Sie sind auf Seite 1von 15

Capítulo l

Definición

Los ladrillos son pequeñas piezas cerámicas en forma de paralelepípedo, formadas por
tierras arcillosas, moldeadas, comprimidas y sometidas a una cocción. Pueden utilizarse
en toda clase de construcciones por ser su forma regular y fácil su manejo (Moreno, 1981).

Según Davies (1997) definen al ladrillo como el componente básico para la construcción
de la albañilería y la construcción.

La Norma Técnica Peruana denomina al ladrillo como la unidad de albañilería fabricada


con arcilla, esquisto arcilloso, o sustancias terrosas similares de ocurrencia natural,
conformada mediante moldeo, prensado o extrusión y sometida a un tratamiento con calor
a temperaturas elevadas (quema).

Características de los ladrillos


El ladrillo está destinado principalmente a la construcción de muros, tabiques, suelos,
etc., por lo que debe ser invulnerable a los efectos de la intemperie, y poseer suficiente
resistencia a la compresión.

Coinciden en que un ladrillo considerado como bueno, para muros de albañilería, debe
poseer las características generales siguientes: estar bien moldeado, lo que da lugar a caras
planas, lados paralelos y los bordes y ángulos agudos. Ser poroso, sin exceso, para poder
tomar bien el mortero, no contener sales solubles para no propiciar la eflorescencia,
poseer un sonido metálico al ser golpeado con un martillo u otro objeto similar, puesto
que cuando

Así mismo debe contar con una geometría homogénea, compacta, luciente y exenta de
caliches, no debe estar demasiado cocido ya que produciría una unidad de color violáceo
o negruzco, con una estructura vitrificada y brillosa, con deformaciones y grietas. Un
ladrillo demasiado cocido es muy duro pero la resistencia queda anulada por las fisuras.
Tampoco debe estar poco cocido o blando, pues podría desmoronarse fácilmente y daría
un sonido sordo. En resumen, las características físicas del ladrillo son que debe tener una
buena cocción, un color uniforme, un sonido claro y seco al ser golpeado.
Propiedades de los ladrillos
Las propiedades principales de las unidades de albañilería deben entenderse en su relación
con el producto terminado, que es la albañilería.

Arcillas para la fabricación de ladrillos


Dependiendo de las condiciones y factores que influyeron en la formación de las arcillas,
éstas presentarán diferentes características propias de cada tipo que 13 determinarán las
propiedades que va a tener la mezcla de la cual formen parte, en este caso para la
elaboración de ladrillos

 Los materiales utilizados en la fabricación de ladrillos son por lo general arcillas


amarillas o rojas de composición heterogénea o relativamente impura (casi
siempre secundarias).
 Las arcillas usadas en la mezcla deben ser plásticas al mezclarse con agua, de
modo tal que puedan ser formadas en moldes o por el dado de las máquinas
extrusoras que moldean y dan la forma definitiva a las unidades de arcilla
 Sus partículas deben tener suficiente adhesión para mantener la estabilidad de la
unidad después del moldeo y ser capaces de unirse fundiéndose cuando se
calientan a temperaturas elevadas.

Impurezas frecuentes y su influencia sobre las unidades de arcillas


No hay arcilla perfectamente pura, sino que siempre va acompañada por más o
menos cantidad de materias extrañas a ella que constituyen las llamadas
impurezas. Estas impurezas pueden encontrarse en ella a partir de su origen;
pueden también hallarse accidentalmente o haber sido incorporadas mucho más
tarde

Impurezas accidentales:
Aparecen en las arcillas que han sido desplazadas y arrastradas a lugares lejanos
de los de su formación a causa de perturbaciones geológicas; por lo tanto no es
sorprendente que en dichas arcillas se hayan depositado cuerpos extraños que han
sido arrastrados en su desplazamiento.

Procesos de producción
Se observa que tanto el lugar de extracción de la materia prima y el lugar donde
son elaboradas las unidades de albañilería se encuentra en el mismo espacio. Es
decir por un lado se realiza la extracción de la materia prima para la mezcla y unos
metros más adelante se encuentran el lugar donde se realiza la mezcla con el agua,
las adiciones, y el llenado de las gaveras. La distancia entre el horno de cocción y
el lugar de preparación de las unidades de albañilería es de aproximadamente unos
20 metros. El agua que necesitan para la mezcla la obtienen que está ubicado en
el lugar, la cual es transportada por un camión cisterna y tiene un precio
determinado.

Tipos de proceso de fabricación


La producción de ladrillos puede llevarse a cabo de tres formas, de acuerdo a la
Norma Técnica Peruana:
1. Artesanal: Ladrillo fabricado con procedimientos predominantemente
manuales. El amasado o moldeado es hecho a mano. El ladrillo producido
artesanalmente se caracteriza por variaciones de unidad a unidad.
2. Semi Industrial: Es el ladrillo fabricado con procedimientos manuales,
donde el proceso de moldeado se realiza con maquinaria elemental que en
ciertos casos extruye, a baja presión, la pasta de arcilla. El ladrillo semi
industrial se caracteriza por presentar una superficie lisa.
3. Industrial: Es el ladrillo fabricado con maquinaria que amasa, moldea y
prensa o extruye la pasta de arcilla. El ladrillo producido industrialmente
se caracteriza por su uniformidad.

Las formas de producción artesanal y semi industrial, tienen los mismos pasos o
secuencias, únicamente variando en los instrumentos, métodos y herramientas utilizadas
para la producción. . La principal variación se da en el proceso de moldeado.

El proceso industrial se diferencia de los dos primeros procesos de fabricación no solo en


la utilización de maquinaria para el proceso de moldeado sino en el empleo de hornos
más sofisticados para la fase de cocción.

Fabricación
Los pasos básicos para la producción de ladrillos son:

Selección y preparación de la mezcla

Etapa muy importante de la fabricación. De la fineza de la pasta depende en gran


parte que el producto sea bien logrado (aspecto, resistencia, etc.). Los depósitos
de arcilla se encuentran al pie de colinas o en tierras agrícolas cercanas a ríos. Los
criterios para seleccionar una localización adecuada son la calidad de la arcilla,
disponibilidad a nivel superficial y la cercanía de una vía transitable.
La principal dificultad inherente a la fabricación consiste en la elección de una
mezcla de diferentes arcillas. Así por ejemplo con aquellas que son muy grasas se
les mezclará con materiales desgrasantes como la arena.
El porcentaje de agua utilizada para la mezcla es aproximadamente del 25% del
total.

Moldeado
En esta etapa, se le da a la arcilla la forma que las unidades de albañilería deberán
tener después de la cocción. El proceso de moldeado se puede realizar a mano o
empleando máquinas. El proceso de moldeado en la producción de ladrillo
artesanal únicamente consiste en llenar las gaveras o moldes vaciando la mezcla
dentro de ellas, compactándola con las manos y después alisándola con un rasero,
que es un palo cilíndrico que se usa para quitar la parte que excede de una medida
determinada.
La fabricación mecánica puede ser mediante una máquina que se conoce como
galletera de hélice o mediante una prensa de vacío.
La galletera de hélice consiste en un cilindro horizontal, dentro del cual gira un
eje guarnecido con una hélice que impulsa la pasta y la obliga a salir por una
boquilla.
El portaboquillas es el que recoge la arcilla y la hace compacta antes de llegar a la
boquilla.

Actualmente se usan galleteras de vacío, también conocidas como Prensas de Vacío, que
tienen la ventaja de que al momento de realizar el moldeado consiguen una
homogenización de la arcilla y eliminación del aire.

Secado
El proceso de secado consiste en el desprendimiento del agua unida físicamente a la pasta.
Dentro del proceso de secado hay un proceso conocido como pre secado, el cual consiste
en dejar durante un tiempo el ladrillo recién moldeado en el mismo lugar donde fue hecho
para que pierda humedad y sea posible su manipulación.

En el proceso de secado se involucran dos fenómenos físicos: Transferencia de calor y


Transferencia de masa. La transferencia de calor se da cuando el ladrillo y el ambiente
encuentran un equilibrio térmico, del cual dependerá en parte la velocidad de difusión
El secado puede ser natural o artificial. En el primer caso el secado está condicionado a
las características climáticas de la región y algunas veces el lugar de secado es colocado
sobre los hornos para que de esta manera se pueda recuperar algo de la energía perdida a
través de la bóveda del horno.

Cocción:
El proceso de cocción consiste en someter los ladrillos previamente secados a condiciones
de alta temperatura por tiempos prolongados en hornos, con el fin de que adquieran sus
propiedades mecánicas y físicas, ya que la arcilla sin cocer tiene propiedades muy bajas.
Con este proceso no sólo consiguen las propiedades físicas y mecánicas sino también la
apariencia final.

 Las fases de cochura en el horno son tres: precalentamiento, cocción y


enfriamiento
 En la primera fase se elimina paulatinamente el agua impregnada en la arcilla. El
agua es removida por aire continuamente renovado y aumenta constantemente la
temperatura, el precalentamiento se considera terminado cuando toda la masa
alcanza los 100º C.
PROCESO DE FABRICACIÓN ARTESANAL

Los materiales que utilizan en la preparación de la mezcla los obtienen de canteras


que se encuentran ubicadas en el mismo lugar de trabajo.

La materia prima no pasa por ningún proceso de cernido, molienda o selección.

Para la mezcla utilizan arcilla, agua y en algunos casos adicionan determinadas


cantidades de ceniza de la cascarilla de arroz a la mezcla.

Toda esta mezcla la hacen de manera manual, ayudándose de palas. Luego que
forman lo que ellos llaman la “bola”, la dejan reposando durante
aproximadamente 24 horas y después proceden al moldeo de la unidad.
Generalmente una “bola” rinde unas 800 a 1000 unidades.
Antes de empezar con el moldeo del ladrillo y luego de haber transcurrido las 24
horas de reposo, se realiza un segundo amasado de la mezcla hasta obtener la
consistencia requerida.

Las gaveras son moldes hechos de madera con dimensiones de 23x13x9cm y se


limpian con arena suelta para evitar que se pegue la mezcla a los moldes. Cuando
se realiza este proceso de moldeo.

Posteriormente, las unidades se colocan en hiladas sobre el piso a la intemperie,


primero horizontalmente.
Este proceso de secado dura ocho días, después de los cuales se traslada las
unidades al horno, donde se acomodan para su cocción.

Los hornos que utilizan como combustible la leña, tienen una forma piramidal
como la mostrada
Se utilizan troncos de leña de algarrobo de 1.20m x 3” de espesor, empleándose
4000 de estos troncos con esas dimensiones para un millar de ladrillos. Este tipo
de hornos presenta unas aberturas en los lados laterales opuestas.

Concluido el periodo de secado de las unidades, se trasladan hacia el horno abierto


rectangular, para la cocción respectiva. En La Unión, el tiempo de cocción dura
aproximadamente 8 días.
PROCESO DE TRITURACIÓN DE LA MATERIA PRIMA EN LADRILLERA
SEMI INDUSTRIAL

Luego de este proceso de trituración la materia prima es llevada por una cinta
transportadora hasta una tolva con eje helicoidal donde es mezclada con agua
usándose de 15% a 16% de agua en peso.

Seguidamente, la pasta conseguida se traslada por una laminadora de rodillos que


lleva hacia a la prensa extrusora y es arrastrada por un tornillo sinfín hasta unas
boquillas que definen la forma del ladrillo, esta salida se realiza por la presión de
la mezcla sobre la boquilla.
La barra continua de mezcla que se obtiene, pasa por un camino de rodillos hasta
la cortadora, donde el ladrillo sale con las dimensiones requeridas.

Las unidades cortadas y separadas siguen por el camino de rodillos de donde son
recogidas para ser transportadas al área de secado, donde se cubren con esteras
para 49 hacer el secado menos violento durante 24 horas. Pasado este tiempo las
unidades cambian de posición, las unidades que estaban en la parte superior pasan
a la parte inferior y viceversa.
Secado de las unidades de arcilla en ladrillera

Finalmente las unidades son trasladadas al horno para su cocción. El horno


empleado es un horno tipo Hoffman abierto por lo que en la parte superior de cada
sección de quema de este tipo de horno se coloca una pasta de barro con ladrillos.

Parte superior del horno de ladrillera sellado con barro

En el interior del horno se encuentran unos ductos que permiten la distribución


del fuego mediante la circulación del aire, alimentando la combustión que ingresa
desde la 50 parte superior. Es por ello que las unidades se colocan de tal forma
que quede un espacio libre entre ellas.
Horno tipo Hoffman abierto en ladrillera