutrónica del litio:

0n 1 63 Li ⎯→ 24 He 1 31 H
1

El litio se encuentra combinado en minerales, y las reservas se estiman en decenas


de millones de toneladas del metal. En total, el potencial energético de estas reservas
se estima sea equivalente a 1013 millones de toneladas de petróleo, por lo que para
un consumo mundial de energía anual equivalente al obtenido con 10 3 103 millo-
nes de toneladas de petróleo, la fusión nuclear controlada solucionaría los proble-
mas de suministro energético para mil millones de años.

En la actualidad existe una pequeña central experimental en Inglaterra (Joint Euro-


pean Torus, JET), donde se realizan los experimentos más grandes con confinamiento
magnético para controlar el plasma. En esta minicentral se llevan a cabo nume-
rosas reacciones de fusión, y por primera vez en una instalación de fusión se pro-
dujeron en 1991 cerca de 2 MW de energía. Sin embargo, se estima que la primera
planta susceptible de suministrar energía eléctrica para uso industrial y urbano
estará lista hasta la década de 2020.

LEY DE LA INTERCONVERSIÓN DE LA MASA Y LA ENERGÍA


La ecuación de Einstein
La desintegración nuclear (radiactividad) y la fusión nuclear que desunen o unen a
los protones y a los neutrones dentro del núcleo, se explican a partir de la interpre-
tación de la idea de Einstein de la equivalencia entre la masa y la energía: La masa
puede, bajo ciertas condiciones experimentales, transformarse parcialmente y aun
totalmente, en energía.

Esta variación de masa Dm de un sistema, es directamente proporcional a la varia-


ción de la energía DE del sistema, conforme a la ecuación:

DE 5 Dm ? c 2 (1.20)

en donde c2 (la velocidad de la luz al cuadrado) es la constante de proporcionalidad.

Esta ecuación es la famosa ecuación de Einstein “E 5 mc2”, escrita en una forma más
explícita. Esta relación masa-energía se utiliza en todos los cálculos de interconver-
sión de las mismas, siendo sus unidades las siguientes.

88
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

Unidades de energía
Para la física del núcleo y de las partículas elementales, las energías y las masas se
expresan en electrón-volts: eV y en sus múltiplos: keV, MeV, GeV.

1 MeV 5 106 eV, 1 GeV 5 109 eV

Un electrón volt es la energía cinética ganada por un electrón cuando es acelerado


en un campo eléctrico producido por una diferencia de potencial de un volt.

Unidades de masa

Las masas de las partículas que intervienen en las ecuaciones nucleares, se expre-
san mediante el término mc2, ya que en los cálculos de los fenómenos nucleares
es indispensable conocer directamente la energía de una masa E0 de una partícula
expresada en MeV, y no la masa de ella misma me expresada en kg.

Por ejemplo, para el electrón:

me 5 9.109 ? 10231 kg;


eV
mec2 5 (9.109 ? 10231) ? (2.9979 ? 108)2 5 8.1874 3 10214 J 3 0.624 ? 1019
J
5 5.11 ? 105 eV 5 0.511 MeV

para el protón:

mp 5 1.6726 ? 10227 kg;


eV
mpc2 5 (1.6726 ? 10227) ? (2.9979 ? 108)2 J 3 0.624 ? 1019 5 9.383 ? 108 eV
J
5 938.3 MeV

y para el neutrón en un cálculo similar, tenemos

mnc2 5 939.6 MeV

a veces, en vez de expresar la energía de una masa en MeV, se expresa la masa en


MeVyc2. Así para el electrón, protón y neutrón:

me 5 0.511 MeVyc2

mp 5 938.3 MeVyc2

mn 5 939.6 MeVyc2

evidentemente, escribir mp 5 938 MeVyc2 o mpc2 5 938 MeV son dos maneras idénti-
cas de dar la misma información numérica.

Aunque en la mayoría de los fenómenos físicos nucleares se presenta la conversión


masa → energía, es posible, mediante los aceleradores (equipos diseñados para pro-
porcionar gran energía cinética a las partículas atómicas) o en los reactores nuclea-
res, que suceda la conversión contraria energía → masa, o sea, crear materia a partir
de energía. Esta materia no es estable y consiste de pares de partículas-antipartículas,

89
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
que al chocar se aniquilan desintegrándose. Sin embargo, dentro de un tiempo per-
fectamente medible (¡10223 s!), la energía cinética de las partículas se materializa.

Un ejemplo de la conversión de energía en masa lo encontramos si un protón rápi-


do, con unos cuantos GeV de energía cinética, choca con un protón que se encuen-
tra inmóvil, lo que a veces puede producir una materialización de una parte de la
energía cinética del protón incidente. Esta materialización se manifiesta en forma
de partículas nuevas. Las más frecuentemente producidas son los “mesones pi” con
símbolos p 1, p 2 y p 0, con una masa de 140 MeVyc2. La figura 1.70 nos muestra un
sistema inicial de dos protones y un sistema final de dos protones y dos mesones
pi, estos últimos con una masa total de 280 MeVyc2, masa proveniente de la energía
del protón incidente.

Figura 1.70

p p2

p1
p p
p

Esquema explicativo: p 1 p → p 1 p 1 p1 1 p 2. Hay que observar la ligera curvatura de las trayectorias


debido a la acción de un campo magnético B y la curvatura opuesta de la trayectoria de p 2.

Veamos ahora cómo se explica la fusión nuclear que mencionábamos al principio de


este tema en, por ejemplo, la síntesis del núcleo de deuterio (D), el deuterón, utilizando
la ecuación de Einstein. El núcleo del deuterio que es estable, está formado solamente
por un protón y un neutrón. El deuterio, isótopo del elemento hidrógeno, se encuen-
tran en la naturaleza asociado con el oxígeno, formando una molécula de HDO o de
D2O: el agua pesada. El deuterón puede formarse por la interacción de un neutrón
sobre un protón en reposo, como podría suceder, por ejemplo, si colocamos un obje-
tivo con hidrógeno líquido (una cámara de burbujas) cerca de un reactor nuclear que
desprende neutrones a gran velocidad. La reacción nuclear sería la siguiente:

1n
1H
1 2H
0
1 ⎯→ 1
1 g 1 DE

neutrón 1 protón ⎯→ deuterón 1 fotón g 1 DE


n 1 p ⎯→ d 1 g 1 (22.25 MeV)

Calculemos primero el equilibrio de las masas (o si lo hubiera, como es el caso, el


defecto de masa) en esta reacción nuclear:

masa del protón: mp 5 1.6726 ? 10227 kg


masa del neutrón: mn 5 1.6749 ? 10227 kg
masa del deuterón: md 5 3.3435 ? 10227 kg
masa del fotón: mg 5 0

Dm 5 (md 1 mg ) 2 (mp 1 mn)


5 24 ? 10230 kg

90
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

que también es perfectamente medible y corresponde en términos relativos a cerca


de 0.1% de las masas del protón y del neutrón. Entonces, en la reacción nuclear de
un protón y un neutrón para formar el deuterio, se produce una disminución de la
masa, que corresponde a una reducción de energía de esa masa igual a:

DE0 5 Dm ? c2 5 24 ? 10230 ? (2.9979 ? 108)2 J ? 0.624 ? 1019 5 22.25 Mev

Vemos entonces que el núcleo del deuterio tiene menos masa que la unión de sus
dos constituyentes cuando estaban libres, y como el núcleo del deuterio es estable,
la estabilidad que muestra el enlace n-p no se puede explicar ni por la atracción
electrostática (el neutrón no tiene carga), ni por la atracción gravitacional, porque
ésta es muy débil.

Existe entonces otra interacción responsable de este tipo de cohesión, que es muy
superior en fuerza a las otras dos conocidas, y aunque imperceptible en las dimen-
siones ordinarias, aparece cuando los componentes de esa interacción están a la
distancia una de la otra del orden de unos cuantos fermis (1 fm 5 10215 m), que es
precisamente el orden de magnitud de la distancia entre el protón y el neutrón en
el deuterón. Esta unión es tan fuerte, que para romperla se deberá proporcionar al
deuterón una cantidad de energía igual a la energía de la masa que se utilizó para
formarlo y que ahora será necesaria para reconstituir el par protón y neutrón libres
(es decir, de 2.25 MeV; figura 1.71). Se dice entonces que la energía de enlace del deu-
terón es de 2.25 MeV. Este defecto de masa que presenta la unión n-p dentro del deute-
rón es la causa de la solidez del enlace nuclear.

Ahora bien, no todos los elementos son tan estables como es el helio. Conforme
aumenta el número de nucleones, especialmente el número de protones (cuando Z
. 8), empieza a mostrarse una diferencia entre el número de protones y neutrones,

Figura 1.71

E0 Energía de la masa

E0p 1 E0n Nucleones libres

DE0 , 0

Se libera c Cuando un protón y un neutrón in-


energía teraccionan para formar un deuterón, se
produce una disminución de la energía
de masa del sistema, DE0 5 22.25 MeV.
E0p del deuterón Esta energía que se libera, lo hace en
Nucleones forma de energía cinética del deuterón
y el fotón g formados. Para efectuar la
enlazados operación inversa, o sea, a partir de un
deuterón regresar al protón y neutrón
libres, es necesario aportar una energía
de 2.25 MeV, por ejemplo, en forma de
energía cinética de un fotón enérgico g
y la reacción nuclear sería: g 1 d → n
1 p.

91
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente

Figura 1.72

A 5 250
N
150

140

130 A 5 200

120
N5Z
110

100 A 5 150

90

80

70 A 5 100

60

50
A 5 50
40
Núcleos estables definidos
30 por la zona de estabilidad
Núcleos reactivos b2
20 Núcleos reactivos a
Núcleos reactivos b1
10

0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100 Z
Número de protones Z y de neutrones N de diferentes nucleidos.

que en los elementos con valores de Z , 8, por lo general son iguales. Existen alre-
dedor de 325 nucleidos estables en la naturaleza, y si los clasificamos en función de
A (número de masa) y Z (número atómico o número de protones), observamos que
prácticamente todos se aproximan a la relación A 5 2 Z y N (número de neutrones)
5 Z; es decir, que un núcleo estable tiene aproximadamente el mismo número de
protones y neutrones. Si graficamos N 5 f (Z) para todos los nucleidos, los puntos
representativos de los núcleos estables se encuentran en la vecindad de una curva
regular muy cercana a la bisectriz. Esta curva se conoce como curva de estabilidad, y
la región situada en su vecindad se llama valle de estabilidad (figura 1.72). Los núcleos
radiactivos se separan un poco.

En la naturaleza y en el laboratorio nuclear sí sucede un cambio en el núcleo de un


átomo; debido a su inestabilidad, este cambio da lugar a una emisión de partículas
a, b2 (o b1 en el caso de los radionucleidos artificiales) y fotones g.

92
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

Preguntas

Responde en equipo las siguientes preguntas y comenten en grupo las respuestas.

1. Haz una tabla que muestre las propiedades físicas de las irradiaciones ra-
diactivas, tales como: nombre, masa, carga, identificación, velocidad y poder
de penetración.

2. ¿Qué es la transmutación de un elemento?

3. Calcula el número de partículas a y partículas b2 emitidas desde el principio


hasta la obtención del núcleo estable del plomo-206, en la familia radiactiva
del uranio-238.

4. Describe los principios necesarios para escribir una ecuación de una reacción
nuclear.

5. Describe las leyes de conservación que intervienen en una reacción nuclear.

6. Describe qué le sucede al número de masa y al número atómico de un núcleo


cuando a) un electrón (b2) es emitido y b) cuando un positrón (b1) es emitido.

7. ¿Qué es la energía de enlace nuclear y cuál es su relación con el defecto de


masa?

8. Describe los principios que se utilizan para calcular la antigüedad de una


muestra fósil de origen vegetal con carbono-14.

9. Escribe las ecuaciones para las siguientes reacciones:

a) La producción de 56Mn por bombardeo de neutrones de 59Co.

b) La producción del nuevo elemento dubnio (Z 5 105), bombardeando áto-


mos de 249
98 Cf con núcleos de 7 N.
15

c) El bombardeo de 27 30
13 Al con partículas a para producir 15 P y su subsecuen-
te desintegración a silicio por emisión de positrones.

d) La conversión de potasio-40 a argón-40 por captura de electrones.

e) La producción de carbono-14 en la atmósfera superior por bombardeo de


neutrones al 147 N.

10. ¿Por qué los isótopos radiactivos de periodos de semidesintegración media


son más peligrosos que los radioisótopos de periodos de semidesintegración
grande o corto?

11. Pronostica el tipo de desintegración radiactiva de los siguientes isótopos ra-


diactivos basados en su posición relativa al valle de estabilidad (figura 1.72):

a) carbono-14

b) criptón-87

c) torio-230

93
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
d) fósforo-29

e) europio-145

12. Calcula la cantidad de energía desprendida cuando un átomo de uranio-235


se fragmenta por el impacto de un neutrón, en bario-142 y criptón-92 despren-
diendo un neutrón adicional. Luego calcula la cantidad de energía desprendi-
da cuando un gramo de uranio-235 sufre la fisión de la misma forma.

235 142 92
92 U 1 10 n ⎯→ 56 Ba 1 36 Kr 1 2 10 n

Masas atómicas:

235 142 92
92 U 5 235.4 u 56 Ba 5 141.92 u 36 Kr 5 91.92 u 1n 5 1.0087 u
0

13. El tecnecio-99 se prepara para experimentos de medicina nuclear, mediante


el bombardeo con neutrones al molibdeno-98. En una primera etapa se pro-
duce molibdeno-99 inestable que se desintegra por emisión b2 a tecnecio-99
excitado, el que a su vez adquiere un estado estable por emisión g. El tecne-
cio-99 en sí mismo es radiactivo y se desintegra por emisión b2 en rutenio-99.
Escribe las ecuaciones para esta secuencia de reacciones.

14. El hierro-56 es el isótopo con la más grande energía de enlace por nucleón.
Calcula la energía de enlace por nucleón con los siguientes datos:

masa del protón 5 1.007275 u

masa del neutrón 5 1.008666 u

masa del electrón 5 0.0005486 u

masa atómica del hierro-56 5 55.9349 u

Expresa tu respuesta en Jynucleón, MeVynucleón y en kJymol de nucleones.

15. Describe el espectro electromagnético. Describe el intervalo aproximado de


longitudes de onda del espectro visible y lista los colores del espectro visible
en orden de longitud de onda decreciente.

16. Hubo dos desarrollos en la física que se llevaron a cabo en 1900 y 1905, que
revolucionaron nuestro conocimiento de la interacción de la materia y la ra-
diación. Descríbelos.

17. Las radiaciones electromagnéticas presentan una dualidad muy importante.


Menciónalas y explica su carácter distintivo.

18. Cuando n es la frecuencia de una radiación electromagnética y h es la cons-


tante de Planck, ¿a qué corresponde E en la ecuación de Planck?

19. La radiación electromagnética en el extremo azul del espectro visible tiene


una longitud de onda de 400 nm.

a) Calcula la frecuencia de la radiación.

b) Calcula la energía de un fotón de esta radiación.

c) Calcula la energía de un mol de fotones de esta radiación.

94
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

20. ¿Por qué en un espectro de emisión la luz que se emite aparece en forma de
líneas en vez de un espectro continuo como el arcoiris?

21. Describe las ideas de Niels Bohr relativas al comportamiento de los electro-
nes en los átomos.

22. Explica qué es la fisión nuclear y la reacción en cadena que origina. Indica las
reacciones nucleares que en general se presentan en la fisión nuclear.

23. Describe en qué consiste la fusión nuclear, dónde sucede y cuáles son las
reacciones nucleares que intervienen en ella.

24. ¿Cuál es la diferencia numérica entre las energías generadas por nucleón en
un proceso de fisión nuclear vs. uno de fusión nuclear?

EL HOMBRE Y SU DEMANDA DE ENERGÍA


A través de la historia de la humanidad, el avance de la civilización tecnológica ha
estado vinculado al desarrollo de las fuentes de energía. Los tipos de energía que
usamos y cómo los usamos determinan la calidad de vida y los efectos dañinos
que causamos al ambiente. Nuestra actual dependencia de los combustibles fósiles no
renovables es la principal causa de la contaminación de aire y agua, de la esterilidad
de la tierra y del calentamiento global. Aún más, el petróleo, el recurso más utilizado
en el mundo como fuente de energía, en especial en los países “más desarrollados”, se
agotará en un periodo que puede oscilar ¡entre 40 y 80 años! (descubiertos ya los nue-
vos y últimos yacimientos), y debemos reemplazarlo por otras fuentes de energía.

¿Cuál es nuestra mejor y más inmediata opción de abastecimiento de energía? El


consenso general ha sido eliminar el gasto de energía innecesaria para optimizar
la eficiencia energética. Muy bien, pero, ¿cuál es nuestra siguiente mejor opción?
Hay todavía gran desacuerdo acerca de este tema. Algunos dicen que deberíamos
obtener mucha más energía que la que actualmente obtenemos del Sol, del viento,
de las corrientes de agua, de la biomasa, del calor almacenado en el interior de la
Tierra y del hidrógeno, haciendo una verdadera transición a una era de energía reno-
vable o era solar.

Otros dicen que deberíamos quemar más carbón y combustibles líquidos y gaseosos
provenientes del carbón (del cual hay mayores reservas). Algunos creen que el gas
natural es la respuesta, al menos como combustible transitorio a una nueva era
solar, conjuntando su uso con una mayor eficiencia energética y una investigación
acelerada de energías renovables. Hay otro grupo que piensa que la energía nuclear
es la respuesta.

La experiencia ha mostrado que poner en marcha nuevas alternativas de energía,


tardaría al menos 50 años y demandará altas inversiones, con la única excepción
de la energía nuclear, que después de más de 50 años produce sólo 6% de los re-
querimientos mundiales de energía. Por tanto, debemos iniciar ya la planeación y el
cambio a una nueva manera de obtener energía.

En este tema veremos las opciones energéticas actuales, que casi en su totalidad
son contaminantes y no renovables (figura 1.73a y 1.73b), y revisaremos de nuevo las
renovables, a las que algunos empiezan a llamarles energías limpias.

95
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente

Figura 1.73

a
El boom de la energía renovable
Desde el año 2000 la comercialización de las fuentes de energía renovables se ha acelerado dramáticamente. La producción anual
global de celdas solares, también conocidas como fotovoltaicas, brincó 45% en 2005. La construcción de nuevas granjas de viento,
particularmente en Europa, ha elevado la capacidad de generación mundial de estas granjas 10 veces de la que había hace 10 años. Por
último, la producción de etanol, el biocombustible más común, se elevó en 2005 a 36 000 millones de litros provenientes principalmente
del maíz de EUA y la caña de azúcar de Brasil.

Distribución mundial de las


fuentes de energía eléctrica
en 2005

Petróleo 36.8%
Carbón 26.6%
Gas natural 22.9%
Hidroeléctrica 6.3%
Nuclear 5.9%
Geotérmica y otras* 1.5%

* Solar, madera, desperdicios y


viento

b Desglose de las fuentes renovables


de energía eléctrica en 2005

Aunque el crecimiento de las celdas solares, granjas de viento y etanol en la última década ha sido espectacular (especialmente de 2000 a 2005), todavía
son muy pequeños contribuyentes a la generación de energía eléctrica mundial.
Datos obtenidos de: Scientific American, “Energy’s Future Beyond Carbon”, September, 2006, p. 63.

96
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

GENERACIÓN DE ENERGÍA ELÉCTRICA. ANÁLISIS


DE BENEFICIOS Y RIESGOS DEL CONSUMO DE ENERGÍA
A partir de recursos no renovables y contaminantes
Los combustibles fósiles (petróleo, carbón y gas natural, en orden de volúmenes de
consumo) representan una parte muy importante de los recursos no renovables y se
han utilizado abundantemente como fuente principal de energía en plantas termo-
eléctricas. Han mantenido un crecimiento en los últimos años de 2 a 3% anual, sin
que se prevea una disminución de su consumo en los próximos años. Además de las
consideraciones que se están efectuando para diseñar nuestro futuro energético con
base en la disponibilidad de recursos renovables, se estudian de manera intensiva los
factores ambientales que en la actualidad oscurecen nuestro horizonte ambiental,
fundamentalmente el cambio climático global debido a la acumulación de CO2, pro-
ducto de la combustión de esos materiales fósiles, que ha originado el efecto inver-
nadero en nuestro planeta, y por otro lado, el agotamiento de la capa de ozono, que
permite la entrada a la troposfera de mayor cantidad de radiación ultravioleta.

La tabla 1.11 muestra las emisiones de CO2 de cada uno de los tres combustibles
fósiles, más el de la gasolina, que aunque es un derivado del petróleo, su volumen
de consumo hace que lo consideremos de manera separada, como generador de
este contaminante térmico.

Tabla 1.11 Emisiones de CO2 de los combustibles fósiles por


unidad de energía (gas natural 5 100%)
Gas natural 100%
Gasolina 134%
Petróleo crudo (los demás derivados) 138%
Carbón 178%

La amenaza del cambio climático, que ya se ha hecho presente, probablemente obli-


gue a recortar drásticamente el consumo de combustibles fósiles en las plantas
termoeléctricas, mucho antes de que la misma limitación de la disponibilidad de
estos recursos lo haga.

Plantas termoeléctricas
Además de la generación de energía eléctrica con turbogeneradores accionados por
agua (plantas hidroeléctricas) y las operadas por medio del vapor obtenido de ya-
cimientos geotérmicos (plantas geoeléctricas), también existen, y en mucho mayor
proporción, otras plantas que “aprovechan” la combustión —predominantemente
de carbón (las plantas termoeléctricas que utilizan carbón representan 40% de la
generación de corriente eléctrica en el mundo) y en menor proporción, de aceites
combustibles derivados del petróleo— para generar el vapor que mueve los enormes
turbogeneradores de las plantas termoeléctricas. Existen otras plantas, también ter-
moeléctricas, que utilizan como propulsor de las turbinas la mezcla de gases pro-
ducto de la combustión del gas natural (figura 1.74).

En una planta termoeléctrica que utiliza carbón como combustible, se pulverizan


grandes cantidades de carbón para quemarlo posteriormente en enormes calderas

97
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente

Figura 1.74
Turbinas de vapor Gas
1 1
Turbinas de gas

Gene- Gene-
rador rador
Caldera
Turbina Turbina 2
2
Aire

Calor
Calor
Agua fría
Agua caliente
1. Carbón
2. Energía nuclear
3. Petróleo, geotermia 1
4. Energía solar, viento
Gene-
rador
Agua
2 b Generación de energía eléctrica. La elec-
Turbina tricidad se produce comercialmente moviendo ge-
neradores mediante turbinas de vapor (producido
principalmente por la combustión del carbón, segui-
do de la energía nuclear y, por último, por la combus-
Presa tión de productos derivados del petróleo), por turbinas
de gas (productos de la combustión del gas natural
Turbinas de agua principalmente) y por turbinas de agua. Aunque el
vapor también es producido por la energía solar y la
energía eólica, todavía no es una alternativa de uso
general ni significativa para la demanda actual de
fluido eléctrico.

que contienen, cada una, más de 48 kilómetros de tubería de acero inoxidable, a


través de la cual fluye agua purificada. El intenso calor desarrollado transforma el
agua en vapor de alta presión, que hace girar la flecha de la turbina, que a su vez
mueve el rotor de un generador (o de un gran electroimán), produciendo la corriente
eléctrica alterna.

Una gran cantidad de contaminantes atmosféricos que conducen los gases produ-
cidos por este proceso es retenida en las chimeneas por medio de dispositivos tales
como precipitadores electrostáticos (para remover las partículas sólidas) y torres empa-
cadas, que por vía húmeda retienen parte del dióxido de azufre (SO2) proveniente de
la combustión del azufre que acompaña al carbón como impureza. Sin embargo, el
carbón es, con mucho, el más “sucio” de los combustibles sólidos en su proceso de
combustión, ya que desprende monóxido de carbono (CO), dióxido de carbono (CO2),
dióxido de azufre (SO2), óxidos de nitrógeno (NO y NO2), partículas sólidas (cenizas),
metales tóxicos (plomo, arsénico, níquel y cadmio) y, por si fuera poco, también
muy pequeñas cantidades de elementos radiactivos (como uranio, radio y torio).
La combustión del carbón emite miles de veces más partículas radiactivas que una
planta atómica que opera normalmente. Por todas estas razones, solamente con
sistemas muy costosos (que la mayoría de las plantas no tienen, especialmente las

98
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

de los países en vías de desarrollo) para controlar la contaminación atmosférica, la


combustión del carbón produce más contaminación atmosférica que cualquier otro
combustible fósil. Para colmo de males, el carbón produce más dióxido de carbono
por unidad de energía que cualquier otro combustible fósil (figura 1.76), por lo que
día con día el carbón que se quema, para producir 40% de las necesidades de ener-
gía eléctrica mundiales, acelera el calentamiento global.

Para contrarrestar esos males, ya se empiezan a utilizar nuevos métodos, como la


combustión en un proceso conocido como combustión en cama fluidizada (figura 1.77),
que han sido desarrollados para quemar el carbón más limpia y eficientemente,
y que sustituirán lenta y gradualmente a la mayoría de las calderas de quemado de
carbón tradicionales.

Desde 1980 se ha incrementado rápidamente el uso de una nueva tecnología, el


sistema de gas natural con ciclo combinado (figura 1.75), para la generación de electri-
cidad en nuevas plantas termoeléctricas que queman gas natural. El gas natural se
quema primero en una turbina de gas utilizando gas natural a presión. El exceso de
calor proveniente de la turbina de gas proporciona energía que se aprovecha para

Figura 1.75

Sistema para la generación de corriente eléctrica alterna (c.a.) mediante un ciclo combinado. El generador de vapor con calor recuperado
(GVCR) aprovecha el calor de los gases de salida (450-600 °C) de la turbina de gas (que sólo tendría una eficiencia de 36%) para generar vapor
que se utiliza en una turbina de vapor. Combinando ambas turbinas la eficiencia se incrementa a 50% en promedio.

99
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente

Emisiones de dióxido de carbono por unidad de ener- Figura 1.76


gía producida por varios combustibles, referidas a los
Carbón para generar
porcentajes de emisiones producidas por carbón.
electricidad 286%

Aceite sintético y gas


producido del carbón 150%

Carbón 100%

Petróleo 86%

Gas natural 58%

Energía nuclear 17%

Figura 1.77

Gases efluentes

Carbón Carbonato
de calcio Vapor

Cama fluidizada
ada

Agua

Vapor

Toberas de aire
Aire

Bomba de alimentación
de agua
Sulfato de calcio y ceniza

Combustión del carbón en cama fluidizada. Una corriente de aire es inyectada en una caldera para suspender una mezcla de carbón pulverizado
y carbonato de calcio molido. Este método remueve la mayoría del dióxido de azufre que se combina con el carbonato de calcio para formar sulfato de
calcio, reduce enérgicamente las emisiones de óxidos de nitrógeno y quema el carbón de manera más eficiente y económica que por los métodos
de combustión convencionales.

100
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

Figura 1.78
CARBÓN
Calentamiento
global
Lluvia ácida

Otros contaminantes CO2

Cenizas

Destrucción de la tierra
por ácidos

Contaminación
térmica
NUCLEAR

Sin chimeneas

Torres de enfriamiento

Minas de mineral de uranio

Desechos radiactivos

Comparación ecológica de una planta termoeléctrica que consume carbón con una planta nucleoeléctrica. Ambos mé-
todos tienen sus ventajas y desventajas ecológicas para generar electricidad. La planta nucleoeléctrica supone un aisla-
miento perfecto de la radiactividad y la disponibilidad de un método para eliminación y almacenamiento de desechos
radiactivos.

101
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
aumentar la eficiencia térmica de una segunda turbina de vapor de tipo usual para
producir más electricidad.

La eficiencia energética total de este sistema es de 40-60%, comparada con 33% de


eficiencia en una planta nuclear y 36% de una planta termoeléctrica que quema
carbón. Este sistema, además de su mayor eficiencia, consiste de unidades modu-
lares relativamente pequeñas, que facilitan aumentos de capacidad de producción
cuando se requieran. Sin necesidad de instalar equipos de control caros para elimi-
nar la contaminación atmosférica, estas plantas de ciclo combinado prácticamente
no emiten dióxido de azufre y sólo una cantidad insignificante de partículas. Com-
paradas con las plantas termoeléctricas cuyo funcionamiento se basa en el carbón,
también reducen las emisiones de óxido de nitrógeno hasta en 90% y de dióxido de
carbono hasta en 60%.

Debido a su bajo costo (hasta cierto punto) y a su baja emisión de contaminantes, se


espera que muchas empresas convertirán sus viejas instalaciones que trabajan con
base en carbón en plantas de gas natural con ciclo combinado.

Plantas nucleoeléctricas
Los investigadores de la década de 1950 predijeron que, para finales del siglo xx,
1 800 plantas nucleares cubrirían la mayoría de las necesidades mundiales de elec-
tricidad. Hoy en día, después de 60 años de desarrollo, sólo existen 438 reactores
nucleares en 32 países, que cubren 16% de sus necesidades de energía eléctrica.
Después de 15 a 40 años de operación, un reactor nuclear llega a estar peligrosa-
mente contaminado con materiales radiactivos y muchas de sus partes se han des-
gastado. Se deberá proceder entonces a su desmantelamiento y a almacenar gran
volumen de materiales altamente radiactivos en instalaciones subterráneas para
desechos nucleares de alto nivel radiactivo (que a la fecha todavía no existen), o se
deberá proceder a que la planta sea literalmente enterrada en una tumba de con-
creto, que deberá permanecer inviolada durante varios miles de años.

Pese a lo dramático de la afirmación anterior, es conveniente comparar las ventajas


y desventajas ambientales de las plantas nucleoeléctricas contra las de las plantas
termoeléctricas basadas en carbón que, como se verá a continuación, despejarán
las dudas y mitos que abundan en torno a este tema.

De entrada, podemos decir que las plantas nucleoeléctricas muestran ventajas am-
bientales sobre las plantas termoeléctricas operadas con carbón (figura 1.78). Utilice-
mos ahora como ejemplo la comparación entre una planta nucleoeléctrica de 1 000
megawatts (que es el tamaño promedio de estas plantas) y una termoeléctrica ope-
rada con base en carbón de la misma capacidad, operando ambas durante un año.

• Combustible requerido. Una planta de carbón consume cerca de 3 millones de


toneladas de carbón. Si esta cantidad se obtiene de yacimientos a flor de tie-
rra, existe un deterioro ambiental de la tierra por efecto de la lixiviación ácida
(para eliminar los minerales que acompañan al carbón). Si el carbón proviene
de minas profundas, se seguirán perdiendo vidas humanas por los frecuentes
accidentes que suceden en estas minas y que son causa de gran número de
enfermedades de trabajo. Una planta nuclear requiere de aproximadamente
30 toneladas de uranio enriquecido obtenido de 75 000 toneladas de mineral

102
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

de uranio, lo cual produce mucho


Figura 1.79
menor daño a las vidas humanas
Productos Componentes Productos
y al ambiente. directos de no radiactivos indirectos
• Emisiones de dióxido de carbono. La la fisión del reactor de la fisión
planta de carbón emite más de
Neutrones
7 millones de toneladas de dióxido
de carbono a la atmósfera, contri- elementos
Fisión del
buyendo al cambio climático glo- no radiactivos
uranio-235 Neutrones
bal. La planta nuclear emite una
cantidad muy pequeña provenien-
te de las calderas para servicios
generales.
• Emisiones de dióxido de azufre y otros Radioisótopos
235 U
contaminantes. La planta de carbón
emite más de 300 000 toneladas
de dióxido de azufre y otros con-
taminantes formadores de ácidos Radioisótopos
(óxidos de nitrógeno), que deben Radiaciones
ser eliminados con precipitadores radiactivas
y torres húmedas. También des-
prende bajos niveles de muchos Radiaciones Isótopos estables
radiactivas no radiactivos
productos químicos radiactivos
que se encuentran naturalmente
Desechos radiactivos y emisiones radiactivas. La fisión nuclear da como resultado la producción
en el carbón. La planta nucleoeléc- de isótopos inestables, desechos radiactivos que potencialmente desprenden radiaciones da-
trica no produce contaminantes ñinas hasta que adquieren una estructura estable.
formadores de ácidos, pero puede
desprender bajos niveles de gases
de desecho radiactivos.
• Desechos sólidos. La planta de carbón produce cerca de 600 000 toneladas de ce-
niza, por lo que se requiere de terrenos de desecho. La planta nuclear produce
cerca de 250 toneladas de desechos (figura 1.79) altamente radiactivos que re-
quieren de almacenamiento y una eliminación definitiva y segura. El manejo de
estos desechos bajo estas condiciones sigue siendo un problema sin resolver.
• Accidentes. El peor caso de accidente en una planta con carbón podría resultar
en la muerte de muchos trabajadores y en un incendio destructivo, situación
que se puede presentar en muchas otras industrias. Los accidentes en una plan-
ta nuclear pueden variar de emisiones poco peligrosas hasta desprendimientos
catastróficos, que causarían muchas muertes de hombres y animales, a lo que
se puede agregar un esparcimiento de enfermedades originadas por la radia-
ción en una amplia zona periférica y un número indeterminado de muertes
por cáncer, así como un gran volumen de dispersión de la contaminación en la
atmósfera, con una permanencia de larga duración.

Sin embargo, en realidad es el manejo de los desechos radiactivos, y en segundo


término la probabilidad de accidentes, lo que han llevado a la opinión pública a re-
chazar con gran energía la instalación y operación de plantas nucleoeléctricas.

Analicemos entonces cómo pueden resolverse estos problemas y qué otras alterna-
tivas de obtención de energía presentan menos problemas y son menos costosas.

103
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
Cuando el uranio u otro elemento sufre la fisión, al fragmentarse su núcleo se di-
vide en “mitades” de materiales más ligeros como yodo, cesio, estroncio, cobalto o
cualquiera de otros 30 elementos. Estos átomos nuevos —llamados productos directos
de la fisión— son por lo general isótopos inestables de sus elementos respectivos, y
se conocen como radioisótopos, porque para llegar a ser estables emiten partículas
subatómicas (partículas alfa, beta y neutrones) y radiaciones de alta energía (rayos
gamma). Estas partículas y la radiación se conocen colectivamente como emisiones
radiactivas. Por otro lado, cualquier material dentro y alrededor del reactor puede
convertirse en isótopo inestable y llegar a ser radiactivo, absorbiendo los neutrones
del proceso de fisión (figura 1.79). Estos productos indirectos, junto con los productos
directos, son los desechos radiactivos de las plantas nucleoeléctricas (y de las ex-
plosiones de “prueba” de bombas nucleares).

Ahora bien, ¿qué tiempo transcurre para que los radioisótopos adquieran una es-
tructura estable? Aunque el tema de la radiactividad natural y artificial se vio con
más detalle anteriormente, aquí apuntaremos otros conceptos relativos fundamen-
tales para responder esta pregunta.

Conforme los isótopos inestables expulsan partículas y radiación, llega a cesar su


radiactividad. Este proceso se conoce como desintegración radiactiva. La rapidez
con que sucede este cambio es tal que la mitad de la cantidad inicial de material
radiactivo se descompondrá en cierto tiempo. En un siguiente periodo igual, se des-
compondrá la mitad del resto no descompuesto (la mitad de la mitad, es decir, un
cuarto de la muestra original), y así sucesivamente, como se muestra en la figura
1.80. El tiempo para que la mitad de la cantidad de un isótopo radiactivo se desinte-
gre se conoce como vida de semidesintegración.

Tenemos entonces que el problema actual de la eliminación de los desechos radiac-


tivos se centra en dos puntos:

• Aislamiento de corto plazo para permitir la desintegración radiactiva de isótopos de


vida de semidesintegración corta. En 10 años, los desechos de la fisión pierden
más de 97% de su radiactividad. Después de este tiempo, los desechos pueden ma-
nejarse con mayor seguridad y facilidad.

• Aislamiento de largo plazo (de 10 000 a 100 000 años, dependiendo de las autori-
dades ambientales) para dar protección de los isótopos de larga vida de semi-
desintegración (el plutonio, obtenido en los reactores nucleares tiene una vida de
semidesintegración de 24 000 años).

Para el aislamiento de corto plazo, el combustible gastado en los reactores se alma-


cena primero en albercas grandes y profundas localizadas dentro de las mismas
instalaciones nucleares. El agua de estas albercas disipa el calor que aún contienen
estos desechos y actúa como un escudo en contra de la radiación. Después de algu-
nos años de descomposición, el combustible gastado puede ser almacenado en seco
en grandes toneles de acero inoxidable.

Como consecuencia de este proceso, los desechos provenientes de los reactores nu-
cleares se han ido acumulando con una rapidez de 10 000 toneladas por año, llegan-
do a 160 000 toneladas a fines de 1998, mismas que aún se encuentran almacenadas
en las instalaciones nucleares.

Aún más, debido al bombardeo de neutrones en las paredes del reactor, todas las plan-
tas nucleares eventualmente se añadirán a esa “montaña” de desechos radiactivos.

104
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

Figura 1.80
b Desintegración radiactiva. Sin
importar la cantidad inicial, la mitad
50
se desintegra durante cada vida o pe-
48 riodo de semidesintegración. En a) se
representa una sustancia con vida de
Cantidad de sustancia radiactiva

40 semidesintegración de un año, empe-


zando con 24 unidades; en b) la misma
(unidades arbitrarias)

sustancia empezando con 48 unidades;


en c) una sustancia con una vida de
30 semidesintegración de dos años. (Hay
c que observar que la desintegración de
24 un radioisótopo nunca es de 100%; la
radiactividad se reduce sólo en la mitad
20
en cada periodo de semidesintegra-
b ción, y siempre hay una porción rema-
nente que queda sin desintegrar. Sin
12
10 embargo, generalmente se considera
a que la radiación se reduce a niveles in-
6
significantes después de 10 periodos de
3 semidesintegración.)
0
1 2 3 4 5 6 7 8

Tiempo (años)

Los científicos estiman que el desmantelamiento de una planta nucleoeléctrica ge-


nerará más desechos nucleares que los que produjo la planta durante su vida útil.

Para el aislamiento de largo plazo, los países que utilizan energía nuclear han deci-
dido un entierro geológico para lograr de una vez por todas la eliminación final de
los desechos nucleares, pero ninguna nación ha logrado definir con toda certeza cuál
es el sitio adecuado que utilizarán para dicho entierro. El problema básico es que
no hay ninguna formación rocosa que garantice que permanecerá estable y seca
durante las decenas de miles de años necesarios. En cualquier lugar potencial donde
busquen los científicos, hay evidencias de actividad sísmica o volcánica, o lixiviación
subterránea durante los últimos 10 000 años, por lo que podrían ocurrir de nuevo
esos fenómenos en un periodo similar de tiempo. Si cualquiera de esos eventos suce-
diera, los desechos aún radiactivos podrían escapar al ambiente y contaminar agua,
aire o tierra, con los consecuentes efectos sobre la vida humana y animal.

En relación con el otro argumento esgrimido por los ecologistas, el del potencial de
accidentes, antes de 1986, el escenario de un desastre grave en una planta nuclear era
sólo materia de especulación (aunque había antecedentes, ya que en 1979 la planta
nucleoeléctrica de la Isla de las Tres Millas, cerca de Harrisburg, Pennsylvania, había
sufrido un accidente en el que por una serie de errores humanos, fallas de equipo
y un diseño defectuoso, se fundió parte del núcleo del reactor). Posteriormente, a la
1:24 a.m. (tiempo local) del 26 de abril de 1986, la explosión sucedida en una planta
nucleoeléctrica en Ucrania hizo que tales especulaciones tomaran cuerpo, en una
dolorosa realidad. Desde ese día, Chernobyl ha servido como un horrible ejemplo del
desastre que las equivocaciones humanas pueden causar en una planta nuclear. La
explosión mató directamente a dos personas, y como consecuencia de la intensa
radiación, poco tiempo después murieron otras 31, sin contar otro número inde-
terminado de habitantes de los alrededores que adquirieron el riesgo de morir de
cáncer en un futuro muy cercano.

105
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
Como resultado del incidente en la Isla de las Tres Millas y otros incidentes meno-
res, las autoridades habían elevado los estándares de seguridad no sólo en el diseño
técnico de las plantas nucleares, sino también en los procedimientos y en el entre-
namiento de los operadores, y se estima que a raíz de los nuevos procedimientos
establecidos después de esos percances, las plantas nucleares son ahora seis veces
más seguras que antes. Los científicos nucleares han propuesto una nueva genera-
ción de reactores nucleares que exigen el uso de dispositivos de ingeniería y estruc-
turas que hacen virtualmente imposible que el reactor rebase los niveles aceptables
de energía, temperatura y emisiones radiactivas.

El Departamento de Energía de EUA inició en 1999 el programa de última genera-


. Reactor nuclear enfriado con ción, conocido como “Generación IV”, que se refiere a los sistemas nucleares que
agua. a) El diseño del reactor IRIS (si- serán diseñados y construidos en el periodo 2000-2020. En el 2000 el interés inter-
glas en inglés de International Reactor nacional por este programa dio como resultado la formación de una agrupación de
Innovative and Secure) desarrollado por
nueve países: Argentina, Brasil, Canadá, Francia, Japón, Sudáfrica, Corea del Sur,
Westinghouse Electric, es de avanzada,
ya que tanto el generador de vapor (un Reino Unido y EUA. Este grupo de países planean y colaboran en la investigación y
cambiador de calor) como los actuado- desarrollo de los futuros sistemas de energía nuclear.
res de las varillas de control y combus-
tible se encuentran confinados dentro Aunque el programa Generación IV está explorando una amplia variedad de nuevos
de un recipiente a presión de acero de sistemas, mencionaremos sólo tres clases de sistemas nucleares de última genera-
gruesas paredes. b) Los edificios en don-
de está alojado el compacto reactor IRIS ción: reactores enfriados con gas, enfriados con agua y de espectro rápido. En la
y su equipo accesorio (de blanco en la fi- figura 1.81a se describe en forma conceptual el diseño del reactor enfriado por agua
gura) pueden reducirse de tamaño y por que aun habiendo sido el reactor estándar por muchos años, ha sufrido un cambio
consecuencia de costo de instalación.
tecnológico que le da una nueva funcionalidad para el futuro.
Fuente: Scientific American, Energy’s Futu-
re, Breaking the Boundaries, 2008 Edition. A fin de evitar accidentes originados por la pérdida
del agente de enfriamiento (lo cual ocurrió con el
Figura 1.81
reactor de Three Miles Island en EUA) y para simpli-
ficar el tamaño de una planta nuclear (figura 1.81b),
todos los componentes primarios están contenidos
en un solo recipiente.

El motivo principal detrás de estos nuevos diseños


es restaurar la confianza de la gente en la energía
nuclear, ya que después del accidente de Chernobyl
nadie quiere saber de instalación de nuevas plantas
en los alrededores de su población. Asimismo, han
aumentado las presiones para efectuar auditorías de
seguridad en las plantas en operación. Sin embargo,
los nuevos diseños han sido aceptados. Asia: Japón tie-
ne 49 plantas operando y planes de instalar 40 más, y
Corea del Sur posee 11 plantas operando y 19 más en
construcción o en etapa de planeación. Estas nuevas
plantas están diseñadas para durar 60 años, pueden
ser construidas en cinco años y son lo suficientemen-
te sencillas para que un solo operador pueda contro-
lar cada una bajo condiciones normales.

A partir de recursos renovables


Iniciaremos este tema con la segunda fuente de ener-
gía renovable en la Tierra (la primera es la biomasa,

106
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

que a la fecha no se utiliza para producir energía eléctrica), que son las corrientes de
agua móviles, y que ocupan el primer lugar en cuanto a generación de corriente eléctrica
utilizando recursos renovables. Entenderemos como corrientes de agua móviles no sola-
mente la de los ríos, sino también las que producen las mareas. También se considera
en este grupo el aprovechamiento de las diferencias de energía térmica entre las aguas
frías y profundas, y las tibias calentadas por el Sol en las aguas superficiales. Estos dos
últimos procesos de obtención (mareas y gradiente térmico en los océanos) todavía es-
tán en etapa de investigación y desarrollo, por lo que no los estudiaremos con detalle.

Plantas hidroeléctricas
Poner en marcha un proyecto hidroeléctrico en gran escala (de acuerdo con el World
Energy Council hay 45 000 en el mundo) requiere la construcción de una alta presa
a lo ancho de un río muy caudaloso, con el objetivo de formar la presa, una gran re-
serva o depósito de agua. Una parte del agua almacenada en la reserva se deja fluir
a través de grandes tuberías a velocidades controladas que hacen girar las turbinas,
que a su vez mueven los generadores de corriente eléctrica. El conjunto combinado
de turbina y generador se conoce como turbogenerador. Estos proyectos tienen ven-
tajas y desventajas, como lo ilustra la figura 1.82.

Figura 1.82

Pérdidas enormes de
El depósito se utiliza agua debido a la
para recreación y pesca evaporación

Grandes masas de agua


pueden causar temblores
Inversiones cuantiosas
y a veces inaccesibles
Las inundaciones
destruyen la floresta
o tierras de cultivo,
desplazando a la gente
Riesgo de derrumbes

Pueden producir
electricidad barata
Se afecta la migración
y desove de algunos
peces Se reducen las
inundaciones río abajo

Provee agua todo


el año para la irrigación Se priva de sedimentos
de los cultivos ricos en nutrientes a
los campos de cultivo
y estuarios de río abajo

Ventajas (en verde) y desventajas (en rojo) de grandes presas y depósitos que se utilizan para generar electricidad.

107
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
En un proyecto hidroeléctrico en pequeña escala, se construye una pequeña presa
sin depósito (o sólo uno muy pequeño) a lo ancho de corrientes poco caudalosas. La
obtención de energía eléctrica varía de acuerdo con los cambios de corriente esta-
cionales. Una nueva tecnología hidroeléctrica para proyectos de pequeña escala, inventada
por el experto soviético en temas hidroeléctricos Alexander Gorlov, es capaz de pro-
ducir electricidad en ríos con caudales lentos sin necesidad de construir presas.

Las plantas hidroeléctricas satisfacen cerca de 20% de las necesidades de energía


eléctrica del mundo. En 2005, los cinco mayores productores de energía hidroeléc-
trica fueron Canadá, EUA, Brasil, Rusia y China. La energía hidroeléctrica tiene un
rendimiento medianamente alto de energía neta útil, y relativamente bajos costos
de operación y mantenimiento. Las plantas hidroeléctricas raramente necesitan ser
interrumpidas, y tienen una vida de 2 a 10 veces la de las plantas termoeléctricas
y las nucleares. Las grandes presas también ayudan a controlar las inundaciones, y
suministran un flujo regular de agua de irrigación a las áreas río abajo. Sin embar-
go, las plantas hidroeléctricas —especialmente las de grandes presas y depósitos—
inundan vastas áreas, destruyen los hábitats de la vida salvaje, desarraigan a los
pobladores cercanos, disminuyen la irrigación y fertilización natural de tierras de
primera para la agricultura en los valles río abajo de la presa, y disminuyen la pes-
ca en esa zona. En 1997, un estudio llevado a cabo por un asesor ambientalista del
Banco Mundial advirtió que una planta hidroeléctrica de gran escala con depósitos
poco profundos, especialmente en el trópico, puede generar grandes cantidades de
gases (especialmente CO2 y metano) producto de la descomposición de la biomasa,
e incrementar aún más el problema del efecto invernadero que ya ha producido el
calentamiento global de nuestro planeta.

Plantas geotérmicas
El interior de la Tierra contiene vastas cantidades de calor que provienen de lo que
quedó de la coalescencia original del planeta y por otro lado de la desintegración
de los elementos radiactivos. Esta energía térmica se encuentra almacenada en el
núcleo, en los diferentes estratos y en la corteza de la Tierra. En la base de la corteza
se estima que las temperaturas están en el rango de 200 a 1 000 °C y en el centro de
la Tierra las temperaturas pueden estar en el rango de 3 500 a 4 500 °C. Los pozos
geotérmicos explotables para la producción de electricidad (los de alta temperatu-
ra o sea arriba de 150 °C) o para su utilización como fuente de calor para casas y
negocios (los de baja temperatura), comúnmente están de 1 a 3 km de la superficie.
Con un gradiente térmico de 25-30 °C, un pozo de 1 km en formaciones de roca seca
tendría una temperatura en el fondo de cerca de 40 °C en muchas partes del mundo
(suponiendo una temperatura media anual de 15 °C) y un pozo de 3 km de 90-100 °C.
Es importante subrayar que si bien la fuente de calor es prácticamente inagotable,
la cantidad de agua subterránea no lo es.

El lento flujo del calor hace a estos pozos un recurso difícil de explotar, con excep-
ción de algunos lugares específicos donde existen abundantes aguas termales. Sólo
un par de docenas de países producen energía eléctrica geotérmica y sólo cinco de
ellos (Costa Rica, El Salvador, Islandia, Kenia y Filipinas) generan más de 15% de su
electricidad de esta manera. La capacidad de electricidad geotérmica instalada es
de cerca de 10 gigawatts (GW) y creció a un promedio de 3% anual en la primera mi-
tad de esta década. Hace 10 años, la capacidad geotérmica era mayor que la eólica,
mientras que ahora sólo es de una décima parte de la eólica.

108
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

La energía geotérmica presenta algunos problemas de contaminación que deben ser


controlados, ya que el proceso de generación puede ser peligroso desde el punto de
vista ambiental.

El vapor y el agua caliente que llegan a la superficie frecuentemente contienen sales


y otros contaminantes, especialmente compuestos de azufre, lixiviados (arrastrados
por su disolución en agua) de los minerales de las capas rocosas. Estos contami-
nantes son altamente corrosivos para las turbinas y otros equipos, y pueden causar
contaminación del aire (provocando lluvia ácida) si se deja que el vapor se libere en
la atmósfera. La contaminación por dióxido de azufre proveniente de una planta
geotérmica puede ser equivalente a la de una planta termoeléctrica que queme car-
bón con alto contenido de azufre. También las soluciones salinas (salmueras) pro-
venientes de fuentes geotérmicas descargadas en corrientes o ríos pueden causar
desastres ecológicos. La figura 1.83 ilustra la estructura de una planta geotérmica.

Figura 1.83
ENERGÍAS LIMPIAS Corriente eléctrica

Entenderemos como energías limpias aquellas que son


producto de un proceso que no genera contaminación
ambiental ni daño ecológico (las plantas hidroeléctricas,
que satisfacen el primer punto, no cumplen el segundo). Si
bien el principio de operación de las celdas fotovoltaicas
Generador
que vimos anteriormente permite proveerse de energía
eléctrica —desde la década de 1950 los satélites las utili-
zan—, su capacidad de generación está restringida para
ser utilizada en el mismo lugar en donde se requiere
energía eléctrica. Dicho de otra forma, “la red de distri- Condensador Torre de
bución” se circunscribe a los circuitos existentes en una enfriamiento
casa, siempre y cuando se utilicen suficientes paneles de
celdas fotovoltaicas en el techo de la misma.
Separador Vapor
Por otro lado, aunque su costo ha disminuido en los úl-
timos años, todavía el importe de la energía eléctrica
(costo del panel de celdas fotovoltaicasynúmero total de
Turbina
watts producidos en su vida útil) es mayor que el costo
de la energía eléctrica obtenida de la red (que por lo ge- Agua enfriada
neral es subsidiada por las autoridades gubernamenta- Salmuera
Vapor y
templada
les). Sin embargo, y aunque parezca contradictorio, los agua caliente
mayores usuarios de los paneles de celdas fotovoltaicas Salmuera
son los países subdesarrollados, en poblaciones que no caliente
Roca impermeable
tienen acceso a la red de distribución principal.
Bomba Pozo de Pozo de
El uso más promisorio a futuro para la energía obtenida producción inyección
por estos paneles, una vez que se abata más su costo,*
se pronostica sea en su instalación adecuada (paneles su-
Roca permeable
ficientes en tamaño y forma) en el techo de casas, para
atender todas sus necesidades de energía eléctrica. Con
este propósito en mente, una empresa privada generadora
de corriente eléctrica en Sacramento, California (estado Salmuera enfriada

* En 2007 era de 1-1.5 dólares por kilowatt-hora.


Esquema de una planta geotérmica.

109
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
de EUA que padece desabasto de corriente eléctrica) instala estos sistemas y paga
cuatro dólares por mes a los propietarios de casas para mantener un sistema solar
en sus techos que proporcione de 3 a 4 KW, en tanto se resuelve el problema de de-
sabasto.

Recolección masiva de energía solar


El segundo método que ha demostrado efectividad (desde el punto de vista del cos-
to) es el sistema de recolección masiva de energía solar o sistemas térmicos so-
lares, llamados así porque los recolectores transforman la energía radiante del Sol
en energía térmica de alta temperatura, la cual puede ser usada directamente o
transformada en corriente eléctrica. Uno de los tres sistemas principales que utiliza
este método, conocido como sistema de recepción central o torre de energía, utiliza un
gran número de espejos (conocidos como helióstatos) cuyo movimiento siguiendo al
Sol se controla por medio de una computadora. Estos espejos enfocan la energía
radiante de los rayos recibidos a un tanque de recolección que contiene agua (puede
utilizarse una sal sólida), ubicado arriba de una torre (figura 1.84).

Otro sistema es el de la planta térmica solar, la cual consiste en largas placas curvas
enfocadas hacia la luz solar. La curvatura del recolector es tal que la luz solar que
incide sobre el recolector se refleja sobre un tubo que se desplaza a toda su longitud
y que contiene aceite u otro fluido de alta absorción de calor (figura 1.85). El fluido
calentado a altas temperaturas se hace circular a través de un cambiador de calor
para hervir agua y producir vapor que mueve a un turbogenerador.

Nueve plantas de este tipo, ubicadas en el Desierto de Mohave, en California, tienen


una capacidad combinada de 350 MW, aproximadamente un tercio de la capacidad
de una planta nuclear grande. La instalación, que convierte 22% de la luz solar inciden-
te en energía eléctrica, produce dicha energía a un costo ligeramente mayor que el de
las instalaciones operadas con carbón, pero mucho más barata que la que se obtiene

Figura 1.84

m Torre de energía. En la cima de la torre hay un gigantesco tanque de agua y alrededor de ella hay miles de espejos que reflejan la energía
solar hacia el tanque, con lo que el agua se calienta y se evapora; este vapor se fuerza a través de unas turbinas que generan la corriente eléctrica.
En la noche el agua se condensa y se rellena el tanque para que al día siguiente se vuelva a generar energía eléctrica limpia de contaminantes. La
capacidad de estas plantas puede variar desde 100 hasta 245 MW.

110
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

Figura 1.85

m Las placas curvas concentran la radiación solar y realizan un seguimiento del Sol en todo momento para que la radiación incida directamente
sobre el tubo conductor. Por el interior de los tubos conductores circula un fluido que se calienta, mediante la radiación solar, hasta alcanzar los 400 ºC,
que permiten la generación de vapor. En una planta construida sobre un terreno de 200 hectáreas y con un campo solar de 510 120 metros cuadrados
de espejos, se generan 50 MW de potencia y se suministra electricidad suficiente para abastecer a 60 000 personas. Por otra parte, evitará la emisión
de 149 000 toneladas de CO2 por año.

en una planta nuclear. En las noches o días nublados estas plantas tienen un respaldo
energético mediante turbinas que operan con gas natural.

Existe otro tipo de sistema receptor, que utiliza un sistema de discos parabólicos reco-
lectores (parecidos a las antenas parabólicas, figura 1.86).

El Departamento de Energía de EUA, que construyó en sus instalaciones un prototipo


de este equipo, estima que en una granja de 11 millas cuadradas donde se instalen
estos equipos se podría generar tanta electricidad como la que genera la presa Hoover
en Nevada (EUA).

Por lo pronto ya se están construyendo, todavía a escala piloto, dos plantas en Cali-
fornia. Una de ellas tendrá una capacidad de 1 600 MW y está programada entrar en
funciones para 2010, y otra de 1 000 MW en el desierto de Mojave para 2012. Los pro-
gramas piloto usarán arreglos de 60 discos parabólicos, en donde cada uno generará
1.5 MW para las necesidades de cerca de 800 casas y serán las plantas de generación
térmica solar más grandes en el sur de California.

La electricidad producida por tecnologías térmicas solares cuesta entre 5 y 13 cen-


tavos de dólar por kilowatt-hora y el sistema de discos parabólicos está en el nivel
más alto. Sin embargo, como estos proyectos involucran tecnologías altamente con-
fiables y de producción masiva, se espera que los gastos de generación se reduzcan
hasta los 4-6 centavos por kilowatt-hora, que es competitivo con el precio actual de
la corriente generada por combustión del carbón.

Estos recolectores también pueden seguir al Sol y por lo general son más eficientes
que las placas curvas. El calor se concentra en un depósito que contiene un fluido que
se transfiere a un motor (motor Stirling)* que genera electricidad directamente. Estos

* Un motor Stirling es una máquina de combustión externa de dos pistones que utiliza como
fluido de trabajo aire o gases calientes, provenientes de la combustión de sólidos o líquidos. Su
principio de operación se basa en la expansión que sufre un gas contenido dentro de un cilin-
dro, que al ponerse en contacto con los gases calientes se expande, desarrollando un trabajo.

111
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
sistemas han demostrado eficiencias 30% mayores que
Figura 1.86
cualquier otra tecnología solar. Generan de 5 a 40 KW y
se puede conectar cualquier número de esos motores para
proveer mayores cantidades de electricidad.

En resumen, algunas de las tecnologías antes mencionadas


todavía se encuentran en una etapa incipiente del desarrollo
tecnológico al que pueden llegar, y consecuentemente en los
costos de producción, pero tienen ya los méritos suficientes
para considerarse como fuentes alternas de energía “limpia” y
se espera que, al menos en los países industrializados, em-
piecen a operar en la segunda década del presente siglo.

Producción solar de hidrógeno,


el combustible del futuro
Hemos visto los métodos posibles para aprovechar la ener-
gía solar, y seguramente has reflexionado, pero, ¿qué su-
cede con el combustible que se requiere en los vehículos
de transporte si es inminente el agotamiento del petróleo?
Los vehículos impulsados por energía solar o eléctrica, o
una combinación de ambas, no satisfacen todos los re-
querimientos —su velocidad es limitada, sólo operarían
m Una planta térmica solar del tipo
de discos parabólicos tiene miles de en lugares soleados, la energía que se pudiera almacenar
concentradores solares, cada uno con no sería suficiente para largos desplazamientos, etcétera— que proporcionan los
un motor Stirling que convierte el calor vehículos actuales. Aunque ya circulan vehículos cuyo combustible es metano (gas
en electricidad. Los espejos se colocan
de tal forma que la luz solar se refleje so- natural) o metanol, sólo por mencionar los principales, una posibilidad obvia sería
bre el receptor del motor Stirling. el hidrógeno, que también ya ha sido probado en automóviles y que origina sólo
Fuente: Scientific American, Energy’s Fu- agua y corriente eléctrica en su reacción de combustión con el oxígeno del aire.
ture Beyond Carbon, September 2006.
2H2(g) 1 O2(g) ⎯→ 2H2O(l) 1 energía

La razón por la que no se utiliza es que prácticamente no hay gas H2 en la Tierra.


Todo el que había en la atmósfera reaccionó por la acción de los rayos producidos
por las tormentas con el oxígeno y se convirtió en agua. Aunque hay muchas bacte-
rias en la Tierra que producen hidrógeno en las reacciones de fermentación, otras lo
utilizan rápidamente por ser una excelente fuente de energía. Aunque existen abun-
dantes cantidades de hidrógeno, éste se encuentra combinado principalmente con
el oxígeno en forma de agua, o con otros compuestos con bajo contenido energético.
Desde luego, podemos descomponer el agua por electrólisis para obtener hidróge-
no, pero esto implicaría el uso de energía (Primera Ley de la Termodinámica). De
hecho, se requiere de más energía de la teórica para convertir agua en hidrógeno,
por las pérdidas inevitables de energía (Segunda Ley de la Termodinámica). Por tan-
to, para producir y utilizar el hidrógeno como combustible se requeriría una fuente
de energía barata, abundante y no contaminante. ¿Cuál sería esa energía? La ener-
gía solar, sin duda alguna.

La Fundación Nacional de Ciencias de EUA apoyó el estudio para lograr que la luz
solar pueda descomponer el agua en hidrógeno y oxígeno. Para ello se formaron
grupos de trabajo que deberían resolver los siguientes problemas:

112
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

a) Diseñar un material accesible para recibir la energía del Sol y convertirla en


corriente. A la fecha se ha encontrado que puede ser un semiconductor de silicio
que al recibir los fotones de energía solar expulsa sus electrones de sus posi-
ciones originales. Los electrones desplazados empiezan a fluir en una dirección,
creando una corriente y deja atrás cargas positivas o “huecos” que se mueven
en dirección opuesta (figura 1.87). Este material es básicamente una celda solar
que requiere de silicio de alta pureza, ya que de otra manera los defectos mate-
riales causarían que los electrones y “huecos” se recombinaran, reduciendo su
rendimiento.

b) Perfeccionar un catalizador para cada extremo del material semiconductor, para


lograr el rompimiento de la molécula de agua y obtener oxígeno e hidrógeno.

En un extremo como uno de los electrodos, se utilizó un semiconductor fotoactivo


recubierto de un lado con un catalizador de platino que cuando se sumerge en agua
genera luz y los huecos, y electrones necesarios para romper el agua en protones y
oxígeno. El hidrógeno se desprende directamente de la superficie del semiconductor
y el oxígeno se produce en un segundo electrodo de platino.

Pese a tener una eficiencia de 12.4% (cuatro veces la de la fotosíntesis), el alto costo
de los electrodos de platino, más el del silicio de alta pureza, aunado a que el sis-
tema tiene una vida útil de 20 horas (los materiales de los electrodos se degradan
rápidamente en solución), hace que el costo del hidrógeno sea de 13 dólares por
kilogramo. Por lo tanto, sigue la investigación para utilizar materiales más económi-
cos e igual de eficientes.

El hidrógeno también puede ser producido con un equipo muy simple, que rea-
lice la electrólisis del agua, haciendo pasar una
corriente directa generada por celdas fotovoltai-
Figura 1.87
cas en agua acidulada. El hidrógeno burbujearía
hacia el electrodo negativo, y el oxígeno hacia
el electrodo positivo. Un análisis económico del
proyecto muestra que el costo del hidrógeno
producido por la corriente directa generada por
la energía solar sería más alto que el de la ga-
solina, pero esta situación se invertiría radical-
mente cuando empezaran las restricciones por
la escasa disponibilidad del petróleo. Sin embar-
go, un problema de esta tecnología es el hecho
de que es difícil almacenar suficiente hidrógeno
gaseoso en un vehículo para permitirle una ope-
ración práctica. Comprimirlo para tenerlo como
hidrógeno líquido requeriría de energía, redu-
ciéndose entonces su eficiencia energética.

Otra alternativa para quemar hidrógeno en mo-


tores de combustión interna es utilizar hidrógeno
en celdas de combustible para producir electricidad
Este proyecto (financiado por la Fundación Nacional de Ciencias de EUA), diseñado
para mover el motor —¡justamente lo opuesto a para utilizar la energía solar y dividir los componentes del agua en oxígeno y pro-
la alternativa anterior!—. Las celdas de combus- tones, a fin de obtener el hidrógeno como combustible, todavía está en fase de
tible son dispositivos en los cuales el hidrógeno u desarrollo por lo costoso de los materiales utilizados en su etapa inicial.

113
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
otros combustibles se combinan con oxígeno, generando un potencial eléctrico más
que una oxidación enérgica (figura 1.88).

La aplicación más conocida de las celdas de combustible ha sido en el programa es-


pacial, en las misiones Gemini y Apolo. Las celdas de combustible para proporcionar
energía están empezando a utilizarse en otras aplicaciones. En los países industria-
lizados ya circulan autobuses cuya fuente de energía son 24 celdas de combustible
que utilizan gas hidrógeno comprimido y electrodos que contienen platino como
catalizador.

La mezcla de hidrógeno y oxígeno requiere de una chispa eléctrica para reaccionar


violentamente (se genera una explosión) y formar agua. En cambio, la presencia de
un catalizador con base en platino permite que estos gases reaccionen a temperatura
ambiente, con un calentamiento lento de la superficie del catalizador, hasta llegar a la
incandescencia. En una celda de combustible, la oxidación del hidrógeno por el oxíge-
no se lleva a cabo de manera controlada, con los electrones perdidos por las molécu-
las de hidrógeno fluyendo hacia fuera de la celda, y regresando de nuevo al electrodo,
donde los gana el oxígeno, reduciéndose. Las celdas de combustible pueden tener
hasta 60% de eficiencia en su conversión de energía química a energía eléctrica.

Figura 1.88
c Celda de combustible hidrógeno-
oxígeno. El hidrógeno se oxida (pierde
electrones) en el compartimiento del Voltímetro
ánodo, y estos electrones fluyen fuera de
la celda, proporcionando una corrien-
te a un circuito externo, dirigiéndose al H2(g) 1 H2O(g) O2(g) 1 H2O(g)
compartimiento del cátodo, donde el
oxígeno se reduce (gana electrones).
El principio de la celda de combustible
es como el de una pila ordinaria, pero e2 e2
los reactivos se suministran continua-
mente de unos tanques externos en vez
de estar contenidos en la pila. El agua H2(g) O2(g)
producida puede ser purificada y utiliza-
da para beber.

K1
Solución OH2 Contenedor
alcalina H2 O
(KOH)
OH2
OH2

H2O

Ánodo OH2 Cátodo


Grafito poroso Grafito poroso
con catalizador K1 K1 con catalizador
K1
2H2(g) 1 4OH2(ac) → O2(g) 1 2H2O(l) 1
4H2O(l) 1 4e2 4e2 → 4OH2(ac)
2H2(g) 1 O2(g) → 2H2O(l)
(Oxidación) (Reducción)

114
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

En vuelos espaciales, el agua producida en la celda de combustible puede ser pu-


rificada (adicionándole una mezcla de sales) para beberse. Dado su poco peso y su
alta eficiencia comparada con las pilas o los acumuladores, ésta ha sido muy útil
en dichos vuelos. Desde el Gemini 5, estas celdas de combustible alcalinas (KOH) han
acumulado hasta 10 000 horas de operación en el espacio. Las celdas de combusti-
ble utilizadas a bordo de los vuelos espaciales desarrollan la misma energía que la
correspondiente a 10 veces en peso de pilas o acumuladores. En un vuelo espacial,
las celdas consumen cerca de 700 kg de hidrógeno, y generan aproximadamente 720
litros de agua apta para beberse.

Otras fuentes de energía “limpia” y renovable


El viento y el movimiento del agua originado por las mareas
Desde 1980, la utilización del viento para producir electricidad se ha expandido
rápidamente, y en la década pasada fue la fuente de energía de más rápido creci-
miento. Entre 2000 y 2006, la generación de electricidad por las granjas de viento
se cuadriplicó. A finales del 2006, la capacidad mundial de generadores impulsados
por el viento era de 74.2 MW, menos de 1% del consumo mundial de electricidad. De
cualquier forma es más popular en algunos países como en Dinamarca, donde el
viento proporciona aproximadamente 20% de la electricidad que consumen, 9% en
España y 7% en Alemania.

Teniendo en cuenta que de acuerdo con algunas estimaciones de 2 a 3% de la ener-


gía del Sol que llega a la Tierra se convierte en energía del viento, tenemos que esta
energía es aproximadamente 100 veces más grande que la energía de la biomasa
que las plantas convierten con la fotosíntesis por lo que su potencial de aprovecha-
miento y crecimiento es inmenso.

Por lo pronto, General Electric tiene un proyecto de 1 400 millones de dólares para
proveer las turbinas de viento y los servicios para una granja de viento que suminis-
tre 845 MW en el estado de Oregon, EUA. Cuando quede instalada en el 2010, será
la granja de viento más grande del mundo. Las “granjas de viento”, que son grupos de
turbinas de viento (figura 1.89), en su mayoría están automatizadas; las turbinas
de viento operan por el movimiento de hélices de tres hojas, que conectadas a un
mecanismo de transmisión mueven la flecha que acciona un generador. Las granjas
se construyen en un tiempo de seis meses a un año, y se pueden ampliar fácilmente
conforme se necesite. Con un rendimiento de moderado a ligeramente alto, estas
granjas son prácticamente inocuas en lo referente a contaminación ambiental. El
terreno donde se instalan puede emplearse para sembrar pastura para el ganado o
inclusive para actividades agrícolas.

La energía del viento es una fuente prácticamente inagotable de energía en sitios favo-
rables; el potencial global de esta energía es de cerca de cinco veces las necesidades
mundiales de energía eléctrica, y los costos por kilowatt-hora son competitivos con
los de las fuentes tradicionales, y conforme se logren mejoras tecnológicas, podrían
ser más baratos. Sin embargo, existen algunas objeciones a esta fuente de energía.
Primero, como la naturaleza del viento es intermitente, se debe considerar otra fuente
de energía como respaldo, o el almacenamiento de energía. De menor importancia,
pero que los ecologistas proclaman, es el aspecto estético de cientos o miles de tur-
binas operando, con el consiguiente ruido que provocan (que puede resolverse en
instalaciones aisladas y mejorando su diseño), y el riesgo que representan para las

115
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente

Figura 1.89

Granja de viento en California, Estados Unidos de América. La instalación de múltiples turbinas de viento
ha demostrado ser una forma de generar energía eléctrica de manera económicamente competitiva.

parvadas (han matado halcones y águilas) que prefieren estas zonas ventosas en sus
actividades de caza para su alimentación.

Los expertos en estos proyectos estiman que para mediados del siglo xxi la energía
del viento proveerá entre 10 y 20% de la demanda mundial de electricidad.

Históricamente el interés por aprovechar la energía de las mareas ha estado limitado


a un número muy reducido de ubicaciones. Sólo en Canadá y Francia, donde la gene-
ración comercial de electricidad a partir de la energía de las mareas ha sido probada
por muchos años, se están planeando nuevos proyectos. Sin embargo, la necesidad de
muchos países de independizarse de los combustibles fósiles en el más corto plazo
posible, ha hecho que muchos sitios potenciales estén siendo reevaluados. Los proyec-
tos propuestos para el aprovechamiento de energía de las mareas, particularmente el
de represas de mareas, están siendo planeados para los sitios donde la ecología esté
perfectamente balanceada, por lo que en la actualidad se están haciendo muchos
estudios de impacto ambiental de estas instalaciones en esos sitios.

En relación con la energía de las olas, el Consejo Mundial de Energía ha estimado


que los recursos potenciales están arriba de los 2 000 terawatts (TW) por año. Se ha
estimado también que la energía de las ondas desplazaría de 1 000 a 2 000 millones
de toneladas de CO2 por año producido por los combustibles fósiles. En 2008 Portu-
gal fue el primer país que instaló la primera unidad comercial de energía eléctrica
proveniente de la energía de las olas. Otros países como el Reino Unido, Escocia, Es-
paña, Francia, Irlanda, EUA y Nueva Zelanda tienen o están planeando mecanismos
específicos para permitir el desarrollo de la energía de las olas.

A finales de la década de 1990 un pequeño número de compañías ha desarrollado y


comercializado un reducido número de tecnologías, lo cual ha permitido la insta-
lación en el mar de algunos dispositivos de tamaño considerable. La columna de

116
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

agua oscilante es la tecnología más antigua y más exitosa y


Figura 1.90
consiste en una columna de agua contenida en una estruc-
tura en donde queda atrapado aire. Por el efecto de las olas
la columna de agua se mueve hacia arriba y abajo actuando
como un pistón sobre el aire atrapado que, una vez suficien-
temente presurizado, se canaliza a un turbogenerador para
producir la electricidad.

De las tecnologías más novedosas mencionaremos la del “Pe-


lamis” (figura 1.90), que es el único dispositivo flotante y que
está compuesto de una serie de segmentos cilíndricos huecos
de acero conectados flojamente entre sí. El dispositivo mide
120 m de largo y 3.5 m de diámetro y se deja flotar sin tensio-
nes en profundidades de más o menos 50 m.
El convertidor de energía de ondas “Pelamis” (nombre de una
Conforme las ondas se desplazan a lo largo del dispositivo, los serpiente de mar).
segmentos se mueven oscilando con respecto uno del otro y Fuente: Ocean Power Delivery.
actúan sobre cilindros hidráulicos incorporados en las juntas
para bombear aceite que mueve un motogenerador hidráu-
lico. Este dispositivo ha sido desplegado en Escocia y Portugal. Otros países que ya
cuentan con unidades que aprovechan la energía de las ondas con tecnologías dife-
rentes son Australia, Dinamarca y País de Gales.

La verdad sobre la biomasa


La biomasa, que es el material orgánico de las plantas producido a través de la fotosín-
tesis, fue la primera fuente de energía de la humanidad y hasta el siglo xx era la más
grande. Hoy en día es la segunda después de los combustibles fósiles. La madera, re-
siduos de cosechas y otras fuentes biológicas (figura 1.91) son una importante fuente

Figura 1.91

Combustibles de biomasa sólida

Leña, carbón vegetal, desechos forestales (ramas y hojarasca secas), pedacería y aserrín
de madererías, desechos animales (estiércol), plantas acuáticas (algas marinas y jacintos
de agua), desechos urbanos (papel y cartón contaminados o no reciclables)
y otros materiales combustibles

Quemado directo Conversión a


biocombustibles
líquidos y gaseosos

Biocombustibles gaseosos Biocombustibles líquidos


Gas natural sintético (biogás) Etanol
Gas de madera Metanol
Biodiesel

Esquema de los principales tipos de biomasa y sus derivados, los biocombustibles.

117
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
de energía para más de 2000 millones de personas. En su mayoría este combustible
se quema en hogueras y en hogares de estufas, pero en años recientes la biomasa ha
llegado a ser una fuente de electricidad libre de combustibles fósiles. El Consejo Mun-
dial de Energía estimó que en 2005 la capacidad de generación de la biomasa generó
40 gigawatts (GW), cantidad mayor que cualquier fuente renovable a excepción del
viento y la hidroeléctrica.

La biomasa es una fuente de energía potencialmente renovable, siempre y cuando


los árboles y plantas no sean talados antes de que crezcan lo suficiente, un requeri-
miento que no se cumple en la mayoría de los países en desarrollo. No hay aumento
en los niveles atmosféricos de dióxido de carbono (que atrapa el calor irradiado
por la Tierra y causa el efecto invernadero con su funesto calentamiento global),
siempre y cuando la rapidez de corte y quemado de árboles y plantas, así como la
pérdida de material orgánico que se descompone en la tierra, no excedan la rapidez
de renovación de la vegetación afectada (especialmente árboles). Dicho de forma
sucinta, la biomasa es un recurso renovable, siempre y cuando no quememos más
árboles y plantas que las que se necesitan para efectuar la fotosíntesis, requerida
para regular la cantidad de CO2 desprendido.

Existen otras formas de biomasa sólida, además de la leña. La principal es la basura de


las poblaciones, que contiene materiales orgánicos y papel o cartón que ya no es posi-
ble reciclar, que se pueden convertir en biocombustibles líquidos o gaseosos (figura 1.91).
Los principales biocombustibles son el gas natural sintético (una mezcla de metano y
CO2), producido por la digestión anaeróbica de material orgánico (animal y vegetal), del
estiércol, de las aguas negras, alcohol metílico —obtenido de la destilación seca de la
madera— y el alcohol etílico —producto de la fermentación de granos y otros materia-
les que contienen almidón— y el biodiesel que se obtiene de aceites vegetales o grasas
animales originales o reciclados. La quema de los biocombustibles obtenidos de la
biomasa causa mucho menor contaminación atmosférica por unidad de energía pro-
ducida que la quema incontrolada de la biomasa sólida o la combustión del carbón.

Biomasa sólida como combustible


En la actualidad, la biomasa potencialmente renovable se explota en forma no renova-
ble y no sustentable, debido principalmente a una deforestación ilimitada, a la erosión
del suelo y a la ineficiente quema de madera en recipientes u hornos inadecuados.

Sin un efectivo control del uso de la tierra y, sobre todo, de la reforestación de exten-
sas zonas sin árboles ni vegetación, la muy difundida práctica de tala indiscrimina-
da en todo el orbe, más los incendios provocados para abrir zonas de cultivo, pueden
agotar los nutrientes del suelo y causar una erosión excesiva, originando mayor
contaminación del agua, inundaciones y pérdida del hábitat de la vida salvaje.

En relación con la obtención de energía mediante la combustión o quemado directo


de la biomasa rica en material orgánico contenida en la basura no reciclable, se
recomienda como una mejor alternativa, desde el punto de vista de eficiencia ener-
gética, de contaminación ambiental y de rentabilidad económica, el tratamiento
del material orgánico para transformarlo en composta. Como se afirmó en el Panel
Internacional sobre Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés): “Aumentar el
compostaje de los desechos municipales puede reducir los costos y las emisiones
relacionadas con el manejo de desechos y al mismo tiempo generar empleo y otros
beneficios de salud pública”.

118
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

Existe una estrategia mucho mejor que se conoce como Basura Cero (Basura Cero
para Calentamiento Cero, Declaración de GAIA, siglas en inglés de Global Alliance
for Incinerator Alternatives, sobre Basura y Cambio Climático). En Basura Cero, cada
elemento de un conjunto de residuos es separado en origen y es sujeto a tratamien-
tos mínimos para poder ser reutilizado. Los orgánicos limpios (incluidos los restos de
cocina), separados en origen, se compostan o se tratan por digestión anaeróbica; los
bienes utilizables y reparables se reutilizan; otros materiales se reciclan. Sin embar-
go, hay un pequeño porcentaje que no puede ser reciclado ni compostado de forma
segura. El Programa Basura Cero maneja estos residuos yendo “cuesta arriba”, al ini-
cio de su proceso, al requerir un rediseño de los bienes manufacturados para evitar
generar esta pequeña fracción de materiales residuales. Para este fin existen una
gama de políticas, como la Responsabilidad Extendida del Productor, la Producción
Limpia, impuestos sobre los envases y prohibiciones sobre determinados materiales
(como las bolsas de plástico, poliestireno expandido, bifenilos policlorados, etcétera).

Aparte de ahorrar recursos y de generar más trabajo para las comunidades locales,
Basura Cero genera mucha menos contaminación que las técnicas de disposición de
basura. Evita las emisiones de metano generadas en los rellenos al evitar el enterra-
miento de materiales orgánicos; evita las emisiones de gases de efecto invernadero
de los incineradores al cerrarlos; reduce las emisiones de gases de efecto invernade-
ro derivadas de la industria al reemplazar materia prima con materiales reciclados.

En la práctica, la mayoría de las comunidades continuarán enterrando la fracción re-


sidual de sus desechos hasta que se apliquen los distintos elementos de Basura Cero.
Esta fracción residual puede incluir algunos orgánicos putrescibles, y es importante
asegurarse que sean estabilizados antes de ser enterrados, para evitar la producción
de metano y lixiviados en los rellenos o vertederos. Se pueden estabilizar los mate-
riales mediante alguna forma de compostaje o digestión anaeróbica. Es importante
distinguir entre el compostaje o la digestión anaeróbica de la fracción residual y el mis-
mo tratamiento para materia orgánica limpia, separada en origen. Como la fracción
residual contiene una cantidad importante de contaminantes, como plásticos y re-
siduos peligrosos domiciliarios, la composta o el material sólido que quede tras la di-
gestión anaeróbica no serán apropiados para ser usados como enmienda de suelos. El
tratamiento se hace simplemente para preparar al material para enterrarlo en relle-
nos, o para otros usos que no están relacionados con la agricultura.

Biocombustibles
La digestión anaeróbica es un proceso en el cual las bacterias se alimentan de material
orgánico (también se pueden utilizar aguas negras) en ausencia de oxígeno. Una
mezcla de agua y material orgánico o aguas negras se deposita en grandes tanques
cerrados para evitar la entrada de aire. La materia orgánica se descompone por la

119
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
acción de las bacterias anaeróbicas, produciendo dióxido de carbono, metano y agua.
La mezcla de los dos gases, el metano (dos terceras partes) y dióxido de carbono (el
resto), se conoce como biogás. Por su contenido de metano, este gas es inflamable y
puede ser utilizado como combustible. Después de 4 a 6 semanas, la digestión anaeró-
bica está más o menos completa, y lo que queda es un residuo sólido conocido como
biosólido, que consiste en material orgánico relativamente estable, rico en nutrientes,
con aspecto de humus en suspensión acuosa. Las bacterias patógenas han sido casi
totalmente eliminadas, y las que quedan ya no representan ningún riesgo para la sa-
lud. Estos lodos tratados son un excelente fertilizador orgánico (composta) y puede ser
aplicado directamente a los prados o a campos agrícolas en estado líquido como se
encuentran en los digestores, o pueden ser prensados para eliminar el exceso de
agua y dejarlos como una pasta casi seca que fácilmente se puede almacenar, distri-
buir y esparcir de manera adecuada en los campos de cultivo.

Algunos analistas ambientales creen que el bioetanol, biodiesel y biometanol pro-


ducidos por la biomasa podrían reemplazar a la gasolina y el diesel cuando éstos
escaseen. El bioetanol se produce por la fermentación de azúcares o almidones pro-
venientes de granos, caña de azúcar, remolacha, sorgo y maíz. Es exactamente el
mismo proceso para la obtención de bebidas alcohólicas, con la modalidad de que
en vez de bebernos el producto lo destilamos para separar el alcohol etílico y uti-
lizarlo como combustible en nuestro auto. El gasol, que es una mezcla de gasolina
(77-90%) y el alcohol etílico obtenido (23-10%), se utiliza desde finales de la década
de 1970 para ese fin en países donde se tienen excedentes en la producción de maíz
o de caña de azúcar (los cuales son muy pocos), pero en tiempos de malas cosechas
se deja de producir, por lo que no es una solución global sustentable. El biometanol,
que es obtenido fundamentalmente del gas natural, también puede ser producido
—a un costo más alto que el de la madera— de desperdicios de madera y agrícolas
(como las hojas de las mazorcas), lodos sépticos, basura y carbón.

El problema ambiental que genera la producción de alcohol para este uso es que
para su destilación se utilizan combustibles económicos y, por tanto, sucios, como
el carbón suave, que causan mucha contaminación.

El biodiesel puede hacerse a partir de aceites vegetales o grasas animales originales


o utilizados (reciclados), que no son tóxicos, sino biodegradables y además reno-
vables. Las grasas y los aceites se hacen reaccionar con un alcohol (generalmen-
te metanol) para producir ésteres metilados de ácidos grasos. El término biodiesel
se utiliza cuando estos ésteres se utilizan como combustibles. Como subproducto se
obtiene la glicerina (figura 1.92).

Para concluir el tema, las propuestas para desarrollar grandes plantaciones para
utilizarlas como fuente de energía de la biomasa —ya sea directamente, quemando
sus productos u obteniendo biocombustibles líquidos— no son viables en la mayoría
de los países, ya que en ellos se preferiría utilizar los terrenos para cosechar granos o
caña de azúcar para autoconsumo o venta en vez de cosechar árboles que requieren
de mucho mayor tiempo para su desarrollo. Sin embargo, investigadores de EUA (y de
otros países) están desarrollando árboles de rápido crecimiento.

Los biocombustibles trabajan con el ciclo de carbono de la Tierra. La mayoría del


CO2 que se desprende durante la elaboración de biocombustibles y que luego se
queman, es recapturado cuando la biomasa, como la de esta plantación de rápida
rotación, se alimenta del CO2 (fotosíntesis) y crece, para producir más biocombus-

120
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

Figura 1.92
b Representación esquemática de
Reciclados Ácido sulfúrico la producción de biodiesel. Los acei-
de grasas 1 Metanol tes vegetales y grasas usadas que se
reciclan, se filtran y se pretratan para
eliminar el agua y contaminantes. Se
mezclan entonces con alcohol (general-
Aceites Esterificación mente metanol) y un catalizador (KOH
vegetales con ácido diluido o NaOH). Las moléculas de aceite (trigli-
céridos) se rompen y se convierten (re-
acción de transesterificación) en ésteres
metilados (biodiesel) y glicerina, que se
Metanol 1 KOH Transesterificación separan y refinan.

Recuperación Glicerina cruda Biodiesel crudo


de metanol

Refinación Refinación

Glicerina Biodiesel

tibles. Las plantaciones de árboles de rápido crecimiento son una gran promesa no
sólo como fuentes eficientes de energía, sino también en la versatilidad del uso de
terrenos de plantación del futuro. Sistemas de rápido desarrollo están siendo ya
utilizados también en la industria de la celulosa y el papel. En un área pequeña o
inadecuada para otros cultivos, o donde los terrenos necesiten restauración, el valor
de estos árboles es tan grande como su belleza.

La generación de energía eléctrica en México


Al mes de noviembre de 2009, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y los pro-
ductores independientes de energía, contaban con una capacidad efectiva instalada
para generar energía eléctrica de 50 237.62 MW (tabla 1.12).

El desarrollo de la capacidad instalada y de la generación de energía eléctrica en


México en 2000 (año en que se iniciaron las actividades de los productores inde-
pendientes) al 2009 (estimada), de parte de la Comisión Federal de Electricidad, ha
sido irregular y el crecimiento ha sido sólo de 11% en capacidad, mientras que la
generación (212.56 TWh) ha disminuido 24.6%. Los productores independientes han
cubierto el déficit de generación de la CFE y con su producción el incremento en la
generación de 2000-2010 es de 12%. Estos valores son muy raquíticos para un pe-
riodo de 10 años y subraya la necesidad de que dentro de la Reforma Energética de
México se favorezca la creación de más productores independientes y/o se busquen
financiamientos para apoyar el crecimiento de la CFE.

Otro aspecto que hay que analizar de la tabla 1.12 es la distribución porcentual de
las fuentes, en donde se aprecia que pese a la presión mundial para abatir la gene-
ración de CO2, en México todavía es muy alto el porcentaje de las termoeléctricas
que operan con hidrocarburos no renovables (68%) y que la participación de fuentes
renovables sólo es de 24%. Además, la energía eólica y la energía fotovoltaica están
sin crecimiento, y esta última ni siquiera aparece en las estadísticas de la CFE y debe
ser incluida para su desarrollo en la Reforma Energética.

121
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente

Tabla 1.12 Capacidad efectiva de generación, MW

Concepto 31 de agosto de 2009 % de participación

Termoeléctricas que utilizan hidrocarburos: 22 671.19 45%


Combustóleo o gas 1 12 641.10
Ciclo combinado 5 733.
Dual2
2 100
Turbogás 3
1 980.71
Combustión interna 4 216.2
Fuentes alternas: 16 109.53 32%
Hidroeléctrica 11 094.90 22%
Carboeléctrica 2 600 5%
Nucleoeléctrica 1 364.88 3%
Geotermoeléctrica 964.5 2%
Eoloeléctrica 85.25
Total CFE 38 791.22
Productores independientes (termoeléctricas) 11 456.90 23%
Total 50 237.62
1 Incluye el diesel como combustible para quemar en calderas y generar vapor.
2 Combustóleo y carbón.
3 Los turbogeneradores operan sólo con gas quemado.
4 Los turbogeneradores son accionados por un motor de combustión interna.

Fuente: Estadísticas de la CFE.

Centrales termoeléctricas tipo vapor


Estas centrales utilizan el poder calorífico de combustibles derivados del petróleo
(combustóleo, diesel y gas natural) para calentar agua en calderas y producir vapor
a temperaturas del orden de los 520 °C y presiones entre 120 y 170 kgycm2, para
impulsar las turbinas que giran a 3 600 rpm.

Centrales geotermoeléctricas
Este tipo de centrales operan bajo principios análogos a los de una termoeléctrica
tipo vapor, excepto en la producción de vapor, que se extrae del subsuelo. Conside-
rando la ubicación geográfica y geológica de México, las fuentes alternas de energía
más asequibles son la geotermia y la energía eólica.

México tiene una larga historia de aprovechamiento de la geotermia para generar


electricidad, misma que se inicia en la década de 1950 con la instalación en Pa-
thé, Hidalgo, de la primera planta geotermoeléctrica en el continente americano.
La capacidad geotermoeléctrica de México es de 964.5 MW. El campo geotérmico de
Cerro Prieto, el segundo más grande del mundo, produce casi la cuarta parte de la
electricidad que se distribuye en la red de Baja California, que es un sistema aislado
del Sistema Eléctrico Nacional.

122
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

Centrales turbogás Figura 1.93

La generación de energía eléctrica en las


unidades turbogás se logra aprovechan- Aire Combustible
do directamente la energía cinética en
los álabes de la turbina, que resulta de la Generador
expansión de aire y gases de combustión Turbina
comprimidos. La turbina está acoplada al
rotor del generador, lo que da lugar a la
producción de energía eléctrica. Los gases
de la combustión después de su paso por
la turbina, se descargan directamente en
la atmósfera. La figura 1.93 muestra de Compresor Gases de escape
manera esquematizada una central tur-
bogás.
Unidad central turbogás.
Estas unidades emplean como combusti-
ble gas natural o diesel. Desde el punto de vista de la operación, el breve tiempo de
arranque y la versatilidad para seguir las variaciones de la demanda hacen a las tur-
binas de gas ventajosas para satisfacer cargas en horas pico y proporcionar capacidad
de respaldo al sistema eléctrico.

Centrales carboeléctricas
Las centrales carboeléctricas prácticamente no difieren en cuanto a su concepción
básica de las termoeléctricas de tipo vapor; el único cambio importante es el uso del
carbón como combustible y que las cenizas de los residuos de la combustión requie-
ren de varias maniobras y espacios muy grandes para su manejo y confinamiento.
La figura 1.94 muestra el esquema de una central carboeléctrica.

b Central carboeléctrica. El carbón


Figura 1.94
se muele hasta pulverizarlo para au-
mentar su área superficial y lograr un
quemado más rápido. El carbón en pol-
vo se sopla a la cámara de combustión
de la caldera donde se quema a altas
temperaturas, los tubos que conducen
agua que se encuentran distribuidos
en su interior se calientan y generan va-
por de alta presión. Este vapor se pasa
a una turbina que contiene una flecha
con miles de hojas que tienen forma de
propulsores (álaves). El vapor empuja
estas hojas haciendo que la flecha de la
turbina rote a alta velocidad. Un gene-
rador montado en un extremo de la fle-
cha genera la electricidad. Después de
pasar a través de la turbina, el vapor se
condensa y se alimenta de nuevo como
agua caliente a la caldera. La electricidad
generada se transforma a altos voltajes
(hasta 400 000 volts) para lograr una
transmisión eficiente y económica de la
corriente alterna en las redes de distribu-
ción. Cuando llega cerca de su punto de
consumo, la electricidad se transforma a
un voltaje de 100-250 volts.

123
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente

Centrales de ciclo combinado


Las centrales de ciclo combinado están integradas por dos tipos diferentes de uni-
dades generadoras: turbogás y vapor. Una vez terminado el ciclo de generación de la
energía eléctrica en las unidades turbogás, los gases desechados con una alta tempe-
ratura se utilizan para calentar agua llevándola a la fase de vapor, que se aprovecha
para generar energía eléctrica adicional. La combinación de estos dos tipos de ge-
neración permite el máximo aprovechamiento de los combustibles utilizados, obte-
niendo la mejor eficiencia térmica de todos los tipos de generación termoeléctrica.
El esquema de una central de ciclo combinado se muestra en la figura 1.75.

Centrales de combustión interna


Las centrales de combustión interna cuentan con motores de combustión interna
donde se aprovecha la expansión de los gases de combustión para obtener la ener-
gía mecánica, que es transformada en energía eléctrica en el generador. Las centra-
les de combustión interna utilizan generalmente diesel como combustible.

La única central nucleoeléctrica del país


Laguna Verde se encuentra localizada sobre la costa del Golfo de México, en el mu-
nicipio de Alto Lucero, estado de Veracruz. Está integrada por dos unidades, cada
una con una capacidad de 682.44 MegaWatts eléctricos (MWe). Ambas unidades
representan 3% de la capacidad efectiva instalada de la CFE (incluyendo produc-
tores externos). En cuanto a la seguridad en la operación de la central, más de 400
unidades nucleoeléctricas que actualmente operan en el mundo han demostrado
que el riesgo es inferior al de cualquier planta industrial que utilice calor para su
operación, ya que en el diseño, construcción y operación de una nucleoeléctrica, el
énfasis fundamental está precisamente en garantizar la seguridad. En el caso de
Laguna Verde, dicha nucleoeléctrica cumple con las más estrictas normas; su opera-
ción es vigilada por diversos organismos reguladores nacionales e internacionales
responsables de la correcta aplicación de la energía nuclear para el progreso.

Preguntas

Contesta las siguientes preguntas y comenta en grupo las respuestas.

1. Describe los recursos de energía por fuente en el mundo, separando los re-
cursos no renovables y los renovables, e indicando el porcentaje con el que
participan.
2. ¿Cuáles son los recursos no renovables más importantes en nuestro planeta?
3. ¿Cuál es el principal daño que origina la combustión de los combustibles
fósiles?
4. ¿Cuáles son los mayores generadores de CO2? Lístalos en orden decreciente.
5. Haz una lista de otros contaminantes no térmicos que se producen en una
planta termoeléctrica que utiliza carbón como combustible.
6. Describe brevemente el proceso de combustión de carbón en cama fluidizada
e indica sus ventajas.

124
UNIDAD 1 La energía, la materia y los cambios

7. Describe brevemente el sistema de combustión de gas natural con ciclo com-


binado e indica sus ventajas.

8. Investiga en la Comisión Federal de Electricidad (www.cfe.mx.com) si todas


sus plantas termoeléctricas, carboeléctricas y geotermoeléctricas operan con
precipitadores electrostáticos, torres empacadas u otros equipos para la eli-
minación de contaminantes sólidos y gaseosos. En su defecto, investiga si en
las carboeléctricas están utilizando el proceso de combustión en cama fluidi-
zada y si se tiene algún proyecto de sustitución de las plantas carboeléctricas
por plantas que trabajen con el sistema de gas natural con ciclo combinado.

9. Describe brevemente la fisión nuclear que se lleva a cabo en las plantas nu-
cleoeléctricas y explica en qué consiste la formación de desechos radiactivos.

10. ¿Cuáles son las principales razones que argumentan los ambientalistas para
objetar la instalación de plantas nucleoeléctricas?

11. Enumera las ventajas ambientales que proporcionan las plantas nucleoeléc-
tricas en comparación con las plantas termoeléctricas operadas con carbón
o carboeléctricas.

12. Explica qué es la vida o periodo de semidesintegración de un elemento ra-


diactivo y aplica este conocimiento al aislamiento de los radioisótopos de la
fisión nuclear en las plantas nucleoeléctricas.

13. De los recursos renovables, ¿cuál es la primera fuente de energía eléctrica?


Enumera brevemente sus ventajas y desventajas.

14. ¿Cuál es el principal limitante de las plantas geotérmicas o geoeléctricas para


ser una fuente casi inagotable de energía? Enumera brevemente sus ventajas
y desventajas.

15. ¿En qué consiste el concepto de energías limpias? ¿Cuál es actualmente la


aplicación más extendida del aprovechamiento de la energía solar? ¿Qué li-
mitantes tiene?

16. Describe brevemente los sistemas de recolección masiva de la energía solar.


17. ¿Qué sistema se está evaluando para sustituir los autos propulsados por mo-
tores de combustión interna por autos propulsados por energía eléctrica?
Descríbelo brevemente.

18. Describe brevemente otras fuentes de energía limpia y renovable.


19. ¿Cuáles son las restricciones para aprovechar racionalmente la energía pro-
veniente de la biomasa?

20. Describe brevemente las ventajas y desventajas del quemado de basura.


21. ¿Cuáles son las alternativas viables para el aprovechamiento de la biomasa?
22. ¿En qué consiste la digestión anaeróbica de desechos sólidos o líquidos? ¿Qué
productos se obtienen?

23. Describe brevemente un desarrollo biotecnológico que permite disponer de


biocombustibles líquidos que no dependen de la disponibilidad de productos
alimenticios.

125
Grupo Editorial Patria
2
UNIDAD
Aire, intangible
pero vital
Contenido

1 ¿Qué es el aire?

2 Reactividad de los componentes del aire

3 Calidad del aire

Acotamiento de las capas de ozono

La grafica de la ilustración de la unidad 2 nos muestra el consumo de sustancias agotadoras de la capa de


ozono, expresado como millones de toneladas de potencial de agotamiento de ozono (ODP por sus siglas
en inglés). El ODP es un número que se refiere a la cantidad de ozono agotado por una sustancia química y
que desde el establecimiento del Protocolo de Montreal a fines de la década de 1980, ha disminuido drásti-
camente en los últimos 20 años, como se aprecia en la línea quebrada superior que corresponde al consu-
mo mundial de sustancias agotadoras de la capa de ozono. Las líneas quebradas inferiores corresponden
a los consumos de diversas zonas geográficas.

El hoyo de ozono más grande ubicado sobre la zona del Antártico, desde que se empezaron sus mediciones
ocurrió en Septiembre de 2006. Se estima que para el 2015 el ancho del hoyo de zono se habrá reducido en
un millón de kilómetros cuadrados de 25 millones de kilómetros cuadrados. No se espera una recupera-
ción completa sino hasta el 2050 o después.
Introducción a la química y el ambiente

¿QUÉ ES EL AIRE?
El aire, gas que nos rodea por todas partes, forma la atmósfera que permite la vida
sobre la faz de la Tierra. Aunque invisible, se manifiesta de muchas formas: corrien-
tes, vientos, resistencia al desplazamiento (que se aprovecha en los paracaídas y
que obliga al diseño aerodinámico de automóviles y aviones, etc.). El aire es indis-
pensable para la vida sobre la Tierra, de la misma manera que el agua. Un adulto, en
una jornada diaria de actividad normal, hace circular por sus pulmones alrededor
de 3 000 litros de aire; en el transcurso de una jornada con ejercicio le son necesa-
rios hasta 5 000 litros de aire.

El aire es una mezcla de los gases nitrógeno y oxígeno principalmente, que forman la
atmósfera que rodea nuestro planeta, la cual desarrolla un papel fundamental en
los procesos globales que mantienen la vida de billones de organismos en la Tierra.
Uno de los principales es la interacción de la fotosíntesis y la respiración, en donde
intervienen el dióxido de carbono y el oxígeno, como se muestra en la figura 2.1.

La atmósfera también ha sido vital para la evolución química de los seres vivos. El
punto de partida para la evolución química de los compuestos orgánicos (y nuestra
atmósfera actual) es probablemente una atmósfera que contenía predominante-
mente N2, junto con algo de vapor de agua y CO2, así como cantidades menores o
trazas de otros constituyentes que pudieron ser NO, CO, HCl y/o H2.

Muchos compuestos orgánicos que nos son familiares hoy en día, como petróleo, hi-
drocarburos, aminoácidos, carbohidratos y lípidos, han sido biosintetizados por los or-
ganismos vivos. Sin embargo, originalmente no había organismos vivos, y compuestos

Figura 2.1

La energía de
la luz solar Dióxido de carbono

Agua

Respiración de
animales, plantas,
hongos y bacterias

Fotosíntesis
de las plantas
y bacterias
Oxígeno

Carbohidratos

La fotosíntesis y la respiración son dos procesos complementarios. Los productos de “desecho” de


uno son la “materia prima” del otro, y viceversa. Los dos crean un ciclo interconectado que mantiene los
niveles de oxígeno y dióxido de carbono de la atmósfera.

128
UNIDAD 2 Aire, intangible pero vital

como los anteriores deben haber sido formados


Figura 2.2
abióticamente (sin participación de seres vivos).
Electrodos
Para tratar de establecer si esto fue posible, se
ha hecho gran número de experimentos tra-
tando de simular las condiciones prebióticas
Chispa de
(antes de que hubiera seres vivos) primitivas descarga
de la Tierra.

Entre los primeros experimentos figuran los A la bomba


de vacío CH4
realizados por el químico estadounidense Stan-
NH3
ley Miller, que utilizó un aparato como el que se Gases
H2O
muestra en la figura 2.2. H2
Salida
El agua fue hervida y condensada de mane- de agua
ra alternada, para promover la circulación en
un sistema donde inicialmente se empleó una Condensador
mezcla de NH3, CH4, H2 y vapor de agua, como la Entrada
“atmósfera” o fase de vapor, y mediante chispas de agua
entre los electrodos de tungsteno se simularon
Gotas
los relámpagos que descargaron las nubes.
de agua
Después de una semana de operación conti-
nua, había CO y N2 como principales productos Agua con
gaseosos; algo de CH4 permanecía, pero la ma- compuestos
yoría del NH3 se había consumido. De la fuen- Agua en orgánicos
ebullición
te original de carbono (el CH4) se formó gran
número de moléculas orgánicas, tales como Aparato utilizado para simular la composición y condiciones en la atmósfera
aminoácidos y ácidos carboxílicos sencillos que se prebiótica.
encontraron en la fase acuosa. También se for-
mó un material polimérico insoluble.

Sin embargo, recientes investigaciones sugieren que es poco probable que niveles
significativos de NH3 y CH4 estuvieran presentes en la atmósfera prebiótica. Por
ejemplo, el NH3 puede descomponerse por fotólisis (descomposición por fotones
energéticos) y también es muy soluble en agua.

Experimentos posteriores en los que se utilizó una mezcla gaseosa compuesta de


N2, CO, CO2, H2 y vapor de agua dieron como resultado esencialmente los mismos
productos. En estos sistemas, que se asemejan de manera más cercana a la pro-
bable atmósfera prebiótica de la Tierra, la fuente de carbono para los productos
orgánicos fue CO2 y CO.

Experimentos como los anteriores no son concluyentes, pero indican que los com-
puestos orgánicos necesarios para el desarrollo de los organismos vivos pudieron
haber sido formados abióticamente en la Tierra.

La atmósfera también desempeña una función física muy importante, al actuar co-
mo un regulador del calor proveniente del Sol, y también del reflejado por la Tierra.
El calor absorbido por la atmósfera durante las horas del día es desprendido en la
noche, ayudando a equilibrar la temperatura. Sin la atmósfera, la temperatura de
la superficie de la Tierra sería muy alta cuando está bañada por la luz solar, pero muy
baja durante la oscuridad. Las principales características de la atmósfera, en donde
se incluyen las temperaturas de las diferentes capas, se muestran en la figura 2.3.

129
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente

Figura 2.3

Zona y distancia Temperatura Presencia de ozono,


de la superficie iones y presión
atmosférica

Espacio
1 200 ºC
500 km

Termosfera O2+, O+, NO+

292 ºC
3 3 1024 atm
85 km

Mesosfera O21, NO1


22 ºC
0.001 atm
50 km

Capa de
ozono O3
Estratosfera
256 ºC
km
10-16 0.1 atm

N2, O2
15 ºC
Troposfera CO2, H2O

1 atm
Superficie de la Tierra

Principales características de la atmósfera de la Tierra (no se ha respetado la escala).

Cerca de 75% de la masa del aire de la Tierra se encuentra en la capa más interna
de la atmósfera, la troposfera, que se extiende hasta unos 16 km sobre el nivel del
mar, en el ecuador, y cerca de 8 km sobre los polos. Esta delgada y turbulenta masa
de aire regula el clima del planeta, por las corrientes de aire que origina al elevarse
y caer en forma de viento. Durante la historia de la Tierra, la composición de la tro-
posfera ha variado considerablemente. Aunque no se conoce su composición exacta
a través del tiempo, los científicos “atmosféricos” estiman que hace 4 400 millones
de años predominaban el dióxido de carbono (CO2), el nitrógeno (N2) y el vapor de
agua (H2O). También se encontraban presentes trazas de metano (CH4), amoniaco
(NH3), sulfuro de hidrógeno (H2S) y cloruro de hidrógeno (HCl). Hoy se encuentran
fundamentalmente en la troposfera, el N2 y el O2, con trazas de otros gases.

La segunda capa de la atmósfera de nuestro planeta, la estratosfera, se extiende de


16 a 50 km sobre el nivel del mar. Aunque la estratosfera contiene menos materia
que la troposfera, su composición porcentual es similar a ésta, con una excepción
notable: hace acto de presencia el ozono.

La protección solar global de ozono en la estratosfera evita que 99% de las dañinas
radiaciones solares ultravioleta lleguen a la superficie de la Tierra. A diferencia del

130
UNIDAD 2 Aire, intangible pero vital

aire de la troposfera, el aire de la estratosfera está en plena calma, sin mezclado


vertical. Los pilotos de aviones jet prefieren volar en esta zona, ya que hay muy poca
turbulencia y excelente visibilidad (ausencia casi total de nubes). Volar en los ni-
veles más bajos de la estratosfera también mejora el rendimiento del combustible,
porque la delgada capa de aire ofrece menos resistencia al empuje de las turbinas
del avión. La temperatura se eleva con la altitud de la estratosfera, hasta que apare-
ce otra disminución brusca. Este cambio marca el fin de la estratosfera y el principio
de la siguiente capa: la mesosfera, que se extiende de los 50 a los 85 km de altura. La
penúltima capa, la termosfera, en donde inicialmente la temperatura sube de 2100
8C hasta 100 8C, es la capa comprendida entre los 85 km y los 500 km de altura,
donde la temperatura es cercana a los 1 200 8C. La última capa, la exosfera, conocida
comúnmente como espacio, comprende de los 500 km de altura en adelante.

Mezcla homogénea indispensable para la vida.


Composición porcentual de N2, O2, CO2, Ar y H2O
La composición actual de una muestra de aire seco y limpio en la troposfera se muestra
en la tabla 2.1. El 99% consiste de dos gases, cuyas composiciones en volumen son:
78% (nitrógeno) y 21% (oxígeno). El aire también contiene vapor de agua, cuyas con-
centraciones pueden variar desde 0.01% en volumen en los fríos polos, hasta 4% en
el cálido y húmedo trópico.

Tabla 2.1 Composición del aire seco a nivel del mar


Porcentaje en Porcentaje en
Gas Gas
volumen volumen
Nitrógeno 78.084 Criptón 0.0001 (1 ppm)
Monóxido de
Oxígeno 20.948 0.00001* (100 ppmm)
carbono
Argón 0.934 Xenón 0.000008 (80 ppmm)
Dióxido
0.033* (330 ppm) Ozono 0.000002* (20 ppmm)
de carbono
Neón 0.00182 (18.2 ppm) Amoniaco 0.000001 (10 ppmm)
Dióxido de
Hidrógeno 0.0010 (10 ppm) 0.0000001* (1 ppmm)
nitrógeno
Dióxido de
Helio 0.00052 (5.2 ppm) 0.00000002* (.2 ppmm)
azufre
Metano 0.0002* (2 ppm)
* Trazas de gases que son de gran importancia ambiental y que se verán en este capítulo.
ppm = partes por millón.
ppmm = partes por mil millones, o partes por billón en la notación inglesa.

Los valores de esta tabla, que deberían corresponder a una mezcla homogénea de ga-
ses formada por un balance natural y ecológico, indispensable para mantener la vida
de los organismos, se vio afectada de manera significativa durante el siglo xx, debido
a la gran actividad industrial y consecuente emisión de gases a la atmósfera. Existen
dos procesos naturales en la atmósfera que juegan un papel crucial en el clima y
formas de vida (biodiversidad) de la Tierra: uno es el efecto invernadero, que atrapa el

131
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
calor en la troposfera, y el otro la capa de ozono de la estratosfera, que filtra la mayoría
de las radiaciones ultravioleta provenientes del Sol.

Existen considerables evidencias de que los gases desprendidos a la atmósfera y


derivados de la actividad humana han aumentado el efecto invernadero natural
y conducido al calentamiento global; también se ha demostrado de manera incon-
trovertible que la concentración de ozono en la estratosfera se ha reducido, efecto
conocido como agotamiento de la capa de ozono. La tabla 2.2 resume las características
de estos dos procesos.

Tabla 2.2 Características de los dos procesos


atmosféricos globales más importantes
Efecto invernadero La capa de ozono

Lugar de la atmósfera
Troposfera Estratosfera
donde se lleva a cabo
Atrapa el calor cerca de
la superficie terrestre Filtra la radiación
Proceso que ocurre (absorbe la radiación de ultravioleta proveniente
longitud de onda corta e del Sol
irradia la de onda larga)
Gases naturales que Vapor de agua, dióxido
Oxígeno y ozono
intervienen de carbono y metano
Compuestos
Dióxido de carbono, clorofluorocarbonados,
Gases contaminantes
metano, compuestos halones,* tetracloruro de
derivados de la actividad
clorofluorocarbonados carbono, triclorometano
humana
y óxido nitroso (N2O) (cloroformo), gases que
contienen halógenos
Agotamiento de la capa de
Problema resultante Calentamiento global
ozono
* Compuestos estructuralmente similares a los CFS, pero que contienen un enlace carbono-bromo.
Por ejemplo: CF2BrCl, halón-1211, que se utiliza en extinguidores portátiles de fuego.

Por otro lado, los ciclos biogeoquímicos, o ciclos de los nutrientes de la Tierra (ciclos del
carbono, del fósforo, del nitrógeno, del agua y del oxígeno, que constituyen los procesos
naturales que permiten reciclar los nutrientes en varias formas de productos quí-
micos de un ambiente sin vida a los organismos vivos y, de nuevo, al ambiente sin
vida), se han visto afectados por las emisiones de gases derivadas de las actividades
humanas, alterando las fases gaseosas de algunos de estos ciclos.

Los seres humanos añadimos a la troposfera cerca de una cuarta parte del CO2 que
produce la naturaleza, por la combustión de combustibles fósiles y la quema de
árboles para abrir la floresta para fines de cultivo agrícola. Esta injerencia masiva
en el ciclo del carbono (figura 2.4) provoca el calentamiento de la Tierra y altera el
clima global de las regiones productoras de alimentos. También se alteran los flujos
naturales de energía, produciendo enormes cantidades de masas calientes de aire
(“islas de calor”) y domos de polvo sobre las áreas urbanas.

Al quemar combustibles fósiles y utilizar fertilizantes nitrogenados lanzamos tres


veces más óxidos de nitrógeno (NO, NO2 y N2O) y gas amoniaco (NH3) a la troposfera
que el desprendido por los procesos naturales en el ciclo del nitrógeno.

132
UNIDAD 2 Aire, intangible pero vital

Figura 2.4

Energía
solar Dióxido de carbono
(CO2) en el aire CO2

Respiración
de las CO2
plantas CO2
Fuego

Fijación de carbono
en la biomasa de Alteraciones volcánicas
plantas verdes por Respiración de las CO2
la fotosíntesis células de plantas
Alimentación
terrestres
por heterótrofos*

El CO se disuelve Animales y depredadores


en el agua y
el carbón se fija
por fotosíntesis,
en la biomasa
de las algas
y el fitoplancton

Conchas y caracoles Combustión


de combustibles
Sedimentación Conversión a carbón, fósiles
de la biomasa petróleo y gas natural
Millones (combustibles fósiles)
de años
Millones
de años

El carbono se fija
en el carbonato de
calcio de las conchas

El ciclo del carbono. Los paralelepípedos de la figura representan compuestos o mezclas de carbono, y las flechas se refieren al movimiento o flujo
del carbón de una mezcla a otra.
* Heterótrofos. Cualquier organismo que consume materia orgánica como fuente de energía.

En la troposfera, la mayoría de los óxidos de nitrógeno se convierten en vapor de


ácido nítrico (HNO3), que cuando llueve participa (junto con el ácido sulfúrico, ¡vaya
par de ácidos!) en la lluvia ácida —de la cual hablaremos en el tema precipitación áci-
da—, aumentando la acidez del suelo, de las corrientes de agua y de los lagos, con el
consiguiente daño a las especies animal y vegetal.

El dióxido de azufre (SO2) en la troposfera, producido principalmente por la refi-


nación del petróleo y la combustión del carbón y de los derivados del petróleo, es
aproximadamente dos veces más alto que lo que la naturaleza produce en el ciclo

133
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
del azufre. La mayor parte de este dióxido de azufre se convierte en ácido sulfúrico,
que tiene el mismo comportamiento que el ácido nítrico.

Éstos son sólo algunos de los productos químicos que arrojamos a la troposfera.
Pequeñas cantidades de metales tóxicos, como el arsénico, cadmio y plomo, también
circulan en la naturaleza en ciclos químicos. Los científicos estiman que estamos dese-
chando a la atmósfera cerca de dos veces más arsénico, siete veces más cadmio y 17
veces más plomo que la naturaleza.

El aire es ligero, sin embargo, pesa.


Propiedades físicas de los gases
El aire está presente en todos lados, no tiene volumen ni forma pro-
Figura 2.5
pia, al igual que todos los gases. Sin embargo, podemos detectar su
presencia al trasvasar el contenido de un frasco a otro. Si se introduce
un frasco “vacío” dentro de un cubo con agua y se coloca en la boca
de otro lleno de agua, el aire contenido en el frasco “vacío” desaloja el
agua del otro (figura 2.5).
Agua El aire es ligeramente soluble en agua. La solubilidad depende de la tem-
peratura del agua; por ejemplo, un litro de agua puede disolver 30 cm3
de aire a 0 8C, y 15 cm3 a 30 8C. Esto explica el desprendimiento de bur-
bujas de aire cuando se calienta el agua, ya que la solubilidad del aire
disminuye en agua caliente y el aire escapa en forma de burbujas.

Como todos los gases, el aire es comprimible, expandible y elástico. Sus


propiedades son puestas en práctica en numerosas aplicaciones: cilin-
dros con aire comprimido para los buzos, suspensiones neumáticas
para vehículos de transporte, etcétera.

El aire tiene peso. La masa de un litro de aire es de casi 1.3 g. Esto se


puede demostrar mediante el experimento que se muestra en la figura
El aire invisible desaloja el agua visible de un 2.6. En una báscula de platillos, con una tara se equilibra un recipiente
frasco. ¿La desalojará totalmente? Realiza este al que se le ha hecho el vacío. Si se permite que el aire entre al reci-
experimento en el laboratorio de química. piente rarificado, el equilibrio se rompe.

Figura 2.6

Grifo cerrado Grifo abierto

Tara Tara

Recipiente Recipiente
al vacío lleno de aire

El aire pesa. Por efecto de su peso, puede soportar una columna de agua de poco más de 10 m de altura.

134
UNIDAD 2 Aire, intangible pero vital

El peso del aire que se encuentra en la capa superior


Figura 2.7
comprime el aire a nivel del mar, haciéndolo más denso p
que el aire de diferentes altitudes. La mitad de la masa de
la atmósfera se encuentra debajo de los 5.5 km de altura,
y un jet que vuela a una altitud crucero típica de 10 km lo
hace arriba de 70% de la masa de la atmósfera.

Las propiedades físicas de la atmósfera en sí mismas son


difíciles de estudiar, principalmente porque no son uni-
formes en composición, temperatura y densidad. Una ra-
zón de esta falta de uniformidad en su composición es el
efecto de la radiación solar, que origina distintas reacciones
químicas a diferentes altitudes. La densidad del aire va- Un gas puede ser fácilmente comprimido a volúmenes más pequeños,
aumentando la presión p en el pistón. Esta propiedad sugiere que existe
ría con la altitud debido en parte a que la temperatura se
mucho espacio entre las moléculas de un gas, y al aumentar la presión
altera, pero también como resultado de la compresibilidad se les confina a un espacio más pequeño.
del aire, es decir, su propiedad de compactarse dentro de
un volumen pequeño.
Figura 2.8
Una muestra de gas confinada dentro de un recipiente
ejerce presión, la cual, de acuerdo con la teoría cinética mo-
lecular, se debe a que las partículas individuales del gas Vacío
golpean las paredes del recipiente, ejerciendo presión al
recipiente que las contiene (figura 2.7); asimismo, puede
expandirse en un volumen más grande (figura 2.8).
Cerrado Abierto
Volviendo al caso de la presión atmosférica, y en virtud de
que ésta es causada por el peso de la columna de aire,
para medirla a nivel del mar, donde la altura de la colum-
na es máxima, el científico italiano Evangelista Torricelli Gas
ideó un dispositivo (figura 2.9), conocido como barómetro
de Torricelli y cuyo principio es el equilibrio entre la pre-
sión debida a la altura de la columna de aire y la presión
ejercida por la altura de una columna de mercurio. Con la misma facilidad que se comprime, un gas se expande en un
volumen mayor.

Figura 2.9

Vacío
760 mm de Hg
para una atmósfera
estándar Columna de
mercurio

b El barómetro de Torricelli.
La altura de la columna de mer-
curio, una medida de presión, se
Presión expresa como milímetros de mer-
atmosférica curio. Una presión de una atmós-
fera (atm) soporta una columna
de mercurio de 760 mm de altura;
esto sólo sucede a nivel del mar.

135
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
Otra propiedad física de todos los gases es su expansión cuando se calienta, o su
contracción cuando se enfría, como se ilustra en la figura 2.10. La gráfica representa
los cambios de volumen de muestras de diferentes tamaños de hidrógeno y oxígeno
cuando se enfrían en diferentes recipientes. Se aprecia claramente que ambos gases
ocupan menores volúmenes conforme la temperatura disminuye. Este comporta-
miento es acorde con la teoría cinética molecular de los gases: conforme la tem-
peratura de un gas disminuye, las partículas de éste se mueven más lentamente,
se impactan contra el recipiente con menos fuerza y menos frecuencia, y entonces
ejercen menos presión.

Figura 2.10
50

40
Volumen del gas (mL)

Hidrógeno (H2)
30

20
Cero absoluto Oxígeno (O2)
2273.15 ºC
10

2300 2200 2100 0 100 200 300

Temperatura (ºC)

La relación entre la temperatura y el volumen de un gas (a presión constante). Conforme la temperatura aumenta, el volumen también se
incrementa, de forma que al graficar la temperatura en función del volumen obtenemos una línea recta.

Un aspecto interesante de esta gráfica es que las dos rectas se intersecan a la tem-
peratura de 2273.15 8C, donde el volumen parece ser cero. La recta de cualquier gas
llegaría a un volumen de cero a esta temperatura, aunque en la realidad el volumen
del gas no lo hace; todos los gases se licuan antes de llegar a esa temperatura.

En 1848, William Thompson, conocido como Lord Kelvin, propuso que sería conveniente
tener una escala de temperatura en la cual el valor 0 correspondiera a 2273.15 8C,
y se le llamara el cero absoluto. Esta temperatura se llama ahora 0 Kelvin (K), y es la
base de la escala de temperaturas Kelvin.

Quizá una de las propiedades físicas más interesantes de todos los gases es su misci-
bilidad, es decir, su capacidad para mezclarse en todas proporciones con otros gases.
La miscibilidad de los gases se explica por la gran distancia que existe entre las
moléculas de un gas. En efecto, “siempre hay lugar para algunas moléculas más”.
John Dalton fue el primero en determinar esta propiedad de los gases; cuando dos o
más gases se mezclan, la presión que ellos ejercen en el recipiente que los contie-
ne es la suma de las presiones que cada gas ejercería si fuera el único en el recipien-
te. Por ejemplo, la atmósfera de la Tierra puede permitir que cualquier otro gas se
mezcle, y la presión barométrica total sería la suma de las presiones de los gases

136
UNIDAD 2 Aire, intangible pero vital

componentes. Si representamos las presiones de los cinco componentes principales


de la atmósfera como PO2, PN2, PH2O, PAr y PCO2, entonces la Patm es:

Patm 5 PO2 1 PN2 1 PH2O 1 PAr 1 PCO2 (2.1)

Un ejemplo para ilustrar cómo se mezclan los gases entre sí es recordar lo que su-
cede cuando tus compañeras entran al salón de clase. Su perfume es percibido de
inmediato por aquellos que se sientan junto a ellas y, eventualmente, por todos los
que están en el salón de clase (siempre y cuando hayan utilizado el mismo perfu-
me, lo cual no es muy común, y entonces el olor resultante ya no es el mismo que
detectó el compañero más cercano, sino una mezcla del olor de todos los perfumes).
Los perfumes contienen sustancias volátiles, es decir, que vaporizan fácilmente (for-
man un gas a temperatura ambiente), y estos compuestos químicos se mezclan con
los otros gases de la atmósfera del salón. Aun cuando no hubiera un movimiento
aparente del aire en el salón, el olor de los perfumes llegará eventualmente a todos
los que se encuentren en él. Debido al irregular movimiento molecular, la mezcla de
uno o más gases se conoce como difusión gaseosa. En un tiempo dado, las moléculas
de un nuevo componente en una mezcla de gases se mezclarán completamente con
los otros componentes para formar una mezcla homogénea.

Leyes de los gases: Boyle, Charles y Gay-Lussac


En 1662, el científico inglés Robert Boyle (1627-1691), al investigar el comportamiento
de un gas en una serie de experimentos, encontró que si se cambia una de sus ca-
racterísticas (por ejemplo presión) y se observa cómo responde otra característica
(volumen), el volumen de un gas varía con su presión, y que del producto de las dos
variables se obtiene un valor constante cuando las otras dos variables (temperatura
y número de partículas de gas) se mantienen constantes durante la investigación.
En la tabla siguiente se muestran los resultados obtenidos con un gas ideal a 25 8C.

Presión (p) (torr) Volumen (V) (mL) p 3V

50 400 20 000
100 200 20 000
200 100 20 000
400 50 20 000
500 40 20 000

Estos cinco pares de datos nos muestran que el volumen varía inversamente con
la presión. En otras palabras, un aumento en la presión está acompañado por una
disminución en el volumen (y viceversa), a temperatura y número de partículas de
gas constante. O, expresado de otra forma: el producto de la presión y el volumen es
constante bajo estas condiciones. Esta relación se conoce como Ley de Boyle:

presión 3 volumen 5 constante

(a temperatura y número de partículas constante)

p3V5k (2.2)

137
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
Si graficamos los datos dados en la tabla, obtenemos
Figura 2.11
una curva (figura 2.11), que en matemáticas se lla-
500 ma hipérbola rectangular, característica de las relacio-
450
nes inversas.

Además del torr (mm de Hg) se utilizan indistinta-


400
mente otras unidades de presión. La tabla 2.3 nos
350 muestra las conversiones más usuales.
Volumen (mL)

300 Una aplicación de la Ley de Boyle sería, por ejemplo,


en un globo meteorológico (de paredes elásticas)
250
que contiene 500 litros de aire a presión atmos-
200 férica normal al nivel del mar de 760 torr. Si una
tormenta se aproxima, hace que baje la presión a
150
735 torr y el globo se expandirá. El producto de la
100 presión y su volumen iniciales es igual al producto
de la presión final por el nuevo volumen del globo,
50
que en los dos casos es una constante:
0

0 50 100 150 200 250 300 350 400 450 500 p1V1 5 p2V2 5 constante (2.3)

Presión (torr)
(760 torr) (500 litros) 5 (735 torr) (x litros)
La Ley de Boyle expresada gráficamente con los datos de la tabla anterior.
Cada punto de la curva obedece a la Ley de Boyle: p 3 V 5 constante.
(760)(500)
x5 5 517 litros será el volumen final
735
del globo.

En 1787, Jacques Charles, químico e inventor francés, investigó la relación entre la


temperatura y el volumen de un gas ideal, manteniendo constantes las otras dos
variables (la presión y el número de partículas del gas). Descubrió que cuando se
mantienen constantes las dos variables mencionadas, si se calienta un gas de 0
a 1 8C, se expande 1/273 de su volumen. También pudo observar que haciendo el
proceso contrario, esto es, bajando la temperatura de 0 a 21 8C, se contraía el volu-
men en esa cantidad. Charles razonó que si un gas a 0 8C fuera enfriado a 2273 8C
(actualmente se ha encontrado que el valor es de 2273.15 8C), su volumen sería ce-
ro (figura 2.12).

Todos los gases se convierten en líquidos o en sólidos antes de llegar a esa tempe-
ratura. Para llegar a la licuefacción, además de reducir la temperatura, es necesario

TABLA 2.3 Las conversiones de las unidades de presión más usuales

Unidad Bar Pascal (Pa) Atmósfera mm de Hg (torr) Libras/pulg2

Bar 1 100000 0.986923 750.062 0.06894757


Pascal (Pa) 0.00001 1 0.000009869 0.00750062 0.000145038
Atmósfera 1.01325 101325 1 760 14.6959
mm de Hg (torr) 0.001333224 133.3224 0.001315789 1 0.019336
Libras/pulg 2
0.06894757 6894.757 0.068046 51.521771 1

138
UNIDAD 2 Aire, intangible pero vital

Figura 2.12

Helio
6

5
Volumen del gas (L)

Metano
4

3 Agua

2 Hidrógeno

73 173 273 373 473 573 673

0 Temperatura (K)
Cero absoluto

Gráfica de volumen-temperatura absoluta para algunos gases representativos, o gráfica de la Ley de


Charles.

aplicar una presión mucho mayor que la presión constante del experimento. Como
vimos anteriormente, a esa temperatura se le llamó el cero absoluto, por ser la tempe-
ratura a la cual el volumen se aproxima a cero (ya que las partículas de gas tienen,
aunque muy pequeño, un volumen). Como esta temperatura ya había sido prevista
por el físico inglés Kelvin, a la escala de temperaturas que parten del cero absoluto
se le dio el nombre de escala Kelvin.

La relación que se obtiene de la gráfica de la figura 2.12 es que el volumen de un gas


que se comporta de manera ideal es directamente proporcional a la temperatura
Kelvin, que es como lo enuncia precisamente la Ley de Charles:

volumen
5 constante (2.4)
temperatura

(a presión y número de partículas constantes)

que podemos describir en la forma:

V1 V2
5 5 constante (2.5)
T1 T2

(la pendiente de cada recta en la figura 2.12)

en donde la temperatura siempre se expresa en grados Kelvin.

K 5 273.15 1 8C

139
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
Ejemplo

El volumen de un gas que se comporta de manera ideal es de 300 L a 227 8C. ¿Qué
volumen ocupará a 27 8C si su presión y número de partículas permanecen cons-
tantes?

SOLUCIÓN:

V1 V2
5
T1 T2

donde V1 5 300 L, V2 5 x

T1 5 227 8C 1 273.15 5 500.15 K

T2 5 27 8C 1 273.15 5 300.15 K

despejando V2

300 L ? 300.15 K
V2 5
500.15 K
V2 5 180 L

A finales de 1700, Joseph-Louis Gay-Lussac, en un descubrimiento muy similar al efec-


tuado por Jacques Charles, encontró que la relación entre la presión y la tempera-
tura Kelvin era directamente proporcional, p ~ T, siempre y cuando el volumen y el
número de partículas se mantuvieran constantes.

presión
5 constante (2.6)
temperatura

o en forma equivalente:

p1 p2
5 5 constante (2.7)
T1 T2

Esta relación es conocida como Ley de Gay-Lussac, y su representación gráfica p vs. T


es idéntica a la de la Ley de Charles, expresando la T en grados K.

Esta ley indica que la temperatura debe aumentar si la presión se incrementa. Asi-
mismo, si la presión disminuye, la temperatura debe decrecer. Estos cambios se
observan, por ejemplo, cuando se esparce sobre la piel un aerosol desodorante o un
perfume en aerosol. La sensación fría sobre la piel se debe a que la presión en el ae-
rosol disminuye al ser expulsada y la temperatura sufre una disminución similar.

Ejemplo

La presión de un gas que se comporta de manera ideal es de 50 000 pascales a la tem-


peratura de 327 8C. ¿Qué temperatura tendrá el gas en grados Celsius, si la presión
ejercida es de 25 000 pascales y si el volumen y el número de partículas permanecen
constantes?

140
UNIDAD 2 Aire, intangible pero vital

SOLUCIÓN:

p1 p2
5
T1 T2

p1 5 50 000 pascales
T1 5 327 8C 1 273.15 5 600.15 K
p2 5 25 000 pascales
T2 5 x

Despejando y sustituyendo valores queda:

25 000 3 600.15
T2 5 5 300.075 K
50 000
T2 5 300.075 2 273.15 5 26.925 8C
T2 5 26.925 8C

Cuando existen cambios en dos variables de un gas (por ejemplo, la presión y la


temperatura), y hay un número constante de partículas, caso que se presenta fre-
cuentemente en la práctica, se pueden combinar de manera algebraica las tres le-
yes antes mencionadas para llegar a la ecuación de la Ley combinada de los gases, que
se comportan de manera ideal:

p1V1 p2V2
5 (2.8)
T1 T2

La masa de las partículas de un gas no varía con la temperatura y la presión, de tal


manera que cuando comparamos la masa (o el peso) de dos gases, no es necesario
tomar en cuenta ni la temperatura ni la presión. Por el contrario, cuando queremos
comparar el volumen de los gases es necesario considerarlos bajo las mismas con-
diciones de temperatura y presión. Las condiciones estándar que se han escogido para
este fin son 0 8C (273 K) y 1 atmósfera (760 torr). Estos valores son conocidos como
temperatura y presión estándar (TPE).

Luego se mide el volumen del gas bajo las condiciones de temperatura y presión del
experimento, y se aplica la ley combinada de los gases para convertir este volumen
al que ocuparía bajo condiciones de TPE.

Ejemplo

Una masa fija de gas tiene un volumen de 0.440 L a 13 8C, y 836 torr de presión.
Calcular su volumen a TPE.

SOLUCIÓN: Aplicamos la ecuación combinada de los gases:

p1V1 p2V2
5
T1 T2

T1 5 13 8C 5 286.15 K T2 5 0 8C 5 273 K
V1 5 0.440 L V2 5 x
p1 5 836 torr p2 5 760 torr

141
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
Despejando V2 y sustituyendo valores nos queda:

836 273
V2 5 0.440 3 3 L
760 286.15
5 0.462 L

Hay que observar que el factor 836


760
es mayor que 1, es decir, que una disminución
de presión da como resultado un aumento de volumen; por el contrario, el factor
273
286.15
es menor que 1 porque una disminución de temperatura da lugar a una dis-
minución del volumen.

Teoría cinética-molecular de los gases ideales


La teoría cinética molecular de los gases ideales es un caso particular de la teoría cinética.
Esta última establece que las partículas minúsculas de todo tipo de materia se ha-
llan en constante movimiento. Estas partículas pueden ser átomos, iones o molécu-
las de gases, líquidos o sólidos.

Por ahora nos enfocaremos en su aplicación a los gases que, como hemos visto,
son fácilmente comprimibles y llenan cualquier recipiente que los contenga. Este
comportamiento y muchas otras propiedades de los gases se pueden explicar fácil-
mente con la teoría cinética de los gases ideales.

Los postulados básicos de la teoría cinética de los gases son:

1. Un gas está compuesto de partículas, usualmente moléculas o átomos. Se considera a


estas partículas como pequeñas esferas duras, con volumen insignificante y leja-
nas unas de otras. Entre ellas existe un espacio vacío, que no contiene absoluta-
mente nada. No existen fuerzas de atracción o de repulsión entre las partículas.

2. Las partículas en un gas se desplazan rápidamente con movimientos irregulares. Viajan


en línea recta y se mueven de manera independiente. Las partículas cambian de
dirección cuando rebotan de los choques de una con otra o con otros objetos.

3. Todos los choques son perfectamente elásticos. El término perfectamente elásticos sig-
nifica que, si bien existe una transferencia de energía de una partícula a otra
durante el choque, la energía cinética total permanece constante.

Mediciones experimentales indican que la velocidad promedio de las moléculas de oxí-


geno en el aire a 20 8C es aproximadamente de ¡1 650 kmyh! Decimos “velocidad
promedio” porque algunas partículas se mueven más rápidamente que otras. A esa
velocidad tan alta, las moléculas de una botella de perfume abierta en México, D. F.,
deberían llegar a las inmediaciones del estado de Nueva York, EUA, en aproximada-
mente tres horas. Esto, sin embargo, nunca sucede, porque su trayectoria de viaje
sin ningún impedimento es muy corta. Las moléculas de perfume golpean cons-
tantemente a las moléculas de aire y rebotan en todas direcciones. Esta trayectoria
irregular se ilustra en la figura 2.13.

El comportamiento físico de un gas depende entonces de su volumen, temperatura y


presión. El volumen de un gas es el volumen del recipiente que lo contiene, porque
los gases se expanden para llenar completamente su contenedor.

142
UNIDAD 2 Aire, intangible pero vital

Figura 2.13

En la figura que se encuentra a la izquierda las partículas de un gas tienen movimientos caóticos y al azar. Chocan constantemente una con
otra y con las paredes del recipiente. En la figura de la derecha se considera a una sola partícula de gas moviéndose a través del espacio, donde
frecuentemente cambia de dirección debido a choques con las paredes.

Figura 2.14
Debido a que las partículas de un gas están en
Muchas moléculas tienen una
movimiento continuo, poseen energía cinética. energía cinética intermedia
Cuando un gas se calienta, sus partículas absor-
ben energía térmica. Una parte de esta energía
se utiliza para aumentar la energía dentro de las
Porcentaje de moléculas

partículas (y que se conoce como energía interna,


que explicamos con anterioridad) y el resto va a
aumentar la energía cinética de las partículas, Baja Pocas moléculas tienen una
es decir, a incrementar su velocidad. temperatura energía cinética muy alta
Alta
En un conjunto de moléculas habrá un amplio temperatura
intervalo de energías cinéticas, partiendo de
energías muy bajas hasta las muy altas, pero la
mayoría de las moléculas tiene un valor inter-
medio (figura 2.14).
Energía cinética
Conforme se eleva la temperatura, también lo
hace la energía cinética. Cuando se habla de la
m La curva de la izquierda muestra la
energía cinética de una sustancia, los científicos utilizan el dato de la energía ci- distribución de un conjunto de molécu-
nética promedio de las partículas. La energía cinética promedio de las partículas de una las a baja temperatura. Hay que observar
sustancia es proporcional a la temperatura de la sustancia, es decir, podemos determinar que la mayoría de las moléculas tienen
energías intermedias. La curva de la de-
cuánto aumenta (o disminuye) la energía cinética, midiendo cuánto aumenta (o recha muestra la distribución de energía
disminuye) la temperatura. Así, la temperatura es una medida de la energía cinética cinética del mismo conjunto de molécu-
promedio de las partículas de una sustancia. Adviértase que no es el total de la ener- las a una temperatura más alta. La ener-
gía cinética promedio ha aumentado. El
gía térmica que la sustancia ha absorbido. Las partículas de todas las sustancias intervalo de energías de las moléculas es
que están a la misma temperatura tienen la misma energía cinética promedio. también mayor.

143
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
Teóricamente, la temperatura a la cual una sustancia puede elevarse, no tiene límite.
Por el contrario, sí existe un límite inferior, ya que a muy bajas temperaturas, las par-
tículas de todas las sustancias dejarían de moverse. Como ya hemos visto, la tempe-
ratura a la cual el movimiento de las partículas cesa se conoce como cero absoluto.

Por efecto del movimiento de las partículas de un gas, se ejerce una fuerza cuando és-
tas chocan con otros cuerpos. Como es obvio, esa fuerza individual no sería posible de
medir. Sin embargo, no es difícil imaginar que muchas colisiones simultáneas pueden
producir una fuerza que se pueda medir sobre el objeto con el que choca. La presión
de un gas es el resultado de billones de choques simultáneos de las partículas de gas
sobre un objeto. Cuando no existen partículas de gas no hay choques que causen pre-
sión, y a ese volumen resultante le llamamos vacío. La presión, p, es la fuerza total ejer-
cida por las partículas de gas, dividida entre el área sobre la cual es ejercida la fuerza.

fuerza
presión 5
área

Las unidades de presión originalmente estuvieron relacionadas con la presión atmos-


férica (en condiciones climáticas normales), siendo a nivel del mar de 760 mm de
Hg. La unidad de 1 mm de Hg ha sido casi totalmente reemplazada por la unidad
1 torr (llamada así en honor de Evangelista Torricelli). La presión atmosférica en el
exterior de un jet a su altitud de crucero es de cerca de 200 torr, por lo que su cabina
debe estar presurizada aproximadamente a 700 torr. Cuando se origina una aber-
tura en el jet por un accidente, este diferencial de presiones origina una tremenda
fuerza de succión proveniente de la atmósfera al interior del jet. Una muestra de
aire utilizada para estudiar las reacciones en la alta atmósfera debe tener una pre-
sión de algunos torr. Existen en uso diferentes unidades de presión que se muestran
en la tabla 2.4, así como sus relaciones.

Tabla 2.4 Unidades de presión

Unidad de presión del SI (Pa):

1 Pa 5 1 kg ∙ m21 ∙ s22 5 1 N ∙ m2 2

Unidades convencionales:

1 bar 5 105 Pa 5 100 kPa 1 atm 5 1.01325 3 105 Pa 5 101.325 kPa


1 atm 5 760 torr 1 torr 5 1 mm de Hg 5 133.3 Pa
1 atm 5 14.7 lb ? pulg22 1 lb ? pulg22 5 6.895 3 103 Pa

Para usos climatológicos se utiliza la unidad denominada atmósfera (atm); una re-
gión atmosférica de baja presión (área de baja presión) tiene una presión de 0.98
atm al nivel del mar, y en el ojo de un huracán puede ser de 0.90 atm. Una región de
alta presión es de 1.03 atm. Para estudios atmosféricos, además del torr se utiliza el
bar. Por otro lado, la unidad de presión del SI es el pascal (Pa):

1 Pa 5 1 kg ? m21 ? s22

El pascal es una unidad muy pequeña. La presión atmosférica a nivel del mar es
1.01325 3 105 Pa.

144
UNIDAD 2 Aire, intangible pero vital

Mol, Ley de Avogadro, condiciones


normales y volumen molar
Como ya se subrayó, además de la presión, la temperatura y el volumen de un gas,
existe otra variable que está relacionada con las anteriores: el número de partículas;
éstas pueden ser átomos o moléculas del gas en cuestión. Este número de partículas es
finalmente una cantidad de sustancia, y como tal debemos considerarla. De las siete
unidades básicas del Sistema Internacional, la unidad correspondiente a la cantidad
de sustancia es el mol, y su definición es la siguiente:

1. El mol es la cantidad de sustancia de un sistema que contiene tantas entidades


elementales como las que contienen 0.012 kilogramos de carbono 12, y su sím-
bolo es mol.

2. Cuando se emplea el mol, deben especificarse las entidades elementales, que


pueden ser átomos, moléculas, iones, electrones u otras partículas o grupos
específicos de partículas, o inclusive cualquier otra cosa.

El número de entidades que establece la definición 1 del mol es el número de Avo-


gadro (NA), que es igual a 6.02 3 1023 “partículas”.

El mol es uno de los conceptos más útiles e importantes en la química, y tiene tres
aspectos en su aplicación. El primero es cuando nos referimos por ejemplo, a un
mol de plata, y lo transformamos entonces a 6.02 3 1023 átomos de Ag; o cuando
nos referimos a un mol de CO2, y lo convertimos a 6.02 3 1023 moléculas de CO2. ¿Y
si hablamos de un mol de rebanadas de pizza? Es correcto, lo transformamos a 6.02
3 1023 rebanadas de pizza.

El segundo aspecto del mol es cuando nos remitimos a la masa asociada con el
mol; en este caso es la masa de la fórmula de la sustancia expresada en gramos. Por
ejemplo, un mol de H2O tiene una masa de 18 gramos (porque la masa de la fórmula
es 18 u). En este contexto nos referimos a un mol como la masa de la fórmula gramo, y
cuyas unidades son gramos por mol (gymol). Si la fórmula se refiere a un átomo, se
usa el término masa del átomo gramo. En este libro utilizaremos el término más mo-
derno, masa molar (expresada por el símbolo M), para reemplazar todos los términos
utilizados en este párrafo.

El tercer aspecto que hay que considerar en el mol es el relativo al volumen del gas
asociado a un mol de una sustancia gaseosa. Si el gas se comporta de manera ideal,
un mol de partículas de gas ocupará un volumen de aproximadamente 22.4 litros
a TPE. Nos referiremos a este volumen como el volumen molar de un gas ideal (Vm),
cuyas unidades son litros por mol (L ? mol21). Un mol de gas hidrógeno (H2) ocupa
22.4 L a TPE, así como un mol de gas helio (He). Lo anterior no sucede con un mol de
yodo (I2) porque el I2 no es un gas a TPE.

Ahora bien, ¿cómo afecta el número de partículas al volumen de un gas, si la presión


y la temperatura se mantienen constantes? Imaginemos que tenemos un recipiente
cuyo volumen es de cinco litros, y que contiene n moles de gas que se comportan de
manera ideal a TPE. Ahora, supongamos que tenemos un segundo recipiente, que es
idéntico al primero en todos los aspectos. Si permitimos que el contenido de los dos
recipientes esté en uno solo, como se muestra en el diagrama de la siguiente página,
es obvio que tendremos un volumen de 10 L y 2 n moles de partículas de gas.

145
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente

Recipiente 1 Recipiente 2
5.0 L 5.0 L

n moles n moles

a TPE a TPE

Recipientes unidos
10.0 L

2 n moles

a TPE

Si extendemos este razonamiento, llegaremos a la conclusión de que el volumen de un


gas que se comporta de manera ideal es directamente proporcional al número de par-
tículas de gas presentes, si la temperatura y la presión se mantienen constantes. Esta
relación, conocida como la Ley de Avogadro, se expresa de la siguiente manera:

volumen
5 constante (2.9)
número de partículas

(a temperatura y presión constantes)

o en una forma equivalente:

V1 V2
5 (2.10)
n1 n2

En 1811, Amadeo Avogadro propuso esta hipótesis, pero él la expresó en una forma
más general: A la misma temperatura y presión, volúmenes iguales de cualquier gas
(con comportamiento ideal) contienen el mismo número de partículas. Por tanto,
cada uno de los tres recipientes en el diagrama siguiente contienen el mismo núme-
ro n de partículas, aunque haya un gas diferente en cada recipiente.

Gas: CO Gas: H2 Gas: Ar


Presión: 100 torr Presión: 100 torr Presión: 100 torr
Volumen: 5.0 L Volumen: 5.0 L Volumen: 5.0 L
Temperatura: Temperatura: Temperatura:
800 K 800 K 800 K
Número de Número de Número de
partículas: n partículas: n partículas: n

Esta ley básica de la naturaleza establece que todas las leyes de los gases que he-
mos estudiado no dependen de la identidad de un gas. El único requerimiento es que
la muestra de gas se comporte de manera ideal.

Las leyes antes mencionadas pueden combinarse en una sola ley, conocida como la
ley de los gases ideales:

pV 5 nRT (2.11)

146
UNIDAD 2 Aire, intangible pero vital

donde la constante de proporcionalidad combinada R se conoce como la constante


de los gases. Tiene un valor igual a 0.08206 L ? atm ? mol21K21 u 8.314 J K21mol21.

La densidad de un gas disminuye si la temperatura aumenta. La relación entre la den-


sidad y la temperatura, presión y masa molar del gas se puede despejar de la ley de
los gases ideales, ya que el número de moles n es igual a la masa del gas m dividida
entre M, donde M es la masa molar del gas y la densidad 5 myV. Haciendo las susti-
tuciones y despejando nos queda:

m m pM
pV 5 RT; pM 5 RT; densidad 5 (2.12)
M V RT

Ejemplos

1. ¿Cuál es el volumen ocupado por 7.31 g de dióxido de carbono, CO2, a 720 torr y
27 8C?

SOLUCIÓN: Aplicamos la ecuación de la ley de los gases ideales (2.11).

pV 5 nRT en donde R 5 0.0821 L ? atm ? K21 ? mol21 por lo que tendremos que
hacer los siguientes cambios de unidades:

720 torr
p5 5 0.947 atm
760 torr ? atm21
T 5 273 1 27 5 300 K

y calcular n 5 7.31 gy44.01 g ? mol21 5 0.166 moles

Despejando V y sustituyendo valores:

0.116 moles 3 0.0821 L ? atm ? K21 ? mol21 3 300 K


V5 5 4.32 L de CO2
0.947 atm

2. Un litro de oxígeno tiene una masa de 1.43 gramos a 0 8C y 760 torr. Calcular la
masa de un litro de oxígeno a 23 8C y 720 torr.

d1 5 1.43 gyL

Para ilustrar la influencia de un cambio de presión y temperatura en la d1, veáse


la ilustración siguiente:

147
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
De tal forma, la densidad inicial, d1, de 1.43 gyL debe afectarse por los cambios en la
presión y la temperatura conforme a los siguientes factores:

273 K 720 torr


d2 5 1.43 gyL 3 3 5 1.25 gyL
296 K 760 torr

o sea, que al aumentar la temperatura la densidad disminuye y la baja de presión


también hace que la densidad baje (los dos factores son menores a 1). La masa de
un litro es entonces de 1.25 g.

LABORATORIO DE QUÍMICA
El aire que inhalamos y el que exhalamos
Introducción: La respiración de los animales consiste de cinco procesos principales:

1. El aire inhalado entra en los pulmones.

2. Parte del aire entra en la corriente sanguínea.

3. Esta porción de aire, junto con los alimentos asimilados, reaccionan para pro-
veer de energía al animal.

4. Los productos formados pasan de la corriente sanguínea a los pulmones.

5. Los productos formados y el residuo de aire son exhalados.

Los gases más importantes que intervienen en la respiración son el oxígeno (O2)
—que inhalamos junto con el componente más abundante del aire: el nitrógeno
(N2)— y el dióxido de carbono (CO2) formado, que exhalamos con el nitrógeno (que
no reacciona en nuestro organismo) y el oxígeno que no reaccionó. El oxígeno consti-
tuye 21% del volumen del aire inhalado y 16% del aire exhalado. Parte del oxígeno in-
halado se combina con los alimentos de origen orgánico (con base en carbono) para
formar CO2 y desprender energía, para después ser exhalado. En este experimento,
además de efectuar pruebas con el oxígeno del aire y el CO2 exhalado por nuestros
pulmones, para confirmar su identidad, se prepararán muestras de los mismos, y a
partir de reacciones químicas se investigarán algunas de sus propiedades químicas.

Antecedentes: Para obtener oxígeno, se descompone un producto casero muy conoci-


do: agua oxigenada o peróxido de hidrógeno (H2O2). Como los peróxidos que se pro-
ducen en los organismos vivos son tóxicos, la mayoría de los organismos vivos han
desarrollado enzimas (catalizadores biológicos) que los descomponen rápidamente.
Un catalizador es una sustancia que participa en una reacción química e influye en
su velocidad, sin que sufra un cambio permanente. Seguramente has observado,
cuando te aplicas peróxido de hidrógeno en una cortadura o raspón, que éste burbu-
jea sobre la herida. Esto se debe a que una enzima de tu sangre hace que el peróxido
se descomponga produciendo oxígeno. En este experimento utilizarás el catalizador
que contiene la levadura, para efectuar la siguiente reacción:

catalizador
2H2O2(ac) ⎯⎯⎯⎯⎯⎯→ 2H2O(ac) 1 O2(g)

El dióxido de carbono se obtendrá de otro producto casero muy familiar, el bicarbo-


nato de sodio (NaHCO3), mediante la siguiente reacción:

NaHCO3(ac) 1 HCl(ac) ⎯⎯⎯→ NaCl(ac) 1 H2O(l) 1 CO2(g)

148
UNIDAD 2 Aire, intangible pero vital

Ambos gases serán generados en bolsas de plástico con “cierre”, y anotarás las ob-
servaciones de ambas reacciones. Asimismo, se probará la inflamabilidad de las
muestras de los gases obtenidos, así como su reactividad, con una solución de hi-
dróxido de calcio [Ca(OH)2], conocida comúnmente como agua o lechada de cal.

Por último, investigarás qué sucede cuando estos gases se disuelven en agua, en
particular si reaccionan o no con agua para formar un ácido. Para evaluar los cam-
bios en acidez utilizarás un colorante sensible a la acidez, conocido como indicador.
En este caso el indicador es el rojo fenol, que es rojo en ausencia de ácido, y amarillo
cuando éste se presenta. Se evaluarán el aire, oxígeno, dióxido de carbono y el aire
exhalado con la solución de rojo fenol.

Materiales necesarios:
Productos químicos Equipo

• 2-3 g de NaHCO3 • 3 bolsas de plástico de uso rudo,


del tipo de “cierre” de 500 cc.
• 150 g de levadura
• 6 a 8 pipetas de plástico
• 10 mL de una solución de H2O2 al 6%
• una placa de gotas con 24
• 10 mL de una solución de HCl al 20%
receptáculos
• 1 mL de solución de rojo fenol
• una caja de palillos de dientes
• 1 mL de lechada de cal
• 2 cucharitas de plástico

• cerillos

• una hoja de papel negro de 10 cm2

Precauciones de seguridad

1. Deben usarse lentes de seguridad siempre que se lleven a cabo reacciones quí-
micas.

2. La solución al 6% de H2O2 y la solución al 20% de HCl son sustancias corrosivas,


por lo que deben manejarse con gran precaución.

Procedimiento experimental:

I. Preparación de la placa de gotas para las re- Figura 2.15


acciones.
Solución con 1 2 3 4 5 6
1. Vierte 20 gotas de solución de rojo fenol en indicador rojo
fenol A
el receptáculo A1 (figura 2.15).
Lechada de
2. En la fila B de la placa añade 10 gotas de cal (Ca[OH]2)
lechada de cal a los receptáculos B1, B2, B3 B
y B4. Para minimizar la exposición al aire
de estas soluciones, coloca la tapa sobre la C
placa hasta que vayas a utilizarlas.

II. Generación de gases. D

Instrucciones generales: Los gases se generarán


en bolsas plásticas con cierre, por lo que necesi-
tarás desarrollar cierta habilidad para abrirlas Distribución de las soluciones en la placa de gotas.

149
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
y cerrarlas rápida y fácilmente. Es muy importante sellar completamente las
bolsas. Antes de continuar el experimento, verifica que una bolsa con aire sella-
do no tenga fugas cuando la aprietas ligeramente.

A. Dióxido de carbono.

1. Vierte una cucharadita de bicarbonato de sodio (NaHCO3) en una es-


Figura 2.16
quina del fondo de una bolsa con cierre de 500 cc.
Pipeta con HCl 2. Llena una pipeta con la solución al 20% de ácido clorhídrico (HCl). (Ten
cuidado, pues es una sustancia muy corrosiva.)

3. Coloca la pipeta con ácido clorhídrico dentro de la bolsa con NaHCO3.


Alisa la bolsa, de tal forma que contenga una mínima cantidad de aire;
entonces ciérrala. (Ten cuidado de no presionar la pipeta.)

4. Sostén la bolsa de plástico sellada como se aprecia en la figura 2.16, y


apriétala lentamente, de forma que salgan de la pipeta unas cuantas
Bicarbonato gotas sobre el NaHCO3. Observa cuidadosamente lo que sucede (va-
de sodio rios cambios notorios) y escribe tus observaciones en la tabla de datos.
Mantén sellada la bolsa.
Descripción del procedimiento para la
5. Ahora tienes un bolsa de plástico sellada, parcialmente llena con gas
obtención de CO2.
dióxido de carbono (CO2).

B. Oxígeno.

1. Coloca media cucharadita de levadura seca en una esquina del fondo


de otra bolsa con cierre de 500 cc.

2. Llena una pipeta con la solución al 6% de peróxido de hidrógeno (H2O2).


(Ten cuidado, pues es una sustancia corrosiva.)

3. Coloca la pipeta con peróxido de hidrógeno dentro de la bolsa con le-


vadura. Alisa la bolsa de forma que contenga una mínima cantidad de
aire; entonces ciérrala. (Ten cuidado de no presionar la pipeta.)

4. Sostén la bolsa de plástico sellada como se observa en la figura 2.16 y


apriétala lentamente, de forma que salgan de la pipeta unas cuantas
gotas del H2O2. Observa cuidadosamente lo que sucede y escribe tus
observaciones en la tabla de datos. Mantén sellada la bolsa.

5. Ahora tienes un bolsa de plástico sellada, parcialmente llena con gas


oxígeno (O2).

C. Aire exhalado.

1. Inhala y luego exhala dentro de una bolsa de plástico de 500 cc, repitien-
do esto 2 o 3 veces; entonces, cuando la bolsa esté inflada, séllala.

III. Propiedades del dióxido de carbono, oxígeno y aire exhalado.

1. Utiliza una pipeta de plástico llena de gas para llevar a cabo cada prueba
con cada uno de los gases generados en este experimento (véase inciso 2).
Es conveniente que tú y un compañero trabajen juntos para llenar las pipe-
tas de acuerdo con el método siguiente:

150
UNIDAD 2 Aire, intangible pero vital

2. Para llenar de gas una pipeta, aprieta el bulbo de una pipeta limpia y seca
para expeler el aire que se encuentra dentro. Mantén apretado el bulbo y,
lentamente, lleva el extremo de la pipeta contra el cierre sellado a una es-
quina de la bolsa, de manera que el sello se abra alrededor de él, teniendo
cuidado de no tocar con la pipeta el líquido o los productos químicos sólidos
contenidos en la bolsa; empuja el extremo de la pipeta dentro de la bolsa.
Suelta el bulbo, de forma que el gas entre en la pipeta. Saca rápidamente la
pipeta. Conforme el extremo salga de la bolsa, de inmediato vuelve a sellar
la bolsa con la tira del cierre.

A. Prueba con la lechada de cal.

1. Coloca un cuadrado de papel negro, o una superficie negra, debajo


de los receptáculos.

2. Sitúa el extremo de la pipeta llena con dióxido de carbono dentro


del receptáculo B1 que contiene la lechada de cal. Aprieta la pipeta
suavemente, para permitir que el gas burbujee dentro de la solu-
ción. Observa y registra los resultados en la hoja de datos.

3. Repite la prueba utilizando una muestra del gas oxígeno y la lecha-


da de cal en B2. Registra tus observaciones.

4. Repite la prueba utilizando una muestra del gas del aire exhalado
y la lechada de cal en B3. Registra tus observaciones.

5. Repite la prueba utilizando una muestra de aire y la lechada de cal


en B4. Registra tus observaciones.

B. Prueba con la solución de indicador.

1. Aprieta el bulbo de una pipeta limpia y seca, y coloca el extremo de


la pipeta en la solución de rojo fenol en el receptáculo A1. Afloja len-
tamente el bulbo y extrae con cuidado el líquido hasta que se llene
el extremo del vástago de la pipeta. Saca el vástago de la solución y
afloja la presión sobre el bulbo de la pipeta, de forma que el líquido
sea succionado hasta el bulbo. Tendrás ahora la pipeta lista con una
o dos gotas de la solución roja en el fondo del bulbo de la pipeta.

2. Si algo del indicador permanece en el vástago de la pipeta, sostén


ésta sobre un lavabo con el vástago apuntando hacia arriba, y con
cuidado exprime hacia fuera el indicador que quedó en el vástago.

3. Ahora llena esta misma pipeta con dióxido de carbono de la bolsa


que lo contiene. Agita suavemente la pipeta para mezclar el gas
con la solución acuosa de indicador. Si el indicador cambia de color
rojo al amarillo, esto indica que la solución ha llegado a ser ácida.

4. Repite la prueba, con otra pipeta limpia y seca, utilizando ahora


una muestra de oxígeno de la bolsa de plástico que lo contiene.

5. Repite esta prueba, con otra pipeta limpia y seca, utilizando una
muestra de aire exhalado de la bolsa de plástico que lo contiene.

6. Con otra pipeta limpia y seca, repite esta prueba utilizando una
muestra de aire.

151
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
C. Prueba de inflamabilidad de un palillo casi extinguido.

1. Utiliza una pipeta limpia y seca para tomar una muestra de dióxi-
do de carbono. Con un cerillo, quema el extremo de un palillo. Des-
pués de que se ha quemado durante unos segundos, elimina la
flama soplándole al palillo, pero manteniendo viva la combustión
con un ligero brillo.

2. Con la ayuda de tu compañero sostén la pipeta llena de gas, de


forma que el extremo esté muy cerca del palillo, y expulsa cuida-
dosamente el dióxido de carbono sobre el extremo del palillo aún
incandescente. Observa y anota los resultados.

3. Repite esta prueba utilizando una muestra de oxígeno.

4. Repite esta prueba utilizando una muestra de aire.

5. Repite esta prueba utilizando una muestra de aire exhalado.

Preguntas que deberán ser contestadas después de haber efectuado este ex-
perimento.

1. ¿Contiene más CO2 el aire exhalado que el aire normal? ¿Qué evidencias
tienes para dar tu respuesta?

2. Con base en lo que observaste de la interacción del dióxido de carbono con


el palillo encendido, explica e investiga cómo trabajan los extinguidores de
incendios con CO2.

3. Con base en lo que observaste de la interacción del oxígeno con el palillo


encendido, explica por qué el oxígeno líquido es un material extremada-
mente peligroso.

4. Propón una manera de calcular el volumen y el número de moléculas de


oxígeno, dióxido de carbono y aire inhalado de las bolsas de plástico.

Preguntas

Responde las siguientes preguntas y coméntalas en equipo.

1. ¿Cuáles son los principales procesos bioquímicos globales que interaccionan


con la atmósfera de la Tierra posibilitando la vida de billones de organismos?
¿Cuáles son los reactivos y los productos de cada uno de estos procesos?

2. ¿Cuál fue la función de la atmósfera para la evolución química de los com-


puestos orgánicos?

3. Menciona las capas de la atmósfera y sus intervalos de temperaturas pro-


medio.

4. ¿Cuál es la composición en volumen del aire que debiera corresponder a una


mezcla homogénea de gases formada por un balance natural y ecológico?

152
UNIDAD 2 Aire, intangible pero vital

¿Cuáles son los gases que aun en concentraciones de ppm o ppmm son de
gran importancia ambiental?

5. ¿Cuáles son los dos procesos naturales en la atmósfera que juegan un papel
crucial en el clima y formas de vida (biodiversidad) de la Tierra?

6. Menciona dos actividades humanas por las cuales se emiten gases a la at-
mósfera que también afectan seriamente la ecología del planeta. Compara
la emisión de esos gases de carácter antropogénico con la emisión natural de
los mismos.

7. Cita las principales propiedades físicas del aire.

8. ¿A qué se le llama cero absoluto?

9. ¿Qué efecto causa la miscibilidad del aire (y de todos los gases)?

10. ¿Qué diferencia existe entre un gas y un vapor?

11. Una propiedad que distingue el estado gaseoso de los otros dos estados es su
compresibilidad. ¿Por qué los gases pueden ser comprimidos mientras que
los líquidos y sólidos no?

12. Describe las principales características de la teoría cinética molecular cuan-


do se habla de un gas.

13. ¿Una sola molécula tiene temperatura?

14. Escribe una expresión para la Ley de Boyle. Si la presión de un gas se triplica a
temperatura y número de partículas constante, ¿qué le sucede al volumen?

15. Escribe una expresión para la Ley de Charles. Explica por qué la temperatura
debe expresarse en K.

16. ¿Cuál es la ley combinada de los gases? Escribe una expresión matemática
para esta ley.

17. Escribe los enunciados de la Ley de Gay-Lussac y la Ley de Avogadro.

18. ¿Qué significan “ideales” en la Ley de los gases ideales? ¿Existe tal gas ideal?

19. Describe las condiciones bajo las cuales un gas puede empezar a desviarse de
un comportamiento ideal. Explica qué desviaciones ocurren.

20. Considera los siguientes cambios sobre una muestra de gas, suponiendo que
las variables no mencionadas permanecen constantes.

a) ¿Qué le sucede a la presión si la temperatura en K se duplica?

b) ¿Qué le sucede al volumen si la presión se triplica?

c) ¿Qué le sucede al volumen si la temperatura disminuye de 300 K a 200 K?

d) ¿Qué le sucede a la temperatura si se extrae la mitad del gas?

e) ¿Qué le sucede a la presión si el volumen disminuye de 4 a 2 litros, y la


temperatura aumenta de 25 a 323 8C?

21. 100 gramos de O2(g) y 100 gramos de He(g) se encuentran en recipientes se-
parados de igual volumen. ¿Cómo es la presión del oxígeno en términos rela-
tivos (mayor, menor, igual)? Justifica tu respuesta.

153
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
22. Si un litro de oxígeno a 2 atm de presión, 2.0 litros de nitrógeno a 1 atm de
presión y 2 litros de helio a 2 atm de presión se mezclan en un recipiente
de 3.0 litros sin que suceda ningún cambio en la temperatura, ¿cuál es la
presión final de la mezcla en el recipiente de 3.0 litros?

23. Se tiene una habitación de 4.80 m por 3.6 m por 3.6 m. Si la temperatura cam-
bia de 27 8C a menos 3 8C y la presión permanece constante, ¿qué volumen de
aire deberá entrar o salir en la habitación?

24. Una llanta de automóvil contiene aire a 38 libras/pulg2. ¿Cuántas veces ocu-
pará el aire el volumen original, si se vacía la llanta a una presión de 15
libras/pulg2 y la temperatura se mantiene constante? Nota: El medidor de
presión de la llanta registra una presión en exceso a la presión atmosférica.

25. Auguste Piccard (físico suizo, 1884-1962) inició su famoso ascenso en globo
a la estratosfera cuando la temperatura era de 17 8C y la presión de 640 torr.
A la máxima altura a la que llegó, la temperatura era de 248 8C y la presión
de 310 torr. ¿A qué fracción de la capacidad total del globo se le llenó inicial-
mente, para que se expandiera por completo a la máxima altura que llegó?

26. Un litro de gas tiene una masa de 1.33 g a 750 torr y 17 8C. Calcula la masa de
500 mL del gas a 640 torr y 37 8C.

27. ¿Qué masa de oxígeno está contenido en un cilindro de 2 pies3 a una presión de
2 000 libras/pulg2? En condiciones estándar un litro de oxígeno tiene una
masa de 1.43 g.

28. Un cilindro de acero a 39 8C se llena con hidrógeno a una presión de 40 at-


mósferas. El volumen interno del cilindro es de 32 000 cm3. Calcula: a) el vo-
lumen de hidrógeno medido en condiciones estándar; b) la masa de hidrógeno
en el cilindro.

29. ¿Cuál es la masa molecular de 1.15 g de un gas que ocupa un volumen de


2 800 mL en condiciones estándar?

30. ¿Cuántos moles de O2 se encuentran en 1 L de aire, si su contenido volumé-


trico constituye 21% (en condiciones estándar)?

REACTIVIDAD DE LOS
COMPONENTES DEL AIRE
Si bien los dos componentes principales del aire atmosférico pueden reaccionar
entre sí para formar los temidos óxidos de nitrógeno (NOx), esta reacción sólo se rea-
liza a altas temperaturas, como las del interior de un motor de combustión interna
o en las calderas u hornos donde se consumen los combustibles fósiles. El nitróge-
no es más un gas inerte en condiciones normales que un gas reactivo. De hecho,
aunque 79% del aire que respiramos es nitrógeno, no podemos utilizarlo (como sí
lo hacemos con el oxígeno) para aprovecharlo en nuestro metabolismo. Por el con-
trario, la reactividad del oxígeno de la atmósfera es muy grande, y se muestra tan-
to en combustiones u oxidaciones violentas como las mencionadas anteriormente,
o en la combustión de la madera, como en las combustiones u oxidaciones lentas
que suceden, por ejemplo, en la respiración o en la oxidación del fierro, o en general,
por su participación en muchas otras reacciones químicas.

154
UNIDAD 2 Aire, intangible pero vital

ALGUNAS REACCIONES DEL N2, O2 Y CO2


Reacciones del N2
El nitrógeno molecular, como se encuentra en el aire, es un gas incoloro, inodoro,
insípido, ligeramente soluble en el agua y extremadamente estable. Con una elec-
tronegatividad de 3.0 (tendencia que tiene un átomo para atraer electrones cuando
se combina químicamente con otro elemento, la máxima electronegatividad es 4), se
esperaría que el nitrógeno fuera un elemento reactivo. Sin embargo, se resiste a
reaccionar, debido a que en el nitrógeno molecular los átomos están fuertemente
unidos. En una molécula de nitrógeno elemental, los dos átomos comparten tres
pares de electrones, formando un triple enlace covalente. La energía para romper este
triple enlace es muy grande: 226 kcalymol, y por ello sólo reacciona con el oxígeno a
altas temperaturas, como las que existen, por ejemplo, en la ignición de la gasolina
(2 500 8C). Cuando esto sucede, se forman los siguientes óxidos del nitrógeno (NxO).

2 500 8C
N2(g) 1 O2(g) ⎯⎯⎯→ 2NO(g) (2.13)
óxido nítrico

Cuando son expelidos los gases producto de la combustión de la gasolina a la at-


mósfera libre, el óxido nítrico se oxida a dióxido de nitrógeno por el oxígeno u otros
oxidantes:

2NO(g) 1 O2(g) ⎯⎯⎯→ 2NO2(g) (2.14)


dióxido de nitrógeno

Sin embargo, esta reacción procede muy lentamente, y no puede explicar por sí sola
todo el NO2 generado. Un segundo mecanismo para la reacción es:

NO(g) 1 O3(g) ⎯⎯⎯→ NO2(g) 1 O2(g) (2.15)

La reacción con el ozono es rápida, pero éste es en sí mismo un subproducto de la


formación de NO2, por lo cual no aparece en cantidades significativas sino hasta
después de que se ha producido una concentración sustancial de NO2. Una tercera
ruta para la oxidación del óxido nítrico se lleva a cabo mediante la reacción con los
radicales alquilperoxi (ROOÞ), que se generan por la oxidación de los hidrocarburos
que se evaporan de los tanques de gasolina, o por ser especies no quemadas en la
combustión, que acompañan al NO en la corriente de gases de salida:

ROOÞ(g) 1 NO(g) ⎯⎯⎯→ ROÞ(g) 1 NO2(g) (2.16)

El dióxido de nitrógeno producido en la reacción 2.16 absorbe radiación visible y


ultravioleta de la luz solar (l , 400 nm) que conduce a la fotólisis del NO2:

hn, l , 400 nm
NO2(g) ⎯⎯⎯⎯⎯→ NO(g) 1 O(g) (2.17)

En forma análoga a como sucede en la reacción en la estratosfera, el oxígeno ató-


mico reacciona rápidamente con el oxígeno molecular en presencia de un tercer

155
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
cuerpo M, por lo general otra molécula de O2 o N2, para producir el ozono contaminan-
Figura 2.17
te del esmog fotoquímico:
hm, l , 400 nm
NO2 NO 1 O O(g) 1 O2(g) 1 M(g) ⎯⎯⎯→ O3(g) 1 M(g) (2.18)

Durante el día, en atmósferas con bajas concentraciones de hidrocarburos, el me-


NO O2, M canismo de reacción dominante para la oxidación del NO se da mediante el ozono.
Bajo tales condiciones, como se puede observar en la figura 2.17, se crea una situa-
ción cíclica, conocida como relación de Leighton, donde el ozono está siendo continua-
mente formado y consumido.
O3
En ausencia de cualesquiera otras reacciones, eventualmente se observan concen-
La relación de Leighton describe la reac- traciones estables de NO2, NO y ozono. La relación entre estas concentraciones en
ción cíclica entre el NO, NO2 y el O3 en el estado estable están dadas por:
aire, con poco o ningún hidrocarburo.
[O3][NO]
5 constante
[NO2]

donde la constante está en función de la intensidad de la radiación solar.

Reacciones del oxígeno y del dióxido de carbono


Como ya mencionamos, la oxidación o combustión violenta de la materia orgánica
por el oxígeno atmosférico es uno de los fenómenos químicos más frecuentes y co-
nocidos desde los albores de la humanidad:

energía de
activación
material orgánico(s, l o g) 1 O2(g) ⎯⎯⎯⎯⎯⎯→ CO2(g) 1 H2O(g) 1 energía (2.19)

El incendio por causas naturales de árboles, maleza y pasto, por efecto de ciclos de
altas temperaturas y sequías, aunado a tormentas eléctricas, fue una experiencia
que asombró a nuestros antecesores cavernícolas. Ya en la época moderna, el car-
bón, derivados del petróleo y, en general, los combustibles fósiles (formados hace
miles de siglos), se han utilizado para proveernos de energía, con la participación
del oxígeno, en el proceso químico conocido como combustión:
energía de
carbón, petróleo activación
(s, l o g) 1 O2(g) ⎯⎯⎯⎯→ CO2(g) 1 H2O(g) 1 energía (2.20)
u otros combustibles

fenómeno conocido y explicado por dos de los primeros químicos de la historia en


el siglo xviii: el inglés Priestley y el francés Lavoisier. Como se infiere de las reaccio-
nes anteriores, el material orgánico, o los combustibles fósiles, pueden existir en el
ambiente en presencia de 20% de oxígeno del aire atmosférico sin que ocurra una
combustión. Para que ésta suceda es necesario que exista una energía de activación
(relámpago, chispa, flama, etcétera).

Por otro lado, en el transcurso del tiempo, el oxígeno ha reaccionado químicamente


con gran cantidad de metales y no metales, formando óxidos con prácticamente
todos los elementos que se encuentran en gran cantidad en la corteza terrestre,
siendo entonces el elemento más abundante en ella.

La permanencia del oxígeno molecular en el aire atmosférico y la eliminación del


CO2 producido por cualquier combustión de material orgánico, violenta o lenta,

156
UNIDAD 2 Aire, intangible pero vital

como sucede en el proceso de respiración de los animales y las plantas, se debe a


la intervención de otro fenómeno notable: la fotosíntesis, que se lleva a cabo en las
plantas verdes y que permite mantener los niveles del oxígeno atmosférico, consu-
miendo el CO2 y desprendiendo oxígeno:

luz solar
6CO2(g) 1 6H2O(l) ⎯⎯⎯⎯⎯→ C6H12O6(s) 1 6O2(g) (2.21)
glucosa

Otra reacción del CO2 que permite disminuir su contenido y mantenerlo a niveles
aceptables dentro de la atmósfera es la solubilización del dióxido de carbono atmosfé-
rico en las aguas naturales, lo que produce ácido carbónico, que se disocia en iones,
como se muestra en la figura 2.18.

Figura 2.18

CO2(g) 1 H2O(l) H2CO3(ac) H1(ac) 1 HCO32(ac)


(de la ácido ion
atmósfera) carbónico bicarbonato

2H1(ac) 1 CO32(ac)
ion
carbonato

Comportamiento de la disolución del dióxido de carbono en agua.

La solubilidad del dióxido de carbono en aguas naturales varía con la temperatura,


y su disociación en iones está fuertemente influenciada por las sales u otras sus-
tancias con las cuales forma carbonatos que precipitan y dan lugar a minerales
con alto contenido de carbonatos depositados en el fondo de los receptáculos de
agua naturales. Hoy en día, los océanos contienen cerca de 50 veces más CO2 que la
atmósfera. Sin embargo, los carbonatos (principalmente CaCO3) contenidos en las
rocas sedimentarias (que en algún tiempo estuvieron cubiertas de aguas naturales)
son los mayores concentradores de CO2, sumando actualmente 100 000 veces más
que el contenido en la atmósfera.

Como dato interesante, se ha estimado que si todo el CO2 fijo como carbonato fuera
desprendido en forma gaseosa, nuestra atmósfera poseería una masa total de CO2
muy similar a la de la atmósfera de Venus. Tendría una presión total de 60 atmós-
feras, con un contenido de N2 de sólo 1%, similar al que se encuentra en las atmósfe-
ras de Venus y Marte.

REACCIÓN DEL OXÍGENO CON METALES Y NO METALES


Aunque en el tema siguiente, al hacer referencia a la tabla periódica, abordaremos
con mayor detalle las características de los metales y no metales, ahora vamos a
mencionar algunas características químicas de los productos obtenidos en las reac-
ciones de los metales con el oxígeno, los óxidos.

157
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente

LABORATORIO DE QUÍMICA
Reacciones de oxidación
Observaciones:

• El oxígeno es un elemento muy reactivo; prácticamente todos los elementos (in-


cluyendo algunos gases nobles) se pueden combinar con él para formar un óxi-
do. La reactividad del oxígeno es menor en el aire (oxidación lenta) que cuando se
encuentra en estado puro, lo cual se demuestra claramente en los experimen-
tos que se sugieren a continuación, mismos que deberán realizarse tomando
todas las precauciones del caso (guantes de asbesto, lentes de seguridad, cuida-
do extremo en la manipulación para evitar proyecciones, uso de la campana de
seguridad, etcétera).

Los experimentos siguientes se harán siguiendo el procedimiento anterior:

1. Dentro de una cuchara de combustión se coloca el cuerpo cuya combustión


vamos a estudiar (aunque los materiales sugeridos en estos experimentos son
de accesibilidad relativamente fácil, su maestro puede decidirse por otros) y se
calienta en la flama del mechero hasta poner al rojo vivo la cuchara.

2. Se coloca la cuchara dentro de un frasco que contenga el oxígeno obtenido.

3. Cuando la combustión esté terminada, se agrega agua al frasco, procurando


lavar todos los residuos en la cuchara.

4. A la solución así obtenida se le agregan unas gotas de azul de bromotimol (ABT).


Este indicador de color verde puede cambiar de color cuando se añade a una so-
lución. Llamaremos solución ácida a aquella solución que adquiere color ama-
rillo con el ABT, y solución básica a aquella que adquiere color azul.

. Dispositivo para la obtención Obtención de oxígeno en el laboratorio (A)


de O2 en el laboratorio. El objetivo
del embudo de seguridad es introducir La fuente de oxígeno más conveniente para realizar experimentos en clase es una
más líquido sin “abrir” el recipiente de la solución acuosa de peróxido de hidrógeno. Aunque el peróxido de hidrógeno puro es
reacción. Por otro lado, sirve como una un líquido (en condiciones ambiente), 94% de su peso es de oxígeno. La mitad de ese
“válvula de seguridad” para indicar que
oxígeno se puede obtener por la descomposición del peróxido de hidrógeno.
existe alguna obstrucción en el tubo
de desprendimiento de O2, si subiera el
nivel del líquido reaccionante en el tubo MnO2

del embudo. 2H2O2(ac) ⎯→ 2H2O(l) 1 O2(g)

Figura 2.19
El aparato para obtener oxígeno a partir del agua oxigena-
da se muestra en la figura 2.19. El dióxido de manganeso
Embudo de que se añade a la solución de agua oxigenada actúa como
seguridad catalizador de la reacción, y logra que la velocidad de des-
composición y obtención de oxígeno sea apreciable.

Después de instalar el aparato, añade agua a la cuba, hasta


O2
que el nivel de agua cubra el extremo del tubo de despren-
Agua
dimiento (si el extremo del tubo es flexible te facilitará
esta operación). Llena un frasco con agua, tápalo con un
H2O2 vidrio y colócalo boca abajo dentro de la cuba y quita el vi-
y MnO2 drio. Cuidando que la boca del frasco no esté arriba de la
superficie del agua, el agua del frasco no se saldrá.

158
UNIDAD 2 Aire, intangible pero vital

Quita el tapón del frasco reaccionante y añade una pequeña cantidad de dióxido de
manganeso. Vuelve a colocar el tapón y añade unos 10 cm3 de la solución de peróxi-
do de hidrógeno utilizando el embudo de seguridad. Después de unos 10 segundos,
pon el frasco sobre el extremo del tubo de desprendimiento, cuidando que no se
salga el agua del frasco. ¿Cuál es la razón de no recolectar el gas de inmediato?

Cuando hayas llenado el frasco con oxígeno, coloca la tapa de vidrio sobre la boca del
frasco y sácalo de la cuba con agua. Prende una astilla de madera, sóplale para apagar
la flama y coloca el extremo brillante dentro del frasco con oxígeno; saca la astilla
tan pronto como vuelva a encenderse la flama. Ésta es una prueba para identificar la
presencia del oxígeno.

Prepara varios frascos con oxígeno que se utilizarán para los experimentos mencio-
nados al principio.

Combustión de diversos elementos


Figura 2.20a
1. Combustión del azufre (figura 2.20a). Al in-
troducir al frasco con oxígeno el crisol Oxígeno Agua 1 ABT
Flama azul
con azufre en llamas, el azufre arde con
brillante
una llama azul, desprendiendo un gas in-
coloro y sofocante (cuidado, es un gas Azufre
altamente tóxico): el dióxido de azufre
(SO2). El agua disuelve al gas y la solución
Amarillo
formada adquiere un color amarillo al
añadir las gotas de azul de bromotimol.
Combustión del azufre.
2. Combustión del fósforo rojo (figura 2.20b).
Al introducir al frasco con oxígeno el cri-
Figura 2.20b
sol con fósforo en llamas, el fósforo arde,
desprendiendo una densa nube blanca, Oxígeno Agua 1 ABT
formando en el crisol un sólido blanco: el
pentóxido de fósforo (P2O5, o P4O10). El Humo
Fósforo blanco
agua disuelve al sólido, y la solución for-
mada se pone amarilla al añadir unas go-
tas de azul de bromotimol.
Amarillo

3. Combustión del carbono (figura 2.20c). Al


quemar un pedazo de carbón de leña Combustión del fósforo.
(carbono) en presencia de oxígeno, arde
intensamente, llegando a ponerse incan- Figura 2.20c
descente y se desprende un gas inodoro
e incoloro: el dióxido de carbono (CO2). El Agua 1 ABT
agua disuelve este gas y la solución for- Oxígeno
mada adquiere una tonalidad amarilla al
Carbono
añadir unas gotas de azul de bromotimol.

4. Combustión del magnesio (figura 2.20d). Al


Amarillo
quemar un pedazo de magnesio en pre-
sencia de oxígeno, arde con una llama des-
lumbrante, dejando en el crisol un polvo Combustión del carbono.

159
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
blanco: el óxido de magnesio (MgO), que reacciona con el agua, formándose una
solución. Al agregar unas gotas de azul de bromotimol, éste cambia al azul.

Figura 2.20d
Llama Agua 1 ABT
deslumbrante
Oxígeno
Magnesio

Azul

Combustión del magnesio.

5. Combustión del sodio (figura 2.20e). Al quemar un trozo de sodio en presencia de oxí-
geno, brilla con una llama amarilla y brillante, hasta consumirse y formar un pol-
vo blanco: el óxido de sodio (Na2O). El agua reacciona con este óxido disolviéndolo
y mostrando una coloración azul al agregarle unas gotas de azul de bromotimol.

Figura 2.20e
Humo
blanco 1 Agua 1 ABT
partículas
Oxígeno
sólidas

Sodio Llama
amarilla
muy
Azul
intensa

Combustión del sodio.

Los experimentos anteriores muestran que existen dos clases de óxidos: los que dan
una solución “ácida” (cuando el azul de bromotimol cambia a color amarillo) y los
que dan una solución “básica” (el azul de bromotimol se torna azul).

La combustión del azufre, fósforo y carbono, elementos no metales, da lugar a óxidos,


que al reaccionar con el agua forman soluciones ácidas o ácidos. A estos óxidos se les
llama entonces oxiácidos. La reacción general sería:

Oxiácido 1 agua ⎯→ solución ácida o ácido

Existen otros elementos que se comportan de la misma forma al reaccionar con


el oxígeno, y posteriormente con el agua. Todos estos elementos son no metálicos.
Podemos entonces dar la siguiente definición: todos los cuerpos simples, que por
efecto de la reacción con el oxígeno dan lugar a la formación de uno o más oxiácidos,
son elementos no metálicos.

No metal 1 oxígeno ⎯→ oxiácido(s)

160
UNIDAD 2 Aire, intangible pero vital

Las ecuaciones que representan las combustiones anteriores 1, 2 y 3 son:

1. S(s) 1 O2(g) ⎯→ SO2(g)


dióxido de azufre

2. 4P(s) 1 5O2(g) ⎯→ 2P2O5(s)


pentóxido de fósforo

3. C(s) 1 O2(g) ⎯→ CO2(g)


dióxido de carbono

La combustión del sodio y del magnesio (elementos metálicos) da lugar a óxidos,


que al reaccionar con el agua forman soluciones básicas o bases. A estos óxidos se les
llama entonces óxidos básicos. La reacción general sería:

Óxido básico 1 agua ⎯→ solución básica o base

Todos los cuerpos simples, o elementos, que por efecto de la reacción con el oxígeno
dan lugar a la formación de uno o más óxidos básicos, son elementos metálicos:

Metal 1 oxígeno ⎯→ óxido(s) básico(s)

Las ecuaciones que describen las reacciones químicas de combustión en 4 y 5 son:

4. 2Mg(s) 1 O2(g) ⎯→ 2MgO(s)


óxido de magnesio

5. 4Na(s) 1 O2(g) ⎯→ 2Na2O(s)


óxido de sodio

TABLA PERIÓDICA
La tabla periódica de los elementos fue desarrollada por el científico ruso Mendeleiev
entre 1868 y 1870. En su concepción moderna, establece que las propiedades de los
elementos se presentan con periodicidad, es decir, que son recurrentes cuando los ele-
mentos se colocan en orden creciente de número atómico. Mendeleiev ideó la prime-
ra tabla en una forma que es esencialmente la misma a la que usamos actualmente
(véase figura 2.21), en donde las secuencias verticales de elementos en la tabla perió-
dica se conocen como grupos, y las secuencias horizontales como periodos. La razón
dada por Mendeleiev para ordenar los elementos de esa forma dentro de la tabla fue
la similitud de valencias de los elementos miembros de un grupo. Estas similitudes
se explican hoy día mediante las configuraciones de los electrones de los átomos.

Con el fin de racionalizar la tabla periódica mediante la reactividad química de


los elementos en grupos particulares, un lugar conveniente para empezar son los
elementos del grupo 18, conocidos como gases nobles. Estos gases son elementos
particularmente no reactivos (las reacciones que se les conocen son sólo con flúor
y oxígeno) debido a la gran estabilidad que adquieren al tener llenas, con 2 u 8 elec-
trones, las subcapas s y p en su capa externa. Si a este grupo le damos un carácter
especial, y nos concentramos en los grupos 1 al 17, vemos que todos los elementos
del grupo 1 exhiben propiedades “metálicas”, esto es, que tienen un lustre brillante y

161
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente

Figura 2.21

s p Bloque s
d d s2
f
s1
1 s2 p1 p2 p3 p4 p5 p6

3 d1 d2 d3 d4 d5 d6 d7 d8 d 9 d10
Periodo

7
Bloque p

Bloque s Bloque d

f1 f2 f3 f4 f5 f6 f7 f8 f9 f 10 f 11 f 12 f 13 f 14
Periodo

Bloque f

Elementos representativos Metales de transición Metales de transición interna


(los electrones van ocupando (los electrones van (los electrones ocupan
los subniveles s y p) ocupando el subnivel d ) el subnivel f )

El diagrama de bloques permite identificar los grupos de elementos, de acuerdo con los subniveles que se van llenando de electrones conforme
progresa el número atómico.

son excelentes conductores del calor y la electricidad. Estos elementos tienen un


solo electrón de valencia (que ocupa una subcapa s) externo que cubre una confi-
guración interna de gas noble. La pérdida de este electrón s da por resultado que
quede una configuración de electrones estable (como la del gas noble), y la partícula
resultante sea una partícula cargada positivamente (1) o ion positivo; por ejemplo,
el Na1, siendo ésta la característica que esencialmente gobierna el comportamiento
de este grupo de elementos, conocido también como grupo de elementos o metales
alcalinos (porque forman álcalis, otro nombre genérico para las bases). Todos los
elementos del grupo 1 reaccionan vigorosamente con el agua, desprendiendo hidró-
geno y formando soluciones básicas, que pueden neutralizarse con la adición de un
ácido para obtener una sal, de acuerdo con las siguientes reacciones:

Cs(s) 1 H2O(l) ⎯→ Cs(OH)(ac) 1 H2(g)


o cualquier
elemento
alcalino

Cs(OH)(ac) 1 HCl(ac) ⇔ CsCl(ac) 1 H2O(l)

162
UNIDAD 2 Aire, intangible pero vital

El cloruro de cesio en solución acuosa se encuentra fundamentalmente como iones


Cs1 y iones Cl2, interaccionando con los iones H3O1 y OH2, como veremos posterior-
mente al tratar el tema de ácidos, bases y sales.

Los elementos del grupo 17 muestran las propiedades características de los “no me-
tales”, esto es, son malos conductores del calor y la electricidad. A este grupo se le
conoce también como grupo de los halógenos, y al igual que los metales alcalinos,
muestran gran reactividad. Reaccionan con el hidrógeno, formando los hidrácidos, que
al disolverse en agua forman una solución ácida (el fluoruro de hidrógeno y el cloruro
de hidrógeno son ácidos fuertes). Su comportamiento está dirigido a la aceptación de
un electrón para adquirir la configuración de un gas noble en su última capa, con una
carga negativa en exceso para formar un ion negativo, por ejemplo el F2.

Los elementos en los grupos 2 al 16 muestran propiedades intermedias, conforme


sea su posición en relación con los grupos 1 y 17, los metálicos y los no metálicos; es
decir, que el grupo 2 tiene propiedades parecidas al grupo 1, y el grupo 15 se asemeja
al 16, aunque en ninguno de los dos casos son tan intensivas como las de los grupos
1 y 17, respectivamente.

Periodicidad en la configuración de electrones


De las tres partículas subatómicas más importantes, el electrón desempeña la fun-
ción más relevante en la determinación de las propiedades físicas y químicas de un
elemento. Como el arreglo de los elementos en la tabla periódica depende de estas pro-
piedades, entonces deberá existir en los elementos una relación entre la configuración
de sus electrones y su colocación en la tabla. Los elementos pueden ser clasificados en
cuatro categorías diferentes, de acuerdo con su configuración de electrones.

Gases nobles. Son los elementos en los cuales sus subniveles s y p externos se en-
cuentran llenos, es decir, con dos (el helio) u ocho electrones (los demás gases). Los
gases nobles pertenecen al grupo 18, último de la tabla. Estos elementos gaseosos
se caracterizan por ser muy inertes (en algún tiempo se les conoció como gases
inertes), ya que no participan en muchas reacciones químicas como los demás ele-
mentos. Las configuraciones de electrones de los primeros cuatro gases nobles, en
donde vemos que sus subniveles s y p más lejanos se encuentran llenos, se mues-
tran a continuación:

Helio: 1s2
Neón: 1s2 2s2 2p6
Argón: 1s2 2s2 2p6 3s2 3p6
Criptón: 1s2 2s2 2p6 3s2 3p6 3d10 4s2 4p6

Elementos representativos. Son los elementos cuyos subniveles s y p sólo están parcial-
mente llenos. Los elementos representativos se encuentran en los grupos 1, 2, 13,
14, 15, 16 y 17 (algunos autores también consideran al grupo 18). Para los elementos
representativos de los grupos 1 y 2, su número de grupo corresponde al número de
electrones en el nivel de energía externo:

Ejemplos del grupo 1:

Litio: 1s2 2s1


Potasio: 1s2 2s2 2p6 3s2 3p6 4s1

163
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
Ejemplos del grupo 2:

Berilio: 1s2 2s2


Calcio: 1s2 2s2 2p6 3s2 3p6 4s2

Para los elementos representativos de los grupos 13, 14, 15, 16 y 17, el número de elec-
trones del nivel externo (y que a su vez se encuentran en varios subniveles de energía)
corresponde al último número del grupo:

Ejemplo del grupo 13:

Boro: 1s2 2s2 2p1

Ejemplo del grupo 14:

Silicio: 1s2 2s2 2p6 3s2 3p2

Ejemplo del grupo 17:

Flúor: 1s2 2s2 2p5

Metales de transición. Son elementos cuyo subnivel s externo y el subnivel d más


próximo a ese subnivel s contienen electrones disponibles para efectuar reaccio-
nes químicas. Los elementos o metales de transición empiezan en el periodo 4, e
incluyen los grupos 3 al 11 (el grupo 12 no se considera de metales de transición
porque los subniveles s y d están completos). Las configuraciones de estos metales
van variando de d1 a d10, y sus iones se forman perdiendo primero sus electrones s, y
después perdiendo cantidades variables de los electrones d, por lo que tienen diver-
sos números de oxidación. A diferencia de los metales representativos, los iones de los
metales de transición por lo general no adquieren las configuraciones de los gases
nobles (2 u 8 electrones en su último nivel), sino que muestran la presencia de elec-
trones desapareados y, por tanto, sus compuestos son a menudo paramagnéticos.

Ejemplo del grupo 3:

Itrio: 1s2 2s2 2p6 3s2 3p6 3d10 4s2 4p6 4d1 5s2

Ejemplo del grupo 5:

Vanadio: 1s2 2s2 2p6 3s2 3p6 3d3 4s2, tiene cuatro números de oxidación
comunes: 2, 3, 4 y 5, pero se pueden presentar otros más.

Ejemplo del grupo 7:

Manganeso: 1s2 2s2 2p6 3s2 3p6 3d5 4s2, tiene cuatro números de oxidación
comunes: 2, 3, 4 y 7, pero también puede presentar otros
más.

Metales de transición interna. Son los elementos cuyo subnivel s externo y el subnivel f
más próximo por lo general contienen electrones disponibles para efectuar reaccio-
nes químicas; sin embargo, se caracterizan porque frecuentemente participan sólo
los electrones de los orbitales f.

Si consideramos tanto las configuraciones de electrones como las posiciones de los


elementos en la tabla periódica, surge otro diseño para la tabla. Ésta puede ser

164
UNIDAD 2 Aire, intangible pero vital

divida en secciones o bloques, que corresponden a los subniveles que se van llenan-
do progresivamente de electrones (figura 2.21).

El bloque s es la parte de la tabla periódica que contiene los elementos con configu-
raciones de electrones s1 y s2, y está compuesto por los elementos de los grupos 1 y
2 y el gas noble helio. El bloque p está compuesto de los elementos de los grupos
13 al 18, con excepción del helio. Los metales de transición pertenecen al bloque d y
los metales de transición interna al bloque f.

Periodicidad en el radio atómico


Ya se ha mencionado que los electrones no viajan a una distancia fija del núcleo
(véase comentarios al modelo atómico de Niels Bohr). Se pueden encontrar en cual-
quier lugar entre el núcleo y, en teoría, el infinito. Sin embargo, la ubicación más
probable puede calcularse y preferentemente estará cerca del núcleo. Es práctica-
mente imposible definir la extensión exacta de un átomo aislado, es decir, deter-
minar su radio. Además, la distribución probabilística de los electrones se ve afectada
por el entorno en el cual existe el átomo, y el tamaño de ese átomo puede cambiar
de acuerdo con las circunstancias; por ejemplo, la naturaleza de otros átomos con
los cuales está en combinación o en una proximidad cercana. Los átomos de un
cuerpo en estado sólido ocupan posiciones de equilibrio en el espacio, en las cuales
las fuerzas de atracción (enlace químico) equilibran las fuerzas de repulsión (entre
los núcleos cargados positivamente). Entonces podemos considerar que los átomos
tienen un tamaño finito, influenciado por los átomos vecinos. El concepto de radio
atómico tiene cierto significado bajo ta-
les circunstancias y, si se puede precisar
para átomos de diferentes elementos, Figura 2.22

entonces las distancias interatómicas


—por ejemplo, las longitudes de los enla- H
ces— pueden ser también determinadas. 0.030
El espacio interatómico (la distancia entre
los centros de átomos adyacentes) se
puede establecer por difracción de rayos Li Be B C N O F
X y estudios espectrales de los átomos 0.123 0.089 0.080 0.077 0.070 0.066 0.064
unidos.

La figura 2.22 muestra cómo con un


aumento en el número atómico (y, por Na Mg Al Si P S Cl
tanto, el número de capas llenas de elec- 0.157 0.136 0.125 0.117 0.110 0.104 0.099
trones alrededor del núcleo) aumenta el
radio atómico, moviéndose hacia abajo
en cualquier grupo vertical de la tabla
periódica. K Ca Ga Ge As Se Br
0.203 0.174 0.125 0.122 0.121 0.117 0.114
En la fracción de la tabla periódica que
ilustra la figura 2.22 hay que observar
que disminuyen hacia los lados, pero
aumentan hacia abajo. Esto se debe a
que los electrones de las capas exter- Rb Sr In Sn Sb Te I
0.216 0.191 0.150 0.140 0.140 0.137 0.133
nas de los elementos sucesivos en cada
grupo vertical ocupan niveles de energía Radios atómicos de algunos elementos representativos. Expresados en nanómetros.

165
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
con número cuántico principal de valor más alto. En los periodos horizontales, el
número cuántico principal de elementos sucesivos no aumenta, y de hecho hay
una disminución gradual del radio atómico moviéndose de izquierda a derecha a lo
largo del periodo, conforme aumenta el número atómico.

Periodicidad en la energía de ionización


La energía de ionización es la energía requerida
Figura 2.23
para remover completamente un electrón contra
la fuerza de atracción que presenta el núcleo de
Energía de ionización (primera) en kJ · mol21

2 500 He un átomo neutro. Se mide de manera habitual


Ne en electrón volts (recuerda que un electrón volt,
eV, es la energía ganada por un electrón cuando
2 000
es acelerado a través de una diferencia de poten-
Ar cial de un volt: 1 eV 5 1.6 3 10219 J), o puede ex-
1 500 N Kr presarse también en kJ mol21. Cuando veamos el
Xe enlace químico en próximos temas, nos daremos
H P
As cuenta de la importancia de la energía de ioni-
1 000 Be Zn Cd
zación. La energía de ionización de un elemento
Mg en particular está determinada por factores tales
como la carga nuclear (número atómico; véase
500 Li Na figura 2.23), la distancia de los electrones exte-
K Rb Cs
riores al núcleo y por el efecto pantalla de los
0 electrones en niveles más bajos de energía.
0 10 20 30 40 50 A mayor número atómico, más difícil es remo-
Número atómico ver un electrón (primera ionización) del átomo y
la energía de ionización es mayor. Mientras más
Periodicidad en el comportamiento de la primera energía de ionización. Hay lejano del núcleo cargado positivamente se en-
que observar la relativa facilidad con que los elementos del grupo 1 se ionizan y la cuentre el electrón, más débil es la fuerza de
dificultad de los gases nobles (grupo 18) para ionizarse. atracción y, consecuentemente, la energía de io-
nización es menor.

Dentro de la tabla periódica, el incremento del número atómico de un grupo verti-


cal hacia abajo aumenta tanto la distancia de los electrones de valencia al núcleo
como la carga nuclear. Estas tendencias tienen efectos contrarios en la energía de
ionización. Sin embargo, por lo general el efecto de distancia predomina, dado que
la energía de ionización disminuye hacia abajo del grupo, pese al aumento del nú-
mero atómico. Cuando nos movemos dentro de la tabla en un periodo horizontal de
izquierda a derecha, los radios atómicos disminuyen y las cargas nucleares aumen-
tan. En este caso, ambos factores contribuyen a que la primera energía de ioniza-
ción aumente dentro del periodo horizontal.

La segunda y tercera energías de ionización de los elementos aumentan sustancialmen-


te, y habiéndose removido el primero o más lejano electrón, la carga nuclear llega a
ser más efectiva, ya que la pantalla de electrones disminuye y, como resultado, los
electrones restantes son atraídos con más fuerza hacia el núcleo.

Las energías de ionización de algunos metales de transición son más altas de lo


esperado. Estos elementos contienen electrones d, y se cree que son menos eficien-
tes en el efecto pantalla de los electrones sobre el núcleo que los electrones de los
subniveles s y p.

166
UNIDAD 2 Aire, intangible pero vital

Periodicidad en la afinidad de electrones


La afinidad electrónica se define como el cambio de energía que acompaña a la
adición de un electrón a un átomo gaseoso. Los halógenos (grupo 17) tienen las más
altas afinidades electrónicas, dado que al agregarle un electrón a un átomo neutro
dan lugar a la formación de un nivel externo lleno en los subniveles s y p. Como
sabemos, esta configuración, la del octeto estable, es particularmente estable. Los
halógenos tienen una afinidad electrónica excepcional, como se puede apreciar en
la tabla 2.5, en donde se aprecia que la mayoría de los demás elementos desprenden
energía al añadirle un electrón al átomo neutro.

Tabla 2.5 Afinidades electrónicas para los elementos


representativos (en kJ ∙ mol21)
Grupo 1 Grupo 2 Grupo 13 Grupo 14 Grupo 15 Grupo 16 Grupo 17

H
273
Li Be B C N O F
260 (1240) 1 227 2122 19 2141 2328
Na Mg Al Si P S Cl
253 (1230) 244 2134 272 2200 2348
K Ca Ga Ge As Se Br
248 (1156) (230) 2120 277 2195 2325
Rb Sr In Sn Sb Te I
247 (1170) 230 2121 2101 2190 2295
Cs Ba Tl Pb Bi Po At
245 (152) 230 2110 2110 (2183) (2270)
1 Los valores entre paréntesis son estimados. Los valores negativos significan que el proceso M 1
e2 es exotérmico, donde M es cualquier elemento.

De acuerdo con esta tabla, vemos que la afinidad de electrones por lo general au-
menta conforme nos movemos de izquierda a derecha a lo largo de un periodo. Esto
es así porque los átomos son cada vez más pequeños, y la carga nuclear aumenta.
En el caso de los grupos, yendo hacia abajo, las afinidades de electrones debieran
disminuir con el aumento del tamaño del átomo.

Periodicidad en la electronegatividad
La electronegatividad de un elemento es la tendencia de un átomo para atraer electro-
nes hacia él, cuando está combinado químicamente con otro elemento. Las electrone-
gatividades han sido calculadas para cada elemento y se expresan en unidades ar-
bitrarias, tomando como base la escala de electronegatividad de Pauling. Esta escala
está basada en un cierto número de factores, incluyendo la afinidad de electrones
y el potencial de ionización de los átomos. Las electronegatividades dispuestas en
la forma de la tabla periódica se muestran en la tabla 2.6. Hay que observar que los
gases nobles se omiten porque casi no forman compuestos, y que a cada elemento

167
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
se le asigna un número de electronegatividad. El cesio, el elemento menos electro-
negativo, tiene un valor de 0.7, y el flúor, el elemento más electronegativo, de 4.0.

Tabla 2.6 Valores de electronegatividad de los átomos de elementos


seleccionados
H
2.1
Li Be B C N O F
1.0 1.5 2.0 2.5 3.0 3.5 4.0
Na Mg Al Si P S Cl
0.9 1.2 1.5 1.8 2.1 2.5 3.0
K Ca Ga Ge As Se Br
0.8 1.0 1.6 1.8 2.0 2.4 2.8

Cuando el flúor se encuentra unido químicamente a cualquier otro elemento, atrae


los electrones compartidos, o tiende a formar un ion negativo. En contraste, el cesio
que posee la más baja electronegatividad, presenta la menor tendencia a atraer
electrones y, por el contrario, pierde su electrón con gran facilidad para formar un
ion positivo.

Conforme vamos recorriendo un periodo de izquierda a derecha, la electronegativi-


dad de los elementos representativos aumenta. Los elementos metálicos que están
en el extremo izquierdo tienen las más bajas electronegatividades. En contraste,
los elementos no metálicos en el extremo derecho (excluyendo a los gases nobles)
tienen las más altas electronegatividades. Ordinariamente, la electronegatividad
disminuye conforme vamos hacia abajo en un grupo. Las tendencias en electrone-
gatividades entre los metales de transición no son tan regulares. Como veremos al
hablar de enlaces químicos, los valores de electronegatividad nos permiten predecir
el tipo de enlace que puede existir entre los átomos de un compuesto.

Hemos explicado cuatro tendencias periódicas basadas en las variaciones de es-


tructuras atómicas. La figura 2.24 resume las tendencias periódicas en los radios
atómicos, la energía de ionización, la afinidad de electrones y la electronegatividad
de los elementos representativos de la tabla periódica.

SÍMBOLOS DE LEWIS Y ENLACES COVALENTES


¿Qué es lo que mantiene unidos a los átomos en las moléculas en los cuales los
elementos que se unen son no metales, por ejemplo, monóxido de carbono (CO),
metano (CH4), agua (H2O), cuarzo (SiO2), amoniaco (NH3), tetracloruro de carbono
(CCl4) y millones de otros compuestos?

G. N. Lewis propuso que los enlaces que mantienen unidos a los átomos en esas mo-
léculas consisten de uno o más pares de electrones compartidos entre los átomos enla-
zados. La atracción entre los núcleos cargados positivamente y los electrones situados
entre ellos hace que los núcleos se acerquen y, dependiendo de la electronegatividad
de los átomos enlazados, la densidad de la nube de electrones será mayor en el áto-
mo más electronegativo. Las figuras 2.25a y 2.25b ilustran esquemáticamente ambos

168
UNIDAD 2 Aire, intangible pero vital

Figura 2.24
Aumenta la electronegatividad
El efecto pantalla es constante
Aumenta la carga nuclear
Aumenta la energía de ionización
Aumenta la afinidad de electrones
Disminuye el radio atómico
Disminuye la afinidad de electrones
Disminuye la energía de ionización

Disminuye la electronegatividad

1 18

Aumenta el efecto de pantalla


Aumenta el radio atómico
2 13 14 15 16 17

Aumenta la carga nuclear


Periodicidad de las propiedades de los elementos representativos

La periodicidad de las propiedades de los elementos en la tabla periódica se muestra en aquellas propiedades que tienen un comportamiento más
o menos regular, conforme se hace un recorrido en una fila horizontal de los periodos o hacia abajo en los grupos. Estas propiedades incluyen el
radio atómico, la energía de ionización, la afinidad de electrones, la carga nuclear, el efecto pantalla y la electronegatividad de los elementos.

Figura 2.25a Figura 2.25b


Molécula de hidrógeno Molécula de cloro
H2 Cl2 Molécula de ácido clorhídrico
H2H Cl 2 Cl
Diagrama de la densidad Diagrama de la densidad HCl
de electrones de electrones H 2 Cl

H Cl
H H Cl Cl

En un enlace covalente en donde los dos átomos son iguales (H2 y Cl2), la distribución de
la nube de electrones es simétrica y se forma un enlace covalente no polar.
d1 d2

c En un enlace covalente donde los dos átomos son diferentes, sus electronegatividades, tam-
bién diferentes, originan una acumulación asimétrica de la distribución de la nube de electrones (po-
Diagrama de la
laridad), lo que da lugar a una carga parcialmente positiva a un extremo de la molécula (la del átomo densidad de electrones
de hidrógeno, que se representa como d1) y una carga parcialmente negativa en el otro extremo (el
del átomo de cloro y que se representa como d2). Éste es el caso de un enlace covalente polar.

169
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
efectos. El enlace formado entre dos átomos que comparten electrones se conoce
como enlace covalente. (En la unidad 5 veremos con detalle el otro enlace fundamental
que se presenta en los compuestos químicos: el enlace iónico.)

Como en todo tipo de enlaces aparecen los electrones de valencia, Lewis ideó una
estructura o símbolo que representaba al elemento con sus electrones de valencia
(tabla 2.7) para expresar el tipo de enlace en forma descriptiva.

Tabla 2.7 Símbolos de Lewis para algunos elementos representativos


Grupo

Periodo 1 2 3 4 5 6 7 8

1 HN HN* HeS

2 LiN NBeN PN
NB P
NCN
R O
NNN
R O
ON
SR O
FN
SQ OS
SNe
Q

3 NaN NMgN P
NAlN P
NSi O
PN O
SN ON
SCl O
SAr
RN NR SR Q QS

4 KN NCaN PN
NGa PN
NGe ON
N As ON
SSe ON
SBr O
SKr
R R R Q QS
* Cuando actúa como H2.

Veamos el caso más simple de enlace covalente, el de la molécula del gas hidróge-
no. Cada átomo de hidrógeno tiene un electrón. Ahora bien, si uno de esos átomos
puede compartir su electrón con otro átomo que también tiene sólo un electrón
de valencia (como otro átomo de hidrógeno), se unen los dos átomos de hidrógeno
adquiriendo la configuración estable del gas neón, con dos electrones en su último
nivel o capa de energía. Los electrones compartidos son atraídos por el núcleo posi-
tivo de ambos átomos en forma simétrica (figura 2.25a).

Las uniones covalentes esquematizadas en las figuras 2.25a y 2.25b, de acuerdo con
la simbologías de Lewis, se expresan así:

par de electrones compartidos

HN 1 HN ⎯→ H¼H
átomo de átomo de molécula
hidrógeno hidrógeno de hidrógeno

þ
NCl¼
³ 1 þ
NCl¼
³ ⎯→ þ
¼Cl¼ þ
³ Cl¼
³
átomo átomo
de cloro de cloro

par de electrones compartidos

HN 1 þ
NCl¼
³ ⎯→ þ
H¼Cl¼
³
átomo de átomo molécula
hidrógeno de cloro de ácido clorhídrico

170
UNIDAD 2 Aire, intangible pero vital

Como una forma simplificada, el par de electrones compartidos se representa con


un guión, es decir, sea H_H, Cl_Cl, H_Cl.

En muchos compuestos moleculares, los átomos de los no metales en su más alto


nivel de energía adquieren, mediante el compartimiento de electrones —esto es, por
medio de un enlace covalente—, el mismo arreglo de electrones que tiene un gas
noble (regla del octeto) en su más alto nivel de energía. Lewis estableció esta regla del
octeto de la forma siguiente: los átomos reaccionan entre sí combinando el número
de sus electrones de valencia, de tal forma que adquieran la estructura estable de
electrones de un gas noble. Hay que observar que, a excepción del helio, todos los
gases nobles tienen ocho electrones (ns2 np6) en su nivel más alto de energía, razón
por la que la regla tomó ese nombre. Los electrones de valencia son los electrones
que se encuentran en el nivel más alto de energía de los átomos de un elemento. Los
elementos de un grupo en particular de la tabla periódica tienen el mismo número
de electrones de valencia (tabla 2.7).

En ocasiones, los átomos pueden compartir más de un par de electrones para ad-
quirir la configuración de gas noble. Los enlaces covalentes dobles incluyen dos pares
de electrones compartidos. Los enlaces covalentes triples incluyen tres pares de elec-
trones compartidos.

El oxígeno (O2) es un ejemplo de una molécula que debería tener una covalencia
doble, de acuerdo con la regla del octeto. Si sabemos que el átomo de oxígeno tiene
seis electrones de valencia, podría compartir dos de estos electrones con otro átomo
de oxígeno para formar la doble ligadura.

þ¼
¼O 1 þ¼
¼O þ¼¼O
⎯→ ¼O þ¼ o þPO
¼O þ¼
átomo átomo molécula
de oxígeno de oxígeno de oxígeno

Sin embargo, la experiencia experimental indica que esto no sucede y que no todos los
electrones en la molécula de oxígeno están disponibles para formar los pares covalen-
tes. Como se vio al tratar el tema “Estructura del átomo”, los electrones son cargas . La molécula de oxígeno es una
que giran, creando campos magnéticos. Los electrones sólo pueden aparearse cuando excepción de la regla del octeto; forma
tienen giros en direcciones opuestas, y en ese momento el efecto magnético desapa- sólo un enlace (marcado más oscuro en
la figura) y tiene dos electrones que no
rece. Las sustancias en las cuales todos los electrones se aparean, es decir, que pueden
pueden aparearse por tener el mismo
formar pares, se conocen como diamagnéticas, y se caracterizan en que son spin (dos electrones 2p↑).
repelidas débilmente por un campo magnético externo. Por el contrario,
las sustancias paramagnéticas, como el oxígeno, muestran una atracción re- Figura 2.26

lativamente fuerte a un campo magnético externo. Estas sustancias tie-


nen moléculas que contienen uno o más electrones que no se aparean. El Molécula de
oxígeno representa entonces una excepción (figura 2.26) a la regla del octeto. oxígeno
Por el contrario, la molécula de nitrógeno puede formar hasta tres triples
ligaduras. Cada nitrógeno tiene cinco electrones de valencia (2s2 y 2p3) y
1s 2s 2p
necesita tres electrones más para adquirir la configuración del gas neón
que le corresponde en su periodo.
O
Como se aprecia en la figura 2.27, sus tres electrones del nivel p tienen
un spin contrario al del otro átomo de nitrógeno y, por tanto, pueden
O
aparearse para formar el triple enlace.

Al formar ese triple enlace, los átomos de la molécula de nitrógeno sólo 1s 2s 2p


quedan con un par de electrones sin compartir.

171
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
P
¼NN
R 1 P
NN¼
R TR
⎯→ ¼NR
P TN¼
P o ¼N q N¼
Figura 2.27
átomo átomo molécula
de nitrógeno de nitrógeno de nitrógeno

Molécula de
nitrógeno Hasta este punto, los ejemplos de enlaces covalentes han sido vistos en
moléculas diatómicas. Sin embargo, los símbolos o estructura de Lewis
pueden utilizarse de la misma manera para expresar la fórmula de mo-
1s 2s 2p léculas con tres o más átomos.

Para el efecto, usaremos los ejemplos de las moléculas del agua, amonia-
N co, metano y dióxido de carbono.

El agua es una molécula triatómica en la cual dos átomos de hidrógeno


N
comparten electrones con un átomo de oxígeno. Los átomos de hidrógeno y
oxígeno adquieren configuraciones estables de gas noble al compartir
1s 2s 2p
electrones. El átomo de oxígeno en el agua queda sin compartir dos pares
de electrones de valencia.

m La molécula de nitrógeno tiene tres


pares de electrones compartidos for- 2HN 1 þ
¼ON
R ⎯→ þ
¼O¼H
³ o þOH
¼O
mando un triple enlace, lo que lo hace H A
muy resistente a que reaccione quími- H
camente (se utiliza como gas “inerte” en 2 átomos 1 átomo 1 molécula
de hidrógeno de oxígeno de agua
procesos químicos).
El amoniaco, un gas sofocante, se forma de manera similar:

H
H A
3HN 1 P
¼NN
R ⎯→ þ
¼H¼H
³ o H O N¼
H A
H
3 átomos 1 átomo 1 molécula
de hidrógeno de nitrógeno de amoniaco

La figura 2.28 muestra el apareamiento de los electrones, o formación de enlaces


covalentes que sucede en ambos casos.

Figura 2.28

a) b)
Molécula Molécula de
de agua amoniaco

1s 2s 2p 1s 2s 2p

O N

1s 1s 1s 1s 1s
H H H H H

a) En una molécula de agua, los dos átomos de hidrógeno (con sus electrones 1s) forman enlaces
covalentes sencillos con el átomo de oxígeno (con dos electrones 2p); b) en una molécula de amoniaco,
los tres átomos de hidrógeno (con sus electrones 1s) forman tres enlaces sencillos con el átomo de
nitrógeno (con sus tres electrones 2p).

172
UNIDAD 2 Aire, intangible pero vital

El átomo de carbono tiene cuatro electrones de valencia, y necesita cuatro más para
adquirir la configuración del neón. La molécula de metano contiene cuatro átomos
de hidrógeno, en donde cada cual comparte un electrón con el carbono. De esta
manera, se forman cuatro enlaces carbono-hidrógeno idénticos.

H
H A
4HN 1 NP
CN
R ⎯→ þ
H¼C¼H
³ o HOCOΗ
A
H
Η
4 átomos 1 átomo 1 molécula
de hidrógeno de carbono de metano

Cuando el carbono se enlaza con otros átomos, por lo general forma cuatro enlaces.
Sin embargo, esto no era predecible a partir de la configuración de electrones del
carbono atómico, como se aprecia a continuación.

Cualquier intento para generar enlaces covalentes C O H para el metano combinan-


do los dos electrones 2p del carbono con los dos electrones 1s de los átomos de hi- . La molécula de metano tiene cua-
drógeno, formaría una molécula con la fórmula CH2. Sin embargo, el carbono tiende tro enlaces carbono-hidrógeno. En cada
a formar cuatro enlaces con otros átomos. Esto puede explicarse si, mediante una enlace el carbono y el hidrógeno com-
parten un electrón 1s del hidrógeno, un
pequeña cantidad de energía, se promueve un electrón 2s al orbital 2p vacío. electrón del subnivel 2s y tres electro-
nes (uno promovido del subnivel 2s) del
subnivel 2p del carbono.

Figura 2.29

1s 2
2s 2
2p 2
1s 2
2s y 2p
Molécula de
metano
Esta “promoción” de uno de los electrones 2s al subnivel 2p proporciona al carbono cua-
tro electrones capaces de formar cuatro enlaces covalentes con los cuatro átomos
de hidrógeno (figura 2.29). 1s 2s y 2p

En el caso de la molécula de dióxido de carbono que contiene dos oxígenos, cada


C
uno comparte dos electrones con el carbono para formar dos dobles enlaces carbo-
no-oxígeno, como se aprecia en la figura 2.30.

þ
¼ON
R 1 P
NCN
R 1 þ
¼ON
R ⎯→ þ¼¼þ
¼O þ¼ o ¼O
C ¼¼O þPCPþ

1s 1s 1s 1s
1 átomo 1 átomo 1 átomo 1 molécula
de oxígeno de carbono de oxígeno de dióxido H H H H
de carbono

Figura 2.30

1s 2s y 2p

Molécula de O O
dióxido de
carbono 1s 2s 2p 2p 2s 1s

La molécula de dióxido de carbono tiene dos dobles enlaces formados por dos electrones 2p de cada oxígeno (en total cuatro), y los cuatro
electrones 2s y 2p del carbono.

173
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
Existe otro caso de enlace covalente, el coordinado, donde un átomo contribu-
Figura 2.31
ye con dos electrones propios para formar un enlace covalente. Un ejemplo
es el monóxido de carbono. Sabemos que el carbono requiere de cuatro
Molécula de electrones para tener la configuración más estable (la del neón), y que el
monóxido de oxígeno requiere de dos electrones para cumplir la misma condición. En-
carbono
tonces, es posible para ambos átomos adquirir esas configuraciones esta-
bles mediante el enlace covalente coordinado. La figura 2.31 muestra los
1s 2s 2p electrones de los subniveles que participan en los tres enlaces covalentes
de la molécula de monóxido de carbono.
C
Reacciones de combustión
O Aunque este tema se tocó anteriormente cuando se analizaron los aspectos
fundamentales de la energía obtenida por medio de combustibles fósiles,
1s 2s 2p la discusión se hizo desde un punto de vista fundamentalmente ecológico,
por lo que ahora lo veremos desde otro, el de su participación dentro de los
principales tipos de reacciones químicas.
m En un compuesto covalente coor-
dinado, tal como el monóxido de carbo- En términos generales, una reacción de combustión es aquella en la que el oxígeno
no, un átomo (en este caso el oxígeno)
contribuye con dos de sus electrones reacciona con otra sustancia, produciendo habitualmente energía en forma de luz y
2p para formar él solo 1 de los 3 pares calor, por ejemplo en la combustión de los árboles, hierba, etcétera, durante un in-
de electrones correspondientes a los cendio forestal. Sin embargo, la mayoría de los compuestos orgánicos puede coexistir
tres enlaces covalentes (los otros dos sí
son covalentes puros, es decir, provie- con 20% de oxígeno de la atmósfera, sin que ocurra una reacción de combustión. Pa-
nen del apareamiento de los electrones ra que ésta suceda es necesario proporcionar energía en forma de una chispa o flama
2p del carbono y del oxígeno). que produzca la ignición. Las reacciones de combustión más frecuentes en nuestro
entorno son aquellas en las que participan materiales de origen orgánico, consti-
tuidos con base en los hidrocarburos, que son compuestos formados de carbono e
hidrógeno, tales como el metano (CH4), propano (C3H8), butano (C4H10), gasolinas y
otros derivados del petróleo. La combustión completa de los hidrocarburos, es decir, una
reacción en donde existe suficiente oxígeno, produce dióxido de carbono y agua. La
ecuación general que representa la reacción de combustión de un hidrocarburo es:

energía
CxHy (g o l) 1 O2(g) ⎯⎯⎯⎯→ CO2(g) 1 H2O(g) 1 energía (en forma de calor y luz)
de activación

Otra reacción de combustión muy importante como generadora de energía para


satisfacer las necesidades de nuestra sociedad es la combustión del carbón, que
también, como el petróleo y el gas natural, es de origen fósil y contiene como cons-
tituyente principal el carbono. La ecuación general que representa la combustión
del carbón es:

energía
C(s) 1 O2(g) ⎯⎯⎯⎯→ CO2(g) 1 energía
de activación

También se obtienen otros óxidos como productos de la reacción, principalmente


SO2 proveniente del azufre que contiene el carbón como impureza.

Estas dos reacciones de combustión tienen gran impacto en las características de


nuestra atmósfera y en las condiciones ambientales que de ella se derivan, espe-
cialmente en lo que se refiere al desequilibrio entre la formación de CO2 por reaccio-
nes de combustión y la respiración (que también es una reacción de combustión,

174
UNIDAD 2 Aire, intangible pero vital

aunque no enérgica) y su aprovechamiento para la formación y regeneración del O2


por la fotosíntesis, como veremos con detalle cuando se trate el tema del calenta-
miento global. En la actualidad, es mayor la cantidad de CO2 que se produce que la
que se aprovecha, lo que ha dado lugar a su acumulación en la atmósfera.

Reacciones exotérmicas y endotérmicas


Siempre que se lleva a cabo una reacción química sucede un cambio de energía, y
gran cantidad de estos cambios de energía se manifiestan en forma de calor. Las
reacciones exotérmicas son aquellas reacciones químicas en las que se desprende
energía en forma de calor. La combustión del carbón es un ejemplo característico
de una reacción química exotérmica, en la que el calor es uno de los productos.

C(s) 1 O2(g) ⎯→ CO2(g) 1 393.5 kJ/mol

De acuerdo con el principio de la conservación de la energía, que establece que la


energía no puede ser creada ni destruida, la energía desprendida en la combustión
del carbono debe tener un origen. Éste se encuentra precisamente en los enlaces
químicos que mantienen unidos a los átomos de oxígeno en las moléculas de ese
elemento, y a los átomos de carbono en el carbón. Dicho de otra forma, para que
se desprenda energía es necesario que la energía almacenada o contenida en los
enlaces carbono-oxígeno en el dióxido de carbono sea menor que la suma de las
energías almacenadas o contenidas en los enlaces oxígeno-oxígeno de las molécu-
las del gas oxígeno, y en los enlaces carbono-carbono del carbón sólido. Cuando se
quema el carbón, una parte de la energía contenida en los enlaces de los reactivos
se desprende en forma de calor, y el resto de la energía contenida en los enlaces de
los reactivos se utiliza para formar los enlaces de los productos (figura 2.32).

No todas las reacciones son exotérmicas. En una reacción endotérmica se absorbe


energía (de los alrededores) para que la reacción se lleve a cabo. La producción
de cal viva u óxido de calcio (CaO) a partir de la caliza o carbonato de calcio es un
ejemplo de proceso endotérmico.
Figura 2.32

kJ 850 8C
CaCO3(s) 1 176 ⎯⎯⎯→ CaO(s) 1 CO2(g) C 1 O2
mol

Por cada mol de carbonato de calcio descompuesto


Energía
se absorben 176 kJ en forma de calor. En éste y en
desprendida
otros procesos endotérmicos, el contenido de energía
(393.5 kJ)
de los productos es mayor que el contenido de ener- Contenido
gía de los reactivos (figura 2.33), por lo que es necesa- de CO2
rio agregar energía en forma de calor. energía

Una ecuación que incluye la cantidad de calor que se


desprende o se absorbe en una reacción es una ecua-
Reactivos Productos
ción termoquímica, en donde esas cantidades de calor
se determinan a 25 8C y una atmósfera de presión
Diagrama característico que muestra el contenido de energía para reacciones
(condiciones estándar). El término energético en una exotérmicas. El contenido de energía del C y el O2 es mayor que el contenido
ecuación termoquímica se escribe como cualquier de energía del CO2. Por tanto, se desprende energía cuando el C se quema
otro reactivo o producto. para formar CO2.

175
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente

Figura 2.33
CaO 1 CO2

Energía
absorbida
(176 kJ)
Contenido
de
CaCO3
energía

Reactivos Productos

Diagrama característico que muestra el contenido de energía para reacciones endotérmicas. El


contenido de energía del CaCO3 es menor que el del CaO y el CO2. En este proceso se absorbe energía
cuando el CaCO3 se descompone en CaO y CO2.

Calor de combustión
La energía producida por la combustión de los compuestos de origen orgánico pue-
de estimarse para decidir cuál de ellos produce más energía por unidad de masa,
y ser utilizado así como combustible. Para ejemplificar este cálculo utilizaremos el
caso más simple de combustión: la del hidrógeno. La ecuación para la combustión de
una molécula de hidrógeno puede escribirse de la siguiente manera:

H2 1 −1 O2 ⎯→ H2O
2

Esta reacción sucede, como todas las de combustión, con un desprendimiento o


cambio de energía DH en forma de calor, que se conoce como calor de combustión. Ana-
lizando la reacción con mayor detalle, podemos desarrollar un concepto de ésta si
consideramos que se realiza en varias etapas. Primero, si se suministra suficiente
energía, las moléculas se disocian en átomos.

kJ
HSH 1 436 ⎯→ HN 1 NH
mol

Aquí es conveniente hacer notar que la energía de enlace es la energía que se requiere
añadir para romper el enlace (y formar los átomos de hidrógeno), o bien, el exceso
de energía que queda después de que se forma el enlace (de la molécula de hidró-
geno). Esto se ilustra a manera de diagrama en la figura 2.34.

Si una reacción, como la de disociación de la molécula de H2 en dos átomos de H,


requiere de un suministro de energía a los reactivos, esto significa que los productos
tienen un contenido de energía más alto que los reactivos y DH será positivo (figura
2.34), y el proceso es endotérmico. Para la disociación del H2, DH es 1 436 kJ mol21.

En cambio, si una reacción como la de dos átomos de hidrógeno para formar como
producto una molécula de hidrógeno da lugar a un desprendimiento de energía,
entonces los reactivos tienen un contenido de energía más bajo que los productos y
DH será negativo (figura 2.34), y el proceso es exotérmico.

176
UNIDAD 2 Aire, intangible pero vital

Figura 2.34
Dirección de la reacción
Se absorbe calor, DH es positivo
Dirección de la reacción
Se desprende calor, DH es negativo

Energía necesaria para romper


un enlace (1) o desprendida (2)

Contenido de energía en 2 HT
cuando se forma un enlace
(DH 5 436 kJ/mol)
Energía

Contenido de energía
del H:H en su forma
estable normal

0 Molécula Átomos
de hidrógeno de hidrógeno
Forma química

Diagrama del contenido de energía presente en las formas químicas del hidrógeno.

Considerando la otra reacción, la molécula de oxígeno en la etapa inicial de disocia-


ción, la molécula de O2 se disocia también en átomos. Entonces, si representamos
en una misma ecuación las dos formas en que se puede encontrar el oxígeno y las
energías que intervienen, tenemos:

1495 kJymol
OSO u:::::::::v OS 1 SO
2495 kJymol

Esto significa que 0.5 mol de O2 necesita un suministro de 1247.5 kJymol para que
se lleve a cabo la disociación en átomos de oxígeno. Entonces, el suministro total de
energía requerido para producir átomos de hidrógeno y oxígeno para formar el agua
es de 436 kJymol 1 247.5 kJymol 5 683.5 kJymol.

En la etapa final, los átomos de hidrógeno y oxígeno se recombinan para formar


vapor de agua, y entonces:

2HN(g) 1 SO(g) ⎯→ H2O(g)

La cantidad de energía que se desprende en la formación de un mol de agua es la


equivalente a la que desprenden dos enlaces O O H para formar agua, es decir, 2 3
462.8 kJ mol21, lo cual es igual a –925.6 kJ mol21 (véase tabla 2.8). Esta energía se des-
prende, por lo que entonces el balance total de energía es 683.5 1 (2925.6) 5 2242.1
kJ mol21. Por tanto, el calor de combustión del hidrógeno es de 2242.1 kJ mol21.

177
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
Este valor calculado se compara muy favorablemente con el valor encontrado de
manera experimental para el calor de combustión del hidrógeno, que es de 2241.8
kJ mol21.

Los hidrocarburos son combustibles muy importantes, entre los que destacan el
gas natural (compuesto fundamentalmente por metano, CH4), algunos gases obte-
nidos de la destilación fraccionada del petróleo, tales como propano (C3H8) y butano
(C4H10) —conocidos como LPG—, las gasolinas, diesel, etcétera, obtenidos también
de la destilación fraccionada del petróleo o por cracking catalítico. El calor de combus-
tión es una de sus características más importantes, y se pueden calcular utilizando
las energías de disociación de los enlaces mostradas en la tabla 2.8. Es importante
observar que estas energías son valores promedio encontrados, y que la energía en
un tipo particular de enlace puede variar con su posición en la molécula. Esto pue-
de dar lugar a diferencias entre los valores calculados y los calores de combustión
observados experimentalmente en compuestos específicos.

Energías de enlace
La tabla 2.8 describe las energías de enlace promedio en kilocaloríasymol para un
grupo de enlaces que se encuentran frecuentemente.

Tabla 2.8 Energías de enlace promedio en kcal mol21


(para encontrar su equivalencia en kJ se multiplican estos
valores por 4.185)
Una sola ligadura:

H C N O F Si P S Cl Br I

H 104 99 93 111 135 70 76 81 103 88 71

C 83 70 84 105 69 63 62 79 66 57

N 40 48 65 — 50 — 48 — —

O 33 44 88 84 — 49 — 48

F 37 129 117 68 61 — —

Si 42 51 54 86 69 51

P 51 55 79 65 51

S 51 60 51 —

Cl 58 52 50

Br 46 43

I 36

Ligaduras múltiples:

NPN 100 CPC 146

NqN 225 CqC 200

O P O (en el O2) 118 C P O (en el CO2) 192

C q O (en el CO) 257

178
UNIDAD 2 Aire, intangible pero vital

EJERCICIO
Calor de combustión del metano

Utilizando las energías de enlace, calcular el calor de combustión del metano, el


principal componente del gas natural.

SOLUCIÓN

Se escribe la ecuación química para la combustión del metano en su forma estruc-


tural para determinar el tipo y número de enlaces rotos y los que se forman.

H
A
H O C O H 1 2 O P O ⎯→ O P C P O 1 2 H O O O H
A
H

Para calcular la energía desprendida por la combustión del metano, se calcula la


energía total que es absorbida por los reactivos para romper todos sus enlaces, y
la energía total desprendida al formarse los enlaces en los productos. La diferencia
entre las dos energías nos da la energía neta desprendida o absorbida, cuando se
forman los nuevos enlaces en los productos.

Energía absorbida para romper los enlaces de los reactivos

La energía del enlace C O H es 99 kcalyenlace, y la energía del enlace O P O es


118 kcalyenlace. Para romper cuatro enlaces C O H se requieren entonces 4 3 99 kcal,
y para romper los dos enlaces O P O se requieren 2 3 118 kcal. El total es 396 kcal
1 236 kcal 5 632 kcal para romper los enlaces de un mol de metano y dos moles de
oxígeno.

Energía desprendida al formarse enlaces en los productos

La energía del enlace C P O es de 192 kcal por enlace (en el CO2), y el enlace O O H
tiene una energía de 111 kcalyenlace. Al formarse dos enlaces C P O se desprenden
2 3 192 kcal, y al formarse cuatro enlaces O O H se desprenden 4 3 111 kcal. El
total es 384 kcal 1 444 kcal 5 828 kcal desprendidas al formarse los enlaces de los
productos.

Cálculo de la energía originada en la reacción de combustión del metano

El desprendimiento neto de energía (es decir, la energía sobrante) es 632 kcal 1


(2828 kcal) 5 2196 kcalymol de metano. El valor medido experimentalmente en el
calorímetro es de 2192 kcalymol, de tal forma que podemos concluir que el uso de
las energías promedio de enlace proporcionan un método alternativo para calcular
el calor desprendido o absorbido en una reacción química (DHr).

A partir de las energías de enlace, calcular el calor de reacción ΔHr de las siguientes
reacciones:

a) 2H2(g) 1 O2(g) → 2H2O(g)

b) CH4(g) 1 Cl2(g) → CH3Cl(g) 1 HCl(g)

179
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
a) Expresando la reacción en forma de enlaces:

2H O H 1 O P O → 2 H O O O H, tenemos que hay dos enlaces H2, un enlace O2


que se rompen y 4 enlaces OH que se forman.

Enlace Energía de enlace (kcalymol)

HOH 104

OPO 118

OOH 111

El cambio neto de la energía de enlace será entonces igual a:

(2 3 energía de enlace de H O H ) 1 (1 3 energía de enlace de O P O) 2 (4 3


energía de enlace de O O H) 5 [(2 3 104) 1 (1 3 118)] 2 (4 3 111) 5 (208 1 118)
2 444 5

ΔHr 5 2118 kcal

b) La reacción expresada en forma desarrollada:

H3C O H(g) 1 Cl O Cl(g) → H3C O Cl(g) 1 H O Cl(g)

Se rompe un enlace C O H y un enlace Cl O Cl y se forman 1 C O Cl y un enlace


H O Cl.

Enlace Energía de enlace (kcalymol)

COH 87

Cl O Cl 58

C O Cl 79

H O Cl 103

El calor desprendido por la reacción es:

Energía neta 5 ΔHr 5 [(1 3 87) 1 (1 3 58)] – [(1 3 79) 1 (1 3 103)] 5 237 kcal.

Ahora bien, ¿por qué la reacción de combustión del metano produce más producto (y
energía) que la reacción de combustión de otros hidrocarburos? O, en términos gene-
rales, ¿por qué algunos productos químicos reaccionan cuando simplemente se mez-
clan, mientras que otros no tienen absolutamente ninguna tendencia a reaccionar, a
menos que se cambien las condiciones del experimento? O, por último, ¿por qué una
reacción química es favorable para que se lleve a cabo y otra no es favorable?

La respuesta a estas preguntas, basada en una infinidad de experimentos, es la si-


guiente: existe una fuerza conductora en las reacciones químicas que establece esas
diferencias, la cual se debe fundamentalmente a los cambios de energía en forma
de calor. En el tema anterior hicimos mención de DHr como el cambio de energía
en forma de calor que en general sucede en toda reacción química, ya sea propor-
cionando energía calorífica mediante un agente externo para que los reactivos la
absorban, o desprendiendo energía cuando se forman los productos. Este término
(DHr), que en termodinámica se conoce como cambio de entalpía de la reacción, junto
con el cambio de entropía y el cambio de energía libre, son los causantes directos o
fuerzas conductoras de las reacciones químicas.

180
UNIDAD 2 Aire, intangible pero vital

Preguntas

Responde las siguientes preguntas y coméntalas en equipo.

1. Representa las reacciones entre el nitrógeno y el oxígeno para formar los óxi-
dos de nitrógeno, y las principales reacciones subsecuentes que dan origen a
la formación del ozono, contaminante del esmog fotoquímico.

2. Representa la reacción del CO2, que en adición con la fotosíntesis permite


disminuir sensiblemente su contenido en la atmósfera.

3. ¿Cuáles son los oxiácidos? ¿Cuáles los óxidos básicos?

4. ¿Qué es un grupo de tabla periódica? ¿Qué es un periodo?

5. ¿Qué es la periodicidad?

6. Da una definición de los metales y sus propiedades metálicas.

7. Da una definición de los no metales y de los metaloides.

8. ¿Cómo están relacionados los elementos de un grupo?

9. ¿Qué se entiende por “radio atómico” y “reactividad”?

10. ¿Qué tienen en común los metales alcalinos en cuanto a su estructura de


electrones?

11. Completa la siguiente tabla.

Número Metal
Número Nombre
de electrones Periodo o
atómico del elemento
de valencia no metal

12

17

37

42

54

12. ¿Cómo se relaciona el radio atómico con la reactividad de un no metal y a la


reactividad de un metal?

13. Localiza un grupo dentro del cual hay un cambio total de comportamiento de
un no metálico a metálico.

14. ¿Cuáles son las reglas que deben seguirse para determinar qué electrones se
remueven cuando se forma un catión a partir de un átomo neutro?

15. ¿Cuáles son las tendencias generales en radio atómico, energía de ionización
y afinidad de electrones a través de la tabla periódica? ¿Por qué están relacio-
nados los tres?

181
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
16. ¿Cómo se expresan los símbolos de Lewis y qué representan?

17. Describe en términos generales qué es un enlace químico y establece la dife-


rencia entre los dos principales tipos de enlace.

18. ¿Cuál es la diferencia entre un par de electrones de enlace y un par de elec-


trones no enlazado?

19. ¿Cuál es el número más grande de electrones de valencia que puede ser
compartido entre los dos grupos de átomos en la formación de un enlace co-
valente?

20. ¿Existe un enlace covalente puro, es decir, a 100%? ¿Cómo se les llama a los
que no lo son?

21. ¿Qué es la electronegatividad?

22. ¿Cuál es el criterio general de electronegatividad que se aplica para determi-


nar si un enlace es covalente no polar, covalente polar o iónico?

23. ¿Qué caracteriza a las reacciones de combustión?

24. Define qué es una reacción exotérmica y qué es una reacción endotérmica.

25. ¿De dónde proviene la energía en una reacción endotérmica?

26. ¿Cómo puedes determinar el calor de reacción a partir de las energías de


enlace de los reactivos y de la energía de enlace de los productos?

27. Utilizando la información de la tabla, determinar el calor de reacción de las


siguientes reacciones a 25 8C:

a) CaCl2(ac) + Na2CO3(ac) ⎯→ 2NaCl(ac) + CaCO3(ac)


b) H2SO4(l) + 2NaCl(ac) ⎯→ Na2SO4(ac) + 2HCl(g)
Calores estándar de formación, ΔH8f en kcalymol a 25 8C

Sustancia DH8

CaCl2(ac) 2190.0
Na2CO3(ac) 2270.3
NaCl(ac) 298.2
CaCO3(ac) 2288.4
H2SO4(l) 2193.9
HCl(g) 222.2
Na2SO4(ac) 2330.9

28. Se sabe que una tonelada de trinitrotolueno (TNT) puede producir 4.6 3 109
joules de energía. Si se quiere obtener esa energía de la reacción del acetileno
(C2H2) y oxígeno (O2), ¿cuánto se requerirá de ambos reactivos? El calor de
reacción de ambos productos para formar CO2 y H2O es de –2 510 kJymol.

29. Calcular el calor de reacción, para la combustión del amoniaco, NH3(g), para
obtener el óxido nítrico NO(g) y agua H2O(l). Las entalpías de formación, ΔHf
son 268.32 kcalymol para el agua H2O(l), 211.02 kcalymol para el NH3(g) y
21.57 kcalymol para el NO.

182
UNIDAD 2 Aire, intangible pero vital

CALIDAD DEL AIRE


Es de todos conocido que la atmósfera contiene numerosos gases, aunque los cons-
tituyentes principales sean sólo dos: el nitrógeno (N2), con 78.08%, y el oxígeno (O2),
con 20.95%. En mucha menor proporción se encuentran: el argón (Ar), con 0.93%; el
dióxido de carbono (CO2), con 0.03% (o 300 ppm), y el vapor de agua, que oscila entre
0 y 4%. Sin embargo, existen pequeñas cantidades (trazas, ppm) de al menos otros 40
gases, que incluyen ozono, helio, hidrógeno, metano, óxidos de nitrógeno, dióxido de
azufre y neón. Además, también están presentes aerosoles, esto es, partículas micros-
cópicas de líquidos y sólidos provenientes principalmente del suelo y de las superfi-
cies de agua, que son arrastradas por el aire, quedando suspendidas en la atmósfera,
por ejemplo, polvo, partículas de carbón, polen, sales marinas y microorganismos.

La presencia del nitrógeno y el oxígeno como elementos mayoritarios en la compo-


sición atmosférica nos indica que su reactividad es fundamental para considerar
las concentraciones de los compuestos producidos en las reacciones de la atmós-
fera en fase gaseosa. Por ejemplo, cuando suceden incendios forestales, en fuentes
caloríficas domésticas e industriales, en los motores de combustión interna, o por la
acción de las descargas de rayos, etcétera, se combinan el nitrógeno y el oxígeno del
aire para formar el óxido nítrico (NO)

N2(g) 1 O2(g) ⎯→ 2NO(g)

Analizando las variables termodinámicas de esta reacción, se deduce que el óxido


nítrico no se forma en cantidades apreciables a temperatura ambiente. En cambio,
cuando la reacción se lleva a cabo a altas temperaturas, como sucede en la combus-
tión dentro de un motor (2 773 K) o en los casos antes mencionados, sí se producen
cantidades significativas de óxido nítrico, que posteriormente reacciona con más
oxígeno del aire y con el vapor de agua de la atmósfera, dando origen a la formación
del ácido nítrico, contaminante considerablemente severo del ambiente.

Es preciso hacer una distinción entre los contaminantes de origen natural y los que
provienen de la actividad humana o antropogénicos. Por ejemplo, la tabla 2.9 muestra
las cantidades de azufre (S) y nitrógeno (N) emitidas a la atmósfera de manera na-
tural y sus fuentes, comparadas con las emitidas por la actividad humana.

Tabla 2.9 Emisiones naturales y antropogénicas de compuestos de S1 y N2


Fuente S (en TM 3 106yaño) Fuente N (en TM 3 106yaño)
Volcanes 9.3 Rayos 8
Incendios forestales naturales 2.2 Incendios forestales naturales 5
Biosfera marina 15.4 Tierra-procesos biogénicos 7
Biosfera terrestre 0.35 Oxidación del NH3 0.9
De la estratosfera 0.6
Total natural 27.25 Total natural 21.5
Antropogénico 77 Antropogénico 22
TM 5 Toneladas métricas.

1 T. S. Bates, B.K. Lamb, A. Guenther, J. Dignon y R.E. Stoiber, J. Atmos. Chem., 1992, 14, 315.
2 D.S. Lee, I. Kohler, E. Groble, F. Rohrer, R. Sausen, O. Gallard, L. Klenner, J.G.J. Oliver y F.J.
Dentener, Atmos. Environ., 1997, 31, 1735.

183
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente
Los contaminantes del aire (tabla 2.10) son sustancias en la atmósfera —ciertos gases y
aerosoles— que tienen efectos dañinos para los seres humanos, para otras formas
de vida o afectan diversos materiales.

Tabla 2.10 Principales clases de contaminantes del aire

Clase Ejemplos

Óxidos de carbono Monóxido de cabono (CO), dióxido de carbono (CO2).


Óxidos de azufre Dióxido de azufre (SO2), trióxido de azufre (SO3).
Óxidos de nitrógeno Óxido nítrico (NO), dióxido de nitrógeno (NO2) (el NO y el NO2 y otros óxidos de
nitrógeno se han agrupado para su identificación como NOx).
Compuestos orgánicos volátiles Metano (CH4), propano (C3H8), benceno (C6H6), compuestos clorofluorocarbonados
(CFC).
Particuloides suspendidos Partículas sólidas (polvo, cenizas, hollín, asbestos, plomo, sales de nitratos y
sulfatos), gotas líquidas (ácido sulfúrico, bifenilos policlorinados [BPCs], dioxinas,
pesticidas).
Sustancias radiactivas Radón-222, iodo-131, estroncio-90, plutonio-239.
Compuestos tóxicos Trazas de al menos 600 sustancias tóxicas (muchas de las cuales son compuestos
orgánicos volátiles), 60 de las cuales se sabe que causaron cáncer en pruebas con
animales.
Oxidantes fotoquímicos Ozono (O3), nitratos de peroxiacilo (PANs, por sus siglas en inglés), peróxido de
hidrógeno (H2O2), aldehídos.

Durante millones de años, los volcanes, los incendios naturales y las tormentas
de polvo han enviado a la atmósfera humo, gases y partículas, y las coníferas y
otras plantas emiten compuestos orgánicos volátiles en el aire que las rodea. Sin
embargo, hay mecanismos en la biosfera que remueven, asimilan y reciclan estos
contaminantes naturales. Primero, los contaminantes se dispersan y llegan a estar
muy diluidos en la atmósfera. Luego, como se muestra en la figura 2.35, un agen-
te limpiador de origen natural, el radical hidroxilo (OHN), oxida muchos de ellos,
transformándolos en productos que no son dañinos, o que pueden ser deposita-
dos en el suelo o el agua por la precipitación pluvial. Los microorganismos que
existen en la tierra convierten a algunos de estos productos en compuestos inocuos.
Estos procesos mantendrían a los contaminantes naturales debajo de los niveles
tóxicos (a excepción de un área cercana a la fuente, tal como alrededor de un vol-
cán en erupción). Sin embargo, la presencia de muchos de los contaminantes que
pudieran ser oxidados por el radical hidroxilo se ha vuelto preocupante, porque las
actividades humanas han elevado sus concentraciones muy por arriba de los nive-
les en los que pueden ser eliminados por los procesos de la naturaleza.

Estudios recientes muestran que el radical hidroxilo (radical libre) tiene un papel
fundamental en la eliminación de contaminantes antropogénicos de la atmósfera,
de tal forma que los hidrocarburos altamente reactivos son oxidados después de
una hora de su aparición en la atmósfera; los óxidos de nitrógeno (NOx) se convier-
ten en ácido nítrico (HNO3) en el lapso de un día. Con las sustancias menos reacti-
vas, como el monóxido de carbono (CO), transcurren meses para que sean oxidadas
por el radical hidroxilo.

184
UNIDAD 2 Aire, intangible pero vital

Figura 2.35

Formación del radical hidroxilo Reacciones del radical hidroxilo con los contaminantes

Los radicales hidroxilo se consumen rápidamente,


Radiación ultravioleta
dando productos como dióxido de carbono,
ácido nítrico, ácido sulfúrico y agua
Hidrocarburos

CO 1 H2O
1. O3 O2 1 O*
CO
Un rompimiento fotoquímico del ozono
de la troposfera desprende una molécula de OH CO2
oxígeno y un átomo libre de oxígeno.
H2S
2. O* 1 H2O 2OH
SO2
El radical hidroxilo se forma SO2
continuamente, conforme los átomos de NH3
oxígeno libre reaccionan con el agua. H2O 1 NO H2SO4
NOx HNO
3

Estos productos finales son recogidos de la troposfera


por la lluvia, ocasionando un depósito ácido

Modelo simplificado de la limpieza atmosférica por el radical hidroxilo.

También hay que considerar que los organismos son capaces de manejar ciertos
niveles de contaminación sin sufrir efectos dañinos. El nivel de contaminante deba-
jo del cual no se observan efectos dañinos se conoce como nivel de afectación. Fuera
de este nivel, el efecto de un contaminante depende
tanto de su concentración como del tiempo de ex-
Figura 2.36
posición al mismo. Mayores niveles de concentración
del contaminante pueden ser tolerables si el tiempo
de exposición es corto. Entonces, para un contami-
nante dado, el nivel de afectación puede ser bajo en
Concentración de contaminantes

exposiciones cortas, pero alto conforme el tiempo de


exposición aumenta (figura 2.36). Lo que importa no
es la cantidad absoluta del contaminante, sino la do-
Efectos dañinos
sis (el producto de la concentración multiplicada por
el tiempo).

Resumiendo, existen tres factores que determinan el


Nivel de afectación
nivel de contaminación del aire:

• La cantidad de contaminantes que entra en el


aire.
Sin efectos dañinos
• La cantidad de espacio (el volumen) en el cual se
dispersan los contaminantes. Tiempo de exposición

• Los mecanismos que remueven los contaminan-


tes del aire. El nivel de afectación es diferente para cada contaminante.

185
Grupo Editorial Patria
Introducción a la química y el ambiente

PRINCIPALES CONTAMINANTES Y
FUENTES DE CONTAMINACIÓN
Contaminantes primarios y secundarios
Los análisis de muestras de aire nos revelan que, además de las sustancias que men-
cionamos en el inciso anterior, existen otras sustancias, todas ellas en cantidades de
trazas (ppm, o inclusive ppmm, partes por mil millones, o ppb, partes por billón en
la numeración inglesa). Algunas de ellas sólo pueden ser explicadas en términos de
que provienen de emisiones, ya sea de fuentes naturales o por la actividad huma-
na. Otras pueden haber llegado a la atmósfera indirectamente, como resultado de
procesos químicos en la atmósfera. Para distinguir estas últimas, es necesario esta-
blecer una clasificación de los contaminantes en primarios y secundarios (figura 2.37).
Los contaminantes primarios son los productos químicos que la atmósfera recoge
directamente de sucesos naturales (por ejemplo, tormentas de polvo o emisiones
volcánicas), y los que resultan de la actividad humana (por ejemplo, la combustión
en los vehículos, las emisiones de chimeneas de los hornos de las fábricas, la evapo-
ración de solventes, etcétera). Los contaminantes secundarios son aquellos que se
forman como resultado de otras reacciones entre ellos mismos o con los componen-
tes básicos del aire, que se llevan a cabo en la atmósfera formando otros compues-
tos también indeseables. Los contaminantes secundarios, incluyendo gases como el
ozono y compuestos particulares como los sulfatos, se abordarán posteriormente, y
por el momento sólo nos concentraremos en los contaminantes primarios.

Dentro de las áreas densamente pobladas, los niveles de la mayoría de los con-
taminantes primarios se encuentran determinados por las contribuciones de las

Figura 2.37
Contaminantes primarios Contaminantes
CO CO2 secundarios
SO2 NO NO2
SO2
La mayoría de los HNO3 H2SO4
hidrocarburos H2O2 O3 NPA*
La mayoría de las La mayoría de las
partículas sales NO2 22
3 y SO4
suspendidas

Natural
Estacionarias

Móviles

Fuentes y tipos de contaminantes. La emisión producida por las actividades humanas puede provenir de fuentes
móviles (automóviles) y fuentes estacionarias (plantas de energía e industriales). Algunos contaminantes primarios
pueden reaccionar con otro o con algún producto químico en el aire para formar contaminantes secundarios.
* NPA. Abreviatura de nitratos de peroxiacilo (mejor conocidos como PAN, por sus siglas en inglés).

186
UNIDAD 2 Aire, intangible pero vital

cuales los mismos humanos son responsables; esto, desde luego, sin olvidar que
la naturaleza es también un generador de lo que hemos llamado “contaminantes”,
que, como se puede observar en la tabla 2.9, en el caso del S y del N en una escala
global, son comparables a las originadas por las actividades humanas. Analicemos,
para comenzar, cuáles son los contaminantes primarios de origen natural.

Contaminantes primarios de origen natural


Productos químicos derivados del azufre
El azufre en forma de SO2, y algo de H2S, es emitido principalmente por los volca-
nes, pero también resulta de algunos procesos biológicos. En ausencia de aire, la
degradación biológica genera emisiones de sulfuro de hidrógeno (H2S) y compuestos
orgánicos, tales como el sulfuro de dimetilo [(CH3)2S], el su