Sie sind auf Seite 1von 3

MAESTRIA EN ADMINISTRACION DE HOSPITALES Y SALUD PUBLICA

PROFESOR: DR. JORGE PÉREZ ROMERO

MATERIA: ADMINISTRACIÓN DE HOSPITALES

EVALUACION INTEGRAL

ALUMNAS
SOFIA LÓPEZ GARCIA
MARÍA ISABEL SÁNCHEZ DELGADO

JUNIO 2019
Evaluación integral
Introducción
El proceso de evaluación integral en los campos de la salud y la educación es un imperativo
de esta época en que la evolución tecnológica, los avances en la medicina y en la enseñanza
de las ciencias de la salud, hacen que los administradores deban utilizar herramientas que les
permitan controlar en forma adecuada los procesos que a ellos han sido encomendados.
Desarrollo
El modelo de evaluación presenta una estructura que está constituida por seis componentes:
contexto, demanda, oferta, proceso, producto e impacto de las acciones educativas y
asistenciales.
I° Contexto: Se define como aquellos fenómenos, circunstancias y elementos que constituyen
el entorno o ambiente del sistema de educación en salud.
2° Necesidad y Demanda: Dentro del componente de necesidad y demanda, se incluyen
aspectos cuantitativos y cualitativos de la formación de los recursos profesionales, técnicos,
auxiliares y administrativos, en el área de ciencias de la salud y las necesidades y demandas
que exige la sociedad en aspectos de consulta externa, urgencias, enfermedades
transmisibles, además de la severidad de los diagnósticos que llegan a las instituciones
asistenciales.
3º Oferta: En los aspectos de educación y de salud, busca dar respuesta a los requerimientos
establecidos por el componente anterior o de necesidad y demanda. Establece en primer lugar
lo que se denomina el perfil, constituido esencialmente por el programa educativo o por el
plan de salud vigente.
4º Proceso: Estudia características de los programas académicos en términos dinámicos y
funcionales, establece medidas de productividad y rendimiento mediante cotejo de los
insumos propios de las actividades tanto académicas como asistenciales y enfrenta lo
programado versus lo realizado.
5º Resultado o Producto: Analiza en la parte educativa el volumen en cuanto a calidad y
cantidad de los egresados y las características de ellos en términos de conocimientos,
actitudes y destrezas que hayan podido desarrollar a lo largo de su capacitación y formación.
6° Impacto o Efecto: Este componente de evaluación en el campo educativo se refiere al
efecto medido a través del desempeño de los profesionales, auxiliares y administradores
relacionados con las habilidades, conocimientos y actitudes que posean y con los efectos que
ellos puedan producir en el medio de trabajo.

El modelo permite hacer un contraste entre los perfiles epidemiológicos o situación de salud
en un país, el perfil de los servicios de salud y el perfil del trabajador de los mismos.
Igualmente permite introducir cambios tanto en los programas educativos como en los
programas asistenciales.
Supone que si un Sistema Nacional de Salud o de Educación no ha logrado obtener los
productos o impactos deseados, debe haber ocurrido algún problema o dificultad dentro del
contexto, al no seguir por ejemplo la orientación política gubernamental en materia de salud
y educación, o en la demanda, como podría ser mala selección de aspirantes en un programa
académico o pacientes, con complejidad de alto grado, o problemas en la oferta y programas
asistenciales o educativos por ausencia o carencia de recursos, o en el proceso mismo tanto
de enseñanza-aprendizaje en el campo educativo como en el proceso diagnóstico y
terapéutico de la atención en salud.
El modelo por tanto facilita la detección de fallas, en la adaptación, actualización o en los
aspectos remediales del personal que participa en actividades de educación: o bien en
situaciones de dificultad en el campo de la asistencia y la prestación de los servicios de salud.
Por tanto, permite orientar y efectuar ajustes, es decir que la evaluación misma se convierte
en ciclos permanentes y repetitivos de reprogramación educativa y de evaluación a lo largo
del tiempo de programas asistenciales.
Conclusión
Los resultados de una evaluación integral se dan en varias etapas, ya que algunos beneficios
son inmediatos y otros necesitan el tiempo necesario para que maduren y alcancen su
potencial.
La aplicación periódica de la evaluación integral y el seguimiento al cumplimiento de las
recomendaciones formuladas, forman ciclos de revisión permanente que tienen como
consecuencia un mejor funcionamiento de las instituciones de salud.
Con este panorama general de algunos principios y conceptos en la aplicación de la
evaluación integral, quiero hacer énfasis de la necesidad de que el personal de salud,
directivos, funcionarios y administradores en general, conozcan y utilicen esta metodología
que permite mejorar la productividad, calidad y competitividad de las instituciones.
Bibliografía
Malagón, Gustavo. (2000). Administración Hospitalaria. Colombia: Panamericana