Sie sind auf Seite 1von 4

TEMA EL PECADO

Introducción: El amor de Dios


Si Dios nos ama porque la guerra, el hambre, la pobreza, la injusticia, la discriminación.
Si Dios nos ama, porque hay tantas inseguridades, temores, envidias, tristeza.
Si Dios nos ama, porque no lo experimentamos.

El problema.
Antes de poder solucionar cualquier problema, debemos de saber cuál es este.
Cuando estamos enfermos vamos al doctor, si nuestro carro se descompone lo llevamos al taller.
Cuándo se nos descompone la vida, ¿A quién debemos recurrir?

Lo que impide que experimentemos el amor es el Pecado.


Desde Adán y Eva, que creyeron que por sus propias fuerzas podrían alcanzar la felicidad.
El hombre se alejó de Dios, fuente de toda vida.
Y desde el primer pecado del hombre, el mal se extiende cada vez más.

¿Cómo vemos el pecado (en nuestra mente)? ¿Cómo describiríamos el pecado?


¿Qué nos hace pecar? ¿Cuánto es mucho pecado?

El pecado es: La oposición de la voluntad del hombre a la voluntad divina. Es no creerle a Dios, no confiar en
Él, preferir confiar más en nosotros mismos. Es elegir todo lo que no proviene de Dios.
¿Qué es el pecado? Es una característica que define a la condición humana.

SATANAS Y SUS OBRAS


Satanás nos conduce a la muerte.
Nos presenta el poder de lo mundano, como fuente de felicidad.
A veces nos convertimos en instrumentos de satanás.
Nuestro Dios no acepta compartir nuestro corazón con falsos dioses, no se puede servir a dos amos.
1. Mt 12, 43-45: va por 7 demonios más.

¿Cómo actúa el pecado?

Testimonio

1. En primer lugar el enemigo averigua tus debilidades.


2. Pone diferentes situaciones en tu vida, para irte alejando de la comunión que tienes con Dios, recuerda
que entre más apagado estés de tu comunión con Dios, más fácil será desanimarte.
3. Como te has descuidado de tu relación personal con Dios, el enemigo comienza a bombardear tu mente
con pensamientos de desánimo y pecado.
4. Atacado por pensamientos de pecado y sumándole que no estas teniendo una relación personal con Dios
como tendrías que tener, no te queda más nada que ceder a la tentación y fallar.
¿Qué ocurre durante el pecado?

1. Al cometerlo tendrás presente en tu mente que no lo tienes que hacer, pero tú misma debilidad (por no
mantener una constate comunión con Dios), te hace querer obviar eso, aunque sinceramente no podrás.
2. A lo mejor sientas satisfacción carnal, pero jamás espiritual.
3. Ten por seguro que el hecho de estar pecando, no será motivo de gozo, sino que cuando peques tendrás
presente que no es lo debido.

¿Qué pasa después de cometer pecado?

1. Te sentirás derrotado.
2. Te arrepentirás de haber hecho lo que hiciste y querrás regresar en el tiempo para no cometer ese error,
pero lastimosamente no se podrá, sino que tendrás que enfrentar las consecuencias.
3. A lo mejor las consecuencias de tu pecado serán difíciles, pero recuerda que todo se debió a la mala
decisión de caer en el pecado.

CONSECUENCIAS:
Genera consecuencias en todos los ámbitos: individual, conyugal, familiar, social y en la naturaleza.
Dificultad de descubrir a Dios en todas las cosas y personas.
Individual: En la mente, en la conducta, falta de armonía consigo mismo, falta de armonía con los demás.
Adicciones, ataduras, ira, etc.
Relaciones: relaciones falsas, incapacidad de amar sanamente.
Social: Corrupción, opresión, injusticia.
2. Números 32,23: “Sepan que será un pecado contra Yavé y este pecado los seguirá.”
El pecado no encontraría tantos adeptos si sus consecuencias se vieran de inmediato. La principal razón por la
que Dios no quiere que pequemos es porque el pecado es destructivo. No solamente estamos
desobedeciendo a Dios, sino que nos lastimamos a nosotros mismos.
Aun aquellos que parecen pecados pequeños nos pueden causar muchos problemas.

Ejemplo: Pecado de mentir.

NUESTROS PECADOS
Estamos buscando por caminos falsos: Materialismo, humanismo sin Dios, creer en ídolos falsos, creernos
súper héroes.
Somos ciegos.

Borrachera de dos compadres que quisieron navegar en lancha y no desataron el bote.


Nos acostumbramos al pecado: Cera.

3. Rom 6,23: “El salario del pecado es la muerte”

El día en que el hombre quiso ser Dios, se hundió.

RECONOCE TU PROBLEMA
El peor pecador es el que no reconoce su pecado. “Raza de víboras, sepulcros blanqueados”
Solo los enfermos pueden ser sanados, solo los muertos pueden ser resucitados.
“Estas viendo y no ves”: Cuando un ciego cree ver.
4. Jn 9, 41: “Si fueran ciegos no tendrían pecado; pero como dicen –vemos-, su pecado permanece”

En una cárcel: El rey iba a liberar a alguien, todos dicen que son inocentes, excepto uno, y a ese libera, para
que no eche a perder a los demás que parecen tan buenos.

Hablar de infidelidad
Traicionar a un amigo
Libertad: verdadero significado
5. Jn 8,34: “El que vive en el pecado es esclavo del pecado”

CONDICIONES PARA PECAR


Tres etapas por las que pasa el pecador para pecar.
1: materia prohibida (lo que sabemos que es pecado, o quizás tenemos idea porque la conciencia lo grita por
tanto pasamos a la siguiente etapa que es:
2: la advertencia, está que nos hace la inteligencia nuestra potencia alerta y nos dice: es pecado, vas a pecar,
estas quebrantando la ley de Dios, puede ser bueno disfrutar este momento, quizás lo puedes dominar; la
inteligencia manda ese mensaje de muchas maneras por tanto entramos en la parte definitiva.
3: Consentimiento o aceptación por parte de nuestra segunda potencia, la voluntad, entonces podemos
concluir con una frase tan delicada “peque porque quise”, “sé que hice algo contrario, pero me gusto”, “Dios
está triste pero es mi debilidad”, está y otras expresiones son las que podemos experimentar y que el
resultado es la ruptura del amor de Dios.

Flame, Pelota

EL CIERRE
Todos -padres, maestros, y amigos- somos pecadores. Es verdad. Todos somos humanos y estamos destituidos
de la gloria de Dios. El pecado nos aleja de Dios, pero afortunadamente nunca nos separa de su amor.

La Biblia está llena de ejemplos de la gracia y el perdón de Dios. Cristo mostró amor y misericordia hacia los
pecadores. De hecho, Jesús pasó tiempo con pecadores que eran considerados lo más bajo de la sociedad de
ese momento (como María Magdalena, que era prostituta).

Chiste la virgen María la única sin pecado.

CONCUSPICENCIA
6. Jn 9,34: “Le contestaron ellos: -No eres más que pecado desde tu nacimiento, ¿y pretendes darnos
lecciones a nosotros?- Y lo expulsaron.”
7. Rom 3,23: “pues todos pecaron y están faltos de la gloria de Dios.”
No podemos impedir el pecado porque sale de nuestro propio ser. Somos como un árbol de limones que
siempre da limones agrios y ácidos, no puede dar limones dulces, porque su raíz es de limón, y la nuestra es de
pecado.
8. Rom 7,19: “Hago el mal que no quiero y dejo de hacer el bien que quiero”
Como estamos dañados desde la raíz, no podemos sanarnos a nosotros mismos.
 Del Evangelio según San Lucas (15, 1-3, 1-32)
Los publicanos y pecadores se acercaban a Jesús para escucharle. Por esto los fariseos y los maestros de la ley
lo criticaban entre sí: Este hombre da buena acogida a los pecadores y come con ellos. Entonces Jesús les dio
esta parábola:
Había un hombre que tenía dos hijos. El menor le dijo a su padre: “Dame la parte de la hacienda que me
corresponde.” Y el padre repartió sus bienes entre los dos.
El hijo menor juntó todos sus haberes, y unos días después se fue a un país lejano. Allí malgasto su dinero
llevando una vida desordenada. Cuando ya había gastado todo sobrevino en aquella región una escasez grande
y comenzó a pasar necesidad. Fue a buscar trabajo y se puso al servicio de un habitante del lugar, que lo envió
a su campo a cuidar cerdos. Hubiera deseado llenarse el estómago con la comida que daban los cerdos, pero
nadie le daba algo.
Finalmente recapacitó y se dijo: “¡Cuántos asalariados de mi padre tienen pan de sobra, mientras yo aquí me
muero de hambre! Tengo que hacer algo: volveré donde mi padre y le diré: Padre, he pecado contra Dios y
contra ti. Ya no merezco ser llamado hijo tuyo. Trátame como a uno de tus asalariados.” Se levantó, pues, y se
fue donde su padre.
Estaba aún lejos, cuando su padre lo vio y sintió compasión; corrió a echarse a su cuello y lo besó. Entonces el
hijo le habló: Padre, he pecado contra Dios y ante ti. Ya no merezco ser llamado hijo tuyo. Pero el padre dijo a
sus servidores: ¡Rápido! Traigan el mejor vestido y pónganselo. Colóquenle un anillo al dedo y traigan calzado
para sus pies. Traigan al ternero gordo y mátenlo; comamos y hagamos fiesta, porque este hijo mío estaba
muerto y ha vuelto a la vida; estaba perdido y lo hemos encontrado. Y comenzaron la fiesta.
El hijo mayor estaba en el campo. Al volver, cuando se acercaba a la casa, oyó la orquesta y el baile. Llamó a uno
de los muchachos y le preguntó que significaba todo aquello. Él le respondió: Tu hermano ha regresado a casa,
y tu madre mandó matar el ternero gordo por haberlo recobrado sano y salvo. El hijo mayor se enojó y no quiso
entrar. Su padre salió a suplicarle. Pero él le contestó: Hace tantos años que te sirvo sin haber desobedecido
jamás ni una sola de tus órdenes, y a mí nunca me has dado un cabrito para hacer una fiesta con mis amigos.
Pero ahora que vuelve ese hijo tuyo que ha gastado tu dinero con prostitutas, haces matar para él el ternero
gordo.
El padre le dijo: Hijo, tú estás siempre conmigo y todo lo mío es tuyo. Pero había que hacer fiesta y alegrarse,
puesto que tu hermano estaba muerto y ha vuelto a la vida, estaba perdido y ha sido encontrado.

Nosotros le hemos dicho incontables veces a nuestro padre que nos dé la parte de la herencia que nos
corresponde.

1. Mt 12, 43-45 5. Jn 8, 34
2. Números 32, 23 6. Jn 9, 34
3. Rom 6, 23 7. Rom 3, 23
4. Jn 9, 41 8. Rom 7, 19