Sie sind auf Seite 1von 4

Mis mejores juegos de ajedrez - Rashid Nezhmetdinov - Prof. José Luis Matamoros

Partida Nº3

Blancas: Kosolapov Negras: Nezhmetdinov Apertura de los Cuatro Caballos Campeonato del Club Spartak Kazan, 1936

1.e4

e5

2.¤f3

¤c6

3.¤c3

¤f6

4.d3?

Una continuación pasiva. Aquí se juega generalmente 4.¥b5; En

este caso, el negro puede elegir entre dos líneas principales de juego:

1) Defensa Metger ¥b4 5.O-O O-O 6.d3 ¥xc3 7.bxc3 d6 (A menudo jue-

go

8.¥g5 £e7 9.d4 ¤d8; con el poste-

rior traslado del caballo a e6 y el blo- queo del centro por medio de c7-c5. En esa posición, las debilidades de peón doblado en el flanco de dama del blanco, están equilibradas por su fuerte par de alfiles. 2) Variante Rubinstein

5.¤xd4 (más intere-

sante es 5.¥a4) 5

inmediatamente aquí)

7

£e7

¤d4 4

exd4

6.e5 dxc3

7.exf6 £xf6 (después de 7 cxd2+ 8.¥xd2 £xf6 9.O-O, el blanco tie-

ne una peligrosa iniciativa), 8.dxc3. Con posición de igualdad, y des-

£e5+ 9.£e2 £xe2+

pués de

10.¥xe2, es simplemente tablas. La variante simétrica es des-

¥b4

5.O-O O-O 6.d3 d6 7.¥g5 ¥g4? 8.¤d5 ¤d4 9.¤xb4 ¤xb5 10.¤d5 ¤d4 11.£d2 ¥xf3 12.¥xf6 £d7 13.¤e7+ ¢h8 14.¥xg7+ y hay mate en dos movimientos. Si las blancas continúan con 4.¥c4, intentando llegar por trans-

ventajosa para el negro:

posición a la apertura italiana, luego

de

gro no tiene dificultades, mientras que el “ataque” prematuro 5.¥xf7+ ¢xf7 6.¤xe4 d5!, puede tener con- secuencias desagradables para las blancas.

¤xe4 5.¤xe4 d5!, el ne-

4

d5

5.exd5

El centro no debería ser entre- gado tan rápidamente a las negras. 5.¥d2 o 5.¥e2 era mejor.

5

¤xd5

6.¥e2

¥b4

7.¥d2

O-O

8.¤e4?

Era necesario jugar 8.O-O.

8 ¥e7

Un retiro temporal para pre- parar un ataque. Tanto las blancas como las negras han violado uno de los principios fundamentales de la estrategia de aperturas (no muevas la misma pieza dos veces). Pero hay

Mis mejores juegos de ajedrez - Rashid Nezhmetdinov - Prof. José Luis Matamoros

una diferencia esencial entre las vio- laciones. El blanco ha hecho un mo- vimiento inútil con el caballo a e4, donde puede ser expulsado por el avance de peón f5, lo que le da al ne- gro el tiempo importante para pre- parar un ataque; el negro ha movido el alfil a una buena posición desde la cual podrán apoyar un ataque de peón. Si surge la ocasión, se puede mover el alfil a f6 para evitar el mo- vimiento de liberación d3-d4.

9.O-O

f5

10.¤g3?

mo- vimiento de liberación d3-d4. 9.O-O f5 10.¤g3? Las blancas debieron jugar 10.¤c3 . En g3,

Las blancas debieron jugar 10.¤c3. En g3, el caballo se convier- te en un objetivo para las piezas y peones atacantes de las negras.

10 g5!

Dado que tienen superioridad en el centro, las negras no temen abrir la posición de su enroque, por-

que las piezas del blanco están co-

locadas de manera incómoda, y no pueden atacar al Rey negro.

11.¤e1

El Blanco, sin esperar a que el

negro juegue

lácticamente el caballo de antemano en defensa de la casilla g2. Las blan-

cas, también esperan una ocasión para trasladar el caballo a c2, para preparar el avance d4.

g4, mueve profi-

12.f3?

¤f4

Nunca debilites tu posición, moviendo innecesariamente un peón donde el oponente está atacan- do. Las blancas debieron jugar 12.c3 para intentar jugar después d4.

12

¥c5+

13.¢h1

¦f6

14.c3

¥e6

d4. 12 ¥c5+ 13.¢h1 ¦f6 14.c3 ¥e6 era muy fuerte; no hay que temerle al jaque

era muy fuerte;

no hay que temerle al jaque desde

b3. De hecho, después de 15.£b3+

Aquí 14

¦h6

Mis mejores juegos de ajedrez - Rashid Nezhmetdinov - Prof. José Luis Matamoros

¥e6 16.£xb7, sigue

g4! y la

22.¥xf2 g3 23.¥g1 f4 24.¤c2 gxh2 25.¥f2 ¤g3+ 26.¥xg3 fxg3) fxg4 21.£e1 ¤h5! 22.£f2 ¤e7, y

amenaza de 17

¦xh2+

18.¢xh2

£h4 mate solo se puede prevenir a

costa de una gran pérdida de ma- terial (por ejemplo, 7.¤xf5 ¥xf5 18.g3 ¦b8 19.£a6 £g5 20.¤g2 ¤xe2!, etc.).

después de la transferencia del caba- llo a g6 (que no se puede prevenir) y ¦f8, el blanco tiene una posición deprimente. Después del pasivo movimiento realizado por el blanco, el ataque de las negras se vuelve imparable.

 

15.¤c2

¦h6

16.¥e3

g4

17.¥xc5

£h4

 

Pero no 17

¦xh2+?

18.¢xh2

19

¥d5

£h4+ 19.¢g1 £xg3 20.¦f2, etc.

 

20.b4

 

18.¥g1

  18.¥g1
 

18.¢g1 es desagradable para

el blanco:

£xh2+ 19.¢f2

£xg2+, etc.

 

18

£xg3

 

19.¤e1?

 

Si 19.¦f2 sigue

¦xh2+

20.¥xh2 £xf2; y las negras tienen un peón extra. Mucho más fuerte era 19.¤e3!

no permitiendo

 

£h4 ni

19

¤h5

debido a 20. fxg4, esta-

La posición es rica en bellas

bleciendo el control sobre las casi- llas importantes f5 y especialmente d5. Después de 19.¤e3!, el negro continuaría la ofensiva con el único

variantes. Por ejemplo: 20.c4 ¤d4 21.cxd5 ¤dxe2 y ¤xg1 es in- evitable. O: 20.£d2 ¦f8 21.¥d1 £xh2+!! 22.¥xh2 g3 23.d4 (23.¤c2 ¦xh2+ 24.¢g1 ¦f6 25.£f2! gxf2+ 26.¢xh2 ¦h6+ 27.¢g3 ¤xd3 28.c4 f4+ 29.¢g4 ¥e6+ 30.¢g5 ¢g7; y la amenaza ¤d8 y ¤f7+ es imposible

movimiento correcto 19

¦h4!

Por

ejemplo, 20.fxg4 (después de 20.

£e1, sigue

¤h5 y después de

la única defensa [ante £xe1 y ¤g3

mate] 21.£f2, las negras ganan al

de prevenir), 23 ¦f6 y ¦fh6.

¦xh2+

24.¢g1

menos un peón por

£xf2

 

Mis mejores juegos de ajedrez - Rashid Nezhmetdinov - Prof. José Luis Matamoros

20 ¤h5

Aquí las negras tenían la posi- bilidad, no menos bella que la que

se produjo en el juego, de resolver el juego a su favor con un inmedia- to sacrificio de dama: 20 £xh2+!! 21.¥xh2 g3 22.d4 (después de 22.¤c2, sigue mate en cuatro juga-

das) 22

23.¢g1 ¦e8! y no

hay defensa contra la amenaza ¦e8-

e6-h6.

¦xh2+

21.¥f2

Si 21.fxg4, sigue entonces £xg2+! 22.¤xg2 ¤g3 mate. Tam- bién pierde 21.¥e3 en vista de 21. f4 22.fxg4 £xh2+!! 23.¢xh2 ¤g3+ 24.¢g1 fxe3! y el mate es in-

evitable con ¦h1, o si 22.¥f2 £xh2+ 23.¢xh2 ¤g3+ 24.¢g1 ¦h1, mate.

21

£f4

22.fxg4

Conduce al mate. Sin embargo, la posición del blanco ya es indefen- dible. Aquí hay algunas variantes de muestra:

a) 22.¢g1 g3 23.hxg3 ¤xg3 24.¥xg3 £xg3 25.f4 £h2+ 26.¢f2 £xf4+; con un peón extra y un ata- que continuo (las blancas debieron haber elegido esta variante). b) 22.£c1 g3! 23.¥g1 (23.£xf4 ¤xf4 gana una pieza, 23.¥e3 £h4 24.¥g1 [24.h3 f4 seguido de ¥e6 y

¥xh3]

¤f4 25.£e3 ¦f8 segui-

do de ¦ff6, £xh2+, ¦xh2+ y ¦fh6)

£h4 23

25.£e3 £xh3+!! 26.gxh3 ¦xh3+

24.£xh6 (24.h3 ¤f4

27.¥h2 ¦xh2+ 28.¢g1 ¤h3; mate)

gxh2 24

£xh6.

25.¥f2 ¤g3+ 26.¥xg3

22

23.¢xh2 ¤g3+ 24.¢xg3 f4#

0-1

£xh2+

27.¥h2 ¦xh2+ 28.¢g1 ¤h3; mate) gxh2 24 £xh6 . 25.¥f2 ¤g3+ 26.¥xg3 22 23.¢xh2 ¤g3+ 24.¢xg3