Sie sind auf Seite 1von 6

VENTAJAS Y DESVENTAJAS DEL RIEGO POR GRAVEDAD

El riego por superficie es el método de riego más antiguo. Agricultores de Egipto, China,
India y países de Oriente Medio se sabe que regaban sus tierras, mediante riego por
superficie, hace más de 4.000 años. La civilización de Mesopotamia vivió y prosperó en
el valle del Tigris y del Eufrates hace más de 6.000 años y posteriormente despareció a
consecuencia de la salinización del suelo por inadecuadas prácticas de riego y ausencia
de drenaje.

Aunque la tendencia actual es el proyecto de sistemas de riego a presión con un mayor


control de las condiciones de aplicación (aspersión y goteo), el riego por superficie sigue
siendo actualmente el más extendido en nuestro país. En la actualidad se riega
aproximadamente el 14,5 % de la superficie agrícola útil en España, alrededor de
3.500.000 ha, representando el 60 % del área regada (Plan Nacional de Regadíos, 2001).
En Andalucía se riega algo más de 800.000 ha de las que aproximadamente el 40 % lo
son con sistemas de riego por superficie.

Si se cumplen una serie de condiciones favorables y con un diseño y manejo racional, el


riego por superficie puede ser una buena alternativa para el proyecto de nuevos regadíos.

El riego por superficie es un sistema de riego donde el agua fluye por gravedad,
utilizándose la superficie del suelo agrícola como parte del sistema de distribución del
agua. El caudal disminuye a medida que el agua avanza por la parcela regada, debido a
su infiltración en el suelo. Para que la lámina de agua infiltrada se distribuya lo más
uniformemente posible a lo largo de la parcela es preciso diseñar y manejar el riego de
tal forma que haya un equilibrio entre los procesos de avance en infiltración del agua.

Las pérdidas de agua se pueden producir por:

 Escorrentía superficial: está condicionada por la geometría de la superficie del suelo,


la forma, tamaño de las parcelas, pendientes, rugosidad, pudiendo ocasionar
problemas de erosión.

 Percolación profunda: está condicionada por las características físicas del suelo como
la textura, estructura y porosidad, las cuales afectan a la infiltración. La percolación
profunda produce lixiviación de nutrientes y sales del suelo, lo que provoca un
deterioro de las aguas de drenaje cuando éstas retornan al regadío.

VENTAJAS:

Los riegos por superficie tienen la ventaja de su simplicidad en sus instalaciones e


infraestructura y su fácil mantenimiento. No requieren de mano de obra altamente
especializada y al emplear la energía gravitatoria, es escasa las necesidades energéticas,
factor definitivo en el análisis económico previo a la puesta de riego y quizás ayuda a
entender por qué otros sistemas de riego más modernos no han logrado desplazarlos.

 El riego por gravedad, debido a la simplicidad de su infraestructura, es uno de los más


económicos.
 Los requerimientos energéticos para su funcionamiento son prácticamente nulos,
gracias al empleo de la energía gravitatoria.
 El viento no es un factor limitante en la distribución del agua.

DESVENTAJAS:

El aspecto negativo de los riegos por superficie es que generalmente presentan menores
rendimientos de aplicación que los riegos por aspersión y goteo. Puesto que muchos están
situados en tierras bajas, los sistemas por superficie tienden a estar afectados por
inundación y salinidad si no se ha previsto un adecuado drenaje.

Como hemos comentado antes pueden provocar importantes pérdidas de nutrientes por
lixiviación y pérdidas de suelos por erosión.

Además, el hecho de necesitar la superficie del terreno como sistema de conducción y


distribución requiere que la parcela esté nivelada. Los costes de nivelación son altos si
hay gran cantidad de movimiento de tierras por lo que el riego por superficie tiende a
estar limitado a tierras que tienen ya pequeñas pendientes. La nivelación puede conducir,
además, a una pérdida en la capa más fértil de suelo y dejar al descubierto capas del
subsuelo poco fértiles. Otra limitación de este sistema de riego es la dificultad de aplicar
dosis bajas, necesarias en ocasiones, como, por ejemplo, para favorecer la nascencia en
caso de que haya costra superficial, o en el caso de cultivos sensibles al encharcamiento.
Los sistemas de riego por superficie son difíciles de automatizar.
 No es conveniente utilizarlo en terrenos desnivelados, ya que el agua podría desviarse
e impedir su correcta distribución.
 Al humedecer la mayor parte del terreno se puede propiciar la aparición de maleza y
enfermedades de tipo fungoso.

Actualmente, en el riego por gravedad, también es posible utilizar tuberías


multicompuertas. Esta técnica permite distribuir el agua por medio de tomas hidratantes,
o tuberías conectadas a la fuente de abastecimiento.
Estas tuberías se ubican a lo largo de la parcela y poseen pequeñas compuertas que
regulan el flujo de agua. De este modo se garantiza un riego uniforme y sin la necesidad
de un trabajador que supervise.

Pueden además ser construidas con tubos de riego móvil de PCV, válvulas para caudal
discontinuo, y compuertas adheribles. Todos los materiales son de fácil acceso y de bajo
costo.

APLICACIONES DEL RIEGO POR GRAVEDAD

Riego por surcos:

El riego por surcos es un sistema de riego por superficie también denominado riego por
gravedad en el cual el agua se coloca en la cabecera de los surcos y por gravedad avanza
hasta el extremo más bajo permitiendo; durante este tiempo, la infiltración de una lámina
de agua de mayor valor se presenta generalmente en la cabecera del campo.

Con este método el agua se aplica únicamente durante la fase de avance, cortando el
suministro un poco antes de que el frente de avance llegue al final del surco.

La adecuación del terreno, las nivelaciones de mantenimiento, el aporque de las plantas,


la programación por balance hídrico, la medición del agua y las aplicaciones controladas
son condiciones necesarias para mejorar la eficiencia de la labor y disminuir los costos.
Ilustración 1:Riego por surcos

Riego por surco continuo:

El riego por surco continuo es el método de mayor consumo de agua en el cultivo de la


caña de azúcar; su eficiencia es baja debido a las pérdidas de agua en las acequias
regadoras y en los surcos, principalmente como consecuencia de la infiltración de agua
en el suelo.

En esta modalidad de riego el agua se coloca en todos los surcos, por lo general aplicando
caudales entre 3 y 6 l/s. El riego por surco continuo se puede utilizar para la germinación
de la caña cuando no se dispone de equipos de riego por aspersión.

En suelos de textura gruesa o muy compactados, donde no se puede aplicar riego por
surco alterno u otro método como el de aspersión o el de goteo, se utiliza el riego por
surco continuo.

Ilustración 2: Riego por surco continuo

Riego por surco alterno

El riego por surco alterno consiste en colocar el agua surco de por medio; este sistema
permite que los volúmenes de agua aplicados al campo se disminuyan entre 25 y 50% con
respecto a las aplicaciones por surco continuo, incrementando el rendimiento del regador
de 1.3 a 2.3 ha/hombre/día.

La labor de aporque es un requisito indispensable para la aplicación del riego por surco
alterno pues conforma una guía que evita el paso del agua al surco continuo. El aporque
debe realizarse con una altura de 10 a 20 cm conformando un montículo pequeño y
redondeado en las hileras de caña.

En suelos arcillosos que se agrietan se recomienda emplear caudales por surco de 4 a 6


l/s. El riego por surco alterno se puede aplicar sin necesidad de hacer cambios en cañas
plantillas o en socas con residuos picados o encallados.

Durante el período inicial de desarrollo de la caña plantilla, los surcos se encuentran muy
disturbados debido a las prácticas intensivas de preparación del suelo realizadas para la
siembra. Después del primer riego ocurre un proceso de compactación natural que reduce
la velocidad de infiltración y hace posible el uso del riego por surco alterno.

El manejo de los caudales para regar por surco alterno es similar al usado en el riego por
surco continuo; sin embargo, se ha observado que el tiempo de avance del agua puede
aumentar hasta en 30% cuando se aplica el mismo caudal usado para surco continuo. Se
recomienda incrementar el caudal por surco alterno entre 1 y 2 l/s para reducir el tiempo
de avance del agua.

Ilustración 3:Riego por surco alterno


Riego por pulsos

El riego por pulsos se define como la aplicación intermitente de agua a los surcos. En este
método el agua se aplica a los surcos de forma intermitente mediante el uso de
politubulares o tuberías con compuertas y una válvula de mariposa accionada por una
computadora provista de un panel solar.

El riego por pulsos ha sido evaluado por Cenicaña en cooperación con ingenios y
cultivadores arrojando resultados promisorios en términos de la eficiencia en las
aplicaciones.

En campos comerciales del Ingenio Manuelita el riego por pulsos empleó 28% menos
volumen de agua que el utilizado por caudal continuo. Al regar con caudal continuo el
volumen de agua superó los 1200 m3/ha, mientras que al regar con caudal intermitente
(pulsos) el ahorro adicional de agua alcanzó los 400 m3/ha. La comparación fue realizada
en el primer semestre de 2003 en campos de cañas socas aporcadas, con longitud de
surcos entre 130-150m, aplicando riegos por surco alterno y con caudales entre 4 y 6 l/s.

BIBLIOGRAFÍA

 sistemaagricola.com.mx/blog/tipos-de-riego-en-la-agricultura-y-ventajas/
 ocwus.us.es/ingenieria-agroforestal/hidraulica-y-
riegos/temario/Tema%208.Riego%20por%20superficie/page_02.htm
 www.cenicana.org/web/programas-de-investigacion/agronomia/manejo-de-
aguas/metodos-de-aplicacion-del-riego/riego-por-surcos