Sie sind auf Seite 1von 4

Los tres cerditos

NARRADOR.- Al lado de sus padres , tres cerditos habían crecido alegres


en una cabaña del bosque. Y como ya eran mayores, su mamá les dijo:
MAMÁ. - Ya es hora que construyan, cada uno, su propia casa.
NARRADOR Los tres cerditos se despidieron de sus papas, (se dan un beso)
y fueron a ver cómo era el mundo, y encontraron un bonito lugar cerca del
bosque donde construir sus tres casitas.
El primer cerdito, el perezoso de la familia, dijo
1. Cerdito perezoso (sale bailando y dice) Yo hare mi casita de paja es
mucho más fácil. (se tiene paja en suelo) y se pone a construir
NARRADOR En un día la choza estaba ya hecha. Y entonces se fue a
dormir. (cerdito duerme sobre la paja)
El segundo cerdito, un glotón que pensaba solo en comer, dijo
2.- Cerdito glotón. - (sale saltando tocando su violín)
NARRADOR: y dijo
Yo hare mi casita de madera. No tardare mucho en construirla. (se pone a
construir con maderitas)
NARRADOR Y luego se fue a comer manzanas. (se echa en su puerta)
3.- El cerdito trabajador (sale tocando su quena), y dijo
Cerdito trabajador Yo construiré una casa de ladrillos y cemento. Tardare
más en construirla, pero estaré más protegido.
NARRADOR Después de un día de mucho trabajo, la casa quedo preciosa.
Pero ya se empezaba a oír los aullidos del lobo feroz en el bosque.
LOBO caminando comienza a aullar
NARRADOR No tardo mucho para que el lobo se acercara a las casas de
los tres cerditos. Hambriento, el lobo se dirigió a la primera casa y dijo:
LOBO– ¡Ábreme la puerta! ¡Ábreme la puerta o soplaré y tu casa tiraré!
NARRADOR Como el cerdito no la abrió, el lobo sopló con fuerza, y
derrumbo la casa de paja.
El cerdito perezoso, dijo que miedo, me voy auxilio
NARRADOR corriendo y entró en la casa de madera de su hermano. El lobo
le siguió.
Y delante de la segunda casa, llamo a la puerta, y dijo:
LOBO – ¡Ábreme la puerta! ¡Ábreme la puerta o soplaré y tu casa tiraré!
NARRADOR, Pero el segundo cerdito no la abrió y el lobo sopló y sopló, y
aunque la casita de madera aguantó mucho más que la casita de paja, al
final la casita se fue por los aires.
2 CERDITOS dijeron corre corre auxilio

NARRADOR Asustados, los dos cerditos corrieron y entraron en la casa


de ladrillos de su otro hermano. Pero, como el lobo estaba decidido a
comérselos, llamo a la puerta y grito:
LOBO – ¡Ábreme la puerta!
¡Ábreme la puerta o soplaré y tu casa tiraré! Y el cerdito trabajador le dijo:
CERDITO TRABAJADOR– Sopla lo que quieras, pero no la abriré!

Lobo soplare. Lobo sopla con todas sus fuerzas


NARRADOR pero la casa ni se movió. La casa era muy fuerte y resistente.
El lobo se quedo casi sin aire.
Pero miren como quedo el lobo
LOBO jadeante
NARRADOR Pero aunque el lobo estaba muy cansado, no desistía.
Después de dar vueltas y vueltas a la casa todo pensativo dijo:
LOBO ingresare por la chimenea. Ja ja ja ja
Narrador El cerdito trabajador dijo
CERDITO TRABAJADOR Se me ocurre una idea, pondremos una olla
hirviendo aquí en la chimenea
Narrador INGRESO EL LOBO
LOBO, (grita el lobo) me quemo socorro (sale corriendo)
NARRADOR al caerse por la chimenea acabo quemándose con el agua
caliente. y nunca más volvió por aquellos lugares. Así los cerditos pudieron
vivir tranquilamente. Y tanto el perezoso como el glotón aprendieron que
solo con el trabajo se consigue las cosas.
CERDITO GLOTÓN manos a la obra, y construiremos otras dos casas de
ladrillos, y nunca más tendremos problemas con ningún lobo.

Terminan bailando los tres


¿Qué podemos aprender de este cuento?
Los valores que trasmite este cuento son válidos tanto para niños como
para adultos:

 Esfuerzo. El cuento claramente nos muestra que el esfuerzo que


dediquemos en nuestras tareas nos llevarán al éxito o al fracaso. Los
dos primeros cerditos como tienen prisa en ir a divertirse con alguna
otra actividad no se esfuerzan en la construcción de sus casas, y por
ellos el lobo casi consigue comérselos, pero el otro cerdito que se
esfuerza mucho en construir su casita de ladrillos, consigue como
recompensa la tranquilidad de que el lobo no podrá entrar en su casa.

 Solidaridad. Este segundo valor también es muy importante, los


cerditos cuando ven a sus hermanos en problemas, rápidamente los
dejan entrar en sus casitas, tanto el cerdito de la casita de madera,
como el cerdito de la casita de ladrillos que deja entrar a sus dos
hermanos.

 Cooperación. Este valor también es muy evidente en el cuento, ya


que los cerditos cooperan para poder solucionar el grave problema
que tiene, en primer lugar, entre los tres ponen a hervir el agua bajo
la chimenea para escaldar al lobo cuando intente entrar, y una vez el
lobo se ha ido, entre los tres construyen otras dos casas de ladrillos
para que los dos hermanos pueden también vivir tranquilos.