Sie sind auf Seite 1von 2

Universidad Nacional de Colombia

Facultad de Derecho y Ciencias Políticas

Introducción a las Ciencias Sociales

Luis Fernando Sarmiento

RESEÑA ANALITICA

IDENTIFICACION Y CONTEXTO:

Títulos: 1. ABRIR LAS CIENCIAS SOCIALES

Autores y su competencia: 1. Inmanuel Wallerstein (1930) Sociólogo e Historiador


estadounidense. Su trabajo académico está marcado por: críticas al capitalismo,
teorización del sistema mundo, críticas a la ‘globalización’, etc.
.

Propósito de los textos: La propuesta de la ponencia -sobre la cual se escribe el


texto “abrir las ciencias sociales”, es presentar un panorama sobre la reestructuración
de las ciencias sociales. Para reestructurar un concepto existente, es necesario
realizar un recorrido por lo que se entiende del concepto hasta el momento; y, en
gran medida eso es lo que Wallerstein presenta en su ponencia, pero, esto en miras
de llevar a un punto diferente la construcción histórica de las Ciencias Sociales, para
ver a las diversas disciplinas que la conforman, como formas particulares (que deben
estar en constante dialogo entre sí) de entender un mismo objeto de estudio.

Palabras claves: Filosofía, Ciencia, Ciencias Sociales.


DESARROLLO DEL PLAN DE EXPOSICION

Abrir las Ciencias Sociales es originalmente una ponencia realizada por Inmanuel
Wallerstein, en el marco de la Social Science Research Council de Nueva York (1995). El
teórico del sistema-mundo, plantea la necesidad de una reestructuración de las Ciencias
Sociales, atendiendo a las necesidades cambiantes y complejas de la realidad social.

Las Ciencias Sociales, al ser una construcción histórica se han caracterizado de manera
distinta en momentos distintos de la historia. Esto, es lo que el autor nos demuestra a través
de todo el texto, mostrando etapas de: origen, evolución y estado actual de las ciencias
sociales. Al ser el propósito de Wallerstein plantear una discusión sobre el análisis de la
sociedad en la actualidad, es necesario dar una contextualización en la materia.

En principio, la aparición de las Ciencias Sociales se da a partir de la separación entre ciencia


y filosofía. Siendo este el origen de la “tripartita” a la que el autor hace mención con
posterioridad: Ciencias Naturales, Ciencias Sociales y Humanidades. A la par de esta
separación, se da una revitalización de las universidades como centros de pensamiento y
reproducción de conocimientos, importante para la sociedad.

La teoría, al igual que los propios teóricos no pueden ser indiferentes a los cambios en su
realidad. Por ello, después de 1945, el sociólogo estadounidense da cuenta de una nueva etapa
de las Ciencias Sociales. La expansión de la mirada occidental por el mundo dio paso a
nuevas disciplinas, como la antropología; sin embargo, con el tiempo las “disciplinas
nomotéticas (la sociología, la ciencia política y la economía)” debieron sufrir una
descentralización para pasar a interpretar realidades distintas a la europea.

Las sociedades no permanecen inmutables al paso del tiempo, la investigación sobre un


objeto de estudio cambiante no puede pretender ser ahistórica. Además, la complejidad a la
que se enfrenta un científico social, hace que este no pueda reducir su mirada a ciertas
especificidades ignorando una mayor cantidad de variable. Son estas dos cuestiones, las que
hacen que sea necesario plantear un debate como el que abre Wallerstein con su ponencia y
texto ¿Qué rumbo tomaran las Ciencias Sociales?

En Abrir las Ciencias Sociales, se encuentra la siguiente estructura: introducción, donde se


da un punto de origen histórico sobre las Ciencias Sociales; la primera parte, que va desde el
siglo XVI hasta 1945: la fisura entre filosofía y ciencia; el proceso de transformación de las
universidades; el surgimiento de disciplinas y la delimitación de estas. La segunda parte, que
abarca la etapa posterior a la finalización de la segunda guerra mundial: la expansión de las
Ciencias Sociales al panorama internacional; la ‘descentralización’ de las disciplinas; un
repensar las demarcaciones, tanto de las disciplinas, como de la separación “tripartita” de las
ciencias. Por último, cierra con una invitación a cuestionar hacia donde debe dirigirse la
evolución de las Ciencias Sociales en la actualidad.