Sie sind auf Seite 1von 12

Ludoteca, la pedagogía del ocio

La ludoteca y sus orígenes Objetivos y beneficios de


una ludoteca

Por medio del juego y el juguete se


promueve desarrollar el aspecto
intelectual, emocional, físico,
Su nombre proviene del latín ludus afectivo, social y creativo de los
"juego", "juguete" y de la palabra griega niños y jóvenes
théke "caja", es así que ludoteca es un
"caja o lugar donde se juega o guardan
juguetes".

La ludoteca y sus tipos

Hay varios tipos de ludotecas como por ejemplo las circulantes o móviles; esta
versión utiliza ludo buses para llevar a diversos lugares alejados o carentes de
espacios recreativos, el préstamo de materiales lúdicos.
También están las ludotecas de calle o ludotecas de plaza. Estos son espacios
que se adaptan a los recursos y necesidades de los barrios; son promovidas
por asociaciones juveniles, de vecinos o culturales que trabajan con menores
en sus propios barrios.
Desde luego nos encontramos con las ludotecas públicas que están ubicadas
en instituciones como casas de cultura, museos, bibliotecas, centros
recreativos o círculos sociales. Allí se brinda un servicio que abarca a toda la
comunidad y cuenta con un amplio horario.
Las ludotecas escolares por su parte, se encuentran dentro de instituciones de
enseñanza primaria y secundaria; éstas poseen materiales lúdicos según el
tipo de usuario y los objetivos que se deseen alcanzar.
Por otro lado encontramos a las ludotecas hospitalarias. Este tipo consiste en
poner espacios habilitados para el juego en hospitales Infantiles y con
pacientes adolescentes.
Las ludotecas laboratorio son parte de instituciones relacionadas con la
actividad docente o lúdica para la experimentación o formación de
especialistas como por ejemplo institutos pedagógicos, empresas productoras
de juguetes, entidades de investigación psicológica o sociológica , etc.
Dentro de los tipos de ludotecas se encuentran además las itinerantes las
cuales son creadas por instituciones provinciales para acercar materiales
lúdicos a núcleos rurales, comúnmente se realizan en escuelas.
Y las ludotecas especializadas que se utilizan para trabajar con niños que
tienen alguna discapacidad, desde luego estas ludotecas cuentan con material
especial dentro del establecimiento educativo

Estructura y funcionamiento de una ludoteca

El espacio se
divide en sectores o rincones pensando en cada etapa de crecimiento. Una
ludoteca recibe niños de meses de nacidos, en etapa maternal, preescolar,
primarios y secundarios.
Generalmente se abre en horario semanal después de la escuela, algunas
pueden laborar los fines de semana. Los niños pueden asistir de 5 a 2 horas
diarias o algunos días de la semana.
Durante el verano y otras etapas de descanso escolar se suele modificar su
horario para adaptarse a la disposición de mayor tiempo libre de los niños.

Actividades en una ludoteca

Una ludoteca puede estar dividida por módulos o zonas como:


Apoyo escolar: Se refiere a la orientación en la resolución de las actividades
escolares.
Teatro, informática, rincón de lectura, área de juegos de ensamblar,
simbólicos, cooperativos, pre deportivos; actividades al aire libre, taller de
disfraces u otras temáticas; taller de manualidades.
Algunas cuentan con su sala de debates en donde sobre todo los jóvenes
discuten distintos temas de interés (drogas, sexualidad, medio ambiente,
anorexia y bulimia, etc.).
Manejan además excursiones a museos, fábricas, organismos públicos,
teatros, bibliotecas. Proponen otras actividades como la asistencia a
exposiciones, charlas, vídeos, celebración de cumpleaños, etc.
1. Introducción

A medida que las experiencias sobre las ludotecas avanzan resulta cada día
más evidente que ni la existencia de espacios adecuados, ni la presencia de
buen material lúdico a disposición del niño son suficientes para asegurar la
potenciación máxima del juego infantil, ni asegurar la orientación familiar al
respecto. Es necesaria la existencia de educadores con amplios conocimientos
de técnicas de animación lúdica y de los materiales de juego y juguetes,
formados a nivel teórico y práctico.

2. Concepto de ludoteca

“Las ludotecas son instituciones recreativo-culturales especialmente pensadas


para los niños y adolescentes que tienen como primera misión el desarrollar la
personalidad del niño principalmente a través del juego y del juguete. Para ello
posibilitan, favorecen y estimulan el juego infantil ofreciendo a los niños tanto los
elementos materiales necesarios como las orientaciones, ayudas y compañías
que requieren para el juego” (María de Borja i Solé).

Tras esta definición, observamos que nacen como solución al problema de la


soledad del niño en casa si no coincide con la vuelta del trabajo de sus padres.
Esto es una situación muy habitual en los momentos que vivimos. También
asegura la compañía, vigilada por los adultos, con otros niños. Esto aporta
tranquilidad a los padres, que saben que sus hijos están vigilados en todo
momento. Permite incluso disfrutar de aquellos juguetes que en el hogar no
tienen. Esto es más frecuente de lo que imaginamos, ya que muchas veces se
compran los juguetes atendiendo al deseo expreso del niño en ese momento,
pero nos olvidamos de la utilidad a que va a tener ese juguete.

En definitiva, la ludoteca brinda sobretodo un lugar confortable, alegre,


convivencial, donde los niños pueden estar los horarios libres, de los fines de
semana o post-escolares, siendo debidamente atendidos y ocupados.

3. Funciones y formación del personal de una ludoteca

Excepto el objetivo específico de prestar juguetes a los niños que puede


cumplir cualquier persona que disponga de un fichero adecuado, las otras tareas,
como las de orientación de niños y padres en la elección de buenos juguetes y
el fomento de las actividades de animación lúdica, son funciones que sólo puede
realizar una persona con vocación de educador y conocimientos pertinentes.

El trabajo del ludotecario puede inscribirse dentro de la animación socio-


educativa, pues trata de hacer nacer y desarrollar actividades educativas y
culturales que tienden a una educación continua y que van hacia un desarrollo
global del individuo.

El ludotecario debe comenzar una labor dentro de la educación permanente y


en el campo de la renovación social, porque tratará de iniciar a los niños en una
educación para el tiempo libre, creando situaciones que le permitan sean más
aptos para la posesión de los lenguajes de expresión y de análisis racional a
partir del momento en que la edad lo permita.

En el campo de la renovación social, el ludotecario presenta al niño unos


determinados valores a partir del juguete fomentando nuevas formas de relación
social. Cuida a la par el desarrollo individual del niño y el desarrollo colectivo al
crear unos hábitos individuales que favorecen tanto al individuo como al grupo,
al fomentar el uso y cuidado del juguete de propiedad colectiva y la relación entre
los niños a través del juego.

4. Personal necesario en una ludoteca. Niveles y funciones

Las necesidades de personal de una ludoteca dependerán del número de


usuarios, de las actividades que la ludoteca realice y de su tamaño.

De forma general, podemos distinguir cuatro niveles distintos:

a. Ludotecario responsable: debe realizar un trabajo de gestión y de


administración que coordine las actividades socio-educativas.

Tiene la responsabilidad de la programación y evaluación de las actividades


de animación y la responsabilidad económica de los gastos y funcionamiento de
la ludoteca y del material.

Podemos dividir sus funciones en: pedagógicas, de organización, de


animación y de información.

b. Ludotecario ayudante: en algunas ludotecas colaboran en las funciones


anteriores. Su dedicación puede ser parcial y coincidiendo con los días y horas
de más afluencia en la ludoteca.

c. Animadores especializados: son educadores eventuales que colaboran de


forma esporádica y con ocasión de actividades concretas. Tienen plena
responsabilidad dentro de su grupo y en la buena marcha de la actividad que se
les encomiende, pudiendo tomar iniciativas dentro de su taller de trabajo.

d. Colaboradores varios: pueden y deben ser tanto los padres, los propios
niños como estudiantes y personas de la tercera edad. Cada grupo de
colaboradores debe tener una responsabilidad concreta de acuerdo con su
preparación, sus deseos y las necesidades de la ludoteca. Sus trabajos deben
ser orientados y supervisados por el ludotecario.

5. Servicios de la ludoteca

Según Aguirre Arroyo (1984), citada en Gervilla Castillo (1997), los servicios
que debe prestar una ludoteca son:
 Servicio administrativo y contable: Realizado por la institución o
entidad que ha creado la ludoteca.
 Servicio de animación: Se ocupará de la animación de la sala de
juegos y diversos talleres. Por otra parte, desarrollar actividades de
información y debate entre los padres, enseñantes y adultos en
general, por medio de boletines, mesas redondas, etc. con objeto
de aumentar los conocimientos sobre el juguete y su pedagogía.
 Servicio de investigación y documentación: Desarrollará el
conjunto de las investigaciones psico-pedagógicas, sociológicas,
etno-tecnológicas necesarias para aumentar progresivamente los
efectos cualitativos de la acción de la ludoteca.
 Servicio de planificación: Elaborar un plan, a corto y medio plazo,
de la acción de la ludoteca. A partir de revisiones continuas,
globalizadas a final de cada año, reelaborar el plan para el año
siguiente.
 Servicio de publicidad: Informar a la población infantil y adulta de
la existencia y actividades de la ludoteca, animar la asistencia, y
desarrollar una nueva concepción de las interrelaciones adulto –
niño – juego.
 Servicio de coordinación con otras ludotecas: Establecer La
ampliación del campo de acción de la ludoteca, y en la medida de
lo posible una amplia red de ludotecas. El asesoramiento,
servicios, y actividades de la ludoteca puede extenderse también a
otros centros: colegios, asociaciones de vecinos...
 Servicio de mantenimiento y control: Encargado de la conservación
y funcionamiento de los servicios básicos del recinto.

6. Estructura de una ludoteca

Uno de los aspectos fundamentales en el diseño de una ludoteca es la


organización del espacio y los recursos lúdicos. El espacio tiene que estar
delimitado para poder dotar de contenido las diferentes dinámicas, creando
zonas temáticas diferenciadas según el tipo de juego que se propone en cada
espacio.

Hay que tener en cuenta que las medidas de seguridad han de ser las
máximas, ya que los usuarios de la ludoteca serán principalmente niños.

En cuanto a la organización de los recursos lúdicos, es importante tener


clasificados los juegos, según la edad recomendada de uso, la temática y los
beneficios psicopedagógicos. Esto permitirá mantener un control funcional y
pedagógico de la colección de juegos y juguetes que existen en la ludoteca.

Una correcta distribución de las distintas partes que forman una ludoteca
puede facilitar sus funciones tanto desde el punto de vista del préstamo como de
su capacidad para sala de juego o actividades de animación.
Por otro lado, la programación básica de actividades de la ludoteca ha de
centrarse sobretodo en el juego libre ya que este combina la voluntariedad, el
establecimiento de relaciones sociales, la espontaneidad y el desarrollo de la
autonomía. El juego libre ha de ir acompañado de materiales de juego
seleccionados bajo criterios de calidad funcional, material y pedagógica, una
distribución de espacios y una normativa interna.

Se pueden realizar diferentes propuestas de actividades como por ejemplo:


talleres de reparación de Juegos, actividades grupales organizadas, juegos
dirigidos, etc.

Las ludotecas deben prestar un aspecto atrayente y agradable para el niño y


la decoración y el mobiliario deben estar adaptados e ideados para ellos.

7. Descripción de un local tipo

Un modelo estándar para ludotecas podría ser el siguiente:

a. Un vestíbulo provisto de:

 perchas y armarios para ropa.


 Lavabos para lavarse las manos.
 Una mesa apta para la devolución y comprobación de los
juguetes, función que puede realizar conjuntamente el
ludotecario y el niño, comprobando los dos tanto el estado
del juguete como el de todas las piezas que lo integran.
 Una mesa para responder cuestionarios sobre los juguetes
( la ludoteca puede resultar un lugar ideal para estudiar la
reacción de los niños delante de un juguete, antes, durante
y después de jugar con él, así como el estado en el que se
queda el juguete después de haber pasado por las manos
de varios niños. Datos importantes para los ludotecarios, los
padres y para los fabricantes de juguetes).

b. Sala de exposición de juguetes

 Debe ser espaciosa para que los juguetes se vean bien y


puedan ser elegidos por los propios niños. Pueden estar
debidamente clasificados y colocados en estanterías de
diversas formas y colores. Consideramos enriquecedor
mezclar libros, siempre y cuando se siga una clasificación
no muy estricta, permitiendo a los niños más avanzados
elegir libros y juguetes previstos para edades mayores, o lo
contrario.
 Sería necesario tener un mínimo de dos ejemplares de cada
juguete, uno para la exposición y el juego en la ludoteca y
oro para el préstamo.
 A un lado de la sala puede instalarse la mesa del ludotecario
y los ficheros de los juguetes y de los usuarios. Estos
ficheros deben estar pensado para que puedan ser
utilizados por los niños.

c. Espacio de prueba de los juguetes propiamente dicho, a diversos niveles


y con un revestimiento adecuado en el suelo para jugar y también en las paredes
para amortiguar el ruido. Este espacio debe procurarse que sea especialmente
acogedor, ya que será el lugar donde se jugará en grupo y donde en horas y días
previstos se puedan realizar concursos campeonatos tanto de ajedrez como de
construcción, trenes eléctricos, así como otras maneras de animación que se
consideren oportunas.

Si se dispone de lugar suficiente debe pensarse en una sala especialmente


concebida para:

 juegos con agua y arena.


 otra para juegos y actividades especiales que puedan ir
variando, como globos, carreras de sacos, disfraces, etc.
 otra destinada a acompañantes adultos que no deseen
jugar con los niños.

d. Taller de reparación y fabricación de juguetes

Este taller, tanto a nivel práctico y económico como a nivel educativo y


formativo, consideramos que es esencial dentro de la ludoteca. Puede permitir a
los niños rehacer ellos mismos sus juguetes, o colaborar en la reparación del
juguete que han estropeado.

Puede ser beneficiosa la colaboración no solamente de los padres, sino


también de las personas de la tercera edad (hombres como mujeres, pueden
con sus conocimientos y tiempo colaborar en la ludoteca).

El grupo de niños y monitores, padres y abuelos que trabajen en la reparación


de juguetes pueden, una vez organizados y en funcionamiento, realizar cierto
tipo de juguetes para la ludoteca. En estos casos la función del monitos del taller
será la de ayudar al niño a realizar su propia obra.

e. Al lado del taller puede colocarse el almacén de juguetes, donde se


guardarán los juguetes que aún no estén registrados, fichados o preparados para
el préstamo, al igual que los que por su deterioro o por estar incompletos no
pueden seguir circulando, pero pueden servir de material de recambio o de
confección de otros juguetes. Los materiales que se utilicen para la protección
de los juguetes también se guardarán en el almacén.

f. Un espacio al aire libre puede resultar ideal para realizar juegos al aire libre
y para la prueba de los juguetes en el exterior.
Poder dar el nombre de “sala” a un espacio cerrado con las cuatro paredes y
también a un espacio abierto limitado por barreras no arquitectónicas de manera
que podemos imaginar también una ludoteca como un gran espacio cubierto,
con el suelo a diferentes niveles, en función de las diversas actividades y tareas,
debidamente enmoquetado, apto para jugar en le suelo, con módulos de
diferentes medidas, formas y colores que igual puedan servir de mesas y sillas
como puedan ser manejados a la manera de un gigantesco juego de
construcciones que desarrolle la creación y a la vez colabore en la formación de
un ambiente acogedor.

Existen muchas ludotecas que funcionan en espacios reducidos y con escasos


medios y que a pesar de ello, funcionan y cumplen los objetivos que sus
organizadores se habían propuesto. Es de gran importancia para un buen
funcionamiento, la entrega personal, la organización y la creatividad de los
responsables

Funciones de las ludotecas


Las ludotecas deben ejercer por ley las siguientes funciones:
a) Promover el derecho del niño y de sus familias a disfrutar del juego con
garantía de calidad, tanto pedagógica como de seguridad.
b) Elaborar y desarrollar un proyecto socioeducativo que fomente el
desarrollo integral de la persona a partir de una actividad lúdica y creativa.
c) Ofrecer el marco y los recursos lúdicos de calidad adecuados a la
ciudadanía para que puedan desarrollar actividades lúdicas y de recreo, y
favorecer actitudes solidarias y de aceptación de la diferencia, fomentando la
educación en los valores de la coeducación, los derechos humanos, la cohesión
social y la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres.
d) Estimular la afección a las actividades lúdicas como herramienta de
integración social y de comunicación intergeneracional.
e) Fomentar y desarrollar la relación social sin ningún tipo
de discriminación por razón de sexo, cultura, etnia o religión, y permitir
favorecer una libre relación.
f) Llevar a cabo actuaciones dinamizadores de los diferentes grupos de
personas usuarias encaminadas a fomentar el juego mixto.
g) Facilitar los recursos lúdicos adecuados a las personas usuarias con
disminuciones físicas, psíquicas y sensoriales.
h) Informar y asesorar, didácticamente, tanto al niño como al adulto de
referencia, sobre los usos del juguete y los juegos.
Requisitos de espacios e instalaciones
Las ludotecas deben ocupar la totalidad de un edificio o una parte de éste,
completamente independizado y disponer, como mínimo de los siguientes
espacios e instalaciones diferenciados:
zona de acogida,
espacio de juegos,
área de administración y gestión,
almacén,
sanitarios.
Los centros que acepten usuarios y usuarias menores de 4 años deben disponer,
además de los espacios e instalaciones enumerados en el apartado anterior, de
una habitación con cambiador de uso preferente de las personas menores.
La superficie mínima de espacio útil para el juego de la ludoteca debe ser
de 50 metros cuadrados (el aforo máximo será de 2,5 metros cuadrados de
espacio útil para el juego por usuario).
Los equipamientos y mobiliario deben estar adaptados a las edades de los
usuarios y ser seguros.
Otros requisitos
El titular del centro debe asegurar que los locales e instalaciones cumplan la
normativa vigente en materia de seguridad, higiene, sanidad, habitabilidad,
accesibilidad y supresión de barreras arquitectónicas, teniendo en cuenta la
edad de las personas usuarias a las que va destinado el servicio, y está obligada
a facilitar el acceso a los espacios y a las instalaciones al personal de las
administraciones competentes en materia de inspección y de control de los
aspectos mencionados.
Todos los centros deben disponer de un botiquín fuera del alcance de los
niños, debidamente cerrado, con el material necesario para hacer unas primeras
curas.
Juegos y juguetes
Cada centro debe elaborar un registro donde se determine el inventario
actualizado de los juegos y juguetes y donde se recojan los datos descriptivos
principales de cada unidad de juego y los valores que transmite, así como
la asignación alfanumérica o referencial correspondiente (vamos, que deben
estar inventariados, cada uno con su número de referencia).
* Decreto 94/2009, de 9 de junio, por el que se regulan las ludotecas (DOGC de
16 de junio de 2009

Áreas de la Ludoteca

Para el adecuado funcionamiento de una Ludoteca, es necesario tener en


cuenta las siguientes dimensiones (Dinello):
- Área de expresión plástica: Con trazos y marcas pictóricas; puestas en
formas tridimensionales a partir de múltiples objetos; realización de esculturas y
volúmenes a partir de masas y materiales diversos; collages y creación de
maquetas… todo ello con una básica relación de estructuras lógico-
matemáticas.
- Área de expresión musical: Con exploración y producción de ruidos y
sonidos diversos; experiencias de diferenciación auditiva, ensayo de cantos y
armonización sonora, experiencias rítmicas y melódicas,… que naturalmente
están en relación con las estructuras del lenguaje, es decir, de la alfabetización,
de la comunicación social.
- Área de expresión escenográfica: Con disfraces, juegos de roles,
dramatización de cuentos y leyendas, fantasías, máscaras y animación de
títeres, representación de piezas teatrales,… todo ciertamente en relación con
los procesos de maduración de la persona.
- Área de juegos y movimiento en el espacio: Con evolución del cuerpo en
un espacio tridimensional, juegos de carreras saltos y volteretas, juegos de
equilibrio, juegos con objetos y circuitos de obstáculos,… todo con relación a la
evolución de la imagen del esquema corporal y de la coordinación psicomotora.
- Área de iniciación cultural: Con rondas y juegos tradicionales, cantos y
bailes folklóricos, narración de cuentos y leyendas,… todo en la relación a la
identidad de la persona intrínsecamente relacionado con los valores regionales
culturales.
- Área de lecto-escritura (Bebetecas): Son espacios que se diseñan
especialmente para bebés, con el propósito de motivar todo lo relacionado con
las competencias comunicativas. En dicha área deben de existir libros plásticos
y de materiales resistentes al uso. Estos pequeños libros no deben de tener
textos, sino una variedad de imágenes y formas que se adapten a la
cotidianidad lúdica del entorno de los niños. Es necesario precisar que estas
prácticas deben de estar acompañadas por padres, animadores y pedagogos
especializados en el área de la lingüística