Sie sind auf Seite 1von 6

La autoestima es el valor que el individuo atribuye a su persona y

a sus capacidades. Es una forma de pensar positivamente, una


motivación para experimentar diferentes perspectivas de la vida,
de enfrentar retos, de sentir y actuar qué implica que nosotros nos
aceptemos, respetemos, confiemos y creamos en nosotros mismos.
La autoestima presenta dos dimensiones, uno de ellas es el concepto
propio, el cual es laidea que tenemos acerca de quienes somos o
cual va a ser nuestra identidad, y la fabricamos mediante la
conducta que desarrollamos. Y por otro lado tenemos el amor
propio, es el significado más directo de la palabra auto (sí
mismo/a) estima (amor, aprecio). Quererse a sí mismo, ni es
egoísmo, ni es enfermizo; es un sentimiento fundamental.
¿Que es la imagen personal?
Imagen y cuidado personal
He añadido esta sección porque tener una buena imagen también
ayuda a mantener nuestra autoestima alta.
Ir bien vestidos, aseados y con un aspecto agradable no sólo nos
ayudará a estar mejor, sino que además influirá en el trato que
recibiremos por parte de los demás. Según como vistamos, así nos
van a tratar. Todos se dejan llevar por la imagen. Hemos de vestir
acordes a lo que somos y a lo que sentimos.
¿Cómo vestir?
Las prendas básicas forman el “fondo de armario”. Para los hombres,
los trajes oscuros son indispensables y muy elegantes.
La corbata viste mucho, y da un tono de distinción (ahora más
estrechas y juveniles).
El cinturón y los zapatos han de estar conjuntados (mismo tono).
Calcetines negros. Que no se vea la pierna.
El calzado siempre limpio.
Pero lo más importante: una sonrisa. La sonrisa abre muchas puertas,
puede mermar el efecto de algún error o equivocación. Las personas
te tratan como tú las tratas. Hará que nos traten mejor y eso nos
transmitirá seguridad y confianza.

La imagen personal es nuestra carta de presentación.


Refleja la manera en que queremos relacionarnos con el mundo y con
los demás.
Decimos más con el cuerpo que con las palabras y somos más
sinceros.
El cuerpo es un elemento magnífico de comunicación y es la tarjeta de
presentación de una persona, que debe ir acompañado del control del
lenguaje verbal y no verbal.
Cuando hablamos de Imagen personal, no nos referimos solo a la
vestimenta sino a algo mucho mas amplio que incluye también la
postura, los movimientos, los rasgos físicos, la manera de caminar, la
mirada, la risa, el tono de voz, la higiene, la cortesía, la educación, etc.
Es decir, es un estilo de vida, una forma de ser y actuar y cada
persona tiene la suya.

Es muy importante cuidar nuestra imagen personal porque es lo


primero que los demás ven de nosotros y, aún sin pronunciar palabra,
podemos transmitir datos y proyectamos nuestra personalidad a través
de la imagen que ofrecemos al exterior.

Es necesario mantener una coherencia entre cuatro canales de


información que se utilizan al transmitir cualquier mensaje: apariencia
exterior, tono y modulación de la voz, gestos e indumentaria. Cuando
alguno de los elementos no armonizan con el resto coloca al oyente en
la disyuntiva de creer lo que escucha o lo que ve.

Técnicas para elevar la autoestima - Mente y emociones.


Descubre cómo pensar de una forma más constructiva y realista
respecto a ti mismo para mejorar tu autoestima y eliminar la
constante autocrítica que te limita a la hora de enfrentarte a diferentes
acontecimientos de tu vida.5 abr. 2017
Frases para afirmar la autoestima
Estas son algunas frases y consejos, extraídos del libro Confianza
Total (Ed. Zenith), para ayudarte a construir una autoestima alta:
 Adueñarnos de nuestra vida: sentirnos responsables.
 Saber que somos seres únicos e irrepetibles: dejar de compararnos.
 Reconocer nuestros talentos.
 Identificar nuestras áreas de mejora.
 Observarnos: conservar lo bueno y descartar lo inapropiado.
 Inventar algo nuevo que supla lo descartado.
 Tratarnos con cariño, siempre.

El manejo adecuado de las emociones. Las emocionesse han


generado para responder a los acontecimientos que pueden afectar a
nuestro bienestar o supervivencia. Si analizamos las emociones con
las que convivimos, vemos que hay un número muy superior
de emocionesnegativas que de emociones positivas.27 mar. 2012
Si analizamos las emociones con las que convivimos,
vemos que hay un número muy superior de emociones negativas
que de emociones positivas. Las emociones negativas son
necesarias para subsistir y para vivir en sociedad. Así si sentimos
miedo, ésta es una emoción negativa (aunque buena) porque nos
provoca malestar, pero a la vez comunica a los otros que están
cerca, una necesidad bien de huir, de gritar, o de sentirse protegido
y amparado. Dentro de las emociones negativas incluimos: miedo,
tristeza, ira,, vergüenza, asco, envidia, rabia, culpa, odio, cólera,
rencor, apatía; mientras que como positivas incluimos solamente:
alegría, felicidad, interés, amor..
Todas las emociones negativas tienen un denominador
común que es el miedo, en cambio las emociones positivas son un
certificado de que estamos vivos y de lograr sentirnos capaces de
seguir con nuestro proyecto de vida
El miedo es en muchos casos es el preámbulo del placer,
como ocurre cuando subimos a una montaña rusa, entramos a ver
una película de terror, vamos a parques temáticos dedicados a
provocar miedo en aquellos que los visitan…., aunque hay que
diferenciar el concepto de miedo del de peligro. El miedo es divertido
cuando sentimos que el peligro o la amenaza están controlados; sin
embargo cuando al miedo se le une la sensación de amenaza real,
nos encontramos en otra dimensión, que denominamos pánico,
terror…
Los miedos más universales tienen que ver con la
enfermedad, la muerte, los accidentes, la violación , las catástrofes
naturales, las guerras y así hasta llegar a otros tipos de miedos más
ligados a nuestra relación social, como son el rechazo, al fracaso ,la
vulnerabilidad.. En todos estos miedos hay un denominador
común: no ser capaz de afrontar aquello que nos da miedo. Esta
dificultad cada vez puede ir envolviendo más facetas de la vida de
una persona hasta llegar al convencimiento de que no se puede
afrontar absolutamente nada que implique la más mínima sensación
de inseguridad o de amenaza. Si este proceso continua entramos en
un bucle en que cuanto menos se enfrenta la persona a la
incertidumbre (en la que existe tanto la amenaza como la
seguridad), mas tiene que evitar la sensación de cualquier situación
de emoción negativa, y a la vez de cualquier situación que provoque
emociones negativas, y de esta forma se evita todo aquello que
implica el hecho de estar vivo, ya que la vida sin emociones
negativas simplemente no es vida. .
La vida está delante de nosotros y es lo único que produce
incertidumbre, la muerte no, simplemente está ahí detrás y sólo se
nos acerca si nos montamos en el tren de la vida. Por mucho que
intentemos evitar la muerte, simplemente haremos que este más
presente. La muerte deja de estar presente si vivimos la vida,
siendo el mejor antídoto contra la muerte, el vivir y saber vivir. Lo
que realmente debería asustarnos es querer vivir una vida sin
incertidumbre, sin riesgo, sin emoción…
Es bueno que de vez en cuando miremos el pasado, pero sin
perder la vista de este momento, de forma similar a cuando
conducimos un coche por una autopista y miramos de vez en
cuando al espejo retrovisor para observar lo que tenemos detrás.
Aunque la mayor parte del tiempo nuestra mirada está puesta en lo
que tenemos al frente; así mismo, tampoco es bueno que estemos
pendientes de lo que ocurra cincuenta kilómetros más allá. Vivir en
la anticipación no sólo nos saca de la carretera sino que nos impide
llegar al destino.
No esperes primero a tener valor para hacer, porque
entonces no vivirás, estarás hibernando; si quieres que todo tu
miedo se te pase, siente rabia, sorpresa, interés, admiración, tristeza
y por qué no, seguridad y alegría.
Provocar todos estos programas emocionales es el antídoto
necesario para sentirte vivo y a la vez es incompatible con sentir
miedo ¿Por qué no lo pruebas?, cada hora durante 10 minutos, vive
la rabia, y a la siguiente hora vive el interés por algo, y a la siguiente
te entristeces con algún acontecimiento que despierte esta emoción
y así sucesivamente, aprende a vivir descubriendo tu abanico
emocional y será en ese momento cuando te darás cuenta de que la
muerte está muy segura, porque es así y nada lo cambiará, de modo
que te mereces esa vida que te da de ventaja.
La motivación es uno de los sentimientos más vitales que existen
porque nos aportan una gran energía. Este sentimiento surge como
consecuencia de un alto grado de implicación en la consecución de
una meta que nos estimula de verdad. Generalmente, por pura ley
natural, tendemos a sentirnos más motivados en el inicio de un nuevo
proyecto que cuando llevamos un tiempo embarcados en esa
aventura.

Por ejemplo, la mayoría de los profesionales se sienten muy


implicados durante las primeras semanas en un nuevo trabajo
mientras que, con el paso de los meses, su nivel de implicación puede
descender si no reciben la motivación extrínseca adecuada por parte
del jefe.

Diversos investigadores han definido teorías acerca de la motivación,


aquí tienes las más relevantes:
 Teoría de las necesidades de Maslow: estamos motivados para
conseguir distintas necesidades clasificadas jerárquicamente;
fisiológicas, de seguridad, sociales, estima, autorrealización. Según el
hombre satisface estas necesidades ascendería desde la simple
supervivencia a la autorrealización.
 Teoría del reforzamiento de Skinner: aquella conducta que se sigue de
consecuencias positivas aumenta su probabilidad de repetición en un
futuro, mientras que la conducta que tiene consecuencias negativas la
disminuye (ley del efecto).
 Teoría de las metas de Locke: nos imponemos unas metas a lograr,
pero para motivarnos debemos contar con las habilidades o
estrategias para llegar conseguirlas.
 Teoría de la equidad de Adams: tendemos a valorar lo equitativo y
justo de las recompensas recibidas. Estamos motivados cuando
creemos que nuestra recompensa es equitativa a nuestro esfuerzo y
justa respecto a las recompensas de otros por el mismo esfuerzo.
Respecto a los tipos de motivación, ésta puede diferenciarse en:

 Motivación intrínseca: el deseo que impulsa la conducta es interno.


La ilusión, el interés, etcétera son ejemplos de estímulos internos que
dan lugar a la conducta intrínseca que hace al individuo disfrutar “sin
más” de lo que hace.
 Motivación extrínseca: es el deseo que impulsa la conducta para
obtener una recompensa externa o evitar un castigo. El dinero, los
regalos, un trabajo estable o evitar una regañina son algunos ejemplos
de estímulos externos que dan lugar a la conducta intrínseca.
La desmotivación personal afecta enormemente la posibilidad de
tener una vida feliz, saludable y placentera. Cuando pierdes la
motivación, entonces las experiencias carecen de sentido, caes en la
apatía y quizás eso te lleve a un letargo muy negativo para tu vida.

El conflicto es una situación en la que dos o más personas con


intereses contrapuestos entran en confrontación, oposición o
emprenden acciones mutuamente antagonistas, con el objetivo de
neutralizar, dañar o eliminar a la parte rival, incluso cuando tal
confrontación sea verbal, para lograr así la consecución de los
objetivos que motivaron dicha confrontación. Por su condición a
menudo extrema o por lo menos confrontacional en relación a
objetivos considerados de importancia o incluso urgencia
(valores, estatus, poder, recursos escasos) el conflicto genera
problemas, tanto a los directamente envueltos, como a otras personas.

La frustración es una respuesta emocional común a la oposición,


relacionada con la ira y la decepción, que surge de la percepción de
resistencia al cumplimiento de la voluntad individual. Cuanto mayor
sea la obstrucción y la voluntad habrá mayor probabilidad de
frustración. La causa de la frustración puede ser interna o externa.1
Una fuente interna de frustración es tener objetivos contrapuestos que
interfieran unos con otros, puede crear una disonancia cognitiva. Las
causas externas de la frustración implican condiciones fuera de un
individuo, como un camino bloqueado o una tarea difícil. Mientras que
para hacer frente a la frustración algunas personas participan en
el comportamiento pasivo-agresivo, lo que hace difícil identificar las
causas originales de su frustración, ya que las respuestas son
indirectas, una respuesta más común [cita requerida]es la propensión a
la agresión directa.