Sie sind auf Seite 1von 7

UNIVERSI TERRARUM ORBIS ARQUITECTONIC AD GLORIAM INGENTIS

ORDO AB CHAO

ILUSTRE CONSEJO KADOSCH JOSÉ FRANCISCO BERMUDEZ No. 24


DEPARTAMENTO DE CUMANÁ

PROGRAMA DE DOCENCIA 2018-2019

¿Por qué no bastan la Fe, la Esperanza y la Caridad para pasar


de las Tinieblas a la Luz?

Aún con todo el esfuerzo realizado para progresar moral y espiritualmente, el Masón

cuando llega al Grado de Caballero Rosacruz percibe la muerte o destrucción de sus mayores

valores, atrofiados y debilitados por la inercia y el dominio de la Ignorancia y del

Oscurantismo; percatándose de la demolición del Templo donde busca y glorifica sus Ideales,

del rompimiento de las Columnas de las Virtudes Morales que sostienen esos Ideales, y la

pérdida de la Palabra encontrada como Gran Elegido, Perfecto y Sublime Masón. Ante esta

situación, se ve en la necesidad de hacer algo y procede al reconocimiento de nuevos valores

espirituales que le permitan ingresar en una nueva, más elevada y profunda percepción, visión

y conciencia de la Realidad; considerando que debe subir y elevarse sobre su personalidad

ilusoria, para una mejor realización de su verdadero Ser. Con este fin reconoce y reflexiona

sobre los valores eternos que sostienen la vida, empezando por la reconstrucción de las

columnas de las virtudes morales que incluyen la Prudencia, la Justicia, la Templanza y la

Fortaleza.

Con la Prudencia el Masón piensa y reflexiona ante algunas situaciones que a diario

se le presentan, para determinar los posibles riesgos que ocasionen y adecuar su conducta de

tal manera que no reciba o produzca perjuicio alguno; reflexionando y no obrando


obedeciendo a los impulsos, las costumbres y hábitos anteriores que lo esclavizan, lo traban

y lo conducen a crear nuevos peligros y dificultades. Con la Justicia no traspasa el equilibrio

de la balanza donde todo es justo y perfecto; sopesando sus esfuerzos en lo que se refiere a

él mismo y sus relaciones con los demás, para profetizar cualquier caída y alcanzar Sabiduría.

Como compañera natural de esta Justicia el Masón también debe usar la Templanza para

conservar y fortalecer el vigor del temple del carácter y del organismo, y conseguir siempre

una mayor resistencia y un mayor poder. Con la práctica de la Prudencia, la Justicia y la

Templanza, adquiere la Fortaleza para vencer todo temor y preocupación; completando las

cuatro Virtudes Cardinales que determinan los lados de su Piedra Cúbica perfectamente

labrada con la Escuadra de la Prudencia, y firmemente colocada en el lugar adecuado por

medio de la Plomada y el Nivel de la Justicia y la Templanza.

Además de las Virtudes Cardinales, los valores eternos que sostienen la vida del

Masón también incluyen las Virtudes de la Fe, la Esperanza y la Caridad, llamadas teologales,

por ser infundidas en él por el G:.A:. para enriquecer su espíritu e incrementar el Amor hacia

sus semejantes. La Fe es la luz que debe marcar el camino único y seguro de sus creencias

sostenida en la Razón y en el estudio de las Leyes Naturales y por si sola lo protege, por

cuanto contra ella es impotente la duda y los esfuerzos de la Ignorancia; además de constituir

el más seguro baluarte contra los misteriosos fantasmas de la Superstición y el Fanatismo.

La Fe que obligue al Masón a creer ciegamente en lo que se le dice, sin usar la razón, es la

Fe que caracteriza al profano convirtiéndolo en ignorante y fácil instrumento de los demás;

degenerando su condición humana y haciéndolo fácil víctima de aquellos que se hacen llamar

ministros de Dios, pero que solo buscan enriquecerse manteniendo a las masas en la

ignorancia. El Masón cree y tiene Fe en un Ser Supremo a pesar de su invisibilidad y carácter

inefable, porque sabe que está presente en todas partes incluyéndose él mismo y que el
perfecto orden que existe en el Universo no es más que obra de Él; inquiriendo y teniendo Fe

en ese Ser Invisible como causa generadora no solo del hombre, sino de cuanto sus ojos

alcanzan y su corazón siente.

En cuanto a la Esperanza, esta Virtud es para el Masón una perspectiva futura del bien

y un presentimiento de recompensa basado en la ley del Equilibrio Universal; considerando

que así como tras la noche viene el día y tras la tempestad la calma, él cree que tras los dolores

que algunas veces lo aquejan vendrán días de calma y bienestar para su Alma y Espíritu. Es

la Esperanza una creencia firme que le permite al Masón soportar con resignación las

adversidades de la vida siguiendo las leyes del Universo, en una aspiración del Alma hacia

lo infinito y una disposición a persuadirse que lo que desea sucederá en cualquier momento.

En lo concerniente a la Caridad, la que practica el Masón debe estar dirigida

verdaderamente a socorrer a sus semejantes y nunca ejercerla públicamente por vanidad y

orgullo; siendo una Caridad que debe ser inducida por el presentimiento del sufrimiento de

sus semejantes, que hace germinar en él el deber de consolarlos como expresión del amor

sagrado que siente por ellos. La Caridad debe ser para el Masón un sentimiento innato

dirigido a la felicidad de sus hermanos y de todos los hombres, obedeciendo las dulces

impulsiones de la Caridad para que la concordia y la felicidad reine sobre la tierra. La palabra

Caridad es la más hermosa de todas las lenguas y no debe ser interpretada por el Masón como

sinónimo de limosna, sino más bien como un sentimiento de amor natural hacia sus

semejantes; sin interpretarla igualmente como sinónimo de beneficencia, por cuanto la

beneficencia no es más que el arte de socorrer a un desgraciado por placer o porque sus

sufrimientos repugnan a la vista. Al contrario de la beneficencia, la Caridad expresa la idea

de experimentar el doble gozo de hacer el bien por el bien mismo, y el de hacerlo a cualquier

ser que le es querido como lo son sus hermanos. De allí que para la Masonería, la Caridad no
debe ser considerada solo como una Virtud practicada con el fin de agradar a Dios sino que

por estar dirigida a toda la humanidad, es un sinónimo de la Fraternidad Masónica.

La Fe, la Esperanza y la Caridad contribuyen con la Muerte Mística en la Ilusión de

la personalidad del Masón, levantando o exaltando su verdadero Ser que resurge en su

gloriosa Plenitud. Es cuando el Caballero Rosacruz, después de la muerte o regeneración de

la Piedra Bruta, que como sepulcro lo ocultaba en la ilusión de su propia Ignorancia, resucita

como Piedra Filosofal o Rosa Mística después de haber labrado la Piedra Cúbica como

hombre cultivado o iniciado, que se ha esforzado en el sentido de la perfección. Con la Fe, la

Esperanza y la Caridad el Caballero Rosacruz llega a ser un hombre moralmente libre y

emancipado, que ha ascendido y realizado verticalmente hasta llegar a la cima de la montaña

de su progreso moral, pero que sin embargo se da cuenta que a pesar de esa perfección moral

aún se encuentra en tinieblas. En vista de esto arroja al precipicio sus insignias de Caballero

Rosacruz, como un gesto de reconocer que para llegar al Templo de la Luz de la Verdad (la

Jerusalén Celeste) debe atravesar la montaña hasta cuya cima ha llegado y para ello no le

basta el progreso Moral alcanzado a través de las Virtudes de la Fe, la Caridad y la Esperanza,

sino que debe prepararse también intelectualmente.

La Jerusalén Celeste que se propone alcanzar el Masón a partir del Grado 19 es una

ciudad prototipo de la condición final de la humanidad y una coronación del plan divino de

la creación y de la salvación del hombre; siendo en este sentido la Jerusalén Celeste, el

mismo Masón que alcanza la perfección de su Alma liberándola completamente del pecado

y elevándola espiritual e intelectualmente. La Jerusalén Celeste, como perfección del Alma,

la alcanza el Masón construyendo un puente espiritual que lo une a la Luz de la eterna Verdad

que es Dios; en un viaje que, además de la guía de la Luz permanente de la Fe, que en él

nunca debe de apagarse, también se propone usar las Facultades de su propia Alma
relacionadas con la Conciencia, la Razón y la Inteligencia, junto con la Facultad Divina de

la Voluntad.

En este sentido, el Masón sale de la oscuridad dedicándose a pensar por sí mismo y

fijando la Mente sobre la Realidad de su propio Ser, adquiriendo el más claro discernimiento

de su verdadera naturaleza. Mediante la concentración en sí mismo se esfuerza por adquirir

el discernimiento de su propia Realidad que es al mismo tiempo descenso y elevación;

tendiendo parte de esa Realidad a descender hasta lo que se halla dentro de la apariencia

exterior, de la que únicamente conoce la superficie, y otra a elevarse en las alturas de la

meditación hacia la Suprema Realidad, que es el mismo Reino de los Cielos o Dominio

Celestial; es decir, la Realidad de lo que es más trascendente.

De esta manera el Masón entra en el dominio de la Filosofía Oculta, como un Sistema

Filosófico que contiene la solución a muchas cuestiones que preocupan a la humana

inteligencia, y que otras Ciencias no han podido explicar; empezando por el conocimiento de

la existencia de tres mundos (Elemental, Celeste e Intelectual) que están estrechamente

relacionados entre sí y de tal forma, que cada mundo inferior es gobernado por su superior y

recibe sus influencias. Pasando de un mundo a otro el Masón realiza la Escala del Magismo,

según la cual las energías del Mundo Intelectual (Mundo del Dios Creador) emanan hasta

llegar al Mundo Celeste (Mundo de los Planetas) y luego al Mundo Elemental que es donde

él mismo se encuentra; desembocando de esta forma las energías del Universo en él mismo,

de tal manera que tiene en las estrellas sus representantes en el Plano Celeste.

Siguiendo la escala del Magismo, el mismo Dios le comunica al Masón las Virtudes

de su omnipotencia a través de los Ángeles, los Cielos, las Estrellas, los Elementos, los

Animales, las Plantas, los Metales y las Piedras; ya que habiendo Dios hecho y creado todas

las cosas para su uso, él puede penetrar naturalmente por estos mismos Grados de la Creación
hasta llegar al mismo Mundo Arquetípico o Mundo del Creador. Puede llegar al Mundo

Intelectual que es la Causa primera de la que dependen y proceden todas las cosas, el Gran

Agente Universal que es la llave maestra de la naturaleza y aquel poder o energía escondida

que permitía a los Alquimistas la transmutación del plomo en oro.

Como Microcosmo, el Masón realiza la Escala del Magismo escalando la Trinidad

Humana constituida por el Cuerpo (Mundo Elemental), Alma (Mundo Astral o Celestial) y

Espíritu (Mundo Intelectual); uniendo el Cuerpo con el Espíritu a través de la Conciencia

como Facultad del Alma. El Masón, fundido en el Espíritu, se propone seguir el Orden

Cósmico como parte que es del Universo todo, lo cual no es más que hacer que se cumpla en

él la Voluntad Divina; una Voluntad que junto con la Fe le permite influir en los espíritus

intelectuales y elementales que existen en su Cuerpo Invisible, como duplicado exacto de su

Cuerpo Físico. El Cuerpo Físico del Masón está compenetrado por otro mundo cuya esfera

escapa a la acción de los sentidos y sus percepciones; siendo su mundo visible un duplicado

exacto de otro invisible, donde moran una multitud de seres espirituales que incluyen a

aquellos creados por sus propias ideas y pensamientos, y que allí perduran como si fueran

positivos seres vivientes. De esta manera el Masón sabe que un buen pensamiento se perpetúa

como un poder activo y bienhechor, mientras que uno malo crea un demonio productor de

males; poblando así su mundo de espíritus engendrados por sus propias fantasía, deseos,

apetitos y pasiones que son los causantes de todos sus males, aun cuando practique las

Virtudes de la Caridad, la Esperanza y la Fe.

Estos conocimientos forman parte de la Doctrina enseñada antiguamente en los

Misterios y cuya divulgación era prohibida entre los profanos, sin embargo, la Masonería los

pone a disposición del Masón para entrar en el dominio de las enseñanzas esotéricas respecto

del Mundo Astral, las fuerzas ocultas de la naturaleza y del hombre y los seres invisibles que
pueblan los espacios; conocimientos que constituyen parte de la Verdadera Masonería, de la

Antigua Masonería que como Jerusalén Celeste debe descender del Cielo para aplastar la

serpiente de tres cabezas que simboliza la falsa y vana Masonería, o aquella que se ha

desviado de sus propósitos originales. Estos conocimientos son los que en realidad sacan al

Masón del mundo de las tinieblas, por cuanto la práctica de la Caridad, la Esperanza y la Fe,

esencialmente solo contribuyen con su Progreso Moral y Espiritual.

BIBLIOGRAFÍA

Agrippa C. 2005. Filosofía Oculta. Volumen 1. 144 p. En Línea.


http://www.derechopenalenlared.com/libros/Agrippa-Cornelio-Filosofia-Oculta-Volumen-
1.pdf
Lavagnine, A. 1997. Manual del Caballero Rosacruz. Editorial Kier, Argentina, 127 pp
Liturgia del Grado 19o. 1977. Supremo Consejo Confederado del Grado 33o de la República
de Venezuela. Resolución No. 3, Camp:. de Caracas, Octubre 14 de 1977. 16 p.
Orígenes. 2018. La Jerusalén Terrena y la Jerusalén Celeste. En Línea.
www.mercaba.org/TESORO/ORIGENES-2/la_jerusalen_terrena_y_la_jerusa.htm

Papus (Dr. Gerard Encausse). 2006. Tratado Elemental de Ciencia Oculta. Editorial Kier,
Argentina, 256 p.
San Agustín. 2018. Manual de la Fe, de la Esperanza y de la Caridad. En Línea.
https://www.augustinus.it/spagnolo/enchiridion/index2.htm

Atentamente,

FVHÁNGEL GONZÁLEZ
Febrero 16 del 2019