Sie sind auf Seite 1von 2

Descripta por primera vez por el neurólogo Alemán Alois Alzheimer, es una enfermedad física que afecta el

cerebro. Durante el curso de la enfermedad se desarrollan “placas” (de Beta-Amiloide) y “ovillos” (de proteína
Tau) en la estructura del cerebro, conduciendo a la muerte de las células cerebrales y la consecuente atrofia de
estructuras neurales que cumplen importantes funciones para nuestra vida diaria. La enfermedad suele tener
una duración media aproximada de 10-12 años, aunque esto puede variar mucho de un paciente a otro. La
Enfermedad de Alzheimer es progresiva, lo que significa que gradualmente se dañarán mayores partes del
cerebro. A medida que esto ocurre, los síntomas comienzan a ser más severos.

La enfermedad de Alzheimer afecta a más de 400.000 personas en la Argentina y el principal factor de riesgo
es la edad, por lo que puede convertirse en una pandemia con un nuevo caso en el mundo cada 70 segundos.
Aproximadamente el 5% de hombres y mujeres entre los 65 y los 74 años pueden padecerla, mientras que
entre los que tienen más de 85 años, el porcentaje de personas que la presentan alcanza el 40%. Para la
Organización Mundial de la Salud, en tanto, la enfermedad de Alzheimer es uno de los problemas de salud
pública más relevantes de este siglo ya que en menos de 20 años habrá unos 65,7 millones de afectado y 115,4
millones en 2050. Pero sus efectos, como sucede dramáticamente con cada epidemia, se sentirán de manera
más aguda en los países de bajos y medianos ingresos con respecto a los países desarrollados: mientras que
en 2010, el 57,7% de todas las personas con esta enfermedad se corresponde a los países de bajos y
medianos ingresos, en 2050 la proporción se extenderá a un 70,5%.

(World Alzheimer Report 2011 – Alzheimer´s Disease International- 2012 Alzheimer´s Disease Facts and
Figures – Alzheimer´s Association Dementia: A problem for our age, Nature 475, S2–S4 14 July 2011)

-Síntomas-
¿Cuál es la diferencia entre el Alzheimer y los
cambios típicos relacionados con la edad?

Signos de Alzheimer y demencia Cambios típicos relacionados con la edad

Tomar decisiones erróneas Tomar decisiones erróneas de vez en cuando

Tomar decisiones erróneas continuamente Olvidar realizar un pago mensual

Perder la noción de la fecha o la temporada Olvidar qué día es y recordarlo luego

Tener dificultades para conversar Olvidar qué palabra usar algunas veces

Poner las cosas en lugares erróneos y no poder Perder las cosas de vez en cuando
volver sobre los pasos propios para
encontrarlas

Falta de juicio o voluntad


Cambios de humor o personalidad

Problemas del habla o la escritura

Deterioro en la capacidad de moverse o caminar

No reconocer familiares o seres queridos

-Familia-
Saber que un familiar tiene Alzheimer es un golpe duro. Admitir que esa persona dejará de ser la misma que
uno conoció, que confundirá días, horarios y nombres, y que tal vez necesite ayuda hasta para las tareas más
elementales genera sentimientos difíciles de sobrellevar. Y aunque la enfermedad no tiene siempre la misma
evolución —y cada persona es un mundo— los temores, la preocupación y el cansancio de quienes deben
asistir a un ser querido con este diagnóstico se parecen.

-Prevención-

Al cerebro le hace bien el contacto humano. La conexión con otros es muy relevante. El aislamiento crónico es
un factor de mortalidad. Sentirse solo lo es. Y esto tiene más impacto que la obesidad y el alcoholismo. Cuando
vas al médico te preguntan sobre la tensión arterial, el colesterol, el peso, pero nadie te pregunta si te sentís
solo. Investigaciones hechas en EEUU demostraron que el 40% de la gente en algún momento de su vida se
siente solo. Es una prevalencia muy alta. Somos seres sociales y no importa tanto la cantidad de esos
contactos como la calidad de la conexión. Y ni siquiera pasa por vivir acompañado, porque muchos de los que
dicen sentirse solos viven con otros. Lo social, lo afectivo, cuando es satisfactorio, protege mucho al cerebro.

El ejercicio físico ayuda a la memoria y es un ansiolítico excepcional. Si se puede hay que ejercitarse todos los
días. Caminar al menos. Pero es clave, como dormir bien. El sueño es otro aspecto de mucha importancia.
Descansar es fundamental para la salud del cerebro. También el estímulo intelectual, aprender algo nuevo,
lectura, ajedrez.

Pensar y razonar….. no dejar que un celular, red social, la TV o PC piense y razone por nosotros………….

¡Ante la duda consulte siempre a su médico!

FUENTE: Fundación INECO / Dr. Facundo Manes / Revista Argentina de Alzheimer / OMS / OPS