Sie sind auf Seite 1von 29

Hermelinda Estévez, Susana Alonso

ANTROPOLOGIA DE eleva a todos y nos realiza cabalmente.


LOS METODOS NATURALES DE La adopción de López Quintás no signifi-
REGULACION DE LA FERTILIDAD ca que reste importancia a la ética cristia-
na, significa solamente que desea encon-
trar un punto de partida que sea
Hermelinda Estévez Rial aceptable por personas procedentes de
Susana Alonso Burger latitudes espirituales diversas, y desde el
cual se pueda descubrir la antropología.
¿COMO CONOCER AL HOMBRE? La investigación actual sobre lo que es el
Para hablar de antropología hemos hombre, como se constituye y desarrolla,
de definir al hombre. Para llegar a este cómo se articula su poder creador, qué
análisis nos ha parecido más acertado tipo de conducta da lugar a la vida comu-
que ponernos a elucubrar, el seguir a un nitaria auténtica, nos permite descubrir
autor como López Quintás. Opinamos con toda nitidez los distintos procesos
de esta manera porque en su análisis de que podemos seguir en la vida y distin-
la antropología reivindica una búsqueda guir los que construyen y los que destru-
con una base aceptable por todos, que es yen. Sin necesidad de acudir a la luz de la
uno de los objetivos de nuestro trabajo. fe podemos hoy determinar con toda pre-
Es decir fundamentar la antropología de cisión qué actitudes son fecundas y cuá-
los métodos naturales en una base les resultan disolventes. Sin duda alguna,
común que pueda ser asequible aceptar- la fe cristiana nos permite dar todavía un
los por todos, si esto fuese posible. fundamento más sólido a nuestra vida
Este ahondamiento hemos de hacerlo ética. Pero ya con la sola luz de la razón,
a la luz de la investigación científica, iluminada por la investigación científica
porque somos un pueblo pluralista en el actual, es posible asentar sobre una base
cual existen personas que abrigan muy firme la antropología de los métodos
diversos sentimientos y profesan muy naturales de regulación de la fertilidad,
distintos sistemas de pensamiento. en adelante MNRF.
Para este análisis pluralista se necesi- En nuestro análisis intentamos pres-
ta una condición: el deseo de enriquecer cindir de todo interés partidista e inten-
la propia vida y la de la comunidad o taremos averiguar por qué vía halla el
comunidades en que participan. El hombre su verdadero bien, su plenitud
adversario es uno: el que empobrece deli- como persona y su cabal felicidad. Se
beradamente la vida humana y la degra- dirá con independencia de criterio, aun-
da. Por inadvertencia, todos podemos en que vaya contra lo que hoy se hace pasar
un determinado momento contribuir a como opinión general. Con frecuencia se
rebajar al hombre de rango. Conviene interpreta lo general como lo normal y lo
que dialoguemos amistosamente para normal como normativo. Pero eso signi-
descubrir en común la verdad que nos fica aplicar a la vida ética un criterio

150 Cuadernos de Bioética 2001/2 a


Antropología de los métodos naturales de regulación de la fertilidad

sociológico, que es del todo insuficiente. La ciencia, en cambio, prescinde de


La sociología nos descubre cómo actúa motivaciones personales y ejercita un
la mayoría. La ética nos enseña como modo de investigación neutral que susci-
debiera actuar. La sociología observa ta el asentimiento de toda persona que
hechos; la ética fija ideales y conductas. tenga los conocimientos necesarios para
Las normas de acción no vienen dadas comprender los resultados de la misma.
por la opinión pública o el comporta- El científico establece hipótesis sobre lo
miento general, sino por las leyes que que es una realidad, y prueba con experi-
rigen la actividad creadora del hombre. mentos si ese proyecto explicativo se con-
Sobre la vida humana existen mil teo- firma o se desmiente. Cuando una hipó-
rías, distintas y a veces encontradas. Si tesis se confirma, es aceptada por la
miramos alrededor podemos apreciar comunidad científica como base de la
multitud de opiniones que se hacen búsqueda de otros conocimientos, hasta
valer, que quieren arrogarse la primada e que se establezca otra hipótesis que sea
imponerse. ¿Es posible orientarse debi- más certera. Esa aceptación convierte a la
damente en medio de este torbellino de ciencia en un gran campo de búsqueda
pareceres y corrientes? Hay una vía segu- solidaria de la verdad de cuanto existe.
ra para ponernos todos de acuerdo en Bien es cierto que este proceso inves-
una cuestión básica que sirva de punto tigador se halla limitado a ciertos tipos
de partida para un entendimiento: ate- de realidades. Las cuestiones éticas,
nernos a lo que nos enseña la ciencia políticas, jurídicas, estéticas y religiosas
actual más cualificada. Si sólo tenemos no pueden ser objeto de este tipo de
en cuenta nuestras opiniones particula- investigación. Sin embargo, por lo que
res, o la ideología propia del partido polí- toca a la ética, la ciencia puede facilitar-
tico en que militamos o las enseñanzas de nos datos básicos sobre el ser humano
la religión que profesamos, es imposible que nos permitan inducir cómo ha de ser
que hallemos una plataforma común en la conducta del hombre que quiera desa-
la que podamos dialogar con garantía de rrollarse de forma cabal.
éxito, porque cada uno suele tener sus Estos datos pueden constituir un
posiciones bien tomadas. Es muy difícil punto de confluencia de cuantos desea-
hacer cambiar-a las gentes en lo tocante a mos fundamentar la ética de tal forma
sus actitudes éticas, políticas y religiosas, que lleguemos a un consenso sobre los
ya que éstas vienen determinadas en puntos que deciden la marcha de nues-
buena medida por mil influencias y están tra vida (1).
cargadas de adherencias sentimentales.
De ahí la posibilidad de que personas ANALISIS
bien dotadas sostengan ideas muy dife- DEL COMPORTAMIENTO SEXUAL
rentes, incluso enfrentadas, en materia de El amor entre el hombre y la mujer es
política, ética y religión. sobre todo un asunto entre personas; por

Cuadernos de Bioétiea 2001/2" 151


Hermelínda Estévez, Susana Alonso

tanto, el punto de vista no puede ser más una armonización, dentro de las relacio-
que personalista. El hombre es alguien nes sexuales que no puede darse sin
no algo: un ser racional, que tiene razón, esfuerzo de la voluntad, sobre todo por
facultad cuya presencia no se puede parte del hombre, ni sin que la mujer se
constatar en ningún otro ser visible, por- atenga a su pleno cumplimiento (2).
que en ninguno de ellos encontramos ni El hombre y todas las actividades por
traza de pensamiento conceptual. La él realizadas están enraizadas en su
razón en el hombre forma parte de su naturaleza. No puede ser encorsetado en
naturaleza, la cual comprende la facul- un determinismo: es un ser libre y esta
tad de la autodeterminación basada en grandeza está sujeta a la posibilidad del
la reflexión, que se manifiesta en el error; éste le puede llevar a usar desor-
hecho de que el hombre al actuar elige lo denadamente de la mayor parte de sus
que quiere hacer y esta facultad se llama facultades.
libre albedrío. La función generativa es una de esas
Sólo el amor puede excluir la utiliza- facultades cuyo uso erróneo está muy
ción de una persona por otra: porque está extendido. Este error generalizado
condicionado por la relación común de patentiza la falta de formación del hom-
las personas respecto del mismo bien que bre y su atrincheramiento en la ignoran-
escogen y al que se someten. Por su natu- cia, que puede ser ganancial (tiene su
raleza misma el amor no es unilateral, raíz en el hedonismo) y vencible porque
sino por el contrario bilateral, existente el desarrollo de muchas disciplinas per-
entre personas: una fuerza que liga y une, mite una información precisa, ajustada a
cuya naturaleza es contraria a la división la realidad.
y al aislamiento; ahora bien, no puede La ignorancia hunde al hombre en la
haber verdadera reciprocidad allí donde oscuridad y le hace cada vez más depen-
existe actitud utilitaria. Afirma Aristóte- diente de sus propios errores. Según el
les "ni el placer sólo ni la mera voluptuo- psiquiatra Aquilino Polaino son cuatro
sidad sexual constituyen un bien que a la los puntos cardinales para orientar el
larga une y liga a las personas si en el ori- comportamiento sexual del hombre:
gen de amor recíproco no hay más que 1. Generativo-procreativo: es el más
placer o provecho, la mujer y el varón no obvio y reúne dos aspectos diferenciales:
estarán unidos por más tiempo que el a. Procreación.
que sean fuente de placer o provecho". b. Genitalidad: aquí se asienta el
El amor entre un hombre y una mujer hedonismo.
no surge porque sean dos organismos de Esta dimensión actualmente aparece
sexo diferente sino porque son dos per- especialmente perturbada por vía margi-
sonas. El amor es la búsqueda del verda- nación disociativa: se frustra y reprime la
dero bien de la otra persona y por tanto, capacidad procreadora, mientras no se
la antítesis del egoísmo. Es necesaria escatima ningún medio para agigantar la

152 Cuadernos de Bíoétíca 2001/2"


Antropología de los métodos naturales de regulación de la fertilidad

dimensión genital de manera que satisfa- zada. Quienes sólo estuviesen preocupa-
ga el hedonismo ególatra y solitario. dos por generar hijos, se convertirían en
El conocimiento del otro es insepara- un ser holocausto.
ble del amor por él. Conocer y querer La sexualidad genitalizada se da
son indistinguibles: lo uno lleva a 10 cuando se frustra la dimensión cogniti-
otro. Cuanto más se ama a una persona va: tendencia a comunicarse con el otro
más se la conoce. El compromiso afecti- para compartir con él su propia vida.
vo entre el hombre y la mujer llega a su En la actual cultura occidental se
techo más alto, cuando desbordándose, reprimen y se frustran varias dimensio-
se vierte en una tercera persona, depen- nes a las que hemos aludido. Es muy fre-
diente y generada por ellos, pero libérri- cuente que se reprima la dimensión
ma, a la que llamamos hijo. reproductiva: una vez que ésta ha sido
2. Afectivo. imposibilitada para generar otro ser
3. Cognitivo. humano, el nuevo comportamiento
4. Teocéntrico. sexual se reduce a una inmanencia ególa-
5. Hedonista (15). tra del"yo para ti" y "tú para mí", sin que
La conducta sexual no depende sólo estas aceptaciones donaciones lleguen a
de factores biológicos, sino también psico- fundar un nosotros. A veces, con menor
lógicos y socioculturales. La sexualidad es frecuencia se sacrifica la dimensión afecti-
una función educable, porque no está va, especialmente por parte del varón.
totalmente determinada por el instinto. Con mayor frecuencia 10 que falla es la
La conciencia del hombre no inventa falta total de comunicación entre los cón-
esta o aquella ley natural, sólo debe tra- yuges si ésta se reduce únicamente al con-
tar de conocerla y aplicarla. Cada cultu- tacto sexual, la sexualidad se convierte en
ra, época, coyuntura sociocultural, mag- un contacto mecánico, automático y des-
nifica alguna de las dimensiones del personalizado: 10 que no se comunica no
comportamiento sexual humano y al se puede compartir, no une pero sí sepa-
mismo tiempo silencia otros. Así, en el ra. Lo que no se comunica se convierte en
Romanticismo magnificó la dimensión una muralla únicamente útil para atrin-
afectiva, se identificó la sexualidad con cherarse tras de ella y aislarse del otro.
el amor romántico, así como se sacrifica- La contradicción cultural más radica-
ba el aspecto procreativo. lizada es la que puede establecerse entre
Quienes optan únicamente por la sexualidad y procreación. Durante el
búsqueda del placer en el uso de su siglo XX el hito histórico más importante
sexualidad, mientras cierran las posibili- es la puesta en marcha en la década de los
dades generativas o incumplen las otras sesenta de las sustancias contraceptivas;
dos dimensiones -cognoscitiva y afecti- de este modo la función sexual fue vacia-
va- degradan la sexualidad a mero epi- da de uno de sus fines más importantes
fenómeno, sexualidad lúdica o triviali- que es la procreación. Lo propio de la

Cuadernos de Bioética 2001/2 a 153


Hermelinda Estévez, Susana Alonso

afectividad humana es querer: Voluntad tú, aunque se confundan corporalmente


es distinta del mero desear o apetecer. El con él. Sin que ambos se confundan espi-
desear es propio de la imaginación y por ritualmente, con la sola interpenetrabili-
tanto, relativamente distanciada de la dad de los cuerpos, ninguno de ellos
percepción y de las cogniciones, puede podría trascender los límites epidérmicos
no tener nada que ver con la realidad. El en que se encierra su respectivo yo. Da
apetecer está vinculado a lo tendencial e lugar a una personalidad narcisista.
instintivo y el querer es un acto libre y La sexualidad es algo inscrito en la
dependiente de la voluntad; es un cierto naturaleza del hombre, es una función
modo de apetecer pero intelectualizado. que por depender del sustrato biológico,
Implica un conocimiento del fin y por lo está parcialmente predeterminada, a la
tanto un compromiso con él, querer es un vez que dotada de una relativa plastici-
compromiso para siempre. dad, por ser una función perteneciente a
La sexualidad debe ante todo ser un ser libre. Hoy día el hombre auto-
dependiente de la voluntad; entonces se construye su sexo (esto esconde una cul-
integra el conocimiento y se descubre la tura radicalmente individualista). La
propia autonomía y libertad. Una sexua- sexualidad humana es en sí misma una
lidad contraria o ignorante de la volun- perfección; una función enormemente
tad (la sexualidad del placer, de los dese- valiosa, por cuanto que con el concurso
os, de los apetitos) fácilmente será una del hombre se autorrealiza, se multiplica
función degradada y desnaturalizada el género humano y se perpetúa la espe-
porque enajena y renuncia a la libertad cie en el mundo. Esta perfección no ha
que le es propia. Cuando renuncia a la llegado al máximo en el momento del
libertad, sus actos dependen automáti- nacimiento sino que está abierta a una
camente de los estímulos que las cir- continua evolución.
cunstancias le presenten pero no de la El comportamiento sexual humano es:
voluntad de la persona. 1. Indeterminado: no determinado
El hedonismo no conduce a ninguna por el mero instinto.
parte que no sea a sí mismos. Tanto se ha 2. Plástico: se moldea a lo largo de la
insistido en la finalidad placentera del vida y no está dotado de un fijismo inna-
sexo que el hombre contemporáneo ha to.
llegado a olvidarse de que la conducta 3. Libre: de lo contrario no sería per-
sexual humana es una hechura natural, fectible.
transindividualista. Existe un individua- 4. Autocontrolable: es el mismo hom-
lismo sexual que toma del otro en lugar bre el que lo dirige, orienta, controla y
de tomar al otro; hace del otro una reali- no los eventos del medio.
dad solo útil al yo, en la medida que el yo 5. Autoperfectible: con la repetición
satisface en él su hambre de placer, su sed de actos libres dicha función puede
de sensaciones. El yo no se conjuga con el autoperfeccionarse.

154 Cuadernos de Bioética 2001/2"


Antropología de los métodos naturales de regulaci6n de la fertilidad

La sexualidad humana está penetra- experiencias de otra persona: tiene su


da por una dimensión sociocultural que raíz en la afectividad, la cual puede dul-
por su relevancia resulta imprescindible; cificar y neutralizar las reacciones bruta-
pero lo propio de la naturaleza humana les de la sensualidad, orientada sólo
es precisamente estar abierta a los cam- hacia el gozo.
bios culturales. A lo natural se contrapo- El hombre ha de tener en cuenta que
ne lo artificial, no lo cultural; dado que la mujer es un "mundo aparte", no sólo
la cultura emerge como un producto de en el sentido fisiológico sino en el psico-
esa misma naturaleza. lógico. Asimismo, es importante que la
El hombre es el único animal que no mujer procure comprender al varón y
sólo depende exclusivamente de los estí- educarlo de manera que se preocupe de
mulos que están en el medio, ya que él ella (4).
es capaz de generar los estímulos especi- La presencia en el hombre de la ener-
ficos en cada situación concreta, y éstos gía sexual provoca graves problemas
pueden superar la realidad (las repre- psicológicos y morales. Para ofrecer cla-
sentaciones mentales). La imaginación y ves de solución a tales problemas, debe-
las fantasías generadas por ella a modo mos tener un conocimiento preciso de
de poderosos estímulos interiorizados, las aspiraciones que han de regular
teledirigen y condicionan las trayecto- nuestro dinamismo personal y los crite-
rias de la persona. Una imagen, fantasía rios de actuación moral que se derivan
o ilustración, acaba haciendo sentir su de la condición del hombre.
peso, imponiendo una determinada La investigación ética actual contem-
dirección en el comportamiento sexual pla un criterio nuevo que es el dinamis-
del sujeto (3). mo intrínseco del amor, junto con la
La buena marcha de una relación orientación biológica y jurídica. Para
sexual se ve a menudo perturbada por integrar este dinamismo del amor y las
una concentración egocéntrica en la pro- tendencias instintivas, es necesaria: una
pia vivencia, en tener la conciencia total- formación para el amor, y no sólo una
mente absorta por la propia satisfacción información sexual de tipo médico, bio-
sensual. La mujer difícilmente perdona lógico o psicológico. La antropología
al varón la falta de satisfacción en las contemporánea nos enseña que el hom-
relaciones conyugales, que le son peno- bre al ser inteligente no se limita a res-
sas de aceptar. ponder a estímulos, como en el caso del
El impulso sexual es tan poderoso animal; él percibe realidades que le esti-
que crea en el varón y la mujer normales mulan. Entre la captación del estímulo y
una ciencia instintiva de la manera de la respuesta al mismo deben mediar en
como hay que hacer el amor. Es necesa- el hombre la reflexión y la opción.
ria la ternura desinteresada, esa facultad El sentido no es algo inmediato, y
de penetrar los estados del alma y las para descubrirlo se ha de sobrevolar la

Cuadernos de Bioética 2001/2' 155


Hermelinda Estévez, Susana Alonso

situación en la que el hombre se halla. dual, y no se agota en satisfacer una avi-


En virtud del sentido debe decidir (5). dez instintiva individual. Están destina-
Si la meta de una persona es amar a das a ser expresión viva de una relación
otra y no sólo procurarse complacencias, personal muy valiosa.
tendrá que pensar que hay dos ritmos dis- Existe la idea difusa de que no hay
tintos en el proceso de intimación con una más amor que el erotismo. Esta idea
persona. A la intimidad corpórea se llega suele tener buena acogida, a pesar de su
con un ritmo que se puede precipitar; la falsedad, porque opera a favor de la ten-
intimidad personal, sólo se logra cuando dencia a tomar lo más fácil como lo
se sigue un ritmo más lento: es el ritmo auténtico, aunque sea espúreo. La inves-
propio de los procesos de maduración, tigación contemporánea nos ha descu-
que no pueden acelerarse a voluntad. bierto que la propensión a satisfacer en
Resulta muy fácil confundir el interés seguida los impulsos significa una regre-
que sentimos por satisfacer un instinto sión, una vuelta a la fase anal de la infan-
con el amor de entrega a una persona. El cia. El niño experimenta pronto el placer
que desea saciar una pulsión instintiva de chupar y cuando llora ve que los
toma a la otra persona como medio para mayores le ponen algo sabroso en la
sus fines, pero un medio es estimado en boca. Cada forma de inquietud es calma-
la medida en que sirve a nuestras inten- da por un placer oral. Para ganar en
ciones, la diferencia está en que el que madurez, el niño deberá aprender a
ama a una persona en cuanto tal, estima soportar necesidades y mantener las pul-
sus cualidades pero su amor está por siones insatisfechas. Esta renuncia a la
encima de ellos y se mantiene fiel en satisfacción inmediata de las pulsiones
toda circunstancia. instintivas tiene un efecto benéfico cuan-
El amor no es como el hambre, que do significa acumulación de energía vital
basta comer para saciarla y restablecer y aplicación de la misma al empeño de
así el equilibrio. Esto responde a una crear una amistad profunda que pueda
necesidad biológica primaria, elemental. generar una unión de alta calidad.
La relación sexual, en cambio, no satisfa- El dinamismo interno de la relación
ce la relación de crear una relación amo- amorosa interpersonal pone en juego
rosa auténtica~No cabe en serio afirmar cuatro aspectos:
que las relaciones sexuales constituyen 1. La sexualidad: el hombre no tiene
una actividad biológica semejante a cuerpo; es corpóreo; vive personalmente
otras muchas como el comer y beber. en el medio expresivo del cuerpo; en él
Éstas son actividades que tienen por vibra la persona entera. La relación sexual
meta satisfacer una necesidad indivi- es corpórea. En ella se unen inmediata-
dual intransferible; la relación sexual es mente dos cuerpos y se intercambian sen-
una actividad que pone en juego a dos saciones. El cuerpo visto como objeto para
personas, supera el ámbito de lo indivi- lograr ciertas ventajas, no expresa a la per-

156 Cuadernos de Bioética 2001/2 a


Antropología de los métodos naturales de regulación de la fertilidad

sana en cuanto ser creativo, sino al yo 2. La amistad: es una relación oblativa


egoísta que todo lo quiere infantilmente que el hombre debe crear esforzadamen-
para sí. La relación de dos cuerpos, así te; es necesario liberarse de las máscaras
rebajados de rango, no constituye un que nos ocultan. Esta apertura sincera
encuentro; es en verdad, una experiencia equivale a ofrecerse uno como es, sin
intensa, eufórica, cargada de un peculiar corazas protectoras. Este encuentro enri-
hechizo; pero estas condiciones, por atrac- quece a ambos, existe alguien valioso que
tivas que sean al principio, no hacen sino viene hacia mi, no para succionarme sino
decepcionar rápidamente al hombre por- para ampliar mi horizonte vital.
que no significan encuentro sino vértigo. 3. La proyección comunitaria del
En el acto de unión meramente sensual se amor: el amor es un bien y quien lo
vinculan dos cuerpos dejados a su suerte, posee desea difundirlo. La relación amo-
a la energía incontrolada de las pulsiones rosa alberga en si un germen de fecundi-
instintivas. Reduce al ser amado a un haz dad, tiende a crear un vínculo entre los
de estímulos a los que se da una respues- amantes y éstos y la comunidad. La
ta automática, no libre ni creadora. La fecundidad del amor da origen a reali-
atracción puramente libidinosa tiene un dades personales nuevas, inéditas, irre-
especial poderío para arrastrar al hombre, petibles e incanjeables.
entregarlo a la delicia de dejarse caer. Pero 4. La relevancia del amor: El amor
carece de toda capacidad de producir un conyugal se nos revela creador por par-
auténtico gozo personal. Iniciar el proceso tida doble: incrementa la amistad perso-
amoroso es introducirse en un campo que nal y da origen a nuevas vidas. Al entre-
desprende mucha energía, moviliza mil y ver la riqueza que encierra una vida
un resortes de la persona y los pone en humana, se descubre la relevancia del
tensión; por eso es sumamente arriesgado amor conyugal.
reducir toda la ilusión del que se entrega Estos cuatro elementos no deben
al amor a mera búsqueda de sensaciones: estar meramente yuxtapuestos, como
La fuerza de tal ilusión se traducirá en suelen estar los objetos. Han de ensam-
violencia destructiva. Toda ilusión fecun- blarse entre sí y formar una estructura
da se abre a horizontes amplios, que que es una constelación de elementos
nutren la vida humana. La ilusión cerrada que se exigen y complementan.
en sí misma se convierte en mero frenesí y Las tendencias no debemos reprimir-
destruye. Al tratar a un ser querido, se las sino orientarlas. Sólo poniéndolas en
siente una emoción que transporta. No jugo en orden a conseguir algo valioso
hemos de quedar en el agrado de ese sen- dejan las tendencias de convertirse en
timiento. Todo en la vida humana es signo pasiones. La pasión es una tendencia que
de algo superior. ¿A qué realidad remite arrastra al hombre. Y el hombre si quiere
esta emoción? A la amistad personal vivi- conservar su dignidad personal, no debe
da conyugalmente. dejarse arrastrar o seducir. Debe ser él

Cuadernos de Bioética 2001/2" 157


Hermelinda Estévez, Susana Alonso

quien guíe todas sus potencias y energías to: la sexualidad es uno de ellos. Pero
hacia metas altas. Un director de orques- sólo tiene carácter personal cuando va
ta no reprime a ningún instrumentista; le unida activamente al amor.
señala el camino que debe seguir para Se debe advertir que la sexualidad no
realizar su función de modo perfecto. La es simplemente una dotación orgánica
energía más poderosa de que dispone el para producir determinadas sustancias o
hombre, la sexualidad, puede y debe para ser capaces de experimentar deter-
resultar benéfica para todo el campo de la minadas sensaciones, sino una dimen-
actividad humana, si se libera del estorbo sión de la persona y por tanto, algo que
de una genitalización hipertrófica que recibe su significado a partir de la perso-
cede en desventaja de otros contenidos. na humana. Esta consideración de la
El cuerpo humano tiene las mismas dimensión humana de la sexualidad,
condiciones que los objetos: puede ser permite un enfoque adecuado de la ética
localizado, medido ... pero no se reduce a sexual. No menosprecia las considera-
objeto, porque forma parte viva de la per- ciones científicas y los logros técnicos,
sona. El cuerpo es expresión de la perso- pero trasciende el estudio científico y
na entera, el que vea en la persona amada confiere unidad, a lo que considerado
algo único, comprenderá que el amor científicamente podría ser un cúmulo de
pide perennidad, que no tiene sentido informaciones de frontera poco nítidas.
prometer amor para un lapso determina- Con respecto al significado humano
do de tiempo. Amar a una persona es de la sexualidad, cuando en la adolescen-
decirle "Tú no morirás nunca", decía cia se alcanza el primer enamoramiento,
Gabriel Marcel. En virtud de su misma la sexualidad se detecta como una dona-
esencia, el amor verdadero pide fideli- ción personal en virtud de la cual la per-
dad. El amor fiel es creativo, crea modos sona experimenta como capaz de una
relevantes de unidad. Este tipo de unidad donación, de un amor nuevo, distinto del
perdura a lo largo del tiempo, porque es de sus padre o hermanos. La sexualidad
fuente de nuevos motivos para amarse. se detecta no ya como una peculiar dota-
Uno no es libre cuando se queda fija- ción orgánica sino como una nueva capa-
do en lo inmediato, sino cuando se cidad de amor, como amor específico y
empapa del- ideal y actúa en cada peculiar y tiene sus aspectos diferenciales
momento a impulsos del mismo. El ideal respecto del amor humano genérico: lo
del hombre es el encuentro, y el mero propio del amor sexuado son determina-
ejercicio de la sexualidad no produce dos gestos con los que se expresa no cual-
encuentro sino yuxtaposición de dos quier afecto, sino el propio amor sexuado
soledades. Al encuentro se llega cuando que en su estructura o dinámica propias
se entreveran dos personas, no cuando incluye la perspectiva de la fecundidad.
se conjugan dos egoísmos. En la vida de Esta implica como condición de posibili-
la persona se integran diversos elemen- dad, una muy determinada condición

158 Cuadernos de Bioética 2001/2"


Antropología de los métodos naturales de regulación de la fertilidad

orgánica y unos actos que pongan en 3. El preferir la autorrealización pro-


marcha ese proceso. fesional en lugar de la autorrealización
Ser padre no es ser creador del hijo, conyugal; es decir, otros valores como el
sino aceptar el hijo como don. El hijo éxito, el dinero, valen más para esa per-
debe ser esperado como un fruto sor- sona que su rutinaria y estereotipada
prendente, algo que excede las fuerzas vida sexual. En este caso el futuro de esas
que los esposos mismos han puesto, relaciones conyugales está amenazado.
pues ellos no tienen el poder externo de 4. La actividad sexual puede dificul-
formar su organismo: Sólo desencade- tarse o bloquearse por otras muchas
nan un proceso cuya finalidad externa se causas ajenas a la específica vida sexual.
les escapa, implicada en la unión conyu- Aunque la incomprensión radique en un
gal, donde se integran todos los elemen- nivel psicológico muy distinto de donde
tos de la personalidad. El acto sexual es se asienta la comunicación sexual; los
a la vez corporal y espiritual (6). conflictos de un nivel pueden invadir
con mucha facilidad el otro, especial-
SEXUALIDAD Y MADUREZ mente cuando falla por completo la
Entre los que llevan una o dos déca- comunicación.
das de convivencia, aparecen unas ame- 5. La soledad y la pérdida de entu-
nazas y peligros: siasmo pueden devenir en los fantasmas
1. La rutina: la instauración de un que espantan las relaciones sexuales, difi-
cierto conformismo formalizado que cultándolas en extremo. Estos, ordinaria-
acaba por paralizar y fosilizar las relacio- mente se iniciaron mucho tiempo atrás
nes sexuales. No se trata de establecer cuando por la incomprensión existente
continuamente unas innovadoras rela- entre ambos se enajenó radicalmente la
ciones sino de acrecer el sentido, el signi- misma relación sexual. La esposa afirma
ficado, la intimidad y el placer. Frente a la que no siente nada cuando está con su
rutina no hay otra solución que la reno- marido (piensa lo que va a poner de comi-
vación permanente, hasta hacer reverde- da al día siguiente) y el marido, en esta
cer las viejas ilusiones y proyectos. situación se escapa a la rutina y al tedio
2. El peligro de refugiarse en el tra- entregándose a sus fantasías eróticas.
bajo, tan compulsivamente necesitado Existen las crisis biográficas que asaltan al
de gratificación que acaba por preferirse varón y a la mujer en los años de madu-
a la relación con el otro cónyuge. El rez. Para la rehabilitación del paciente
"yuppie" puede adolecer de tiempo necesitamos de su familia, como señala
para establecer una correcta y natural Burke: "El varón o la mujer que desea el
relación sexual con su pareja. Cualquier divorcio, piensa que puede alcanzar la
relación marital está llamada al fracaso felicidad cambiando de esposa o de mari-
si el punto de partida inicial es algo cer- do, cuando sabe que sólo puede lograrla
cano al agotamiento físico. cambiándose a sí mismo".

Cuadernos de Bioética 2001/2" 159


Hermelinda Estévez, Susana Alonso

En el matrimonio, la felicidad per- para ser feliz en el matrimonio, renun-


sonal está unida a la conyugal, y ambas ciar al egoísmo y aprender a amar (7).
resultan inseparables. Los dos rasgos Un indicador de la madurez es situar
irrenunciables para que emerja la felici- la sexualidad en el tercer o cuarto lugar
dad conyugal son: de los intereses personales, salvo que se
A. La entrega amorosa. trate de la adolescencia y primera juven-
B. La comunicación interpersonal tud; en estos momentos manda la fisio-
entre los cónyuges: sin esto no es posi- logía, aunque también debe estar gober-
ble el conocimiento del otro y sin esto no nada por la inteligencia y la voluntad.
es posible que se de el amor. Ha de supo- Esta afirmación es impopular y lo es
ner un encuentro entre personas, un salir porque el sexo se ha convertido en algo
de sí cada uno, para encontrar al otro, de que se consume. Por otra parte, el hedo-
forma que uno se experimente compar- nismo y la permisividad han hecho de
tiendo su propia vida con la del otro. las relaciones sexuales algo frecuente,
El enriquecimiento que supone esta trivial e intrascendente; esto con fre-
apertura y el conocimiento del otro, cuencia, ha conducido a una degrada-
supone un cierto conocimiento de sí ción de la relación interpersonal: antes
mismo: El otro no es un mero objeto, de que exista un encuentro verdadera-
sino un otro que es esencialmente libre. mente humano, ya hay en bastantes
La comunicación conyugal acaba y se casos un encuentro sexual.
funda en un compromiso entre perso- La sexualidad es algo natural, está
nas: uno se enriquece con la intimidad inscrita en al naturaleza y por tanto, es
del otro. Hunde sus raíces no en la buena; pero la sexualidad humana es
seducción, sino en la generosidad: enri- más rica y densa que el mero contacto
quece al individuo en ese compartir cuerpo a cuerpo; no puede reducirse a 10
mutuo. Una pareja feliz es una pareja puramente físico y placentero, sino que
enamorada. Según Torelló "el amor no comporta un intercambio complejo de
es atraído por esta o aquella realidad ingredientes físicos, psicológicos, espiri-
que el otro tiene, sino por la unicidad tuales y culturales a través de los cuales
irreductible que el otro es". se produce un paulatino encuentro con
Cuando se ..disocia a la pareja que se uno mismo en la entrega al otro.
entrega, en las partes que se compone, El amor conyugal es necesariamente
estamos sustituyendo el amor de perso- sexual y lo es porque ambas personas
na por el amor de cosa, la persona que se son sexualmente distintas y por 10 tanto,
nos entrega es una persona-cosa: nadie buscan complementarse. Es un movi-
puede ser feliz tratando al otro como miento de fusión físico que constituye la
una cosa. El reduccionismo empobrece- diferencia respecto a otras clases de
dor del otro empobrece y acaba por amor. He ahí su complejidad: concierto
arruinar a quien así ama. Es necesario entre sentimientos, impulsos, sexuali-

160 Cuadernos de Bioética 2001/2 a


Antropología de los métodos naturales de regulaci6n de la fertilidad

dad y convivencia. Para que ese amor El instinto es una realidad magnifica
sobreviva es necesaria una relación de y lo mismo el cuerpo y la sensibilidad,
armonía entre todos ellos. Reducir el porque además de ser fuente de gratifi-
amor a puro sentimiento o a mera rela- caciones, están llamados a ser medios en
ción sexual es falsificarlo, y lo que es los cuales se expresa y realiza la persona
más grave, desnaturalizarlo, suprimir entera del hombre. Lo que es peligroso y
ese juego de elementos compartidos que debe por tanto evitarse es tomar aparte
constituyen su misma esencia. la sensibilidad, el cuerpo y los instintos
En el amor se van a completar dos porque a solas no producen sino una lla-
psicologías sexualmente distintas: la marada fugaz que enardece súbitamen-
masculina y la femenina con todos sus te, pero defrauda al hombre y lo sume en
atributos. La sexualidad revela la intimi- la angustia y el sin sentido.
dad de ese encuentro en el cual dos per- Para conferir carácter plenamente
sonas se desnudan ñsica y psicológica- humano a la relación sexual, lo decisivo
mente y dejan al descubierto la realidad es cultivar la unión personal en todo
de cada uno. También en las relaciones momento, de tal forma que es ésta quien
sexuales se ve el egoísmo o la generosi- pida expresarse de forma corpóreo
dad, la capacidad de darse o la tenden- sexual y asuma de esa forma y eleve el
cia a amarse uno a sí mismo. nivel creativo a todas las energías. Hay
El amor falso conduce a resultados que lograr amar a la persona de forma
bien distintos: es egoísta, sólo mira hacia incondicional, en toda circunstancia. El
lo material, no busca el bien ni la alegría que sacia su aridez erótica, promete
de la otra persona, y por ello envilece y amor eterno, pero ese amor va condicio-
convierte al otro en objeto de placer. Está nado a la obtención de la ganancia que
claro que en todo amor maduro ha de en ese momento disfruta.
haber sexualidad, ya que ésta es parte El que decida entregarse al egoísmo
integrante de la naturaleza humana, pero no necesita formarse. Le basta ceder a la
esa relación afectiva no puede agotarse fuerza del instinto. Pero el erotismo, aun
ahí. El amor reciproco no es egoísta, ni teniendo un valor -el de lo agradable-
busca sólo ser una fuente de placer o pro- resulta insuficiente para fundamentar la
vecho, ni tiene una actitud utilitaria (8). vida de relación humana. Para adquirir
Un hombre no puede ser feliz cuando el alto voltaje que entraña el amor ver-
se realiza a medias, cuando inicia la mar- dadero, debe el hombre poner en forma
cha hacia la madurez y se queda por el la capacidad de elegir en cada momento
camino, preso en atractivos eñmeros. La no lo más apetecible, sino lo más conve-
verdadera felicidad es un sentimiento niente a su desarrollo personal y esta
que se desprende de la conciencia de forma de elegir implica despego de los
estar cumpliendo la propia vocación y intereses más a mano, es decir, implica
misión y desarrollando el propio ser. libertad interior.

Cuadernos de Bioética 2001/2" 161


Hermelinda Estévez, Susana Alonso

ANTROPOLOGIA DE LOS MNRF rales obliga a entender la sexualidad


Los métodos naturales tienen como desde una perspectiva peculiar; o más
fundamento el conocimiento y respeto aún los métodos naturales son la expre-
de los ritmos biológicos naturales de la sión singular en el campo de la sexuali-
mujer y educan al mismo tiempo en la dad de una forma de entender la vida
idea de que este respeto mejora las rela- bajo un sentido concreto y diferenciado.
ciones y la comunicación interpersonal Uno de los mayores problemas actua-
en el matrimonio. Todos los métodos les de la humanidad, sobre todo en los
naturales, cuando son utilizados para países desarrollados como el nuestro, es
evitar o retrasar un embarazo, tienen en el gran vacío existencial que padecen sus
común la continencia periódica, es decir, ciudadanos. Hoy se produce una ruptu-
la abstinencia del acto conyugal en los ra y desconexión con las tradiciones que
días en que pueda haber fecundación. conllevan un importante desarraigo his-
Por tanto, todos poseen la misma base tórico. Como dice A. Polaino: "se ha roto
biológica, y se encaminan a determinar la temporalidad existencial y hoy se vive
el momento de la ovulación. el instanteneísmo". El hombre actual,
Las personas que utilizan estos méto- frecuentemente, carece de un instinto
dos deben aceptar dos premisas básicas: que le diga lo que ha de hacer; se ha que-
1. Entender y asumir la verdadera dado sin referencias que le indiquen
naturaleza de la regulación de la fertili- como debe obrar y lo que es más grave,
dad y su diferencia esencial con la anti- en ocasiones no sabe ni siquiera lo que le
concepción. Los métodos naturales son gustaría hacer. Es más práctico vivir a
sistemas para la regulación de la fertili- impulsos de cada instante, cosa que ade-
dad que postulan un total y absoluto res- más la sociedad consumista de nuestro
peto a la vida y se oponen a la mentali- entorno propicia eficazmente. En estas
dad antinatalista característica de circunstancias todo lo que suene a auto-
nuestra cultura de progreso. dominio constituye un despropósito que
2. Entender y asumir que la abstinen- ni siquiera se puede entender.
cia sexual no es nada represivo ni nega- Por el contrario, desde una visión de
tivo, sino que al contrario, por su íntima la existencia que incluya un proyecto bio-
conexión con ia virtud de la castidad gráfico concreto y unas motivaciones que
puede ser un exponente claro del autodo- superen lo puramente material, hablar de
minio y del autocontrol, interpretados castidad conyugal no resulta en absoluto
como la expresión de la capacidad racio- extraño, igual que nadie se sonreiría
nal superior del hombre. Dice V. Frankl: cuando escuchara a un médico decir a su
"el interés principal del hombre no es enfermo diabético que regule y controle
encontrar el placer o evitar el dolor, sino la ingestión de azúcares durante toda la
encontrarle un sentido a la vida". Por eso vida. Se trata pues de poner, como ya
pensamos que aceptar los métodos natu- vimos, el instinto sexual al servicio del

162 Cuadernos de Bioética 2001/2 a


Antropología de los métodos naturales de regulación de la fertilidad

amor mediante un dominio-control per- mediante la cópula sexual sin que haya
severante que lleve a la persona a ser probabilidad de embarazo.
dueña de sí misma. De este modo el amor Tanto si la instrucción sexual es
no se entiende como un mero efecto impartida en el hogar como en la escuela,
secundario del sexo, sino que el sexo se ve la información científica debe ir conjun-
como medio para expresar la experiencia tamente con actitudes hacia la reproduc-
de ese espíritu de fusión total y definitivo ción. Las personas de todas las edades
que se llama amor. Como dice V. Frankl: son capaces de actuar con madurez y res-
"el sexo así se justifica, incluso se santifi- ponsabilidad en sus actividades sexua-
ca, en cuanto que es un vehículo del amor, les, así como lo hacen en otros aspectos
pero sólo mientras éste existe". de sus vidas. Los jóvenes han demostra-
Por todo ello cuando se enseñan los do su determinación y disciplina para
métodos naturales, no se limita uno a luchar por muchas metas diferentes. No
aprender o transmitir unas normas o hay razón para creer que no son capaces
consignas de actuación. Esto sería real- de utilizar sus energías sexuales con res-
mente poco. El aprendizaje de estas téc- ponsabilidad. Los adultos que empujan a
nicas exige asumir una actitud coheren- los jóvenes a la actividad sexual aducien-
te ante la sexualidad, en la línea antes do que no se pueden reprimir los instin-
referida y dentro de un proyecto de vida tos sexuales, están tratando a los jóvenes
concreto (9). condescendientemente.
Se ha afirmado que es un privilegio En los últimos años personas de
del hombre frente al animal poder escin- todas las edades se han interesado pro-
dir el aspecto unitivo y procreador de la fundamente por aprender sobre su cuer-
sexualidad. Es verdad que el hombre po y como mantenerlo sano. Y es natural
puede hacerlo, pero ¿es sensato que lo que debiera existir un interés especial
haga? El sentido de la inteligencia y la profundo por aprender acerca de las
libertad del hombre ¿radica en poder capacidades reproductoras, ya que la
desgarrar lo que la naturaleza vinculó integridad física de la raza humana
de forma patente? depende de su funcionamiento. El siste-
La felicidad de la unión sexual física, ma reproductor es tan complejo por lo
aunque deseada en alto grado, debe en menos como cualquier otro sistema cor-
ocasiones dejarse de lado, por el bien de poral. Todos se extasían cuando descu-
la otra persona, por el bien recíproco y bren que el cerebro controla el funciona-
de los hijos. Con los MNRF, el acto miento de los órganos reproductores.
sexual es normal y no existe interferen- Después de tratar sobre este hecho, el
cia de ningún tipo con los mecanismos profesor puede explicar a continuación
biológicos normales (10). las complejas interacciones del cerebro,
Es parte del orden natural que se la hipófisis y los ovarios, que dan como
pueda expresar el amor conyugal resultado la ovulación (11).

Cuadernos de Bioética 2001/2 a 163


Hermelinda Estévez, Susana Alonso

La diseminación mundial del método libertad y responsabilidad. La PFN está


de la ovulación ha sobrepasado las faci- basada en el respeto, diálogo, responsabi-
lidades de publicación de las bases cien- lidad común y autodominio, para adap-
tíficas del método. Esto ha llevado a la tar la sexualidad masculina a los biorrit-
crítica de que el método de la ovulación mos de la mujer. Con este planteamiento
ha sido promovido más por celo religio- los cónyuges van a ejercitar su capacidad
so que por mérito científico. Es obvio intelectual en un terreno que hasta hace
que los métodos para la planificación poco, algunos habían considerado pura-
familiar natural (PFN) son, entre todos mente instintivo y fuera del arbitrio de la
los métodos, los más propicios a sufrir inteligencia. Hay que tener en cuenta que
fracasos debido a la necesidad de absti- los procesos de intimación corpórea se
nencia completa durante el período pueden precipitar, pero la intimidad per-
fecundo. Esto requiere completa comu- sonal sólo se consigue con un ritmo más
nicación y cooperación entre los espo- lento, el ritmo propio de los procesos de
sos. Es necesario enfatizar que cualquier maduración. Muchos creen tener ya sufi-
intento de contacto sexual utilizando el cientemente intimidad personal porque
coito interrumpido o anticonceptivos la confunden con el deseo de posesión
mecánicos durante la fase fecunda, dis- que satisface su pulsión instintiva.
torsiona los síntomas de flujo mucoso, Los MNRF hacen que cada miembro
causando errores de interpretación en de la pareja madure psicológicamente de
este momento tan importante. una forma constante, tratando de ser
Los usuarios y defensores de la PFN menos egocéntrico y yendo al encuentro
provienen de diversas culturas, naciones del otro. El amor, el respeto y la dona-
y razas. Las preocupaciones religiosas, ción de uno al otro son la clave de la
éticas y morales son factores importan- regulación natural de la fertilidad: la
tes en cualquier reacción expresada comunicación y el diálogo deben fluir
sobre el control de la natalidad. Los entre la pareja, los dos miembros deben
informes atestiguan unánimemente la saber en que etapa del ciclo se encuentra
atracción psicológica y la satisfacción la mujer (13).
intelectual experimentada por las muje- La naturaleza de la mujer fija el
res de países desarrollados y en vías de número de concepciones posibles de
desarrollo (12). manera precisa y por así decirlo "econó-
Los métodos naturales requieren una mica". En el varón las relaciones conyu-
madurez psicosocial, que es la armonía gales están siempre ligadas a la procrea-
estable entre corazón y cabeza entre sen- ción y en la mujer sólo periódicamente.
timiento e inteligencia. La fertilidad es la Cuando la persona se haya dado
potencialidad biológica de dar lugar a cuenta de que la fecundación no se debe
seres de la misma especie. Es signo de al azar ni a un concurso de circunstancias
salud y debe ir unida a la racionalidad, sino que es 'un hecho biológico esmerada-

164 Cuadernos de Bioética 2001/2 a


Antropología de los métodos naturales de regulación de la fertilidad

mente preparado por la naturaleza, su suposición "yo podría ser padre" "yo
temor disminuirá y las posibilidades de podría ser madre" ha sido eliminada de
controlar la concepción de manera racio- la conciencia y la voluntad de las perso-
nal y conforme a la naturaleza se harán nas, no queda en las relaciones sexuales
reales. Cuando se utilizan esto métodos (desde el punto de vista objetivo) más
es preciso renunciar y abstenerse. El que el mero placer: uno se convierte
deseo sexual se presenta con mayor para el otro en objeto de gozo, lo cual es
intensidad durante el período de fecundi- contrario a la norma personalista.
dad, en general, que es el momento de la La razón no debe servirle al hombre
ovulación. Es precisamente entonces para calcular el máximo de placer en su
cuando conviene que se eviten las rela- vida, sino sobre todo, para conocer la
ciones sino se desea un embarazo. Para el verdad objetiva. La moralidad humana
varón la continencia periódica no presen- no puede fundamentarse únicamente en
ta las mismas dificultades, ya que en él la la utilidad, sino que es necesario que
necesidad sexual no está sometida a esta tienda hacia la justicia, la cual exige el
clase de variaciones. reconocimiento del valor suprautilitario
La aplicación de los MNRF demanda de la persona. En el terreno sexual no
sobre todo, un esfuerzo de carácter ético, basta con constatar que semejante con-
porque todo ser humano posee la facul- ducta es útil, sino que debe decirse que
tad de autodeterminación y el control de es justa. Luego, si no queremos abando-
sus impulsos. nar esta base de justicia y de norma per-
Desde el momento en que empiezan sonalista, hemos de afirmar que el único
a vivir juntos, la pareja crea un hábito y método de regulación de nacimientos es
una disposición constante, hasta el la continencia periódica. Quien no desea
punto de que el acto sexual llega a con- admitir el efecto, ha de evitar la causa.
vertirse en una necesidad; esto es una Puesto que en el sentido biológico las
manifestación normal del amor y no sólo relaciones sexuales son la causa de la
en el sentido de la unión ñsica, sino tam- concepción, para evitar ésta hay que
bién de la unión de personas. El varón y excluir esas relaciones.
la mujer se pertenecen el uno al otro en Cabe preguntarse: si la pareja practica
el matrimonio-de una manera particular, la continencia periódica durante los perí-
y esa necesidad mutua se expresa en el odos de fecundidad y no tienen relacio-
deseo de mantener relaciones sexuales. nes más que en los de infertilidad, de tal
Esas relaciones sexuales se sitúan al manera que no tienen la intención de ser
nivel de unión verdadera de las perso- padres... ¿por qué son los método natura-
nas a condición de que el varón y la les mejores que los artificiales, si tanto
mujer no excluyan ni enteramente ni por unos como los otros tienden al mismo
prácticas artificiales la posibilidad de la fin? Porque no infringe el principio de la
procreación. Una vez que incluso la norma personalista que está acorde con el

Cuadernos de Bioética 2001/2 a 165


Hermelinda Estévez, Susana Alonso

orden natural de las relaciones conyuga- ALTERNATIVA A


les. El método natural aprovecha las con- LA PLANIFICACION FAMILIAR
diciones en que la concepción no puede ¿Son los MNRF una alternativa más
por naturaleza tener lugar. Por lo tanto, el en la planificación familiar? Según F.
carácter natural de las relaciones no es Soler para evitar un embarazo existen
perturbado. El amor entre el varón y la procedimientos a nivel químico o mecá-
mujer no pierde nada con la renuncia nico, aparentemente fáciles de adoptar:
temporal propia de la continencia perió- unos porque una vez colocados no obli-
dica; antes bien, la unión de las personas gan ni tan siquiera a pensar, otro se traga
se hace más profunda por fundarse en la rutinariamente cada noche y por último,
afirmación del valor de la persona y no se puede elegir entre varios, momentos
sólo en un apego sensual. Los esposos antes de la relación sexual.
están dispuestos a admitir la concepción Así, hay quien opina que es más
si sobreviniese a pesar de todo. Las dis- cómodo aplicar cualquier medio por
posición del yo cuenta con la posibilidad artificial que sea para evitar un embara-
de ser padre o madre y se acepta en la zo, que romperse la cabeza pensando si
voluntad, incluso cuando no desean otro el propio cuerpo está o no preparado
hijo y deciden mantener relaciones en los para trasmitir la vida. Esta autora opina
períodos agenésicos (14). que es mucho mejor tener un conoci-
Es cierto que la espera dentro de la miento del propio cuerpo para saber, en
continencia periódica, puede ser un cada momento, de manera sencilla pero
poco penosa a medida que el amor se cierta, la fase en que se encuentra refe-
incrementa. No es fácil introducirse de rente a la fertilidad, y así poder respon-
lleno en el ámbito del amor y no expre- sabilizarse plenamente de la paternidad
sarlo de forma plena. Esto es un proble- y maternidad, tanto si se desea limitar la
ma real, pero debemos reconocer que a familia, como aumentarla.
veces, interpretamos como amor verda- La observación diaria de la fertilidad
dero lo que no es sino mera avidez eróti- de la mujer permite a la pareja, armoni-
ca. La continencia exige sacrificio, pero zar sus relaciones sexuales en función
este sacrificio no implica represión sino del ciclo natural, y decidir de una mane-
jerarquización- de valores: renuncia de ra autónoma, libre y consciente, es decir,
un valor inferior para aspirar a un valor con plena libertad y total conocimiento,
superior. Este sacrificio no supone una la formación o no de un hijo en el seno
represión. Reprimirse significa prescin- materno.
dir de algo atractivo para quedarse en Los promotores del uso de los méto-
vacío. Sacrificarse implica preferir un dos artificiales dicen que es propio de la
valor superior a otro inferior y elevarse naturaleza del hombre, inventar herra-
con ello a un nivel de realización perso- mientas o productos para facilitar el tra-
nal más alto. bajo y la vida. Los que admiran el equi-

166 Cuadernos de Bioética 2001/2 a


Antropología de los métodos naturales de regulación de la fertilidad

librio de la naturaleza, están a favor de valores, y no manipulen los estudios


la invención, pero no de cualquiera. estadísticos existentes, porque quizá los
Aprueban el uso de las gafas para poder métodos naturales, por distintas razones, no
ver mejor, o de los aparatos auditivos sean solamente una alternativa más en pla-
para paliar la sordera; pero no el enyesar nificación familiar, porque:
un brazo que estuviera sano, por ejem- - Es la pareja quien se responsabiliza de
plo. Objetivamente, a nadie se le ocurri- la planificación familiar, no es él o ella que se
ría inmovilizar un brazo sano, pero protege de la fecundidad del otro.
usando una hipérbole, puede decirse - Los distintos medios de controlar la
que la píldora enyesa el ovario, es decir, natalidad tienen una tasa de fallos. Con
bloquea su funcionamiento. los métodos de auto-observación de la
Deseando promover el uso del conoci- fertilidad, la pareja es consciente perió-
miento de la fertilidad periódica en la dicamente de las circunstancias favora-
mujer para la planificación familiar, no bles a una gestación; el embarazo es una
queremos denigrar el uso de otros proce- posibilidad, no un riesgo de fallo. Acaso
dimientos para este fin, sino que por el pensar en un hijo, semana tras semana como
contrario, con frecuencia se presenta la riesgo o como posibilidad ¿no conlleva para
continencia periódica como una afrenta a la pareja efectos psicológicos distintos sobre
la espontaneidad de las relaciones sexua- su apertura a la transmisión de la vida?
les y es conveniente aclarar que la espon- - La pareja no es solamente consumidora
taneidad propiamente humana es la de la de anticonceptivos sino que gestiona su uso;
voluntad que inclina a la persona a con- incluso puede llegar a prescindir de ellos. De
seguir su plenitud aún cuando implique objeto de la planificación familiar, la pareja
sacrificio y renuncia. Si en la vida nos pasa a ser sujeto de la misma.
moviéramos exclusivamente al dictado Aquí puede residir una de las tantas
de los instintos, funcionaríamos con unas reticencias a los métodos de control de la
pautas de comportamiento tan primitivas natalidad como la píldora o el DIV. Los
como las de un animal irracional. Por el hombres y mujeres que a pesar de cono-
contrario, la continencia periódica acriso- cer muy bien -es más, de experimentar-
la el amor de la pareja ya que obliga a la los defectos del coito interrumpido o de
sexualidad humana a buscar otras expre- los preservativos, intuyen que en parte
siones del amor distintas de la genitali- dejarían de ser protagonistas con los
dad: aumenta la comunicación en esos preparados hormonales o la espiral.
días de continencia, desarrollando más la Utilizar contraceptivos o métodos
ternura, la afectividad (15). naturales responde a dos maneras dis-
En una sociedad pluralista es normal tintas de concebir el amor, la sexualidad
que los puntos de vista sean varios, y las relaciones personales. La sexuali-
deseamos solamente que los divulgado- dad humana es un impulso que nos diri-
res de otros métodos respeten nuestros ge hacia otro ser humano de distinto

Cuadernos de Bioética 2001/2· 167


Hermelínda f.stévez, Susana Alonso

sexo, una fuerza controlada por la inteli- tiempo - aprender a nadar, y conviene
gencia y la voluntad, diferente del ins- enseñar la natación antes que la persona
tinto, ya que éste es irrefrenable y prede- se eche al agua; por eso, muchos grupos
terminado totalmente hacia la de planificación familiar natural realizan
reproducción en la época de celo. también una labor educativa orientada a
La antropología personalista es la única los jóvenes, sobre la afectividad, la sen-
que permite integrar todos los elementos de sualidad y la procreación, ya que estas
la sexualidad humana de una manera armó- facetas de la sexualidad no son fácilmen-
nica en la personalidad global: sintoniza con te disociables.
los MNRF y permite conseguir un doble Si se acepta comparar la reproduc-
objetivo: La PFN y la mejora de las relacio- ción a un mar donde individuos, fami-
nes interpersonales. Los MNRF respetan la lias y pueblos pueden ahogarse, reco-
integridad del ser humano, son métodos nozcamos también que la natación es
hecho por personas para personas. En una para muchos fuente de placer en un mar
persona, como la humana, compuesta de tranquilo.
espíritu y materia, las manifestaciones El analfabetismo, la miseria, el paro,
más íntimas del espíritu se revisten tan- el hambre -tan a menudo interrelaciona-
tas veces con los caracteres de lo sensi- dos- son un huracán sobre el mar fertili-
ble: el lenguaje del cuerpo. Se produce dad, pero no por ello se puede dejar de
un respeto exquisito por las leyes natu- creer en el valor y la posibilidad educati-
rales, más en concreto por la maravillosa va de las parejas y comunidades azota-
y delicada sexualidad femenina, y se for- das por esas dificultades (17).
tifica y acrecienta el respeto del marido
hacia su mujer ya que es ésta la que ANALISIS CIENTIFICO DE
marca la pauta de las relaciones. Incre- LOS METODOS NATURALES DE
mentan el dominio sobre el propio ser y REGULACION DE LA FERTILIDAD
la propia sexualidad; lo que acrecienta la O PLANIFICACION FAMILIAR
categoría e intensidad del amor. La posi- NATURAL
bilidad de la donación es el autodomi- La planificación familiar natural se
nio: nadie da lo que no tiene y para refiere a las técnicas para buscar o evitar
entregarse, antes hay que poseerse y los embarazos mediante la observación
esto es necesario para vivir una conti- de los signos y síntomas que de manera
nencia periódica (16). natural, ocurren durante las fases fértiles
En conclusión, los promotores de la o infértiles del ciclo menstrual.
planificación familiar natural moderna Está implícito en la definición de
opinan que la píldora, por ejemplo, es PFN que cuando se practica para evitar
adecuada para casos de apuro, como lo embarazos, debe haber abstinencia de
es un salvavidas para uno que se ahoga, las relaciones sexuales durante la fase
pero es mejor - aunque requiera más fértil del período menstrual (18).

168 Cuadernos de Bioética 2001/2"


Antropología de los métodos naturales de regulación de la fertilidad

Al hablar de PFN por primera vez - La supervivencia de los espermato-


suele aflorar una sonrisa que refleja la zoides con capacidad fecundante es tam-
siguiente asociación mental: Métodos bién limitada: no supera los cinco días (8).
naturales=Ogino=Embarazo no planeado. - La mujer suele ovular una sola vez
En la mayoría de las veces esto supo- por ciclo menstrual; cuando se dan dos
ne una barrera infranqueable que difi- ovulaciones suelen ser concomitantes, es
culta todo intento de explicación o de decir, ocurren las dos en un intervalo
información acerca de la evolución de la máximo de 24-48 horas.
PFN. En el ambiente sanitario suele ocu- - Podemos diagnosticar la ovulación
rrir lo mismo. con medios no sofisticados (temperatura
La ignorancia de la mayoría de los basal, observación del moco cervical, ... )
médicos en España sobre las posibilida- con un pequeño margen de cinco días (21).
des de la PFN moderna fue corroborada - Se puede prever con relativa preci-
por la tesis doctoral de J de Irala en 1990 sión la próxima ovulación (22).
(6); un abismo separaba lo que creían - La fase postovulatoria suele durar
saber y lo que realmente sabían. La entre 10 y 16 días, manteniéndose de
hipervaloración de los conocimientos forma fija para cada mujer (23).
- El ser humano es capaz de demorar
crea un muro difícil de romper dado que
la satisfacción de un deseo de unión
nunca buscará informarse de un tema
genital, al igual que otros deseos como
quien cree saber ya sobre él. En una
dormir, comer, beber, hablar...
encuesta sobre MNRF realizada a matro-
Nos parece conveniente explicar de
nas por una de las autoras de este traba-
forma sencilla el mecanismo de acción
jo, se concluía que las matronas sobrees-
de la píldora anticonceptiva: ésta repro-
timan sus conocimientos sobre estos duce de forma artificial en el organismo
métodos y por otra parte, la necesidad femenino las hormonas de la fase poso-
de que estos conocimientos se impartan vulatoria (ya que sabemos que es anovu-
durante la carrera, al ser conscientes de latoria) pero procurando iniciarla antes
su carácter científico (19). del proceso ovulatorio para obtener su
En el momento presente la PFN dis- inhibición total; es decir, la PFN detecta
pone de unas bases fisiológicas sólidas y de forma natural lo que la píldora repro-
unas tasas de eficacia similares a la píl- duce de forma artificial.
dora anticonceptiva, D.I.U., preservati- 2. CARACTERISTICAS DE LOS
vo, por citar los métodos más utilizados METODOS DE PFN
hoy en nuestro medio. - Son baratos.
1. BASES CIENTIFICAS DE LOS - Precisan de un período de aprendi-
METODOS DE PFN zaje mínimo.
- El óvulo tiene un tiempo de super- - Aumentan el conocimiento del pro-
vivencia limitado: menos de 24 horas pio organismo y la capacidad de auto-
tras salir del ovario (20). control y dominio de sí mismo.

Cuadernos de Bioética 2001/2 a 169


Hermelinda Estévez, Susana Alonso

- Favorecen la co-gestión de las res- Eficacia práctica (E.P.) Valora la efi-


ponsabilidades por parte de ambos cacia de un método en las condiciones
miembros de la pareja. de la vida normal, se toman en cuenta
- Permiten detectar la aparición de tanto los embarazos debidos a fallos del
ciertas patologías ginecológicas. método como los ocurridos por despis-
- Liberan de frecuentes controles tes de los usuarios.
médiCos. Estudio prospectivo: Empieza des-
- Favorecen la elección y preparación pués de una preparación cuidadosa del
de las uniones sexuales. seguimiento de las parejas que entran en
- No tienen objeciones morales o reli- el estudio; éstas deben indicar con anti-
giosas. cipación cuando desean concebir; así
- Son los únicos que sirven tanto para todos los embarazos no anunciados se
facilitar el embarazo, para concebir consideran no previstos incluso en los
conscientemente, como para evitar el casos en que la pareja haya cambiado
embarazo. repentinamente de parecer.
- Deberían ser sistemáticamente índice de Pearl: Este índice se obtie-
enseñados a las parejas que desean ne multiplicando por 1200 el número de
engendrar antes de empezar otras prue- embarazos no planeados y dividiendo el
bas y tratamientos. producto por el número de ciclos o
- Son adaptables a cualquier condi- meses de exposición. Se fijó 1200 por
ción sociocultural y a cualquiera de las considerarse que con 100 mujeres (pare-
etapas de la vida reproductiva femenina jas) en un año, habría 1200 oportunida-
(24): en un estudio realizado en los des de embarazo.
"slum" de Ca1cuta, en 20002 parejas Veamos la media de todos los estudios
durante dos años, el número de embara- de eficacia realizados hasta la actualidad del
zos por cien mujeres usuarias al año fue método Billings y sintotérmico, los dos méto-
de 0,29 y 0,20 %. dos naturales más eficaces del momento pre-
- Son aplicables eficazmente en situa- sente.
ciones de hipofertilidad (10). E.T. E.P.
3. EFICACIA DE LOS METODOS Método Billings 97,2% 89,5*-71,5%
DEPFN Método
A la hora de hablar de eficacia es pre- sintotérmico 99,5% 97,8-83,4%
ciso definir los siguientes términos:
Eficacia teórica (E.T.) Valora la efica- *El 89,5% es de un estudio realizado
cia de un método en condiciones de entre mujeres lactantes
laboratorio, sólo se toman en cuenta Si comparamos con otros métodos
embarazos ocurridos con el uso perfecto contraceptivos (25) veremos como son
y adecuado del método al que se refiere altamente eficaces los métodos de la
la eficacia. PFN moderna:

170 Cuadernos de Bioética 2001/2"


Antropología de los métodos naturales de regulación de la fertilidad

E.T. E.P. de cinco en el índice de Pearl) se puede


Píldora 99,9-98% 94-92% concluir que las parejas tienen derecho
O.LV. 98-97% 93-86% a conocer las alternativas de la P.F.N.
Preservativo 97,5-96% 89-80% moderna, ya que bien enseñada y apli-
cada proporciona unas tasas de eficacia
Las parejas que utilizan un método comparables a otros métodos contracep-
anticonceptivo para evitar cualquier tivos y una total inocuidad. Así cada
otro embarazo tienen siempre menos pareja podrá elegir libremente que
embarazos no planeados que las que uti- método le convendrá más (21).
lizan el mismo método solo para aplazar
el próximo embarazo ya que su motiva- BIBLIOGRAFIA
ción es distinta (el único método sin 1. A. López Quintás. "El amor humano".
variación es el O.l.v.) como puso de Edibesa. 1991. Madrid.
relieve el estudio de Rice (26): las parejas 2. T. Melendo y J. Fernández-Crehuet.
"Métodos naturales de la regulación natural de la
que querían evitar cualquier otro emba-
fertilidad". 1989. Madrid.
razo obtuvieron un LP.P. (índice de Pearl
3. M. Arzu Wilson .. "El método de la ovulación
Práctico) de Canadá, 1,09; Francia, 1,77 y para el control de la natalidad". Wadsworth
V.S.A., 3,43; las que querían aplazar el Internacional. 1982. Belmont (EEUU).
siguiente embarazo obtuvieron un LP.P. 4. F. Soler. "Conoce tu cuerpo para una mejor
de 16,09; 10,58 Y 11,86 respectivamente. planificación natural". 1983. Barcelona.
En lo que respecta al tiempo necesario 5. World Health Organitation. Family Planning
based on periodic abstinence: a preliminary glo-
para llegar a la autonomía en el uso de la sary. Ginebra. 1979.
P.F.N. hay varios estudios (13,14); en este
6. Jokin de Irala. Métodos naturales de regula-
punto entran en juego muchos factores: ción de la fertilidad: conocimientos, actitudes y
motivación personal, nivel cultural, prácticas de los médicos. Pamplona. Facultad de
grado de comprensión, cultura en que se Medicina. 1990.
instaura el método, frecuencia de los con- 7. World Health Organitation. Who task force
on methods for the deterrnination of the fertile
tactos con el monitor, ... con lo cual cada periodo Temporal relationsships between ovulation
estudio da cifras distintas, pero una cosa and defined changes in the concentration of plasma
es cierta: todas las mujeres antes o des- estradiol-17 beta, LH, FSH and progesterone: a pro-
bit analysis. Am Obstet Ginecol. 1980. 138-383.
pués acaban aprendiendo puesto que es
8. Perloff WH, Steinberger E. In vivo survival
algo que ocurre de forma natural y cíclica of spermatozoa in cervical mucus. Am Obstet
en su organismo. En nuestro contexto de GinecoI1964;88[4]: 439-442.
países desarrollados y para gente de un 9. Parenteau-Carreau S. Infante-Rivard CL.
nivel cultural medio, con la ayuda de Self palpation to asses cervical changes in relation
medios audiovisuales bastan unas cuatro to mucus and teperature. Int Fertility, 1988;
Suplem:1O-16.
horas repartidas a lo largo de tres ciclos.
10. Ajay K Gosh, Sikha Saha, Debjani
A la vista de estos resultados (desde Chaterjee. Método sintotérmico para el control de
1975 todos los estudios están por debajo la natalidad. Natura Medicatrix, 1986 13:14-18.

Cuadernos de Bioética 2001/2 a 171


Hermelinda Estévez, Susana Alonso

11. Ruiz de Adana Pérez R. Métodos contra- 17. Billings J. "El don de la vida y del amor".
ceptivos. Monografías clínicas atención primaria Colección libros Mundo Cristiano. Madrid, 1994.
(vol 8). Barcelona. De Doyma.1991
18. Wojtyla K. "Amor y responsabilidad".
12. Rice FJ et al. Effectiveness of the Plaza y Janés. Madrid. 1996.
Symtothermal method of natural family planning:
an international study. Int J Fertility 1981; 3:220-230. 19. Libro de actas del III Simposium interna-
cional sobre métodos naturales de regulación de la
13. Ermotti M, Gandolla O et al. Insegnamento fertilidad. La Coruña. 1990.
de aplicazione del metodo naturali della planifica-
coine familiare nel cantonticiano. La regolazione 20. Libro de actas del V Simposium internacio-
della fertilitá oggi, certeze e dubbi. Roma.1989. nal sobre métodos naturales de regulación de la
CIC Edizioni Internazionali 125:237-245. fertilidad. Barcelona. 1994

14. Kambic RT, Martín MC Evaluating client 21. Soler F., Fernández M. y Díaz J.
autonomy in natural family planning. Advances in "Planificación familiar natural". Revista ROL de
contraception 1988;4:221-231. Enfermería n° 208, diciembre. 1995.
15. Polaino A. "Sexo y cultura". Instituto de 22. Libro de actas del "1 Symposium interna-
ciencias para la familia. Madrid.1992. cional de ética en enfermería". Pamplona.1989.
16. Rojas E. "Remedios para el desamor".
Temas de hoy. Madrid.1991.

172 Cuadernos de Bioética 2001/2 a


Detecci6n del periodo ovula torio y aplicaciones clínicas

Defección del Periodo respuesta de órgano Diana a las variacio-


Ovulaforio y Aplicaciones nes hormonales sigue siendo uno de los
Clínicas factores con mayores aplicaciones prácti-
cas. La secreción cervical es un gel cons-
tituido por una fase sólida y líquida. La
Dr. José María Murcia Lora*, Dra. María fase sólida está constituida por un polí-
Luisa Esparza ** mero de glicoproteína, llamado mucina,
"Doctor En Medicina y Cirugía por la en el cual interactúan diversas moléculas
Universidad de Navarra para formar una red. La fase líquida del
Ginecología y Obstetricia En La Clínica moco está constituida por proteínas solu-
Universitaria de Navarra bles, sales inorgánicas, enzimas, y otros
** Dra. María Luisa Esparza componentes químicos. En fase periovu-
Doctor En Medicina y Cirugía por la latoria se ha visto que la secreción cervi-
Universidad de Navarra cal contiene una estructura más expandi-
Especialista en Endocrinología y Nutrición por da, y un tamaño intersticial mayor que
La Clínica Universitaria de Navarra en fase proliferativa o lútea, así mismo
como una mayor viscoelasticidad en pri-
INTR.oDUCCIÓN mera fase de ciclo. La función principal
Actualmente los métodos usados para de la secreción cervical consiste en acep-
detectar la ovulación se fundamentan en tar, filtrar, preparar y liberar espermios
una serie de hechos que se podrían resu- para un transporte exitoso. En esta línea
mir en: a) La edad del cuerpo lúteo, b) La se han observado con microscopía elec-
bioquímica desencadenada por la ruptu- trónica pequeños intersticios entre
ra del folículo c) La bioquímica implicada macromoléculas de moco cervical simila-
en la dinámica folicular del ciclo ovárico res al tamaño de la cabeza de un esper-
y d) La respuestas de los órganos diana a mio, las cuales tienen mayor tamaño en
los cambios hormonales (1-5). Desde un el periodo periovulatorio (6). También se
punto de vista práctico también se pue- han medido las concentraciones de N a y
den clasificar los métodos que detectan la K en las diferentes fases del moco cervi-
ovulación o el periodo fértil en dos gru- cal, encontrándose diferencias significa-
pos: a) Evaluación de los cambios que tivas a favor de concentraciones bajas de
preceden, coinciden o suceden al proceso Na en ciclos monofásicos (7). Otros estu-
de la ovulación y b) Detección de gona- dios han estudiado la migración del
dotropinas o esteroides hormonales en el espermatozoide durante el periodo
suero, orina o saliva. periovulatorio del ciclo, y han observado
Dentro del grupo de eventos que eva- que las muestras de moco con migración
lúan los cambios que preceden, coinci- positiva de espermios, revelan un alto
den o suceden al proceso de la ovulación, porcentaje de agua, y baja concentración
el estudio de la secreción cervical como de proteínas y glicoproteínas por mI de

Cuadernos de Bioética 2001/2" 173


José María Murcia, Mana Luisa Esparza

moco, sugiriendo así que la composición recogido de una forma estandarizada


de las glicoproteínas de los carbohidra- una serie de récords o gráficas que se
tos están jugando un papel importante encuentran ampliamente publicados. Se
en la capacidad del moco para aceptar el han desarrollado diferentes modelos de
espermio (8). Por ello se están plantean- trabajo los cuales han permitido evaluar
do estudios al respecto para valorar la diferentes eventos que ocurren alrededor
composición de la microestructura de la de la ovulación, entre ellos se encuentra
mucina en la monitorización de los cam- el estudio de los cambios en la secreción
bios del moco cervical (6). Otras de las cervical a nivel del aparato genital feme-
características físicas estudiadas en la nino fundamentado en los hallazgos
secreción cervical ha sido la resistencia Billings. Otro de los modelos ampliamen-
eléctrica en fase fértil, sin llegar a obtener te conocido, es el modelo Creighton, al
una adecuada delimitación del tiempo cual se le añade además un programa de
periovulatorio (9). Recientes estudios observación y seguimiento estandariza-
están planteando nuevas alternativas do para mejor conocimiento y aprendiza-
diagnósticas para identificar el período je del método. Se ha demostrado con
periovulatorio mediante determinacio- éstos métodos que es posible mediante el
nes en orina y saliva de los cambios hor- aprendizaje adquirido por algunas pare-
monales de la ovulación. Entre las deter- jas conocer el tiempo adecuado para con-
minaciones en orina más significativas cebir o posponer un embarazo, mediante
que se están realizando se encuentra la una adecuada observación, un buen
detección de algunos esteroides ováricos entendimiento, y una evaluación ordena-
a lo largo del ciclo por medio de técnicas da y sistemática de los cambios que pre-
de inmunoensayo en orina como, el glu- ceden, coincide o suceden al proceso de
curonido de pregnanodiol (P-3-G), el la ovulación a lo largo del ciclo. Otra de
glucuronido de estrona (E-3-G), y la laS aplicaciones prácticas que se está deri-
determinación de la hormona luteinizan- vando de este campo se está concretando
te (LH). Estas determinaciones actual- en la identificación y tratamiento de
mente son las que se realizan con mayor anormalidades y disturbios ginecológi-
frecuencia mediante anticuerpos (Ac) cos. En ésta línea el Dr. Thomas W. Hil-
monoclonales en orina de forma seriada gers emplea el término de NaProTecnolo-
a lo largo del ciclo (1,2). gía: como ciencia por medio de la cual, se
Conceptos fisiopatológicos de la ovu- concentra la fuerza de los conocimientos
lación relacionados con Fertilidad y médicos y quirúrgicos en la cooperación
Detección del período Ovulatorio en de las funciones y mecanismos naturales
PNF, Naprotecnología y Nuevas Tecno- de la procreación (10). En ésta línea se ha
logías. logrado establecer una buena correlación
A partir de los estudios iniciales desa- entre el tiempo de la ovulación, con el día
rrollados por }hon y Lyn Billings, se han ovulatorio, mediante diferentes procedi-

174 Cuadernos de Bioética 2001/2'


Detecci6n del periodo ovula torio y aplicaciones clínicas

mientas. El Día Pico de Moco cervical se de la secreción cervical (14), y de las


encuentra en tomo a la ovulación alrede- manifestaciones de los cambios hormo-
dor de -3 y +3 días, observándose en el nales en la orina y en la saliva se han
95.4 % de las veces una variabilidad de desarrollado diferentes alternativas
más o menos 2 días. Se ha correlacionado diagnósticas ampliamente difundidas,
el día Pico de Moco con el pico de Estra- dirigidas a identificar el periodo fértil en
dial, de FSH, y de LH, observándose una la mujer; siendo los métodos más cono-
relación directamente proporcional entre cidos aquellos métodos fundamentados
la calidad y los canales del moco con el en la elevación de la temperatura basal y
día pico de la secreción cervical. Por otro en los cambios de la secreción cervical.
lado la detección de la ovulación con LH El método de la ovulación ha sido uno
en orina (como indicador y predictor de de los más difundidos, por no decir el
ovulación) aparece con un intervalo entre que más ha tenido difusión de todos los
3-5 horas después del pico en plasma, y el métodos de PNF, el más versátil, funda-
comienzo de la descarga en orina ocurre mentado en la variación de la secreción
entre 23-38 horas antes de que ocurra la del moco cervical a lo largo del ciclo. Se
ovulación, con valores máximos y míni- puede aplicar en varios momentos de la
mos entre 16-56 horas (5). Este parámetro vida reproductiva de la mujer, en tiempo
se ha usado aisladamente y / o en combi- fértil, lactancia, premenopausia, ciclos
nación con los métodos tradicionales de irregulares, bajo estrés etc, además de
la temperatura basal, la secreción cervical ser fácilmente reconocidas las fases del
o la ecografía para detectar el tiempo de ciclo menstrual por la pareja mediante la
máxima fertilidad. También se ha visto aplicación de conceptos básicos recono-
una adecuada correlación entre niveles cidos científicamente.
de E-3-G y LH en orina (11), y también En relación con PNF la elección del
con anticuerpos (Ac) monoclonales en tipo de método depende de la finalidad
orina altamente específicos para dos con la que se quiera emplear y las cir-
metabolitos de los estoroides ováricos: P- cunstancias propias de cada pareja. Es
3-G Y E-3-G. En estudios comparativos se ampliamente conocidos la aplicación de
han visto mejores resultados con determi- diferentes métodos para detectar la fase
nación de metabolitos urinarios que con fértil e infértil y el período periovulato-
la determinación de resistencia eléctrica rio mediante la determinación de la
del moco y la saliva (12), y que con la secreción cervical (Método del Billings),
determinación calorimétrica semicuanti- Temperatura basal corporal, Método sin-
tativa de E-3-G (13). totérmico, detección de LH, Bioself etc.
De tal manera que el diagnóstico de la
COMENTARIO ovulación y toda la fisiopatología que
A partir de los estudios de las carac- conlleva su estudio, plantea a la mujer
terísticas tanto bioquímicas como físicas que desea mejorar su salud desde un

Cuadernos de Bioética 2001/2" 175


José María Murcia, María Luisa Esparza

punto de vista contemporáneo, el cono- determina los principales metabolitos de


cimiento de su fertilidad, ya sea median- los estrógenos ováricos y de la progeste-
te la aplicación exclusiva de las observa- rona en la orina (15), pero actualmente a
ciones de los cambios fisiológicos de los costes muy altos, actualmente Persona
órganos Diana, o mediante el análisis de parece que plantea un futuro promete-
nuevas tecnologías en casos concretos. dor y la reciente incorporación de Clear-
Dentro de los diferentes factores que plan easy para detectar a la vez LH y E-
influyen en la capacidad para concebir 3-G en USA. Estos avances intentan cada
un embarazo, el factor ovula torio en vez ser más preciso en la detección de la
ciertas ocasiones es determinante. ventana de la ovulación, empleando
Actualmente existen varias técnicas y todo un arsenal de determinaciones
procedimientos para diagnosticar y tra- endocrinas, ya sea en casos de esterili-
tar adecuadamente alteraciones que dad, Síndrome de Folículo no roto
están relacionadas con la ovulación. Del (L.U.F), Síndrome de Ovario Poliquísti-
conocimiento de estas funciones se han co (S.O.P.Q) etc. Sin embargo el abordaje
podido beneficiar algunas parejas que de los métodos en PNF y las nuevas tec-
tienen problemas de fertilidad y desean nologías requiere de un vocabulario y
concebir un embarazo. Se ha visto que terminología específica, comprender
en algunos casos en los cuales la causa algunos conceptos básicos en fisiología
de infertilidad está en el ovario, y se han del ciclo genital femenino, que no suelen
descartado otras posibles alteraciones, darse en programas de aprendizaje
es posible mediante técnicas alternativas especializados ni en escuelas. Se requie-
bien administradas conseguir un emba- re de unos pasos para aprender a reco-
razo. Es ampliamente conocido que la nocer los síntomas y signos: observar y
mayoría de las parejas que han presenta- analizar la secreción cervical, como y
do problemas para conseguirlo, lo donde graficar las observaciones, apren-
logran después de un año de relaciones der a leer gráficas, aplicar las definicio-
dirigidas. En aquellos casos en los que nes y principios generales de uso, así
no se logra concebir un embarazo como aplicaciones de situaciones espe-
durante ese periodo de tiempo pueden ciales. La NaProTecnología puede traba-
existir alteraciones susceptibles de ser jar cooperativamente con las funciones
identificadas y solucionadas con técni- naturales de la procreación cuando están
cas alternativas no relacionadas a la fer- reguladas adecuadamente o cuando los
tilización in vitro y afines. Otra de las mecanismos funcionan alteradamente,
aplicaciones concretas fundamentada en en caso de esterilidad, quistes funciona-
estas investigaciones ha sido uno de los les, sangrados inusuales etc. Los nuevos
aparatos ampliamente difundidos con avances pueden cooperar para corregir y
esta tecnología, conocido como Predic- mantener la potencialidad procreativa
tor, el cual consiste en un monitor que dentro de un esquema integral de la per-

176 Cuadernos de Bioética 2001/2"


Detección del periodo ovula torio y aplicaciones clínicas

sona (16). Surge como consecuencia un la procreación, fundamentado en el pro-


enfoque saludable para la pareja, dismi- greso del conocimiento del ciclo mens-
nuyendo riesgos y promocionando hábi- trual y sus fases.
tos saludables de vida. Dar información
no es igual que aprender, se requiere BIBLIOGRAFÍA.
intemalizar la información para dar bue- 1- Lasley-B, Shideler-S, Munro-C; A prototype
nos juicios. Por eso muchas instituciones for ovulation detection: Pros and cons; Am J
desarrollan Plannings de Follow-Up o Obstet Gynecol1991; 165:2003-7.
seguimiento, y una educación en sesio- 2- Zinaman-M; Overview and issues in ovula-
nes One-On-One para mayor eficacia, tion prediction Am J Obstet Gynecol 1991;
165:1993.
haciendo posible reconocer situaciones
3- Lewis-J, Manley-L, Whitlow-Jc, Elder-Pa;
fisiológicas mediante una comprensión Steroids. 1994 Apr; 59 (4): 288-91.
contemporánea que respeta la dignidad
4- Pryce-CR, Jurke-M, Shaw-H, Sandmeier-I;
de la persona. Como conclusión se Determination of ovarian cycle in Goeldi's mon-
puede decir que aquellas personas inte- key via the measurement of steroids and peptides
resadas en conocer las posibilidades que in plama and urine; J-reprod-Fertl. 1993 Nov; 99
(2): 427-35.
ofrece hoy en día este campo, pueden
aprender a reconocer su fertilidad y apli- 5- Laparte-C, Relación entre los métodos de
análisis e la temperatura y el día ovulatorio. Tesis
car una serie de conceptos clínicos con el Doctoral. Universidad de Navarra. Facultad de
propósito de mejorar su calidad de vida. Medicina. Julio / 1991.
De esta manera se puede decir que al 6- Katz-D; Human cervical mucus: research
diagnóstico de la ovulación se puede lle- update; Am J Obstet Gynecol 1991; 165 ( Pt 2):
gar por varios medios, y su estudio es 1984-6.
posible dentro del Work Up de la pareja 7- Stanosz-S; Potentiometric determination of
con problemas de esterilidad. También sodium and potassium in cervical mucus of
woman; Ginecol-Pol. 1994 Mar; 665 (3): 142-5.
es posible trabajar cooperativamente con
la mujer mediante la aplicación de los 8- Morales-p, Roco-M, Vigil-P; Human cervical
mucus: relatioship between biochemical characte-
conocimientos derivados del estudio de ristcs and ability to allow migration of spermao-
la fertilidad, ya sea empleando PFN zoa; Hum-reprod. 1993 Jan; 8(1): 78-83.
exclusivamente, o el uso de nuevas tec- 9- Freundl-G, Bremme-M, Frsnk-Herrmann-p,
nologías. Finalmente gracias al estudio Baur-S; The CUE Fertility Monitor compared to
de la fisiopatología de la ovulación ha ultrasound and LH peak measurements for fertile
time ovulation detection; Adv-Contracept. 1996;
sido posible detectar y estudiar el perio- Jun;12(2): 111-21.
do periovulatorio y aplicar un abordaje
10- Hilgers TW, Daly KD, Hilgers SK, Prebil
cooperativo entre los Método Naturales AM: The Ovulation Method of Natural Family
de Planificación Familiar Natural (PNF), Planning: A Standardized, Case Management
la NaProTecnología y las Nuevas Tecno- Approach to Teaching. Book l. Basic Teaching
Skills. Chapeters 1, 4 and 5. Creighton University
logías, para conseguir o posponer un Natural Family Planning Education and Research
embarazo con las funciones naturales de Center, Omaha, Nebraska, 1982.

Cuadernos de Bioética 2001/2" 177


José Maria Murcia, Maria Luisa Esparza

11- Henderson-K, Camberis-M, Hardie-A; 15- Cavero-C; Using an ovarian monitor as an


Evaluation of antibody-and antigen-coated enzy- adjunct to natular family planning; J-Nurse-
meimmunoassays for measuring oestron-3-glucu- Midwifery. 1995 May-Jun; 40: (3) 269-76.
ronide concentration in urine; Clin-Chim-Acta.
16- Hilgers TW The Medical Aplications of
1995 Dec 29; 243(2): 191-203.
Natural Family Planning. A contemporary
12- Kesner-J, Wrlght-D, Schrader-S, Chin-N; Aprproach to Women's Health Care.Behavioral
Methods of monitoring menstrual function in Considerations. Capter 5. Pag: 55.
fields studies: efficacy of methods; Reprod-Toxicol.
1992; 6(5): 385-400.
Dirección para correspondencia:
13- Cardone-A, Guida-M, Lampariello-C,
José María Murcia Lora. Gran Vía N°4
Bruno-P; Objective and subjective data for fertile
Entreplanta, 6. Logroño España
perlod diagnosis in woman: comparison methods;
e-mail~mmurcia@edunet.es
Clin-Exp-Obstet-Gynecol. 1992; 19 (1): 15-24.
http://www.edunet.es/jmmurcia /
14- Odeblad-E. Cervical Mocus and their func- Tel: 941229441
tions, Journal of de Irush Colleges of Physicians
and Surgeons, vol 26, N°.1, January 1997.

178 Cuadernos de Bioética 2001/2"